Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

bambini-nave100Teatro Cicconi – Sant’Elpidio a Mare – 26 de Diciembre de 2011
Por Licia Lucarelli
Desde la mañana se trabaja en el Teatro de Sant'Elpidio a Mare: hay que preparar todos los equipos para la conferencia “El Apocalipsis de Juan”, cada cual está concentrado en su propio puesto para dar lo mejor de si para que todo esté perfecto. El querido Mauro Caruso está ocupado con los niños por un espectáculo ideado por él mismo; Eugenio y yo hemos sido invitados también para hacer participar a nuestros dos mellizos de apenas quince meses.
Después de un largo viaje desde el extremo sur de Italia nos encontramos catapultados arriba del escenario en medio de los dulces niños de nuestras Arcas para los ensayos generales; para nosotros es el único ensayo de la obra, pero sentimos una intensa armonía y complicidad en el estar unidos. Al oír los primeros versos de la representación me emocionaron la sencillez y la preciosidad del texto y luego, al escucharlos recitar a través de las suaves y angelicales voces de los niños, mi corazón se enterneció en una conmoción demasiado grande. Desde el escenario veíamos que cada hermano trabajaba en silencio y con atención. Mara Testasecca y Mauro nos guiaban a nosotros y a los niños con dedicación y sencillez. Algunas jovencitas, en su inocencia y pureza propusieron a Mauro introducir durante la representación canciones que inspiran al cambio para proponer a los espectadores y dar aún más fuerza al mensaje que queríamos dar. Esta fuerte sintonía entre adultos y niños era evidente y por lo tanto fueron suficientes solo unas pocas horas de ensayo para crear la sintonía entre cantos, escenas, recitación, como si fuéramos todo un conjunto. El estar en armonía en medio de la creatividad nos hacía imaginar estar ya en el nuevo mundo de paz, amor y justicia. De vez en cuando con Eugenio nos mirábamos a los ojos desde cada lado del escenario y nuestra sensación era la misma: “Sería fantástico vivir siempre en este estado, juntos, unidos con esta avidez por servir a Cristo, el ser que nos salvó y hacerlo con conciencia para animar a otros hermanos nuestros a sentirlo como nosotros.”
El tiempo justo para volver a casa y comer algo rápidamente con los amigos y la hora de la conferencia ha llegado. La sala ya está colmada de gente, cada stand está listo para divulgar la intensa actividad de AntimafiaDuemila, la labor de la ONLUS FUNIMA International, la obra de la misión espiritual de Giorgio Bongiovanni.
La tarde se abre con un vídeo de gran profundidad espiritual dedicado a todos los presentes al cual siguen los saludos de Mara quien realiza la presentación de la conferencia y hace referencia a la actual crisis mundial que ya hace muchos años fuera anunciada a Giorgio Bongiovanni por las potencias celestes, las cuales predijeron que si entre los hombres seguía habiendo maldad, la Tierra viviría situaciones tan inhumanas como las de no tener más agua que beber ni aire que respirar. Esta es la evidente realidad que el hombre oriental y occidental vive cotidianamente también a causa del envenenamiento producido por la contaminación ambiental, siempre en detrimento de los niños que viven en condiciones de extremo deterioro físico, moral y psicológico a pesar de la exaltación de nuestra civilización súper tecnológica.
Es así que Mara llama al escenario a Riccardo La Veglia, un chico italiano muy joven que ha vivido la fuerte experiencia de colaborar en un “comedor” paraguayo de la Asociación FUNIMA International, Riccardo es una persona con un corazón lleno de amor y con su profunda sensibilidad y delicadeza afirma: “Para mí estar aquí es un honor, para dar testimonio de lo que existe en el mundo”. Riccardo ha conocido a Giorgio y, como les ha sucedido a muchos chicos en el mundo, me incluyo, este encuentro ha sido una bendición porque nos ha ayudado a entender muchas cosas, a como reaccionar para no permanecer indiferentes y apáticos frente a la maldad del hombre; nos ha guiado, para que nuestra rabia no desemboque en el odio y en cambio se convierta en amor hacia la justicia defendiendo al hermano oprimido. Entonces Riccardo es alguien más que fue a uno de los “comedores” de FUNIMA International para llevar su solidaridad, pero al entrar en contacto con los niños sucios, sin zapatos ni comida tuvo una sensación de ¡miedo profundo! Los niños lo acariciaban con dulzura y le sonreían con inocencia y con la ingenuidad de no saber si tienen derecho a ser amados a tener una comida cada día, a tener una familia. “Me dije a mi mismo basta con el miedo, tengo que dejarme llevar por el amor porque sólo el amor me haría encontrar las respuestas”. Riccardo nos informa que en los comedores, además de brindar un apoyo sanitario, alimenticio, higiénico, la Asociación FUNIMA International, se preocupa mucho por enseñar el amor a través del estar juntos, el respeto, la colaboración, la amistad. Riccardo concluye deseando que exista lo necesario para todos y lo superfluo para nadie.
