Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
sacrasindonePor Sandra De Marco
NAVIDAD EN CRISTO. ANNO DOMINI 2013

En un mundo envuelto en las tinieblas, saturado de violencia y de sangre, donde el hombre vive a la merced de una locura homicida, del cinismo y de una absurda indiferencia… en este mundo al revés, incapaz de rebelarse a su trágico destino, la misericordia infinita de Nuestro Señor nos permite el ver todavía lo que es el Amor verdadero, de escucharlo y de tocarlo con mano: en el sudor de los verdaderos misioneros, en la valentía de los justos, en la ética y en el grito sediento de justicia... en el llanto desesperado de los hambrientos y de los oprimidos, en los Sagrados Signos de Su Pasión que reviste el más humilde y grande de Sus siervos. El último ofrecimiento de Redención.

En el fondo, en esta lucha extrema entre el bien y el mal, amar a Dios no parecía después de todo tan difícil; dentro de mi pequeñez pensaba que era sufficiente entrar en juego, bajar a las calles a manifestar en contra de las injusticias, dejar todo y trabajar a favor de la vida hasta el Retorno de nuestro Rey.

Pero, andando por el camino, el Maestro me ha mostrado que me equivocaba completamente, los reflectores que iluminan el Camino tienen un rayo muy estrecho y todo lo que yo veía no era nada más que una premisa, el campo de batalla mío y nuestro, el reflejo de ese cambio necesario que debe de nacer, antes que nada, desde lo más profundo de nuestro ser.  

Mirando hacia otro lado he ignorado la viga que estaba en mi ojo, impidiéndome a mi misma de tomar conciencia de que la puerta estrecha que Jesús indicó es Él mismo, una puerta mucho más exigente.

El Señor dijo: “Esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el dueño de casa se levante y cierre la puerta, vosotros, afuera, comenzaréis a llamar a la puerta diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’ Pero respondiendo él os dirá: "No os conozco de dónde sois.». (Lc 13,24-25). Está escrito en la Biblia: ‘Hay un camino que al hombre le parece derecho, pero que al final es camino de muerte.” Proverbios 16,25).

Y a aquel que preguntó cual era el mandamiento más importante de la ley, Jesús respondió: --AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN Y CON TODA TU ALMA Y CON TODA TU MENTE. ESTE ES EL GRAN Y EL PRIMER MANDAMIENTO. Y EL SEGUNDO ES SEMEJANTE A ÉL: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. DE ESTOS DOS MANDAMIENTOS DEPENDEN TODA LA LEY Y LOS PROFETAS” (Mt 22,35).

Es fácil ser obedientes y adorarle cuando tenemos lo que deseamos, mecidos en la tranquilidad de los compromisos que ya nos hemos tomado, es posible servir a Dios verdaderamente, sólo si el corazón Le obedece plenamente, haciendo siempre lo que nos ha ordenado, completamente y exactamente, no sólo cuando y hasta el punto que nosotros queremos.

Es decir un amor comprometido, totalitario y absoluto hacia un Dios que esté costantemente en el centro de nuestras emociones y acciones, motivo de nuestra existencia, amigo de cada diálogo nuestro más íntimo, patrón de lo más profundo de nuestro ser. Un amor que no se aisla del mundo, ni nos aisla dentro de una devoción personal, sino que nos invita a seguir con responsabilidad el camino indicado por el Maestro, a estar siempre unidos y a amarnos como Él nos ha amado, a ser los “últimos” por amor de los hermanos.

Hemos dicho infinitas veces mientras rezamos el Padre Nuestro: “Sea hecha Tu Voluntad”, pero esto no es sólamente servicio y sacrificio. La puerta estrecha es sobre todo obediencia, acompañada por una completa sumisión, el único camino para alcanzar la meta: sin todo esto nuestro ego y nuestra arrogancia nos llevarán lejos, por el camino de la perdición, que es el camino de la rebelión hacia el Señor, de la duda. Demasiado a menudo, llenos de nuestra soberbia y de nuestro orgullo, nos impedimos de reconocer nuestra mísera condición de criaturas frente al Creador, a Su infinita y gloriosa Potencia, arriesgando, sin ningún temor de Dios, de alejarnos y de no volver atrás.

Él nos dice: “¿Por qué me llamáis: 'Señor, Señor', y no hacéis lo que digo?” (Lc 6,46) “Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame” (Mt  16,24)

El ejemplo más elevado de esta enseñanza nos lo da Cristo mismo, el cual con su completa sumisión, sufrió por cumplir la Voluntad de Su Padre, no la Suya: “Porque el que me envió, conmigo está. El Padre no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él”.  (Juan 8,29)

Así, al final de los tiempos, Jesús ha enviado entre nosotros a un nuevo Noé para anunciar Su Santa Ira, un nuevo enorme flagelo, un nuevo juicio universal. 

Él vino para guiarnos, con el ejemplo de su vida, por el camino de la justicia, hacia la Salvación; para dar un vuelco a nuestros pensamientos, y romper los esquemas que nos tienen como esclavos, a apartarnos de nuestros planes para seguir Sus designios, preparándonos para caminar por el camino angosto, donde toda voluntad egoista deberá disolverse y dejar lugar a una fe fuerte e incondicionada.

Amor, temor y obediencia: un camino ofrecido, no impuesto, pero indispensable para nuestra evolución, hacia la conquista del Nuevo Reino, del conocimiento de Dios, hacia el descubrimiento de toda Su Creación.

“Y éste es el amor: que andemos según sus mandamientos” (2 Juan 6).

Porque no se puede amar a Dios sin tener temor de Él y sin obedecer a Su Palabra. Y no hay temor de Dios, si no hay amor y obediencia. Si no fuese así, todo nuestro hacer no sería amar, sino la construcción de una jaula dorada en la cual reflejarse y complacerse de si mismos.

  24 DE DICEMBRE 2013 - SANT’ELPIDIO A MARE

G: Ahora os leo la carta que escribí a Jesús:

SANTA NAVIDAD 2013

CARTA A JESÚS

SEÑOR, SEÑOR JESÚS, 

SOY YO, UN SIERVO TUYO, UN VIAJERO DE LAS ESTRELLAS Y DISCÍPULO DE TUS ÁNGELES. ¡NO TENGO MUCHO QUE OFRECERTE, NO SOY TU MEJOR AMIGO Y DISCÍPULO, LO SÉ! CONOZCO A HOMBRES Y MUJERES SANTIFICADOS POR TI QUE TE ADORAN Y TE SIRVEN DIGNAMENTE, MUCHO MEJOR QUE YO. YO, APENAS, LOGRO ESTAR DISPONIBLE A TU LLAMADA Y TODO DENTRO DE LOS LÍMITES DE MI INSIGNIFICANCIA Y DE MIS PECADOS QUE TÚ, SEÑOR DE MI CORAZÓN, CONOCES PERFECTAMENTE Y POR LOS CUALES TE PIDO, SI QUIERES, PERDONAR A MI ESPÍRITU POR HABERLOS COMETIDO. 

NO ENTIENDO, MAESTRO ADORADO, PORQUE ME HAS HONRADO DE ESTAS SEÑALES SANGRANTES IMPRESAS EN MI CUERPO QUE MIRO CONTINUAMENTE, SORPRENDIDO, A PESAR DE QUE HAYAN PASADO 24 AÑOS DE NUESTRO TIEMPO. NO TEMO EL DOLOR QUE PROVOCAN, SEÑOR, TEMO MUCHO DE NO SER DIGNO.  

A PESAR DE ELLO QUE SEA HECHA, EN TODO CASO, TU VOLUNTAD, SEÑOR DE MI CORAZÓN.  SI TU DESEO ES ÉSTE, YO OBEDEZCO. 

QUISIERA TANTO HACER MÁS, TRABAJAR MÁS PARA TI, SEÑOR Y REY NUESTRO. EXCAVARÍA LA ROCA CON MIS PROPIAS MANOS SI ESO PUDIERA LLEVAR FRUTO A TU SANTA MISIÓN EN EL MUNDO Y ALIVIAR EL SUFRIMIENTO QUE ESTA HUMANIDAD MISERABLE Y DESAMPARADA DERRAMA SOBRE TI CONTINUAMENTE, PERO SÉ QUE SOY LO QUE SOY Y PUEDO DARTE LO POCO QUE POSEO EN MI CUERPO, EN MI ALMA Y EN MI ESPÍRITU. 

A MENUDO TENGO MIEDO SEÑOR, QUE SE BURLEN DE MI, SER PERSEGUIDO, TORTURADO Y ENTONCES SE APODERA DE MI EL SENTIMIENTO DE LA VERGÜENZA, PERO LUEGO UNA FUERZA MISTERIOSA Y CARIÑOSA COMPENETRA MI CORAZÓN Y VENCE SOBRE MIS MISERIAS Y ASÍ SIGO ADELANTE TRABAJANDO EN TU VIÑA. ESA FUERZA MISTERIOSA SÉ QUE ES EL INFINITO AMOR TUYO Y DE TU PADRE, NUESTRO DIOS.  

