Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

domingoyadrianaLOS VALORES DE CRISTO EN LA ACCION DE LOS JUSTOS     
Por Adriana Navarro  Domingo Silva.  5.10.11
El Miércoles 28 de setiembre del 2011 amanecimos con la lamentable noticia de que en las horas de la madrugada, al fiscal uruguayo en lo Civil Doctor Enrique Viana, desconocidos le dispararon dos balazos, en lo que aparentemente fue un intento de atraco,  y que se encontraba internado en el Sanatorio La Española, pero sin peligro de vida. La primera reacción fue de estupor, congoja, impotencia, irritación, rabia, por esta triste noticia  que escuchábamos a través de algunos medios de prensa radiales. Luego de superado el primer momento de “shock”, por lo que  creemos significa para todos nosotros este hombre, nos llamamos telefónicamente para trasmitirnos el suceso, y considerar el momento. Los fiscales uruguayos –y esto para ubicar un poco su competencia y ámbito en que actúan- integran el Poder Ejecutivo, y son independientes técnicamente en cuanto a las funciones que cumplen. La ley 15.365, Ley Orgánica del Ministerio Público y Fiscal regula la competencia y funciones de los mismos, y tienen por objeto la protección y defensa de los intereses generales de la sociedad.
Hace tiempo que nuestra Asociación Un Punto en el Infinito viene siguiendo muy de cerca  a este fiscal, por eso marcamos la trascendencia que tiene para nosotros en cuanto a la defensa a nivel ambiental que viene realizando, y también por la connotación y la notoriedad que ha adquirido en los últimos tiempos en este sentido, y que nos ha marcado un rumbo a seguir en cuanto a frenar avances de empresas multinacionales  (él las denomina “Empresas Anacionales”, es decir que no tienen nacionalidad) y que en su accionar en aras de ganancias económicas están provocando impactos ambientales negativos, que afectan además la salud humana, entre otros problemas.
Enrique Viana ha demandado al Estado uruguayo en varias oportunidades, y a manera de síntesis expondremos los casos más notorios. Uno de ellos es el juicio iniciado hace ya algunos años, en el 2001, cuando se detectaron altos niveles de contenido de plomo en la sangre de  muchas personas, fundamentalmente niños que viven en la zona de la refinería de ANCAP (organismo estatal de gran importancia en nuestro país), instalada sobre el Río de la Plata, en la zona conocida como “La Teja” de la ciudad de Montevideo, que hasta ahora poco o nada se ha hecho, y la contaminación de plomo en esa zona de la capital aún sigue afectando a la población infantil que allí vive, sobre todo a los de menores recursos económicos.
Con la instalación de la planta de celulosa, BOTNIA, el fiscal demandó el incumplimiento de parte del Estado de las normas de protección del medio ambiente al permitir la instalación de dicha planta en la ciudad de Fray Bentos, sobre el Río Uruguay.
En el año 2007  demandó al Estado a través del “Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay” (INAU), a  tomar medidas para proteger a los niños en situación de calle -que hoy abundan en Montevideo-.
 En marzo de este año Viana cuestionó jurídicamente la conducta seguida por el gobierno uruguayo con respecto a la propuesta de inversión y proyecto minero de ARATIRI, de la empresa ZAMIN FERROUS, presentando ante  la justicia una solicitud de información urgente al Poder Ejecutivo para determinar el carácter de las negociaciones en curso con dicha empresa, preparatoria de posibles acciones en defensa del medio ambiente. En este sentido demandó a varios Ministerios involucrados a que informaran sobre los hechos denunciados en el escrito presentado, considerando el fiscal Viana que la actividad de minería a cielo abierto implicaría significativos impactos ambientales negativos, señalando además que con la sola actividad de prospección  y de exploración en la zona de VALENTINES, donde el control estatal ambiental ha estado ausente, se registran ya, daños de consideración.
Recientemente –el 29 de agosto pasado- presentó una demanda  contra el Estado Uruguayo en la persona del Poder Ejecutivo, y  la Corporación “Anacional” MONTES DEL PLATA, conjunto económico constituido por dos empresas privadas extranjeras STORA ENSO Y ARAUCO, un nuevo emprendimiento industrial de pasta de celulosa en el Departamento de Colonia, rico en tierras de cultivo, y de producción lechera y ganadera. Viana en esta demanda, pide la declaración judicial de nulidad absoluta del Contrato de Inversión entre el Poder Ejecutivo y la Corporación Anacional Montes del Plata, violatorio de la soberanía del país, y de las normas de protección del medio ambiente. Este referido Contrato de Inversión tenía pactada una cláusula de confidencialidad, pero debido al requerimiento judicial realizado por la fiscalía este dejó de ser secreto o confidencial, de manera que hoy la población puede conocer su contenido, gracias a Viana. Consideramos que esta demanda constituye una brillante defensa de la soberanía del país, y una excelente defensa del medio ambiente y de la salud humana, pocas veces vista en nuestro país, por eso es un verdadero tratado espiritual de defensa de la Madre Tierra, y de los ciudadanos.
