Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
saro_00

PREMONICIONES SINCRONIZADAS
Por Rosario Pavone

HE ESCRITO EL 21 DE ENERO DEL 2011:

ROSARIO PAVONE, UN ANTIGUO AMIGO Y HERMANO ESPIRITUAL MIO.
COMPAÑEROS DE INFANCIA Y COMPAÑEROS DE FE Y DE AMOR HACIA AQUEL AL QUE HEMOS RECONOCIDO COMO PADRE ESPIRITUAL: EUGENIO SIRAGUSA.
LEED LO QUE ROSARIO HA ESCRITO. UN AUTENTICO ANALISIS QUE EVIDENCIA CLARAMENTE LA VERDAD Y LA MENTIRA, EL FANATISMO Y LA VERDADERA FE, LA MISTIFICACION Y LA VERDAD.
LEED Y MEDITAD!

G. B.

"PREMONICIONES SINCRONIZADAS"

- Para todos. En especial para aquellos que creen pertenecer a la "Tribu de Juan" -

Hace muchos años, era la segunda mitad de la década de los 70’, cuando siendo chicos, teníamos nuestra pequeña delegación del Centro de Estudios de la Fraternidad Cósmica y vivíamos una particular etapa de crecimiento y de despertar, estimulados por la presencia y los escritos del hermano "mayor" Eugenio, cuya Personalidad espiritual que lo guiaba había sido perfectamente comprendida por todos nosotros.
Fue en aquél período que tomamos un viejo cuaderno contable para convertirlo en un diario que, en broma denominamos como "Diario de a bordo", en el que anotábamos nuestras experiencias, lo que pasaba y nuestro intimo sentir. La mayor parte está escrita por mi, pero buena parte la escribió Giorgio y después también Tino y Filippo, sin contar a todos los demás, incluso muchas personas que “pasaron” por allí...
También se escribieron varios sueños, porque contenían elementos y algunas veces conocimientos que nosotros consideramos importantes. Hoy quisiera hablaros dos de éstos sueños que tuve: el primero en el periodo anterior al arresto y la histórica vicisitud judicial de Eugenio Siragusa; el segundo en las semanas sucesivas a su salida de la cárcel.

I°) - "Me acuerdo de un hombre, condenado a muerte. Cuando lo arrestan, con voces y gritos, era como si fuese a bordo de un furgón, en marcha, atropellando todo lo que encontraba, hombres o cosas (pero era como si fuese la noticia del hecho en  si misma la que atropellaba). Después veo una habitación donde está este hombre, sentado y tranquilo. Intentamos vagamente de hacer algo por él. Nada: era como si no hubiese posibilidad de apelación ante la sentencia o la condena.
Sin embargo estábamos ahí con él, conscientes del asunto, entristecidos pero al mismo tiempo serenos y tranquilos como si comprendiésemos que lo que tenía que pasar no podía mutar, a pesar de que esperábamos que así fuera... El rostro del hombre no estaba claro, casi difuso… pero una sensación me forzaba tanto que literalmente me empujó a enfocar con el zoom su cara: por un instante, sólo por un instante, vi claro y nítido el rostro de Eugenio, que esbozó apenas su sonrisa radiante.
Un instante...y luego se volvió difuso nuevamente, casi fuera de foco..."

