Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Gesù-barca100Reunión con las arcas de América Latina
Enero 2015

Desde las más antiguas raíces de la historia de nuestra humanidad, desde los tiempos de grandes civilizaciones cuya historia ha llegado hasta nosotros en forma de leyendas, desde los tiempos de la gran Atlántida, Mu, Lemuria, para llegar hasta la florida civilización egipcia, griega, romana, desde la noche de los tiempos, desde las tribus indígenas hasta las más grandes instituciones que se han sucedido en nuestra sociedad, religiosas, políticas, militares, a los movimientos laicos, los hombres que tienen ideales comunes sienten el impulso de unirse entre ellos para cumplir objetivos que por si solos no podrían alcanzar nunca. En el bien y en el mal. La evolución nace de la experiencia, de la realización y por lo tanto de la conciencia que sólo a través de compartir con los demás puede ser conquistada. Dios es la inteligencia Omnicreante de la cual nace la idea de la Creación que se expande hasta  el infinito bajo innumerables formas y sustancias a través del perpetuo dinamismo de la vida. El hombre creado a imagen y semejanza de Dio es un pequeño creador al que se le concede un libre albedrío circunscrito a un límite más allá del cual no se le permite pasar. Como un niño que puede empezar a hacer sus pequeñas experiencias bajo la vigilancia de los padres. El hombre por lo tanto es libre de expresar su creatividad y su propio talento dando forma a sus ideas con continuos proyectos. Proyectos que nacen de una idea cuyo artífice se convierte en el creador y ejecutor mediante sus colaboradores. Del mismo modo que el ingeniero diseña el proyecto de una casa y para llevarlo a cabo se rodea de  sus arquitectos, ingenieros y obreros. Siguiendo el mismo principio, para que cualquier proyecto llegue a buen fin es necesario que el equipo que trabaja en él respete estrictamente las normas de quien lo ha ideado. Luego los proyectos pueden ser de distinta naturaleza.    

Proyectos altruistas que contemplan el bienestar de la vida en el planeta y por consiguiente la salvaguardia del ambiente, a la ecuánime distribución de los recursos, al respeto de los sagrados valores de Justicia, Paz y Amor a favor de toda la humanidad.     

O proyectos egoístas que persiguen un beneficio personal depauperando los recursos del planeta, la explotación de las masas populares por intereses de poder y delirios de omnipotencia.     

Pero la libertad que le ha sido concedida al hombre se acaba en el momento mismo en que éste arriesga el destruir el ecosistema en el que vive. Es decir destruir la Creación que no es suya, sino del Padre Creador.    

El director dirige su orquesta para que ejecute su composición. Cada músico tiene un papel específico pero trabaja en perfecta sintonía con cada uno de sus compañeros y en total simbiosis con el director. Los cantantes, los coristas y los instrumentistas seguirán perfectamente las normas del director que sólo de esta forma estará preparado para exhibirse con su obra sinfónica. Pero imaginemos solo por un instante que los músicos pierdan esa confianza y la plena sintonía con el director y empiecen a preguntarse: ¿pero yo no entiendo por qué debo tocar esa nota? ¡Sería mejor esta otra! Pero ¿por qué tiene que tocar aquel con la flauta y yo después con mi violín? ¿Por qué ese que toca el piano tiene que tocar más que yo que toco la trompeta? Esa obra no podría ser exhibida nunca, y si se interpreta sería un total fracaso.    

"Quod est inferius, est sicut quod est superius". “Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba”, escribe Hermes Trismegisto en la Tabla Esmeralda que representa el documento más célebre de los escritos herméticos hallados en Egipto antes de la era cristiana.

Tal como ocurre con los proyectos humanos, el mismo principio rige en las misiones espirituales. El concepto es idéntico. El Cielo y la Tierra están unidos. Quien está en sintonía con la Ley Universal vive en simbiosis con la inteligencia Onnicreante recibiendo inspiraciones, mensajes, iluminación. Las inspiraciones de los proyectos, de carácter planetario, dirigidas al bien de la humanidad, a la lucha por los valores de la Verdad y de la Justicia son inspiradas por esa Inteligencia Cósmica que todo impregna y todo crea, el Espíritu Santo.  

