Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
LA PASION DE NUESTRA MADRE TIERRA
“Todo el mundo es país”, dice una expresión y es verdad. Cuando alguien tiene la oportunidad de viajar por el mundo comprende que, efectivamente, cada lugar esta formado de cielo, tierra, plantas, flores, animales, casas, hombres; es cierto, cada uno tiene sus particularidades diferentes que le distinguen, pero fundamentalmente son iguales en la esencia. Lugares habitados por hombres. Hombres con un corazón que late, con dos pulmones que respiran, con una inteligencia que razona, con un espíritu que actúa, en el mal o en el bien. Una casa, la Tierra que ahora ya es pequeña por la posibilidad de llegar con facilidad a todos los lugares, al alcance de todos, una casa donde vive una familia. Pero una familia que, desafortunadamente, no ha comprendido todavía que lo es. Sus miembros se dividen, se aíslan en sus propias casas y gobiernan cada uno la suya, sin entender que hay que administrar la morada juntos, hay que vivirla juntos, para valorizar, aprovechar y disfrutar cada uno de sus recursos, cada una de sus preciosas riquezas. Qué familia absurda y cerrada que vive en este pequeño, estupendo y desafortunado planeta. Lo que se sabe es que, si la familia no entendiera, será echada por el propietario de la casa. Vivo nuestro viaje a España sumergida en estos pensamientos, tierra fértil de almas sensibles que esperan a Giorgio desde hace casi tres años, desde la última vez que visitó este país. Nos alojamos en casa de nuestros queridísimos Manú y Charo, con sus preciosos hijos, con quienes compartimos desde siempre esta maravillosa obra. En su acogedora casa ubicada a orillas del Océano Atlántico vivimos la comunión de la cena con los queridísimos Ángel y Graça y con el querido Lionel de Francia. Una noche caracterizada por preguntas y recuerdos que envuelven a Giorgio y a todos nosotros que le acompañamos (Giovanni, Miriam, Isacco…) en una atmósfera de amor y de afecto que nos acompañan durante todo el viaje. Preguntas sobre la filosofía ilimitada de una Verdad Universal que no limita el pensamiento, que no frena la acción con dogmatismos o fanatismos porque está libre de las limitaciones humanas que frenan la libertad y la inmensidad del espíritu. Vivimos con este ánimo el encuentro con los hermanos de España con quienes nos encontramos el día después de llegar, nuestros queridísimos Santiago, Sandra, la pequeña Sheila y todos los demás que esperan a Giorgio contentos en la sala de un edificio rodeado por un paisaje estupendo, una naturaleza lujuriante que expresa toda su belleza sin fin en forma de plantas y flores bajo un cielo estupendo pintado de azul. Manú y Ángel presentan a Giorgio después de una pequeña introducción sobre las actividades sociales de nuestra obra, de su evolución en el tiempo que está dando sus frutos, testigos de la autenticidad del mensaje y de la coherencia de sus representantes, el mensaje se centra en los muchos signos que en este tiempo preparan el regreso del Mesías Jesús Cristo a la Tierra. Muchas preguntas, tanto por parte de las personas que ven a Giorgio por primera vez y que desean profundizar los distintos aspectos de su misión, como de los que siguen la misión desde cuando Eugenio Siragusa era su responsable más directo. El encuentro sigue al día siguiente en casa de Ángel y Graça con los amigos y los hermanos que tienen, de esa forma, la posibilidad de profundizar y de aclarar hechos y situaciones vividas en el pasado y a las que hoy dan una respuesta. Giorgio esta ahí para unir, ésta es su característica, para unir en la acción, estimulando esas almas, que él ama, a que se unan cada vez más en la realización de eventos y actividades que puedan ayudar a nuestra Funima u otros sectores de nuestra misión y sobretodo a despertar las almas que esperan ser visitadas, ésta es la gran responsabilidad que cada uno de nosotros tiene dentro de su propia vida. El que sabe, el que conoce, los que han tenido la Gracia, que no tiene precio, de conocer el Camino de Cristo no puede permitirse de perder ni siquiera un minuto. Este es el concepto que emerge en todos los encuentros con cualquier grupo, asociación o arca que ha nacido en el mundo. “Nuestra obra”, dice siempre Giorgio “es un pequeño pedacito del puzzle de la obra de Cristo, encontrar su Camino significa encontrar un misionero que lucha por los derechos de sus niños, significa encontrar a un político que toma partido contra todos para salvaguardar los valores morales en su proprio país, significa encontrar a un magistrado que arriesga su vida para proteger y hacer triunfar el valor de la justicia, significa, también, encontrar la obra de Giorgio Bongiovanni y hacer así que esta obra sea también la suya. Encontrar Su Camino significa tener el deber de ponerse de la parte de una causa, de la parte de un justo y poner la propia vida al servicio de la misma. No hay tiempo para distracciones, para relajarse, es tiempo de lucha, es tiempo de darnos que hacer”. La Asociación “Manos por el mundo”, que ha nacido en Vigo hace unos dos años y cuyo presidente es Emanuel Mouriño, nos llama hacia esto, así como Funima, todas nuestras asociaciones y las asociaciones que en el mundo se avocan a la tarea de salvaguardar los únicos valores, que permitirán, a esta humanidad, tener aún un futuro. La importancia del mensaje que apremia para una acción urgente se une al placer de estar juntos, de poder disfrutar de momentos inolvidables que nos hacen sentir a todos unidos como una gran familia. Vamos adelante entonces, juntos superaremos las limitaciones humanas y encontraremos la fuerza para alcanzar el objetivo en el que creemos: preparar el regreso de Cristo que cambiará el destino de esta humanidad. Nos vamos de España, llevándonos dentro, el intenso perfume salobre y el rumor al romperse las olas del Océano contra la orilla, que nos transmiten la fuerza y la pasión de nuestra Madre Tierra que nos invita a agradecer a la Vida con su misma fuerza y con su misma pasión, durante la baja y la alta marea, porque cuando una ola desciende y se retira encuentra una fuerza nueva para empujarse todavía más alta. Hasta pronto.
Os amo Sonia Alea Sant’Elpidio a Mare (Italia)

de octubre 2007


DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139