Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

CONFERENCIA "LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS" - MOLA DI BARI

Aunque un poco cansados por la tarea de organizar distintos eventos durante la semana dedicada a FUNIMA, llegamos a casa de Licia y Kavus llenos de alegría y de entusiasmo. En casa hay mucho movimento, todos han venido para ayudar en la organización de la comida con Raúl, Gaby y Mara, que están con nosotros desde hace dos estupendos días. Nos están esperando solo ellos: pronto llegarán Lorella, Giovanni, Piergiorgio y Giorgio. La presencia de Giorgio para nosotros es un motivo de alegría, el honor de tenerle con nosotros nos hace felices.
Rosanna y Elisabetta deciden con pesar de quedarse en la calle repartiendo los últimos volantes para invitar cuantas más almas sea posible a la conferencia.
Más tarde comentamos el artículo publicado en la Gazzetta del Mezzogiorno que habla de la conferencia “Los Signos de los tiempos” que había tenido lugar el día anterior en Bari. Todos nos sentimos contentos. Desde la sede operativa de Sant’Elpidio nos dicen que escuchemos el Angelus del Papa a toda la gente que se había reunido en San Pietro. Parece que Benedicto XVI haya hablabo del próximo retorno de Cristo. Giorgio, ansioso por escuchar el discurso del Papa, nos dice que desea ver el noticiario que la Rai publica en la web. Escuchamos las palabras del Pontífice, que no solo advierten que la venida del Maestro de los Maestros no es para esperarla próximamente, sino que incluso amonesta a los que la anuncian. Giorgio capta en estas afirmaciones una referencia directa hacia él y se queda desilusionado porque el Papa, dicendo esto, va contra el mensaje y la obra que Cristo pide a Giorgio que divulgue en todo el mundo. Creo que el anticristo, considerado como un conjunto de fuerzas negativas, sea consciente de que cercana está la transformación de la humanidad a través del juicio de Cristo y la Iglesia tendrá que dar cuentas de todo.
Regalamos a Giorgio una colección de fotos “Momentos de Humanidad”, imágenes verdaderas de fotógrafos de todo el mundo que dan testimonio de como el Amor sobrevive aún en esta humanidad.
Vamos llegando a la sala de reuniones de la Municipalidad de Mola de Bari donde se dará la conferencia de Giorgio. Mientras preparamos el stand informativo para recaudar fondos para Funima empiezan a llegar las primeras personas.
La sala se llena, las doscientas sillas quedan ocupadas y entre los presentes distinguimos a nuestros queridos amigos que viven lejos de nosotros, nuestro querido amigo Eugenio de Crotone con algunos amigos suyos.
Pocos minutos antes de empezar la conferencia, nos llega la noticia de la sangración de los estigmas de Giorgio que nos pide que empecemos sin él, para darle el tiempo de recuperar las fuerzas un poco.
Empieza la conferencia. Licia presenta la Asociación Ilpuntoinfinito. La palabra pasa a Raúl Abel Bagatello. Mara a su lado traduce maravillosamente lo que dice, precisando todos los aspectos de su forma de pensar.
bari2008