TE AGRADEZCO POR TU MISERICORDIA, SEÑOR, Y POR TU INFINITO AMOR QUE SIENTES TAMBIÉN POR MÍ, UNO DE LOS MUCHOS SIERVOS Y MENSAJEROS TUYOS. 

YO ESTOY AQUÍ, JESÚS, MAESTRO MÍO, Y QUIERO OFRECERTE MI CORAZÓN COMO SÉ HACER: SERVIR A MIS HERMANOS QUE SON TUS HIJOS, AMARLES Y DARLES MI VIDA, SIEMPRE. POR LA ETERNIDAD. 

SEÑOR, TE PIDO QUE RUEGUES A TU PADRE ADONAY POR MI Y POR MIS HERMANOS. NO ES FÁCIL VIVIR EN ESTE MUNDO Y TÚ LO SABES SEÑOR JESÚS CRISTO. RUEGA POR NOSOTROS AL ALTÍSIMO PADRE TUYO Y NUESTRO. TE RUEGO, JESÚS MÍO. VUELVE CON POTENCIA Y GLORIA, PRONTO ANOCHECERÁ Y NOSOTROS TE NECESITAMOS, AMOR NUESTRO. 

GRACIAS POR HABERME ESCUCHADO SEÑOR JESÚS - CRISTO, HIJO DEL DIOS VIVIENTE. 

¡GRACIAS! Y GLORIA A TU NOMBRE PORQUE EN TI VIVE Y SE MANIFIESTA EL PADRE Y EL SANTO ESPÍRITU. TODA LA CONFEDERACIÓN DE LOS SERES QUE VIVEN EN EL UNIVERSO ESTÁN  A TUS PIES PARA ADORARTE. HOY, MAÑANA Y SIEMPRE. 

POR LA ETERNIDAD, DEVOTAMENTE TUYO  

Nibiru Arat Ra

Sant’Elpidio a Mare (Italia)

23 de diciembre 2013

Giorgio:Ésta es la carta que Le escribí. Si la hacéis vuestra, seré feliz... ahora cenamos... en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Es la víspera de Navidad. Las imágenes silenciosas de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, donde el Papa Francisco presidirá su primera misa de Navidad, después de su elección, pasan por la pantalla  silenciosa colocada a lo alto en la pared de una sala llena de hermanos. Son setenta los países conectados en mundovisión que gozarán del espectáculo. El lujo inaudito entona con el ritual de sempre: un himno al despilfarro, a la lujuria y a la vanalidad, mientras millones de creyentes aplauden desde sus casas preparadas para el banquete, intercambiándose regalos como el viejo Epulón.

Giorgio: La Iglesia de Juan y la Iglesia de Pedro. La primera es rica en el Espíritu, la segunda, como véis, es rica en la materia. Ambas sirven a Jesús Cristo, cada una a su manera.

También en esta Santa Navidad nos volvemos a reunir para vivir la comunión de la cena alrededor del Cáliz Viviente, el Signo más grande de Su infinito Amor. Hoy, como entonces, Cristo revelará a los pequeños la Nueva Filosofía, el Evangelio del amor y de la justicia; ese amor que nutre la chispa que está presente en nuestros pechos y que hace que ardan en una única llama, que nos exhorta incansablemente a vivir la fraternidad, a defender nuestra unión por encima de todo, con todas nuestras fuerzas.

P: ¿Nuestros hermanos de la cuarta dimensión envejecen?

G: Mil doscientos años de nuestro tiempo equivalen a ochenta de sus años. A la edad de ochocientos o novecientos años tienen mi semblante actual; no se vuelven decrépitos, dejan su cuerpo conscientemente. Cuando sus células envejecen, ocurre una especie de purificación y se desdoblan, para después reencarnarse. Algunos yacen en una especie de cuna, se dejan morir y cuando llega la muerte, todos pueden ver como el astral se eleva, no hay nada oculto. No existe el olvido, o el funeral, cuando muere alguien hacen una fiesta donde todos cantan, bailan y son felices. El cuerpo es sublimado o, si es necesario, invernado; o lo llevan a la selva donde la naturaleza proveerá a descomponerlo, para ser absorvido después por la Madre Tierra. La invernación probablemente se hace si el cuerpo está destinado a una eventual reutilización como robot biológico, o a una futura compenetración, pero no sé decirlo con certeza, porque sobre este tema no he pedido nunca informaciones. Pero he intuido que el robot se reutiliza sin espíritu, se reactivan las células cerebrales y son ellos mismos los que lo manejan porque, siendo seres cristificados, son patrones de la vida y de la muerte.

Todo ello ocurre con el permiso de los Maestros Cósmicos de la quinta dimensión, con los cuales ellos se relacionan. Con el Nuevo Reino, nosotros seremos dotados de una ciencia fantacientífica, pero actuaremos siempre bajo las directivas y la coordinación de los hermanos de la cuarta dimensión, que a su vez dependen de las disposiciones de los Maestros Cósmicos, o Genios Solares, que imparten sus prerrogativas. Estos Seres pueden clonar cualquier ser animado.

P: ¿La salida del cuerpo es también una necesidad del espíritu?

G: Absolutamente si.

P: ¿Si fuera necesario ¿podrían mantener el cuerpo en perfecta salud para siempre?

G: No, no lo pueden hacer porque la Ley del Universo en la materia requiere un principio, un fin y una transformación. Un principio sin un fin es contra la Ley de Dios. Materialmente podrían hacerlo, pero sería una desobediencia a la Ley.

P: ¿Es necesario para nuestra evolución?

G: Si, ciertamente. Tienen la posibilidad de hacerlo, pero no les es dada la facultad. La clonación está permitida, pero debe existir un principio en la materia, un fin y una transformación. Nuestro Sol, que es el cuerpo físico del Padre y del Hijo (Cristo) tiene una vida de diez mil millones de años. Está claro que Él, que todo lo puede, nada excluído, podría duplicarla, pero no lo hace porque el Universo tiene un curso. Él mismo ha creado esta Ley por respeto de la evolución, si bien hay excepciones. Además, desde el momento en el que eres consciente de todo, del desdoblamiento y del renacimiento, la pérdida del cuerpo es algo sin importancia.

P: ¿El mundo espiritual se divide en dimensiones?

G: El Universo tiene dimensiones físicas y espirituales que a su vez se dividen en varias dimensiones. Hay seres menos evolucionados que viven en la tercera dimensión, llamémoslo Purgatorio, los evolucionados que viven en la cuarta, los superevolucionados en la quinta y los Seres  crísticos se encuentran en la sexta. Los Arcángeles no residen en la dimensión de los Ángeles y viceversa; viven en una esfera superior y pueden descender a todas las dimensiones, no sucede lo contrario nunca. Yo no puedo ir a la dimensión de Cristo, a menos que no me lleve Él. Jesús puede venir a la mía como y cuando quiera, sin tener que ser llevado por nadie. Cuando moriremos iremos a nuestra dimensión, donde será posible reunirnos con nuestros seres queridos que moran en el mundo espiritual de la tercera dimensión, a menos que Jesús no les haya mandado ya a una superior. Muchos me preguntan si volverán a ver a sus hijos o padres, pero no puedo saber si un familiar ha sido acogido en el mundo angelical; depende de la evolución que cada uno ha adquirido.

P: ¿Los Seres de Luz no cambian su cuerpo a partir de la sexta y séptima dimensión?

G: Los seres de luz pertenecen a la quinta dimensión. Su cuerpo de luz no cambia, se regenera, porque son inmortales. El cuerpo que es energía y espíritu viven eternamente en aquella dimensión y pueden descender a la nuestra para ayudarnos.

P: ¿En la quinta dimensión no existe el mundo pneumático?

G: Ese es el mundo pneumático, pero nosotros no lo vemos: sigue siendo físico, aunque ya sea sublimado y tenga una parte de energía que podemos llamar astral. El mundo puro, perfecto es el de Cristo de la sexta dimensión: se trata de Espíritu puro, Inteligencia pura, capaz de tomar cualquier forma o substancia.

P: ¿La diferencia entre sexta y séptima reside en el factor de experiencia evolutiva adquirida?

G: Depende de la pureza o de la manifestación, hay poca diferencia, por esta razón Jesús decía: “Yo y el Padre mío somos la misma cosa”. Nadie, menos Cristo, puede ver a las Inteligencias que viven en el nucleo central del Sol, donde vive junto a todos los Arcángeles. La séptima dimensión es la del Padre.

P: ¿El Padre coordina a otros Tronos o está solo?

G: No, está solo.

P: ¿Es decir que existe sólo un Ser de séptima dimensión?

G: En nuestro Sistema solar, sí. Cristo en cambio coordina miles de millones de seres crísticos. Los siete arcángeles son Sus alfiles. Los arcángeles son los millones de Seres de Luz que viven en el Sol.

