Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
LA GRAN MENTIRA DE BERTOLASO
Ha gastado 72 millones para sanear la Maddalena (Cerdeña). Otorgando los trabajos a su cuñado. Pero el periódico “L'Espresso” ha descubierto que dos metros bajo agua todavía está lleno de residuos tóxicos y materiales peligrosos para la salud.
Un vertedero de residuos tóxicos en el archipiélago de la Maddalena. Barro negro impregnado de hidrocarburos pesados, humea como nubes de volcanes submarinos. Contamina peces, moluscos, crustáceos. Y quizás también la vida de los hombres, de las mujeres y de los niños que los comerán. La arena está tan contaminada que las algas no crecen en un radio de centenares de metros. Un desierto submarino. Hay que descender hasta el fondo del mar para ver como han dejado morir la naturaleza y al mismo tiempo les han tomado el pelo a millones de italianos. Es necesario ponerse el traje submarino, patas de rana y una máscara para nadar casi tres kilómetros entre ida y vuelta. Y allí está, entre los dos y diez metros de profundidad la colosal mentira de un saneamiento que aquí abajo jamás ha comenzado. Porque el vertedero está en el medio de Porto Arsenale, en la cuenca sobre la cual se reflejan los cristales y los preciados mármoles de la Main Conference, el palacete que el año pasado debería haber tenido el honor de ser la sede del G8. Basta con sumergirse sin respirar bajo las grandes vidrieras, meter la mano en el fango y filmar. Densas nubes color gris oscuro suben, piruetean y vuelven a caer arrastradas por su peso específico, hacia fondos más lejanos. Y sin embargo, entre escándalos, costos fuera de control, investigaciones por corrupción y arrestos, el saneamiento era la única operación considerada necesaria. Al menos la habían declarado concluida. Ahora ni siquiera esa se salva. «Una intervención ejemplar», habían dicho.
Lo había confirmado el jefe de la Protección civil, Guido Bertolaso, de 60 años, comisario delegado de estas grandes obras. Lo había certificado su sponsor en el gobierno, el subsecretario Gianni Letta, de 75 años. En cambio no. Quizás han sido mal informados. Quizás alguno de la “Estructura de misión” (ente de apoyo para la realización de grandes obras) llamada por el Palazzo Chigi (sede del Gobierno italiano) y enviada a la Magdalena con sueldos de oro, los embaucó incluso a ellos. O bien todavía no han contado todo acerca de esta fea intriga. Pero aquí abajo, en el gran cuadrilátero que tendría que convertirse en un puerto turístico para personas Vip, no se notan los efectos del saneamiento. Y quién sabe, tal vez sea por ello que la cumbre del G8 fue trasladada a L'Aquila. Porque las hélices de los barcos a motor habrían reflotado los hidrocarburos y transformado el agua en una mezcla oleosa de visibilidad cero. Los hombres rana antiterroristas no habrían podido garantizar la vigilancia. Y para el Presidente del Consejo, Silvio Berlusconi, habría sido un gran papelón recibir a los presidentes detrás de vidrieras que dan al mar, el cual en algunos días se vuelve negro como la brea. Cambios de color imprevisibles que dependen del reflote de los venenos ocultos en el fondo.
Esta historia comenzó el lunes 22 de marzo. Esa noche, delante a las cámaras del programa televisivo “Porta a Porta” Bertolaso (director de la Protección Civil) defendía a su cuñado, Francesco Piermarini, 52 años, hermano de su mujer. «Habeis puesto en medio incluso a mi cuñado», le dice a quien discrepaba con él por los encargos familiares en la Magdalena: «Yo no le he dado absolutamente ningún encargo a mi cuñado. Mi cuñado ha sido elegido porque es un gran experto en saneamientos ambientales. Ha trabajado con el gurú de los saneamientos ambientales, Gianfranco Mascazzini. Y por esta razón ha sido contratado». Mascazzini, en el 2008 fue director general del Ministerio de Medio Ambiente. El cuñado de Bertolaso ingresó con un cargo ad personam en el staff de Palazzo Chigi. Y asignado a la “Estructura de Misión” en Cerdeña, que coordina el saneamiento y el inicio de las obras del G8. Pero en la Magdalena Piermarini cuenta una historia algo diferente. Dice tener un doctorado en economía y de haber regresado desde hace poco a Italia luego de haber terminado una actividad financiera en el exterior. De todos modos según Bertolaso, responsable de toda la operación del G8, su cuñado fue elegido sólo porque es un gran experto en saneamientos.
