Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Giorgiosudamerica1Por Jean Georges  Almendras - Marzo 28 de 2016
¿Acaso fue solo para abrazarse con la alegría del  reencuentro?
¿Acaso fue solo para disfrutarlo a Giorgio?
¿Acaso fue solo para escucharlo, a Él?
¿Cuál fue el sentido, el significado y la razón del encuentro de los días 26 y 27 de marzo de 2016 en Las Parejas, en la Argentina?

¿Quizás fue para que se entienda nítidamente que el camino espiritual y la lucha social (y comprometida) hacen parte de una misma cosa? ¿Quizás fue para que asumamos una vez más los parámetros perfectamente delineados en los mensajes de Giorgio, desde el 2 de setiembre de 1989? ¿Quizás fue para tener una vez más la oportunidad de formar parte de la vibración del Cielo? ¿Quizás fue para que descubramos una vez más, nuestro grado de compromiso con la Obra, para de esa forma resolver (decidir) (optar) donde situarnos en el camino en el que nos encontramos? ¿Quizás para empujarnos a mejorar nuestro discernimiento, cuando surge implacable (el eterno) conflicto entre el corazón y el pensamiento y la razón? ¿Quizás para liberarnos de la dictadura de los miedos y de la prisión en la que estamos cuando cedemos a nuestras debilidades,  pasiones, egoísmos, individualismos y  tentaciones?

Los muchos quizás hacen las muchas respuestas. Las muchas respuestas se hacen de los muchos quizás y de las muchas dudas. Y las muchas dudas hacen los más inimaginables hallazgos, en nuestro interior, en nuestra alma, en nuestro corazón... a veces, en el momento justo, otras, un poco tardíamente.

Toda vivencia humana dentro de un contexto espiritual nos hace sacudir las estructuras de nuestro microcosmos, y nos hace cimbrar el alma, siempre en la más absoluta intimidad (y soledad), aún cuando nos encontremos rodeados de una muchedumbre., repartiendo afectos expresados en palabras, en besos y en abrazos. Una muchedumbre, que lejos de acompañarnos, no impide confrontarnos con nuestros demonios interiores. Esos diablillos irreverentes que nos hacen zancadillas en nuestra evolución espiritual.

En este encuentro de Las Parejas, la vivencia humana, en su expresión de vínculo entre hermanos (entre los Llamados), cedió terreno a un proceso interior trascendental. Un proceso interior, individual e intransferible, que no hizo  otra cosa que ponernos contra las cuerdas. Que no hizo otra cosa que imponernos un trabajo interior, maravilloso y al mismo tiempo riesgoso, por ser definitorio, y quizás hasta determinante ¿o decisivo? ¿Un trabajo interior delegado por el Cielo y por nuestra conciencia? ¿Un trabajo interior fruto de años de permanencia y de compromiso en ésta Obra? ¿Un trabajo interior signado por el solo hecho de haber decidido  -un buen día- seguir al Maestro, cuyo retorno aguardamos intensamente (ansiosamente)? ¿Un trabajo interior que viene bosquejándose desde el primer momento en el que Giorgio se cruzó por nuestro camino? ¿Desde el momento exacto en el que lo vimos en una de sus tantas sangraciones? ¿Desde el momento mismo en el que prometimos seguir juntos en su camino, en su lucha y en el gozo de ser un estigmatizado?    

La vida de Obra, lo que es decir, nuestro camino espiritual, está repleto de las alegrías del amor y de las espinas de la batalla, del combate y de la lucha.

¿Qué batalla?¿Qué combate? ¿Qué lucha?

¿Acaso no sabíamos que hay una batalla? ¿Acaso no sabíamos que hay una lucha?¿Acaso no sabíamos que hay un combate? ¿Acaso no sabíamos que hay dos ejércitos?

En Las Parejas, el día de la Santa Pascua de este 2016,  ha dado las respuestas el Cielo y lo ha expresado Giorgio, con su voz y su tono inconfundibles….

“De los arcángeles solares a los hombres y a las mujeres de buena voluntad llamados por el Cristo redentor”.
“El 555 de la Santísima Madre de Cristo contra el 666 de Arimane hijo de Satanás”.

“Cinco son las cualidades peculiares del bien que se manifiestan en la misión divina de Jesús el Mesías: vida, pasión, muerte, resurrección y segunda venida de Cristo al  mundo, con potencia y gloria (juicio final)”.

“Cinco son los estigmatizados permanentes, personificados por la cruz Crística, que acusan directamente al Anticristo: Pablo de Tarso, Francisco de Asis, Padre Pío de Pietrelcina, Teresa Neumann y el que escribe, quien está relacionado con la revelación universal, transmitida a Eugenio Siragusa, nuestro mensajero del siglo XX de vuestro tiempo”.

“Seis son los valores y las cualidades peculiares nefastas de Satanás: odio, perversión, homicidio y sacrificio de niños, contaminación de la madre tierra, energía atómica y persecución de los hijos de Dios”.