P: ¿Existe sólo un Ser (Trono) de séptima dimensión? ¿Y cuántos Soles?

G: En nuestro sistema solar existe sólo un trono, pero en el cosmos existen cientos de miles de  millones de Soles, o sea, cientos de miles de millones de tronos. En la sexta dimensión hay muchos seres, pero uno sólo en la séptima, y está en contacto con todos los demás Soles, que son iguales entre ellos, pero con funciones diferentes. El Sol central de la Galaxia (que se llama también Sol Manásico o Trono) coordina a todos. Los Seres de la Confederación, que pertenecen a la cuarta dimensión, se arrodillan frente a Cristo, porque Él se ha manifestado aquí, es el Comandante de toda la Confederación. Los seres están todos conectados entre ellos, cada uno tiene su territorio.

P: ¿Los seres de la quinta dimensión pertenecen a dimensiones divinas? ¿Se puede hablar todavía de Confederación?

G: Si, pertenecen a una Confederación de Arcángeles.

P: ¿La confederación interestelar que se comunica con nosotros es de la cuarta dimensión?

G: Los hermanos son millones y millones, y cada uno de ellos tiene un Dios. Dado que todos los Dioses poseen el Espíritu Santo, no hay diferencia. Si Jesús Cristo se aparece en un planeta de la Constelación de Sirio o de las Pléyades, los seres que viven en él ven en Su plexo solar al Espíritu Santo, por lo que no dirán: “Nosotros ya tenemos a nuestro Dios. Éste no es tu territorio, regresa a tu lugar de procedencia”. El que posee el Espíritu Santo tiene derecho de ser reconocido en cualquir mundo que Él visite; lo cual sucede siempre con el permiso de la Confederación de los Arcángeles.

P: ¿La Confederación interestelar está gobernada por la Confederación de Arcángeles, que a su vez está gobernada por la Confederación Crística?

G: Absolutamente si. La Confederación de Arcángeles está gobernada por los Tronos. Todos los Automedontes establecen la “Cumbre” de la evolución del Universo. De hecho Adonay, nuestro Dios, y es justo que así sea, habla en primera persona, pero es portavoz de una directiva que proviene de los demás Tronos, incluso Él mismo.

P: Cristo, que compenetró a Jesús, ¿es el Jefe de la Confederación de la cuarta y de la quinta dimensión?

G: Si, también de la sexta. Por encima están los demás Adonay, pero es suficiente que reconozcáis a uno, de lo contrario no sé si podríais comprenderme. Vosotros lógicamente distinguís a los hombres los unos de los otros, porque nosotros aquí somos únicos y distintos. Allí arriba en cambio, en la séptima dimensión, hay seres únicos, pero no desiguales. Ésta es la diversidad. Son todos iguales, como si fueran gemelos o incluso clones, sin embargo tienen personalidades diferentes. Son Entidades distintas, que no dicen “Nosotros Somos”, sino: “Yo Soy un Dios, tú eres otro Dios, y él es otro Dios”. Si el Sol de Maya, mi estrella, descendiese y se encarnara en Jesús de Nazaret ¿los hombres trogloditas como harían para establecer la diferencia? Y si a ellos les dijera: “Yo soy vuestro Dios, escuchadme”, el Padre Adonay no se ofendería, porque existe una coordinación perfecta en sus decisiones en relación con la evolución del cosmos: existe la perfección, no la democracia. Ellos establecen todo, después lo transmiten a los Genios Solares, los cuales lo comunican a la Confederación, y esta última va a ayudar a los pueblos en dificultad.

A veces, los Genios Solares sobrepasan a la Confederación y van directamente ellos, indican el instrumento personificado, como ocurrió con Jesús de Nararet, y la Confederación Le obedecerá. De todas formas, la encarnación crística no es algo usual.

P: ¿Es un evento excepcional?

G: Si, de hecho la Confederación tiene nauseas por nuestro comportamiento. En la normalidad los Soles establecen la coordinación, los Seres de Luz lo transmiten a los Extraterrestres, los cuales descienden, contactan a las poblaciones y dan su mensaje. Nosotros en cambio, como otros millones de planetas, hemos vivido un evento extraordinario: la encarnación de la Divinidad, que está admitida en la evolución. Pero prestad atención a no confundiros: la encarnación de Cristo es divina, mientras la de Krishna, Buddha, Mahoma, ecc. son todos Mensajeros de Dios, llamémosles Seres Crísticos (de luz), que descendieron de la quinta dimensión, según al proyecto de los Maestros Cósmicos.

Cuando el Sol se hace carne y sangre, el proyecto fue invertido y toda la Confederación se pone a disposición del Hombre-Dios (Jesús es Jesús-Dios). Si Él dice: “Yo elijo la Crucifixión, Me dejo masacrar”, el pánico se apodera de toda la Confederación, pero obedecerá al programa de los Dioses, porque nosotros estamos sometidos a la Ley de Causa y Efecto. Todos deberán someterse a dicha eleción; hay que obedecer a cualquier cosa, no hay otra posibilidad. Los Soles, los Genios Solares, los Arcángeles y los Seres solares hacen viajes interestelares y se visitan entre ellos; también nuestro Sol visita a miles de millones de otros Soles. Hay una comunicación continua, que no lo percibimos porque vivimos en la tercera dimensión. Nosotros los hombres, comparados con estos Seres Universales, somos como las amebas, organismos unicelulares en quienes nunca pensamos, aunque existan y tengan una vida y una organización y comuniquen con otras amebas, ni más ni menos. Tendríamos que ser un poco más humildes...

P: ¿Los Maestros como Krishna pertenecen a la quinta o a la sexta dimensión?

G: Lo siento por todas las religiones, pero Jesús Cristo es la deidad más elevada que se haya reencarnado en la Tierra. Krishna es la encarnación de un Ser de luz de la quinta dimensión, Cristo es el único que pertenece a la sexta que se ha encarnado en nuestro planeta. Existen seres de la sexta dimensión, pero Cristo es el más alto de todos. La encarnación de la divinad ha ocurrido también en otros mundos, no es un privilegio nuestro. Los Tronos, de la séptima dimensión son los que deciden la encarnación de la divinidad.

P: ¿Que motivos imponen el descenso de la divinidad?

G: No hay nada que lo imponga. Sucede por ley de evolución, por flujos y reflujos, por elecciones y por muchos otros motivos. Los hombres hemos desobedecido muchas veces, también ésta pudiera ser una razón. Sin embargo, no somos los únicos, me resulta que Cristo se haya encarnado en miles de millones de otros mundos, es decir que nosotros no somos la excepción.

P: ¿Es posible que en algún otro mundo no se haya reencarnado, sino que se haya presentado así como era?

G: La aparición de Cristo es algo normal, algo absolutamente necesario: todos tienen derecho de ver Su Luz. La Confederación interestelar programa el contacto con las civilizaciones que lo necesitan y Cristo, que es el jefe de todos los Arcángeles, comunica a través de los ángeles y en fin se manifiesta. La encarnación, sin embargo, es un evento especial, la divinidad entra en la matriz de una madre, nace, mama la leche, crece, y se hace hombre. Dios hecho hombre es algo muy especial. Para los hombres fue un evento tan excepcional, que Le masacraron, Le torturaron y después Le asesinaron.

P: ¿La encarnación divina tiene lugar siempre cuando hay una situación negativa?

G: No está dicho, es una decisión de los Dioses. Yo no sé contestar a esta pregunta, pero puedo deciros que tendría lugar si una civilización fuera negativa, si ellos consideraran oportuno hacerlo para ofrecer la salvación. Lo mismo sucede en el caso de un pueblo pacifico, por el bien absoluto, para dar una señal por mérito, por gracia. Entonces, esta civilización disfrutará plenamente de Su regalo y de Su Presencia, aprenderá de Su Palabra y dará un salto más en su evolución.

P: En nuestro sistema solar, ¿la encarnación divina ha tenido lugar solo en la Tierra?

G: Mensajeros crísticos (Seres Cósmicos) han aterrizado también en Venus, donde aceptaron la redención. Los venusianos son seres acuáticos (mitad pez y mitad humanos), biológicamente son menos evolucionados que nosotros, viajan con naves y trabajan para mejorar su status humanoide que todavía es precario. No ha sido necesaria la encarnación del Sol, pero seguramente han visto a Cristo y quizás se les ha aparecido para darles la bendición. En cambio nosotros los hombres nos lo podemos olvidar, hasta el día en que digamos: “Bendito el que viene en nombre del Señor”.

P: Una leyenda sumeria cuenta acerca de una divinidad, quizás venusiana, que vivía en el agua y daba mensajes...

G: Es probable. En todo caso, con la instauración del Nuevo Reino Marte y Venus pasarán a ser nuestros partners. Los venusianos y los marcianos serán nuestros instructores, mientras nosotros seremos los alumnos escolares.

P: Los marcianos ya están en la cuarta dimensión. ¿Los venusianos que todavía están en la tercera serán como nosotros?

