Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
18_luglio1¡JUSTICIA PARA PAOLO BORSELLINO! TODA LA VERDAD PARA SER LIBRES
Por Lorenzo Baldo - 21 de julio de 2011
Palermo. Desde la torre panorámica del Castello Utveggio Salvatore Borsellino abraza con fuerza a una chica que llora. Le acaricia el rostro, le seca las lágrimas, y luego dirige su mirada hacia Via D'Amelio.
Las recientes revelaciones sobre el atentado de Paolo Borsellino certificarían que fue Giuseppe Graviano, poderoso boss de Cosa Nostra, quien accionó el mecanismo conectado con el coche bomba que en aquel lejano 19 de julio explotó frente al edificio en el que habitaba la madre del juez. Y habría accionado ese dispositivo desde detrás del muro ubicado en la misma Via D'Amelio, y no como se creía antes, desde lo alto del Castello Utveggio. A pesar de ello las sombras que rodean  al imponente edificio que domina Palermo desde el Monte Pellegrino no han desaparecido en absoluto. La presencia de una célula de los Servicios Secretos dentro del Castillo sigue siendo bajo todo punto de vista un dato inquietante y sobre todo representativo de una conjunción de poderes con el objetivo de eliminar un obstáculo para la “negociación”.
Salvatore encabeza la caravana. Detrás de él decenas de chicos, hombres y mujeres, familias enteras venidas desde toda Italia llevan en su mano una “agenda roja”, que simboliza la que perteneciera a Paolo Borsellino y que desapareció del maletín del juez pocos minutos después del atentado, y acaban de terminar la subida que va desde Via D'Amelio hasta llegar al Castello Utveggio. El que ha sido denominado como el “popolo delle agende rosse” (el pueblo de las agendas rojas) se acerca a su capitán, Salvatore Borsellino, que, después de haber abrazado fuerte a su hija Stella que acaba de llegar también ella hasta la cima con su agenda roja en la mano, se prepara para descender hasta la ciudad, despreocupado del calor y el cansancio.
La sed de justicia de Salvatore va más allá de cualquier impedimento humano. Con mejor ritmo que otros caminantes desciende las empinadas rampas para prepararse para la real maratón de actividades previstas para el 19° aniversario del atentado de Via D'Amelio. Actividades que comienzan con la reunión en la Biblioteca Municipal donde se renuevan los “Legami di memoria” (“Lazos de memoria”), actividades organizadas por la Asociación Arci, desde los primeros años posteriores al los atentados del 92'.
El saxofonista Nicola Alesini toca la melodía “Via D'Amelio” llenando el ambiente de emoción. Momentos antes habían pasado por la pantalla las imágenes de Mogadiscio comentadas por la escritora somalí Kaha Mohamed Aden. Palermo como Mogadiscio. La autora terminó su relato deseando que todos “seamos guiados por una estrella como Paolo Borsellino”. Luego de las palabras de Anna Bucca (de Arci Sicilia), del prof. Vincenzo Guarrasi y de Emanuele Villa (de Un'altra storia) llegó el turno de Rita Borsellino, quien se acercó al escenario visiblemente emocionada. En esta música escuché el “grito de Paolo”. Y es ese grito que  o encarna un reclamo de justicia y verdad que la hermana del juez quiere transmitir a todos los participantes. “Tenemos que  ser nosotros los que gritemos – explica con pasión y gran intensidad -, tenemos que hacerlo nosotros, tenemos que ponernos de pie y pretender la verdad, de la única forma que podremos ser libres será cuando hayamos obtenido toda la verdad”...
Y es esa misma búsqueda de libertad la que se vive de nuevo al día siguiente frente al Palacio de Justicia, en la manifestación en defensa de los magistrados. Frente al portón se agrupan chicos y chicas, hombres y mujeres que han viajado con todo tipo de medio de transporte para poder llegar a Palermo, listos a corear himnos de apoyo hacia magistrados como Antonio Ingroia, Antonino Di Matteo y Sergio Lari, quienes están llevando a cabo las delicadas investigaciones sobre la “negociación” y sobre el atentado de Via D'Amelio. En determinado momento Ingroia y Di Matteo alcanzan a los manifestantes para transmitirles su agradecimiento.
