Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

intervistaAmor y Paz inspiran sus palabras y sus gestos. Amor infinito por los parvulitos de la vida. Amor infinito por los jóvenes retoños de esta humanidad. Amor infinito por los hijos de Cristo, hombres y mujeres de buena voluntad.
“Inat it nis othen” Paz por encima de todas las fronteras.
Sed de Justicia transmite su verbo estridente. Justicia por los niños que cada 5 segundos mueren de hambre en nuestro trágico mundo. Justicia por los millones de criaturas inocentes violadas y asesinadas cada año a causa de las guerras, de las enfermedades, de las perversiones, de la venta de órganos. Justicia por los mártires asesinados por defender la Verdad y por los Justos que al continuar con su legado arriesgan su vida todos los días. Justicia por la Tierra, Madre Creadora de nuestro habitat, que nos ha recibido en su seno materno y que hoy agoniza a causa de la locura humana.
Un hombre señalado por Cristo habla al corazón de los hombres describiendo la infinita belleza del Cosmos y de sus maravillosos habitantes, los Ángeles de los que se habla en los Textos Sagrados que no son otra cosa que seres que vienen de otros mundos, hombres y mujeres redimidos que han alcanzado, gracias a sus obras en sintonía con la Ley Universal, la angelicidad. Habla al corazón de los hombres para transmitirles el mensaje que el Avatar Supremo del Amor, Jesús Cristo, dio al hombre al dar Su vida para marcar ese camino que llevará hacia un nuevo reino de Justicia, de Paz y de Amor. Un reino que solo será conquistado después de haber superado las pruebas de fidelidad, valor, fe, amor, humildad, a través de la unión con sus hermanos y de la cotidiana puesta en práctica de obras en defensa del Camino, de la Verdad y de la Vida. Dichas pruebas nos llegan a causa de nuestros límites y de nuestras debilidades espirituales que le abren la puerta al tentador que trata de apagar la llama de nuestra fe atacándonos en la voluntad y por lo tanto en el entusiasmo de nuestros corazones. Solo los niños y los fieles a Cristo en las obras tendrán la infinita alegría de ver surgir finalmente el amanecer de un Nuevo Día.
Un hombre enamorado de Cristo y de Sus Ángeles habla al corazón de los hombres.


Leed la transcripción de la entrevista, realizada por un periodista en la sala de conferencias del Hotel Cosmopolitan de la ciudad de Civitanova Marche, al estigmatizado Giorgio Bongiovanni.

Sonia Alea
16 Febrero 2016

ENTREVISTA A GIORGIO BONGIOVANNI REALIZADA EN EL HOTEL COSMOPOLITAN
27 de Diciembre de 2015
cosmopolitan2

Periodista: Giorgio, la tuya es una historia extraordinaria, tienes un pasado extraordinario y un presente extraordinario. Lo primero que se me ocurre preguntarte es lo siguiente: Se te han abierto muchas puertas, en una forma muy increíble ¿cómo ha podido ocurrir? ¿Qué es lo que te ha permitido recibir tantos mensajes?