G: Físicamente se volverán como nosotros, pero interiormente ya están redimidos, por lo que avanzan rápidamente. Ahora están en la tercera dimensión, sin embargo ya están dotados de naves que viajan en el espacio, a la velocidad de la luz y dentro de las atmosferas alcanzan hasta 200 mil km/h. Todavía no logran superarla porque, teniendo un cuerpo físico, tendrían que desdoblarse; de lo contrario morirían. Pueden llegar al Sol desde la Tierra, que está a 150 millones de km de distancia, en ocho minutos, mientras a Marte en dos o tres minutos. Tened presente que en la Confederación Interestelar la velocidad de la Luz en el Cosmos es considerada una velocidad mediocre, porque no permite hacer viajes intergalácticos. Para llegar a la Constelación de Andrómeda, a una distancia de un millon de años luz, tardarías un millón de años a la velocidad de la luz. La Confederación Interestelar se sirve de la Ley de la Ciencia Cósmica, ofrecida por los Genios Solares, es decir, la velocidad del pensamiento.

P: ¿Los seres de la cuarta dimensión pueden viajar a esta velocidad?

G: Si, si los Genios Cósmicos se lo conceden. Los Seres de Luz de la quinta dimensión viajan en cambio a la velocidad del pensamiento, no necesitan medios de transporte. Forman con su misma energía un envoltorio de luz, llamémoslo astronave, y todos juntos se proyectan para ir a un lugar determinado.

P: ¿La velocidad del pensamiento es instantánea?

G: Es instantánea desde el punto de vista del Universo conocido. En realidad, no es instantánea ni siquiera la velocidad del pensamiento, porque hay distancias tan inmensas que incluso a esa velocidad se requiere un tiempo relativo, por decirlo de alguna manera, para llegar a destino. El objetivo de todos los  Seres Universales  es viajar en el Universo. Los Seres de Luz, la Virgen o Cristo no necesitan viajar, se proyectan.

P: ¿Por qué Jesús volverá con potencia y gloria sobre las nubes?

G: La Confederación es llamada a intervenir en una dimensión física, por lo que descenderá del Cielo junto a Cristo con las naves. Estos seres usan las naves si tienen que dar signos. Ahora os leo un mensaje que me ha dado Jesús. Escuchadlo:

SANTA NAVIDAD 2013

¡ESCUCHADME, HIJOS E HIJAS DEL MUNDO!
SOY YO Y SABÉIS RECONOCERME EN EL VERBO QUE SE HACE PALABRA.
¡NO SOY FELIZ!
POR MI ROSTRO SE DESLIZAN LÁGRIMAS DE SANGRE QUE MIS OJOS COLMADOS DE SUFRIMIENTO REGURGITAN CONTINUAMENTE. MI CORAZÓN ESTÁ AFLIGIDO POR EL DOLOR PROVOCADO POR VUESTRAS BLASFEMIAS EN CONTRA DEL ESPÍRITU SANTO.
LA SANTA NAVIDAD SE HA CONVERTIDO EN UNA PÁLIDA ESTATUA DE MÁRMOL EXHIBIDA ANTE UN PÚBLICO MATERIALISTA, EGOÍSTA, ASESINO Y VIOLENTO.
ES POCO LO QUE HACEN LAS IGLESIAS QUE PREDICAN EN MI NOMBRE PARA AMONESTAR Y ANUNCIAR LA DIVINA JUSTICIA Y LA FALTA DE ARREPENTIMIENTO DEL HOMBRE.
LOS SACERDOTES, LOS OBISPOS, LOS CARDENALES Y LOS PAPAS INVITAN A LA ESPERANZA, PIDEN A MI PADRE MISERICORDIA Y PERDÓN, SIN OBTENERLOS, Y TIENEN MIEDO DE AFRONTAR A LOS PODEROSOS SERVIDORES HIJOS DEL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO.
MIS LÁGRIMAS DE SANGRE SON UN GRAVE Y GRAN ANUNCIO DE JUSTICIA PARA LA HUMANIDAD Y TAMBIÉN SON UNA INFINITA Y MISERICORDIOSA GRACIA DE SALVACIÓN PARA LOS NIÑOS, LOS JUSTOS, LOS BUENOS, LOS PACÍFICOS, LOS AMANTES DEL AMOR Y DE LA VIDA.
NO SOY FELIZ, PERO QUIERO QUE MIS DISCÍPULOS Y TODOS VOSOTROS LOS LLAMADOS LO SEÁIS POR VOSOTROS MISMOS Y POR VUESTRA PROGENIE. PORQUE HABÉIS DADO, Y LO SEGUÍS HACIENDO, VUESTRA VIDA POR MI MISIÓN DE REDENCIÓN EN EL MUNDO.
YO ESTOY EN MEDIO DE VOSOTROS, VIVO CON VOSOTROS Y CON LAS SEÑALES DE LA CRUCIFIXIÓN ROZO VUESTROS OJOS, VUESTRAS ALMAS Y BENDIGO VUESTROS ESPÍRITUS.
ESTAD UNIDOS Y ESTAD ATENTOS: LA SANTA IRA DE DIOS ESTÁ POR DESENCADENARSE Y UN NUEVO DILUVIO UNIVERSAL SE DESENCADENARÁ SOBRE LA TIERRA Y, ESTA VEZ, SERÁ DE FUEGO.
¡PREPARAOS!
¡AMAD AL PRÓJIMO! DEFENDED A LOS HOMBRES JUSTOS Y HONESTOS, AYUDAD A LOS MISIONEROS, A LOS QUE SUFREN, A LOS DÉBILES Y A LOS NIÑOS. DAD TODO DE VOSOTROS MISMOS Y LO QUE POSEÉIS A LOS HERMANOS QUE LO NECESITAN Y, SOBRE TODO, DEFENDED SIEMPRE, CONSTANTEMENTE, LA VERDAD.
¡TENED FE! SI ASÍ LO HICIERAIS EL REINO DE DIOS SERÁ VUESTRO Y SERÉIS EXIMIDOS DE LA FRÍA OSCURIDAD DE LA SEGUNDA MUERTE EN LA QUE SE HUNDIRÁ UNA GRAN MULTITUD HUMANA.
¡ATENTOS! ¡ATENTOS!
MI GLORIOSA Y PODEROSA SEGUNDA MANIFESTACIÓN EN EL MUNDO SERÁ REAL Y POR LO TANTO NO OS DEJÉIS ENGAÑAR POR EL MALIGNO.
RECORDAD, RECORDAD SIEMPRE:
¡YO Y MI PADRE SOMOS UNA MISMA COSA!
¡PAZ!
DEL CIELO A LA TIERRA
Por Boca de Mi servidor y servidor vuestro
Sant'Elpidio a Mare (Italia)
23 de Diciembre de 2013.
14:35 horas
G. B.

S. NAVIDAD 2010
CUANDO VUESTROS SERES SON ACARICIADOS POR EL SOPOR DEL SOL Y VUESTROS OJOS VEN SU LUZ CREAR LOS COLORES DEL ARCO IRIS, SABED ¡ESE ES MI PADRE!
¡EN SU SENO YO MORO! ¡PORQUE EL Y YO SOMOS UNA Y UNA SOLA COSA!
¡EL PADRE SOL, SIN EL, NINGUNA COSA PUEDE EXISTIR!

Giorgio:Hemos dicho todo... Qué más tendría que decir?El que me habla es Adonay, un Dios Solar.

P: Con respecto a la manifestación crística del Sol ¿donde “sitúas” a Adoniesis?

G: Adoniesis es un Ser de la quinta dimensión compenetrado por el Padre Adonay. El Padre elije a sus instrumentos, no sólo humanos, pueden ser también solares, los compenetra, les habla y nos exhorta a seguir a Su hijo Jesús Cristo.

Para los extraterrestres de la tercera y de la cuarta dimensión que forman parte de la Confederación Interestelar y para los Seres de la quinta dimensión, hablar de Dios y de Dioses es lo mismo. Cuando se presenta un Dios solar, para ellos es una manifestación del único Dios, el cual puede mostrarse a través de Adoniesis, Cristo o Krishna, del Dios de mi estrella Maya (Arat Ra), o a través de Baharat. Si bien son adorados y respetados, saben que están hablando con el Espíritu Santo. Yo soy monoteísta, pero también soy consciente de que existen los Dioses.

De hecho el Maestro, que ha dicho todo, hablándonos a nosotros que no somos nada, nos dijo: “Vosotros sois dioses”, porque nuestro destino final es llegar a ser como  el Padre Adonay. No estoy blasfemando, Jesús después lo dice: “Por esto os digo que todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y a cualquiera que diga palabra contra el Hijo del Hombre le será perdonado; pero a cualquiera que hable contra el Espíritu Santo no le será perdonado, ni en este mundo, ni en el venidero” (Mt 12,31).

Si el Padre y el Espíritu Santo fueran lo mismo, no sería necesario hacer distinciones.