Bien, como ya se dijo, este señor fue víctima de dos disparos con armas de fuego, y lo insólito es que en la mañana del miércoles 28 de setiembre, mientras el periodista de una conocida  radio de Montevideo, entre las noticias que daba a conocer,  una tenía que ver con el fiscal Viana -a raíz de una reciente demanda iniciada en contra del Ministerio de Salud Pública instando a través del Poder Judicial, a que ese organismo realice estudios sobre ciertos medicamentos que no producen los efectos requeridos-,  justo en ese mismo momento, otro periodista de la radio comunica que alguien llamó a la emisora alertando del “atentado” al propio fiscal, y luego sí, esta última información fue  ampliada con más detalles.
El comunicado de prensa de la policía refería a un intento de rapiña con herida por arma de fuego. En el Diario “EL PAIS” del jueves 29 de setiembre, el fiscal declaró que el episodio que sufrió fue un intento de robo, aunque de la entrevista se desprende que los delincuentes tuvieron acceso a su vivienda y aún así no se llevaron ningún objeto de valor. También declaró que la rapiña no tiene vinculación con su labor profesional porque no recibió amenazas ni señales que hagan pensar que el episodio esté vinculado a su trabajo como fiscal. Pero de todas maneras la policía no descartaba otras hipótesis. Según información del diario “EL PAIS” del 30 de setiembre, la policía seguía sin novedad alguna, sin ninguna pista que permitiera ubicar a los delincuentes, y que por ahora el hecho seguía siendo investigado bajo la hipótesis de que fue un intento de robo.
Nosotros también consideramos que lo sucedido puede ser producto de un hecho de inseguridad pública que reina en las calles de Montevideo, o podría tener otra connotación totalmente diferente que podría estar ligada a la actividad judicial que él lleva adelante. Por eso estimamos necesario e importante haber hecho mención a dicha actividad judicial que afecta intereses económicos importantes, y  en nuestra calidad de libres pensadores, podemos suponer que el hecho sufrido por él, fuera un escarmiento o una advertencia.
En los tiempos que corren -y en otros pasados, también-, donde ha sido una constante que los hombres justos y rectos “caigan”, o sean perseguidos, burlados, maltratados, con total impunidad, nos hace dudar y estar alertas, o por lo menos tener derecho al beneficio de la duda, de pensar de una manera diferente a como se presentan los hechos. Este fiscal se ha ganado el  mote de “fiscal verde” por su constante defensa del medio ambiente, y de “fiscal loco” en el ambiente judicial, por parte de personas, que suponemos no entienden el significado de sus demandas, porque en realidad si tenemos en cuenta los resultados que obtiene, éstos parecen ser un verdadero fracaso. En una entrevista que leímos en marzo de 2011, Viana declaró que:
“A diferencia de lo que legítimamente ocurre con un abogado particular, un fiscal, como acontece con un juez, no debe medir sus decisiones por los resultados, sino por lo que cree ajustado a su conciencia jurídica. Eso se llama independencia técnica, lo cual no siempre es bien entendido, inclusive por nosotros mismos. Pero obviamente cuando uno actúa en defensa de intereses generales de la Nación, o de la causa pública, lo hace para mudar una realidad que considera antijurídica, y si así  lo hace es porque no pierde el optimismo de que en algún momento nuestra jurisprudencia cambiará. Esperemos que no sea tarde, ya que en materia ambiental, las demoras en reaccionar son fatales...Veamos lo que tristemente acontece en Japón”.
Nosotros que sabemos que todo lo que sucede en la vida material tiene una causa o una trascendencia espiritual, nos preguntamos ¿es casualidad que el mismo día que el fiscal fuera herido de bala el grupo de cultura de nuestra asociación había quedado de reunirse con él, en el horario de la tarde, en la fiscalía, ubicada en la ciudad vieja de Montevideo, para tratar algunos asuntos de índole jurídica que como asociación pensamos llevar adelante? No lo sabemos.
Por eso como apoyo y reconocimiento a este hombre y para dar a conocimiento a los demás hermanos de diferentes partes del mundo - y a los que estuvieron presentes, para refrescarles sus palabras-, queremos redactar lo que fue la segunda reunión de arca del pasado 16 de agosto de 2011, estando Giorgio en Montevideo, en su reciente visita, donde justamente fue invitado el fiscal Enrique Viana, quizás marcando Giorgio con ello, el camino a tomar como asociación,  escuchar, acompañar y apoyar a hombres íntegros, justos, en la labor que realizan a favor de la vida.