Cuanto más nos alejamos de esa sintonía más sufrimos porque perdemos la conexión con la esencia misma de la vida, es decir con la esencia más profunda de nosotros mismos, con nuestro espíritu. Perdemos el camino, el motivo por el que hemos venido, el motivo por el que nos hemos encarnado. El objetivo al que tenemos que llegar. Y vivimos desorientados.   

Continuando con el ejemplo de antes podemos decir que en el mundo hay muchas orquestas, cada una de ellas dirigida por un director, cada una de las cuales se dispone a tocar el mejor concierto que jamás haya realizado antes, que tendrá lugar frente a la presencia del Comandante de todos los directores, que vendrá y elegirá a los mejores músicos del planeta para insertarlos en la sublime e inmensa Orquesta Cósmica.   

Muchos mensajeros han sido enviados sobre la tierra para ayudar al hombre en su evolución. Algunos de ellos son los fundadores de las religiones más importantes que existen en el mundo y que han sido transformadas puntualmente, lamentablemente, en instituciones temporales.    

Hace dos mil años se encarnó un Genio Cósmico, el más grande de todos los mensajeros y el más grande de todos los maestros que jamás hayan aparecido en la tierra. Dios hecho hombre. Jesús Cristo. Y nos enseñó el camino más rápido para abrir nuestros horizontes hacia mundos infinitos dónde seres como nosotros han alcanzado conocimientos inimaginables. Nos entregó la llave a través del ejemplo de su vida para abrir la cerradura de nuestra pequeña casa y finalmente descubrir  y conocer las maravillas del Cosmos tomando conciencia de que hemos vivido dentro de un gran engaño y realizando que sólo abrazando los valores que rigen la Creación podremos alcanzar la verdadera libertad y la suprema felicidad.    

El valor de la llamada

“Después de que Juan el Bautista le bautizara a orillas del Jordán, Jesús camina por Galilea en búsqueda de los Suyos: -Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres-” (Mc 1,17), les dice a aquellos que serán Sus apóstoles. “Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron” (Mt 4, 18-22).

El Maestro elije a Sus apóstoles, aquellos que le ayudarán en Su misión. Una misión de Redención, de Conciencia para los hombres de buena voluntad, para los hombres y los sencillos. Porque son estos los valores que abren las puertas hacia las sublimes civilizaciones del Universo.

Jesús les busca y les llama, uno a uno, a cada uno por su propio nombre. Su “sí” significará dejar todo, afectos, proyectos, bienes materiales, ese sí significará despojarse de todo para seguirle a Él, el hijo de Dios. “Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: -Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame-” (Mc 8, 34).

“Entonces Pedro comenzó a decirle: -“He aquí, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido-. Y respondiendo Jesús, dijo: -De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o esposa, o hijos o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo, casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos y heredades, en medio de persecuciones; y en el mundo venidero, la vida eterna-” (Mc. 10. 16-30).

La vida de los apóstoles es una continua donación de si mismos imitando al Maestro, una disponibilidad total hacia los hermanos, un anularse a si mismos para enaltecer al propio hermano.

“Pero Jesús, llamándolos, les dijo: -Sabéis que los que son reconocidos como gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que en ellas son grandes tienen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor; y cualquiera de entre vosotros que quiera ser el primero será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre tampoco vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos-“ (Mc 10, 42-45) (Lc 22, 26-27). “Entonces sentándose, llamó a los doce y les dijo: -Si alguno quiere ser el primero será el postrero de todos y el servidor de todos” (Mc 9,35). Superarnos a nosotros mismos, superar la ley de los profetas en una continua exaltación del Amor.

“- Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen y orad por los que os calumnian. Y al que te golpee en la mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. Y a cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no se lo reclames” (Lc 6, 27-30).

“-Oísteis que fue dicho: -Ojo por ojo, y diente por diente-. Pero yo os digo: -No resistáis al mal; antes bien, a cualquiera que te golpee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto-” (Mt 5, 38-48).

“- Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.  No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosante se os dará en vuestro regazo, porque con la misma medida con que midiereis, se os volverá a medir-” (Lc 6, 36-38).

