Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
campana-1TRABAJANDO Y CRECIENDO JUNTO A LOS NIÑOS
Quiero compartir con todos mis hermanos un evento muy simple, muy sencillo pero muy especial para todos nosotros quienes trabajamos en el arca de Campana.
Durante todo el año 2010 desarrollamos merendadas, talleres de arte, proyección de películas y talleres de ecología para niños muy humildes de un barrio periférico de la ciudad de Campana.
“La escuelita” como los niños insisten en llamarla, poco a poco se fue llenando de muchas almitas curiosas y con mucha necesidad de recibir amor y contención. A lo largo del año, los chicos pudieron ver una realidad que lamentablemente en ningún otro lado la pueden encontrar. Trabajamos mucho con conceptos tan simples pero tan profundos que solo el deseo y la perseverancia de que nuestros hermanitos crezcan en amor, pueden dar los frutos más hermosos e inesperados. El amor al prójimo, el respeto, la confianza, el aprender a compartir, la amistad, el esfuerzo por mejorar, y lo más importante sentirse amados y asistidos por Dios, por Jesús, por María y por todos los seres que tutelan y acompañan a cada una de estas almitas.
Chicos de entre 4 y 12 años se reúnen varias veces por semana para dejar por unas horas sus conflictos y carencias familiares y sociales para entrar en “una realidad paralela”. Una realidad que riega constantemente las semillas de luz que cada uno de estos chicos posee en el sagrado templo de su espíritu.
El por qué de los estigmas de Giorgio, la visita de astronaves a la tierra, la difícil situación de la humanidad y el pronto retorno del maestro conviven naturalmente con el conocimiento de nuevos animales, el cuidado y el amor hacia ellos, una rica chocolatada y una hermosa obra de arte realizada con diferentes materiales, coronan el encuentro.
Sentíamos que para finalizar el año y para premiar tanto trabajo realizado por los chicos, sería bueno darles un regalo especial, entonces decidimos llevarlos todo un día a conocer el zoo de Buenos Aires, distante a unos 90 km de la ciudad de Campana. La cita era para el domingo 12 de diciembre a las 8.45 de la mañana, debíamos encontrarnos en la puerta de nuestra sede, lugar donde se desarrollan las actividades. El día anterior había llovido torrencialmente, y la mañana del domingo parecía no mejorar, estuvimos a punto de suspender todo, pero decidimos ir igual al encuentro, quizá algún chico se presentaría, nos daba muchísima pena suspenderlo.
Cuando llegamos a la sede (Agustín, Damián y yo) nos encontramos con todos los chicos que estaban totalmente ansiosos y felices por el viaje. Estaban solitos, sin sus padres, desde las 7.30 de la mañana, esperándonos. Después se sumaría Mariela para cuidarlos hasta que lleguemos nosotros y emprendamos el viaje. Hacía bastante frío y el cielo totalmente cubierto, en cualquier momento llovería. Luego los chicos nos contaron que no habían podido dormir en toda la noche, ansiosos por el viaje.
Partimos Agustín, Damián, Mariela y yo con un grupo de chicos rebosante de felicidad, expectantes por saber cómo iban a ser esos animales de que tanto hablábamos en los talleres pero que nunca vieron personalmente.

Durante el viaje, el cielo fue abriéndose lentamente, y cuando llegamos al zoo, sólo quedaban algunas nubes. Al llegar fuimos los únicos visitantes por varias horas, sólo los animales y nosotros en un inmenso lugar, una bendición, los chicos corrían de aquí para allá, la emoción los desbordaba, al cabo de algunas horas comenzó a llenarse el lugar. Nosotros ya estábamos más que satisfechos con nuestra recorrida. Finalizado el paseo en el zoo, decidimos escaparnos por una hora al planetario antes de emprender el regreso. El planetario es un lugar a pocas cuadras del zoológico en el que se proyectan filmaciones de todo lo referido al universo, en una gigantesca pantalla curva que abarca la totalidad del techo, además es museo y observatorio. “Casualmente” llegamos para la última función antes de que se cierre por reformas.
Sólo puedo decir que fue una experiencia extraordinaria para nosotros y para los chicos, ver la formación de estrellas, el sistema solar, con imágenes tan vívidas e inmensas, fue como volver a casa, a un lugar desconocido para la mente consciente pero añorado por el alma.
Al finalizar emprendimos el regreso, con el corazón lleno. Sé que va a ser un recuerdo imborrable para ellos y para nosotros. Cada uno se llevará luego una copia del video de todo el viaje compartido.
A este grupo de almitas maravillosas que han compartido durante todo el año tantos momentos con nosotros, que el Padre ha llamado y ellas respondieron y aceptaron el encuentro, las llevaremos por siempre en nuestro corazón, rogando al altísimo que cuide de ellas para que esos brotecitos de luz se conviertan en árboles fuertes y valerosos protagonistas de un nuevo mundo, de una nueva Tierra.
Agradecemos infinitamente a lo alto por permitirnos trabajar y crecer junto a estos niños con esta extraordinaria y bendita experiencia.

Paola Becco
Arca de Campana.
25 de Diciembre 2010


DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139