“Seis son las ideologías anticrísticas al servicio de Satanás: imperialismo (occidental y oriental), la santa inquisición con los papas anticrísticos, fascismo-nazismo y comunismo (dictaduras), falsas democracias (actual)”.

Semana Santa. Encuentro entre hermanos.

Fueron  muchas las emociones. Y  muchas más las secuencias en las que esas respuestas del Cielo, calaron hondo.

En algunos casos volatilizaron las dudas. En otros nos llevaron a la más profunda reflexión: sobre el 555 y el 666. La numerología que nos habla de dos senderos. Nos habla de dos opciones. De dos ejércitos.  Una numerología de luz y otra de oscuridad. Dos opciones que acosan al hombre en cada una de las situaciones de la vida misma y de la historia de la humanidad. Dos opciones que acosan al hombre humilde y al hombre de poder, el que generalmente –salvo muy contadas excepciones- opta por la opción Anticrística.

Fueron muchas las emociones y las vibraciones a la hora de la comunión Crística.

No tanto un ritual, de la Santa Pascua. Más bien una verdadera comunión entre hermanos y hermanas.

Hermanas y hermanos, con rostros de intensa  reflexión y meditación en frecuencia de elección de una numerología.

Hermanas y hermanos,  que formaron parte de una larga fila, para poder llegar frente a Él.

Una vez más, aparentemente, porque esta vez, en ésta San Pascua, las novedades del Cielo, fueron muy distintas. Al menos más contundentes.

Y en la intimidad de cada hermano, gozando al recibir el sacramento, de las  manos sangrantes de un siervo del Maestro, no debe haber estado ausente, el combate al 666 y la lucha en su contra, formando parte del  555,  porque esta Santa Pascua  fue un día de  “revelación y de anuncio de los próximos acontecimientos celestes. Ya lo hemos dicho y lo repetimos una vez más: Jesús ya está en la tierra junto a su precursor. El primero aún no es visible a todos pero sabe todo, lee el corazón de todos y es el Consolador, el huésped invisible de cada una de vuestras conversaciones. El segundo está presente y es visible. Él es la voz  de aquel que grita en el desierto. La voz de aquel que anuncia la poderosa y gloriosa venida del primer, el hijo del Dios viviente, Jesús Cristo”.

Semana Santa. Encuentro entre hermanos

Fueron muchas las emociones.

Jóvenes, adultos y niños. Generaciones del ayer y generaciones del hoy.

Casi doscientas almas procedentes del interior del territorio argentino, del Uruguay, del Paraguay, de Chile, y de México.
Casi doscientas revolucionadas emociones formando parte de la dinámica espiritual de una Obra única, de parámetros únicos. Una espiral de luz,  con el sello de una misión, que –muy lejos de ignorarla- está comprometida con una lucha diaria, en  contra de la impunidad y en contra de las injusticias sociales. Una Obra guerrillera pero sin armas. Una Obra militante. Una Obra que hace de su brazo espiritual, un firme brazo defensor de los derechos del hombre y dar combate al crimen organizado. Una Obra fuerte para defender la madre tierra, para defender a los justos, y para denunciar a los corruptos. Una Obra  de cimientos sólidos para conocer las verdades universales, con sus recovecos incluidos. Recovecos de simbologías y de enseñanzas teológicas e iniciáticas. Una Obra que en 27 años ha ido madurando progresivamente, en energía y en ética. Una Obra con 27 años y  a la que hay que sumar 12 años más, desde el momento en el que Giorgio conoció a Eugenio Siragusa, por aquellos días del año 1977. Una Obra en cuyo seno, en ésta Santa Pascua, ha sido informada –una vez más- sobre una batalla en curso. En pleno apogeo.

“La batalla de Armagedón (Apocalipsis 16,16) está en desarrollo y aquel que quiera salvar su alma y por lo tanto huir del 666 tiene que entrar desnudo y puro al ejército del 555. Eso significa que el soldado de Cristo militante del 555 debe renunciar a cualquier futuro de vida, es decir, renunciar incluso a sí mismo y lucha por la causa del 555 con las armas de la filosofía cósmica de las civilizaciones extraterrestres, de la revolución no armada, de la protesta civil con los valores universales de la justicia, de la paz, del amor, de la fraternidad y sobre todo, combatir con la fe en Cristo, hijo de  Dios, a la espera de su venida. El tiempo ha llegado, no habrá ningún futuro para esta generación adúltera y malvada. ¡Los días del Padre y del Hijo están cerca, nada ni nadie podrá evitar un nuevo diluvio Universal. Quien tiene oídos para oír que oiga. ¡Paz!"

Las cartas de la metodología divina han sido puestas sobre la mesa. Dentro de nuestros corazones.

Los ejércitos se han alineado frente a frente.

Entonces, si nuestra razón ha recibido del Cielo una suerte de ultimátum ¿Nuestro corazón, que ha recibido del Cielo?

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139