La inmensidad de Cristo te deja sin palabras. Ante Él nos sentimos desnudos. Somos míseros. Y a pesar de todo Él nos llama. El Señor puede llamarnos a cada uno de nosotros en cualquier momento, así como llamó a Sus apóstoles, así come le llamó a Pablo o como llamó a Francisco. Y en ese momento tenemos que estar listos y disponibles a dejar todo por Él, es decir por la misión a la que Él nos llama.

Y decía a todos: “-Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, este la salvará. Pues, ¿qué aprovecha al hombre si gana todo el mundo y se pierde o se destruye a sí mismo-” (Lc 9, 23-25).“- Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas las cosas que posee no puede ser mi discípulo-” (Lc 14, 33).

Y nos ha recomendado que no perdamos el temor de Dios, firme ancla de salvación.

“-Porque el que se avergüence de mí y de mis palabras, de este el Hijo del Hombre se avergonzará cuando venga en su gloria y en la del Padre, y de los santos ángeles-” (Lc 9, 22-26).

Y dijo a otro: “-Sígueme-. Y él le respondió: -Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre”. Y Jesús le dijo: “-Deja que los muertos entierren a sus muertos; pero tú, ve y anuncia el reino de Dios-. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa-. Y Jesús le dijo: -Ninguno que pone su mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el reino de Dios-” (Lc 9, 59-62).

Nos ha exhortado a que dejemos de lado las inútiles y deletéreas ansias de la vida.

“-Y dijo a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. La vida es más que la comida, y el cuerpo más que el vestido. Considerad los cuervos, que no siembran ni siegan; que no tienen almacén ni alfolí, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves! ¿Y quién de vosotros podrá, con afanarse, añadir a su estatura un codo? Pues si no podéis hacer ni aun lo que es menos, ¿por qué os preocupáis por lo demás? Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si así viste Dios la hierba, que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas busca la gente del mundo, pero vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas-” (Lc 12, 22-31).

Seguir a Jesús significa decidir de alinearte. Y alinearte significa también renunciar a quien amamos cuando estos sean un obstáculo en la misión y no una ayuda que te comprende y te sostiene.

“-¿Pensáis que he venido a la tierra para dar paz? Os digo: no, sino disensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una casa estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. El padre estará dividido contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra-” (Lc 12, 51-53).

“-Y mucha gente iba con él; y volviéndose, él les dijo: Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, madre, esposa, hijos, hermanos, hermanas y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo-” (Lc 14, 25-27).

Y nos ha avisado de que la puerta de la salvación sería estrecha.

“-Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan-” (Mt. 7, 13-14).

Reunión de Arcas en América Latina

Las Parejas (Argentina) - Enero 2015

“LAS PAREJAS, SANTA FE, ARGENTINA, 10 DE ENERO 2015, 11:00 HORAS. ¡HE VISTO A CRISTO!
LE HE ROGADO AL SEÑOR: “¡MANIFIÉSTATE! ¡QUÉDATE CON NOSOTROS, SEÑOR!”
ÉL, EL MESÍAS JESÚS-CRISTO, ME HA CONTESTADO: “MI PRESENCIA EN MEDIO DE VOSOTROS ES VISIBLE, SILENCIOSA, CONSTANTE, HUMILDE Y POTENTE.

El prodigio de la sangración se acaba de cumplir en las manos, en los pies y en el costado de Giorgio Bongiovanni, quien desde hace 26 años lleva permanentemente impresos los Signos Sagrados que recuerdan la crucifixión de Jesús. Una vez más, en la humildad de sus moradas, que son las arcas y las casas de los hermanos, el milagro se manifiesta a la presencia de los ojos atónitos de las personas presentes. El milagro de la muerte y el milagro del renacimiento. Levantarse una y otra vez del lecho de la pasión, vencer el sufrimiento, ir más allá de su propio límite para resurgir nuevamente. Por Amor, sólo por Amor. La reunión ha empezado. En el gran campo de la casa de Juan Alberto, están muchos hermanos que han venido de varias partes de América Latina y que están sentados devotamente en silencio. Sopla un viento caliente de verano que acaricia las palabras del mensajero que ha venido de mundos lejanos.