Giorgio Bongiovanni: Desde que era niño, desde que tenía siete años y aún dormía en el medio de la cama, entre mi madre y mi padre, comencé a tener experiencias espirituales. Claramente no las comprendía porque era un niño y mi mamá, como católica, cristiana, practicante me decía: “Quedate tranquilo, estás viendo a los ángeles”. Yo veía seres. En especial veía uno que era hermoso, rubio, alto. Me hablaba de Dios y de la existencia de otros planetas. Luego, a la edad de 13 o 14 años (era la década del '70), conocí a Eugenio Siragusa, un catanés, un gran pionero del contactismo a nivel mundial que era considerado uno de los contactados más importantes de todo el mundo, junto a George Adamski, Howard Menger y otros. Con él comencé una escuela iniciática, espiritual, metafísica y ufológica. Por parte de mis padres había recibido una educación católica-cristiana pero mi verdadera educación cultural y espiritual fue la que me enseñó Eugenio Siragusa. Luego de muchos años de estudios muy profundos, serios y severos, que me condujeron hasta lo que se convertiría posteriormente en mi misión, llegué a comprender la unión de dos realidades que parecen ser opuestas pero que en realidad no lo son. Es por ello que para mi oír hablar de OVNIs, de extraterrestres, de ángeles, siempre fue algo normal.
Hace ya casi 40 años que la ufología espiritual es parte de mi vida, pero sobre todo lo es el mensaje mistico espiritual del cual esta revelación es portadora. Al final la relación entre Cristo y los extraterrestres es muy simple porque hablamos de los mismos personajes mencionados en los Textos Sagrados como “Ángeles”, aquellos que no eran otra cosa que seres que venían de otros mundos. No tenemos que maravillarnos y al decir esto no quiero revolucionar la religión, porque soy creyente, creo en los ángeles y en los arcángeles. Incluso la NASA afirmó oficialmente que hay millones de planetas habitados en el Universo, por lo tanto es posible, para mi es una certeza, que algunas de estas civilizaciones, que tal vez han nacido hace miles de millones de años, hayan alcanzado una evolución tecnológica extraordinaria. La pregunta es: “¿Qué tiene que ver esto con Jesús Cristo?” Tiene que ver por un hecho casi banal: “Si Cristo se encarnó en la Tierra para hablarnos a los hombres ¿por qué no habría podido hacer lo mismo en otros planetas?” Si es el Hijo de Dios, como nosotros creemos, si es el Rey del Universo, como nosotros creemos, es absolutamente lógico que se haya encarnado en otras civilizaciones y quizás en ellas lo hayan recibido, lo hayan reconocido, contrariamente a lo que hicimos nosotros. Tal vez no haya habido necesidad de arrestos, de torturas, de crucifixiones y por lo tanto éstas evolucionaron rápidamente. No tendríamos que sorprendernos si hoy, en el año 2015, en la era de los vuelos espaciales, llegara a aterrizar una astronave proveniente de otro mundo y, además de brindarnos muchos conocimientos científicos, nos dijera: “Nosotros conocemos a Dios y conocemos a Jesús Cristo, al igual que lo habéis conocido vosotros”. Creo en ello no solo porque he estudiado el tema sino porque los he visto. He visto a estos seres y he visto sus astronaves.

Periodista: No eres el único contactado. No eres la única persona que tiene estos contactos. Pero ¿el mensaje es uniforme, o según tu opinión hay diferencias entre lo que recibes y lo que dicen los demás?

Giorgio Bongiovanni: En los contactados, en los verdaderos, el mensaje es uniforme en la descripción de estos seres: son seres pacíficos, más evolucionados que nosotros, quizás millones de años mucho más evolucionados que nosotros, tienen una tecnologia fantástica, son inmortales, es decir, ellos ya no necesitan morir como nosotros porque logran controlar sus cuerpos a través de la energía psíquica solar. Pero lo que tenemos en común con ellos es el alma, por ello nos llaman “hermanos”. La Ley Universal que ellos respetan es la del amor y la de la hermandad, conocen perfectamente la ley de causa y efecto y nos visitan para ayudarnos. El hecho de que otros contactados no hablen de religión no significa que seamos diferentes porque todos hablamos de la presencia pacífica de estos seres que vienen a la Tierra, por amor. A los contactados que describen a estos seres como “científicos extraterrestres cínicos, indiferentes, sin sentimientos, grises, naranjas, verdes, reptiles, insectoides, que nos quieren agredir” no los considero contactados, sino personas falsas y mentirosas, o hasta incluso, al servicio de los poderosos que quieren negar la verdad.

Periodista: Por lo tanto ¿podemos decir que en el caso de todos aquellos que nos plantean un contacto extraterrestre basado en el miedo en realidad se trata de un falso contacto?

Giorgio Bongiovanni: En el mejor de los casos estas personas son manipuladas, sin que lo sepan, por fuerzas oscuras que desean presentar esta verdad bajo un punto de vista negativo. En el peor de los casos son agentes de inteligencia que tienen la tarea de desacreditar el fenómeno ya que hoy en día ya no se lo puede seguir negando. Por dicha razón la metodología de los poderosos es la de intentar ridiculizarlo y desprestigiarlo infundiendo miedo.

Periodista: ¿Cómo ocurre este contacto?

