Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
alicia1Por Inés Lépori
Crónica de la Conferencia realizada en Rosario el 13.12.2017
El difícil 2017, antesala de los eventos extraordinarios que le aguardan a la humanidad, llegó tan rápidamente como se fue. El aniversario de las Apariciones de Fátima, los cien años más trascendentes y decisivos para todos, marcó la agenda y el calendario de doce meses plenos de acciones y sucesos de carácter definitivo.

El Arca de Rosario decidió cerrar sus actividades del año con una charla referida a esas apariciones y al mensaje que las mismas nos dejaron, a la que se dio el nombre de “La Profecía de Fátima” y estuvo a cargo de Alicia Conti. Nacida en la ciudad de Buenos Aires, licenciada en química, título que obtuvo en la prestigiosa Universidad de Buenos Aires (UBA) y estudiosa de los temas espirituales, Alicia suma a su elevada solvencia profesional el conocimiento profundo que da la sabiduría.

De manera que, el pasado 13 de diciembre, la Asociación Del Cielo a la Tierra y el programa radial Tierra Viva, tuvieron el privilegio de presentarla tanto a sus amigos de la ciudad como a los del resto del mundo que pudieron seguir la exposición en vivo a través de la página de Facebook del programa. Hacía varios meses que no llovía en Rosario pero esa tarde el cielo se abrió y una cortina de agua se desplegó sobre la ciudad. No obstante, a la hora señalada, fueron muchos los que, pese a las inclemencias del tiempo, se acercaron a escucharla.

La Profecía de Fátima

alicia3La charla se inició con un relato que nos llevó de la mano a lo largo de cien años de encuentros y desencuentros con el Cielo. Cien años desde que nuestra Santa Madre, la Virgen María, se apareció por primera vez en Cova da Iria, Portugal, bajo la advocación de la Virgen de Fátima. Cien años desde que su visita fue acompañada con la famosa visión colectiva denominada el “milagro del sol”, de la que quedaron registros en periódicos de la época y en fotografías. Cien años desde que miles de personas en campo abierto miraron al cielo en la tarde del 13 de octubre de 1917, cinco meses después de la primera aparición, y observaron un fenómeno luminoso por el cual aparentemente el sol descendía, mientras trataban de identificar en su interior la silueta de la Virgen. Cien años desde esta, la sexta aparición de las siete prometidas.

La de Fátima es una advocación mariana venerada en todo el mundo pero muy poco conocida en algunos de sus aspectos, nuestra Madre de las iniciaciones, de los secretos profundos, de la batalla final, del juicio prometido pero no esperado. Un faro de luz para el mundo, reverenciado por millones de fieles, que se hizo famoso por las profecías reveladas a los tres pequeños pastores y videntes: Lucía, Francisco y Jacinta, a quienes se les presentó el 13 de mayo como la Señora del Rosario.

Nuestra Señora del Rosario de Fátima, tal su nombre oficial, aparecida para darle a los hombres la última posibilidad de arrepentimiento y redención.

Aquel lejano 13 de mayo era domingo y los pastorcitos cuidaban su rebaño. Fue entonces que vieron un relámpago a pesar de ser un día soleado. Mientras llevaban a sus ovejas a un lugar protegido observaron en una encina una nube y sobre esa nube de pie a una hermosa mujer, toda vestida de luz y con un resplandor que parecía provenir del sol. Tenía sus manos en posición de oración, y de las mismas colgaba un rosario de cuentas brillantes como perlas y con una pequeña cruz plateada. Lucía y Jacinta podían verla y oírla, mientras Francisco sólo podía verla.

Allí nace la Profecía de Fátima, un mensaje vivo y presente para esta humanidad y para este tiempo que nos deja muchas preguntas para las cuales debemos ser capaces de encontrar la respuesta: ¿qué acontecimientos pueden acelerar esta profecía? ¿Cuál es nuestro rol? ¿Cuál el de la Iglesia? ¿Cómo afrontar los sucesos que nos toque vivir?