II°) - “Me acuerdo que estaba en la plaza del pueblo que está frente a mi casa, en cuya esquina se encuentra el bar de "Paolino", y me encuentro delante a muchas personas entre las cuales distingo los rostros de hermanos de Nicolosi y otras personas que no conozco. Todos rodean una figura casi como si fuese un totem o un fetiche, en una atmósfera que recuerda mucho a la de Herodes en la famosa película "Jesús Cristo Superstar". Siento molestia, casi repulsión.
Algunos de ellos se dan cuenta que yo estoy allí y se precipitan todos hacia mi, llevando sobre sus hombros la figura que rodeaban, que para mi sorpresa era un hombre y reconozco que es papá Eugenio, un Eugenio que de repente e instintivamente no siento como que sea el autentico, sino uno falso. Era idéntico en su rostro, su buzo con el emblema del Águila, la gorra de baseball que llevaba siempre, pero...non era él. También sonreía; grandes sonrisas, pero no era la sonrisa que conocemos, solar y radiante, lo percibía con claridad. Interiormente me sentía determinado a oponerme a este engaño, al mismo tiempo tenía una fuerte sensación de malestar y de repulsión hacia ellos, los cuales era como si trataran por todos los medios de involucrarme y sobretodo de convencerme que aquel era Eugenio y que yo debía estar con ellos, llegando incluso a levantar un brazo de "Eugenio" para ostentar el anillo que llevaba e el dedo, idéntico al que tiene...
Después de ésto, mi "rabia emocional", una vez desenfocada esta escena, me lleva a otra donde me veo rodeado de ratas y serpientes de las cuales logro escapar con mucho esfuerzo y disfrutar de la sensación liberatoria de la pesadilla.
Y luego, de repente, me despierto, transpirado: eran las seis menos cuarto de la mañana."
En cuanto al primer sueño, fue fácil encontrar, a la luz de lo que sucedería posteriormente, una forma de explicación interpretativa relacionada con el caso judicial del cual fue víctima Eugenio en 1978. Un período que vivimos muy intensamente, desde el día del arresto hasta el del proceso y del cual guardamos justamente un resumen en nuestra memoria que incluso en un futuro se podría escribir y difundir.
Pero en lo que se refiere al segundo, por más que me esforzase en analizar símbolos y significados como por ejemplo ratas y serpientes, que representan categorías y actitudes de muy bajo nivel -ante las cuales el águila, por naturaleza, es implacable- nunca pude encontrar una relación con la realidad vivida. Más allá de la identificación del "instigador" de tal engaño, el Adversario, el enemigo de siempre... ¿de quien, o de que, se serviría este último, para ponerlo en práctica?                                                                                                   
Confieso que desde hace más de 30 años, este sueño, tan vivo y lúcido en el recuerdo -mas aún que en lo escrito-  no ha encontrado para mí ninguna posibilidad "exegética", incluso después de mi distanciamiento del mismo Eugenio en el lejano 1995, por una serie de problemas y vicisitudes que pocos conocen.
Y es solo en este momento, en estos años transcurridos desde que él se fue, que algunos acontecimientos, con su inevitable corolario, me han hecho metabolizar lentamente el verdadero significado, profundo y al mismo tiempo tremendo, de este sueño.
Es la conocida y dolorosa división entre Eugenio y Giorgio el substrato sobre el cual se apoya una triste historia que, paradógicamente ha reverdecido después del humano adiós del mismo Eugenio, y que con la publicación póstuma de algunos videos, ha visto nacer una perjudicial y dura disputa que contrapone ferozmente al hermano contra el hermano, poniendo de rodillas la fraterna cristica común unión y dejando al Cielo desconcertado…  
Humanas vicisitudes, debilidades de la carne, equivocaciones e incomprensiones mortifican el valor del Espíritu y confluyen en una amalgama de mistificaciones que dan origen a lo que yo llamo “EL ERROR", que llegará al máximo de la blasfemia, con el intento de debilitar, aún dando un sucesivo paso atrás, la legitimidad de la misión de Jesús el Cristo y de Su sacrificio, generando confusión, desorientación, la "fuga" y el alejamiento de muchos.       
Y volviendo al sueño, son siempre los "antiguos" - entre los cuales me sitúo yo - con la participación de los "nuevos", los últimos de la enésima última evangélica hora..., aquellos que fomentan y alimentan un dinamismo fratricida, pernicioso  y venenoso, sirviéndose de  la figura de Eugenio, "llevándolo a hombros", y, con la intensión de alcanzar el objetivo de quien en realidad los anima a hacer todo ésto, llegan incluso a "ostentar el anillo" , es decir, el sello, su sello, o su verdadera y auténtica obra. El gran Mensaje Cristico, pasado a través de la espiritual personalidad de Eugenio, de esta forma es instrumentalizado y utilizado como cuña en  la conciencia sobretodo de quien no conoce o que aún no es suficientemente consciente...  para transmitir odio y desprecio por los “otros”, los propios hermanos...