Giorgio Bongiovanni: El contacto ocurre en varias formas, la forma más directa para los extraterrestres es la de materializarse. Es como que yo te veo a ti y nos damos la mano, es un contacto directo y esto lo hacen muy pocas veces, en lugares aislados, lejos de la multitud. Podemos no estar de acuerdo pero éste es su pensamiento y su metodología. Ellos me han dicho: “No queremos contactar en forma masiva a los hombres, por ahora, porque la humanidad no está preparada, por lo tanto elegimos sujetos que pueden ser teólogos, profesores, campesinos, lo que a nosotros nos interesa es que tengan una fuerza positiva en el plexo solar” (ellos la llaman así). Puede ser una persona culta, rica, pobre, a ellos no les importa, lo que si les importa es que el plexo solar del contactado esté disponible. Disponible, eventualmente, para contar la experiencia, para presentarlos, diciendo la verdad, es decir: que son seres positivos, son nuestros hermanos y no especular con ella. En el momento que encuentran a estos sujetos los contactan. No existen miles de contactados porque no hay tantas personas disponibles. Te pueden contactar incluso telepáticamente, o a través de los sueños, pero si te quieren confiar una misión tienen que entablar un contacto directo. A mi se me presentaron físicamente, decenas de veces, luego el contacto puede volverse telepático, emocional, pero los primeros contactos tienen que ser físicos, tienes que saber con quién estás tratando, una vez que lo sabes ellos te piden tu absoluta disponibilidad: “-¿Quieres trabajar para nosotros? A cambio te damos la eternidad, tu alma ya está salvada, la felicidad eterna”. No es poco, no tiene precio. “-¿Qué queréis a cambio de mi parte?” pregunta el contactado. “-Que dejes todo: a tu mujer, a tus hijos, a tus hermanos, a tus hermanas, todo lo que tienes y que te pongas a nuestra disposición”. En fin, yo por la eternidad daría cualquier cosa ¿no? Pero lamentablemente esta disponibilidad no la encuentran, casi en nadie. Yo dije que si y tuve la suerte de que mi familia me siguiera. Y ellos me dijeron: “-Nosotros nos hemos mostrado ante tu familia y este es el regalo que te hemos querido hacer por tu total disponibilidad y porque tu ves al Señor, por lo tanto para nosotros eres un ser elegido por Dios y nosotros te respetamos mucho”.

Periodista: Una de las cosas que dicen otros contactistas es que “la muerte no existe” sino que es un pasaje dimensional, es decir, despojarse del dinero, de la familia, para pasar a la vida eterna. ¿Estás de acuerdo con esto?

Giorgio Bongiovanni: En realidad nosotros ahora estamos muertos, porque somos mortales, no porque nuestro espíritu muere sino porque nuestro espíritu es prisionero de la materia, digamos que está en la cárcel, bajo el sistema del “41 bis” (régimen de mano dura). Cuando ellos nos prometen la eternidad, nos prometen el conocimiento del Universo y por lo tanto la libertad. “Conoceréis la verdad y seréis libres” dijo Jesús. Cuando un hombre conoce toda la verdad toma conciencia de su eternidad. La muerte física es un paso traumático precisamente por nuestra inconsciencia, aunque si luego vamos al más allá y nos damos cuenta de que estamos vivos. Por lo tanto ellos quieren regalarnos esta conciencia, la conciencia de que ya no moriremos. En ese punto habremos vencido a la muerte. Como ellos tienen una ciencia capaz de regenerar las células podremos vivir hasta que queramos con el mismo cuerpo, cuando ya no nos guste podremos cambiarlo, al igual que cambiamos de coche, ni más ni menos. Ésta es la inmortalidad. Mientras que ahora, por más que creemos en el espíritu, de todos modos tenemos que creer por fe, no tenemos la certeza. Tengo muchos amigos que están convencidos de que después de la muerte no hay nada.

Periodista: Tu has recibido los estigmas. Eres un estigmatizado, esto es algo extraordinario. ¿Qué valor tiene todo esto para tí? ¿Por qué ocurrió?

Giorgio Bongiovanni: Para mi esta experiencia tiene un valor Crístico. Los signos están siempre presentes en mi cuerpo, pero también vivo las sangraciones que han sido filmadas por las cámaras de video de todo el mundo, algunas veces hasta incluso en presencia de médicos y te aseguro que eso siempre me ha puesto algo incómodo porque se trata de mi intimidad pero antes te había dicho que cuando entras en contacto con estas dimensiones tienes que estar dispuesto a dar todo. Es decir que si ellos te piden que te desnudes tienes que hacerlo. Para mi éstos son los signos de Cristo, con toda certeza. Incluso si para otros no lo son. Son signos que Cristo ha impreso en mi cuerpo porque quiere usarlo junto a mi espíritu como instrumentos para dar Su mensaje, en fin, soy una voz Suya. Yo no soy el Cristo, en lo absoluto, sino que soy un instrumento Suyo, cuando Él decide que tengo que sangrar, que tengo que escribir un mensaje, lo escribo y lo divulgo. El signo más importante de mi vida es que fue la Virgen, en Fátima, la que dio inicio a este fenómeno el 2 de Septiembre de 1989. De hecho soy una persona, un mensajero que tiene que difundir el mensaje de la Virgen de Fátima, que habla de los extraterrestres, de la Segunda Venida de Cristo y de la gran apostasía de la iglesia católica.

