Home Ecología y ambiente Principales drogas y sus efectos
Principales drogas y sus efectos Imprimir
drogas_01TIPOS DE DROGAS, SUS EFECTOS Y ESTADISTICAS DE MORTALIDAD
Se consideran como estupefacientes aquellas sustancias de origen sintético o natural, medicamentos y plantas, que están incluidas en la lista de sustancias narcóticas, psicotrópicas y sus precursores. Dichas sustancias han de someterse a control, de acuerdo con la legislación de la Federación de Rusia y los acuerdos internacionales suscritos por la Federación de Rusia, incluida la Convención sobre estupefacientes (1961).
Tipos de droga
Los opiáceos son sustancias naturales y sintéticas idénticas a la morfina. En este grupo se incluye la heroína, la paja de adormidera, el opio acetilado, el opio en bruto y la metadona. Todos los opiáceos de origen natural se extraen de la adormidera. El efecto de los derivados del opio es sedante y se deja notar en una cierta sensación de euforia, tranquilidad y relajación. Genera una fuerte dependencia psicológica y física, que es altamente difícil de tratar.
Los efectos consisten en una breve sensación de euforia, somnolencia, ritmo ralentizado del habla, un estado de ánimo apacible que puede llegar a la completa sumisión, ganas de quedarse a solas en un espacio sin luz, palidez, pupilas estrechas, ritmo cardíaco y de respiración lento, baja reacción al dolor, falta de apetito, sed, reflejos y libido.
Las principales consecuencias del consumo de opiáceos son un alto riesgo de contagio de VIH y hepatitis por compartir las jeringuillas, trastornos hepáticos causados por la baja calidad de la droga, debilitamiento de las defensas del organismo y poca protección frente a todo tipo de infecciones, trastornos venosos, impotencia y degeneración. Es altamente probable la muerte por sobredosis.
Los derivados del cánnabis se extraen de la planta de cáñamo y producen un estado alterado de conciencia. Cuanto más al sur haya crecido la planta, mayor será el efecto estupefaciente. Los cannabinoides más conocidos son la marihuana y el hachís. La droga se suele fumar, dejando un fuerte olor que se queda en la ropa.
Los efectos consisten en una sensación de euforia y despreocupación, ganas desmesuradas de hablar, intensas hambre y sed, enrojecimiento de los ojos. Una dosis pequeña se deja notar en la relajación, sensibilidad a los colores y a la luz; el consumo de una cantidad mayor de droga genera una reacción ralentizada, trastornos del habla, agresividad con actuación no motivada, alegría desmesurada, trastornos de coordinación y de percepción de los tamaños de los objetos, alucinaciones, temores infundados y pánico.
Las principales consecuencias del consumo de cannabinoides son la confusión del pensamiento, la desilusión, la depresión, la sensación de aislamiento, los trastornos de coordinación, de memoria, de desarrollo intelectual, las alucinaciones y la paranoia. Se suele considerar que genera dependencia psicológica, facilita el paso al consumo de alcohol y drogas duras y supone un peligro de contraer bronquitis y de cáncer de pulmones.
Las anfetaminas son sustancias sintéticas con un fuerte efecto estimulante que se suelen inyectar en vena. En la mayoría de los casos se obtienen de medicamentos que contienen efedrina. El efecto de la droga puede durar entre 2 y 12 horas y provoca irascibilidad y agresividad, así como sensación de angustia y desconfianza, siendo posibles los intentos de suicidio. El consumo de anfetaminas genera una fuerte dependencia psicológica y física que suele tener carácter de oleada: períodos de consumo se alternan con otros de calma.
Los efectos se dejan notar en una sensación de placidez y euforia, ritmo cardíaco y de presión arterial elevado, pupilas dilatadas, aumento de actividad motriz y de libido, ganas desmesuradas de hablar, carácter monótono y repetitivo de las actividades, falta de apetito y trastornos de sueño.
Las principales consecuencias del consumo de anfetaminas son mareos, dolores de cabeza, trastornos visuales y de sudoración, infartos y derrames cerebrales, agotamiento nervioso, trastornos psíquicos y cerebrales irrecuperables, trastornos cardiovasculares y de los órganos internos, en primer lugar, los hepáticos, riesgo de contagio de VIH y hepatitis, debilitamiento de las defensas del organismo, peligro de muerte por sobredosis.
La cocaína es un estimulante de origen natural, que se extrae de las hojas de coca. La dependencia se suele desarrollar de una manera paulatina.
Los efectos son una breve pero intensa sensación de euforia que se traduce en actividades frenéticas, pulso elevado, subida de presión arterial, falta de apetito, excitación, angustia e insomnio.
Las principales consecuencias del consumo de la cocaína son la arritmia, las hemorragias y otras lesiones de la laringe, la destrucción de la mucosa de la laringe y la pérdida del olfato y de gusto, la sordera, las psicosis paranoides, alucinaciones y agresividad, así como la muerte por trastornos cardíacos (infarto del miocardio) y paro cardíaco.