Georges Almendras presentó al Fiscal quien inmediatamente comenzó a hablar y de esta manera se desarrolló la conversación de ese 16 de agosto de 2011 en nuestra arca.
Fiscal Enrique Viana: “Gracias Almendras por tus palabras, he estado aquí en varias oportunidades y es un placer estar con ustedes. Vengo del interior del país, he estado en Guichón, y Tacuarembó, en reuniones similares a estas con vecinos que están preocupados, que quieren salir de un estado que yo llamo de INDEFENSIÓN, por las fumigaciones que pasan por encima de donde ellos viven, en la ciudad, y en la escuela donde van los niños. Y están preocupados por ello, además tienen una potabilizadora de agua, y  se están contaminando, por los productos químicos que se están usando. Las forestales están aplicando un producto para que las raíces no molesten, para volver a plantar. Ellos no están luchando en contra de la fumigación, de los transgénicos, sino algo sencillo, que no le fumiguen sobre sus casas, ellos están pidiendo los controles a OSE y a las autoridades, que se estudie el agua. Por ejemplo, han aparecido 50 tarrinas quemadas en un vertedero municipal, sin que se supiera que tenían y quién las había tirado. Ellos denuncian que se han borrado pruebas. Trabajé años en Paysandú, y “conozco el paño”, y me consta que en media hora se podría haber tenido a los responsables y no se hizo nada. Se ha denunciado ante las autoridades públicas, se hicieron expedientes en el Ministerio de Medio Ambiente y en el de Ganadería, y lo único que recomiendan es que esos tarros sean lavados tres veces, pero claro, no se investiga nada. Los vecinos saben perfectamente quien los tiró al vertedero. Algo parecido me pasó en Tacuarembó, donde la gente siente que la forestación está provocando una verdadera expulsión…No se sabe muy bien a dónde, pero lo que se está proponiendo es que la gente molesta y que se vaya. Una verdadera expulsión. Colonia y San  José están preocupados con la empresa Montes del Plata, porque el Estado se comprometió a forestar en un radio de 200 km desde donde se va a establecer Montes del Plata. Peligra entonces toda la producción lechera, y toda la producción de quesos. Están preocupados por sus fuentes de trabajo. En otras charlas comencé con algo del fiscal Antonio Gustavo Gómez, originario de Argentina, trabaja en una jurisdicción de Tucumán, especializado en lo penal que tiene que ver con lo ambiental, que en un libro suyo dice: “Si conoce un delito ambiental, denúncielo, no sea cómplice”. Ese es un trabajo suyo y lo refiere a la realidad argentina, y esa es la situación equivalente de lo que se está viviendo en el Uruguay. Y lo que está preocupando es la contaminación. En la fórmula econométrica de las empresas, la variable de ajuste ya no es el trabajo, como era hace años, hoy es la contaminación.  Dice Gómez que a mayor contaminación más ganancia; a más ganancia, mayor capital de inversión; a mayor capital de inversión, mayor corrupción; a mayor corrupción, mayor impunidad. Esto se traduce en INDEFENSIÓN. Si las autoridades no responden y ven de lejos ésto..., se da como en aquellas películas del Far West, llegaba el tren al pueblo, y los poderosos veían en el futuro ganancias económicas, querían a toda costa comprar tierras, entonces aparecían aquellos pistoleros que amenazaban a los vecinos para comprar sus tierras, eso está pasando hoy, y los vecinos se sienten subestimados, sometidos a una relación de poder…Al ciudadano común que no tiene poder, el único recurso que tiene es que las autoridades cumplan con su función, si no el ciudadano está indefenso.”
Viana explica a continuación que las grandes empresas europeas contaminantes, cuando se les anunciaba que tenían que trasladarse, producto del rechazo de la población, la recomendación que se les hacía era, que se trasladaran a lugares poco poblados, por dos razones: primero, porque encontrarían una resistencia menor y segundo, porque los índices de mortalidad, a causa de la contaminación que producirían, también iban a ser menores. Luego agrega:
“Y esa es la tragedia del Uruguay, y la gran ventaja para otros, es que somos un país poco poblado.”