Casi como queriendo protegerles literalmente la pequeña multitud se reúne alrededor de ambos jueces acompañados por Salvatore Borsellino. Y será siempre el hermano de Paolo Borsellino quien encabezará, unas pocas horas después, la larga caravana que parte desde Via D'Amelio para llegar a la Facultad de Jurisprudencia, donde se desarrollaría el congreso organizado por Antimafia Duemila “Quinto potere, le finalità dello stragismo tra depistaggi e verità storiche” (Quinto poder. Los objetivos de la estrategia de atentados entre acciones de despistaje y verdades históricas).
Los gritos de “¡Afuera la mafia del Estado!” retumban a lo largo de toda Via Maqueda. Una vez llegados a la Facultad el volumen de gente se distribuye en el hall. Algunos están exhaustos y se sientan en el suelo, otros siguen cantando a favor de los jueces. Y de allí a no mucho tiempo una standing ovation acompaña el ingreso de Antonino Di Matteo y Antonio Ingroia, junto a un aplauso vibrante que abraza literalmente a ambos magistrados por algunos minutos. Todos se ponen de pie. El aplauso parece no querer detenerse jamás, hasta que interviene Rita Borsellino llamando la atención sobre el tema del congreso. Recordando cuando su hermano hablaba de la gente que “alentaba” a los magistrados del pool antimafia. Pero lo que más le importa a la hermana de Paolo es llegar a las personas presentes para que también hoy estén cerca de los jueces como Ingroia, Di Matteo, Scarpinato, Lari y sus colegas que se encuentran en la trinchera.
A continuación el Director de la Facultad de Jurisprudencia, Antonio Scaglione, recuerda la gran cantidad de magistrados caídos a causa de las balas, que en demasiados casos terminan siendo bajo todo punto de vista balas político-mafiosas.
Luego, un balance lúcido y detallado sobre el último año de lucha en contra de la mafia llega por parte del Director de Antimafia Duemila. Giorgio Bongiovanni repasa las etapas más sobresalientes de los últimos 365 días de investigaciones, partiendo de la colaboración de Gaspare Spatuzza hasta llegar a los violentos ataques contra Ingroia y Di Matteo. Que en ciertos casos pueden llegar a ser falsos y sibilinos como el próximo programa de ficción que saldrá en breve por Canal 5, dedicado al “Capitán Ultimo”, en el cual se tratará el proceso padecido por el ex oficial del Ros, y definido como una “persecución”, en la cual los perseguidores son los mismos magistrados que investigan sobre la negociación.
Bongiovanni recuerda además al desaparecido colaborador de justicia (mafioso arrepentido) Salvatore Cancemi quien durante largas conversaciones mantenidas entre ambos para la realización de un libro-entrevista, le había anticipado que en futuro le hablaría de las relaciones entre Riina y el Vaticano. “Lamentablemente no llegué a tiempo para poder escucharle – señala el Director de Antimafia Duemila – espero que dichas revelaciones lleguen de parte de alguien más...”. Bongiovanni recuerda finalmente que al día siguiente del asesinato del General Dalla Chiesa, de su mujer y de su agente de escolta, en un gesto de rabia rompió sus gafas y le prometió al General que algún día se mudaría a Palermo para dar su aporte en la lucha en contra de la mafia. A distancia de casi 30 años esa promesa ha sido mantenida: la redacción de la revista Antimafia Duemila abrió recientemente su sede en Palermo, y su aporte en la lucha en contra de este Jano Bifronte está en pleno desarrollo.
Luego llegó el turno del Fiscal Adjunto de Palermo Antonio Ingroia, que recuerda cómo desde las primeras horas después del atentado de Via D'Amelio, para él y para muchos de sus colegas era evidente que no se trataba sólo de mafia. “En los últimos años se han abierto algunas hendiduras – subraya Ingroia – dentro de este muro de goma, esta pared de silencio, este silencio, que no quiero definir como silencio de Estado, sino que seguramente es un silencio que se encuentra en el interior de una clase dirigente que cerró la verdad sobre el atentado de Via D'Amelio”. “Del otro lado de la puerta – destaca el fiscal palermitano – hay alguien que empuja contra este lado, podemos intentar incluso poner un pie para impedir que nos cierren la puerta a la cara para siempre, pero temo que nada más que uno, dos, tres, cuatro o cinco pies puedan ser triturados por la fuerza utilizada por la otra parte". “Entonces a lo que llamo es a estar siempre alerta, a prestar atención a lo que ocurre, a no dejaros desviar por la desinformación dominante, a ayudarnos a poner otros pies. Poned también vuestros pies en medio para impedir que se cierre la puerta que nos conduce a la verdad.”