“VISIBLE, no hace falta explicarlo”, dice Giorgio respondiendo a la pregunta de uno de los queridos hermanos y profundizando de esta forma el mensaje que había recibido durante la sangración. “SILENCIOSA” porque nos habla a través de los signos. CONSTANTE porque su presencia es constante. HUMILDE porque no se manifiesta como una fuerza potente y rica de adornos, sino de forma desordenada, humilde y sencilla. POTENTE porque Él es el Rey del Universo y Su potencia es espiritual. Este mensaje completa lo que Cristo nos ha transmitido en la Santa Navidad del 2014”, afirma leyendo el mensaje de la Santa Navidad. Y en su Verbo se denota profundidad, serenidad y paz dan calor al corazón.

DEL CIELO A LA TIERRA
SANTA NAVIDAD 2014
EL GRITO DE DOLOR DE LOS MÁRTIRES DE LA JUSTICIA Y DE LOS PARVULITOS DE LA VIDA, SEGADOS POR EL ODIO HUMANO ASESINO, HA LLEGADO HASTA EL PUNTO MÁS ALTO DEL CIELO Y HA SIDO ESCUCHADO POR MI PADRE.
¡TENED FE!
EL PADRE ADONAY,   DESDE HACE YA TIEMPO, HA ENVIADO NUEVAMENTE A LA TIERRA A SU HIJO UNIGÉNITO Y A 12 LEGIONES DE ÁNGELES.
¡SI! ¡HE REGRESADO, ESTOY  EN MEDIO DE VOSOTROS!
TODAVÍA NO PODÉIS VERME PERO YO YA HE VISITADO EN CARNE Y ESPÍRITU A MI SERVIDOR, EL QUE ESCRIBE, Y PRONTO ME MANIFESTARÉ AL MUNDO CON POTENCIA Y GLORIA.
TENED FE Y  TENED CUIDADO DEL SILBIDO MÁGICO, ENCANTADOR DE SERPIENTES. ÉL, EL ANTICRISTO, QUIERE ALEJAROS DEL CÁLIZ DE LA COMUNIÓN CON EL FIN DE ADORMECER POR MUCHO TIEMPO A VUESTRAS ALMAS EN EL SUEÑO DE LA MATERIA, EN EL ENGAÑO DE LA INDIFERENCIA Y DE LA DEPRESIÓN.
EL EVANGELIO QUE ESTÁIS VIVIENDO HOY  ES GUERRA CONTRA EL MAL, PASIÓN Y SUFRIMIENTO, SACRIFICIO Y DOLOR POR AMOR, HONOR Y AMISTAD POR LOS HERMANOS, TESTIMONIO Y DEFENSA DE LOS JUSTOS, ANUNCIO DE MI SEGUNDA VENIDA AL MUNDO.
VIVIR EL EVANGELIO SIGNIFICA SEGUIR MI PASO GLORIOSO A LO LARGO DE LAS 14 ESTACIONES Y DEJAR TODO, ASÍ COMO HIZO FRANCISCO DE ASÍS FRENTE A SU PODEROSA Y RICA FAMILIA.
VOSOTROS SOIS MIS DISCÍPULOS, MIS HERMANOS Y HABÉIS NACIDO PARA ESTO. ¡NO LO OLVIDÉIS JAMÁS! ¡JAMÁS! ¡JAMÁS!
PERMANECED SIEMPRE UNIDOS EN MI NOMBRE, MI SERVIDOR HA CONSUMIDO SU CARNE Y HA DERRAMADO SU SANGRE GRITANDO ESTE MANDAMIENTO A VUESTRAS ALMAS.
¡NO LO TRAICIONÉIS!
¡TENED MI PAZ!
DEL CIELO A LA TIERRA
Sant’Elpidio a Mare (Italia)
24 de Diciembre de 2014.
21:00 horas
G. B.

http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2014/5950-santa-navidad-2014.html

Giorgio lee el mensaje con profundo amor, pero al mismo tiempo con esa fuerza que le caracteriza. Sus palabras se hacen cada vez más intensas, cada una de las almas que le han sido encomendadas es un precioso diamante. Un sentido llamado a elevar el nivel de atención. A superar las pruebas que llegarán. El viento sopla cada vez más fuerte, hasta trasformarse en una tormenta con una lluvia torrencial. Los telones que cierran prácticamente lateralmente el “quincho” empiezan a levantarse por el viento y a chocar uno contra otro sin parar. Nos ponemos todos juntos bajo el techo intentando sujetarlos mientras Giorgio sigue hablando. Los elementos de la tierra sellan las palabras de ese siervo fiel ungido por Cristo.