Giorgio:Soy conciente que usted es fiscal y representa el estado uruguayo, pero no puedo no hacerle una pregunta política. En Europa estamos acostumbrados a los transgénicos, pero concretamente en Uruguay con una naturaleza formidable, y que ha tenido la suerte que ganó un partido de izquierda que en la década del sesenta denunciaba a la derecha. Ahora estos hombres están mandando, el presidente de esos movimientos está en el gobierno, entonces, ¿este gobierno qué está haciendo? ¿Ahora está apoyando a los corruptos? ¿Cómo pueden entender esto las personas? Hay gente que dio la vida por esto. Me parece una traición, esta es la pregunta.”

Georges Almendras:La pregunta apunta también a si la fiscalía se siente superada por todo eso, y si no hay mecanismos para neutralizar estas políticas.”

Fiscal Enrique Viana: “No son preguntas fáciles de responder. Primera cosa, en efecto quien tiene el ejercicio de una función pública ejerce una función política, ejerce algo de poder, desde un juez con una sentencia de divorcio, ya sea un Ministro adoptando una resolución, ejercen un poder político, de gobierno. Otro es la política partidaria, la bandera política de cada uno. Cuando un fiscal actúa, está ejerciendo una pequeña función política, lo mismo que un juez, y hay quienes no quieren que sea así, y hay quienes hablan que el Poder Judicial tiene que estar subordinado al Poder Ejecutivo. En realidad, es cierto, que la prédica actual no es la que se preconizaba en el pasado.... Recientemente escuché al senador Agazzi decir  que “somos víctimas de nuestro propio éxito”, que eso era consecuencia de que somos exitosos colectivamente. El Ministro de Turismo, Lescano, defendió a Aratirí como defendió la planta de celulosa, de que es algo nuestro, cuando decir que es algo nuestro no es así, porque está en una zona franca. Bueno, en todo caso, sería nuestro por la subvención que se dio a la empresa. Hay creo, un convencimiento de que muchos de los ideales que podían ser atribuidos a la izquierda, han sufrido una metamorfosis…Y no es de ahora, el Uruguay ha firmado no menos de treinta tratados de inversión, que son tratados con privados, con empresas más poderosas que el propio Estado, en los noventa. En 1965 el gobierno colegiado del Partido Nacional rechazó el Tratado de CIADI, organismo privado dependiente del Banco Mundial, (institución financiera también privada, que, precisamente, promueve la instalación de inversiones en países subdesarrollados). Se rechazó que el Uruguay entrara en ese tratado porque significaba pérdida de soberanía, entregar territorio a un poder privado, y era violatorio de la Constitución. Sin embargo en 1999, se desoye eso, y Uruguay firma el Tratado con el CIADI y así se firmaron varios tratados de inversión. La dignidad que se tuvo en 1965, no se tuvo después, no se tuvo con Finlandia, y no se tiene ahora en 2011, siendo la Constitución la misma y que no ha sido modificada. Me atrevería a decir que estamos en la misma situación de hace 200 años, sufriendo una suerte de neocolonización, años atrás peleábamos por ser un gobierno soberano, y hoy dimos pasos atrás. Hoy no interesa dominar a la población para que trabaje, ni que hará el Estado con esa gente, sí, tener un pedazo de tierra donde instalar residuos, por eso tiene características distintas.
Frente a la otra pregunta, ¿existen recursos frente a ésto?
Se sojuzga al Poder Ejecutivo, y Legislativo también, no solo al Poder Judicial, hay una cadena de sumisiones, y hay una serie de censuras que abarca el Poder Judicial.