Entra al escenario el tenor Tino Favazza quien dedica dos canciones a los niños que sufren en todo el mundo dejando reflexionar profundamente a cada uno de nosotros en cuanto a lo escuchado anteriormente.
Como queriendo completar esta meditación Mara lee una carta que llega de parte del historiador Flavio Ciucani que recuerda que la Navidad siempre ha sido la fiesta de la espera por excelencia: desde el día anterior se espera al buen salvador. En un tiempo el niño divino también era llamado Astro de los Cielos y era esperado como un sol vivificador que surge en la oscuridad del alma sobrepasada por la materialidad disipando las neblinas del egoísmo, pero hoy lamentablemente los hechos nos dicen que la verdadera navidad ya no existe sino para pocos. Efectivamente mucha gente ha perdido la fe. Flavio se pregunta en la carta: “¿Entre estos pocos, estamos también nosotros? Esta es una pregunta legítima si comparamos nuestra vida con lo que creemos. Siempre hemos dicho que seguimos a Cristo ¿pero hacemos lo que Él nos dice?... ¿Somos conscientes de que existe otra espera, la definitiva, aquella en la cual se pondrá en tela de juicio nuestro credo y la puesta en práctica del mismo: que es la Segunda Venida de Cristo?. Los hechos que anuncian su llegada son muy claros. Hoy todas las mayores religiones esperan el regreso de su maestro”… el historiador continúa citando la parábola en la cual Jesús exhorta a estar siempre atentos, diligentes y a tener paciencia, la actitud que el verdadero cristiano debería adoptar en el momento de la espera: la parábola de las 10 vírgenes. “La mitad de ellas se perdió solo en la espera, en el cumplimiento de su misión que era la de acompañar al esposo hasta lo de la esposa. El secreto de las vírgenes sabias fue en cambio el de estar juntas, unidas por un mismo objetivo, conscientes de su propia misión, concentradas en lo que tenían que hacer. 'Velad, pues, porque no sabéis qué día llegará vuestro Señor' (Mateo 24:42) 'Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.' (Mateo 24:44) ¿qué más podía decirnos Jesús? Espero que no ocurra lo que tuvieron que escuchar los Suyos: 'Tiempo vendrá, cuando desearéis ver uno de los días del Hijo del Hombre, y no lo veréis'. (Lucas 17: 22-37)”
Otra intervención muy esperada es la de Pier Giorgio Caria quien da la bienvenida a un grupo de treinta personas venido desde Rimini para compartir este hermoso día rico en conocimientos. El investigador explica muy claramente que estamos a punto de entrar en el último año dedicado a la elección. Explica que el lapso de tiempo que va desde el año 1992 al 2012, es definido por los mayas como el “Tiempo del No Tiempo”: en estos veinte años poderosas fuerzas cósmicas llegan al planeta Tierra desde el universo, desarrollando en el ser humano diferentes frecuencias que pondrán a cada individuo frente a una elección de vida. La elección estará entre vivir la ética de la vida en su más alta manifestación, amando al prójimo como a si mismos y por lo tanto sembrando la paz, la generosidad, el hecho de compartir, el altruismo y la verdad en defensa de la justicia; y la elección opuesta, es decir pasar a formar parte de los grupos que ponen en práctica los valores nefastos que siembran muerte a través de las drogas, de la contaminación, de las armas, del odio, de las maldades cometidas en perjuicio propio y de su prójimo, pero también aquellos que permanezcan en su propio egoísmo y en su propia comodidad serán cómplices de estas bajas actividades. Después del 2012 esta energía cósmica provocará una secuencia de acontecimientos de alcance global que harán que quienes no hayan realizado todos los días una elección bien precisa se verán sumergidos por tal cantidad de situaciones que ya no les será posible alinearse porque les faltarán las bases laborales, económicas, sociales y políticas para hacerlo. Por lo tanto el mundo seguirá adelante y los hombres vivirán una serie de acontecimientos cada vez más sorprendentes, lo que los mayas llamaron como “el Salón de los espejos”. El salón de los espejos es una vorágine de acontecimientos que harán emerger las consecuencias de las acciones que el hombre ha realizado en el transcurso