Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
¿QUIEN PARA LA LLUVIA EN COLOMBIA? 
Este país andino registra desde hace un año, casi de manera ininterrumpida, intensas precipitaciones por el fenómeno meteorológico de La Niña, que ha dejado más de mil muertos    
Han sido 11 meses en los que no ha parado de llover en Colombia. Montañas desbarrancadas, puentes rotos, carreteras inundadas, animales muertos, niños que no van al colegio.   
Hace un año Colombia se moría de sed por el intenso verano. Y ahora se ahoga. Más de 1.000 muertos, el 7% del total de la población –tres millones de personas- desplazadas de sus tierras. Son 28 de las 32 provincias en emergencia.   
«Ha sido el peor desastre natural en la historia de Colombia», dijo recientemente el presidente Juan Manuel Santos quien desde ya anunció que, por cuenta del invierno, la economía dejará de crecer 2,5% este año.   
Pero pocos dimensionan lo que está pasando por una sencilla razón. El invierno en Colombia no ha sido como un huracán que llega, arrasa y se va. Llueve todos los días, poco a poco. «Gota a gota la lluvia causa más desastre cada día», dijo Santos. «Es como la tortura de la gota china», explicó. 
«Los hombres agravan las catástrofes»   
Santos y los expertos han culpado a la Niña, un fenómeno climático que enfría las temperaturas del Oceáno Pacífico causando constantes lluvias. A Colombia la Niña llegó a mitades de 2010, aumentando en seis el promedio de precipitaciones.   
Esto ha complicado aún más la extrema geografía colombiana, un país dividido por tres gruesas cordilleras andinas. El agua constante se ha aposentado en los resistentes Andes colombianos, causando deslizamientos, ruptura de puentes, caídas de gruesas piedras.   
Santos ha pedido ayuda y ha recibido millones de dólares para sobreaguar la tragedia. Pero se ha encontrado con dos imprevistos: muchas poblaciones quedaron bajo agua porque los alcaldes y gobernantes de turno no utilizaron el dinero público para construir, por ejemplo, a muros de contención.   
«Hay catástrofes naturales pero, esencialmente, los hombres las pueden agravar», le diría a este diario Bruno Moro, coordinador humanitario de las Naciones Unidas en Colombia. Un buen ejemplo es el río Bogotá, que se desbordó en la capital la semana pasada inundando casas, carreteras, fincas, todo.   
Pese a que hace años se había alertado de que un invierno intenso podría desbordar un río que se ha convertido en basura de muchos, todos hicieron oídos sordos. Las alcantarillas de taparon, los desagües también, no hubo forma en que las aguas salieran. Hoy se sabe que por no prever, no limpiar y no planear, Colombia está sufriendo las consecuencias.   
Por eso si bien es cierto que según la Comisión Colombiana del Océano (CCO) las temperaturas superficiales del océano Pacífico están «cercanas a lo normal», lo que hace prever que la Niña no influiría en el clima en el segundo semestre del 2011, para Ricardo Lozano, el director del Instituto Meteorológico Colombiano, «es falso que el clima cambie en el futuro. El mundo debe aprender de lo que pasó en Colombia, incluido sus errores», remató. 
ALEJANDRA DE VENGOECHEA / CORRESPONSAL EN BOGOTÁ 
Día 19/05/2011 - 20.32h

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139