Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Al término de la solemne Concelebración Eucarística presidida por Juan Pablo II en Fátima, el Cardenal Angelo Sodano, Secretario de Estado, ha pronunciado en portugués las palabras que aquí citamos, en la traducción castellana.
¡Hermanos y hermanas en el Señor!.
Al final de esta solemne celebración, siento el deber de pasar a nuestro amado Santo Padre, Juan pablo II, los augurios más cordiales de todos los presentes para su próximo 80° cumpleaños, agradeciéndole por su precioso ministerio pastoral.
En la solemne circunstancia de su venida a Fátima, el Sumo Pontífice me ha encomendado de daros un anuncio. Como es conocido, el objeto de su venida a Fátima ha sido la beatificación de dos pastorcitos. Él, sin embargo, quiere atribuir a éste, su peregrinaje, también el valor de un renovado gesto de gratitud a la Virgen por la protección recibida durante estos años de pontificado. Es una protección que parece tocar también la así llamada tercera parte del “secreto” de Fátima. Tal texto constituye una visión profética comparable a las de las sagradas escrituras, que no describen en sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos futuros, pero sintetizan y condensan sobre un mismo fondo de hecho que se extienden en el tiempo en una sucesión y en una duración imprecisa.
En consecuencia la clave para la lectura del texto no puede más que ser de carácter simbólico.
La visión de Fátima se refiere a la lucha de los sistemas ateos contra la iglesia y los cristianos y describe el inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio. Es un interminable Vía Crucis guiado por los Papas del s. XX.
Según la interpretación de los pastorcitos, interpretación confirmada también recientemente por Sor Lucía, el “Obispo vestido de blanco” que ruega por todos los fieles es el Papa. También Él, caminando fatigosamente hacia la Cruz entre los cadáveres de los martirizados (obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos laicos) cae a tierra como muerto bajo los golpes de las amas de fuego.
Después del atentado del 13 de mayo de 1981, a Su Santidad le pareció claro que había habido “una mano materna guiando la trayectoria de la bala”; permitiéndole al “Papa agonizante” detenerse “sobre el umbral de la muerte” (Juan Pablo II, Meditaciones con los Obispos italianos del Policlínico Gemelli, en: “Enseñanzas”, vol. XVII 1, 1994, p. 1061). En ocasión de una visita por Roma del entonces Obispo de Leiría, Fátima, el Papa decide entregarle la bala, que había permanecido en el jeep después del atentado, para que fuese custodiada en el Santuario. Por iniciativa del Obispo ésta fue después encastrada en la corona de la estatua de la Virgen Fátima.
Los sucesivos advenimientos de 1989 han llevado, sea en la Unión Soviética como en numerosos Países del Este, a la caída del régimen comunista que sostenía el ateísmo. Por esto el Sumo Pontífice agradece en lo profundo de su corazón a la Virgen Santísima. Sin embargo, en otras partes del mundo los ataques contra la iglesia y los cristianos, con el peso del sufrimiento que llevan consigo, no han cesado desgraciadamente. Aunque los acontecimientos a los que hace referencia la tercera parte del “secreto” de Fátima parecen ya pertenecer al pasado, la llamada de la Virgen a la conversión y a la penitencia, pronunciada al inicio del s. XX, conserva aún hoy una estimulante actualidad. “La Señora del mensaje parece leer con una singular perspicacia los signos de los tiempos, los signos de nuestro tiempo... La insistente invitación de María Santísima a la penitencia no es más que la manifestación de su cuidado materno para los destinos de la familia humana, necesitada de conversión y perdón.” (Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo 1997, n. 1, en: “Enseñanzas”, vol. XIX 2, 1996, p. 561).
Para permitir a los fieles recibir mejor el mensaje de la Virgen de Fátima, el Papa ha confiado a la Congregación para la Doctrina de la Fe la tarea de hacer pública la tercera parte del “secreto”, después de haber preparado un oportuno comentario.
Hermanos y hermanas, agradecemos a la Virgen de Fátima su protección.
A su maternal intercesión confiamos la iglesia del tercer milenio.
Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genetrix! Intercede pro Ecclesia Intercede pro Papa nostro Ioanne Paulo II. Amen.

Fátima, 13 de mayo de 2000.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139