Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

ROSAS Y ESPINAS DE UNA VIDA DE ENTREGA

El sol sube en el firmamento, la esperanza de tener un día más para hablar al mundo nos saca las sábanas del cuerpo y sin pensarlo estamos frente al espejo del baño, preparándonos para la jornada. La PC hace su incansable recorrido en su sistema operativo y nos da el ok para comenzar a trabajar. Sus teclas nos desafían a cansarnos, pero el primer mail que miras ya te habla de la situación mundial y te llena de rabia que te dan fuerzas a seguir. Cada día, aproximadamente 150 mail distintos llegan a nuestro servidor, su llegada suena como el tic tac de un reloj, cada uno es un segundo menos… El Cristo que llega… el mundo que explota… Casi simultáneamente suena el teléfono interno… Giorgio, luego de una larga noche de dolor y trabajo para poder contestar todo, llama para dar las próximas directivas. Su voz en la mañana, nos habla de una tristeza dolorosa, de un mundo que ya no le pertenece, una humanidad que cada día intenta escapar de su responsabilidad, pero el vuelve a intentar una y otra vez, empuja, vuelve a levantarse… cada día es infinito en el corazón de un hombre sediento de justicia, cada día es una agonía en el físico del portador de la señal de nuestro pecado más abominable. Cada día el Sol lo saluda, igual que a nosotros, el mismo Sol, el mismo Sol que ilumina a los asesinos y a los hipócritas, el mismo Sol para todos, el mismo Sol para él…
La soledad es infinita y la grandeza del espíritu nos arrolla cotidianamente, intentamos ser alguien, luchando con el ego, el amor, la historia del Hombre, pero al final solo queda el vestigio de lo que quisimos ser. Escalamos grandes muros y seguimos mil caminos, leemos cien señales, buscamos en el cielo una respuesta y si tan solo desviáramos un segundo la mirada de esa cortina que nos impide ver observaríamos un día que nuestro ser se construye día a día; paso a paso, segundo a segundo, por eso Giorgio aunque ya no debería estar más aquí, continúa viniendo, cada viaje, cada cambio de estación, los otoños melancólicos y las dulces primaveras lo ven bajar en el aeropuerto con sus pies cansados, para abrazarnos con su amor y velar por nuestro espíritu. Pronto ya no estará, él lo sabe, por eso, como un amante desesperado intenta colmarnos hasta el último segundo, a pesar de las carencias, de alguna forma siempre vence la materia y nos reencuentra en su abrazo protector, intentando construirnos, para que su sacrificio no sea en vano y muchos de nosotros heredemos el nuevo reino, para que nuestros hijos sean constructores de un mañana. La pequeña Sonia y mi hijo Giorgito, cuasi rehenes de nuestra lucha, intentan colaborar en su pequeño cuarto de juegos sin gritar para no desconcentrar a Giorgio que se impacienta con esta humanidad  y mientras la vorágine del trabajo nos traga con su garganta sedienta de almas, ellos hacen de un pequeño jardín,  que está detrás de la casa, un bosque gigante para explorar. Un pequeño limonero es testigo de las cientos de miles de vueltas que hacen a su alrededor, jugando felices bajo los rayos del Sol. Ese es su sacrificio, nos dan su libertad para que nosotros los protejamos de los peligros que nuestra actividad encierra sobre ellos. Nos dan su libertad y mientras otros niños corren en el parque, ellos atesoran su pequeño cuarto de juegos, pintan sus dibujos y nos alegran las comidas.
Tic, tac, tic, tac los mail siguen llegando… Anubis los contesta luego de leer lo que Giorgio ha escrito solo durante la madrugada, mientras todos descansan, el solo trabaja, no hay tiempo…
Tic, tac, Gonzalo sube las noticias a la página web ¿cómo no se le había ocurrido a nadie ligarlas, unirlas? ¿Cómo podemos pensar que los acontecimientos mundiales son independientes entre si, o peor aún, los hechos espirituales verlos como situaciones aisladas? Y allí estamos nosotros con nuestra pequeña ventana al mundo, horas de selección del material para su posterior subida al ciberespacio, un mensaje, una crónica, una noticia… ¡espera! Esta hay que cambiarla… ahora surgió algo nuevo… las horas pasan, la jornada puede terminar en cualquier momento y no nos da el tiempo para dejarla a punto, la gente tiene que leer, tiene que saber, tiene que decidir que quiere hacer de su alma… El Cristo retorna y debemos anunciarlo. Sebastián busca impactar con