Las apariciones de la Virgen de Fátima, dice Alicia, no fueron una señal para los católicos sino para todo el mundo. En un pequeño pueblo de pastores, de veinte casas, en un Portugal que ya empezaba a manifestarse claramente como anticlerical, en medio de la gran guerra que desangraba a Europa, la Virgen se aparece a tres niños humildes y analfabetos. 

Y les da tres mensajes, que son llamados secretos hasta tanto sean divulgados. En el primero la visión que la Virgen le da a los pastorcitos nos habla del infierno, lugar dimensional donde van las almas a purificarse. En el segundo se refiere a la primera y a la segunda guerra mundial y pide la consagración de Rusia. El tercero permanece secreto porque la Virgen pide que sea divulgado recién a partir de 1961.

Un silencio respetuoso e interesado acompaña el atrapante relato. Y así llegamos a 1944, momento en que el obispo de Leiria le pide a Lucía dos Santos que escriba la tercera parte del secreto y ella, a pesar de intentarlo, no puede hacerlo. La visión recibida en 1917 mostraba a un ángel que tenía una espada de fuego apuntando a la Tierra y al que Nuestra Señora le detiene el brazo. Cuando el Obispo insiste en que Lucía ponga el secreto por escrito, ella va a la capilla a rezar y a pedirles a Dios y a la Virgen que la ayuden porque quería obedecer pero no era capaz de hacerlo. Fue entonces que la Virgen se le aparece y ante la luz del Padre, siente la mano de la Virgen que la toca y tiene una nueva visión de aquello que había visto con los pastorcitos en 1917, y esta nueva visión tiene una gran diferencia, porque en este caso la Virgen no detiene la mano del ángel. Así es como Lucía recibe la fuerza para escribir el texto del tercer secreto, que queda guardado hasta el año 1959 en Portugal, cuando es enviado al Vaticano.

Corrían los años 60 y el mundo estaba al borde de una guerra nuclear. La fuerza del Mensaje de Fátima podría entonces haberse manifestado a todos, de hecho quedó evidenciada cuando la versión diplomática del mismo enviada por el Papa Juan XXIII a los líderes de las naciones más poderosas fue capaz de frenar el holocausto nuclear. Pero pocos conocieron esta verdad.

Poco más se puede decir de la vergüenza del año 2000 cuando la Iglesia, después de relatar la tercera visión del año 1917, pretendió que la profecía ya se había cumplido con el atentado sufrido por Juan Pablo II en 1981.

Pero la verdad tarde o temprano sale a la luz y entonces el relato siguió con los sucesos del 2014, cuando Giorgio Bongiovanni vuelve a Fátima y visita el convento de Santa Teresa de Coimbra, donde entrevista a la madre superiora del mismo, Sor Sofía, que vivió largos años junto a Lucía Dos Santos. Sor Sofía manifiesta que las monjas del convento sentían una necesidad muy grande de contar cómo había sido la vida de Lucía, porque no se la conoce bien, y por eso se publica El Camino, un libro que contiene parte de sus archivos personales, que son inmensos. Al referirse a las visiones contenidas en el Mensaje, confirma la existencia de dos, una ya conocida de 1917 y la otra de 1944. Una reveladora declaración que ratifica lo sucedido y torna más grave el ocultamiento de la jerarquía eclesiástica.

Lo cierto es que la Iglesia siguió guardando bajo llave las palabras de la Virgen y los hombres siguieron sin conocerlo, por lo menos oficialmente de su parte como hubiera sido de esperar. Porque ante su silencio nuestra Santísima Madre eligió difundirlo a través de Giorgio Bongiovanni, el peregrino de Fátima, el ungido con los estigmas del Cristo, el hombre que recorrió el mundo gritando en el desierto para darlo a conocer.

Ahora bien ¿qué secreto tan profundo, tan peligroso, tan insoportable de escuchar guarda ese sobre que está oculto en el Vaticano desde 1959? ¿Y por qué fue necesario el llamado “milagro del sol” para dejar en la memoria colectiva un recuerdo imborrable de las apariciones? Porque el sol parecía temblar en una especie de “danza”, según relataron los que estaban ahí. Después de una intensa lluvia, cuando las nubes se abrieron y volvió a aparecer, el cual, según los testimonios de la época, se veía como un suave disco de plata. Hasta que su luz tomó diferentes colores y el astro pareció caer sobre las miles de personas que ya estaban de rodillas.

