Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
marawebPor Mara Testasecca
Entre el cielo y la tierra cada amanecer nos recibe: hombres, mujeres, niños, animales, plantas y rocas, a todos nos ilumina una Única Luz – nuestro Padre Adonay, el Dios Solar que ilumina y que se manifiesta en cada latido de vida.
El Cristo está en medio de nosotros.
ÉL, el Maestro, purísima manifestación de la inmensa creación continuamente se hace carne y sangre en medio de nosotros, dentro de nosotros... y por nosotros.
ÉL está en cada criatura que se inmola en este escenario que es la vida, en cada carenciado que nos hace un llamado para poner en práctica el amor desinteresado, en cada discapacitado (¡NO!... ¡con capacidades diferentes!), en cada ser vivo despreciado y olvidado.
Pero ÉL, el Maestro de los Maestros está aquí, sobre todo para llamarnos a la acción, a la resistencia, a la fe. Nos exige que tomemos una posición, que seamos fuertes en la lucha por la justicia que siempre y a pesar de todo saldrá vencedora, ya que la sangre derramada por los justos y por los mártires es portadora de Luz y esa Luz se traduce en ideas y pensamientos que siguen caminando en las piernas de otros.
ÉL está en medio de nosotros, desde hace ya muchos años, a través de la señal de los sagrados estigmas de los santos de la historia y de Giorgio Bongiovanni. Los estigmas: la señal de la Comunión Crística se ha manifestado en medio de nosotros, dentro de nosotros... y por nosotros.
¡Gracias infinitamente al Cielo... y a ti, Giorgio Bongiovanni, gran espíritu!
¡Gracias a todos los hermanos de las arcas de este nuestro mundo! Con vuestro ejemplo, vuestra fidelidad y presencia cada día calmo mi sed y mi deseo de amor.
Nosotros nos cansamos, nos desanimamos y ya no entendemos nada, sin embargo Giorgio Bongiovanni, estigmatizado, nos arrastra a la fuerza sobre la ola de esa energía que desgarra el velo de Maya, elimina las fronteras y nos hace bajar la mirada al ver la labor de un supuesto ateo; al ver la constancia de esos justos por los cuales estamos comenzando finalmente a salir a las calles, unidos y gritando con la finalidad de que no se derrame más sangre; al ver la conversión y el verdadero arrepentimiento de quien se ha ensuciado con el crimen y que quiere redimirse a toda costa, como San Pablo.
Las arcas son gimnasios de vida, de experiencia y escuelas de formación psico-física-espiritual, pero depende exclusivamente de nosotros la correcta administración y el crecimiento. ARCA es cuidado, protección, hospitalidad, limpieza por dentro y por fuera de nosotros, familia, orden.
En el arca tenemos que cuidar la salud y crecer en la sabiduría de la iniciática Iglesia de Juan. Nuestros jóvenes tienen que absorber del arca: pasión, valor y fuerza para afrontar a cara descubierta las batallas de la vida y para difundir el conocimiento y las ideas de justicia a sus coetáneos que desgraciadamente caen en las trampas del engaño y de la indiferencia.
¡Todos los movimientos revolucionarios de la historia humana han tenido su origen a partir de grupos aislados y sectarios que aborrecían el sistema y que se fortifican para resistir y combatirlo.
“... El protagonismo es mi enemigo, la humillación es mi camino, la astucia y la bondad son mis armas y las palabras son mis disparos. La fe es mi fuerza, el amor es mi estímulo, la justicia es mi estandarte, las señales mi esperanza y los mensajes del Cielo la energía que me mantiene vivo...” (Matías Guffanti, 20 años).
Con ejemplos como este no nos queda más que amar, no perder de vista el oído del espíritu, servir y reflejar Luz... juntos, firmes y unidos ante un Cristo que está siendo despedazado cada día por los servidores de las tinieblas, pero también por nosotros mismos si no nos toleramos y si no damos la vida por el valor de la amistad... por lo que nos une.
Honor a Giorgio Bongiovanni, que desde que era muy joven no ha dejado de repetirnos que ha venido a este mundo para vivir y para servir a los hermanos, sin proclamarse como el gurú, y dando vida a un movimiento que hoy nos da la oportunidad reconocida de ser operarios y no súbditos, de escribir en calidad de protagonistas las páginas de la historia... en espera del Retorno de Cristo.
Es todo...
Con amor, mis deseos de Felices Pascuas para todos.
Namastè. Mara
18 de Abril de 2014





DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139