Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

CRONICA MONTEVIDEO 15/24 DE ABRIL 2008

ALMAS EN EL SENDERO

Diez … nueve … ocho … siete …
Los equipos de a bordo indican los parámetros de vuelo y señalan el tiempo. La cuenta atrás ha empezado. Se pide la máxima concentración y la máxima lucidez. Atar los cinturones de seguridad y prepararse para el tremendo impacto manteniendo firme el puesto de mando.
Distraerse, bajar la guardia, dejar el propio lugar de mando significa morir.
Estamos entrando en una lluvia de asteroides... tenemos que evitarles uno por uno y ahora una tempestad solar... la presión se hace cada vez más fuerte... dentro de poco entraremos en la última fase antes del impacto final. Después seremos completamente libres.
Como en una película, las imágenes de este tiempo pasan ante mis ojos. Tiempos duros y difíciles en los que las pruebas llegan como lluvia de asteroides y las altas vibraciones solares arrecian nuestros espíritus pidiendo la realización de los valores universales.
El que baja el nivel de guardia es golpeado y desintegrado ¿Pero cómo podemos darnos cuenta de que el nivel de atención está disminuyendo?
Los síntomas son claros y se repiten siempre de la misma manera.

  1. El pensamiento altruista empieza a convertirse en egoísta. Dar ya no satisface. El pensamiento y la emoción concentran su mirada en la propia insatisfacción, en lo que nos falta y que quisiéramos tener.
  2. La fe empieza a vacilar. Los tiempos del retorno de Cristo no parecen ser tan claros y la duda se insinúa lentamente hasta mellar el valor de la misión a la que eres llamado.
  3. El ojo espiritual lentamente se cierra y todo se ve y se vive humanamente. El valor espiritual de la vida se pierde para dar lugar al valor humano-racional a la merced de pensamientos destructivos que abren el canal de la incertidumbre a través del cual pasan las dudas como ríos en crecida.
  4. Nuestra pequeñez no nos permite admitir nuestras incapacidades y nuestra incoherencia, hacemos recaer nuestras frustraciones y las proyectamos contra aquel o aquellos que han salvado o que de todas formas han dado sentido a nuestra vida, contra el mensajero divino que encarna la misión.
  5. El vacío interior nos quita toda capacidad de reaccionar, nuestro ser se transforma mutando el pensamiento y la acción. Nos volvemos otra persona. La arrogancia cancela el sentido de gratitud por todo lo que se ha recibido y elimina el temor de Dios. Dejamos la misión a la que habíamos sido llamados y ninguna forma de ayuda nos puede apartar de la única idea fija que tenemos: irnos.
  6. Se nos priva de la gracia de la llamada con sus ventajas incomparables y casi sin darnos cuenta, en poco tiempo entramos en el flujo y reflujo kármico común de la vida que nos demuestra que en realidad no somos nada cuando la mano de Dios nos deja…

En un tiempo, cuando éramos pequeños, nuestros padres y nuestros abuelos nos contaban la historia de dos seres que estaban a nuestro lado y nos ponían en guardia sobre a quien teníamos que escuchar: al angelito o al diablillo. Una historia de niños pero que refleja la realidad. Somos como recipientes: depende de lo que dejamos entrar, nos convertimos en una cosa o en la otra. Elegimos en cada instante, cada día somos llamados a tomar una decisión. Los colores, las fuerzas, los valores que se anteponen uno contra otro son siempre dos: el blanco o el negro, el positivo o el negativo; el bien o el mal, el altruismo o el egoísmo. Cada segundo de nuestra vida somos llamados a tomar una decisión en cada pensamiento, en cada acción.
Lo que importa por lo tanto es mirarnos dentro y decidir cual es nuestra meta. Concentrar nuestra atención, despiertos, y en base a ello decidir nuestra vida. Hemos dicho “SI” a la llamada del Cielo: y entonces que sea “SI”. Recordemos que estamos en guerra, la batalla de Armagedón, el bien contra el mal está en pleno desarrollo. Que el baluarte de nuestra bandera sea “SI” a la llamada de Cristo, todos los días, hasta el final, aunque tengamos que hacer lo que no quisiéramos hacer, decir lo que quisiéramos callar e ir allí donde no quisiéramos ir. Tendremos tiempo para disfrutar de la belleza de la vida por la eternidad de nuestro existir. Ahora pensemos en los inocentes que sufren y que no tienen lo que nosotros tenemos, luchemos contra esta injusticia a costo de la vida.
Es decir, tengamos alto el nivel de atención, porque nuestro peor enemigo somos nosotros mismos.

