Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
paoagu100Por Paola Becco - Agustín Saiz
La arqueología nos enseña que en algunos momentos durante la evolución del hombre convivieron homínidos pertenecientes a diferentes ramas de un mismo tronco. La datación de los restos de huesos de nuestros antepasados así lo demuestra, de las mismas se concluye que aquella rama que no tenía las adaptaciones necesarias a un nuevo entorno, transcurriría de manera temporaria sobre este planeta y que luego, colapsaría. Hoy en día, si bien no aparecen diferencias biológicas o físicas, la degeneración moral de muchos habitantes de este planeta, plantea la proyección de una misma especie en dos vertientes. Una, la de los amantes de la vida, aquellos que pueden entender o perciben en su interior, que la realidad es muy superior a los límites que nos ofrece este sistema, y que no permiten que ninguna barrera ideológica o conceptual se interponga entre aquello que se debe hacer y lo que se puede realizar. Esta “especie” portadora de una mirada limpia ante los demasiados conflictos de esta vida, sobreentiende que existe una falla en las capacidades espirituales por encima de toda argumentación que intente naturalizar o explicar esta problemática desde cualquier óptica que no sea la de la supervivencia del planeta. La otra rama es la de los hombres monstruos, cuyos cerebros en fase de degeneración irreversible conciben la posibilidad de seguir habitando este planeta de manera infinita, como si prácticamente a ellos ya no les costara respirar y no los quemara el aire, y que además, proyectan a su propia descendencia hacia un mundo macabro que ellos mismos crean.
En este ya cambio de era, es necesario comprender que todos los conflictos planetarios en fase de desarrollo, con todas sus consecuentes paoagureestructuraciones políticas, sociales, económicas y religiosas que se avecinan, son funcionales a la construcción de los tronos desde los cuales el anticristo emergerá con más fuerza, dominando a los habitantes de la Tierra.
Sudamérica, bastión de la Galilea de los Gentiles no lo puede permitir, no puede entregar algo tan sagrado como es la tierra que nos da la vida. Con ese plan que habita en nuestros corazones estuvimos en Neuquén y en Uruguay, con la idea de ser parte de una gran batalla regional en Sudamérica por la supervivencia de la vida.
En Neuquén
Aquí existe uno de los yacimientos más grandes de gas no convencional (o fracking), conocido con el funesto nombre de “vaca muerta”, en el que el gobierno nacional a través de su empresa (YPF) intenta hacer una apuesta suicida invirtiendo millones, creyendo poder postergar la inevitable crisis energética. El gas no convencional es una técnica rechazada en todo el mundo que se desarrolló para poder extraer mediante detonaciones subterráneas lo último de gas y petróleo que queda en la Tierra. En Rusia, estas detonaciones llegan a ser nucleares (nuke fracking).
En un contexto en donde el petróleo comienza a escasear y por lo tanto se encarece, el fracking y la energía nuclear van de la mano, como dos variables de un mismo sistema que les permiten seguir extrayendo energía a cualquier precio y bajo cualquier costo. Neuquén, una provincia bellísima, amadísima y castigada, se vuelve clave en esta lucha desde su misticismo de centros intraterrenos y profecías que alumbran “como un faro” el porvenir oscuro de esta humanidad. Nuestro hermano Joel junto a su amigo Guilio están a la vanguardia de esta lucha y han organizado un parlamento de alcance nacional en el cual he participado para exponer las similitudes de la problemática con la energía nuclear. Guilio es doctor en filosofía y sociología que ha llegado desde Italia con el único propósito de derrocar y expulsar a estas corporaciones ecocidas. Su convicción y determinación me estremecen un poco, me pregunto si tendrá algo que ver la región de Le Marche en donde nació, en un pueblo cercano a Sant´Elpidio a Mare, lugar que hace referencia inevitable a Giorgio Bongiovanni. Junto a ellos hemos forjado fuertes lazos de hermandad basados en un principio básico y de amor profundo a la creación que nos gobierna por encima de todo poder secular y que en el fondo esconde una fuerza que nos lleva de aquí para allá, siempre empujándonos a levantar esta bandera. Es tan notable la capacidad de estos hermanos y la pasión con la que trabajan que hacen que sean considerados con mucho respeto por toda la gente en Neuquén, incluso por las comunidades mapuches. He visto con asombro la naturalidad con la que conversan de diferentes problemáticas con Loncos y Werkenes y como se abren en confianza ante ellos, aun, cuando por sus propias características, suelen ser muy reservados y con justa razón, desconfiados. El parlamento me sirvió para informar a todos los presentes, (asociaciones, asambleas, ONG, medios) la nefasta situación de la problemática nuclear a nivel nacional y mundial, e intercambiar opiniones muy duras frente a políticos y gremios que estaban allí presentes, y que al no poder llegar a comprender el trasfondo de supervivencia que tienen estas luchas, continúan proyectando sobre los activistas concepciones arcaicas y limitadas que permitieron que se llegue a este punto casi sin retorno y que vuelven a sus propias estructuras organizativas y partidarias inútiles de todo accionar. 