de los años y sacará a la luz vergonzosas verdades hasta ahora ocultadas, incluso a través de nuevos canales de información no manipulados. No por casualidad el período denominado “el Salón de los espejos” anunciado por los Mayas comenzó en 1999. Como un hombre que por la primera vez se mira en un espejo, así, el hombre moderno a través de los acontecimientos catastróficos descubrirá las consecuencias de sus elecciones cotidianas: por ejemplo el terremoto y el tsunami, que provocaron el accidente de Fukushima, enseñan al hombre las consecuencias de la elección nuclear, dejando esas tierras envenenadas por las radiaciones por 150.000 años y destruyendo las generaciones futuras. Los Mayas hablan del fin de estos años de odio, dolor, miedo que han invadido los siglos de nuestra historia y en el código Dresde hablan además de una era que nacerá sobre las cenizas de la anterior; del encuentro con los “Señores de las Estrellas”, es decir el contacto con otros hombres más evolucionados que nosotros provenientes del cosmos. Este contacto masivo, según los cálculos Mayas, comenzó el 11 de julio de 1991 en correspondencia con un eclipse que ocurrió en México (la tierra de los Mayas) precisamente como ellos predijeron. En dicha fecha, en Méjico cientos de aficionados filmaron objetos voladores y también Jaime Maussan, conocido periodista mejicano, seleccionó 17 de ellos para pasar al aire en la televisión. Desde los primeros años noventa se ha verificado una oleada de avistamientos en todo el mundo y mucha más gente tomó conciencia de tales visitas. Entre la gran cantidad de material Pier Giorgio presento las extraordinarias experiencias de Antonio Urzi y Simona Sibilla, así como también los estudios realizados sobre los círculos de trigo incluído el pictograma que representa la Sábana Santa y acerca del cual el mismo Giorgio Bongiovanni ha recibido mensajes.
En los camerinos, tras bambalinas, los niños están ensimismados en los preparativos mientras nosotras las mamás intentamos mantener calma su excitación, para no romper el silencio de la sala; también aquí la hermandad se toca con la mano, se vive ya desde las pequeñas cosas, solo se comunica con la mirada y con pocas palabras, se ayudan unos con otros con mucha fluidez. Después de la presentación de Pier Giorgio Caria hacia el final del aplauso, gradualmente se bajan las luces y poco a poco se comienza a oír una dulce música, como de otro mundo, que crece y se vuelve cada vez más fuerte: es nuestro momento. Los niños ingresan al escenario tomados de la mano creando un momento sugestivo, suspendido: Sonia Tabita, Ludovica en el centro tiene de mano a los pequeños Maurice y Sara, luego Noemi, Asia, Rita y Lucia entran seguidas por Sofia, Francesca y Simeone; al final venimos nosotros, Licia y Eugenio con nuestros mellizos en los brazos, todos estamos vestidos de blanco. “¡Nosotros también queremos decir algo! ¡Nosotros también queremos preguntar! ¡Pedir explicaciones! ¡Vemos tantas cosas! ¡Malas! ¡Inhumanas! ¡Vemos centrales nucleares! ¡Que envenenan las aguas, los alimentos, los cielos! ¡Vemos la injusticia de este mundo! ¡Vemos los animales que mueren en el mar! ¡Manchados de crudo negro!¡Los obreros despedidos por las multinacionales que van a producir al extranjero porque tienen que ganar más y más y más... lo que ganan es su muerte en el espíritu! ¡y oímos hablar de bombas que pueden destruir la tierra! ¡y de niños como nosotros! ¡Ofendidos! ¡Vendidos por los padres! ¡Olvidados! ¡Hambrientos! ¡Asesinados!”. Con el corazón rebosante de esperanza, nuestros niños nos comunican, cantan: “El mundo que querría” sus voces envuelven el silencio del teatro: “¿Pero porqué el hombre a apartado a Dios? ¿Porqué tanta arrogancia? ¡Nosotros solo somos criaturas! ¿Pero porqué la indiferencia? Vemos el egoísmo de un mundo que ha olvidado quién nos ha creado: ¡nosotros queremos que termine pronto todo esto mal, ¡esperamos que Jesús regrese pronto!. Si, nosotros sabemos que Jesús regresa! ¡Justo aquí a la Tierra! ¡Pero Jesús... ¿cuándo regresas?! ¿Alguien sabe decirnos cuándo regresa Jesús?” Responden: “¡Si! ¡Nosotros conocemos a alguien que puede hablarnos de Jesús! ¡Está allí sentado!”
