Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
monicaPor Monica Capodici
Hoy es 17 de Marzo, hace dos días que me encuentro en Rosario, Argentina, ya tenía organizado este viaje desde hace 6 meses, parecía que este día no llegaría nunca, en cambio aquí estoy.
Esta experiencia será muy importante para mí, para crecer espiritualmente, para conocer instrumentos nuevos para servir a la Obra de manera cada vez más fuerte.
Buenos Aires me deja sin palabras, es enorme y espectacular, mis ojos nunca han visto algo igual. Al llegar a Rosario los hermanos me reciben muy afectuosamente, para mi es un honor estar aquí, con todos ellos. Hay muchos chicos y están abocados a la Obra, de forma organizada y cuidadosa logran hacer un montón de cosas, en estos días están haciendo huevos de pascua con sus propias manos, realizan sorteos, administran un pequeño negocio en el que venden artículos de limpieza y otras cosas, ellos mismos lo pusieron en condiciones, se alternan haciendo turnos para atenderlo, hacen programas de radio para hablar de la verdad, en fin, son verdaderos instrumentos de Dios.
En un momento siento un abrazo fuerte, el calor de la Virgen Santa, el abrazo era el de Inés, la responsable del arca de Rosario, una Mamá para todos estos chicos, que la escuchan con mucha atención, cuando ella habla, me gusta mucho ver cuán buena e inteligente es al enseñarles el amor y la paciencia a estas personas.
Después de pocas horas llega al arca Luz de María, una vidente que aquí es muy conocida, es una mujer muy dulce, habla de la Virgen y de Cristo de manera humana, me describe a la Virgen como una mujer simple, llena de amor y que sufre mucho por todo lo que está ocurriendo en todo el mundo, le pregunté si alguna vez había visto sonreír a la Virgen y a Cristo, ella me respondió: “si, sonríen cuando en nuestros ojos leen la sencillez y cuando hago preguntas como si fuera una niña”. La abrazo fuerte y le agradezco por hacerme partícipe de estas verdades, para mi es importante encontrar en las imágenes Santas, la sencillez.
Las horas pasan, luego de un largo descanso regreso al arca... se habla, se habla mucho, todo se comenta, escucho con mucha atención, su forma de organizarse, los momentos espirituales y de organización, se alternan momentos de carcajadas, donde los chicos improvisan canciones e interpretaciones cómicas, y en uno de estos momentos le digo a Inés: “Inés, precisamente en estos momentos se siente la presencia de Dios, que está aquí, presente entre vosotros y sonríe con vosotros”, ella me sonríe y asiente.
El sábado 16 de Marzo, alrededor de las 17:00 hs, Luz de María realiza una conferencia en un teatro, me emociona ver que está lleno, pero sobre todo me llama la atención la presencia de muchos jóvenes, que sollozan cuando después de más de dos horas de que Luz hable de todo: del nuevo Papa y por lo tanto del Vaticano, de todo lo que ocurre en el mundo, de los mensajes del Santa Madre, nos recomienda amarnos y estar todos unidos siempre, sobre todo en este momento difícil para la Tierra, me parece escuchar a mi Querido Maestro Giorgio Bongiovanni, que no hace más que repetir las mismas palabras.
El amor, esto es lo más importante, con el amor se supera y se vence todo. Después de más de dos horas Luz de María, se levanta velozmente de la silla y se arrodilla, la Santa Madre se le aparece ante sus ojos, le revela un mensaje de amor para todos, mi corazón late muy fuerte, estar presente en una aparición, después de haber visto también la sangración de Giorgio, para mi es un motivo de infinito amor hacia todo lo que es amor por la obra y por Cristo.
Los días pasan y cada vez más entiendo cómo el hombre ha destruido la vida del hombre mismo. Hoy fui con María Eugenia al centro de la ciudad a buscar algunas cosas, y caminando por ahí, entre la gente, veo lo triste que es todo, ver la pobreza, notar decenas de niños con indumentaria vieja, sin zapatos, jovencitas de alrededor de 15, 16 años con niños de pocos días en brazos, luego me explican que aquí las personas de bajo nivel social no están preparadas mentalmente para entender que mantener a los niños con esta pobreza es algo impensable, las calles están destruidas, en la calle se vende pan, en condiciones de higiene inimaginables. En todos lados se habla del nuevo Papa, en la televisión, en la radio, en la calle... me pongo triste porque dentro mío siento que ha comenzado el fin.
