Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Ban_japon01EL ABANDONO DE JAPON
Desde el conocimiento parcial que ofrecen la ciencia y las reglas fabricadas de la sociedad moderna, es hora de expresar solidaridad. Japón lleva dos semanas, dos milenios, sufriendo el acoso natural de las tribulaciones de la tierra, que nos va advirtiendo de la fragilidad de nuestro equilibrio construido a golpe de tecnología.

La comunicación electrónica nos permite observar, desde la lejanía cómoda, cómo un pueblo aguanta la presión incontrolable de los elementos. Este equilibrio se ha roto. La televisión, los periódicos, los medios en general, se hacen eco de la tragedia natural de una civilización que, quizá, solo acaba de empezar. Los medios occidentales, no los insulares nipones. Japón es digno. Japón es mesura. Siempre lo ha sido. En su forma de comer, de moverse, de respetar, de mirar, de no pedir, de aceptar... de aceptar y reaccionar con dignidad.
En uno de los momentos más difíciles de su historia moderna, se enfrenta, además de a la pérdida de miles de sus ciudadanos, la necesidad de reconstrucción y la situación en jaque de su economía, a la mirada de Occidente. "Occidente", que huye del navío a la primera sacudida y alarma nuclear contemporánea. Las acusaciones y las demandas de dimisión no han tardado en florecer... alimentadas por una necesidad de condenar más que de ayudar. Hasta que llegue el momento en que las ratas, unos mamíferos listos e instruidos en el arte de la colonización, estimen que se puede volver a un país limpiado de todo rastro de "peligro".
Japón, como cualquier otro lugar en el mundo, pero más que otro por la dignidad que muestra en el drama del cual somos testigos, merece otra actitud por nuestra parte. Nuestra mirada, grabada y retransmitida, les afecta. Los mensajes por vía electrónica no les pueden devolver gasolina o limpiar agua contaminada, pero tampoco pueden ser vínculos de catastrofismo morboso y motivos de alarma desmesurada. Nos leen. No tienen tiempo de contestar, tienen otras prioridades, pero nos leen... Y este dolor no es necesario.
Es tiempo de darse cuenta que Japón, unos de los países más previsores y medidos, refleja nuestra limitación en prever lo imprevisible. Por ello, ¿se le debe de dar la espalda, de aprovechar las fugas nucleares para condenar su economía?
Es tiempo de que las ratas nos solidaricemos, que afrontemos nuestra realidad, que es la de Japón, la de Libia, la de África, la de India y la de todo nuestro planeta, y que entendamos que la mesura es la única vía de salvación económica, social y moral que tenemos por delante.
Por Michelle Andre 29/03/2011 - www.elpais.com

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139