Una música suave acompaña a Giorgio Bongiovanni que sube al escenario tomado de la mano de Noemi y Simeone. Giorgio profundamente conmovido por la emoción, la alegría y la ternura promete a sus pequeños: “Yo lo intento, intentaré hablar con Jesús”... Lágrimas de esperanza que muestran el deseo de vivir en una humanidad que expresa el amor, la generosidad, la hermandad y la justicia social, lágrimas que esperan con confianza la llegada de hombres iluminados por el Espíritu Santo como guías de los pueblos, lágrimas que delicadamente surcan los rostros de quienes ya viven a Jesús como Rey en el templo de su propio corazón.
Luego del Padre Nuestro viene la lectura del mensaje de Navidad que Jesús cristificato brindó a Giorgio para todos nosotros: “Vivid el evangelio, sed imitación de mi Crística Pasión. Recorred el camino, personificad la verdad y donad la vida a vuestros hermanos. Si haceis así yo viviré en vosotros y vosotros sereis elegidos por Dios y entonces vivireis el nuevo cielo y la nueva tierra. Si no haceis asi, hijitos mios, no podré hospedaros en el paraiso prometido, no podré acogeros a mi mesa. ¡Paz a todos vosotros!”
Con dedicación hacia el público presente, Giorgio presenta a los Señores de las Estrellas como los definen los Mayas y lo hace leyendo un hermoso mensaje recibido en estos días precisamente de estos hermanos cósmicos y luego nos dice: “Estoy en el mundo para anunciaros la Segunda Venida de Cristo; todas las otras actividades que desarrollo son coincidentes, pero os preparo para el momento en que el mundo se detendrá frente a un acontecimiento que ni siquiera los creyentes de las diferentes religiones esperan. No esperan a Jesús y no imaginan la llegada de otros pueblos que viven en el cosmos y que ya nos visitan desde hace siglos”. El juez supremo, acompañado por personalidades que no son de este mundo, no juzgará con autoridad la fe religiosa, sino las acciones, por lo tanto los laicos y los creyentes que trabajan a favor de la vida, por el bien, por la justicia, la unión, el amor, la amistad, el anti-racismo, la no marginación, la paz, yendo en contra de las guerras, de las mafias, aquellos que trabajan para lograr que el hombre respete la naturaleza, se respete a sí mismo y a los demás; tienen que alegrarse. “Podéis incluso no creer ni una sola palabra de lo que he dicho, pero, si queréis, podéis cambiar vuestra vida y poner en práctica los valores que acabamos de enumerar”. Quienes más tenemos que preocuparnos somos nosotros los cristianos que tenemos fe y conocemos las enseñanzas que tenemos que aplicar, sin embargo no lo hacemos, viviendo en la falsa convicción de que total están los Sacramentos que nos aseguran la salvación y que nos convierten en soldados de Cristo. Eso es algo que no es cierto porque si a ellos no les sumamos el vivir minuto a minuto las enseñanzas del Evangelio no puede haber perdón. Otra manipulación es la que pretende hacer creer que el ateo es quien tiene que hacer el bien ya que no tiene a Dios, cuando es exactamente lo contrario ¡porque es el cristiano quien tiene que dar el ejemplo! El ateo también tiene que vivir una vida donde tienen que prevalecer las obras a favor de la hermandad y de la vida pero, al no tener un punto de referencia espiritual, es obvio que puede caer más fácilmente en el pecado. El cristiano, en cambio, no se lo puede permitir porque tiene que todas las referencias y las reglas que aplicar para no caer en el pecado. Explica Giorgio: “Nosotros los cristianos podemos pecar humanamente pero respetando y siendo coherentes con la fe que pretendemos profesar. Cristo perdona a los pecadores, a quienes no logran tener fe, es más, los anima a trabajar por el bien. Cristo no nos perdona a los cristianos si blasfemamos en contra del Espíritu Santo: nosotros que en Su nombre hacemos guerras, nosotros