Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

marialezcanoHABLANDO DE SACRIFICIO Y RENUNCIA

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que, con mis ojos de niña, veía a mis compañeros de la escuela y del barrio, vivir en una situación muy difícil, marcada en el dolor de la pobreza; de la carencia total de aquellos elementos y recursos básicos que hacen a una vida que debiera ser normal, tales como la energía eléctrica, el agua potable, la ropa, los alimentos; los útiles de estudio, y (¿por qué no...?) los juguetes...?
¡Los juguetes! primer instrumento que hace nacer en un niño la alegría indispensable que crea los sueños en los cuales afirmar las metas a desarrollar en un futuro que debiera ser promisorio para ellos, por derecho... Sueños que cargar de esperanza, en un país que vivía en aquel período, el yugo de la dictadura...
Digamos que han pasado desde entonces, un poco más de unos treinta y cinco años.
Digamos también que la dictadura aquella ya no existe y que en mi país hace ya bastantes años se sigue el curso de una ficticia democracia.... y perdón... a quienes objeten por el término "ficticia"... comprenderán quienes lean que yo no entiendo de política... pero sí puedo decir que esta democracia que viven y argumentan los países tercermundistas de América, lejos está de ser disfrutada como tal por sus ciudadanos, en el marco de  una sociedad que debiera ser justa e igualitaria, donde los hombres puedan tener la libertad de elegir realmente de que manera forjar sus vidas, que metas proponerse para que esta vida suya sea tal y como la vieron a partir de sus sueños de niños.
"Sueño": definido en el diccionario como "cualquier anhelo o ilusión que moviliza a una persona..."
Se podría definir entonces, al sueño, como el anhelo interior de ser feliz....y a ese anhelo, como el motor que impulsa a las personas a ser; a desarrollarse, en la esperanza de poder concretar nada más y nada menos que la dicha de vivir....
Creo que la definición de estos términos está tan lejos de hacerse realidad para algunas personas, tanto como lo están los años de mi niñez....; y como lo está la democracia en la que vivimos, de ser aplicada como debiera ser.
¡Mentira que el hombre es libre si no tiene posibilidades de elegir su futuro...; si no tiene como alimentar a sus hijos, si no tiene trabajo, si sus hijos no tienen posibilidades de estudiar... de vestirse, de alimentarse, de hacer uso de su derecho a ser feliz también, como lo son otros niños... ! 
¡Mentira que una sociedad puede crecer sana y un país puede desarrollarse humana y económicamente, si cada vez aumenta la falta de posibilidades para sus jóvenes, que ante un sistema que los discrimina y los margina desde niños; y que apunta más que nada a buscar como solución la reducción en la edad mínima de imputabilidad (vale decir encarcelamiento de ellos desde que aun son unos niños) ante la inseguridad creciente; optan por dejarse hundir y destruirse en las garras de la droga, de la inercia, y del delito, como consecuencia.
¿Y como resultado de qué...? de la falta de sueños... de la falta esperanza, de anhelos, de proyectos, que se apodera de ellos.
Porque un niño que vive situaciones extremas de tristeza, de sometimiento, de maltrato y de abandono como las que viven muchos niños también en mi país...; un niño que tiene que buscar por su propia cuenta el alimento para calmar el dolor y los efectos del hambre, por lo menos por unas cuantas horas, engañando al estomago con un pedazo de pan mendigado en moneditas a las personas que pasan por la calle o sacado de los contenedores de basura ...; (no hablemos de aspirar solventes) o simplemente, un niño que tiene que abandonar el refugio simbólico del hogar que debiera darle nada más y nada menos que la protección y el cobijo; ¡el amor de la comida que sale de las manos de su madre!, para ir a recibir si acaso, el plato de comida que generosamente le ofrezca un comedor, pero que no deja de ser vergonzoso para él, el ir a buscar en solitario, porque sabe que es en su casa que debiera recibirlo, porque un niño también tiene dignidad y esta dignidad es mancillada por un sistema que no tiene en cuenta en lo mas mínimo sus derechos... es un niño que ve apagarse de a poquito y tempranamente sus sueños de  infancia.... y opta por recibir lo que las personas de buen corazón que aún quedan, deseen darle... sin mayores esperanzas que la de sobrevivir a ese día... sin mayores proyectos... sin mañana...
Muchas cosas han cambiado desde que era niña... ayer eran muchas las personas que no tenían luz eléctrica en sus casas, y en muchas ciudades aún había que ir a buscar el agua potable a un canilla de OSE, que proveía a una amplia zona de habitantes, existente en una única esquina del barrio y era transportada en recipientes para el uso de las familias.