 
En Uruguay
paoagu2
Inicialmente la visita a Uruguay era para asistir a una marcha nacional en defensa del agua y la tierra, que se iba a desarrollar el pasado 10 de mayo. Fue así como a medida que llegaban los días fui preparando mi banderita antinuclear, el megáfono, folletos para repartir y nada más. Pero Erika me invita  a participar de una charla que se iba a hacer una semana antes en la Asociación Un Punto en el Infinito de Uruguay, con la presencia del fiscal Enrique Viana y el demógrafo Guillermo Macció. Llegar a Montevideo es hermoso, los espacios abiertos, el mar, la tranquilidad y sencillez de su gente… ahora entiendo por qué Giorgio ama tanto Uruguay. Ver a mis hermanos una vez más es maravilloso, Alicia, Erika, Georges, Giorgito y su medio hermano Firulais, Adriana, Domingo, Loreley, Victoria, Daniel y todos los demás hermanos que me acompañaron durante todos esos días, creo estar en lo cierto si digo que nos alimenta verdaderamente a todos.
El mensaje que llevé, traté de enfocarlo no desde el lado “ambientalista”, que es totalmente válido, sino, incorporar en él los valores que tan perfectamente el Cristo y Giorgio nos inculcan con toda la paciencia del Universo desde hace tantos años.
En el transcurso de la semana, además de esta tan interesante charla que hemos compartido en la asociación, con la presencia de estos dos exponentes admirables, fuimos invitados por un partido político que tiene mucha afinidad con el mensaje que nosotros intentamos transmitir, a presentar ante ellos, la problemática regional de la energía nuclear. A partir de allí, nos invitaron a participar de un programa con mucha audiencia en Radio Centenario de Montevideo. El recibimiento fue notablemente cálido tanto del conductor como de los innumerables mensajes de apoyo que recibimos a medida que iba transcurriendo la hora del programa. Terminada nuestra participación, quedamos en contacto para seguir profundizando el tema en mi próxima visita al país hermano.
El mismo día, a la tarde, nos llegó la invitación de exponer en la explanada  frente  a la facultad de derecho de Montevideo donde se iba a realizar un evento cultural en apoyo a la marcha nacional del día siguiente, y allí fuimos. La unión, la resistencia, el dar la vida por una causa justa se mezclaron y de manera punzante en todo el discurso abordado. Y así, los conceptos crísticos se dijeron “sin decirse”. Nada de lo que dijimos nos pertenecía, los viene transformando en ejemplo el Maestro desde hace más de 2000 años, y su siervo amado, nuestro guía. Sin embargo, la gente aplaudía e interrumpía el discurso para seguir aplaudiendo, como si esas palabras, me atrevo a decir, eran lo que sus corazones necesitaban escuchar. Finalizada la ponencia, numerosas personas, activistas, medios, trabajadores, estudiantes se acercaron para contactarse con nosotros y agradecernos por lo expuesto y por nuestra participación en la radio.
Recién empezamos a tomar conciencia de cómo repercutió en la gente, al día siguiente cuando participamos de la marcha nacional. En aquel lugar, mientras nos congregábamos para marchar, se acercan muchos hermanos para saludarnos y pedirnos los contactos ya que nos habían escuchado en la radio, lo mismo sucedió durante la movilización.
paoagu3
En una de las marchas más emocionantes que vi en mi vida, centenares de hombres a caballos, decenas de organizaciones de derechos humanos, ambientalistas, trabajadores, y de todas las profesiones se hicieron presentes en una caravana nacional que convocó a más de 20 mil personas.
Esta es la proclama que el hemos presentado en la marcha:
“Según los institutos de sismología de Japón, quedan menos de tres años para que un sismo de intensidad mayor a 7 en la escala Richter golpee de nuevo en Fukushima y se produzca una catástrofe planetaria como nunca antes hemos visto.