Giorgio Bongiovanni está de nuevo en América Latina después de haberse despedido de su amada familia, de sus queridos amigos y colaboradores en Italia y nosotras le acompañamos de nuevo en esta nueva visita. Mientras sus centros espirituales (arcas) en el mundo siguen su curso con varias actividades sociales, sus pies sangrantes proceden el camino doloroso y glorioso de la cruz.
El encuentro con los hermanos y colaboradores del arca de Montevideo es como siempre rico de profundo sentimiento espiritual. “Hemos pasado momentos de pruebas grandes” dice John, un joven hermano nuestro a lo que asienten muchos miembros del arca que dicen a Giorgio “pero las hemos superado... es importante abrirse y hablar cuando pasamos estos momentos, para poderlos superar”. Giorgio contesta: “Podréis superar las pruebas solamente si creéis de verdad en la obra que servís y si estais seguros de que queréis servirla, pero todo esto será posible si sentís dentro la alegría de existir. El demonio nos ataca para distraernos de la realidad, con el recuerdo de lo que hemos vivido juntos y con el deseo de estar juntos podemos vencer, no debemos perder la fe en el retorno de Jesús, la justicia divina ha iniciado su curso de hecho, aunque no nos demos cuenta.
Que el amor, el entusiasmo, estén siempre dentro de nuestros corazones, de lo contrario nos volveremos indiferentes. Debemos ser felices. Cuando sintamos dentro la Alegría de Existir sabemos que Cristo está con nosotros. Aunque suframos por lo que sucede en el mundo, aunque a veces estemos tristes, debemos ser felices dentro, serenos, prontos y disponibles hacia el Cielo. Cuando Jesucristo ha sufrido la pasión en la cruz dentro se sentía feliz porque Amaba.
Tened siempre dentro el deseo de estar prontos y disponibles incluso para hacer una revolución, para convocar una manifestación de protesta, a organizar manifestaciones públicas hasta morir de pasión gritando al mundo que Cristo está retornando. Este es un mensaje para vosotros: el Cielo os está diciendo que para luchar contra las miserias humanas es necesario ser felices dentro, así como lo son los niños porque la vida es más bonita que la muerte. Nosotros creemos en la ley de causa y efecto. Nuestra Iglesia es la Humanidad, nuestro Cuerpo es el Templo de Dios. Todos los hermanos del mundo forman parte de la Iglesia de Cristo que es la Madre Tierra. No cometamos el error de fanatizar el mensaje creando nuevas instituciones, cuando Jesús retorne podrá salvarnos a nosotros junto al ateo, o quizás salvar al ateo y a nosotros no porque el juicio será emitido en base a las obras. Tenemos que estar seguros de lo que somos y de lo que tenemos dentro, tenemos que preguntarnos si estamos seguros de los ideales que seguimos y de la decisión que hemos tomado. El demonio nos tienta para hacernos caer y para demostrar que no estamos en condiciones de llevar adelante lo que decimos, por lo tanto, en realidad, somos nosotros el problema, él descubre solo nuestras cartas para intentar demostrar al Padre, (el Cual en cambio cree en nosotros), que se equivoca (en realidad el Padre no se equivoca jamás). Tenemos que hablar con nosotros mismos interiormente y preguntarnos que es lo que queremos de verdad y a quien queremos servir. La situación más grave que me podría suceder a mi es que me dejéis solo, pero os aseguro que aunque con un gran sufrimiento seguiría adelante porque estoy seguro de lo que he elegido de hacer”.
Hay una gran alegría al tenerle de nuevo entre ellos y le hacen muchas preguntas. El brazo de un niño está levantado desde hace unos minutos, desea recibir una respuesta a su pregunta, mucha fe en el siervo de Dios pero también miedo, miedo de vivir en un mundo loco y absurdo. El corazón se me encoge en el pecho: “¿La bomba atómica explotará también aquí? pregunta con mucho sufrimiento. “No, no te preocupes, aquí no explotará, tesoro mío” le dice Giorgio mientras le abraza fuerte. Los ojos grandes de Gabriel, de once años, hijo de una pareja de hermanos de Fray Bentos, se llenan de lágrimas que descienden por su cara... la pureza y la desesperación de un Ángel del Cielo se manifiesta entre nosotros...  Y una imagen se hace viva en mi espíritu con estas palabras “¡Dejad que los niños se acerquen a mí!”.