Hoy son muy pocas las casas que no poseen el privilegio de tener agua corriente, no obstante, existen aún familias que no pueden darse el lujo de pagarse el agua cada mes, o no pueden hacer uso de un calefón eléctrico para que sus niños disfruten el placer de bañarse bajo el  agua caliente...
Hoy existe comunicación por internet y muchas familias hacen uso de ello; muchos niños incluso, han sido beneficiados hace poco con un plan escolar mediante el cual les han sido entregadas "laptops" para aplicaciones educativas.
Uruguay es uno de los países que alberga jóvenes capaces de crear software reconocido y valorado en el exterior... y sin embargo... he visto aún situaciones que dadas estas condiciones del país no deberían existir..., como la del deterioro higiénico y el abandono, afectan a muchos niños... en particular, en este año, en la visita que he hecho el 15 de agosto al comedor, en ocasión  de la fiestita por el "Día del niño”...
¡Que paradójico e insultante me suena la denominación de este día!; debiera llamarse "día del consumismo", en este caso, destinado a la compra de artículos infantiles que van desde juguetes hasta celulares o Play Station y quien sabe que mas, que ni se me ocurre pensar... y que debiera ser igual para todos los niños, en cuanto a  derechos, si es que el hombre quisiera realmente destinar un día en especial para homenajearlos...
Pero esta es la realidad amarga que vivimos en el mundo en que habitamos... la realidad de las personas que cada día están más lejos de poder soñar... ¡y menos!, con utopías... esas "utopías", en las que nosotros creemos, las que nosotros perseguimos, y en las que nosotros tenemos fe.
Haciéndonos cargo de todo el peso de esta gran realidad en el corazón, hemos partido muy temprano desde Maldonado, Pablo, Noelia; Sheila, Gonzalo y yo... con nuestros pequeños niños,  hacia Montevideo, al comedor Un Rayo de Luz, el sábado 15 de agosto, día de Nuestra Celeste Madre... un día, sin lugar a dudas, muy especial.
Debo confesar que personalmente, me ha costado siempre un poco no ser reacia en mi interior a asistir al comedor... y esto no ha sido fácil de explicarle a alguno de mis hermanos y compañeros de Funima Uruguay, ni de ser comprendido quizás por ellos.
Cuando alguien ha visto o vivido de cerca algunas cosas, no siempre quiere hablar de ellas... prefiere callar mientras siente adentro el dolor de la inmensa rabia crecer hasta casi desbordar el corazón... prefiere buscar la forma de traducir este sentimiento en labor silenciosa (minúscula quizás) de las manos, para no quebrarse con esta rabia que revive al ver; ¡al comprobar!, que no son tantas las cosas que han cambiado realmente desde mi niñez de aquel entonces;  que el dolor y la situación de muchos niños en mi país sigue vigente o a empeorado aún; que aquí como en el mundo es mayor que ayer, la carencia de valores de  una  sociedad enferma, perversa y depravada que se satisface mancillando su inocencia y que al día de hoy los somete a explotaciones sexuales sin ningún prejuicio ni miramiento, los envía a pedir o a robar en situaciones de delito extremas, los droga, los prostituye, y hasta si les son molestos, los mata ó, (como se diera el caso hace poco en nuestro país), los abandona a morir en condiciones en las que no se pondría a un animal a esperar la muerte: atados de pies y manos bajo el frio de una noche  invernal de lluvia gélida y copiosa.
Aun así, esta vez sentí mayor deseo de volver al comedor, de ver a los niños nuevamente, sentí nostalgia de ellos y de poder darles una expresión de amor; de disfrutar de su presencia, de poder compartir con ellos ese momento especial de tener el juguete en sus manos...; el disfrute de los panchos, las tortas, los caramelos... ese caramelo mágico; emblema de la niñez, de su dulzura.... objeto pequeñito y de poco valor económico pero del que estos, como tantos niños del mudo, muchas veces se privan... porque nada es fácil en sus vidas... ni siquiera la posibilidad de disfrutar de un simple caramelo, cuando sienten deseos de comerlo...
¡Todo en sus vidas es sacrificio y renuncia!!! Renuncia paulatina e inexorable a los sueños, a lo que no pueden tener y necesitan para vivir;  renuncia hasta cuando obtienen algún trozo de pan o de alimento, para llevarlo en el bolsillo a su casa, compartirlo con los hermanitos que no han podido estar con ellos... Y sacrificio...  ¿por quién...? ¡Por nosotros...!   