que en Su nombre violamos a los niños, nosotros que justificamos la corrupción, nosotros que en Su nombre nos enriquecemos cuando sabemos que Él nos dijo que diéramos todo a los pobres y Lo siguiéramos.” Giorgio hace una advertencia a todos los cristianos:... “Cuando Cristo regrese tiene que encontrarnos trabajando por el prójimo. Si llevamos una cruz colgada al cuello no podemos permitirnos corrompernos, ni callar, ni apoyar al poder porque el poder está pisoteando a los débiles, a los pobres, a los marginados. Vuestra elección tiene que ser a favor de los pobres, de los marginados, de quienes son discriminados y si escudriñáis las cosas desde este ángulo veréis a misioneros, sacerdotes, laicos que trabajan en el corazón de Cristo”. Todos los gobernantes, jefes políticos, religiosos, militares, los grandes cargos de la economía del mundo son el anticristo y están engañando a la humanidad con gran cantidad de mentiras. Hace una pregunta que rompe el silencio de la sala: “¿Tomamos la decisión definitiva de alinearnos, de salir al campo de juego y ensuciarnos las manos? ¿O nos quedaremos en casa sentados esperando que alguien más lo haga por nosotros? ¿Queremos comprometernos para ayudar a quienes sufren, a quienes no tienen nada, a quienes están agobiados por los problemas de la crisis económica, de la miseria, de la guerra?” y continúa: “Mirad lo que está ocurriendo en Nigeria, en Irak, en Medio Oriente… todas esas realidades que parecen lejanas ocurrirán aquí en nuestro lugar, en Italia. Porque esta gran crisis mundial involucrará también a nuestra querida Europa, ya que estos señores que nos cuentan las mentiras apenas mencionadas nos tranquilizan con que todo va a salir bien y que las cosas están mejorando, en realidad están trabajando para salvaguardar a los grandes poderosos y a los grandes ricos y están dejándonos morir en este apocalipsis. Nos tenemos que defender con el conocimiento; tenemos que saber las cosas y reaccionar y por lo tanto aquellos que tengan fe se tienen que preparar, cambiar la propia vida y trabajar por el bien ¿y aquellos que no tienen fe? Lo mismo: que cambie la propia vida por el bien común. Tenemos que elegir porque Jesucristo nos dijo: 'Nadie viene al padre sino a través de mi' (Juan 14:6). Nos prometió que traería a esta Tierra un reino de paz. [...] Desconfiad de quienes os dicen que ocurrirá el fin del mundo porque no es así; habrá un gran sufrimiento que ya estamos viviendo, pero la Venida de Cristo solucionará todos los sufrimientos del mundo y será Él quien establezca quienes están en condiciones de construir una civilización positiva en la Tierra y quien no lo está: quien no lo está será deportado a otros lugares. Lo que os he dicho será muy difícil de creer y muy difícil de poner en práctica. La verdad puede ser obstaculizada, burlada, perseguida pero nadie podrá detenerla jamás.”
Georges Almendras es el primero en ser convocado para que suba al escenario, periodista de la televisión nacional del Uruguay que, después de 20 años, fue despedido porque hacía crónica judicial, denunciando y tratando temas antimafia, diciendo la verdad. Georges comienza diciendo que Sudamérica representa a uno de los lados amargos del planeta, y que su pueblo es consciente del hecho de que estas criminalidades organizadas se han infiltrado en cada lugar de la Tierra. Las imágenes presentadas durante la participación de Riccardo, el voluntario de FUNIMA International, no son más que el fruto engendrado por estas organizaciones criminales: “Es necesario que cada uno reflexione para mejorarse con los amigos, en la familia, en el trabajo, con los propios hijos, con los propios padres y con vosotros mismos. ¡El mundo necesita de todos nosotros para combatir una lucha clara y definitiva contra los crímenes, contra el mal, contra lo negativo de este mundo!.”