Hoy es domingo 24 de Marzo, Andrés, Patricio, Emilia, Matías y yo participamos de la manifestación por el treintaisieteavo aniversario del golpe militar, que diera el paso a la instauración de la dictadura militar en la cual desaparecieron y fueron asesinadas 30.000 personas “los desaparecidos”; había muchísima gente, algunos lloraban, había personas con la foto de sus familiares estampadas en sus remeras, una manifestación pacífica pero emocionante. Estuvimos en el museo de la memoria, por lugares como este pasaron más de 30.000 personas que eran torturadas y luego trasladadas para ser asesinadas posteriormente.
Después de días de espera y mucha preparación, hoy 27 de Marzo, partimos a las 03:30 hs de la mañana, desde Rosario, Matías, Inés, Beatriz, Daniel, Martín y yo para ir al aeropuerto de Buenos Aires. Llegaron Giorgio, Sonia y Sonietta, muy emocionada, como si fuera la primera vez que los viera.
Verlo con el rostro cansado por el viaje, exhausto, me hace ver a Giorgio con ojos de gran ternura. Sigo diciéndome, sólo a un hombre de un amor infinito como el suyo, Dios le puede dar tanta fuerza como para lograr hacer todo esto, como para respetar todos los compromisos tomados con sus hermanos, cosas que humanamente serían imposibles.
Somos muchos los que emprendemos viaje hacia la reunión de arcas de toda Sudamérica: Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, México y otras, nos encontramos en Zárate, en un lugar hermoso, con un precioso jardín lleno de césped inglés, con una piscina azul como el cielo que hoy nos acompaña, con una temperatura de alrededor de 23 grados. La conferencia fue completamente organizada por Paola y Agustín... excepcional, dice Giorgio, han pensado absolutamente en todo para el evento que se realiza una vez al año.
La participación de Giorgio siempre es muy esperada, me pregunto ¿cómo hacen estos hermanos para tener la paciencia de verlo solo una vez al año, porqué las distancias siguen siendo algo tan difícil de afrontar? Cuando estoy en Palermo, donde está el arca a la que pertenezco, y no veo a Giorgio por más de 3 o 4 semanas, a causa de su gran cantidad de compromisos, me siento sola interiormente.
Como en todas las conferencias hay muchas preguntas, los hermanos se emocionan mucho, hablan de sacrificios, de las dificultades que cada uno de ellos afronta cada día “como ovejas entre los lobos”... pero me doy cuenta de que para todas las arcas es así, es difícil... pero en sus ojos, en nuestros ojos se ve el amor por Cristo y por lo tanto la fuerza de seguir adelante sin miedo, se vuelve fuerte y sin distancias.
El corazón, el amor, la fe, el valor que Giorgio nos ha enseñado, uno a uno, nos protege de todo intento por parte del mal, de debilitarnos. Dice Giorgio: “hoy os enseñaré otro mandamiento NO RENUNCIES… ESTÁ PROHIBIDO RENUNCIAR, OS TOCARÁ LA SEGUNDA MUERTE… Y, SI FUERA EL CASO, LE ESCRIBIRÍA AL CIELO, PIDIÉNDOLE SI SE PUEDE IR INCLUSO A LA TERCERA”... naturalmente todos sonríen, pero hay algo fuerte, auténtico en lo que Giorgio nos quiere decir... todo se está acercando, nos corresponde a nosotros... la elección es la vida, por lo tanto quiere que todos estemos con él... Continúa diciendo: “Hoy, como siempre, vuestras palabras me tocan interiormente y me permiten comprender cómo son vuestras almas, quiénes sois en realidad”. El maestro habla durante horas, sin cansarse jamás, pronuncia una frase de Jesús: “Donde dos o más estén reunidos en mi Nombre, allí estaré Yo”.
Giorgio, Mi Querido Maestro, gracias por todo, siempre, que la fuerza y el amor de Dios te acompañen siempre, en cada rincón del mundo donde tú vayas, porque es así que Dios puede tocar nuestras almas con su Santa mano, gracias a ti y a tu infinita fuerza.
