Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

paradoja100Por Erika Pais
En el espacio exterior, hasta donde llega nuestra mirada, los cielos y las estrellas destellan para nuestro gozo y nos llenan de paisajes especiales que al final no son nada. Nada en comparación con todo lo que existe y que escapa a nuestra comprensión física y material.
Donde no llega el físico llega el espíritu y todo lo que estamos atravesando es puramente el camino. El que tanto deseamos, el que decidimos nosotros seguir ¡Ya estamos en el! ¡Es este!...por eso los dolores, los sufrimientos, desear no tenerlos y quejarnos de ellos es rechazar a cada momento el sendero al crecimiento. Es quitar valor a todo lo dicho y actuado anteriormente, es decir Barrabas, Barrabas.
Porque nuestro Maestro ha padecido por nosotros, entonces ¿porqué ser egoístas y no querer padecer nosotros por El. Porque sentir la mezquindad y mirar a nuestro alrededor, a nuestros hermanos, y a nuestros seres queridos, porque observar como se comportan y que hacen mal para disimular nuestra propia miseria? Porque hacerlo si EL no lo hace con nosotros? Si el Padre aún nos regala unos minutos de vida para ver crecer nuestros hijos? Lo hacemos porque seguimos siendo ciegos, pero ciegos con un Lazarillo que nos guía por los bosques frondosos y perfumados de la Obra, de la Verdad, de la Vida.

paradoja

Hace unos pocos días Giorgio nos hizo cruzar el océano para llegar al Arca de Italia, para reencontrarnos con los hermanos que tanto amamos y que desde hace tantos años donan su vida a nosotros, a la Obra y que han sido nuestro sustento en estos últimos 5 años, nuestro sustento desde todo punto de vista.
Cada vez que me llevo un bocado de alimento a mi boca o a la de mi hijo, sus rostros sonrientes y sus abrazos cobran forma en mi alma. Al principio no estaba decidida, pensaba que no era el momento, que debería de esperar. Pero luego los signos hicieron subirnos a ese avión junto a mi hijo, Georges, Domingo y Adriana. Todos estos días solo pienso porque me toca vivir esto, en el sentido de que es lo que debo aprender, el padre no hace las cosas al azar o por capricho, sino que cada movimiento tiene una causa misteriosa, una razón sutil.
De todas formas aún hoy me sigue dando vueltas en la cabeza cuales serán éstas razones, al menos las mías. Por un lado el bálsamo de reencontrarme con quienes tanto amo se transforma en un salvavidas espiritual porque el cansancio atenaza, por el otro estar en las puertas del 2012 y ser llamada  por Giorgio dice mucho más que poco. El fortalecimiento del espíritu herido como una ceremonia indígena sonando el llamado universal de la armonía cósmica, de la unión de las almas, de las siluetas dispersas entre los árboles danzando al son del cosmos, del Sol, del Padre. ¿Qué me trae? El amor, el odio, el hastío, la esperanza, la pasión, el vacío...el TODO. ¿Qué nos motiva realmente, de que se pudre nuestras almas o de que renace?¿Qué esperamos, pero al mismo tiempo qué damos? Almas rotas de olvidos, reconstruidas con retazos de vida y luz. Arrogantes en la dimensión que nos presta Aquel que sopló en nuestras narices permitiéndonos llorar al salir del claustro materno.
Sintiéndome nada y sumergida en mis sueños, mis vacíos, mis pensamientos y esperando algo, no se lo que, tome la cámara de fotos una tarde fría y en la que había llovido. Mi padre, con el que estaba hablando a través del chat, me pidió que le saque fotos y en un arranque extraño en mi porque nunca obedezco a mi padre de sangre y en ese estado emocional en el que me encuentro desde que llegué a tierras italianas, estado por el que muchas personas me preguntaron pensando que estaba mal o preocupada, comienzo a tomar fotografías.
¿Cómo poder describir con palabras que sentía si dentro mío aún me estoy construyendo de a poco? Aún me pregunto como hago para vivir cada día, como hago para ser felíz, cómo hago para amar al prójimo. Solo la certeza del Padre y la Obra que transito me mantiene en pié, serena y nostálgica.

Tome una fotografía rápida sin mirar mucho dentro del cuadro, apenas veía el edificio principal del arca y aprieto el botón. Cuando inmediatamente miro el visor de la cámara y veo el objeto subo la mirada para cerciorarme que no era la luna, de hecho es imposible porque esta esfera se encuentra delante de las nubes. Levanto nuevamente la cámara para ver a través de ella y para usar una nueva  fotografía para contrastar con la anterior. Tomo otra foto y entro a la oficina, pero con una sensación dentro de una respuesta, aún no la descifre en el intelecto pero tengo la certeza en el alma. Le comenté a Pier Giorgio Caría que tenía una fotografía interesante y se la pasé.
El sonido de las estrellas emanan una energía fantástica que comunica al sol el orden Divino, el Sol lo comunica al Hombre, el Hombre lo escucha? Nosotros mismo que transitamos esta Obra¿lo escuchamos? Que nos motiva en todo lo que hacemos, el amor por el Cristo, por la Obra, por Giorgio o por nosotros mismos? De que sirve despojarse de todo por la Obra si luego no compartimos nuestra vida con los hermanos, de que sirve tener mucha información si no toleramos a los que saben menos, de que sirve ser un puntal si luego no amamos y nos alejamos en nuestras pasiones, de que sirve divulgar todo y cada cosa si no desarrollamos los conceptos?
“Mantenerse unidos”, repite Giorgio una y mil veces, amaos, amad, el amor...A quien verdaderamente amamos, a Giorgio o al Cristo, o a Giorgio más que al Crsito o al Cristo por sobre todas las cosas? Nos amamos? Los amamos? Quizás somos “aparentemente” buenos soldados de la Obra, pero debemos lograr ser soldados del Cristo y en eso no debemos descansarnos, y es eso profundamente lo que siento que debo trabajar y quizás alguno más de mis hermanos. La consciencia siempre es lo último que se alcanza en los procesos formativos de los pensamientos. Primero algo nos atrae, porque expresa lo que deseamos, luego lo amamos, luego lo operamos pero finalmente debe de estar la consciencia, lo más difícil de absorber, la expresión material y final de un estadío. Lloro cada lágrima de amargura frente a mi ignorancia, río cada sonrisa de un niño por la pureza de sus corazones, pienso cada pensamiento de luna y deseo cada fulgor del Sol. Imploro a  Dios que ablande cada día más mi corazón y me de la capacidad de comprensión de esta paradoja dimensional.
Erika Pais.
30 de diciembre 2011

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139