Giorgio llama al escenario a otros grandes amigos suyos venidos desde Sudamérica Domingo Silva y Adriana Navarro, diciendo: “Son dos revolucionarios porque participan en protestas contra la energía nuclear, la mafia y forman parte de la Asociación “Un punto en el infinito”, son dos de mis mejores amigos en el mundo”.
Adriana Navarro, nos cuenta que el regalo que llevará a sus hermanos uruguayos de este viaje a Italia es el trabajo que está haciendo Giorgio junto a las personas que lo apoyan y lo comprenden a pesar de todas las dificultades que el mensaje implica y la conflictividad que el mismo puede generar en cada persona; quiere llevarles toda la fuerza que ha acumulado dentro de sí misma en estos días de hermandad y operatividad. A pesar de que Giorgio los haya presentado como revolucionarios ella, con dulzura, nos confiesa que su accionar no está movido por la ambición de ser revolucionarios en el sentido de ser rebeldes, como a veces suele ser entendida esta palabra: su accionar está movido por el inmenso y extenuante dolor de la gran cantidad y variedad de injusticias que ocurren en el mundo, un mundo habitado por personas amargadas que no ven un futuro, personas que tienen su mente manipulada por el poder que las vuelve voluntariamente pasivas, quitandoles la conciencia de ser hombres. Así, en lugar de gozar de las maravillas del mundo y vivir sus derechos de ciudadanos de la creación, están deprimidas en la rutina cotidiana, viven sin preguntarse quiénes son, sin comprender que giramos dentro de un universo, almas que no entienden lo que estamos viviendo. Concluye: “… Esto me hace mal, pero aún más me duele ver que hay niños tristes que no tienen amor y no tienen que comer: ¡ésto… hace MUCHO mal!.”
Toma la palabra Domingo Silva, muy emocionado por la intervención del joven voluntario que viajo hasta el comedor de la Asociación FUNIMA International y por las imágenes presentadas, situaciones iguales a las que vive el Uruguay. Describe así: “… es un país que sufre muchísimo. La mayoría de las personas apenas tienen para comer, vestirse y nada más”. Éste es el motivo por el cual Domingo y sus amigos de la Asociación “Un punto en el infinito”, tratan de trabajar juntos para denunciar lo que está mal y declara: “Giorgio me salvó la vida porque en él encontré un guía espiritual. Una guía mística que no se queda concentrada únicamente en la parte del misticismo, sino que explica que el universo tiene vida, nos da una esperanza porque dice que Jesucristo llega, es alguien que lucha en primera persona en la sociedad anunciando y denunciando ¿y nosotros? Intentamos ser un poco como él. Estar en Italia, ver cómo trabajan las personas que están junto a Giorgio, es un gran empujón que nos da el impulso y que queremos llevárselo a nuestros hermanos de Sudamérica. Todos tenemos que esforzarnos en luchar para que el mundo sea mejor, donde la justicia, la paz y el amor formen constantemente parte de la vida.”