Había entre treinta y cuarenta mil personas, según Avelino de Almeida, periodista ateo del diario portugués O Século, y cien mil según los cálculos del profesor de ciencias naturales de la Universidad de Coimbra Joseph Garrett, ambos presentes ese día en el lugar. Dicen que el “milagro del sol” duró apenas tres minutos. Los pastorcitos contaron que habían visto a Jesús, a la Virgen y a San José bendiciendo a la multitud.

Así escribe de Almeida en el periódico del día siguiente: “La hora antigua es la que vale para esta muchedumbre, que era, según cálculos desapasionados de personas cultas y completamente extrañas a influencias místicas, de treinta a cuarenta mil personas... La manifestación milagrosa, la señal visible está a punto de producirse, afirman muchos peregrinos... Y uno asiste a un espectáculo único e increíble para aquellos que no lo han presenciado. Desde lo alto de la carretera, donde se amontonan los carros y donde se hallan centenares de personas que no han tenido aliento para adentrarse en el barro, se ve a la inmensa multitud volverse hacia el sol, que está limpio de nubes, en pleno mediodía. El astro se asemeja a un disco de plata pálida y se le puede contemplar cara a cara sin ninguna molestia. Parece un eclipse. Pero he ahí que se eleva un colosal clamor y oímos que los espectadores más próximos a nosotros exclaman: ‘¡Milagro! ¡Milagro! ¡Maravilla!’. … Ante admirados ojos de este pueblo, cuya actitud nos traslada a los tiempos bíblicos y que, presa de espanto, descubierta la cabeza, mira hacia el cielo azul, el sol ha temblado, ha realizado unos movimientos bruscos nunca vistos, fuera de todas las leyes cósmicas; el sol "ha danzado", según la expresión típica de los campesinos...”.

alicia2Entonces, respondiendo a las preguntas más arriba formuladas respecto a ese secreto tan difícil de soportar, tanto que el Vaticano llegó al extremo de simular en el año 2000 que estaba divulgando el secreto cuando en realidad solo habló de la primera visión de los niños, puede decirse que las dos primeras partes son una invitación a la conversión de los hombres. Con el agregado de que se pide la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de la Madre. Si se atiende a lo solicitado, la Virgen dice que Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia.

En cuanto al tercer secreto, el inconfesable, muchas son las respuestas que pueden ensayarse, tal vez la más importante gire alrededor del miedo y la culpa por un lado y del tema del conocimiento por el otro. Miedo de la jerarquía de la Iglesia por lo que el secreto descubre de ella, culpa de muchos de sus jefes al saber que a ellos se les pedirá cuentas y finalmente el peligro del conocimiento, el mismo que la Iglesia siempre trató de impedir porque vuelve libres a los hombres. Porque el tercer secreto de Fátima explica de una manera fácil y sencilla la situación del mundo que hemos construido sobre la mentira y el horror y las consecuencias que nos esperan.

Porque allí donde debía estar la verdad se han erigido piedras, edificándose un templo a lo material, a lo superfluo, a lo externo. El santuario de Fátima es enorme, tiene una explanada que mide desde la entrada hasta la escalinata de la Basílica 540 m. de largo y 160 m. de ancho, conformando un área de 86.400 m2, con capacidad para 300 mil personas. Es tan grande que el crucifijo de 34 m. parece pequeño. La Basílica de mármol blanco tiene más de 60 m. de altura y 70 campanas. Tiene el récord de ser la iglesia con más asientos del mundo: 8.600. Es más grande que la Plaza de San Pedro y, al igual que ésta, tiene el dudoso mérito de ser visitada por fieles que permanecen ignorantes e indiferentes a los deseos de la Madre a la que visitan yh supuestamente honran. 

Y en el altar de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, hoguera de las vanidades del mundo, arderán nuestros pecados.