Raúl capta la atención de la platea hablando de sus niños que viven en la Cordillera de los Andes en Argentina. Explican el motivo del nacimiento de la Asociación Funima International, nos describen los proyectos que han sido realizados y el valor espiritual de la obra de la Fundación Los Niños del Mañana que demuestra a las grandes industrias, a las grandes instituciones políticas y religiosas, que gozan de grandes capacidades financieras, que basta poco para transformar una situación de pobreza y de injusticia. FUNIMA ha obtenido estos resultados gracias a pocas personas que no tienen nada. Gente sencilla que no vive en el lujo ni en la riqueza, pero que con el amor hacia el prójimo ha empezado a dar su disponibilidad sensibilizando de esta manera la conciencia de los demás, despertándoles al amor desinteresado. Durante su intervención, Raúl pide al público un donativo para los niños. Nos hace notar que nosotros pensamos que ayudamos a estos niños, mientras en realidad son ellos los que nos ayudan, porque a través del enorme sufrimiento que llevan en su cuerpo, nosotros podemos acercarnos al amor desinteresado e incondicional. Estos parvulitos son ángeles encarnados que la Madre Celeste ha confiado a Raúl y a todos los que sienten de hacer acciones concretas con amor. El misionero tiene que viajar a los lugares donde vive gente acomodada para pedirles ayuda. Dice al público que cuando habla del sufrimiento de estos niños a esta gente, se da un despertar de conciencia que toca el corazón de quien tiene mucho. Nos recuerda que las acciones concretas son la única respuesta a la exhortación de Cristo; nuestro deber es el de respetarnos como una familia.
En Italia Raúl se siente como en casa, dado que sus cuatro abuelos eran italianos y también porque en Italia está su familia espiritual: Giorgio Bongiovanni y los colaboradores de Funima; pero lo más importante para él es transmitir que somos todos una sola familia que vive en la misma casa: la Madre Tierra, célula viva suspendida en el cuerpo de Dios que es el universo. Raúl Abel Bagatello invita a desarrollar este concepto. Precisamente por el motivo de que, de una manera o de otra, todos sufrimos, tenemos que ayudarnos entre nosotros y los que están mejor económicamente tienen que poner a disposición del prójimo, sobretodo de los niños que sufren, lo que tienen. Nos recuerda que cuando dejemos este cuerpo daremos cuenta al Señor de nuestras acciones. Pronto Jesucristo regresará para juzgarnos, nos preguntará lo que hemos hecho por el prójimo y explica que el video de la historia de Giorgio muestra muchos signos que están sucediendo en este tiempo, signos que ayudarán a comprender mejor el sentido de la unión y del amor que ha querido transmitirnos.
Termina la proyección del video, Giorgio se sienta entre Licia y Raúl y agradece a los amigos y hermanos de las dos asociaciones de Bari por su presencia. Dice que conoce Mola desde hace muchos años, desde cuando tenía 17-18 años y que tiene buenos recuerdos de las personas que ha conocido en este ciudad del sur. Puntualiza que la presencia de una parte de la ciudad demuestra la voluntad de conocer la verdad espiritual y que en el sur de Italia viven almas muy generosas y buenas. Dice que también Raúl Bagatello conoce esta realidad y que de hecho ha venido aquí para un llamado espiritual, que llega de Cristo, una exhortación a ser concretos, a poner en práctica lo que Jesucristo nos ha enseñado. Giorgio, con voz alta y clara dice que el punto de referencia principal de la obra que lleva adelante con Raúl y con todos los que le apoyan es Jesucristo, el eje principal de toda la humanidad. Su mensaje es que el Maestro está por venir entre los hombres para traer la Justicia a esta Tierra. Giorgio cita un capítulo del evangelio de Mateo, porque antes de llegar, durante la sangración de los estigmas, Jesús le había pedido que explicase este episodio en concreto, cambiando así todo el guión que habíamos preparado. Se refiere al mes de marzo-abril del año cero, pocos días antes de Su crucifixión. El Maestro, como siempre, sufría las provocaciones de los escribas y de los fariseos con el fin de que El les contradijera. Giorgio invita a todos a leerlo con atención y lo explica ya que muy pocas personas han analizado.
La narración nos lleva a hace dos mil años, cuando Cristo estaba predicando y se presentan entre el gentío los escribas y los fariseos que empiezan a provocarle, haciendo enfadar al Maestro que habla contra sus provocadores, los jefes de las religiones de ese periodo y les señala de cara a la multitud como símbolos que no hay que imitar por la incoherencia que tienen respecto de lo que predican, sino que tienen que respetar  solo los mandamientos de Moisés y las sagradas Escrituras. Después de aclarar esto a la multitud, Jesús dice a las cabezas de las religiones: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos que coláis el mosquito pero tragáis el camello”, es decir que os preocupais de las cosas exteriores y no de las cosas importantes. En esta crónica citaré directamente los versículos a los que Giorgio ha aludido:
“Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, porque entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquellas” (Mateo 23-23). “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza. Así también vosotros, a la verdad, por fuera os Mostráis justos a los hombres; pero por dentro Estáis llenos de hipocresía e iniquidad ».(Mateo 23-27). "¡Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos.
Aman los primeros asientos en los banquetes y las primeras sillas en las sinagogas, las salutaciones en las plazas y el ser llamados por los hombres: Rabí, Rabí. Pero vosotros, no seáis llamados Rabí; porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que está en los cielos es uno solo». (Mateo 23, 5-9). Después de decir esto los representantes de las Iglesias no tienen el valor de contestar, se quedan mudos y avergonzados y se esconden de la gente. Entonces el Maestro se retira a meditar al monte de los Olivos y sus dilectos apóstoles van detrás de El preocupados porque Jesús empieza a anunciar profecías: “De este templo no quedará piedra sobre piedra…; Jerusalén será abandonada…; no me vereis hasta cuando no digáis Bendito el que viene en nombre del Señor…” A este punto los discípulos se preguntan cuándo sucederán estas cosas y cual será el signo de Su Venida. El Señor, que no escondía nada a los Apóstoles y que sabía que las revelaciones se transmitirían en el Evangelio hasta nuestros días, empieza a enumerar los signos que acaecerían antes de su venida: guerras y rumor de guerras, terremotos en varios lugares, hambre, pestilencias, las naciones de la Tierra se pondrán las unas contra las otras, la tierra empezará a temblar, Jerusalén rodeada de ejércitos, una guerra se desencadenará en todo el mundo, los niños tendrán visiones (Lourdes, Fátima, La Salette…), signos en el cielo y en la tierra, estrellas caerán del cielo (por estrellas Giorgio quiere decir globos de luces pilotados por hermanos que vienen en nombre de Dios para vigilar la situación del hombre y del planeta), aparecerán signos celestes (las lagrimaciones de sangre, los estigmas, los mensajes de la Virgen, las apariciones de Cristo, círculos en el trigo), se darán desequilibrios en el planeta, desórdenes, contaminación ambiental, crisis social, divisiones: el hermano que mata al hermano (hebreos y musulmanes en Palestina son hermanos porque su padre es Abraham pero lamentablemente alimentan el odio y la división por poder y por su religión), el padre que mata al hijo, etc …
Jesucristo, en ese huerto de los Olivos explica todos los signos que cotidianamente vemos en todo el mundo. Empiezan a pasar por la pantalla estos signos en el cielo y en la tierra que Pier Giorgio Caria explica. Jesús dice que todas estas cosas sucederán antes de que se manifieste en el mundo. Giorgio dice a todos que Cristo se convierte en profeta de si mismo y anuncia una nueva era de paz y de justicia después de una gran catástrofe. Este discurso es para los cristianos, pero también para los laicos a quienes Giorgio respeta porque según lo que Cristo le dice todos los días, son las obras las que cuentan y no las ideologías. Nos recuerda que en cada sangración Jesús le pide con insistencia que anuncie que Su Retorno con justicia está cerca y que este mensaje lo tendá que repetir a todos los que encuentre. Recuerda que nadie sabe ni el día ni la hora, pero que deja estos signos a sus hermanos para que se preparen interiormente y desarrollen el amor en imitación de Cristo. Jesús avisa que el signo del hijo del Hombre, la Cruz, será visibile en el cielo para toda la humanidad y que el signo de la cruz formado por las naves de luz, en algunas partes del mundo, son solo una anticipo a lo que veremos próximamente. Giorgio recuerda que el Maestro ha prometido que retornaría con su cuerpo así como ascendió al cielo, así como apareció a los apóstoles y a la Virgen cuando estaban reunidos en el cenáculo después de Su Resurrección. Dice que somos privilegiados porque al contrario de Tomás, que no tenía ninguna prueba de la venida del Maestro en carne y hueso, nosotros hoy tenemos el privilegio de ver y tocar muchos signos. Intenta prepararnos para la segunda venida de Cristo, cuando veremos Su mirada dentro de la nuestra y nos preguntará por todas nuestras obras buenas a favor de la vida y del prójimo, alineados en contra de los malvados, apoyando a los justos.
Al Maestro Cristo no Le interesa la ideología, el credo de nadie, sino solo las obras que cada uno pueda cumplir, porque el nuevo reino será un reino de justicia, de paz y de amor donde no habrá lugar para los corruptos y los criminales.
Giorgio explica el versículo del Evangelio de Mateo 24,34, el tiempo del Retorno del Maestro; explica cuanto dura una generación, según un criterio de tiempo cósmico, es decir de una Era. Según sus estudios, una generación de una Era, dura unos 2100 años. Ahora estamos en la Era de Piscis y el pasaje a la Era de Acuario empezará el 21 de diciembre 2012. Será una pasaje traumático dado que en estos tres años habrá grandes trastornos geográficos, políticos, sociales y también espirituales. Este cambio podía suceder pacíficamente, solo que el hombre con su actitud nefasta ha generado un karma, es decir, una consecuencia de este alcance. El público escucha en silencio y con participación. Se siente en la sala una atmósfera de comunión.