Periodista: Esto es algo muy interesante, de hecho cuando hablo con las personas de la calle, con la gente común, que no le presta atención a estos fenómenos y que no tienen conciencia de estos acontecimientos, lo más difícil de explicar es el paralelismo entre la espiritualidad y la ufología. Y se asombran cuando le explicas que detrás de todo esto hay un mensaje. Por lo tanto ¿cuál es este mensaje?

Giorgio Bongiovanni: El mensaje es el siguiente, es muy simple, casi infantil, pero al mismo tiempo grandioso: “No estais solos en el Universo. Nunca habéis estado solos. Nosotros existimos desde hace millones de años. Somos hermanos porque el espíritu que tenemos es el mismo que el vuestro y nos ha sido dado por una entidad a la que vosotros llamáis 'Espíritu Santo' y a la que nosotros llamamos 'Inteligencia Omnicreante', o 'Inteligencia Cósmica'. Nosotros venimos en paz. Tenemos una tecnología millones de años superior a la vuestra que nos ha dado la posibilidad de superar todas las enfermedades existentes en el Universo, nos ha permitido viajar por el Cosmos y construir en nuestros mundos una sociedad basada en el bienestar de todos. Nosotros no vivimos con lo necesario, nosotros vivimos con la riqueza absoluta que está al alcance de todos los ciudadanos de nuestros mundos. Viajamos por el Universo, nos amamos unos a otros y hemos conocido al mismo personaje que habéis conocido vosotros, lamentablemente vosotros lo habéis crucificado y en cambio nosotros lo hemos recibido con mucho amor. Nosotros estamos aquí para invitaros a amaros entre vosotros, a respetaros, a que améis la naturaleza porque la estáis contaminando, a que miréis en vuestro interior porque sois nuestros hermanos y por lo tanto vosotros también sois eternos, a que observéis el Universo que es el verdadero Paraíso y a que deis este salto gracias al cual desde los muros de vuestra ciudadela os proyectará hacia la magnificencia del Universo. Si hacéis todo esto os ayudaremos, os daremos la tecnología, os daremos nuestros conocimientos científico-técnico-espirituales para poder salir de la oscuridad que os oprime. Si no nos escucháis tendréis que recorrer un camino de gran sufrimiento y correréis el riesgo de autodestruiros. Nosotros tenemos listo un programa de salvación para algunas personas de vuestro mundo a las que consideramos dignas e idoneas para poder construir una civilización basada en la solidaridad y sin un sistema económico-monetario. Nosotros elegiremos en vuestro mundo a personas que de por si estén a la antítesis total de la relación economía-moneda y dinero. Por más que sepan que tienen que utilizar el dinero para sobrevivir, tienen que considerarlo como el mal absoluto de vuestro Planeta.
Hemos catalogado a todas estas personas y las elegiremos para salvar a vuestro Planeta de una destrucción total, junto a todos los niños, que en ese momento serán necesarios para repoblar la Tierra”. Todos los niños, sin distinguir hijos de quién son, pueden ser hijos de Totò Riina, del Papa, de los misioneros, a ellos no le interesan nuestras ideas, a ellos lo que les importa es lo que nosotros ponemos en práctica. Ellos respetan también a los creyentes, a los cristianos, a los católicos, a los hombres y a las mujeres de cualquier religión.
Son muy objetivos en este aspecto, miran los hechos. Para ellos los hechos que ponemos en práctica son la personificación de nuestras ideas. Si yo creo en Cristo y pongo en práctica el mensaje cristiano para ellos soy un ser especial. Pero si creo en Cristo y no pongo en práctica las obras para ellos soy una persona que está engañando a la vida. Ellos son muy implacables en este sentido, no se dejan condicionar por los sentimientos de parentela (mi hermana, mi hermano, mi mujer, mi novia), ellos miran los hechos. Si has puesto en práctica los valores universales ellos te eligen y te salvan pero si tu novia, que está a tu lado, no los ha puesto en práctica ellos la dejan, ella se arrancará el cabello, golpeará la cabeza en contra del muro porque te verá subir a la astronave y no te podrá seguir, pero ellos no se conmoverán. Esta es su lógica, nosotros podemos comprenderla o no. Este es su proyecto de salvación. Pero ellos no rozan ni siquiera el aire que respiramos (con una astronave suya) si no cuentan con una disposición bien precisa impartida por aquella a la que ellos llaman “Inteligencia Cósmica”, es decir, por parte de Dios. Están listos para intervenir en nuestra civilización si Cristo, o Dios, o las divinidades que Los representan les llegaran a dar la orden. Si no llegaran a recibir la orden suprema se verán obligados a observar, hasta incluso llorando, nuestra completa autodestrucción.