Cuando un Dios Solar (Arat Ra, Adonay, Babaji, ecc.) se presenta a los Seres de Luz de la Confederación, estos no miran a la entidad divina, porque en su iniciación espiritual son conscientes de que Aquél que está hablando es el Espíritu Santo. En la séptima dimensión no existe la clasificación de entidades, ya que los Dioses han evolucionado durante miles de millones de años y ahora ya están identificados en el Espíritu Santo.

P: ¿Poimandrés es el Espíritu Santo?

G: Si, pero Poimandrés es también Adoniesis, Arat Ra y Cristo: Poimandrés es el todo. Yo no he llegado a la séptima dimensión, no soy el Espíritu Santo. Puedo decir que una pequeña parte del Mismo está en mí, pero no que se haya complacido en mí. Puedo ser una manifestación crística, angelical, pero sólo el Espíritu Santo, es decir Dios, está por encima de la Ley.

Él instituyó los diez mandamientos y la Ley de Causa y Efecto, pero puede también descomponerla, lo cual significa que nosotros tenemos que ser siempre abiertos y estar disponibles a todo. Si un niño se despierta y el Santo Espíritu se complace en él, no tenemos que desgarrarnos el vestido, sino ser humildes y adorarle, porque significa que Él eligió a esa criatura. Él no tiene leyes, está por encima de las mismas. Nosotros no. Es más, tendríamos que rezarle desde la mañana a la noche porque nos ofrece el Camino; considerando que, si lo quisiera, podría apagar todo el Cosmos. No lo hará porque Él es Amor infinito y misericordioso, pero estad atentos: no pongas nunca límites al Espíritu Santo, Él es todo en el todo, nada excluído.

En Adonay yo veo al Espíritu Santo, así como en Cristo y en Arat Ra. Estando en la Tierra, afirmo que la imagen del Consolador es la manifestación física, humana del Padre mío Adonay. Si quisiéramos ser un poco más racionales, podría decir que mi Padre es Arat Ra, pero yo sería un necio, porque en Él veo al Espíritu Santo, que está en el Padre mío y tuyo. Cada uno de nosotros tiene un automedonte, un ser monarca; el de la tribu de Juan y de los hombres de la Tierra es Adonay y el mío es Arat Ra, pero son lo mismo. De hecho, yo adoro a Cristo porque en Él reside el Espíritu Santo. Si queremos hacer un ejemplo un poco banal, pensad en la nacional de futbol italiana. Cuando gana la copa del mundo tú ya no ves a los jugadores individuales, sino a todo el equipo, aunque esté formado por once personas diferentes; cuando haces de hincha y gritas “Italia” la identificas en una única unidad.

P: En el mensaje pusiste resaltado el hecho de que el hombre está pecando y ofendiendo al Espíritu Santo. ¿Qué sucedera?

G: Seremos destruídos. Como dice Noah en el trailer del film que se estrenará dentro de poco: “Dios destruirá el mundo”.

P: ¿Significa que el pecado del hombre no será perdonado?

G: No. Por este motivo el año que viene mis conferencias se titularán “La Ira de Dios”. Yo sé que los Arcángeles celestes, los Tronos, los Dioses de la séptima dimensión de esta Galaxia ya han decidido la destrucción de la humanidad. Lo se con absoluta certeza. Cristo y Su Padre Adonay serán el árbitro y el Juez. Adonay y Cristo son dos entidades, una dentro de la otra, que tienen el cometido de destruir el mundo a nivel geológico y también la raza humana. Os dejo a vosotros imaginar lo que puede suceder.

P: ¿Ya ha sido dictada la sentencia?

G: Si, será espantoso porque ambos controlan las fuerzas de la naturaleza. El continente sudamericano se transformará, sucederá la deriva de los continentes, olas de diez mil metros de altura, el Everest sera invadidó por las aguas... Todo esto sucederá dentro de unos años, no dentro de ciento cincuenta años.

Por eso os digo siempre que no hay futuro y que es completamente inútil hacer proyectos, la casa, mandar a los hijos a estudiar a la Universidad, etc. Yo soy como Noé y lo diré hasta el último momento. En aquel tiempo hubo una gran inundación con tormentas y huracanes mientras todos comían, bebían, se casaban, construían edificios. Esta vez llegará una tempestad de fuego.

P: El Espíritu Santo puede compenetrar a cualquiera, da la vida y está presente en todos los espíritus que ha creado. ¿Si el Espíritu Santo compenetra al Padre y el Padre al Hijo significa que la Trinidad está presente en todos nosotros a prescindir de como nos comportamos?

G: El Espíritu Santo está siempre presente y puede compenetrar a cualquiera. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la manifestación trina de un Ser de la séptima dimensión. También nosotros llegaremos a ese nivel, es una cuestión de evolución. Cada ser creado tiene una partícula del Espíritu Santo; si Lo comparas con el fuego, nosotros somos las chispas.

P: ¿Puedes definir a un automedonte?

G: El automedonte es un Padre, un monarca. Cada Sol es un automedonte, un Rey que tiene un reino. Adonay es el Rey, pero también Cristo lo es porque está compenetrado por el Padre. Su Reino es este sistema solar y la Tierra es el taburete para Sus pies, donde el hombre, que está dotado de libre albedrío, ha elegido el mal. Nuestro planeta, siendo parte de Su Reino, está destinado de todos modos al bien y puede vivir sólo temporáneamente en el mal, porque tiene un límite, será detenido por el monarca. Él cuenta con una gran ejército, formado por mensajeros, mariscales y por Sus soldados. Aquél que vino a la Tierra hace dos mil años es el Rey en persona  Su Padre, el viejo Rey que mandaba antes que Él, tiene autoridad también sobre el Hijo. El Padre mismo que hace dos mil años hizo sacrificar a Su Hijo por amor infinito, hoy Le ordena que haga justicia. Todo viene del Padre, es decir, del Espíritu Santo, y todo se manifiesta sólo a través del Hijo. El Padre es la idea; el Hijo es la manifestación de esta idea.

P: ¿La idea es concebida siempre por la inteligencia cósmica?

G: El Espíritu Santo la contiene.

P: Si el Espíritu es eterno, significa que Su vida es infinita, pero habiendo sido creado quiere decir que tuvo un comienzo. ¿Es correcto?

G: No, no hay un inicio. El inicio es sinónimo de individualidad o individualismo, mientras tú siempre has existido, sólo que antes eras homogénea en un océano espiritual; después este océano ha decidido generar una individualidad y ha soltado una gota de agua, que se ha convertido en Ludovica. Esta gota de agua no es que antes estaba en la nada, sino en el océano. Es decir que tú eres eterna como yo: siempre hemos existido y nunca hemos nacido porque en nosotros está el Espíritu Santo. El problema es uno sólo, simple pero evidente: el conocimiento. Nosotros no tenemos el conocimiento para comprender que siempre hemos existido, porque somos animalitos ignorantes, pero somos de todos modos gotas emanadas por el océano. Un día el océano Atlántico dijo: “Quiero soltar una gota de mi cuerpo”, y así hizo. La gota que salió del océano llegó a la playa y empezó a decir: “Yo soy una gota. Antes estaba dentro del océano, no me daba cuenta de lo que era, pero yo existía. Ahora soy una gota, una individualidad, pienso, entonces soy, escribo, hablo y adquiero conocimiento. Cuanto más conocimiento adquiero, más me doy cuenta de que soy un ser eterno”. Esta gota después camina como peregrina por todo el Universo, un día se convertirá en un océano y dirá: “Yo Ludovica, ahora soy el Océano Atántico”.

Una vez que llegas a la séptima dimensión tú, dirás: “Yo soy un Dios, creo, hago, digo, pienso...”; mientras antes, aunque existías, no podías afirmarlo porque no sabías lo que eras. Existías también antes, pero te dejabas transportar por la ola del océano y no eras consciente, la capacidad de elegir y de crear. Un día, el infinito amor de Dios permitió que tú te convirtieras en una chispa y empezaras a decir: “Yo soy, existo, hago”. Cuando Dios, el Espíritu Santo decida que tú tienes que ser único y empezarás a decir “hago”, entonces entrarás en acción. Los hombres somos pequeñas gotas de agua, los Extraterrestres son manantiales. Los Seres de luz son pequeños lagos, los Arcángeles los ríos y Cristo es el mar.

P: ¿Un árbol tiene un alma colectiva o individual? ¿Qué es lo que sucede desde el punto de vista energético, si lo cortamos y hacemos de él una silla o una mesa?

G: El árbol tiene un alma individual y un espíritu colectivo. Si su muerte es útil para la evolución del planeta y del hombre su alma evolucionará. Si ha causado involución retrocederá y entonces el hombre se carga de karma. Siempre hay una parte de energía. El árbol es un ser viviente y así tú lo hayas matado, una pequeña parte energética queda siempre: la materia tendra siempre una vibración, porque los átomos que la componen están en movimiento.

