Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
Por Alicia Contialiciacampana
Como cuando alguien se acerca al fuego de un hogar encendido en pleno invierno, así mi corazón se fortalece, reanima y consuela con el abrazo y la sonrisa de la presencia del Cáliz de la Comunión Crística, nuestro amado Maestro Giorgio.
Con su sola presencia, mi hambre y mi sed de Justicia se sacian, mi ansiedad se torna en dulce espera, mi desánimo en optimismo furioso, mi incomprensión en tolerancia, mi cansancio en fortaleza inquebrantable, mi amor débil en pasión fecunda y mi admiración humana en admiración divina.
Cómo no extrañarme, si la alquimia de Su Ser, recompone cada uno de nuestros átomos, alineándonos con la misión de nuestro espíritu. Cómo no maravillarnos de que este Milagro Viviente nos acerque el Cielo para que camine entre nosotros… Jesús Cristo está Vivo en la obra de Juan!
Y como si no lo hubiera visto nunca, como si no supiera lo que significa, me vuelvo a asombrar de ver estos estigmas sangrantes, esta señal, LA SEÑAL. Una señal que me grita hasta el fondo de mi ser, NO ME ABANDONES, ESTOY CON UDS.
La señal de los estigmas, que tanto hemos hablado y profundizado con mis hermanos, a la que deseo honrar, a la que amo, y la que me mantiene en vilo para no dormirme. El sacrificio del amor, de un Hijo del Padre. Ese sacrificio que nos permite equivocarnos, porque Tu Sangre Divina nos redime de nuestras caídas, excepto corrompernos.
Y ahora, Maestro de mi vida y de mi espíritu, nos dices: “Vosotros también sois estigmatizados…”
La marca de la Pasión de Cristo en nosotros. La Cruz de Cristo en nosotros! El sufrimiento humano y la Victoria de Cristo en nosotros.
Amor mío, Padre mío, enséñame a amar y glorificar esta cruz, como lo hace Tu Hijo, Giorgio.
Porque su ejemplo es la fuerza del Sol en la Tierra del apocalipsis, la fuerza de la Luz, que triunfará y alumbrará hasta el Juicio Final de tu Hijo el Cristo Jesús.
Amén.

Alicia Conti
Bs As , 9 de abril de 2013


DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139