Nuestra misión

“Nuestra misión es constante, como es constante la presencia de Cristo. Como es constante el signo de los estigmas, como es constante Su manifestación de amor hacia nosotros. Nuestra misión sigue adelante a prescindir de los eventos, pero los eventos marcan su camino, nos indican que tenemos que estar preparados para las cosas importantes que sucederán. Mientras tanto tenemos que llevar adelante humildemente, constantemente y coherentemente nuestra misión”.

El momento de la prueba

“Seremos llamados a superar una prueba personal que cada uno de nosotros tendrá que vivir y no podrá evitar, que sucederá entre hoy y el 31 de diciembre de 2017. Una prueba que podrá llegar al límite de nuestra tolerancia, pero que jamás superará ese límite. Es decir, una prueba que estaremos en grado de superar. Es una prueba que el cielo nos dará para reforzar nuestra fe, no para destruirla. En el momento en que sacamos fuerza y la superamos, el valor que nos faltaba y que había atraído esa prueba, el Señor nos lo donará amplificado por cien, para consolarnos y premiarnos por la fe que Le habían demostrado. Porque le demostraremos que si la prueba ha sido ardua nuestra fe ha sido más grande todavía”.

La fe y la unión

“El Señor nos pide que cuando viviremos ese momento nos acerquemos entre nosotros, que pidamos ayuda a los hermanos, que nos ayudemos mutuamente. Èste es el máximo resultado para el Cielo, al cual le interesan principalmente dos cosas, nuestra fe y nuestra unión, de las que nace todo el resto”.

Las pruebas

“No tengáis temor, porque no será una prueba nefasta, sino una prueba que pondrá de manifiesto nuestras debilidades para poder afrontarlas y superarlas. El que es débil en el amor, será probado en el amor, el que es débil en la fe, será probado en la fe, el que es débil en los sentimientos, será probado en los sentimientos, el que es materialista, tendrá una prueba material, el que es débil en el espíritu será sometido a una prueba espiritual. En estos dos años tenemos que aprender a ser cada vez más constantes, más coherentes, más unidos, más humildes, más presentes y más potentes”.

Los próximos tres años

“He venido para anunciaros personalmente esto. A partir de hoy hasta el 2017 no sucederán grandes catástrofes mundiales que sean demasiado impactantes. Habrá atentados, terremotos, pero no os esperéis la ira del Padre porque no la habrá, a menos que Él no se arrepienta de haber creado al hombre y decida de eliminarlo en estos dos años”.

El año 2017

“En el año 2017, en ocasión del centenario del tercer secreto de Fátima, habrá un gran aviso para todo el mundo y la Virgen dará un importante signo”.

Los signos del 2014

“Durante el 2014 hemos recibido muchos signos de consolación en nuestra Obra. La Virgen nos llamó a mí y a vosotros a Fátima, apareció la Cruz, estuvimos en los campos de trigo en Inglaterra donde aparecieron impresos símbolos que hablan de la obra de Juan, el Consolador. No tenemos que subestimarlos, sino tenerlos en seria consideración”.

El 2015

“Ahora en el 2015 es necesario que seamos sometidos a una prueba aunque el cielo no nos hará faltar signos importantes para consolarnos. El Padre no nos abandonará, yo le conozco. Él es misericordioso, pero también muy duro y justo. Él quiere eliminar la basura que hemos acumulado dentro de nosotros y que nos ata muy a menudo a las cosas de este mundo sin que nos demos cuenta. Por eso es importante bendecir la prueba”.