La Rosa Mística de Metán

Terminada la exposición de Alicia Conti, hizo uso de la palabra Matías Guffanti, quien presentó al Movimiento Our Voice, corriente cultural internacional laica integrada por jóvenes que a través del arte y de la lucha social combaten las injusticias de todo tipo, explicando a la vez sus orígenes y sus objetivos. En su carácter de representante de dicho movimiento en Latinoamérica, realizó un completo resumen de las actividades de todo el año en Italia, Uruguay, Paraguay y Argentina, como así también anticipó algunas de las previstas para el año próximo. Entre ellas, se refirió al Festi Sol, actividad llevada a cabo el 20 de diciembre en el Centro Comunitario San José Obrero, a cargo del padre Joaquín Núñez, donde los integrantes del grupo Our Voice de Rosario repartieron juguetes y golosinas a los niños del lugar. 

Recién llegado de Salta donde vivió extraordinarias experiencias ante una imagen de la Rosa Mística que llora sangre, se refirió a las mismas en términos que emocionaron a todos los presentes. A continuación se transcriben partes de su discurso:

“La foto que ven en pantalla la saqué hace unos días, es la foto de una estatua que representa a la Virgen de la Rosa Mística, una imagen que está llorando sangre desde el 5 de abril de este año. Desde esa fecha hasta el día de hoy se manifestó 18 veces en Metán, que es una localidad de la Provincia de Salta, cerca de la ciudad de Salta, a 150 km aproximadamente. Y tuve el honor de estar presente y vivir el milagro ante esta imagen, uno de los hechos que más me impactó de todos los que he vivido, que más me emocionó y que todavía me mantiene emocionado hasta hoy.

Creo que esta imagen es el resumen de todo lo que Alicia dijo y explicó hasta recién sobre el mensaje de nuestra Santa Madre, la imagen de una madre dolida, con una mirada que no parece la de una estatua, sino la de una persona viva que llora sangre, que manifiesta un profundo dolor por todo lo que está pasando, por lo que pasó, por lo que no terminamos de entender y por lo que va a suceder.

Giorgio, al ver esta imagen se emocionó mucho, y después de esa enorme emoción publicó el mensaje que todos pueden leer en la página. Ahí también hay una crónica donde cuento todo lo que viví ese día conjuntamente con Ramón Gómez, sé que muchos lo conocen por el trabajo que hace con su Fundación en la ciudad de Salta. Fue el 7 de diciembre, 2 días después de que la imagen llorara sangre por última vez - lo había hecho el 5 de diciembre - y un día antes del que la vidente, propietaria de la estatua, debía revelar los mensajes que la Virgen le había dado a través de sueños.

La propietaria de la imagen se llama Rosana Mendoza y es una mujer muy humilde, su casa también está en un lugar muy humilde, es una pequeña casa con paredes de madera, pisos de tierra, una entrada también de tierra, lo único que hay en la casa es la habitación donde está la Virgen, otra pequeña habitación y una cocina bastante improvisada. Esta mujer se dio cuenta de que una de sus estatuas, porque tiene varias y en la foto se ven algunas, estaba llorando sangre mientras limpiaba su casa por la mañana como lo hace siempre. Al limpiar el mueble donde se encuentra la estatua vio que desde los ojos de la Rosa Mística empezaba a correr sangre.

Al principio no entendía bien de que se trataba, sin embargo el 10 de abril, pocos días después de la primera manifestación - porque lloró el 5, 6 y 7 de abril del 2017 - ella tuvo un sueño donde la Virgen se le apareció y le dio un mensaje para toda la humanidad. Entrevisté a Rosana preguntándole por las palabras que había recibido en ese sueño y hablé con ella sobre sus sentimientos y la forma en que interpretaba esta manifestación. Ella, tanto a Ramón como a mí, nos contó que la Virgen estaba muy dolida, que su sufrimiento en ese lugar, en esa estatua, pero también en ella misma, se hacía sentir muy fuertemente, por todo lo que el hombre estaba haciendo. Nos dijo también que la Virgen estaba pidiendo a gritos que la humanidad se arrepienta y que las personas cambien. Que todos debemos unirnos más allá de nuestras creencias y más allá de nuestras ideologías. Unirnos en la oración y en el camino de Su Hijo. De esto hablaba el primer mensaje que recibió el 10 de abril de este año.