Os confieso que yo también me he visto envuelto en esta lógica devastadora, como las "ratas y serpientes" podrían llegar a decir…, pero desde hace bastante tiempo me he percatado del error cometido y ahora he decidido de haceros participes de estas reflexiones, porque se puede estar muy convencido de “respetar” la memoria de Eugenio o de "defender" las acciones de Giorgio..., pero de seguir así  no se hará otra cosa que alejarse de la Luz de la Verdad y del profundo sentido de responsabilidad que ha implicado y que implica  la "llamada".
El Maestro nos dejó una herramienta eficaz para poder ejercer nuestro discernimiento, condensada en unas pocas y simples palabras: "Por sus frutos los reconoceréis".                                          
A tal fin quiero aclarar - habría podido decirlo antes - que nadie, repito NADIE, debe sentirse el destinatario y/o el acusado de la expresión de mis pensamientos, dado que mi deseo es sólo el de destacar las actitudes, las acciones, y no apuntar el dedo hacia quien presuntamente pueda haber sido el autor, como se suele decir..."se dice el pecado... no el pecador.." Y ésto en virtud de lo que nos ha sido dicho, escrito y transmitido, o sea "no juzgar", porque es verdad que ninguno de nosotros puede permitírselo, porque nos equivocamos todos, porque nadie sabe  en realidad lo que alberga realmente en el íntimo ser del hermano, porque nadie sabe realmente cómo se hayan desarrollado sus vidas, porque a menudo todos somos impulsados por fuerzas buenas y no tan buenas en el accionar... Señalar, constatar, reprender: ésto es lícito.
Pero ahora... ¿cómo se puede hablar de "Leyes Cósmicas", "Padre Glorioso", "Verdad de Cristo" y "Revelación del Consolador" cuando al mismo tiempo se insinúan las dudas y sospechas sobre el hermano, o cuando se apunta el dedo contra los propios hermanos definiéndolos "traidores" y secuaces del engaño y del Anticristo? ¡A sus propios hermanos!  Aquellos que el Tiempo ha puesto en la misma senda, que sienten y luchan por las mismas cosas...
¿Cómo se puede pensar y decir?: "¡A mí de éstos... no me interesa nada!" O bien responder con orgullo luciferino: "Yo trabajo, hago ésto... hago esto otro... ¿tú qué haces? ¡Tu no haces nada!" ¿Como se puede invocar, a cada paso, la justicia divina para los demás, cuando somos tan ciegos que no vemos la gran injusticia que cometemos? ¿Todo ésto proviene del Padre?
Inizio modulo
Varias veces me he sentido turbado y triste viendo que se repite esta actitud y  un en un par de ocasiones, como Eugenio nos enseñara, "consulté" el libro *Imitación de Cristo*, y ambas veces el contenido era similar "Contra los vacíos juicios humanos” y luego “Tener como referencia siempre a Dios, último objetivo”, que son una clara invitación a no darle lugar a peleas inútiles y tentaciones poco saludables.
Una última vez, muy triste por lo que leía, "pedí" de nuevo ayuda e iluminación a mi Señor. Os quiero transcribir las partes más importantes del pasaje que se "abrió": “Tienes que saber que el antiguo enemigo intenta por todos los medios de obstaculizar tus deseos de bien, alejándote de toda práctica de devoción: es decir alejándote del culto de los santos, del pío recuerdo de mi pasión, del pensamiento útil de tus pecados, de la atención de tu corazón; y finalmente de la firme voluntad de avanzar en la virtud.
El antiguo enemigo insinúa muchos pensamientos perversos, para hostigarte y atemorizarte, para disuadirte de las oraciones y de las santas lecturas...
... Lucha como un soldado valiente... Y si a veces caes por tu debilidad, recobra fuerzas, confiando en una gracia mía aún más grande, prestando atención a la vana complacencia y a la soberbia: es debido a ellas que muchos son inducidos al engaño, cayendo a veces en una ceguera casi incurable. Es ésta ruina de los hombres orgullosos, neciamente presuntuosos, la que te debe llevar a la cautela y a la humildad indefectible."
En realidad deberíamos preguntarnos, con humildad genuina y echándonos cenizas encima, “¿cui prodest?" en aquellos que se reconocen como tocados por el Espíritu de Juan, ¿esta dinámica destructiva apunta a destruir en vez de construir, como debería ser? ¿A quién le sirve alimentar el odio y la división?
Seguramente no al Padre, seguramente no a Cristo y claramente tampoco al Espíritu del Consolador.
Sus deseos son muy diferentes, es un necio aquel que cree que puede adaptarlos a su propia conveniencia.
Quien sin embargo, con su arte sutil y refinado, ha logrado introducirse… e inspira estrategias típicas de su naturaleza disuasiva es el enemigo de siempre, el Adversario, el mismo que estuvo en el origen de la división entre Eugenio y Giorgio.
¡Quien tenga inteligencia que comprenda!
En su mira está la aniquilación, la destrucción de la "Tribu de Juan"... y somos nosotros los que tenemos que evitar que eso suceda porque, de lo contrario, como ya fue en otro tiempo para otros..., también lo será para nosotros, "el reino de Dios será quitado de vosotros y será dado a un pueblo que producirá los frutos del reino."