A estos conmovedores discursos sigue otra gran alma: Erika Pais, organizadora de las conferencias de Giorgio en Uruguay, Presidente de la Asociación “Un punto en el infinito”. Condenada a 5 años de cárcel por robo a mano armada. En dicho robo ella no colaboró para robar dinero, sino porque participaba en una organización revolucionaria que quería liberar Sudamérica de la tiranía. ¡Participaba de la lucha armada porque no tenía una fe religiosa, sino política, incluso en la cárcel se puso del lado de los desheredados poniéndose en primera línea y reclamando por los derechos de las detenidas, puesto que las cárceles de Sudamérica son un infierno! Antes de que Erika Pais organizara las conferencias de Giorgio en Uruguay quien lo hacía era el periodista antimafia Georges Almendras y entre las muchas cárceles que visitaron llevando el mensaje de Cristo se encontraba aquella en la que estaba Erika. Fue en ese momento que Erika comprendió en qué se había equivocado. Si bien el principio de reclamar la justicia era justo, era incorrecto el modo en el que lo había hecho y así viró su atención, que iba desde el Che Guevara a las diferentes organizaciones laicas y revolucionarias del siglo pasado, para llegar a la figura de Jesucristo. Desde ese momento comenzó a arremangarse los puños a través de la lucha en contra de la mafia, apoyando a quien luego se convirtiera en el padre de su hijo, quien organizó aquél encuentro que cambió su vida: Georges Almendras. Hoy trabaja con más alegría y menos sufrimiento porque al trabajo que hace por la justicia lo acompaña con la divulgación de los valores del amor y de la paz: “Lo que querría comunicaros es lo que he aprendido: no tiene que ser la avidez por el poder lo que tiene que motivar tu lucha sino comprender que hay algo que todos hemos perdido durante el camino, es decir, el sentimiento de pertenecer a una gran familia cósmica y además cometer el error habernos alejado de una gran figura importante y extraordinaria como la del maestro Jesús.” Erika comprende que no es fácil asimilar enseguida este mensaje, también para ella fue así y recuerda que hace mucho tiempo vio a una persona que tenía puesta una remera con el rostro de Jesús impreso y expresó el deseo de poder sentir el mismo amor y la misma fe por ese ser. A causa sus concepciones políticas, esta fe estaba a años luz de distancia de ella, a pesar de ser una amante de la justicia. Dice: “Solo alcancé esta capacidad cuando comprendí que todo es un puzzle donde todos los pedacitos se van uniendo”. Explica que muchos países de Sudamérica están habitados sobre todo por italianos y españoles, tierras alcanzadas por los europeos en busca un mejor estilo de vida después de la guerra y que veinte años después se dio vuelta la historia porque fueron los latinoamericanos quienes viajaron a Europa por la misma razón: para escapar de la miseria. Lamentablemente los latinoamericanos no fueron recibidos de la misma manera que el pueblo europeo. “Hace alrededor de cinco años escuché a Giorgio decir en una conferencia que un día los europeos volverán a Latinoamérica a buscar qué comer y si nosotros los latinoamericanos hemos desarrollado el Cristo interior recibiremos a los europeos con cariño y amor para acogerlos y ayudarlos. Al año siguiente el planeta entró en una gran crisis económica como jamás se habría podido imaginar y las estadísticas nos están diciendo que muchos europeos se están yendo Latinoamérica. En realidad, lo que indica este ejemplo es que lo que vive antes una parte del planeta, tarde o temprano lo vivirá la otra; lo que quiero decir es que somos todos: italianos, chinos paraguayos,… somos todos ciudadanos del mismo planeta y todos hermanos y sometidos por un poder que hace de nosotros lo que quiere. La única forma para salir adelante es unirse bajo las alas del Cristo y hacer todo lo que hacemos pensando únicamente en Él, a través de los valores que nos ha enseñado […] la crisis no es no poder cambiar el coche o no poder permitirte unas vacaciones, sino la crisis es cuando no se puede dar de comer a un niño y que el Estado te quita la luz, el agua y no puedes calentarte de cuando hace frío. Nosotros la vivimos cada 5 años. Por lo tanto quiero transmitiros fuerza y ánimo y que no os tome el miedo, para que Cristo nos ilumine y guíe a todos así como nos ha guiado a nosotros a través de Giorgio Bongiovanni que nos ha enseñado a conocer la verdadera lucha.”
Estas participaciones demuestran que no hay lejanía entre las arcas sino que hay una unión de nuestras obras y de nuestras mismas intenciones, apreciamos mucho a estos hermanos venidos desde lejos, de quienes tomamos el ejemplo de sus experiencias de vida pero también de su ánimo y de su fuerza. Gracias amigos y hermanos.
Algunas preguntas del público llevan a Giorgio a recordar que podemos actuar despertando a las almas diciendo la verdad, divulgando el mensaje espiritual, votando a un representante político justo y si ninguno nos satisface no votar, informarse, denunciar a través de protestas, marchas, haciendo reuniones, no dejándonos manipular por los medios de comunicación, tomar posición incluso yendo en contra de nuestro círculo de amigos, haciendo obras buenas y no permaneciendo indiferentes, porque como dice Giorgio Gaber, la libertad es participación.