Más tarde, en el mes de junio, tuvo dos sueños más con la Virgen quien le dio otros dos mensajes que aún no hizo públicos. Según nos contó, la Virgen le pidió que los revele el 8 de diciembre, o sea que son mensajes para los días que hoy estamos viviendo. Seguramente dentro de muy poco van a ser publicados y vamos a difundirlos también nosotros, porque la mujer quedó en contacto con Ramón para pasarle todas las experiencias que ella viva y así poder difundir esto que ni ella misma podía explicar. Es un hecho que seguramente trasciende todo el conocimiento que ella tenía, como dije antes Rosana es una persona muy humilde con una preparación muy básica, a la que le cuesta traducir en palabras lo que había vivido. Pero sin embargo, en las pocas cosas que dijo y pese a la forma en que se expresaba, se entendía perfectamente de qué se trataba: una manifestación real, un mensaje real y palabras venidas directamente de la Virgen. Durante la entrevista me sorprendieron algunas frases que ella utilizaba, como si fueran unas más entre las muchas otras del discurso, pero encerraban una profundidad muy grande. Dentro de su vocabulario resaltaban esas frases y eran justamente esas las palabras que la Virgen le había dado en sueños.

Hoy esta estatua se sigue manifestando en la Provincia de Salta, en nuestro propio país, Argentina, no demasiado lejos de nosotros, seguramente para hacernos tomar conciencia del momento en el que estamos, de lo que estamos viviendo, de los años que estamos atravesando y, como decía antes Alicia, de la profecía que hoy nosotros estamos viviendo y que día a día se está cumpliendo. Así como la Virgen les hablaba 2000 años atrás a los Apóstoles del Cristo, Su Hijo resucitado, desde aquellos años hasta hoy la Virgen se sigue manifestando y hablando. Ella sigue presente en el mundo, la Virgen María está presente acá, no es un espíritu alejado de nosotros, no es un fantasma, no es simplemente una aparición. La Virgen María hoy está presente físicamente en el mundo, así como está presente Su Hijo. La emoción que yo viví en ese momento frente a esa estatua, como lo dije antes, es algo que me marcó. Hasta el día de hoy, mientras pienso en ello, siento una emoción muy fuerte, porque el impacto de la energía que se sentía en ese lugar era muy fuerte.

Apenas entré ni siquiera sabía a dónde estaba entrando, porque con Ramón no habíamos hablado mucho de adonde estábamos yendo. El me había dicho que lo habían invitado a pasar por una casa donde había una manifestación, pero yo no sabía de qué se trataba. Y tampoco Ramón sabía muy bien de la presencia de la estatua y de lo que sucedía. Entré al lugar sin saber donde estaba entrando, miré la estatua y no pude dudar ni un segundo de que se trataba de una manifestación real. En ese momento, mientras estaba parado frente a ella, me sentí frente a la Virgen María. Sentí que su presencia y su energía estaban ahí, mi pecho empezó a sentir una presión muy grande, una energía muy fuerte, me empezó a temblar todo el cuerpo, se me llenaron los ojos de lágrimas. Hubo una cosa que todos los que estábamos presentes repetíamos, lo que demostraba que era una sensación manifestada en el lugar, y es que al estar ahí uno sentía un sufrimiento muy, pero muy grande, muy profundo, que iba mucho más allá del sufrimiento humano.

Se sentía la tristeza, se sentía el dolor, se sentía esa energía fuerte, potente, que llenaba de vida pero que a la vez estaba cargada de un dolor, de un sufrimiento y de una tristeza que a mí, por lo menos, y puedo hablar solamente por mi experiencia, lo único que me hacía pensar era en arrepentirme. No podía pensar en otra cosa que en pedir perdón. No entré a ese lugar esperando vivir nada. No entré a esa pequeña casa, a esa habitación, esperando encontrarme con nada. No estaba ni siquiera abierto a vivir una experiencia así de fuerte como la que viví y creo que fue una de las experiencias que más me hizo comprender la presencia de la Virgen en nuestro planeta. En nuestro país, al lado nuestro.