Después de él el Fiscal Sustituto de Palermo, Antonino Di Matteo, comienza agradeciendo intensamente a las personas venidas desde toda Italia para conmemorar a Paolo Borsellino y para apoyar a la magistratura. Partiendo de una reflexión relacionada con el libro titulado "Il doppio Stato", (escrito en América en el 42' por el exiliado alemán Ernst Fraenkel), Di Matteo repasa las etapas que están llevando a la “reforma de la justicia”. El cuadro que resulta es cruel y peligrosamente real, y representa a una clase dirigente dispuesta a violar todos los artículos de la Constitución para salvaguardar a la "casta" en detrimento de la comunidad. Y es esa misma clase dirigente la que es analizada con la lupa del Fiscal General de Caltanissetta Roberto Scarpinato. El ex Fiscal del proceso Andreotti, parafraseando el subtitulo del congreso se pregunta la razón por la que se hace referencia a verdades históricas y no, como sería de esperar, a verdades procesales. “La elección de este título - subraya Scarpinato - es significativa porque, sustancialmente, nos dice que hasta el día de hoy la verdad histórica sobre la estrategia de atentados italianos nunca logró transformarse en verdad procesal, porque la magistratura nunca logró hacer luz sobre el detrás de escena de los asesinatos en Italia, ni tampoco incriminar a los ideólogos”. El análisis del Fiscal de Caltanissetta toca la herida descubierta de la estrategia de atentados utilizado como una cíclica metodología a través de la cual se alteran los equilibrios políticos de nuestro país. Y al recordar cómo la verdad puede ser “subversiva” Roberto Scarpinato llama finalmente a las personas presentes a realizar una suerte de promesa recíproca. "Nosotros como magistrados, pase lo que pase – destaca Scarpinato – seguiremos avanzando y trataremos de reconstruir la verdad procesal. Pero vosotros, no tenéis que romper filas, tenéis que seguir luchando para que este hecho no caiga en el olvido, para que no haya una amnistía colectiva a causa de la amnesia colectiva y para que siga viva la memoria de todo lo ocurrido.” Un largo aplauso antecede la próxima ponencia a cargo de  Giulietto Chiesa, periodista, durante años corresponsal en Moscú, escritor y presidente del laboratorio político-cultural “Alternativa”. Él se encarga de reconstruir la actual fase histórica en la cual “los poderes criminales han llegado a los máximos niveles en el mundo entero”. “Los grandes países del mundo – especifica Chiesa – están conducidos por grupos de criminales, que se llaman, comunican entre ellos a través de mensajes mafiosos, se mandan señales sobre nuestras cabezas, toman decisiones, sin que nosotros sepamos prácticamente nada de lo que ocurre". El paralelismo entre la situación nacional e internacional es ampliado ulteriormente por datos y estadísticas que certifican la crisis irreversible de las fuentes energéticas de nuestro planeta con respecto a la cual no hay ni un momento que perder para tratar de salvar lo salvable. Es por ello entonces que el rol de la información vuelve a ser el centro de atención en un período histórico en el cual la censura, la tergiversación de los hechos va de la mano con la violencia para-institucional utilizada como método represor. El discurso de Chiesa concluye con un llamado a unir las fuerzas, a organizarse para crear desde lo bajo aquella política capaz de afrontar, encauzar e intentar solucionar las graves problemáticas que se vislumbran en el horizonte y que la actual clase dirigente no será capaz de afrontar.
Salvatore Borsellino recibe positivamente la invitación, su voz marcada por un cansancio que va más allá de la fatiga normal. Toda la rabia y sed de justicia que vive cotidianamente el hermano de Paolo Borsellino, en los días del aniversario del atentado de Via D'Amelio, pulsan fuertes en cada latido de su corazón, casi como queriendo explotar en su pecho. El grito de Salvatore contiene todo el apoyo, el suyo y el de “su pueblo”, hacia magistrados como Ingroia, Di Matteo y Scarpinato, antes de que ocurran nuevos atentados. “Tendrán que matarnos uno a uno – grita Salvatore – para poder lograr que esto ocurra, porque os protegeremos con nuestras ideas, con nuestros cuerpos, con nuestra pasión y también con nuestras “agendas rojas” levantadas, porque las seguiremos levantando, seguiremos gritando nuestro deseo de verdad, nuestro deseo de justicia, nuestro deseo de resistir hasta que nosotros, como mártires de la Resistencia, logremos vencer. Y también vencerá la justicia y triunfará la verdad. Lucharemos hasta lo último por ello, no os abandonaremos”. Un caluroso aplauso sacude el hall de la Facultad como un interminable abrazo a los magistrados presentes.