Seguramente a la Inteligencia Divina no le faltan los medios para cambiar programas y programados y los Ángeles del Señor no tardarían mucho en "recoger por las calles pobres, lisiados, ciegos y cojos" y llevarlos a la sala del Banquete en lugar de aquellos que han rechazado la invitación...
Creo que esto es mucho más que sólo una advertencia.
En este período de gran confusión en el que con una frecuencia cotidiana surgen  nuevos mensajeros, nuevos contactos, sibilinos místicos y videntes, apóstoles, profetas, locuaces canalizadores, discípulos y con un cierto auge las Magdalenas... en este tiempo digo, las fuerzas de la disuasión están más activas que nunca, osando lo que rara vez se osaba: probar, inducir en tentación y seducir usando formas persuasivas y energías que lo imponderable extradimensional les concede, y sirviéndose también engañosamente de las figuras hacia las que se siente una especial devoción, Jesús y Eugenio inclusive...
Para reconocer a quien "sirven" aquellos quizás en este caso podría entrar en juego el tan decantado discernimiento: si anteponen los verdaderos valores del espíritu delante de aquellos ilusorios de la mera retórica pseudo-espiritual, si alimentan la comunión de las almas y no su división, si su accionar construye y no destruye, si manifiestan la verdadera humildad del silencio y de la comprensión, en lugar de aquella servil y falsa de las palabras, si les gusta permanecer sencillos entre los “pequeños” en vez de mostrar adulación y exaltación sobre su "exclusividad", si acusan las mil y una opresiones del Anticristo en lugar de ver al "maligno" en los propios hermanos, si se dedican a socorrer al hermano que lo necesita... en lugar de hacerse presentes sólo cuando su ego ha sido ofendido, si tienen la amorosa paciencia de tender siempre la mano al hermano, que aún no ha comprendido en lugar de "seleccionar" y sentenciar, si sus cálidas palabras encienden el alma e iluminan el espíritu en lugar de turbarlos en la duda y en el fanatismo dogmático, si abren sus corazones incluso en las pequeñas cosas en lugar de anunciar revelaciones rimbombantes y la salvación poco probable de la carne, si demuestran ser capaces de separar lo humano de lo espiritual en lugar de envolver todo en la embriaguez de la exaltación, si aman enormemente la Justicia sabiendo que ésta se encuentra en la luz del Amor en lugar de mistificar con ella las insanas veleidades, si íntimamente son devotos  a Cristo y a través de su sacrificio ven la ley maestra de la evolución y no en cambio la debilidad o incluso la duda del fracaso, si... si hacen ésto hay una buena probabilidad de que sirvan al Bien de Cristo.
Pero si hacen lo contrario es casi una certeza que sirvan al Otro.
En verdad nosotros pensamos que somos grandes, importantes, indispensables, siempre lo hemos creído, sólo los hipócritas lo negarían; pero la realidad podría ser diferente: el pasado y el presente de "nuestra Obra" podría constituir ni más ni menos que un granito de un puñado de arena junto con muchísimos otros granitos que contribuyen al igual o tal vez mejor que nosotros a la "tarea" de despertar almas y conciencias y que ayudan y apoyan muchas causas a favor de la Vida. Y tal vez con mucha más coherencia que muchos de nosotros.
No somos "nada" o muy poco en realidad: una profunda inmersión en las aguas tonificantes de la humildad nos haría muy bien.
"El Padre llama" escucho decir, y no creo que se equivoquen, porque los tiempos apremian y pesan cada vez más y Él está dolorido de que tanta "semilla" se pueda dispersar en lugar de fructificar abundantemente.
Pero Él nos quiere de esa forma: sencillos y puros como los niños, limpios en los pensamientos y en las intenciones, todos llenos del “espíritu del siervo", adamantinos, confiados y abiertos hacia el hermano que tal vez todavía no conocemos y a pesar de las apariencias, está involucrado también él en el gran programa principal de "Rinnovatio", que tendrá como primer evento sorprendente el regreso del Hijo del Hombre.
La desconfianza, las dudas, las sospechas, las maledicencias, las calumnias, las exaltaciones y las "investiduras", los dogmas y los anatemas, pongámoslos a un lado y dejémoselos a aquellos que sin ellos no tendrían más alimento para sobrevivir...
Si realmente creemos que somos "llamados" a engrosar el exiguo grupo "de los que aman la cruz de Jesús" y por lo tanto adquirir esas características "genéticas" de las cuales hablaba el Maestro en el famoso Sermón de la Montaña, para después trasmitirlos a las generaciones futuras, si de verdad es ésto lo que queremos... sigamos adelante apretados unos con otros bajo la voluntad del Padre y la Ley de Su Hijo que, contrariamente a lo que algunos necios siguen diciendo, son unívocos y en perfecta sintonía.

Fraternalmente. s. p.

Gaggi-Messina (Italia)

20 de enero de 2011

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139