Yo soy una persona creyente, desde muy chico intento caminar tras los pasos de Giorgio, sé que todos ustedes lo conocen, y sé que me conocen también a mí, obviamente como todo ser humano tengo errores y equivocaciones, pero una cosa es pensar o creer que esto que estoy diciendo es así y otra cosa es sentirlo y vivirlo teniendo la certeza en nuestro corazón y en lo más profundo de nuestro ser, de que no hay nada más real que eso.

Yo hoy estoy seguro que la Virgen está con nosotros, que la Virgen está presente, yo hoy estoy más seguro que nunca que la Virgen está reclamándonos arrepentimiento, que está pidiendo a gritos de dolor y de sufrimiento que cambiemos. Que miremos nuevamente a Su Hijo, que miremos nuevamente el camino que Ella nos señala constantemente en todas sus apariciones. Y que nos sigue reclamando y que va a seguir haciéndolo hasta ese momento en el cual Ella, junto a Su Hijo, se manifiesten para el juicio final, para esa última selección que divida lo que sirve de lo que no, que nos restablezca al lugar al que pertenecen nuestros espíritus de acuerdo a nuestra evolución.

El mundo no va a terminar, no existe un fin del mundo, existe un fin de este mundo. No existe el fin de la humanidad, existe el fin de esta humanidad. La existencia y la presencia de Cristo juntamente a Su Madre señalan esto: el mundo no va a terminar, el mundo va a continuar, pero lo va a hacer con aquellas personas que estén preparadas para habitar ese nuevo mundo, para habitar un mundo diferente al que hoy estamos viviendo, un mundo basado en los valores que el Cristo y Su Madre señalan siempre como el camino a la vida eterna. Como el camino a una vida sin fin, donde la muerte se convierte solo una transformación, en un pasar, porque nos brinda un conocimiento diferente, una conciencia diferente y por lo tanto una vida totalmente diferente. Hoy estamos viviendo ese tiempo, el tiempo anterior al momento de ese final, al final de este mundo, al final de esta humanidad, para ese nuevo mundo y para esa nueva humanidad.

Creo que ese es el mensaje más importante que la Virgen hoy nos quiere dar. La Virgen nunca nos quita la esperanza, con su infinita paciencia y misericordia siempre nos habla de un posible cambio en nosotros. Ella quiere que convirtamos nuestras vidas en instrumentos de Su Hijo, en instrumentos del Cristo. Ella quiere eso y sufre para que logremos vivir basados en el mensaje de Su Hijo, que en definitiva es el mensaje de Dios. Y es la verdadera vida. La vida que nos hace vivir y no estar muertos en vida como la mayoría de esta humanidad lo está, ciega y dormida ante todo lo que está sucediendo, ante su propia esencia, ante su propia divinidad y su espiritualidad.

Por eso la manifestación de la Virgen es un llamado para todos nosotros”.

La conferencia había comenzado poco después de las 19 y luego de 3 horas nadie se había movido de sus asientos. A pesar de ser tarde al concluir la misma el público, que había colaborado con juguetes y golosinas entregados al llegar, se quedó largo rato hablando con los expositores y los organizadores, tomando café, retirando el material que sobre Fátima se ofrecía en forma gratuita y también interesándose en las actividades del Movimiento Our Voice.

Muchas gracias a Alicia que hizo tiempo entre sus actividades para dar esta charla. Gracias a Belén Paolini que nos permitió usar el salón Blu Bel para la conferencia. Gracias a Jorge Costa por haber venido desde Buenos Aires para compartir nuestras actividades. Gracias a todos los que asistieron y trajeron donaciones. Gracias a los jóvenes de Our Voice por su maravilloso trabajo. Y gracias a los integrantes del Arca de Rosario por su incansable labor.


Inés Lépori
21 de diciembre del 2017
Arca Lily Mariposa
Rosario, Santa Fe, Argentina

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139