Somos muchos los que nos encontramos frente a la central nuclear de Atucha, Lima (Argentina) muchas asociaciones se han reunido para esta marcha, por primera vez en Argentina, a la entrada de una central. Se me hiela la sangre al escuchar a algunos de los obreros, que acaban de terminar su turno de trabajo, y al vernos manifestar, gritan en nuestra contra: “vayan a trabajar, váyanse... váyanse”... Me pregunto ¿cómo hacen estas personas para trabajar en estos lugares sabiendo que los riesgos son altísimos? Es algo que ya sabe todo el mundo. ¿No tienen miedo? ¿Quién sabe cómo sería el mundo si toda esta gente, que tal vez no está completamente al tanto de la verdad, dejara de ir a trabajar, si masivamente dejaran de presentarse en estas fábricas de la muerte, dejando solos a estos poderosos-asesinos hombres? ¿Quién sabe?... Probablemente estos trabajadores comprenderán lamentablemente cuando alguno de sus hijos, o algún familiar en general, se enferme sin posibilidades de cura de un tumor, o nazca con una malformación grave. Dios mío... ilumina sus mentes, sólo tú puedes, haz que entiendan lo grave que es todo esto, que basta con decir no, incluso frente a mucho dinero. Dios siempre recompensa.
Llega el 6 de Abril, somos muchos, y de todas partes de Sudamérica, los que nos hemos desplazado para participar de la conferencia que hoy nuestro querido Giorgio realizará en el hotel Bauen, en la ciudad de Buenos Aires. Muchas veces me habían dicho que en Sudamérica habría sido diferente ver a Giorgio entre la gente y tenían razón, es increíble cuanta gente vino para escuchar su voz, ver su cara y sobre todo ver la señal de Cristo… los estigmas, Giorgio se quita los guantes, reza con todos nosotros. Nos ama, nos ama mucho, se lee en sus ojos, está cansado pero feliz. Dios estuvo presente con todos nosotros, estuvo allí, estoy segura de ello, porque se respiraba un aire de amor y hermandad, Dios... Dios mío, sería hermoso si tan solo se acortaran las distancias, creo que la obra, estando todos más cerca sería más fuerte, porque hablamos el mismo idioma. Nos entendemos con la mirada, nuestros ojos sonríen cuando alguien le hace preguntas a Giorgio y escuchamos que las respuestas para nosotros que hace tiempo que lo seguimos son fáciles de entender, pero se vuelven incomprensibles para quienes no quieren sentir o entender. Casi al final siento un caluroso abrazo, como si de atrás alguien me estuviera abrazando, es muy importante para mi sentir esto, para mi y para mi espíritu. La luz que desciende en los ojos de la gente y en los ojos de Giorgio es evidente, si todos escucháramos con el corazón, no tendría lugar el día del juicio, nada de nada, solo gente que se ayuda, que se ama, incondicionalmente...
Hoy es 14 de marzo, acabo de llegar al aeropuerto “Falcone e Borsellino” de Palermo, son las 23:30 hs, miro por la ventanilla del coche, los pensamientos se agolpan en mi mente. La emoción que tengo, después de haber sentido, visto y tocado una experiencia que para mi ha sido muy fuerte, es infinita, siento un fuego dentro mío. Dios está en todas partes, pero sobre todo dentro de nosotros, mi querido Maestro Giorgio no hace otra cosa que repetirlo… “no tenemos que buscarlo afuera, porque él está adentro”. El viaje ha sido pesado, desde Rosario hasta Palazzo Adriano (mi ciudad natal) tardé más de 30 horas, cansador, extenuante, pero... he traído conmigo todo el amor de esta arca que trabaja siempre e ininterrumpidamente para la obra, y sobre todo he dejado la mitad de mi corazón allí, donde todos trataron de hacer que estuviera bien, de la mejor manera, no puedo hacer más que agradecerles por todo, con todo mi ser. Cada gesto, cada mirada, me hace entender claramente entre los hermanos y entre las arcas no hay distancias. Nos une la fuerza y el deseo de ver, y de algún día ser testigos de un mundo que no ya no existirá… porque Dios nos ha dado la nueva era.   

Monica Capodici 
16 de Abril de 2013 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139