Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

aguilasolPor Stefania Bachetti
Del Libro del Éxodo
Y el Señor dijo: “Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado” Éxodo 23,20-23.
Hombre vestido de blanco, pastor de almas ¡cuánto polvo de esta sagrada y atormentada Tierra han levantado tus sandalias!
Hombre vestido de blanco, año tras año sigues arrodillándote en el altar de la Santa Cruz, denodado, incansable y además muy tierno y amoroso con las criaturas que te han sido confiadas.

Otro amanecer se viste de rosa y abre las puertas de tu corazón al Padre Sol.
Como una hoja al viento volarás gallardo hacia lugares lejanos, un enésimo viaje para reforzar el Antiguo Sello. Todo valle será cubierto por tu voz, ya todo está listo y tus gritos llegarán más allá del horizonte, para anunciar a Aquel que soplará eternamente en ti Su aliento a rosas.
Mensajero del Altísimo, eres nuestro candil siempre encendido y resplandeciente, eres como la mariposa que no cuenta los años sino los instantes. Eres un guerrero, pero cuando cierras los ojos sientes la melancolía, como un niño en los brazos de su madre, y te abandonas a las dulces notas de la nostalgia.
Nostalgia de la antigua patria, en la que tu espíritu aleteaba en un reino de estrellas sin tiempo, con exuberantes jardines encantados que perfuman de Amor, Paz y Armonía.
Has venido a esta Tierra para morir de amor por el eterno Joven que es tu Todo, nuestro Todo, Aquel que calma la sed del espíritu con torrentes de agua viva.
La Cruz es la precursora de Cristo, que espera junto a sus soldados a la rosa que pronto florecerá y que perfumará todos los lugares con la justicia.
Gracias por habernos enseñado que somos gotas de un único Océano infinito, al que todos regresaremos.
Gracias por haber transmitido a los corazones aún demasiado endurecidos de tus hermanos el mandamiento más noble que puede acercarnos al Señor: ser felices y defender siempre nuestra unión, por sobre todas las cosas, cueste lo que cueste. Una de las pruebas más duras para nosotros, porque es más fácil escalar la cima del orgullo en lugar de la más espinosa de las humildades! De hecho, cuando la noche entra en el abismo de nuestra soledad y vagamos en el silencio ensordecedor de nuestra poquedad, Lo buscamos, Él está allí susurrando con Su voz, pero no Lo oímos porque no hemos eliminado las ilusorias sombras que nublan nuestros ojos. Tu nos exhortas a superar la tempestad, a levantarnos cada vez que caemos, en nombre de Dios que se hizo hombre por nosotros, para combatir hasta el último instante y vencer a nuestro mayor enemigo: nosotros mismos.
Quisiera ver en el rostro de mis hermanos una sonrisa que no es de este mundo y divisar la esencia misma que hace que cada hombre sea único y especial; ver nuestros tontos celos, nuestras inútiles incomprensiones disolverse en un único círculo de amor, que transforma y cura todo.
Queridos hermanos y hermanas, quisiera que el viento volara hacia vuestros corazones y que se llevara consigo todas las inquietudes y sufrimientos que os afligen para volver a llenarlos de verdadera serenidad. Ninguno de nosotros tendría que sentirse solo, nunca, os deseo y me deseo a mi misma que logremos vivir cada uno de nuestros días como un regalo ¡a pesar de que sea difícil! Y sobre todo, que cada uno de nosotros tenga siempre la certeza, en el fondo de su corazón, de que la mano del hermano está allí, lista, con valor, para hacernos retomar el camino correcto, porque el Cristo existe en nosotros mismos solamente si Lo reconocemos en el rostro del otro.
Que la Santa Madre te bendiga, hombre vestido de blanco, y a las maravillosas criaturas que están a tu lado, guiando tus pasos bajo las alas del Águila de Juan, hasta el último instante, antes del glorioso Retorno de Su Hijo Jesús.
Con todo mi amor
Stefania Bachetti
25 de Septiembre de 2013

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139