Giorgio aclara que incluso Judas hubiera sido perdonado por Cristo si se hubiese arrepentido de verdad y Le hubiera pedido perdón en vez de suicidarse, como le pidieron perdón Pedro y los demás apóstoles que le habían renegado. Además, insiste en denunciar a los corruptos, a los criminales, a los mafiosos, a los asesinos de la vida, a los cardenales de los altos cargos de la Institución Católica para que cambien el estilo de vida y refiere el comentario del Papa durante el Angelus de ese mismo día: “Estad atentos a los que anuncian la segunda venida de Cristo porque no es inminente”, esta frase siente que se refiere a él mismo y que la misión de Giorgio causa problemas a los altos cargos del Vaticano. Nos pide una vez más que estemos unidos en el respeto recíproco entre los que son laicos, musulmanes, católicos, budistas o de cualquier otro credo.
Nos hubiéramos quedado horas en esa sala a escuchar las enseñanzas de Vida que a través de las palabras de Raúl y de Giorgio llegaban al corazón de todos los que estábamos ahí. Esas palabras dirigidas a los laicos, agnósticos, católicos … estremecían sin duda. Incluso las piedras saltaban de las sillas. Aquellos que sin embargo no podían escuchar esas verdades, han tenido que escapar para no perder las cómodas certezas que ofrece la doctrina eclesiástica (me refiero a un sacerdote que se va después de diez minutos con sus fieles).
Se da lugar a las preguntas del público. Un hombre pregunta el origen del género humano y Giorgio explica que viene del Cosmos y que genéticamente hablando somos todos extraterrestres. Dice que el Cosmos es el cuerpo de Dios (la casa de Dios, el paraíso), las células de Dios son los planetas, nuestros hermanos y todos somos hijos del mismo Padre, de la misma Inteligencia Cósmica y nuestro “semilla” viene del cosmos mientras el espíritu ha sido implantado por Dios o por sus instrumentos.
Preguntan por qué la generación se cuenta a partir de Jesús y no de Buda dado que ha nacido antes. Giorgio contesta que antes de Buda y de Jesús han venido muchos otros maestros espirituales (Shiva, Brahama, Krishna …) y han sido todos maestros divinos que durante su vida humana fueron iniciados y después recibieron la compenetración crística. Por lo tanto la conciencia que se manifestaba era una, los instrumentos distintos. También Jesús ha sido instrumento de Cristo. Por lo tanto cada época y cada grupo etnológico, cada genética, cada raza ha tenido su maestro depende de la particular cualidad de su espíritu para que la raza pudiera evolucionar positivamente. Por lo tanto el Maestro que se encarna es un “input” de la inteligencia divina para ayudarnos. Jesucristo es el Maestro de los maestros porque la elección del sacrificio procede directamente de Dios, del padre y es la única, sublime elección que Cristo hace y la más importante oportunidad que nos da: la de cambiar el karma, que no puede cambiar nadie porque es una ley cósmica: causa y efecto. Entonces Jesús, cuando elige la cruz nos dice: “Ten amor, yo te ofrezco la redención, te ofrezco la transformación de tu karma!”. El puede hacerlo, solo un Dios lo puede hacer. Nosotros podemos cargarnos solo algún pequeño “pecado” de nuestros hermanos, pero el karma del hombre, lo puede tomar sobre si mismo la conciencia crística, de hecho es el último ofrecimiento que se le hace al hombre y el más bonito; los otros maestros han ofrecido el amor, la justicia, pero ante la acusación, la persecución, el juicio (Dios no se deja juzgar por nadie), solo Cristo toma la decisión: juzgadme, condenadme, matadme. Por este motivo es el Maestro de los Maestros y por eso se le ha dado el mérito de juzgarnos porque ha cargado con nuestra Cruz. Esta respuesta deja al público sin respiración. Palabras de absoluta verdad.
Reina el silencio en la sala. Un chico pregunta qué es lo que hay después de la muerte física y si existe la resurrección del cuerpo. La respuesta es que el espíritu está sometido a la ley de la reencarnación, que él cree en la reencarnación aunque el concilio de Nicea la haya abolido. La resurrección en realidad es el despertar en la Verdad. Cuando Jesús dice : Y entonces los espíritus dejarán el sepulcro y resurgirán de los muertos », se refiere al espíritu que se despierta en la verdad. Jesús da la prueba de que la muerte no existe y lo hace cuando dice a un discípulo: “¡Ven, sígueme! y él pide que le de el tiempo de ir a enterrar a su padre y el Maestro le contesta: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”.
Los muertos que entierran a sus muertos somos nosotros, los que no se han despertado todavía a la Verdad espiritual. El momento de la muerte es como el momento del nacimiento: el espíritu se encuentra en la dimensión espiritual y apenas entra en el cuerpo empieza a moverse con los ojos  muy abiertos, llora buscando comprender donde se encuentra. El recién nacido se siente vivo en un lugar que no conoce, necesita tiempo para reconocer a las personas que viven ahí; sucede lo mismo a un espíritu que deja el cuerpo y se encuentra en una dimensión eterna, tiene que reconocer esa dimensión y los seres que viven allí (ángeles, maestros, otras almas). La dimensión será estupenda si el espíritu ha hecho buenas acciones cuando tenía el cuerpo físico y será todo lo contrario si el espíritu ha cometido malas acciones. Los espíritus de los maestros espirituales no viven estos estados de inestabilidad, porque conocen bien las dos dimensiones.