Y aquí están los niños, muchos, llegan con los pies descalzos y con un plato en las manos, estamos delante de nuestro comedor “Rayo de Luz”. Giorgio y Raúl Bagatello les reciben y se sientan con ellos para comer juntos. También nosotros estamos ahí con ellos para regalarles sonrisas y caricias, me siento tan pequeña en su presencia, desnuda. Ángeles que caminan llevando sobre sus pequeñas espaldas el peso de nuestra cruz. La mirada de Dios a través de la pureza de esos ojos penetra en la profundidad de nuestro espíritu desgarrándolo dentro una vez más.
Niños de piel blanca, niños de piel negra, una recién nacida que mama del seno de su mamá, todos allí juntos para consumir esa comida bendita que les asegura la vida también hoy. Elena, la responsable de la casa donde está el comedor, recibe a estos pequeños ángeles y les sirve un buen plato de pasta caliente a cada uno de ellos. Después se para un momento a hablar con Nicolás, un niño de diez años bastante “vivaz” y le dice que es importante comportarse bien en la comida porque hay que respetarse recíprocamente, de lo contrario no se puede comer juntos... Giorgio interviene y habla con él directamente “... Mírame, tengo que hablar contigo... mírame... siéntate y come con los demás... Elena tiene razón... escúchala... tesoro, recuerda que la vida te está danto una oportunidad, haz tesoro de ello y ella te lo agradecerá y te dará muchas más. No olvides en la vida esta lección”, el niño le mira con timidez y empieza a comer riendo con los demás pequeños amigos, contento de poder estar a su lado. Giorgio y Raúl abrazan a todos esos niños con la mirada, con el corazón, pero sobretodo con los hechos. Giorgio llama a Mara por teléfono para que pueda participar de ese momento con nosotros, que representamos a Giovanni, Lorella y a toda Funima International que todos los días trabaja con pasión para garantizar a estos ángeles lo necesario que la sociedad no les garantiza. Niños preciosos, cada uno de ellos tiene una belleza única, mágica, ojos de distintos colores: azules, verdes, marrones y negros, que brillan y resplandecen de luz, caras que expresan timidez, alegría, complicidad y mucha Alegría de vivir. Cuanto tenemos que aprender de estos pequeños maestros de vida nuestros.
La casa de Elena, de su marido Ariel y de su hija, la dulce Liliana, es muy pequeña y humilde, ha sido dividida para dejar espacio al comedor de Funima y a los dos baños que se están terminando de construir, entramos en la cocina y no se como expresar lo que siento... pequeña... pequeñísima... toda en un plano y sobre la pequeñísima cocina están dos grandes recipientes llenos de pasta caliente. Elena, Ariel y Liliana nos enseñan felices y orgullosos, las obras que se han hecho hasta ahora... veo a Giorgio que sale al patio de la casa con la cara llena de lágrimas, llora y no le resulta fácil calmarse...  ¿Cuánto bien se podría hacer si quien no tiene nada consigue dar incluso lo que no tiene? ¿Cuánto podría dar el que tiene? ¡Me doy cuenta de los parámetros diferentes que tenemos a la hora de establecer lo que es necesario! Mientras tanto Raúl habla con Ariel y se ponen de acuerdo sobre los trabajos que hay que terminar y se programa la construcción de un comedor más grande fuera, donde los niños podrán comer todos juntos. Efectivamente, hasta ahora, visto el progresivo aumento de los niños, han tenido que comer por turnos por falta de espacio. Ahora podrán estar todos juntos, sobretodo en invierno cuando llueve fuera y las carreteras están llenas de barro, no tendrán que esperar fuera al frío después de haber caminado mucho para llegar al comedor. Algunos con la abuela, otros con su mamá, pero la mayor parte de ellos solos, a veces hermanitos juntos que se toman de la mano desde el más grande al más pequeño y llegan hasta aquí. Giorgio se une a Raúl y Ariel y pregunta cuánto falta para terminar las obras. “Unos 900 euros” le contestan. “Bien”, exclama “dentro de una semana haremos que os llegue este dinero”. Raúl  habla también con Ignacio (Chacho) y Soledad, responsables de Funima en Uruguay y analizan la situación sobre las obras que ultimar.... la rejilla para cerrar el agujero abierto que va bajo tierra para dejar pasar el agua de la lluvia y que llega derecho a la alcantarilla peligrosa para los niños, un cartel nuevo fuera para sustituir el viejo donde esta escrito con un rotulador el nombre “Rayo de Luz”, la importancia de enseñar a los niños a que se laven las manos y los dientes antes y después de comer, etc. Raúl cuida con atención sus comedores, acompañado siempre por su compañera de vida Gaby, contando con la confianza completa de los responsables de cada comedor. Es hora de irnos, nos despedimos de los niños pensando en cuán impotentes nos sentimos frente al problema del hambre que es tan vasto pero que se podría resolver si aunque solo los jefes de estado más potentes del mundo pusieran a disposición lo que se gasta en armas. ¿Cómo se puede volver tan absurda una civilización?

