Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Agustinsaiz200Por Agustín Saiz

En medio de nosotros acontecen eventos que tienen una capital importancia respecto a aquel legado de Fátima que se ha ido desarrollando a lo largo del siglo pasado y cuyo epílogo se aproxima. Me refiero a la imagen de Giorgio en pleno cumplimiento de su misión, en este caso, en la última conferencia de Roma presentando “il patto sporco”. Quién entiende verdaderamente lo que está pasando? El imaginario de Fátima va quedando entrampado en estereotipos de épocas pasadas, ligado sobre todo a la cultura católica y en lo que respecta a nosotros, seguidores de la obra, a los milagros que en ella han sucedido. Sin embargo, Giorgio se ha conducido casi en soledad y con un esfuerzo sobre humano (este sí que es el milagro de Fátima) hacia un lugar al que no todos podemos acceder con facilidad.

Desde allí sus estigmas sangrantes siguen estando delante de todos, pero esta vez son ignorados. O burlados que es peor. Aquellos quienes nos habíamos emocionado y estremecido al verlo en el ámbito de una conferencia espiritual, no siempre sentimos las mismas ansias con un evento antimafia. Como discípulos (y en el caso mío desde la distancia de otro continente) qué hacer que tenga sentido? Cómo ser soldado para romper el cerco de esa guerra y poder dar un aporte aunque sea como consuelo? Un puñado de hombres con recursos apenas suficientes amenazan el establishment del poder de una de las naciones más poderosas del planeta, exponiendo la corrupción y falsedad que está delante de todos, pero que nadie se atreve a confrontar. Nuestra conciencia cuando se proyecta sobre estas cuestiones, simplemente se diluye. Tanto sacrificio para eso? Qué hay detrás de esa búsqueda estricta de la legalidad? Vale la pena ponerlo todo para acompañar ese esfuerzo? Cuantas ilusiones nos separan de Aquel que ha venido con su espada de Justicia a cortar de un solo golpe todas las cabezas de la hidra.

Juan Bautista también se basó en un tecnicismo para señalar a Herodes y golpear el corazón de un imperio asesino. El adulterio era el argumento de la legalidad de aquellos días. Ante las acusaciones de un puñado de periodistas independientes y de magistrados que perseveran en la búsqueda de la verdad, toda una sociedad entera calla. Y se vuelve cómplice. Ese silencio puede ser tan frío como el momento en que Salomé pidió su deseo y Herodes se vio obligado a concederlo. En cualquier momento, la bestia que busca permanecer oculta detrás del engaño y la mentira, se verá obligada a responder. Y quedará visible por un tiempo y señalada por la mano de aquel que porta un guante cubriendo un estigma. Por aquel que todos saben quién es aunque simulen no conocerlo. Porque a nuestros enemigos, al verlo se les estruja el corazón, de igual modo que a nosotros se nos abre. El poder sabe quién es Giorgio Bongiovanni y que hay algo más. Que lo que está en juego supera lo que la lectura ordinaria y el análisis convencional pueden alcanzar. El poder lo sabe. Y nosotros también. En el medio, pueblos enteros que están cautivos buscan ser liberados. Masas de miles de personas que viven en la desesperación de este infierno necesitan que alguien le ponga fin. Por esto estamos en el mundo, para darle argumentos suficientes a Dios de que pare esta locura. Que somos capaces de hacer al respecto? Hasta donde somos capaces de llegar? Nuestra meta es tan elevada que ni nuestra vida alcanza, pero es preciso entregarla como respuesta de que el reino de Cristo vale para nosotros, más que nada en este mundo.

Por último hago una observación y dejo un llamado a los hermanos y amigos de Suramerica, que han reconocido en Giorgio la presencia manifiesta de nuestro Señor Jesucristo y en su misión Su voluntad. Nuestro pueblo tiene diferentes identidades, pero no existen entre nosotros fronteras o políticas o ideológicas. Desde México hasta Argentina somos uno, sometidos al yugo de un mismo tirano que tiene entre sus vasallos a los nuevos Pilatos de estos tiempos. No existen barreras idiomáticas que justifiquen nuestra indiferencia o circunstancias políticas que no podemos sortear. Menos en tiempo de la hiperconectividad al instante de un mundo globalizado, donde la cultura materialista en que nos movemos nos traspasa bajo un solo lenguaje universal. Nadie nos obligue a nada. Si el Cielo no nos hubiese amado tanto, no lo hubiera envido entre nosotros. Y ese es el problema con el que nuestra conciencia tendrá que lidiar si no hacemos algo al respecto, pronto.

Abrazos fraternos en Cristo, en espera del día de los días.

Agustín Saiz

10 de febrero 2019

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139