Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

CRONICA DE MELILLI - 29 DE NOVIEMBRE 2008

Hemos elegido un sábado del melancólico mes de noviembre para presentar públicamente los temas y los propósitos de nuestra modesta tarea de divulgación en Melilli (Siracusa), en Sicilia, en la sala del ex-cine municipal que actualmente lleva el nombre del maestro músico E. Carta.
Digo modesto porque somos conscientes de no representar lo absoluto de la Verdad suprema, pero interiormente estamos seguros de desear transmitir concretamente los elementos básicos de la Revelación dirigida a los así dichos “llamados”. Es decir, a los que poseen los “requisitos” para comprender la realidad de la Gran Obra Crística, sostenerla y trabajar por ella.
Aunque el tema sea ofrecido a todos, no es idoneo para todos: esto no lo tenemos que olvidar nunca. Así como el hecho de que existen muchos otros que como nosotros o mejor todavía, se han comprometido al servicio de la voluntad de la celeste Luz Crística.
Melilli, cuya etimología nos recuerda la abundante producción de miel del pasado, significa para  muchos de nosotros, incluso Giorgio, un lugar que podemos definir “familiar” visto que en el pasado había un grupo de hermanos que siempre han estado unidos por el amor a la Verdad y a las enseñanzas de Eugenio y del cual hoy quedan Enzo Raneri y Nino Catalano, con quienes nos hemos vuelto a ver y que han hecho posible la realización del evento. Hemos contado con la colaboración también del “dinámico” Paolo Tiralongo, de la cercana localidad de Avola. Quiero evidenciar que ha sido uno de los pocos de la “vieja guardia” que ha respondido a la invitación de colaborar con la misión de Giorgio consciente de una antigua unión que se renueva en el secreto y que necesita renovarse siempre…
Llegamos por la mañana no muy temprano y nos vemos todos en la sala donde nos disponemos a preparar todos los equipos, contamos con el valioso soporte del equipo de audio que Vinicio ha traído: en menos de dos horas dejamos todo listo y probado para por la tarde. El auditorium está en el centro del pueblo, a dos pasos de la municipalidad y sentimos la mirada curiosa, casi circunspecta, de las personas que pasan por ahí, que se fijan en ese extraño afiche… con esa extraña cruz “dibujada” en un campo de cereales que llama la atención… con esa palabra “extraterrestre” que a mucha gente infunde sugestión o temor… No se nos escapa las risas de algunas personas, así como algún comentario que llega a nuestros oídos… Pero, a este punto, poco nos interesa… Lo que tenemos que hacer lo haremos, es nuestro “deber” el servicio del dar testimonio de la Verdad por esa parte que nuestro yo interior haya podido comprender y metabolizar.
Conscientes también de que no es importante la cantidad sino la calidad. Así que todos deprisa a casa de Enzo, donde nos esperan sus hijos Luca, Andrea, Chiara y el pequeño nietito Matteo, y su esposa Carmela que nos había preparado un plato de pasta rápido pero exquisito. Durante la comida tenemos tiempo de intercambiarnos las últimas recomendaciones, las últimas disposiciones y después todos de nuevo a la sala donde nos espera Nino. Pasan los minutos y empiezan a llegar las primeras personas y las primeras, ya se sabe, son las más interesadas…
Grazia, una profesora de Catania, sensible y profunda, con la que, después de presentarnos, nos sentimos en sintonía; después llega una invitada que esperábamos, Serenella, proveniente de la lejana Agrigento, con quien nos habíamos conocido unos días antes y que trae consigo a dos amigos, Carlotta, su compañera de trabajo y Paolo de Palermo; Antonio de Catania con un amigo, con quien nos hemos conocido en Nicolosi durante la conferencia de Giorgio en setiembre. Y entran también otras personas. Es importante la calidad, no la cantidad… me parece que ya lo he dicho antes…