Es difícil salir fuera de la sociedad, dejar de lado las propias ambiciones, dice una mujer joven. Giorgio contesta que durante nuestra vida de todos los días, mientras cumplimos con nuestro trabajo, con nuestros deberes, tenemos que dar nuestra contribución a la sociedad, inculcando en el ambiente que nos rodea los valores contrarios a los de la sociedad de hoy, para cambiarla para bien con el altruismo, la amistad, la fraternidad, la espiritualidad, ayudar a los justos, diciendo: “¡No! A la mafia, ¡No! a la corrupción, “¡No! a las guerras, “¡No! a la droga, etc. Si nos aislamos no podemos cambiar la situación, si sin embargo tenemos la fuerza de luchar en el lugar donde vivimos, de inculcar en la mente y en el corazón de los demás el valor de la justicia empezando por nosotros mismos. Cristo lee en el corazón de sus hermanos, dedicar diez minutos a favor del prójimo y de la vida es para El un motivo de alegría y de satisfacción.
Alguien pregunta si es justo ayudar a personas que pueden valerse por si mismas, pero se aprovechan de la generosidad de otras personas. Giorgio dice que el bien debe de tener como objetivo la justicia social. Al principio ayudar a la persona débil pero con el fin de dar “¡el necesario para todos y lo superfluo para nadie!”. Por el momento ayudo a la persona, pero el objetivo tiene que ser el de protestar contra una sociedad opulenta donde el 10% de la humanidad vive sobre la piel del 90%. Este poder infernal que ha causado también la más grande crisis económica de los últimos cien años por el materialismo, el egoísmo. Debemos tener discernimento y sed de justicia sin caer en la indiferencia, hacer lo posible para que no haya más personas que ayudar, deberíamos vivir en equilibrio, no es justo que los ricos tengan cada vez más y que los pobres sean cada vez más pobres, y termina dicendo: “De todas formas, si podemos hacer el bien a alguien, tenemos que hacerlo”.
La curiosidad de conocer cómo será la Nueva Era después del juicio de Cristo se hace viva también en esta conferencia y a Giorgio se le ilumina la cara mientras dice que habrá un periodo de paz donde el gobierno mundial estará en manos de la ciencia y de la religión que se unirán para estar al servicio del espíritu; la racionalidad y la transcendencia se unirán. Todos tendrán lo necesario, a Dios se le contemplará de distinta forma, se viajará en el cosmos y se respetará la ley del Padre.
Preguntan a Giorgio qué relación tiene con la Iglesia Oficial. Responde que apoya y ama la iglesia de los misioneros, de Don Ciotti, de Padre Zanotelli, de Puglisi y de muchos otros que han donado la vida para seguir el ejemplo de Cristo. Dice que esa es la verdadera Iglesia del Maestro Jesús, pero no ama la Iglesia de Marcinkus, la corrupción, los mafiosos con su dinero; los políticos inmersos en el inmenso patrimonio económico del Vaticano, que tendría que ser destinado a dar de comer a los pobres. Esto lo dice con claridad y lo publica en la revista AntimafiaDuemila, sin temor de denuncia, dado que todo lo que reclama está referido en actas procesuales. Otro fuerte aplauso.
Un joven le pregunta qué piensa de los ateos, de los racionalistas, de los marxistas, de los agnósticos y Giorgio aclara que tiene buena opinión de ellos y que él mismo trabaja a favor de la vida con muchas de estas personas, mediante la revista AntimafiaDuemila lucha fuertemente contra las mafias respetándose recíprocamente. De los racionalistas dice: También tengo una buena opinión de los racionalistas siempre y cuando esta racionalidad les empuje a hacer el bien al prójimo, al altruismo, a la justicia social, a la fraternidad, pero cuando la racionalidad hace racismo, xenofobía, hipocresía, arrogancia: “¡Esto es como digo yo y no es posible como dices tu porque la ley de la física no lo consente!” Bien, la ley de la física hasta los tiempos de Ptolomeo se pensaba que la Tierra era plana, después llegó Copérnico y dijo que la Tierra era redonda, después llegó Galileo y dijo: “Además se mueve…”, pero los científicos de ese tiempo decían que estaba mal de la cabeza… con esa racionalidad yo no estoy de acuerdo, yo deseo una racionalidad abierta, que dice: “Esta es la ley y mientras exista no creo en nada más, pero todo es posible”.
