Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

cecilia2Por María Cecilia Bartholin P.

En Diciembre del año recién pasado fuimos llamados a reunirnos con Giorgio en Argentina y el llamado fue con  poco tiempo de anticipación, ya lo había hecho antes; tal vez para ir probando nuestra disponibilidad. A nosotros nos pilló en una muy mala situación, que por cierto se la hicimos saber a Giorgio a través de Sonia, y su respuesta fue: “es importante que estén presentes, hagan lo posible y si no se puede, entonces lo siguen por Streaming”. Lo conversamos y vimos que era una locura ir, Claudio había comenzado recién en un trabajo nuevo y no había los medios para viajar, teníamos que cambiarnos de casa, etc. 
Entonces como otras veces abrimos la Santa Biblia y el pasaje que se nos mostró fue: I Reyes 17: 8 Y fue a él palabra de Jehová, diciendo: 9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y allí morarás: he aquí yo he mandado allí a una mujer viuda que te sustente. 10 Entonces él se levantó, y se fue a Sarepta. Y como llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí  cogiendo serojas; y él la llamó, y díjole: Ruégote que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y díjole: Ruégote que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 12 Y ella respondió: Vive Jehová Dios tuyo, que no tengo pan cocido; que solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una botija: y ahora cogía dos serojas, para entrarme y aderezarlo para mí y para mi hijo, y que lo comamos y nos muramos. 13 Y Elías le dijo: No hayas temor; ve, haz como has dicho: empero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 14 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La tinaja de la harina no escaseará, ni se disminuirá la botija de aceite, hasta aquel día que Jehová dará lluvia sobre la faz de la tierra.  

Ella reconoce al profeta, que es un enviado de Dios y este le pide que le dé de comer y ella habiendo reconocido al enviado del cielo, le da la única comida que le queda y no piensa en que se va a quedar sin nada, solo piensa en atenderlo. Luego de ello nunca más le falta a ella nada en su casa ni para su hijo. Y lo comprendimos, para mí fue claro, debíamos poner en orden nuestras prioridades y en base a ellas tomar una decisión. Por lo que no le contamos a nadie en ese momento y decidimos viajar, que pasaría después lo dejamos en manos del cielo. Sé que para muchos tal vez fue una verdadera locura lo que hicimos, pero fue lo que sentimos y hoy sabemos que era lo que debíamos hacer, recordando el primer mandamiento: Amarás al Señor tú Dios por sobre todas las cosas.

Fue un viaje maravilloso, lleno de enseñanzas, amor y fraternidad.

Al volver nos prometimos acudir a cada llamado pues es lo que nos habían mostrado en ese viaje. Ese mes de diciembre no sabemos cómo (en realidad si, el cielo jamás nos abandona si hacemos su voluntad), a pesar del gasto realizado, nada nos faltó. 

Ya en febrero comenzamos a coordinarnos con nuestros hermanos para el viaje de Marzo para semana santa y por fin compramos los pasajes, felices todo listo para partir; sin embargo una semana antes yo no podía viajar, pues la persona que me cuidaría a mi nieto no podía y no tenía con quien dejarlo. Me abrumaron sentimientos de rabia, impotencia y finalmente desesperación, no veía ninguna salida, fue entonces que Claudio me dijo: Tú tienes muy buena conexión, relájate y pide y entrégaselo al cielo. Estaba tan sumida en mi desesperación por no viajar que no me había detenido a orar o meditar; finalmente me detuve y recordé lo que nos había pasado en diciembre y ore pidiendo al cielo, y entonces sentí en mi corazón otra vez esa paz inmensa que nos da nuestro Señor Jesús Cristo, cuando estamos en comunión con él y todo se aclaró; Yo voy, me dije no importa lo que tenga que hacer, yo voy.  Fue recién entonces el día Martes 22 después de las 20:00 hrs., que se abrieron los caminos y pude encontrar quien viera a mi nieto.

Más allá de lo anecdótico me quedó claro una cosa, mientras entremos en desesperación o rabia o cualquier otro sentimiento que no sea la paz interior que nos brinda esa comunión con nuestro Señor, no somos capaces de ver nada claro y por más que el cielo nos ponga delante de nosotros los caminos que nos llevan a él, si no tomamos nosotros la determinación y le decimos SI, él no puede ayudarnos, tal como lo escuchamos de boca de Giorgio; es una decisión individual no grupal, es entre nuestro Maestro Jesús Cristo y nosotros, sin intermediarios, cada uno de nosotros debe decidir si lo sigue o no, nadie lo puede hacer por nosotros.

Este fue además un viaje muy especial para mí, pues fue la primera vez que vi a nuestro amado Giorgio sangrar, no puedo describir con palabras lo que sentí, fueron demasiadas emociones, cuando entré en la habitación el aroma, logré ver a Sonia a Sonia Tabita, a Erika y no vi a nadie más, me sentí tan pequeña y sentí tanta vergüenza, pues todo ese dolor que él, nuestro amado Maestro Jesús Cristo siente cada día es por nuestra desobediencia  y también ese dolor lo siente nuestro amado Giorgio, es por nuestra culpa, que caí de rodillas y desde el fondo de mi corazón le pedí perdón por ese dolor que yo le causo.

Aun hoy sigo escuchando los audios y siempre se me revela algo nuevo, sigo aprendiendo y pido al cielo ser fuerte y poder fortalecer mi fe, para seguir hasta el final, pues mi único camino es seguirlo a él, sólo nuestro amado Maestro es EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA, NADIE LLEGA AL PADRE SINO POR ÉL.

Seguiré trabajando y aportando a esta obra maravillosa con mi pequeñito grano de arena y pidiendo ayuda al cielo para seguir fiel a nuestro amado Maestro Jesús Cristo, pues tengo la certeza en el fondo de mi corazón  que él  es el único camino para mí.

Gracias a cada uno por todo el cariño que me entregaron y que atesoro en el fondo de mi corazón, gracias a Sonia por estar siempre y ser incansable y mil gracias a nuestro Amado Giorgio por su entrega a esta nuestra obra (y me atrevo a decir nuestra porque me siento parte de ella y de cada uno de ustedes) maravillosa que nos ha despertado y traído hasta aquí.

Pido al cielo por cada uno de ustedes a diario, Dios los bendiga y nos de fortaleza para resistir hasta el final junto a nuestro Cáliz de la comunión Crística.

Su hermana en Cristo

María Cecilia Bartholin P.

Arca de Chile

7 de Abril 2016

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139