Las semanas pasan y Porto Arsenale abre finalmente sus puertas. Desde el 22 de mayo al 6 de junio La Magdalena es anfitriona de la regata de la  Louis Vuitton Trophy. Era la ocasión, también esta vez financiada con dineros públicos, para el lanzamiento oficial del “puerto espectacular del futuro”, como anuncian los carteles. De hecho al final de las carreras, las construcciones de 5 estrellas estarán listas recién en el futuro. No antes de un año. Es un inicio un poco torcido del nuevo polo turístico entregado en concesión por 40 años al Mita Resort de la presidenta de Confindustria, Emma Marcegaglia. El canal y la cuenca interna están vedados para la navegación. Los pocos yates, los barcos a vela y a motor tienen que anclar en la cuenca externa, delante de la Main conference. Y el martes por la mañana, 1 de junio, algo extraño sucedió. El agua en la cual se refleja la obra símbolo proyectada por el arquitecto Stefano Boeri se vuelve negra. La partida de un yate de apoyo a la regata hace reflotar las densas nubes del fondo que pintan el mar. No es sólo arena, que en cualquier lado del archipiélago es clara. Estos remolinos son oleosos, muy oscuros y tienden a quedarse en el fondo.

Pocos días después, regresando en un vuelo desde Olbia a Milán, el avión de Meridiana pasó casualmente sobre el archipiélago. Y a más de mil metros de altura la diferencia de colores es absoluta. Alrededor el agua es azul. De frente a la Main conference el mar es negro. Con una pincelada de polución que se extiende hasta la Isla de Caprera. No queda más que esperar al final de las regatas. Y el nuevo cierre del Porto Arsenale. La forma de descubrir qué se oculta en el fondo es entrar en las dos cuencas a nado.
El secreto del Vertedero Magdalena queda develado por el periódico “L'Expreso”, luego de cuatro días de inmersiones. Desde el 13 al 16 de junio. El video y las fotografías interactivas muestran en exclusiva el barro tóxico y los escombros descargados ilegalmente en el mar al final de las obras, precisamente bajo el Main conference. Hasta el canal de ingreso y la cuenca interna del Arsenale están contaminados por sustancias altamente peligrosas. Es por ello que durante las regatas de la Vuitton Trophy, la Provincia de Olbia Tempio prohibió la navegación de los barcos a motor. Pero sólo en el cauce interno: para «minimizar al máximo cualquier fenómeno de levantamiento de sedimentos», está escrito en un aviso. Un verdadero éxito: un puerto turístico que en total ha costado 377 millones de euros del dinero público en el cual yates, barcos y gomones no pueden atracar.
La contaminación de la cuenca interna lo confirma una investigación del Ispra (Instituto Superior para la Protección y la Investigación Ambiental) El 25 y el 26 de noviembre de 2009 los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y la “Estructura de Misión” de Palazzo Chigi, hacen ejecutar 31 sondeos en los sedimentos del fondo, descubriendo así altas concentraciones de moléculas asesinas. Mucho más allá de los límites, superados muchas veces con múltiplos exponenciales. Se trata en gran parte del petróleo y residuos de combustión. Sustancias descargadas  por décadas en el mar, durante el lavado de sus tanques y de las sentinas de los barcos, cuando el Arsenale era administrado por la Marina militar italiana. Los resultados de los análisis fueron mantenidos en secreto hasta la primavera de este año. El Ministerio se lo comunica en una reunión a sus empleados recién el 23 de abril de 2010. Y así admite la falta de saneamiento del Arsenale, iniciada en el 2008, bajo el control de Francesco Piermarini, como ha contado en la televisión su cuñado Bertolaso. Y que jamás ha sido concluida.
En cambio no parece que se hayan hecho análisis del barro en el cauce externo. Oficialmente ese sector del mar no está contaminado. En el Ispra dicen que no saben nada de la presencia de hidrocarburos delante de la Main conference. Y a la Provincia de Olbia Tempio, no ha sido dada ninguna comunicación, como confirma Pierfranco Zanchetta, asesor de Medio Ambiente en la junta de centro izquierda saliente. En los documentos, el Vertedero Magdalena, no existe. El domingo 13 de junio, se sopla contra el viento. Desde el pequeño puerto de Punta Moneta el nado es todo en contra del viento y en contra corriente. A cien metros de la orilla este de Porto Arsenale el fondo beige se vuelve negro de improviso. Las algas están muertas o no crecen. El agua que antes era límpida ahora es turbia. Es el recorrido de salida de las corrientes de la marea baja. Aquí abajo hay placas de eternit, cemento y fibra de amianto, que han caído o las han tirado al mar. Luego del nado largo hasta el ingreso de las cuencas, es necesario volver atrás. Están desmontando los embarcaderos de la Vuitton Trophy y sobre la orilla opuesta están trabajando dos hombres rana verdaderos. Un segundo imprevisto aparece de improviso entre  Caprera y Santo Stefano, a mitad de la travesía a nado del canal central: llega un barco mercante. Es mejor quitarse del medio. Lo más rápido posible. El barco de carga se acerca silenciosamente. Y va a anclar al embarcadero de Porto Arsenale. Una zona, en la que según el mapa del Ispra, debería estar prohibida  la navegación. El sondeo en ese punto, el número 22, revela las concentraciones más altas de benzo (a) antraceno (3,07 miligramos por cada kilo de sedimento), benzo (a) pireno (2,90 miligramos por kilo), benzo (b) fluorhídrico (2,72), criseno (2,8), pireno (7,6) y de otros venenos. Ulteriores áreas de contaminación record de los fondos son el tramo central del canal de ingreso. En la orilla Oeste, entre el centro comercial y el hotel de cinco estrellas: aquí con máximos de 5,6 miligramos por kilo de pireno, de 4,29 de benzo (b) fluorhídrico (cancerígeno, puede provocar daños genéticos) y de 16,9 de bifenilos policlorados (una sustancia de una toxicidad comparable con la dioxina). La orilla Este también está contaminada, donde los hidrocarburos alcanzan los 6.380 miligramos por kilo.