Ese mismo abrazo que vuelve a manifestarse hacia el ex miembro del pool antimafia, Leonardo Guarnotta, la mañana del 19 de julio, durante la conmemoración de Paolo Borsellino por parte del Anm de Palermo. El recuerdo de Guarnotta rompe todos los rituales y apunta directo a los corazones. La conmoción del colega y sobre todo del amigo de Paolo Borsellino vuelve a hacerse sentir también por la tarde en Via D'Amelio. El edificio en el que se encuentra el apartamento de la familia de Rita Borsellino está envuelto por telones verdes ya que está siendo restaurado. El cartel “zona de remoción de escombros” evoca a los fantasmas de una señal de tránsito que si hubiera estado hace 19 años le habría impedido a Cosa Nostra que estacionara el coche bomba frente al portón de ingreso. Antes del horario preestablecido se lee la gran cantidad de cartas escritas por los jóvenes al juez Borsellino. Entre ellas se encuentran además aquellas dirigidas a los agentes de escolta de Borsellino, leídas por algunos de sus familiares. Dolor infinito, pero también mucha dignidad y sed de justicia, en los rostros y en las palabras de la nieta de Eddie Walter Cosina, así  como en la madre y en la hermana de Vincenzo Fabio Li Muli. Después del minuto de silencio en el momento exacto que recuerda el atentado ocurrido a las 16:58 llega el turno de la poesía de Marilena Monti al "juez Paolo". Cientos de manos levantan una "agenda roja" en el más absoluto silencio. En el cielo algunas golondrinas siguen volando sobre la muchedumbre. Al instante siguiente Leonardo Guarnotta sube al palco, aprieta en su mano algunas hojas y su mirada se pierde más allá de las personas, más allá de Via D'Amelio. Es él quien lee la primer carta a Paolo, en sus palabras vibra fuerte la amistad sincera hacia su amigo y colega así como un sentimiento de profunda nostalgia por los irrepetibles momentos que vivieron juntos. También es grande la emoción del Fiscal Antonino Di Matteo que revive los años juveniles en los que desde su lugar de oyente judicial le tocó compartir la rabia y el dolor que se respiraban en el Palacio de Justicia cuando se conoció la noticia del atentado de Via D'Amelio. Una larga misiva empapada de recuerdos y de pretensión de justicia es la que el Fiscal Adjunto de Palermo, Vittorio Teresi, lee con voz firme pero a su vez cargada de emoción. Y es una emoción incontenible, cargada de un dolor que jamás se ha  adormecido, la que acompaña las palabras de Antonio Ingroia mientras le habla a su maestro, a quien marcó para siempre su vida y por quien, hoy, se ha “obsesionado” en la búsqueda de la verdad sobre su muerte, para que pueda obtener justicia para sí. También el Fiscal General Piero Grasso pide finalmente poder leer su carta a Paolo en la cual se recuerda el patrimonio profesional y sobre todo de humanidad dejado por Borsellino. Una mujer en primera fila sigue secándose las lágrimas mientras estrecha su “agenda roja”. Un largo aplauso llena cada rincón de Via D'Amelio. Ese sentimiento de libertad que llega sólo a través de la conquista de la verdad, vuelve a latir fuerte en el corazón de aquellos que pretenden a toda costa esa verdad. Y que sólo así podrán sentirse libres.
Audio integral del Congreso “Quinto Potere. Le finalità dello stragismo tra depistaggi e verità storiche” http://www.radioradicale.it/scheda/332189/quinto-potere-le-finalita-dello-stragismo-tra-depistaggi-e-verita-storiche
Video síntesis del Congreso “Quinto Potere. Le finalità dello stragismo tra depistaggi e verità storiche” http://www.iquadernidelora.it/articolo.php?id=505
La carta a Paolo de Antonino Di Matteo
La carta a Paolo de Vittorio Teresi
La carta a Paolo de Antonio Ingroia
El ANM de Caltanissetta recuerda a Paolo Borsellino
Guarnotta: "Nelle istituzioni personaggi simili a Riina, Bagarella e Provenzano"
Borsellino: Juez Guarnotta recuerda “anni d'oro” del pool
Sergio Lari: ''Borsellino sapeva di trattativa Stato-Cosa Nostra''
Borsellino: Niños en Via D'Amelio, nosotros en contra de la mafia
http://www.ansa.it/legalita/visualizza_fdg.html_784135185.html