La tentación y la obra

“Es una mentira que cuando somos tentados no podemos hacer bien la obra, al contrario, podemos hacerla incluso mejor. Si afrontas la prueba sin aislarte, estando junto a los hermanos, continuando a difundir el mensaje, a participar en las actividades del arca la superarás victoriosamente, pero si empiezas a aislarte o a pensar obsesivamente y continuamente en la tentación y a lamentarte que no logras superarla perderás, la solución es siempre la de estar unidos y dedicarnos a la obra cada vez más”.

Sed como los pajaritos

“Cristo nos ha dicho: por qué tenéis miedo del mañana cuando los pájaros que vuelan libres en el cielo no se preocupan de tener que trabajar, de donde hacer una casa, como vestirse, viven al día y sin embargo el Padre no les hace faltar el alimento que necesitan, ni un nido donde poder descansar, ni un vestido con el cual abrigarse. Si no se lo hace faltar a ellos, pensáis que podría privaros de ello a vosotros que sois sus hijos? El miedo es un enemigo nuestro, es el maestro de la ignorancia. Nosotros debemos vivir con responsabilidad allí en los lugares donde el cielo nos ha destinado, cada uno con su profesión, con su trabajo, pero dispuestro a dejar todo en cualquier momento que nos pueda llamar. Porque si el cielo te llama ya no necesitas hacer lo que estabas haciendo. Y si tenemos miedo de perder todo significa que hemos comprendido el mensaje de Cristo: deja todo y sígueme”.

Vuestra misión

“Vosotros no habéis nacido para ser médicos, abogados, jueces, empleados, amas de casa y ni siquiera para ser padres o madres. Ser padres o madres es un regalo de Cristo. Vosotros habéis venido a este mundo para encontrarme a mi y yo para encontraros a vosotros y anunciar juntos la segunda venida de Cristo. Todo lo demás es un adorno. A veces subestimáis este concepto o pensáis: tengo que hacer algo para anunciar la venida de Cristo, para ayudar a Giorgio, ayudarle en su misión. ¡Sin embargo no es así! Es un grave error, vosotros no tenéis que ayudarme a mí, tenéis que cumplir vuestra misión, que es muy diferente. Y si antes nunca os lo había revelado, lo estoy haciendo ahora. Estáis aquí para cumplir vuestra misión y para proteger, sostener, dar testimonio y ser defensores de aquellos que Dios ha enviado a la tierra y que le representan, como por ejemplo a los justos”.

Cómo ayudar a los justos

“No debemos tomar en mano la misión de los justos, porque nosotros tenemos nuestra misión, que es la de anunciar el retorno de Cristo, pero debemos defender a los justos que luchan en esta sociedad por voluntad de Dios. Y si defenderles significa vestirnos de periodistas, o de abogados, o de músicos, o de actores, tenemos que hacerlo cada vez con más empeño”.

La prueba y el examen

“La prueba que cada uno de nosotros tendrá que superar será como hacer un examen en la universidad. A partir del momento en que se hace este exámen y lo apruebas, se pasa a ser un mensajero directo de Dios, listo para despertar a miles de almas que se acercarán a todas las arcas del mundo”.

Mi fuerza y vuestra unión

“Mi fuerza es vuestra unión. La medicina que os prescribo en contra de las tentaciones es vuestra unión”.

Nuestro camino

“Nuestro camino es individual y depende de la evolución de cada uno de nosotros y del cometido que Dios nos ha asignado en la misión. Pero nuestro camino es también colectivo, porque somos el pueblo de dios que debe caminar unido de la mano. Ahora nos encontramos en la última estación cuando Cristo está por ser crucificado”.

Jesús cae tres veces

“Cristo se cayó tres veces bajo el peso de la cruz. Se cayó pero nunca traicionó o renegó ni siquiera por un instante su misión. En cambio nosotros, cuando nos caemos, a menudo traicionamos o renegamos nuestra misión en nuestro pensamiento y a veces también en los hechos, porque somos débiles y nos dejamos tentar. Por eso es importante cuando estamos bajo prueba y a veces caemos, comprender que Dios nos esta poniendo a prueba y que tenemos que superarla. No podemos traicionar porque hemos recibido mucho, mejor dicho, todo. No tenemos justificaciones. Traicionar la misión a la que hemos sido llamados significa cometer un delito en contra del Espíritu Santo. Una debilidad momentánea en cambio no significa traicionar y Dios la perdona”.