Nos encontramos con un país sometido, el Uruguay no tiene una acción de amparo ambiental, sí de amparo, pero no sirve para el ámbito ambiental, pero existen otros mecanismos. Lo importante es que existan fiscales y jueces independientes, y que procedan de inmediato, y que actúen igual que lo harían frente a una rapiña. El camino que ha hecho mi fiscalía, es un camino solitario. He tenido pedido de informes, sumario, y no me he quedado quieto, he hecho como en el fútbol, “no hay una mejor defensa que un buen ataque”, siempre trato de ir un paso adelante,  no he tratado de achicarme, sino que me he defendido. Yo viajé a Gualeguaychú a dar una charla, he hecho manifestaciones a la prensa, tratado de trasmitir algunos conceptos, e inmediatamente me piden informes, rendir cuentas, cuando a otros colegas que fueron a Cuba no se lo hicieron. En materia ambiental no existe la reserva y con otros fiscales penales, que sí tienen que guardar reserva, no se ha hecho.
 Me gustaría hacer una referencia a los contratos de inversión. Yo estoy trabajando para pedir la nulidad del primer contrato de inversión del Uruguay. Entonces en un contrato de inversión, el Estado (ROU), nos comprometemos, la Empresa  ROU, (nosotros) con Montes de Plata, y me causa gracia el “ROU”, como una empresita.
La figura del contrato de inversión existe en los países de tradición minera. Naciones Unidas también habló de los contratos de inversión, los llamó contratos de inversión paralela, (habla de tratado de Estados). Suponen un acuerdo entre el Estado y una corporación y que se negocia en igualdad de condiciones, aunque en seguida se desvanece la igualdad cuando la empresa es quien pone todas las condiciones, suponen la pérdida de soberanía, son violatorios de soberanía, supone un enganche de inversión. Negociar es igualdad de condiciones, pero el dominante en esos tratados es la empresa, que impone obligaciones para el Poder Ejecutivo, hay plazos. Supone un congelamiento del derecho, a la firma del contrato, y si algo cambia la empresa puede recurrir, porque se cambió el derecho. Es decir no puede ser aplicado a la empresa una nueva exigencia ambiental, y en caso de aplicarse puede exigir una indemnización. Es decir que, con la cláusula de congelamiento del derecho, la empresa Montes del Plata –ante cualquier exigencia a posteriori  del contrato que altere la ecuación económica de la inversión-, puede reclamar del Estado una compensación; también se le llama “cláusula de blindaje, o de no innovar”, es decir que no se innove el derecho perjudicando los intereses de la empresa, también se le llama cláusula de seguridad jurídica. Hay pérdidas legislativas en eso, y también respecto del derecho que se aplica. Se aplica el derecho mercantil privado, y esto resume la pérdida de soberanía, supone la desaparición del principio de igualdad, porque la empresa se rige por un estatuto especial que se le concede, todo lo contrario al principio de igualdad ante la ley, todo lo contrario a una república.  Ahí está resumida la pérdida de soberanía. Los cuatro primeros artículos de la Constitución Nacional nos definen como República, con soberanía.
Estos contratos de inversión son contratos islas porque crean un privilegio, un estatuto especial para esos casos, y tiene derecho de reclamar si se incumple eso.
En los hechos, en éstos casos que les estoy enumerando, supone que hemos dejado de ser un estado independiente.”