En efecto, los 120 asientos no se ocuparían jamás; al final serían unas treinta las personas que presenciarán todo el evento, además de nosotros, está claro. Personalmente no creo que el éxito de estas manifestaciones tenga que depender de la cantidad de personas que asiste, sino mas bien de la capacidad de conseguir transmitir el “mensaje” aunque sea a una sola alma. Por otra parte sabemos muy bien cuanto interés pueda suscitar en el “mundo de la mayoría” la Revelación de la Verdad Solar, mientras sin embargo es importantísimo “buscar” a esos espíritus que ya no pertenecen al mundo de los “muertos que entierran a los muertos”.
Es obvio que es siempre bonito poder contar con un auditorio numeroso.
Faltan diez minutos para las cinco y empezamos: ¡siempre con entusiasmo y emoción!
Con esta etapa han hecho el “bautismo” del micrófono y del público también los jóvenes con quienes colaboro: empezando por Enzo, que tiene el cometido de hacer los honores de anfitrión y de presentarnos; Angelo que se ocupa de rememorar, mientras pasan las imágenes, la presencia en el pasado de los Hermanos Cósmicos y de sus medios hasta llegar a la secuencia actual de los Contactistas; Giorgio Barbagallo que explica la importancia de la experiencia actual de contacto de Antonio Urzi y Simona; Claudio, “debut” en Marsala, que capta la atención del público con la explicación del significado y del mensaje contenido en los “dibujos” de los increíbles Círculos en el trigo, incluídas explicaciones científicas; también Vinicio, encargado del audio, tiene la oportunidad de decir lo que piensa al responder a una cuestión planteada. Flavia y Aurora atienden el stand de recepción; Dario filma la conferencia y Giorgio Barbagallo saca también alguna foto. A mi parecer, ha habido equilibrio, un lenguaje adecuado y conocimiento suficiente de los temas tratados, además de la pasión y entusiasmo con los que hemos vivido todo, con el deseo de comunicar a los demás la “verdad” o mejor dicho lo que a nosotros nos parece, repito, que hemos percibido interiormente y “metabolizado” …
Yo me he ocupado de presentar y poner en relación los varios segmentos, profundizando algunos de ellos. Especificamente una miniserie de avistamientos, incluídos algunos en el Espacio, varios signos y la historia de la experiencia de Giorgio, para concluir con una breve y clara síntesis del mensaje, invitando a todos a que se dediquen de hecho a la defensa de los valores y de las causas de Cristo o de la vida, independientemente de la relación de colaboración con nuestro grupo.
A pesar de la poca cantidad de personas, como conclusión de la exposición de temas e imágines, se anima un debate que comprende casi toda la tipología clásica de preguntas y observaciones que se plantean generalmente en este tipo de encuentros: el testimonio de un insólito e inesperado avistamiento; un camino particular emprendido en la propia vida; la crítica respetuosa de un astrónomo y la crítica más agresiva por parte de quien pierde el control visto que a su parecer no se puede concebir que algunos postulados de la ciencia oficial sean por nuestra parte tranquilamente « suplantados » con la exposición de los documentos que se refieren, por ejemplo, a Marte, Venus y demás; y que durante la concitada y distorsionada exposición no deja de echar sombra sobre Giorgio; no tenemos ni siquiera el tiempo de contestar gracias a la bonita intervención de Serenella que con determinación y pasión apaga las dudas planteadas; otros nos confían que han sentido que algo les empujaba a venir… y al final reconocen que hay mucho sobre que meditar y reflexionar.
Dada la hora y la cara del responsable del salón pensamos que sea el momento de cerrar: se desmonta todo, tomamos nota de los nuevos contactos y en poco tiempo nos vemos todos en la plaza cerca para despedirnos. Unos minutos en círculo, el tiempo justo para preguntar con la sonrisa en los labios: “¿Entonces, como ha ido?” Y, siempre con la sonrisa en los labios la respuesta: “Bien, bonito, bastante bien”.
¡Bien… contentos ellos… contentos todos!
Y contento también yo.
¡Y gracias al Padre por habernos concedido esta posibilidad de dar testimonio dado que es verdad que esto sirve a los demás y es también verdad que sirve mucho y aún más también a nosotros!


Fraternalmente
Saro Pavone

Gaggi (Sicilia)
12 de diciembre 2008

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139