Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
EN LA MUERTE DE FRANCESCO COSSIGA
Ha muerto el “picconatore” (el piquete). Ha vivido, como protagonista, algunos de los momentos peores de nuestra vida nacional. El día del secuestro de Aldo Moro era ministro del Interior de la República italiana.
Un cargo al cual nadie más ha podido acceder sin el consentimiento de Washington. Ha pasado el resto de su vida borrando las huellas. Ha dicho, a este fin, alguna verdad, sumergiéndola en ríos de contaminación, mensajes transversales, mentiras y calumnias.

Pero tenía un inextinguible remordimiento que daba origen a sus depresiones periódicas y a sus “revelaciones”. Fue, por lo tanto, un hombre de poder a medias, porque los hombres de poder no tienen remordimientos y no tienen nada que revelar.

Fue por consiguiente más transparente de cuanto él mismo creía. Lo demuestran las cartas que ha dejado escritas para los cargos más altos del Estado. Entrando en la tumba, quizás, ha querido librarse de una parte de su peso. Pero, si contienen verdades, no podrán no ser envenenadas, como lo fue su vida desde ese trágico –para todos nosotros- 1978.
Por Giulietto Chiesa - Megachip - 18 agosto 2010
Extraído de megachipdue.info

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139