Giorgio: “Si nosotros como sociedad, las asociaciones culturales hacemos un movimiento nacional para proponer un referéndum a la población, como se hizo en Italia, en contra de todas esas empresas, en contra de la energía nuclear, contra la privatización del agua pública, y hemos ganado con el 57 por ciento, y Berlusconi tuvo que frenar los contratos con las empresas para privatizar el agua, y aquí no sé, si se puede hacer así, porque yo veo en el futuro una catástrofe en este país.”

Fiscal Enrique Viana: “Si, acá no tenemos como en Italia..., tenemos algunos mecanismos. En el 2004 tuvimos un plebiscito por el agua, tuvimos un ley de protección para el agua, e inmediatamente en 2005 la violamos, cuando autorizamos la instalación de Botnia. Las reformas del agua no han tenido éxito, si bien tuvieron el 70% de aprobación por parte de la población, los que la promovieron, luego se transformaron en gobierno, y se olvidaron de todo, y eso hay que decirlo con todas las palabras. Estamos presenciando una nueva forma de gobierno. El Estado se está volviendo socio, y no tiene entonces seriedad de contratar en esas características. Desaparece la objetividad en quien tiene que contratar. Cuando hay conjunción de intereses públicos y privados, desaparece el interés público, digamos que el interés público se transforma en interés privado. Estamos viviendo una suerte de neo-mercantilismo, y más ahora con la ley de participación pública privada, donde el conflicto de intereses, hace que prevalezca el derecho privado, y donde permanece la “cáscara del Estado”, y lo que manda son los intereses privados, entonces tenemos la falsa creencia de que podemos reclamar algo. Las organizaciones ambientales se están aislando un poco del mundo jurídico, político. Está bien munirse de toda la información ambiental, pero no todo termina ahí, y no todo puede quedar en la órbita ambiental, sino que hay que discutir desde el punto de vista de la soberanía y de la República. Si se pierde esa columna vertebral, todo lo que nos rodea va a ir cayendo. Los daños hoy los estamos viendo en la puerta de nuestra casa. Un productor de Cerro Largo, Martín Echevarría, dijo algo muy interesante, uno de los cráteres que hará Aratirí, será de 8 kilómetros, desde el obelisco hasta la puerta de la Ciudadela (referencia de la ciudad de Montevideo) y tendrá 500 metros para abajo.
En estas dos o tres semanas la gente ha empezado a entender un poco esto, está empezando a preocuparse, y a revisar la información, sobre todo de “boca a boca”, por ejemplo, el preguntarse qué capitales hay detrás de Aratirí. Esto tiene efecto externo e interno. Externo porque los capitales se ponen un poco nerviosos, cuando la gente se pregunta, al ver que la ciudadanía empieza a cuestionar a sus políticos,  porque la seguridad que necesitan estas empresas, se tambalea, y dudan de si entrar o no en ese país, más allá de que tengan al gobierno dominado. Y el efecto interno, es que habría un peso a futuro sobre nuestras autoridades,  los jueces y fiscales no pueden ser imparciales en el tema del Medio Ambiente, no pueden abstraerse de los efectos ambientales, porque ellos serán afectados.
Este tipo de reuniones van llegando, van generando cambios y las autoridades tarde o temprano van a pensar un poco, y dirán: “esto no solo es cuestión de este fiscal loco, sino que se va trasladando a los ciudadanos….”. Eso es de alguna manera la democracia, que el ciudadano se interese, y esto preocupa a las autoridades.”