El hombre puede matar a un animal sólo si es necesario para su supervivencia, no puede hacerlo por diversión; mucho menos matar a un semejante suyo, el mandamiento mismo lo impide. Si el sacrificio del ser viviente, planta o animal, tiene como último fin la extrema supervivencia y es útil para la medicina, para construir casas o cosas positivas y pacíficas para el hombre, su alma evolucionará junto a él. En el caso de que el hombre destruya, como está haciendo, todos los seres vivientes inferiores, los seres mismos permanecen estáticos o retroceden en la evolución y el hombre se carga de tremendos karmas.

P: ¿Sucede lo mismo con la vivisección a fines científicos?

G: Si, es un delito tremendo. En la lista de los males del mundo, en los primeros lugares tenemos a los niños que se mueren de hambre, las guerras, las mafias, la corrupción, la violencia contra los niños, los homicidios, etc. Pero Dios no destruirá el mundo solo por esto, lo hará porque el hombre está destruyendo todos los seres vivientes de la Tierra (reino vegetal, mineral y animal), no sólo a si mismo. El hombre se está volviendo una langosta y quiere cancelar la creación de Dios. Por dicha razón, Él tendrá que destruírlo temporaneamente, o mejor dicho, transformarlo, y salvará de la muerte segunda a los justos, a mis hermanos y a todos los candidatos para la salvación espritual y física, protegiéndoles en el arca que no conocerá las aguas.

Yo anunciaré la ira de Dios a costa de hacerme matar. Para nuestra naturaleza humana será insoportable aceptarlo, por ello seré odiado a muerte, y saldrá mucho veneno de sus bocas como baba. Pero Dios destruirá el mundo de todos modos. El hombre no lo comprenderá, porque se cree el patrón del mundo, cree que Dios no existe, que la naturaleza es un instinto casual; está convencido de tener a disposición y de poder explotar la Tierra hasta lo increíble. En este momento el hombre está enfermo de omnipotencia, se cree Dios.

Pero Dios no tiene rivales. Ni siquiera Satanás tiene intención de desafiarlo, es perfectamente consciente de que Dios es su patrón y no ve la hora de cumplir con la purificación que Él le ha permitido hacer para volver a Sus rangos. Lucifer ha comprendido que con Dios no se bromea, sabe que debe descontar una pena y no sueña en lo más mínimo el provocarle. Somos los hombres los que hemos desafiado a Cristo. Blasfemamos en contra de Él, Le escupimos a la cara y Le ponemos en ridículo, estamos haciendo un desastre con Él y Él nos lo permite. Yo se lo digo continuamente, pero Él me contesta: “Ten paciencia. ¿No tienes paciencia? Te equivocas hijo. Pongo a prueba tu paciencia...” Y yo Le digo: “Está bien, Señor, esperamos”, porque sé que en el momento en el que se desencadenará Su ira no se detendrá más, os lo aseguro. No sé si estaré presente. No se detendrá y lo percibiréis por lo que acaecerá, lo sentiréis dentro, no habrá ninguna pausa, será un tormento detrás de otro. Moriremos todos, no se detendrá ni siquiera si nos ponemos de rodillas, ni siquiera frente a los inocentes, porque se llevará a sus espíritus con Él. Si somos dignos, nos salvará también a nosotros, de lo contrario iremos a las tinieblas. Aquellos que el Padre querrá salvar sobre la montaña serán salvados; si decidirá nombrar a un Noé con un arca, lo hará. Dios tiene todo a disposición. Ahora se deja escupir en la cara, es un Dios a la merced del hombre. Un día no lejano, como Ulises en la Odisea, el Padre se quitará la túnica y dirá: “He regresado”, tomará las flechas de Su arco y no se parará más. Dios es tan misericordios que ha enviado a algunos para deciroslo y, seguramente, yo soy uno de ellos. Estos ‘algunos’ serán, como siempre, personas sencillas: no penséis en Obama, ni en Bush y tampoco en Putin. En toda la historia de la Biblia no hay un profeta rico y poderoso, son todos desgraciados.

Los mensajeros de Dios son hombres pobres y sencillos; cuando son ricos, como por ejemplo el rey David, Dios no les contacta directamente, sino que les manda un profeta (Isaías, Jeremías, ecc.), porque Él es el amigo de los débiles, de los inocentes, de los pobres. Los ricos creen que Dios esté siempre con ellos, el anticristo sobre este aspecto ha sido excepcional. Todas las iglesias, musulmanas, budistas y católicos incluídos, presumen indicando a sus papas como representantes de Dios. ¡Necios! Los representantes de Dios son siempre pobres y sencillos: Isaías y Jeremías eran pobres, Moisés era un príncipe, pero Dios lo eligió cuando era esclavo.

También Sansón era rico y Dios lo invistió sólo cuando se volvió ciego. Jesús nació en una cueva y hoy tenemos a un pobre desgraciado, el Noé de nuestros tiempos en el cual yo me identifico, junto a otros pequeños mensajeros, que está anunciando la ira de Dios. Ahora se rien todos, no se preocupan lo más mínimo, pero Él llegará cuando nadie Le espera. Un día como hoy, mientras estamos hablando. O nos despediremos y al día siguiente se desencadenará un huracán a 700 km./h. A menos que no seamos advertidos con al menos 72 horas de adelanto gracias a un sueño o algo parecido.

Significará que, aunque fuesemos elegidos, no éramos dignos y seremos castigados. Si seremos advertidos, querrá decir que hemos sido agraciados e iremos donde dice Él.

P: ¿Algunos se quedarán para ayudar a sus hermanos?

G: Claro que si. Yo estoy destinado a quedarme hasta unos días antes de que Jesús regrese. Sin embargo, el Padre, que diseña continuamente Sus designios, puede cambiar idea y llevarme antes. Por ahora estoy aquí y pienso que me quedaré aquí, pero como he dicho otras veces, Dios podría incluso causar mi asesinato para desencadenar Su ira. Es un proyecto que ya ha puesto en práctica otras veces, programando la mano de un asesino. Por lo tanto no os enfadéis con aquel pobre que disparará, porque su mano la moverá mi Padre. Dios será el ideólogo; encontrará una razón cósmica en el martirio de un inocente para desencadenar Su Santa ira.

P: Demasiados hombres han sido martirizados...

G: Es verdad, yo creo que Dios se haya cansado. Eugenio, que era un genio, no decía por casualidad: “Ya no hay corderos que sacrificar”. Esto lo sé también yo, si bien ambos fuesemos conscientes de que Dios puede cambiar idea. El sacrificio está en los Signos: en nuestra vida, en la persecución, ecc.

P: En lo que se refiere a los dos testigos está escrito: “Y los habitantes de la tierra se gozarán sobre ellos y se alegrarán. Y se enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas habían sido un tormento para los habitantes de la tierra” (Ap 11,10).

G: Tenemos que interpretarlo. El tormento es la molestia que yo estoy dando a los poderosos, que les impide de entrar en acción y matar a los justos.

P: ¿También el anuncio de la Ira de Dios es un tormento?

G: Absolutamente si, ese es el tormento.

P: ¿En el Antiguo Testamento, el Dios de la materia, Javé, se manifestaba físicamente?

G: El Dios de la materia, Lucifer, estaba presente en un patriarca, en el sentido que Lucifer tentaba a los patriarcas que tenían contacto con Dios y con Satanás. El pueblo de Israel tenía una doble personalidad: era fiel al Creador, pero también era desobediente, porque su genética GNA estaba contaminada por la genética ADN la cual, habiendo prevalecido sobre la primera, desembocaba en el deseo de posesión, de dinero, de fornicar, desobedeciendo a las leyes de Adonay. Este último, poseedor de la genética GNA, castigó la desobediencia del pueblo enviando a Javé, el cual les ordenaba que cumplieran determinadas acciones, para que Israel se cargase de karma y Adonay pudiera castigarlo.

P: Dios hace todo Él...

G: Si, todo parte de la desobediencia. Dios nos dio la Tierra Prometida, los diez mandamientos, una tierra fértil llena de oro, diamantes, agua y el hombre, en vez de adorarle, se ha apropiado de todo lo que el Padre le dio para administrarlo. En vez de amar a su prójimo como a si mismo, le quiere conquistar. Se ha vuelto materialista, ha empezado a fornicar, a matar a su propio hermano, desobedeciendo a todos los mandamientos. Este es el motivo por el cual Dios le mandó un “perro guardián” de nombre Javé.

P: ¿Javé es Lucifer?

G: Cierto, el cual ordenó que conquistaran tierras, que mataran a hombres y niños. Los israelitas estaban convencidos de que hablaban con Dios. Si no hubiese construído el becerro de oro, Dios no les habría enviado a Javé.

P: ¿Habrían sido tentados igualmente para su evolución?