El anticristo

“El poder del anticristo iniciará a declinar a partir del 2017. A partir de ese momento empezará su fase de descenso, porque la Virgen le quitará el poder, ya que se habrán acabado los cien años que le habían sido concedidos. Es decir, que en el momento en el que el anticristo se manifestará estará en el punto mínimo de su poder, no en el punto máximo. Será el momento más débil de los últimos 2000 años. El mostrarse entonces será una debilidad suya, no su fuerza. Cuando, como sabéis, me encontré con él, entre otras cosas le dije: me siento feliz de que me hayas llamado, porque de esta forma estás demostrando tu debilidad, y pronto Dios empezará a poner en acto Su justicia y la manifestará en contra de ti. Él está enfadado porque sabía que lo que yo decía era verdad. Le dije: nunca me habrías llamado si tú hubieras tenido el mismo poder de siempre. Por esta razón ya desde ahora se desencadenará cada vez más intentando haceros caer y de atacarme a mi a través vuestro haciendo que os alejéis de mi para devoraros”.

Los niños

“Los niños de hoy son niños de una nueva genética. Debemos hablar su idioma, ser coherentes con los ideales de los cuales les hablamos, hacerles ver documentales sobre la presencia de los hermanos del cosmos en nuestros cielos, sobre la arqueología espacial, porque ellos buscan lo que tienen dentro, la manifestación del universo”.

Como superar las pruebas

“Si nosotros creemos que esta obra es la obra de Cristo y que lo que estamos haciendo es justo y es lo que el Cielo nos ha pedido que hagamos, tenemos que intentar hacerlo cada vez con más empeño y tenemos que trabajar para amplificar nuestra fe. Quedarnos así como estamos y seguir haciendo lo que hacemos no amplifica nuestra fe, no podemos vivir de renta porque la llama de la fe, si no la amplificamos, poco a poco se apaga”.

Yo soy un manifesto

“Yo soy el símbolo de un dibujo. Imaginaros un afiche, un cartel puesto en una ciudad que anuncia la llegada de un artista. El artista es Cristo que pronto llegará para dar su concierto. Yo soy el cartel, la publicidad que lo anuncia”.

Yo soy feliz

“Yo soy feliz y siento que el Cielo está contento de nuestro trabajo y de nuestra unión. Recuerdo siempre las palabras de mi padre espiritual Eugenio Siragusa que me recordaba la importancia de la cualidad y no de la cantidad. Nuestra misión es buscar la cualidad y creo que las arcas en el territorio que el Cielo me ha confiado (latino) están respondiendo bien. Hemos superado muchas pruebas juntos, hemos intentado difundir el mensaje espiritual y seguimos haciendolo, hemos intentado ayudar a los niños que sufren en nuestros modestos centros de acogida y seguimos ayudándolos en lo que podemos y nos hemos alineado contra el poder en defensa de los justos. A pesar de nuestras debilidades, de las incomprensiones e incluso de nuestras discusiones o divergencias debo constatar que somos un grupo fuerte y que el Cielo está satisfecho de los resultados obtenidos aunque tengamos todavía tanto que hacer y mejorar”.

El Signo

“Tenemos un importante signo entre nosotros que es el de los estigmas de Cristo. El signo no es mío, es nuestro y sigue manifestándose todavía. Entonces, si un signo como éste sigue manifestándose en este grupo mundial significa que el grupo se lo merece. A veces el Cielo nos reprende, nos amonesta y nos castiga incluso, pero si seguimos teniendo con nosotros el signo significa que el Cielo cree en nosotros. Entonces mi recomendación es que no tenemos que desilusionarlo, traicionarlo, no tenemos que caer, tenemos que seguir adelante con nuestros errores y debilidades, pero sin perder la fe, porque nosotros hemos visto y por consiguiente no podemos caer. El cielo cree en nosotros y si somos fieles, seremos candidatos a responder a los miles de personas que vendrán a preguntarnos lo que está sucendiendo en el mundo y porque cuando los acontecimientos se desencadenan. Porque nosotros conocemos la Verdad”.