“El Nuevo Reino será gobernado por Jesús y los ministros que pondrá serán incorruptibles y organizarán la sociedad con una tecnología muy avanzada, donde la moneda será abolida, la propiedad privada no existirá sino que existirá la administración para todo el pueblo de forma ecuánime y se podrá viajar en el espacio, con una ley férrea que mantendrá el orden y aquel que sea egoísta o que intente avasallar al prójimo será marginado. No habrán enfermedades, políticos, criminales, ladrones, no habrán iglesias con representantes llenos de joyas sino que estará la ley de “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Para poder entrar en este Reino no tenemos que ser codiciosos, celosos, envidiosos, egoístas, posesivos, tenemos que estar disponibles para todo, poniendo a disposición lo que poseemos por el bien común y privándonos de todo para colaborar con los valores más altos de la vida.”
Repentinamente Giorgio hace un alto en las preguntas y dice con dulzura: “Querría llamar aquí a un querido amigo y hermano mío que es un guía espiritual. Se llama Eugenio Riganello, profesor de yoga, discípulo de un gran maestro a quien amo mucho que se llama Paramahansa Yogananda. Eugenio es una persona llena de amor, un ser que al quiero mucho porque expresa la paz y el amor como Cristo quiere.” Es exactamente así, Eugenio está lleno de amor hacia el prójimo y hacia el Señor y estima mucho a Giorgio al punto tal de sentirlo como parte de su propia alma, efectivamente dice que a pesar de estar en el camino espiritual del yoga desde hace muchos años, desde el momento en que conoció a Giorgio encontró el elemento de cohesión que le faltaba y que había estado buscando. Transmite públicamente nuestra experiencia de vida que nos lleva a la labor concreta en apoyar la obra de Cristo con determinación y sacrificio sin las usuales coartadas que les suelen atribuir al dinero, a la falta de tiempo, al cansacio después del trabajo, a las responsabilidades familiares, a la tarea de criar y asistir a dos niños pequeños: ...”y a esto lo hacemos simplemente porque estamos en Él” explica. Cuando cada una de tus células está en Cristo, eres nutrido, inspirado, recargado y la providencia te ayuda y eso es algo de lo que realmente podemos dar testimonio. Frente a la desconfianza de las personas, de sus propios alumnos de yoga a los que Eugenio les brinda el mensaje, responde: “no importa, lo importante es seguir dando el mensaje. […] La verdad nos crea muchos enemigos pero no importa porque el único gran amigo que siempre está cerca nuestro, en el bien y en el mal es Jesucristo y estoy feliz de estar con Él y junto a un gran amigo y hermano que conoce a Jesucristo, nos da Sus mensajes, y nos guía: ¡nuestro querido Giorgio!”
“¿Puedo expresar un deseo de mi corazón?” Pregunta Giorgio a Eugenio: “Quisiera que dijeras una frase, cualquier enseñanza de Paramahansa Yogananda que te venga desde el corazón en este momento.”
En ese momento Eugenio siente que debe decir que en el último tiempo de la vida de Paramahansa Yogananda y sobre todo en una de sus conferencias de 1940, el maestro hindú habló de un período de fuerte depresión pero estos mensajes han sido mantenidos secretos para no despertar pánico: “pero el mensaje de Yogananda que os transmito esta noche es el que habla de despertar la conciencia cristica: transcender este estado mental confunso y agitado y llevarlo en el corazón. Por lo tanto, vivir el estado del ser humano en lo concreto del desarrollo del más alto  del propio Ser que está formado por mente, cuerpo y espíritu”. Explica que la meditación, no es sólo un estado de inmovilidad, sino también es aquel de lograr llevar esa calma mental que te ayuda pararte frente al mundo de una forma más centrada y operativa a pesar de todas las dificultades que implica esta elección extrema. Luego afirma: “La Navidad no es el nacimiento del Niño Jesús, sino de la conciencia cristica en el corazón. Que te estalla en los valores más altos como el de la compasión, el del perdón, el de ayudar los demás, el de servir, el de la comprensión y el más grande de todos: amar a quien te odia… y que no es fácil. ¡Namastè!”. Giorgio dice tener la riqueza más grande de todo el mundo, porque tiene a sus amigos junto a él.
A continuación llegan muchas preguntas y muchas lecciones, explicadas por Giorgio brindando mucha serenidad a los corazones de quienes lo escuchan.
En comunión fraternal
Licia Lucarelli
12 de Enero de 2012



DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139