La carta a Paolo de Leonardo Guarnotta 
Querido Paolo:
Han transcurrido 19 años de aquel 19 de julio de 1992, cuando la barbarie mafiosa te golpeó a ti y a tus ángeles de la guarda Emanuela Loi, Agostino Catalano, Eddie Walter Cosina, Vincenzo Fabio Li Muli y Claudio Traína. Al cumplirse 57 días del atentado de Capaci otro ataque dirigido al corazón del Estado, en ejecución de una estrategia terrorista que al final no los ha compensado, y no lo hará estoy seguro de ello, incluso con vuestra ayuda. En este día se agolpan en mi mente los recuerdos de los años pasados en nuestro pequeño bunker del Tribunal y algunos simpáticos episodios en los que además hacías demostración de tu filosofía de vida llevada al extremo con tu profunda idiosincracia siciliana. ¿Paolo te acuerdas de lo que me decías cuando cada principio de verano nos tomábamos en el bar del Tribunal nuestro primer café helado? Con tu comunicativa y cautivadora media sonrisa pronunciabas la frase: “Leonardo, hemos vivido otro año”... Al comienzo del verano del 1992 volviste a pronunciar esa frase, pero la sonrisa que la acompañaba no era para nada convincente como en años anteriores y no sólo por el recuerdo aún ardiente y doloroso del colega y amigo Giovanni, a quien apenas pocos días antes, la barbarie mafiosa se lo había llevado. De hecho me quedó claro y luego me lo confirmaste que el nuevo cargo de Fiscal Adjunto de Palermo te pesaba y preocupaba en forma desmedida, luego también entendimos porqué, pero antes de que todo ocurriera tuvimos tiempo para compartir simpáticas pausas tu y yo. ¿Te acuerdas de cuando me viniste a ver a la oficina, acompañado por tu hijo Manfredi que se quedó mirando las copas y trofeos que obtuve en ocasiones deportivas futbolísticas con colegas y abogados, que estaban expuestos en mi vitrina? ¿Te acuerdas de lo que me dijiste pocos días después cuando casi tumbaste la puerta de mi oficina y me agarraste enojadísimo? En realidad fingías, pero me dijiste “la otra vez me habría vuelto y te habría matado. ¿Sabes porqué? Cuando salimos de tu oficina Manfredi me dijo 'papá ¿viste cuántas copas ganó tu colega Guarnotta? ¡Él sí que es un juez!'.” Muchos recuerdos más se agolpan en mi mente pero no quiero que esta carta te suene a un empalagoso amarcord. Querido Paolo, aunque como buen creyente soy consciente de que nuestros afectos velan por nosotros desde lo alto, así como soy consciente de todas nuestras experiencias terrenas, pero igualmente deseo informarte que gracias incluso a las recientes declaraciones comprobadas de colaboradores considerados como atendibles, los colegas de la Dda de Caltanissetta guiados por Sergio Lari, llegaron a una primera verdad, es decir, la individualización de los autores materiales del atentado, que no son los mismos que ya han sido condenados con sentencias pasadas en juzgado. Pero es necesario dar un paso al frente porque ahora queremos conocer la otra verdad, esa que tiene que individualizar la identidad de los ideólogos, de los responsables del perverso proyecto desestabilizador que desembocó en tu eliminación y que se sabía que te habrías opuesto con todas tus fuerzas y con todos tus medios a disposición contra el perfeccionamiento del pacto perverso entre  Estado-mafia-instituciones-Cosa Nostra. Querido Paolo, ten la certeza de que nuestros colegas, a pesar de todas las sutilezas, los 'no recuerdo', 'no estaba al corriente', entre los cuales tienen que buscar la verdad, están completamente determinados a descubrirla, la real verdad, sobre lo que se tramó en esos horribles y fatídicos días de junio y julio de 1992. Y no quedará nada por intentar, porque a ti que sacrificaste el bien supremo de la vida en el logro de tu deber de magistrado todos nosotros te lo debemos. Un fuerte abrazo de tu amigo y colega Leonardo.