¡Tanto debiéramos aprender de ellos....! pero no siempre somos lo suficientemente humildes, como para darnos cuenta y reconocer que en este grado al que hemos llegado como humanidad arrogante y necia, precisamos que un niño sea quien ofrezca su sacrificio para que nosotros despertemos, para que nosotros nos demos cuenta de que hay otras cosas que importan más que el consumismo y la competencia material; somos tan arrogantes a veces que hasta cuando hacemos un bien, lo hacemos pensando en cumplir con el valor de la caridad como precepto para salvaros a nosotros mismos y no por verdadera generosidad, sintiendo realmente el dolor y la necesidad del ser al que se lo hacemos, poniéndonos en su lugar y reconociendo que ese ser... ese ser angélico como puede ser un niño, también tiene pleno derecho a lo que nosotros tenemos...
¿Por qué tiene que ser necesario tanto sufrimiento de inocentes, para poder entender lo que significa el prójimo, lo que significa el Amor?
Me impactó verlos... me impactó la cantidad que eran... me impactó el estado de abandono de muchos de ellos, sus caritas, sus cabellos sucios... Me impactó tambien la forma ordenada como ingresaron al comedor, a pesar de las ansias que como niños tendrían por que llegara el momento de la comida, de los juguetes... me impactó la cantidad que eran... no se por qué pero inconsientemente siempre guardo la esperanza en mi interior de que cada vez sean menos los que concurran, a pesar de que conozco el promedio de los que normalmente asisten...; la ternura en sus sonrisas, la tristeza silenciosa, la necesidad de afecto en sus miradas... 
Y recordé un pasaje de mi vida; una imagen me vino a la mente: una fila enorme de niños de la mano de algún mayor, en la ciudad de Minas... un día de Reyes, un Club Deportivo y un grupo de jóvenes entregando uno a uno los juguetes que habían juntado y reciclado para regalar a quienes no tenían posibilidad de recibir juguetes en sus casas.
Lamentablemente no recuerdo quienes eran ni a qué grupo pertenecían estos jóvenes que organizaban la entrega de juguetes, solo recuerdo el bien sembrado por ellos en los corazones de los niños, la ilusión preservada, la esperanza de que no todo está  perdido... la ilusión y la confirmación de que el amor y la bondad existen, y en base a ello dirigir el curso de las vidas...
Lo comparé con lo que estaba sucediendo; misteriosamente la escena se repetía; solo que ahora yo estaba del otro lado de la fila, compartiendo y viendo el entusiasmo maternal de Elena; la alegría y el fervor de Liliana llamando por su nombre a cada niño para entregarle el juguete, que disfrutaba ella con tanta satisfacción como los propios niños a los que se los entregaba, junto con los chocolates que había conseguido en donación.
Por un segundo agradecí en mi corazón al Cielo, la posibilidad de compartir aquello con mis hermanos; de devolver una gotita de lo que me fuera dado una vez, a través de otros corazones solidarios y compasivos que con su gesto me permitieran preservar una cosa muy importante para el ser humano, para el niño en particular...: la fe;  la confianza.
Me consoló un poco el hecho de que al menos estos niños de nuestro comedor tal vez todavía puedan tener algo en que basarse para construir sus sueños todavía... y ese algo es el motivo que debe alentarnos cada día a seguir adelante y  a esforzarnos aún más para impulsar ese motor que mueva y determine sus vidas: el motor que hace posible la esperanza de que no todo es oscuro, de que no todo es tan absurdamente limitado o vedado; de que un futuro existe también para ellos, de que no todo es egoísmo, de que el amor también es posible, de que es lindo reírse y es bonito jugar con alegría cuando a pesar del dolor y de la tristeza, existen personas que les brindan desde su corazón lo más hermoso que poseen y eso les hace mas fuertes; eso les alienta... eso les permite quizás, superar muchas cosas que solo ellos en su corazón conocen y viven...
¿Satisfechos...? en parte..., sí;  porque una vez más la tarea pudo ser cumplida...; pero no lo suficiente como para sentirnos en paz...., ni menos, para bajar los brazos, hasta que llegue el día tan ansiado en que el comedor, los comedores de Funima, no tengan más razón de ser, de existir, porque ya todos los niños tengan  lo necesario para vivir en paz y en armonía, para ser felices; para creer en  la Vida.
Madre... no te preocupes..., Yo hago nuevas todas las cosas....!"
Dejo aquí esta frase de Cristo, en dedicación a todos los hermanos que trabajan para los niños del comedor Un Rayo de Luz  y para Funima en el mundo;  que esta Fe aumente y fortalezca vuestra lucha  (y en esta Fe deposito, Señor, ¡toda mi confianza...!)
¡Gracias Giorgio, por enseñarnos lo que es el Amor Incondicional, con tu ejemplo...!

Maria Lezcano
Maldonado, 19 de agosto, de 2009

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139