Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

mexcronica100Por Veronica, Adriana, Francisco, Jesus, Alejandro
México D.F 19 de Agosto de 2012
Domingo por la mañana, me preparo para reunirme con mis compañeros de Nueva Tierra México; para ello me traslado desde la ciudad de Toluca distante a unos 80 km; hemos acordado visitar a un grupo de jóvenes, niños y adultos en situación de calle, llevarles un poco de alimento y sobre todo fraterna unión a Dios.
La cita es en la glorieta de Garibaldi, una zona donde se mezcla la urbanidad de la Avenida Reforma con la venta informal y el gran flujo de vehículos; zona salpicada de vecindades y aglomeración de personas en espacios reducidos.
Debido al tamaño de esta Glorieta tardamos un poco en reunirnos todos, finalmente nos integramos y reímos un poco de la complicación, nos disponemos a compartir con nuestros hermanos los alimentos que hemos dispuesto, gaseosas, jugos y alimentos preparados por nuestros amigos y amigas y hasta un sabroso pastel, nuestra amiga Verónica y Adriana se ocupan de reunir a las personas que en esa mañana limpian parabrisas, hacen malabares o venden algún producto para subsistir entre el va y ven del trafico dominical.
Verónica inicia pidiendo a los reunidos tomarse de las manos y con una oración damos gracias al Padre por permitirnos realizar esta obra en su nombre y en imitación a las enseñanzas que él nos ha dejado.
Poco a poco llegan niños, mujeres y jóvenes; todos ellos en diferentes circunstancias pero con una clara disposición a compartir un momento con nosotros, les servimos bebidas y alimentos intercambiando impresiones y comentando las bromas que ellos mismos hacen.

mexcronica

Me recuerdo de aquella experiencia vivida por nuestro hermano Giorgio, cuando en su casa después de una sanguinacion de los estigmas, al vestirse advierte que un rayo de luz está filtrándose desde el techo y se transforma en el cuerpo vivo de Jesús Cristo, y cómo comparte el pan con él, a lo que Jesús le responde: “No olvides que debemos comer el pan de vida.”
Tristemente podemos advertir que algunos de ellos se drogan inhalando solventes o pegamento, entendemos que la tarea de estas personitas en la calle es doblemente difícil, pues además de tener que trabajar para obtener unos centavos y comprar alimento también deben cuidarse de los demás, y en razón a ello mencionan que todos están armados con cuchillos o navajas, pese a todo iniciamos la convivencia con estas personitas. Algo que nos llamó la atención durante la convivencia fue que mientras estábamos comiendo, se acercó un joven que contrastaba completamente con el resto de los demás, este joven bien vestido y aseado al cual llamaban “Paco” empezó a dialogar con algunos de ellos durante varios minutos y era bien recibido por ellos, esto me causó cierta curiosidad y no pude evitar el preguntar quién era ese joven y què es lo que él quería de ellos, entonces lo mandaron llamar y lo llevaron hasta donde estábamos nosotros realizando las presentaciones correspondientes. “Paco” nos contó su historia, una historia más, como muchas de ellas pertenecientes a ellos, y que para nosotros y para el resto de la población pasan desapercibidas, pero que al escucharlas nos conmueven y nos animan a seguir adelante, historias de vida de valor y de coraje. Este joven vivió, convivió y se drogó mucho tiempo con ellos en la calle, un hecho que pareciera no tener nada de anormal, pues así es como están acostumbrados a vivir por estos lugares. Después de años de vivir de esta manera, algunos de ellos decidieron realizar una peregrinación a la Basílica de Guadalupe con el fin de visitar y pedir fortaleza a nuestra querida Virgen de Guadalupe, una vez terminada la visita se dirigían de regreso a su comunidad, pero Paco iba tan drogado que no se percató de la realidad y en un cruce peatonal fue arrollado por un vehículo quedando debajo de este mismo, sus amigos lo daban por muerto pero fue llevado a un hospital donde permaneció en coma por 15 días, gracias a Dios y a las oraciones de sus amigos pudo salvar la vida. Volviendo de un estado de muerte a un nuevo ciclo de vida el cual ha sabido aprovechar gracias a la misericordia de Dios, ahora tiene un empleo, no se droga más, acude a una comunidad cristiana, ayuda a personas en situación de calle, los alienta a dejar las drogas, les imparte platicas animándolos a asistir a su comunidad religiosa, es por eso que es bien querido y recibido entre ellos, lo invitamos cordialmente a que participara de los alimentos, pero dado sus actividades nos comentó que se dirigía a su comunidad cristiana y que estaba solo de paso saludando e invitando a sus amigos a que asistieran con él, fue así como nos despedimos con un profundo respeto y una gran  admiración dando gracias a Dios por ser testigos de tan gloriosos testimonios productos de la gran misericordia de Dios.
Otro de ellos, un lustrador de zapatos, se ofreció amable y gratuitamente a limpiar nuestro calzado, así lo hizo, aunque al final no como pago pero si en  agradecimiento le ofrecimos de igual modo un par de moneditas. Otro joven nos comentó que tenia que trabajar todos los días de sol a sol pues él tenia 3 hijitos que mantener pues estaban ya por entrar a la escuela, así que debía vestirlos, alimentarlos y sustentarlos.
Hoy hemos invitado a nuestra mesa a nuestros hermanos menos afortunados, compartiendo un trozo de pan y agua que dan vida al cuerpo material, pero nuestro compromiso y nuestra meta será llevarles y darles a conocer el pan bajado del cielo, ese pan que nos da vida eterna y del cual ya no tendremos ni hambre ni sed porque es el pan que permanece y que no es solo la comida de un solo día.
Estas personitas que viven y se ganan la vida en la calle, sencillamente han dejado de ser invisibles para nosotros, y la indiferencia se vuelve preocupación al entender que nuestra contribución es mínima y que hay muchas más cosas por hacer; que más allá del alimento físico debemos alimentar a nuestros hermanos de manera espiritual, al fortalecer la fe y promover la comunión con Dios.

Veronica, Adriana, Francisco, Jesus, Alejandro.
NUEVA TIERRA MEXICO.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139