Poesía de Lina La Mattina (Traducción)
A DOS GRANDES HÉROES SICILIANOS
Me pregunto con qué coraje y cara de piedra
algunos desechos de periodistas y políticos del norte
sur y centro, hablan de Falcone y Borsellino
se llenan la boca diciendo:
¡“dos italianos asesinados por la mafia siciliana!”

lo que no dicen esos vendidos por un plato de alubias
es que luego de 150 años todavía siguen amasando
por servilismo a los patrones que nos gobiernan,
el pan de la verdad con el barro de la infamia,
que el relato se cuenta al revés...

Porque nadie tiene el valor de decir:
“dos sicilianos y nuevos ángeles de la guarda, asesinados
por el Estado Italiano, dos sicilianos con toda la sangre,
el corazón, la honestidad, la dignidad, el valor,
de los verdaderos hijos de esta tierra de fuego y de amor...

Dos sicilianos con una inteligencia que hervía
como la pasta en la olla de sus cerebros,
hijos, hermanos, herederos de muchos otros héroes sicilianos
que por la libertad de esta tierra, en todo tiempo y pueblo
se dejaron asesinar: ¡Ducezio, Canepa, La Torre!

Es cierto que las manos asesinas pertenecen
a perros sueltos sicilianos, pero ¿quiénes son los ideólogos
a quiénes les sirvió esta sangre, quiénes son estos “buenos cristianos”
que se golpean el pecho, bautizados, confirmados,
con el aceite santo de la mafia, 'ndrangheta y camorra?

¿Quién fue el director de orquesta que dio la orden a las trompetas
sin sonido, que cantó como pájaro soplón
que mandó señales o tal vez “pizzini”?: Falcone viene
a Palermo... ¿quién fue el italiano que le pagó a los perros
con la promesa de convertirles en ministros, diputados, senadores?

¿Que les haría subir a la carroza de oro falso
si le hubieran hecho un gran favor: quitarle de los pies a
Paolo Borsellino y a su peligrosa “agenda roja”
que buscando la verdad como aguja en un pajar
les estaba rompiendo a todos, los huevos de la canasta?...

¿Quién fue el siervo del Estado italiano que hizo asesinar
a dos “SICILIANOS” con bigotes y con una voluntad de hierro?

La poesia de Lina La Mattina (en Dialecto Siciliano)
A DU’ GRANNI EROI SICILIANI

M’addumannu cu quali curaggiu e facci
di siccia, certu rituffu di giurnalisti e puliticanti
di nord, sud e centru, parrànnu di Falconi
e Borsellinu s’jinchinu la vucca dicennu:
“due italiani uccisi dalla mafia siciliana”...

Nun dicinu li vinnuti p’un piattu di fasoli
ca doppu 150 anni ancora usanu ‘mpastari
pri servilitutini a li patruna, lu furmentu
di la virità a lu fangu di la ‘nfamia... 
ca lu discursu  java scrittu all’arrivessa:

Pirchì nuddu havi lu curaggiu di diri:
“du’ siciliani ‘nsemmula a novi ancili ammazzati
di lu Statu talianu”, du’ siciliani cu tuttu lu sangu
l’occhi, lu cori, cu l’onestà,  la dignità, lu curaggiu
di li veri figghi di sta terra di focu e d’amuri...

Du’ siciliani cu la ‘ntilligenza chi vuggheva
comu pasta nni la pignata di lu ciriveddu
figghi, frati, eredi di tanti autri siciliani
ca pri la libirtà di sta terra, nta ogni tempu
s’hannu fattu ammazzari: Duceziu, Canepa, La Torre!

Veru è ca li manu assassinni appartennu
a cani scioti siciliani, ma cu su li mannanti
a cu sirbìu stu sangu, cu su sti “boni cristiani”
ca si battinu lu pettu, vattiati e crisimati
cu l’ogghiu santu di mafia, camorra,‘ntranchita?

Cu fu l’orchestanti ca detti vuci a trummi
senza sonu, cantò comu passaru sbirru
mannò signali o forsi pizzini: Falconi veni
‘m Palermu...cu fu lu talianu, ca pagò li cani
cu la e prumissa di falli ministri, diputati, sinaturi?

Di falli muntari nni la so’ carrozza d’oru fausu
siddu  ci avissiru fattu un granni favuri: livari di ‘n menzu
li pedi, Paolo Borsellinu e la so’ piriculusa russa
agenna, pirchì circannu virità comu agugghi nto pagghiaru
stava rumpennu a tutti, l’ova nna li panara...

Cu fu lu servu di lu Statu talianu ca fici ammazzari
du’ “SICILIANI” cu li mustazzi e ‘na vuluntà di ferru?

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139