Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
arcarosario
CRONICA DEL ARCA DE ROSARIO
Hace como diez años, quien hoy escribe y por entonces era apenas un adolescente, prende su televisor y escucha a un señor de guantes blancos que hablaba sobre la Virgen, los Extraterrestres, el Cristo, la Humanidad!
Humanidad, esa palabra que hoy tendría que cobrar significado para muchos! Ese joven, a  partir de ese momento, comenzó un camino impensado hasta entonces.
Diciembre de 2007, 18 hs, alrededor de 20 personas reunidas en el estudio de Inés Lépori, de distintos orígenes, vivencias, personalidades, se dan cita para organizar lo que sería la actual Arca de Rosario. Un señor llamado Juan Alberto toma la palabra y pregunta: “¿Ustedes saben que estamos en una guerra?”  
Esa frase fue el preludio de lo que vendría luego, el agente catalizador de todas nuestras aspiraciones altruistas, de todos nuestros valores puestos al servicio de la Obra; Inés concluyó en la siguiente reunión: “Todo lo que pidan para la Obra del Padre se les dará”.
Marzo de 2008, con gratitud y cabe confesar con gran asombro ante la respuesta a nuestras plegarias, nos apostamos con Vanesa y Georgina a limpiar una gran casa que nos habían conseguido para instalar lo que sería el Arca de  Rosario, suma de voluntades para algo tan grande y prodigioso como lo es trabajar para la Obra, cuando entre papeles viejos y húmedos aparece una revista de las primeras ediciones de “Nonsiamosoli” con la imagen del Cristo en la tapa y el titulo que expresa: “El tiempo ha llegado”, clara señal para nuestra tarea de ahora en más y para poner manos a la obra.
Es tan difícil resumir todo el esfuerzo, las ganas, el compañerismo que han puesto todos los integrantes de este maravilloso grupo para que este “proyecto” se haya llevado a cabo que solo se me ocurre citarlo en palabras de Giorgio en Montevideo: “Sientan la alegría de existir”. Este “sentimiento” se ha respirado en los días de trabajo en la casa, en las reuniones, en el simple hecho de compartir un momento de existencia con tus hermanos, con tus compañeros de lucha, con tus compañeros de camino, esa cuota de confianza que te brinda el saber que estamos todos por la misma bandera, por el mismo objetivo, en aquellos días en los cuales recibimos la grata noticia de la visita de Giorgio por primera vez al Arca, y más aún, en su segunda visita, que no esperábamos pero que tuvo un valor agregado porque hemos compartido momentos de enseñanza, de revelación, de amistad con nuestros hermanos de toda América, de los cuales hemos aprendido mucho durante esas horas.
Para el final del año como regalo de cierre lo coronamos con una cena con todos los hermanos de Rosario y Las Parejas, donde no ha faltado el humor, el afecto y la “Alegría de Existir”, que ha caracterizado creo yo a este grupo desde sus comienzos, en un año marcado por desafíos, por sorpresas, por revelaciones de un futuro que nos llama a ser parte de esta lucha incansable que hace varios años viene llevando nuestro Giorgio, un año marcado por las injusticias pero también por la llamada a la lucha de muchas almas que se han sumado en el camino, almas que intentan creer que algún día las cosas van a cambiar, que intentan poner su “grano de mostaza”.
Dedicadas a mis compañeros de la lucha de estos tiempos con todo mi Amor les dejo unas palabras de aliento de nuestro poeta argentino Almafuerte:

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.
Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte...
¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!


Andrés Volpe
Rosario - Argentina - 8 de Enero de 2009

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139