G: La tentación está siempre, pero en el caso específico Javé (Dios de la materia) no es una tentación: es un designio de Dios para castigar. Hoy la historia se repite. Dios nos manda a Berlusconi o a la mafia para castigarnos, porque somos cobardes, buscamos el delito para estar bien, y no la Ley de Dios. Dios permite que el mal entre en acción según la ley de causa y efecto y para separar el grano de la cizaña. El que en cambio reacciona y lo rechaza es premiado.

P: ¿Los testigos de Jeová le sirven inconscientemente, o tienen la capacidad de distinguir y en consecuencia pueden salvarse?

G: Los testigos de Jeová trabajan para sensibilizar a las personas que viven en la ignorancia absoluta. Aunque sirvan a este Dios discutible, hacen su labor porque anuncian el retorno de Cristo. Las personas honradas que se están prodigando con amor, en buena fe, dentro de este grupo, para anunciar la segunda Venida del Señor con humildad y servicio heredarán el Reino de Dios. A pesar de que tengan una concepción del Espíritu Santo muy equivocada, lo están haciendo con nuestro mismo espíritu de servicio, entonces serán bendecidos. El Señor les dirá: “Muy bien. En algunas cosas os equivocábais, pero de todas formas habéis anunciado Mi retorno”, está claro que no se lo dirá a los jefes multimillonarios de sus Iglesias. La Iglesia de Juan es universal, muy abierta y ofrece la salvación a todos aquellos que han puesto en práctica las enseñanzas de Cristo, a prescindir de su religión. Claro, es difícil encontrar buena gente dentro de una organización criminal, sin juzgar podemos tranquilamente decir que ahí no hay salida; pero en todas las demás organizaciones, donde hay un mínimo de religión que predique la paz y el amor, habrá siempre alguien que salvar. Jesús me dijo que también los ateos se salvarán si ponen en práctica Sus enseñanzas; serán salvados también los mafiosos que se arrepienten y colaboran con la justicia divina y humana, es más, primero humana y después divina. Él no redimirá en cambio a los generales y a los comandantes que desean la guerra y tampoco a los políticos corruptos. Hay hombres justos también en la política y en los ejércitos, pero existen sectores donde el círculo está cerrado, y sólo el que se sale del mismo podrá encontrar salvación.

P: En el mensaje me ha tocado mucho cuando Cristo dice: “¡NO SOY FELIZ! POR MI ROSTRO SE DESLIZAN LÁGRIMAS DE SANGRE QUE MIS OJOS COLMADOS DE SUFRIMIENTO REGURGITAN CONTINUAMENTE. MI CORAZÓN ESTÁ AFLIGIDO POR EL DOLOR PROVOCADO POR VUESTRAS BLASFEMIAS EN CONTRA DEL ESPÍRITU SANTO”. Y después añade: “NO SOY FELIZ, PERO QUIERO QUE MIS DISCÍPULOS Y TODOS VOSOTROS LOS LLAMADOS LO SEÁIS POR VOSOTROS MISMOS Y POR VUESTRA PROGENIE”. ¿Puedes explicar más detalladamente porqué nosotros no podemos sufrir con Jesús?

G: Podemos sufrir con Jesús por los males del mundo, pero tenemos que amarnos entre nosotros y ser felices. Él lo desea así, porque nosotros, a menudo, sufrimos por nuestro egoísmo, necesitamos algo y pedimos a Jesús que satisfaga nuestra exigencia. No somos capaces de sufrir como Él, y si decimos: “Yo quiero sufrir como Jesús”, a menudo somos hipócritas porque sabemos que no logramos hacerlo por el prójimo. Sufrimos porque necesitamos amor, una caricia, un beso, dinero, la mirada de un determinado hermano; sentimos que nos falta algo y lo pretendemos a cambio de lo que hemos dado. Reclamamos el derecho por lo que somos o porque pensamos que lo merecemos. Si decimos: “Señor, quiero sufrir contigo”, Le tomamos el pelo. Yo no lo digo nunca, porque sé muy bien que no sé hacerlo. Y si Él dice: “Te doy los estigmas, te hago sufrir como Yo”, es porque me está dando esta gracia. Yo por mi mismo no soy capaz de hacerlo, ya que soy un hombre limitado, miserable. Entonces Jesús dice: “Amaos entre vosotros y sed felices”, comprendiendo esto, si os amais en Cristo, Le haréis feliz.

Jesús no me dice que diga a mis hermanos que sufran con Él, porque sabe que no sabemos hacerlo; de lo contrario nos lo pediría. Yo soy feliz de que Él sea honesto. Entonces limitémonos a ser felices entre nosotros, a amarnos, estar juntos, a buscarnos, a ser como niños, a abrazarnos y besarnos en Su nombre. No somos capaces de sufrir como Él por el prójimo: eso se llama Amor incondicionado y significa no querer nada para si mismos, sólo para los demás. Honestamente debemos decir que no somos capaces de hacerlo, sino seríamos hipócritas. Sabemos dar algo a los demás, incluso el corazón, pero siempre con el deseo de que se nos devuelva, si no sufrimos. Lo hacéis también conmigo, que llevo los estigmas; si yo abrazo a una hermana y no a otra os quedáis mal, figurémonos con la gente común. Jesús nos pide lo que podemos hacer: amarnos entre nosotros y me parece que lo hacemos, con altos y bajos, con nuestros límites. Pero, si tengo que ser testigo frente al juicio de Jesús en contra vuestro, yo digo: “Señor, no hemos sabido sufrir por los demás, pero Tú no nos lo pediste, sabiendo que no habríamos sabido hacerlo. Pero nos hemos esforzado en amarnos entre nosotros y nos puedes perdonar. No somos perfectos como querías Tú, pero nos hemos querido”.

En verdad nosotros no queremos sufrir con Jesús, dentro del instinto humano, en el cerebro y en el corazón del hombre está todavía el deseo de recibir algo en cambio. Cuando digo: “sois terrestres”, es porque en el corazón, el instinto animal de dar y de recibir, es: “Yo doy, pero me gustaría recibir”, lo cual es absolutamente legítimo, es muy natural, yo me atrevería a decir que es incluso divino en nuestra dimensión, pero no es Amor crístico. El Amor crístico es otra cosa. Si aspiramos a más tenemos que superar nuestra bestialidad, es decir superar el instinto animal y dar sin recibir. Sólo entonces la próxima vez nos reencarnaremos en Maya u otro mundo evolucionado, en vez de este infierno. Si damos  y recibimos es legítimo, no es una blasfemia y tampoco un delito, pero nos reencarnaremos de nuevo aquí.

P: ¿Si das y recibes?

G: Si tú das y recibes sin pedir, esa es una gracia. Yo soy amado por todos vosotros: mi familia, mis hermanos y hermanas me adoran y yo digo: “Señor, porque me das toda esta gracia? Casi casi me estás tentando...”. Después veo que Él me ofrece todo este amor porque sabe que no se lo pido. No lo haría ni siquiera si me mataran. Si me concede la gracia, la acepto y la vivo.

P: ¿No es condicionable?

G: No, no lo es. Él sabe muy bien que si me abandonaran todos, incluso Sonia Alea, yo seguiría amandole y dándole las gracias igual. El Señor lo sabe, es inútil que me ponga a prueba. No quiero ser arrogante, claro que lloraría y por la desesperación me daría golpes contra el muro, pero después yo diría: “Señor, yo te quiero servir igual”.

Pido sólo una cosa a cambio, y a este propósito Le torturo todos los días: “quiero justicia para mis hermanos”. Él es consciente de que es una petición especial, sincera y es un Amor incondicionado. Yo no deseo la justicia para mí, si Jesús me pusiera a la prueba y fuera perseguido, arrestado, asesinado o procesado, tendría miedo y sufriría, pero no pediré justicia para mí y ni siquiera me defenderé. Callaré. Para defender una causa, agarraré en cambio el arco y las flechas y las lanzaría. He vivido esto con Eugenio, quizás es por dicho motivo que el Señor me está premiando. Yo nunca le pedí nada a cambio.

Si Eugenio me dejaba en el último lugar y me ignoraba, yo lo hacía de todas formas, porque le amaba, porque Él era la Verdad y la Verdad hay que servirla, sin pedir nada. De hecho, me dio la prueba más difícil ¡incluso me renegó! ¿Existe quizás una prueba más grande? ¿Y yo que he hecho? ¿He abandonado? ¿No estoy siguiendo adelante? ¿No estoy sirviendo la Verdad igual? A mi parecer, estaba escrito que él tenía que comportarse de esa manera conmigo, porque el Padre se lo ordenó. Quería ver si yo amaba la Verdad deseando algo en cambio. He dado toda mi vida a Eugenio ¿quizás no es verdad?