Pregunta: ¿Usted siente la causa de la gente como suya?

Fiscal Viana: “Nosotros representamos los intereses fiscales, esa defensa de intereses generales, cuando debemos pronunciarnos frente a un divorcio, a una investigación de paternidad, en el medio ambiente. Ni que hablar cuando tenemos que pronunciarnos en la defensa de la soberanía. Yo empecé esto, de antes, en Paysandú, a causa de las inundaciones. La gente que se le inundaba la casa, vivía en condiciones miserables, y yo como Fiscal Departamental, cité a la Cruz Roja, a las Fuerzas Armadas, y exigí que se les entregara lo que se les había prometido, colchones, ropas de abrigo, por lo menos eso. Después viví lo del plomo. Yo actúo por deber, es mi deber funcional actuar, sin perjuicio, de que cuando uno va al lugar y si ve vecinos en indefensión, esto se multiplica mucho más,  por razones éticas, esto aumenta por razones de humanidad. Hay un fiscal de Brasil, que dice que el Derecho Ambiental no es un derecho, es una obligación, el ciudadano está indefenso, y no puede tomar agua envenenada…
Si bien los jueces y fiscales tienen independencia técnica, sufren esto, y menos veo justificación a los jueces de la Suprema Corte. Una senadora dijo que el poder judicial debería estar sometido al poder ejecutivo, y lamentablemente quien dijo eso, no lo dijo como algo que va a venir, sino que es hoy. No tenemos jueces y fiscales independientes.”

Pregunta: ¿Todo pasa por un tema de conciencia?

Fiscal Viana: Los fiscales y los jueces somos hombres con todas las pasiones humanas. Yo tengo condescendencia con los jueces y fiscales del interior, que se exponen a un traslado, es decir están condicionados y además existe la carrera funcional. Pero no tengo la misma condescendencia con los jueces de Montevideo que ya han llegado al techo. No hay justificación.

Giorgio:El fiscal Viana explicó lo que para un pedacito del planeta pasa en todo el mundo. Para mi no hay ideologías de derecha o izquierda, ni más ideales, ni más autoridades, para mi el único baluarte que nos queda, - y no lo digo porque está usted aquí, Almendras lo sabe, porque trabajo en Antimafia-, son los jueces independientes, que irónicamente en Italia, como aquí se convierten en políticos, en docentes civiles, y explican que las cosas están tan graves, y están sometidas a este poder económico, al que se someten hasta los gobiernos. Por eso los jueces son la última esperanza hablando laicamente, porque yo tengo creencias religiosas, tengo la fe, yo, creo en Dios.”

Fiscal Viana: “Hay cuestiones que terminan en la conciencia de cada uno. Porque uno puede sufrir un traslado, y uno tiene que afrontarlo. Yo fui trasladado tres veces, me gustaría seguir en Paysandú. Una vez me trasladaron porque estaba investigando un faltante de setenta mil dólares en una comisaría, y no hice caso a mi superior porque consideré que tenía independencia. Ahí me trasladaron con ascenso a Montevideo. En la fiscalía de Aduana, levanté “algunas tapas” que no tenía que levantar y entonces me volvieron a la fiscalía civil. A penal no me pueden llevar, con los menores tampoco me van a poner. Pero uno cuando es independiente tiene que tener la contracara de la responsabilidad. Menor independencia para ser menos responsables, algunos colegas hablan de eso.”