Nos confiamos nuestros pensamientos con el mismo estado de ánimo con nuestros hermanos argentinos. Nuestro Juan Alberto que está presente en todas las conferencias de Giorgio, un ejemplo de fuerza, fe y devoción para todos nosotros más jóvenes que él y nuestros queridos Inés, Carmen, Vanesa, “abuelo” Edgardo y su esposa Norma, Jorge Abrudsky, Juan Antonio y un joven del arca de Rosario, Andrés Volpe, otros ejemplos que imitar y que tener siempre como puntos de referencia en el camino de nuestra misión. Pasamos con ellos los dos días precedentes a la conferencia de Montevideo, así como con los hermanos que viven con nosotros en nuestra casa como en una familia, nuestra querida Erika y el pequeño Giorgio-David, Georges Almendras, Ignacio, Soledad, Anubis, Gonzalo, Sebastian y Natalia, Tania y Marinella. Giorgio termina el programa a seguir en los próximos meses con Raúl, Juan Alberto y los demás responsables, conferencias, citas, reuniones con las arcas, transmisiones televisivas, etc...  Son momentos en los que se tiene la oportunidad de hablar de muchas cosas, profundizar los aspectos espirituales de la vida que nos presenta a menudo sus dificultades.

Todo está preparado para la conferencia. Unas 300 personas llenan la sala del Ateneo y una vez más el Verbo se hace palabra, despertando nuevas almas a la verdad del tiempo de todos los tiempos. Raúl, Juan Alberto y Georges Almendras presentan la conferencia, profundizan algunos aspectos de la misión “Del Cielo a la Tierra” y de “Funima”. Presentan el nuevo libro de Giorgio “El retorno del Hijo del Hombre” recién publicado, que Raúl entrega a Giorgio y que contiene los mensajes más importantes desde el 2004 hasta hoy. Pronto será publicado en Italia. La transmisión televisiva “Café Versatil”, en Canal 5 de Uruguay, ha presentado la conferencia, como hace siempre, y ha invitado a Giorgio que ha hablado de los signos de los tiempos y del próximo retorno de Jesucristo a la Tierra. El respeto y la seriedad con que se habla de ciertos temas en estas tierras no tienen nada que ver con Italia que desgraciadamente se demuestra muy a menudo superficial e irónica. También el semanario “Crónicas Económicas” que dedica un espacio a los personajes públicos, ha publicado un artículo de dos páginas y la foto de Giorgio en primera plana, sobre una entrevista de cuarenta preguntas que un periodista acompañado por un fotógrafo ha realizado a Giorgio directamente en casa.
Mientras la obra sigue su curso también los eventos del mundo siguen manifestándose como en un gran tablero de ajedrez, donde se mueven los peones, protagonistas de la última partida. La decisiva.
En Italia, Silvio Berlusconi con su coalición de partidos gana las elecciones, gana por consiguiente el poder mafioso, el poder connivente con la mafia, la anticonstitucionalidad, la ilegalidad. Con la cabeza baja tenemos que aceptar la realidad de nuestro país avergonzándonos de ese 45% de ciudadanos que lo han votado; a él y a esas personas que han hecho bien su trabajo haciéndonos ver una apariencia que engaña. “Una nueva Resistencia”, comenta Salvatore Borsellino, hermano del juez asesinado por la mafia “este es el mensaje que nos debe dar la energía para continuar nuestra lucha. No ha sido suficiente lo que hemos hecho hasta ahora, tenemos que hacer más, nuestra rabia tiene que aumentar y comunicarla a los demás, pero tiene que tratarse de una rabia que lleva a construir, no a destruir (es decir la justicia, ndr.). Paolo Borsellino y Giovanni Falcone están con nosotros, tenemos que recuperar nuestro país y realizar su sueño”. Giorgio, como director del periódico ANTIMAFIADuemila y como simple ciudadano al mismo tiempo, ha contestado apoyando su análisis y exhortación.