El causante de este drama no serán las olas de 30 mts de altura, la verdadera causa son los residuos radioactivos, imposibles de tratar, que esta industria produce y que miserablemente para evitar costos, son almacenados de manera precaria en las piletas de enfriamiento de casi todas las centrales nucleares del mundo.
Si a la delicada situación de las instalaciones de las centrales nucleares japonesas no se le encuentra un plan de rápida evacuación del combustible nuclear almacenado, la cantidad de radiación liberada por aire y mar equivaldría, aproximadamente a 85 veces la cantidad de Cs-137 liberado en el accidente de Chernóbil. Esta situación desesperante desde el punto de vista tecnológico casi imposible de desactivar tiene un nombre bien preciso: ECOCIDIO, es decir, estamos ante la casi irreversible muerte de la vida sobre el planeta Tierra provocada por el mismo hombre.
¿Cómo hemos llegado hasta este punto casi sin retorno? ¿Cómo una tecnología tan desfavorable desde el punto de vista económico e inviable desde lo racional se ha impuesto en todas las naciones?
¿De qué otra manera díganme Sres., es posible explicar que en este contexto de final de finales muy cerca de acá, a 130 km de Fray Bentos, 86 km de Carmelo, y 140 km de Colonia, sigamos construyendo 2, 3 o más centrales nucleares, dependiendo, claro, de si la reacción de la gente es tibia, en el mejor de los casos, o nula, bajo un punto de vista un poco más realista? Este suicidio en masa provocado por la industria tecnológica más absurda que el hombre jamás haya desarrollado, fue y sigue siendo impulsado y financiado por ser esencialmente funcional a la industria militar, la cual lleva desarrollada hasta el día de la fecha (y gracias a la energía nucleoeléctrica) las más de 20.000 cabezas nucleares que someten a las poblaciones del mundo. Según los analistas políticos más conservadores y agudos, también cabe en estos momentos una muy alta posibilidad de que un contexto bélico a alta escala, como el que se viene desarrollando en estos momentos, termine con el estallido de por lo menos 2 o 3 más bombas nucleares.
Este el marco en el que quedan circunscriptos todos los actos de nuestra vida cotidiana y en el que se desarrollan todas las luchas, sociales, ecológicas e ideológicas. Un marco que puede colapsar y terminar pronto con todas las sociedades, llevándose también, a sus siempre eternas cuentas pendientes. Por tal motivo, nosotros declaramos a la energía nuclear como madre de todas las causas. Borremos toda frontera política y hagamos también propia esta lucha para poder actuar como verdaderos hermanos, porque en estos momentos se está jugando la supervivencia de la raza humana en frente de nuestras narices, y es por todo o nada.
Ante este ecocidio en el cual todos estamos posicionados de manera cómplice tenemos que actuar con urgencia y entrega, la causa es simple, la vida por la vida misma nos lo está imponiendo: no más “Atuchas” ni ninguna otra  central nuclear en el resto del planeta. Gracias.”
Hacía bastante tiempo que sentía que la lucha por la vida, en los distintos frentes que se suceden en este mundo oscurecido, debe unificarse, aunando esfuerzos, con un verdadero compromiso y entrega. Se presentan en mi mente un sinfín de imágenes, ideas, necesidades, creo, de la obra, que poco a poco van tomando forma. La lucha contra la energía nuclear avanza vertiginosamente en nosotros, no sólo por la inmensa importancia y peligro que manifiesta, sino porque estamos en una carrera contra reloj. Actualmente hay en el mundo 450 centrales nucleares, pero se planea construir en un tiempo menor a 20 años, 550 centrales más. Tomémonos unos minutos en silencio y reflexionemos sobre esto…
Quizá muchos esperan “condiciones óptimas” para salir y aportar nuestro preciado y valioso granito de arena, tiempo, dinero, etc.; pero el Padre nos ha dado algunos talentos que, quizás, puedan parecer pocos, pero tenemos la obligación de hacerlos multiplicar. El conocer la verdad nos genera compromisos inexcusables con la vida misma y esa verdad tenemos que transmitirla a todos los hombres, sean creyentes, no creyentes, y de cualquier ideología.
Solo dejarse fluir, sin miedos, ni cobardías por el camino que ya ha sido marcado por lo alto, para nuestro propio crecimiento espiritual y para el de los demás. Sólo así crecemos, aprendiendo, con el otro.
Por las almas que aún están esperando.

Paola Becco
Agustín Saiz
Arca Zárate – Campana
17 de mayo 2013

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139