Giorgio: “Saludos de la casa, se han quedado, y el jueves que viene, haremos la próxima reunión…
Me pareció importantísimo la presencia del fiscal Viana para el tema antimafia, y quiero hacer firmas con la asociación para evitar catástrofes, y proponer un referéndum en contra de estas leyes nefastas, pedir a las asociaciones…”

Erika Pais: “Ayer Loreley lo llamó, y el vino, entonces si el fiscal estuvo dispuesto a venir, ésto demuestra seriedad, darnos aliento, que no somos religiosos, fanáticos, y que nos respeta, que el trabajo del grupo cultura - que ha hablado con él-, ha sido serio, y propongo el año próximo hacer un congreso de este tema, invitar a los que más gritan en contra de todo esto, y los invito a ver las imágenes, algunos videos.

Giorgio: “…Nosotros tenemos que hacer doble trabajo, anunciar la fe y apoyar a los justos. Proponer una revolución cultural, revolucionaria, si no nos hacen caso, bueno, nos quedamos solos, pero debemos hacerlo, actuar y apoyar los justos, físicamente, espiritualmente, psíquicamente, y también intelectualmente. Nos vemos el jueves, un beso grande, y que Dios los bendiga a todos.” 

Debemos preguntarnos porqué Giorgio que hizo quizás la más breve visita de todas las que ha realizado a América Latina, luego del tiempo que estuvo viviendo aquí, pone tanto interés e invita a este fiscal para que nos explique sus conceptos y el trabajo que viene desarrollando. Debemos meditar profundamente las palabras de este hombre, que podemos llamar “un justo”, un hombre que considera que está simplemente cumpliendo con su deber. Hoy que la ciencia está llegando a descubrir que no hay diferencia entre materia y espíritu, nosotros también debemos meditar que éstos conceptos son espirituales, porque buscan la dignidad del hombre. Que esta forma de actuar busca que sea una vivencia y no una mera declaración la expresión de los derechos humanos, y en definitiva, es meta urgente, espiritual y material,  luchar para restablecer un vínculo armonioso, de equilibrio y respeto con nuestra madre naturaleza, nuestro único hogar.
Nos pareció importante que nuestra asociación manifestara nuestro apoyo, nuestra solidaridad hacia el fiscal, y en la tarde del mismo día que sufriera el incidente,  Loreley, Adriana y Domingo fuimos hasta el sanatorio a visitarle, y trasmitirle -de parte de Giorgio, Erika, Almendras, y de todos nosotros, y de otras personas que nos pidieron que lo hiciéramos – , el apoyo, y reconocimiento a su labor. Se encontraba bien, de buen humor a pesar de todo.
En una charla que organizamos en nuestra arca el 30 de noviembre de 2007 bajo el título ¿URUGUAY NATURAL O AGRESOR DE LA NATURALEZA?, uno de los invitados a disertar en aquella charla fue justamente el doctor Enrique Viana., quien en cierto momento manifestó : “...si en una República los tres poderes del Estado no mandan y quien manda viene de afuera, lo que se quiebra allí es el concepto de República. El concepto de los poderes del Estado están de alguna manera supeditados a lo que diga un poder que viene de afuera. Entonces, yo lo he dicho en algunos de mis escritos, estamos volviendo a una situación de colonia o vasallaje que tuvimos hace 200 años. Lamentablemente no tenemos a un don José Artigas que nos defendiera como en aquellos tiempos.”
Es verdad que no hay un José Artigas, pero hay hombres como el fiscal que usan su conocimiento e inteligencia al servicio del bien; hay muchos otros hombres que anónimamente trabajan, y viven para plasmar otra existencia diferente, y hay otros que sabemos que la promesa del libertador del espíritu, Jesús Cristo, se cumplirá y regresará para ubicar a cada hombre de este mundo en su justo lugar, de acuerdo a su conciencia y a los valores que haya manifestado para con los demás.

Montevideo, miércoles 5 de octubre de 2011

Adriana Navarro
Domingo Silva.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139