Sin embargo ha habido un resultado distinto hace pocos días en Paraguay. Nos alegramos efectivamente al escuchar la noticia de que ha ganado las elecciones el ex-obispo de izquierda Fernando Lugo Méndez, que inmediatamente después de las elecciones nacionales se ha dirigido a sus ciudadanos: “Os pedimos que no nos dejéis nunca solos, la democracia la haremos juntos... que este pueblo sea conocido de ahora en adelante por su honradez y no por su corrupción”. La violentísima campaña sucia contra él parece haber obtenido el efecto contrario. En efecto, en vez de asustar a los electores, les ha convencido a que voten por él, el obispo Lugo, suspendido por el Vaticano.
Hace un año ANTIMAFIADuemila publicó una entrevista realizada a Fernando Lugo cuando era candidato donde presentaba su programa político y explicaba las profundas razones de su decisión. Después de 27 años el obispo deja la iglesia católica y se candidatea a las presidenciales. Su objetivo es el de restituir la dignidad a los ciudadanos y garantizar una justicia igual para todos.
En esos mismos días el Papa va a Estados Unidos y se encuentra con Bush en una base militar, entre otros lugares. “Dios bendiga la libertad americana” exclama dirigiéndose al Presidente Bush que contesta a su vez “El mundo necesita su mensaje para rechazar el relativismo”. En este intercambio recíproco se encierra el sentido del encuentro en la Casa Blanca. En los discursos del Papa no hay ni siquiera una mención a los temas que puedan dar lugar a tomar distancias con los EEUU. En el mismo momento que movimientos políticos, detrás de los cuales se celan grandes intereses económicos, siguen su acción, el mundo sigue su carrera hacia la autodestrucción.
Un servicio que ha sido transmitido por el Noticiero de la RAI 1 en Italia nos pone al corriente sobre el grito de alarma que ha lanzado Greenpeace sobre la agonía de la Amazonia; “Dentro de 100 años la selva amazónica se convertirá en una sabana”. No conseguir proteger la selva amazónica significa no solo un desastre para millones de personas que viven en esa región, sino también una gravísima amenaza para la estabilidad climática del mundo.
Con la misma tristeza y desaliento nos enteramos de las declaraciones de Jean Ziegler, relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación: “El aumento global de los precios de los alimentos está llevando a un silencioso asesinato en masa... el occidente es responsable de la muerte por hambre en los países más pobres... es un homicidio en masa silencioso...” subraya en una entrevista la “locura” de quien piensa que el hambre dependa del destino.

Agarrémonos fuerte, el tremendo impacto está en las puertas, no dejemos que los grandes eventos celestes y humanos que se manifestarán pronto nos encuentren sin estar preparados.

Con profundo afecto
Sonia Alea

Montevideo (Uruguay), 24 de abril 2008

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139