Las sustancias alucinógenas incluyen una serie de preparados, como, por ejemplo, LSD y otras drogas de síntesis, que deforman la conciencia, las sensaciones, las ideas, las emociones y la percepción.
Los efectos son un pulso elevado, el aumento de la presión arterial, pupilas dilatadas, temblor de manos, sequedad de la piel. Se suele producir un estado alterado de la conciencia, alucinaciones, sensación de felicidad desbordante, sobreexcitación, trastornos de la coordinación y falta de autocontrol. El efecto dura entre 2 y 12 horas, pero al acumularse en las células del cerebro es capaz de hacer un efecto igual de fuerte, pasados unos meses.
Las principales consecuencias del consumo de las sustancias alucinógenas son trastornos cerebrales irrecuperables, así como trastornos psíquicos de diferente grado hasta la destrucción completa de la personalidad. Incluso un consumo puntual de LSD puede conllevar alteraciones del código genético y del cerebro. Se suele generar una fuerte dependencia psicológica y física.
El éxtasis es el nombre genérico de un grupo de drogas de síntesis de efecto estimulante, a veces acompañadas por alucinaciones. Se suelen consumir en forma de pastillas, cada una de las cuales contiene alrededor de 150 mg del preparado. Es una droga cara y con el tiempo se tiende a pasar a la heroína o las anfetaminas.
Los efectos duran entre 3 y 6 horas y se dejan notar en una excitación del sistema nervioso central, hipertono, resistencia física elevada que es seguida por apatía, depresión, cansancio y somnolencia.
Las principales consecuencias del consumo de éxtasis son la dependencia psicológica y la depresión hasta el suicidio, el agotamiento físico y nervioso, los trastornos nerviosos, cardíacos y hepáticos, la distrofia de los órganos internos, así como las alteraciones del código genético. Hay probabilidad de muerte por deshidratación, hipertermia e insuficiencia renal.
Los somníferos es un grupo de medicamentos sedantes y somníferos. Los más peligrosos son los barbitúricos. Suelen generar dependencia psicológica y física y son altamente peligrosos en combinación con el alcohol.
Los efectos son la confusión, los trastornos del habla y de la coordinación, propias de la intoxicación alcohólica, la agresividad, la irascibilidad y la depresión.
Las principales consecuencias del consumo de los somníferos son el insomnio persistente, los trastornos cerebrales característicos de la epilepsia, las psicosis acompañas por alucinaciones y manía persecutoria, la distrofia del músculo cardíaco y los trastornos hepáticos; son posibles casos de muerte por sobredosis y por intentar reducirla bruscamente.
Los inhalantes son sustancias volátiles con efectos estupefacientes, normalmente, de uso doméstico, como, por ejemplo, tintes, diluyentes, pegamentos, gasolinas, lacas de pelo, insecticidas. El efecto sólo se consigue con el consumo de una cantidad considerable.
Los efectos son las alucinaciones, conducta provocativa, trastornos de la coordinación.
Las principales consecuencias del consumo de los inhalantes son estornudos, tos, rinitis, hemorragias, náusea, alteraciones del ritmo cardíaco y dolores pectorales, trastornos de la coordinación, intoxicación aguda, trastornos hepáticos de carácter tóxico, trastornos cerebrales irrecuperables, frecuentes neumonías, degeneración intelectual y psíquica.
Las mezclas para fumar suelen incluir hierbas y extractos.
Los efectos son la falta de concentración y de percepción de la realidad.
Las principales consecuencias del consumo de mezclas para fumar son graves trastornos psíquicos.
Estadísticas de consumo
Según las estadísticas oficiales (datos correspondientes a febrero de 2009), en Rusia hay 550.000 drogadictos. Sin embargo, de acuerdo con las estimaciones de expertos independientes, su número podría alcanzar los 2,5 millones de personas, es decir, casi el 2% de la población del país. Cerca de 75 mil personas al año se inician en el consumo de droga y cerca de 30 mil personas al año mueren a causa de la drogodependencia. Los centros de toxicología tienen identificados a 138.000 niños y adolescentes con diferentes grados de dependencia. Casi el 90 % de los adictos consumen opiáceos de procedencia afgana.
De acuerdo con el Informe de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito de 2009, Rusia ocupa el primer lugar en el mundo por el consumo de heroína, habiéndose convertido en el destino del 21% de toda la heroína producida, así como del 5% de los opiáceos.
 

AddThis Social Bookmark Button

DVD - Boletines

mensajes_secretos_es

unalagrima2
 boletineslink

Sitios amigos

220X130_mystery
ban3milenio
ILSICOMOROA
bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo_box

logogranfuniminternational

lavida_box

revelaciones_box

crop_box

 
 
 
 

 

Libros

elretorno

ricagni

derrerum

humanidadtapa

books2
TAPA100
_______________________ASOCIACION CULTURAL UN PUNTO EN EL INFINITO  -  Tel./Fax - (00598) 25071361  -  Montevideo - Uruguay_____________________