Toma el micrófono la señora Carmela, referente de la municipalidad por la sala. Es muy enérgica y transparenta todas sus emociones, nos dice que se siente tocada de verdad y que nunca hubiera imaginado que esta conferencia pudiera tener un significado tan importante. Dice que se siente contenta de haber conocido a Giorgio, aprecia su misión aunque ella está en un camino de fe que hace referencia a la Iglesia y pregunta por qué precisamente la Iglesia ha ignorado una misión como ésta y Giorgio cuenta que al principio, hace casi 20 años, la Iglesia se ocupó de su caso, le propusieron entrar en su organización a cambio del voto de silencio y de obediencia y de decir solo lo que ellos decidiesen que dijera. Giorgio no aceptó esas condiciones, declaró sin dar lugar a equivocación su libertad respecto del Vaticano y lo ha hecho, buscando siempre la iglesia de los que trabajan por la justicia y por la vida como la iglesia de los misioneros. Eugenio le había enseñado que tenía que hablar, contar su experiencia, los contactos, lo que ve … no puede callarse y la Iglesia no está de acuerdo en esto.
En Roma, el Cardenal Tanzi, declaró que aunque sus estigmas sean verdaderos y lo reconoce como hombre trasparente y honrado, lo mismo no le cree pero deseaba presentarle al Papa de entonces Juan Pablo II. Desgraciamente poco después el cardenal Tanzi falleció y Giorgio no tuvo la posibilidad de un contacto concreto con las altas jerarquías, así que se ha acercado a las bajas jerarquías, de las que forman parte humildes sacerdotes y misioneros que luchan todos los días con valor contra las injusticias pero también con misioneros laicos o con cualquier hombre sencillo comprometido con los valores de Cristo.
Quisiera aconsejar con mucha humildad al Papa que restablezca el temor de la justicia de Dios porque en este tiempo de crisis la gente quiere desafiar al Padre Eterno. El Papa debería imitar a los antiguos profetas y al mismo Jesús que dijeron de estar atentos a la justicia divina, para que el hombre no persevere en el error, sin embargo intenta tomar el pelo al Señor en todo momento (tomando la comunión y empeorando nuestros errores).
Giorgio dice: “No discutiría su autoridad, pero le diría: “¿Ud. es el vicario de Cristo?” Bien, entonces tome las cuerdas y eche fuera a los mercaderes del Templo!”
Añade que está dispuesto en cualquier momento a entablar relación con el Vaticano, pero si le pidieran que calle lo que Cristo y la Madre Celeste quieren que diga, se rehusaría de nuevo. El público aplaude con fervor.
Una señora de Matera, que ha sabido de la conferencia a través de la página web de Giorgio se emociona y cuenta que pocos días antes había hablado con su párroco. Dice con afecto que es su punto de referencia y su maestro espiritual. Dice que aunque sabía que la Iglesia no tenía una buena opinión de Giorgio ha querido encontrarle igual y se lo ha confiado a su párroco, el cual le ha dicho que no importa el camino que se recorre, lo importante es que lleve a Cristo. Giorgio dice que son palabras sabias y que reflejan la verdad.

Un fragoroso aplauso de despedida concluye este estupendo momento.

¡Hasta pronto Giorgio, te esperamos en la tierra de La Puglia!

Con amor y profonda gratitud

 

Annamaria y Licia de Ilpuntoinfinito.

Bari, 21 de diciembre 2008

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139