Lunes 14 de junio, la travesía de natación parte de la costa opuesta: el muelle delante del ex hospital militar, el segundo hotel del G8 que ha costado 73 millones y que ahora está completamente abandonado. Entre las 6 y las 9.30 de la mañana hay tiempo para controlar las dos cuencas y el canal de ingreso. Es increíble que hayan descargado en el mar toneladas de escombros bajo el Main conference, el proyecto símbolo para el cual todavía no se le ha encontrado un mejor nombre. Tal vez lo merecería, ya que ha costado 52 millones, todos cobrados por la empresa de Diego Anemone, de 39 años, arrestado con el coordinador de las contratos, Angelo Balducci, de 62 años y excarcelado luego de tres meses. Justamente allí delante el fondo es fangoso y completamente desierto. No crecen las algas en un radio de cientos de metros. La probable concentración de venenos destruye la vida. Aquí y allí en el limo claro surgen manchas de sedimento negro.
Al día siguiente, martes 15 de junio, la corriente entre Punta Moneta y el canal de ingreso es más fuerte de lo habitual. La jornada está dedicada a nuevas inmersiones. Basta con bajar, agitar la mano en el barro gelatinoso, fotografiar y filmar. Las nubes negras suben desde varios puntos. Luego se vuelve al canal de ingreso y a la cuenca interna: en estas dos zonas el saneamiento fue realizado pero solo a lo largo de las orillas, por un ancho de apenas una decena de metros. A pocos kilómetros de aquí, en Palau frente a la Magdalena, precisamente hoy la Ministra de Medio Ambiente  Stefania Prestigiacomo y su colega francés Jean-Louis Borloo, están firmando el protocolo para el nacimiento del Parque marino de las Bocas de Bonifacio. De seguro la delegación francesa no está al corriente de la contaminación provocada por la Marina militar en el centro del nuevo parque. Miércoles 16 de junio, las últimas inmersiones. Ahora falta descubrir porqué la cuenca de frente a la Main conference no ha sido saneada. Se encuentra a alguien dispuesto a contar lo sucedido: «Cuanto más se excavaba en el fondo, más barro contaminado se encontraba», recuerda el técnico de una empresa: «La draga sacaba un lodo denso como chocolate y negro como brea. Seguramente eran hidrocarburos pesados. Han decidido dejarlos ahí porque sin la construcción de una presa hermética, habrían contaminado el archipiélago. Y la construcción de la presa habría hecho perder tiempo y reducido las ganancias de las empresas. Lo mismo vale para el sector que no ha sido saneado del canal y de la cuenca interna. Se que la suspensión de las obras fue autorizada por alguien del Ministerio de Medio Ambiente».

La enésima operación de maquillaje para salvar las apariencias. Incluso si el saneamiento ha costado 31 millones que ascienden a 72.610.000 de euros, sumando las intervenciones de consolidación de las orillas y la transformación en puerto turístico. Pero ahora todas las obras corren el riesgo de convertirse en una colosal catedral en el desierto. Un derroche de 377 millones a cargo de los italianos y de las cajas de la Región de Cerdeña, que por este gasto tiene que renunciar a nuevas inversiones. Y que como propietaria de la estructura, tendría incluso que pagar el nuevo saneamiento. La navegación está prohibida en el puerto por el peligro de que el barro tóxico reflote.  Y sin la posibilidad de atracar, adiós puestos para barcos. Adiós oportunidades laborales. Pero la zona no puede mantenerse con dos meses de turismo veraniego. Con el cierre de las bases americanas y el Puerto Arsenale inactivo, para los dos mil desocupados del archipiélago se asoma después de décadas la perspectiva de la emigración. Es el daño más odioso del saneamiento falso: haberle robado el futuro a la isla. Tal vez los gerentes de Mita resort eran conscientes de la presencia de los venenos. Será por esto que la sociedad de  Emma Marcegaglia obtuvo por parte de Bertolaso un canon a precio de rebaja: 60 mil euros al año, como alquiler de una papelera en el centro de la Magdalena. El periódico “L'Espresso” se lo ha preguntado  a la sociedad sin obtener respuesta. Se dice que en los meses del saneamiento entraban camiones cargados en las áreas de las obras. La última duda nos lleva a aquellos días del 2008: ¿si el barro contaminado está todavía en el fondo del mar, los residuos tóxicos cementados bajo las orillas vienen todo del Arsenale?
por Fabrizio Gatti – L’Espresso - 29 de junio de 2010

Video, foto y mapa:
http://espresso.repubblica.it/dettaglio//2129472
http://espresso.repubblica.it/multimedia/fotogalleria/25191209
http://espresso.repubblica.it/multimedia/video/25239849

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139