Jesús toca el corazón del hombre, llamándole a la Conversión. Conversión que significa arrepentimiento, cambio, transformación, mutación, pasaje. El discípulo focaliza su mirada interior hacia Él con un único deseo, el de seguirle y adaptarse a Él y por lo tanto a su misión, que requerirá que abandonemos todo totalmente, incluso nuestra forma de ver las cosas, y considerar completamente la vida como un don de Dios, para recibir la llamada como un nuevo camino que recorrer dejando de lado nuestros proyectos.

Para cumplir una misión Dios necesita nuestra libre colaboración para construir Su proyecto. Cristo llama hacia sí a los discípulos como colaboradores Suyos en este mundo, para llevar a cumplimiento Su Obra que pertenecerá también a aquellos que la harán suya. Por esta razón la responsabilidad de los llamados es mucha y mayor todavía es la de los que responden “Si” a la llamada. La llamada, además de ser una gran responsabilidad, es también un privilegio que solamente el que será fiel hasta el fondo podrá disfrutar, es decir, aquellos que habrán sabido superar todas la pruebas demostrando la autenticidad de la propia fe.

Todo el Evangelio predica la renuncia, el sacrificio, la donación continua, las pruebas de los que siguen los pasos de Jesús, si bien son espectadores de los continuos prodigios que el Maestro ha manifestado. Estas dificultades están descriptas en el Evangelio a lo largo de todo el camino que conducirá a Jesús a donarse a si mismo en la cruz y a su victoria sobre la muerte y a los discípulos al fracaso de la vida material y a la victoria de la vida espiritual.

“Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: -Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis; porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron-” (Lc 10, 23-24).

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros-” (Juan 13, 34-35).

“Al oír estas palabras, uno de los invitados le dijo: -¡Feliz el que se siente a la mesa en el Reino de Dios!-. Jesús le respondió: -Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente. A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: Vengan, todo está preparado. Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo. Te ruego me disculpes. El segundo dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes. Y un tercero respondió: Acabo de casarme y por esa razón no puedo ir. A su regreso, el sirviente contó todo esto al dueño de casa, este, irritado, le dijo: Recorre en seguida las plazas y las calles de la ciudad, y trae aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los paralíticos. Volvió el sirviente y dijo: Señor, tus órdenes se han cumplido y aún sobra lugar. El señor le respondió: Ve a los caminos y a lo largo de los cercos, e insiste a la gente para que entre, de manera que se llene mi casa. Porque os aseguro que ninguno de los que antes fueron invitados ha de probar mi cena. También vosotros estad siempre listos, porque el Hijo del hombre vendrá en la hora que no os esperáis-” (Lc 14, 15).

Jesús nos llama. Aún nos llama.

Nos toca a nosotros renovar ese “Si” y convertirlo en un “Sí” verdadero, un “Sí” total.

Nos toca a nosotros ser siempre coherentes con esa promesa. Solo si ponemos a Cristo en primer lugar lograremos superar las pruebas que llegarán. Sólo si abrazamos Sus valores podremos heredar ese mundo extraordinario, maravilloso, fantástico, divino que nos espera nada más salir de nuestro rincón oscuro y frío. El director que tiene el deber de prepararnos para el gran concierto nos ha sido inviado. Nos corresponde a nosotros escucharlo, entrar en sintonía con él y seguirle. Hemos sido llamados, sí, pero si no comprenderemos la gran oportunidad que Cristo nos ha ofrecido dando Su vida por nosotros y librándonos del karma, si no comprenderemos el valor inmenso de esta llamada,  nuestra disponibilidad no será completa, Cristo elegirá a otras almas más disponibles que nosotros dejándonos a nuestro triste y oscuro destino.

La llave nos ha sido dada. Ahora nos toca a nosotros ponerla en la cerradura y abrir esa puerta hacia las estrellas infinitas. Él está por llegar.

Con profundo Amor

Sonia Alea
21 de Enero de 2016

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139