las imágenes editando en el pequeño studio3, la música tiene que llevar de la mano a las señales, para que éstas penetren en el alma y el público las devore, esa es nuestra responsabilidad, que las señales lleguen a todos. Ese fue el pacto que sellamos en la primera comunión que hicimos con Giorgio, ese es el pacto que debemos cumplir hasta el que el Cielo y solo el Cielo dictamine lo contrario. Las imágenes están prontas, el trabajo de Seba es controlado muy de cerca por el propio Giorgio, solo basta ver que resultado tendrá en la conferencia. Una pequeña sala que alberga a 400 personas, humilde pero bello el teatro que podemos conseguir en un intento de optimizar los recursos de la mejor manera. Todos aplauden, algunos lloran, un paso más dado, las señales llegan al corazón de muchos, una conferencia más y ya nos ponemos a trabajar en la nueva edición para la que vendrá en Buenos Aires. Es vertiginosa la cantidad de señales que diariamente nos llegan.
Nos deja también sin respiro la forma en la que la Obra ha crecido, no solamente en Uruguay que se convirtió en el centro operativo mundial en poco tiempo, sino, también en Argentina con más de 6 arcas a todo lo largo y ancho del país. Paraguay no es la excepción y ni hablar de Chile a la que Giorgio no ha podido ir mucho, pero que tiene prometida una visita el próximo año. Tic tac, el reloj sigue marcando las horas y en la noche tenemos una reunión de arca con todos los hermanos que vienen de todo el país a ver a Giorgio, saboreando cada encuentro. Fray Bentos, Colonia, Montevideo y Maldonado donde dentro de pocos días haremos también allí una conferencia, como la haremos dentro de una semana en Melo, departamento de Cerro Largo, en la frontera con Brasil, hasta allí llevaremos nuestro trabajo, hasta allí Giorgio dirigirá los pasos abriendo puertas, marcando caminos, soplando el aliento de la Verdad. Antes de eso acompaño a Giorgio a la televisión, Canal 5 se ve en todo el país, más de 15 minutos donde Giorgio muestra parte del material. Jornadas intensas, Giorgio continúa incansable, nos habla de entrega y sacrificio y el es parte del ejemplo. Los proyectos se consolidan y a través de la mano de Jean Georges Almendras la primer revista antimafia latinoamericana por internet poco a poco deja de ser una idea y va tomando forma y olor a realidad, más trabajo pero más alegría de existir y servir a la causa del Cristo.
La rosa y la espina… siempre me han gustado estas palabras para describir lo que significa estar cerca de Giorgio, nosotros los que lo rodeamos en esta casa, en esta oficina, sabemos lo que significan, lo vemos en él cada día. Anubis, Gonzalo, Sebastián, Chacho incansable, recorre todo Montevideo en moto buscando la prensa, o lo que Giorgio necesite, representante de FUNIMA, divide su tiempo entre el comedor, el arca y la Obra; Marinela que cada día nos entrega una casa fresca y perfumada donde las tareas se desarrollan día a día, Sonia su compañera espiritual y de viaje, Almendras, los niños, Soledad, todos somos testigos de su espina. Cada día las pequeñas gotas de sangre que vierte su cuerpo y que han consolado a muchas personas en todo el mundo, estremeciendo a más de uno y quitando el respiro a tantos otros, para Giorgio significan más de tres horas de inmovilización en la cama y otras tantas de dolor muy agudo. Que ironía del Cielo solo las sangraciones lo paran, le impiden de trabajar, solo ellas. La rosa, la rosa del amor, del perdón, del perfume de esperanza, de Madre iluminada bebiendo el Sol que se va, que se despide de a poco, nuestros ojos no quieren mirarlo porque como una espada sobre nuestras espaldas, nos dice que un día más se termina, que un día transcurrió y aún falta mucho trabajo. Quisiéramos no irnos, queremos seguir, aún faltan cosas para hacer. En la oficina de Giorgio dos televisores anuncian los noticieros de la noche, y Giorgio los mira a ambos. Entra la noche, la rosa deja caer tiernamente sus pétalos sobre el tallo para que beba las gotas del rocío nocturno, las estrellas marcan la madrugada, la soledad y el silencio de la oficina nos devuelve un eco: tic, tac, tic, tac es el reloj que nos marca el paso del tiempo, son las teclas de la PC de Giorgio que en la soledad de la noche continúa trabajando…

Erika Pais.
Montevideo, 24 de octubre 2008.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139