Periodista: A menudo escucho hablar de profecías pero por lo general éstas no se han cumplido. Quería preguntarte si existe alguna profecía relacionada, por así decirlo, con el destino del Planeta, porque nos has hablado de repoblación.

Giorgio Bongiovanni: Creo que no es casualidad que te encuentres aquí hoy, tal vez seas el vehículo, el instrumento para hacer que comience a transmitirse este discurso. Hay varias profecías: la profecía de Fátima, la profecía del Capítulo 24 de Mateo en la que Jesús promete regresar a la Tierra, la profecía del Nuevo Reino, de la Nueva Era, del contacto. Son profecías precisas pero te puedo garantizar que hay una sola que es segura, matemática y que no podrá escapar al destino y es que nuestro Planeta seguirá su vida y evolucionará pasando a la cuarta dimensión y los hombres que hereden el nuevo mundo finalmente serán libres, vivirán en un mundo de paz y hermandad, como lo que viven los extraterrestres. Ésta es una profecía absoluta, todas las demás son verdaderas y son seguras pero depende de la voluntad del Altísimo. Por lo tanto si habrá una Nueva Era significa que otra profecía segura es la Segunda Venida de Cristo y si se produce la Segunda Venida de Cristo con las legiones celestes se ve que los extraterrestres contactarán a los hombres. No puedo garantizarte todas las demás profecías, se que se habla de la Tercera Guerra Mundial, de catástrofes, se habla del anticristo, de los dos testigos, son todas profecías que pueden llegar a cumplirse o no, y allí ya ni siquiera vale la voluntad del hombre, la única voluntad que vale es la voluntad de Dios. Dios nos dio los diez mandamientos, pero Él está por encima de la Ley. En el quinto mandamiento está escrito “No matarás” pero Dios, si así lo quiere, puede matar y lo hace a través de las catástrofes naturales, Él está por encima de la Ley. Es decir que no sabemos si ocurrirá la Tercera Guerra Mundial, no sabemos el día ni la hora en los que este mundo finalmente pasará a una vida mejor, solo Él lo sabe. Pero lo que es seguro es que el mundo no se acabará, ésta es la única garantía que te puedo dar.

Periodista: ¿Según tu opinión las personas se muestran desinteresadas en cuanto al fenómeno de la ufología?

Giorgio Bongiovanni: Por dos motivos. El primer motivo, que según mi opinión es el más importante, es porque no saben, no se les ha explicado la verdadera naturaleza de los OVNIs, por qué vienen, quiénes son, qué quieren, ya que a los poderosos, como ya hemos dicho, no les interesa que se conozca la verdad. El segundo motivo es porque la humanidad que puede pensar, la humanidad que puede comer, la humanidad que puede leer, que puede estudiar, escribir, que tiene un coche, un teléfono, un televisor, que alcanza el número de 2.000 o 3.000 millones de personas, viven bajo la conjura del silencio y tiene miedo de la “Nueva Filosofía”, como la llamaba Giordano Bruno, porque es materialista. La Nueva Filosofía de la cual son portavoces estos hermanos cósmicos se basa en el principio de que somos todos hermanos, que tenemos que compartir lo que tenemos, que nadie tiene que ser pobre, que no tiene que existir el concepto de propiedad, ni el concepto del comunismo o del socialismo, sino el de la “participación”. Nosotros participamos de la vida común de todos y todos nos volvemos ricos en cuanto a tecnología, amor, belleza y arte. Esta Nueva Filosofía que no queremos aceptar, porque corremos todos los días, en esta alocada carrera por la ambición, por ser mejores que los demás, por tener más dinero que los demás, o simplemente por tener más dinero. Existe un instinto bestial en nuestro interior que nos hace gozar al tener algo que el otro no tiene. Vivimos inmersos en este remolino y no queremos salir de él. Es por ello que cuando uno propone argumentos como el de los OVNIs, o espirituales en general, aparece el rechazo, la sonrisita, porque los valores que hoy nos brindan constantemente son el éxito, la riqueza, el sexo (practicado con perversión, sin amor), la droga, la tiranía. Solo un pequeño porcentaje de esta humanidad “pensante” ha decidido salir de este remolino y buscar esas verdades que han sido ocultadas, pero que quienes quieren pueden descubrirlas, tomar conciencia, seguirlas, y ser libres. El resto de la humanidad no tiene esta posibilidad, le ha sido arrancada la posibilidad de pensar porque no puede comer, no puede trabajar, está enferma, muere de hambre, está en medio de las guerras, qué le podemos preguntar a esa pobre gente sobre los OVNIs, cuando ni siquiera tienen un pedazo de pan para comer? Y por lo tanto están justificados. En el Planeta somos 7.000 millones pero más de la mitad de la humanidad sufre entre las guerras, el hambre y las enfermedades.

Periodista: Una de las cosas que pensé al verte, al ver tus documentales fue: “Escucha lo que dice, observa lo que hace” y tu trayectoria es realmente extraordinaria. Quería hacerte una pregunta: el hecho de ver a los niños que mueren de hambre en el mundo es algo difícil de aceptar y muy a menudo escucho a mis amigos blasfemar en contra de Dios porque no interviene. ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué lo permite?

Giorgio Bongiovanni: Es una pregunta que a menudo le hago a Dios, ya que tengo la suerte de hablar con Él. Le digo: “Pero ¿qué haces? ¿miras para el otro lado? ¡Tienes que intervenir!”. La respuesta es que Él intervendrá, pero en el tiempo y en la forma en que Él decida. Entonces le pregunto: “¿Cuál será el tiempo y la forma? Comprendo que no puedes decirme el día ni la hora, pero dime algo...” y entonces Él me da a entender la respuesta con los signos que ocurren. Su “forma” es a través de la fuerza de la naturaleza que se desencadenará inexorablemente en los lugares que son la causa de esta pobreza, es decir, los nuestros, pero lo hará cuando nosotros, querido amigo, creamos en ello y lo deseemos realmente. Porque nosotros, los que pedimos, a menudo no creemos realmente en lo que decimos creer y no deseamos lo que decimos desear.
Como te decía antes los extraterrestres imitan a Dios, son implacables en constatar si lo que decimos es realmente lo que sentimos. Nosotros nos desgargantamos pidiendo justicia pero luego no dejamos todo: mujer, hijos, bienes materiales, para ir a África, o al lugar que el Cielo nos llame como lo hizo Vittorio Arrigoni que dio la vida por sus hermanos palestinos. Nosotros no hacemos más que pedir y entonces puede ser que Dios esté diciendo: “Pero, si subierais todos a un gran barco, o si partiérais en dos mil barcos para ir a esos lugares en los que los niños mueren de hambre, sin nada, dejando todo y me lo pidiérais desde allí, quizás lanzaría un rayo desde el cielo y haría justicia inmediatamente. Pero ¿cuántos son los que lo hacen? ¿Cuántos son los que abandonan su bienestar material, su trabajo, a su familia, y a sus hijos para ir a pedir justicia por los demás?” Entonces, ante esta respuesta Él me deja perplejo y desconcertado porque soy yo el primero que no lo hago, aunque quizás lo he hecho pero en realidad no he dejado todo. “Y entonces ¿qué tenemos que hacer? ¿Tenemos que hacer eso?” No. No es indispensable ir hasta África pero si tenemos que “comprometernos”, comprometernos en el lugar en el que nos encontramos y tenemos que reclamar justicia para aquellos que no la tienen, justicia para los inmigrantes, justicia para los ancianos, justicia para los niños enfermos que no pueden obtener sus medicamentos, justicia para los niños del Sur, de Palermo, de Nápoles, que viven en la calle como los de África y allí si que el Señor comenzará a mostrar Su justicia en contra de los poderosos. Pero si nosotros, los “pobres”, o la “gente común” no somos coherentes con lo que pedimos el tiempo se prolonga.

Periodista: Bien, yo terminé. De la misma forma que le he pedido a todos los que he entrevistado en la calle, quiero pedirte una cosa: que elijas una emoción y que se la regales a quienes te están mirando y que expliques por qué has elegido precisamente esa.

Giorgio Bongiovanni: ¿Una emoción? “Bien”. Bien porque el primer pensamiento que me vino a la mente fue “Amor”, pero yo todavía no se amar. Cristo sabe amar y querría poder imitar mejor a Cristo en Su amor, en Su sacrificio. Por lo tanto “Bien”, deseo el bien para todos, sinceramente.

Periodista: Muchas gracias. Perfecto.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139