Después de todo, los hombres somos incluso estúpidos. Si se lo pedimos a Dios, Él nos hará sufrir; si en cambio no Le pedimos nada, ya que ciertamente Él lee nuestro corazón, se conmoverá. Si yo abrazo a Mara y mi corazón desea que ella me los devuelva, sin que yo se lo pida a Dios, Él me mandará cincuenta abrazos. Si mi comportamiento es humilde y sincero, ganaré más. Si en mis relaciones, doy y quiero recibir, la relación será uno a uno, si no pido nada será de uno a cincuenta. Con la condición de que podría hacerte esperar setenta años. Pero si superas la prueba te inundará de amor. Hago siempre ejemplos sobre mi mismo, en base a como vivo mi vida, cada uno de nosotros es único. Yo he vivido muchos sufrimientos, pero también muchísimas alegrías; me siento amado por todos mis hermanos y la relación de las traiciones y alejamientos en mi vida es de 10 a 1: 1 equivale a sufrimiento, 10 a alegrías enormes. El Señor me ha recompensado a lo grande, sin hacerme esperar setenta años; me recompensa enseguida con el Amor más grande de todos los Amores, es decir vuestra presencia, vosotros sois el premio que yo tengo del amor de Cristo. Si no tuviese a mis hermanos creería que Dios me ha abandonado. No somos muchos, pero estamos en Sudamérica, Sicilia, Pordenone, Milán, etc. Dios me dice a través vuestro: “¿Qué quieres? Todos te aman. Es más, tendrías que ser odiado, perseguido y escarnecido, Yo te mando la gente que te ama”.

Y yo: “Padre, estáte tranquilo, no quiero nada. Me basta y me sobra. Lo importante es que yo pueda servirte, tengo que estar dispuesto a darte mi vida, pero Él sabe muy bien que yo no tengo problemas para sacrificarla, para defender una causa justa, como lo estoy haciendo. Así que, mejor que no digamos: “¡Señor, quiero sufrir como Tú!”, y a partir de ahí podemos empezar a pensar en ello.

P: Quisiera saber cuales son las consecuencias a nivel cerebral, es decir físico, que deriva del consumo de la marihuana, además que a nivel anímico, espiritual. Yo nunca la fumé, pero algunas personas me han referido que provocan una disminución de los reflejos, un despegue...

G: El efecto de la marihuana sobre el cuerpo es igual al uso de un condon cuando se quiere procrear. Puedes incluso esperar el momento más fértil de tu vida, pero no sucederá nada porque los espermatozoides permanecen aprisionados dentro del latex. Es imposibile entrar en el mundo de la psiquis (astral), por lo tanto entrar en la creatividad por medio de algo artificial, es dañoso y letal.

P: ¿Los que usan drogas fuertes, a los que se les abre el tercer ojo, ven al demonio?

G: Ven el mundo de las entidades. Todas las substancias que provocan éxtasis, relajación, tranquilidad y paz fuerzan la glándula pineal.

P: ¿Y si se usan por motivos terapéuticos para aliviar el dolor por ejemplo?

G: Es una elección que respeto, pero con la que no estoy absolutamente de acuerdo. También el calumet de la paz que usan los chamanes es algo forzado: los procedimientos para la meditación espiritual son absolutamente naturales. ¿Acaso el gran maestro Yogananda se fumaba porros? No, Yogananda te hacía desdoblarte en un éxtasis crística con el amor, la meditación, el yoga, en nuestro caso la oración unida con la acción. Todo lo que crea dependencia es deletéreo, incluso el cigarrillo, aunque de forma más leve, o cualquier actividad física y psíquica, incluso comer sin control. Si hay un acto creativo de amor y dos seres, animados por el Amor Crístico, se aman y se unen frecuentemente, no se puede hablar de dependencia, si acaso de dependencia de Amor Crístico; y eso está bien.

P: ¿También la Verdad crea adicción?

G: Si, también la Verdad, pero hay que distinguir. La adicción que perjudica al espíritu y a la psiquis es diabólico. Si en cambio esa “droga” que provoca adicción da amor y te impulsa a ayudar al prójimo, sin pedir nada a cambio, no se puede hablar de adicción y tampoco de droga, sino de Energía Crística. El uso de marihuana es un acto egoísta porque te hace “bien” sólo a ti, y es un bien aparente que después te empuja hacia drogas más fuertes. Yo no estoy preparado con respecto a los efectos que esta substancia provoca a nivel físico, pero sé, y estoy dispuesto a desafiar a cualquier experto, que hace daño a la psiquis, y esto es suficiente.

P: ¿Hace daño al espíritu?

G: También al Espíritu. Cuando digo pisquis, es como decir Espíritu. Si consumís estas drogas, no sé si tendréis la segunda muerte. Pero os aseguro que tomaréis un camino devastador, sin vuelta atrás. Como principio yo estoy en contra.

Y con esto os deseo una Feliz Navidad y buenas noches. Qué Dios os bendiga.

31 DE DICIEMBRE 2013 – SANT’ELPIDIO A MARE

G. Entre los cientos de mensajes que he recibido hoy, os leo uno que vale por todos: “Querido Giorgio, para ti y para todas las personas que tú quieres os deseo un feliz año nuevo alimentado por la rabia hacia el Estado de nuestro martirizado país, pero iluminado por la esperanza. Con afecto. S.

Yo estoy aquí hoy porque tengo que daros un mensaje espiritual. Es justo que estemos aquí un poco juntos, en alegría, sin ninguna degeneración, y desargar la tensión, más que los stress, de las responsabilidades que cada uno de nosotros tiene en la Obra. Esta noche hemos celebrado a nuestra manera la llegada del nuevo año. Si queréis, podéis incluso expresar un sentimiento o contar una experiencia vuestra espiritual reciente. Yo estoy a vuestra disposición para contestar a vuestras preguntas y espero que, después de este mensaje, tendréis preguntas que hacerme.

AÑO 2014

¡FELICIDADES!
LA TIERRA GIME DE DOLOR Y EL AMOR AGONIZA Y MUERE.
¡FELICIDADES!
TAMBIÉN HOY EN LA TIERRA, CADA CINCO SEGUNDOS, UN NIÑO SE MUERE DE HAMBRE, MIENTRAS EN LA OSCURIDAD GÉLIDA DE LA NOCHE MILLONES DE SERES HUMANOS EN GAZA, DEVORADOS POR LOS RATONES Y POR LAS LLAGAS, GRITAN A LOS PODEROSOS DE ISRAEL, EL PUEBLO ELEGIDO QUE HA TRAICIONADO A DIOS: ¡ASESINOS! ¡ASESINOS! NO SOIS MENOS CRUELES QUE LOS DEMONIOS NAZIS QUE PROVOCARON EL HOLOCAUSTO DE VUESTRO PUEBLO.
¡FELICIDADES! ¡FELICES FIESTAS!
EL ÁFRICA DEVASTADA POR LOS GENOCIDIOS Y POR LAS MASACRES MIENTRAS EL OCCIDENTE CRISTIANO, RICO Y OPULENTO, CON SUS JEFES MAFIOSOS Y PODEROSOS VENDE A LOS PUEBLOS DE ESTE CONTINENTE GENEROSO Y SAGRADO MILLONES Y MILLONES DE ARMAS, PONIENDO DE ESTA MANERA AL HERMANO EN CONTRA DEL HERMANO.
¡FELICIDADES! ¡FELIZ AÑO!
LOS PAPAS Y LAS IGLESIAS CRISTIANAS, MUSULMANAS, BUDISTAS, INDÚES Y OTROS MÁS GRITAN Y GARANTIZAN EL PERDÓN DEL DIOS VIVIENTE. PERDÓN, INCLUSO SI VIOLAN Y MATAN A NIÑOS. PERDÓN INCLUSO SI SE DEVASTA Y SE DESTRUYE AL PLANETA TIERRA. PERDÓN INCLUSO SI SE OFENDE AL ESPÍRITU SANTO.
¡PERO NO HABRÁ PERDÓN!
EN VERDAD OS DECIMOS: EN EL AÑO 2014 COMENZARÁ A MANIFESTARSE LA IRA DE DIOS.
NO SERÁ UN FELIZ AÑO PARA LOS ASESINOS DE LA VIDA Y EL ANTICRISTO EMPEZARÁ A TEMBLAR.
NO SERÀ UN FELIZ AÑO PARA UNA GENERACIÓN ADÚLTERA Y MALVADA QUE SE HA DEVORADO A SÍ MISMA, COMETIENDO PECADOS FEROCES Y SANGRIENTOS SUPERIORES A LOS DE SATANÁS.
SERÁ SIN EMBARGO UN FELIZ AÑO DE ESPERANZA, DE PAZ Y DE AMOR PARA LOS BUENOS Y LOS JUSTOS.
EN VERDAD OS DECIMOS: LA SANGRE DE ALGUNOS DE ELLOS LES CONVERTIRÁ EN MÁRTIRES DEL ALTÍSIMO, PERO ES TAMBIÉN VERDAD, CIERTO Y VERDADERO, QUE A ELLOS, SÓLO A ELLOS, A SUS HIJOS Y A TODOS AQUELLOS QUE HAN LUCHADO POR LA JUSTICIA Y LA VERDAD LES SERÁ DONADO EL REINO DE DIOS EN LA TIERRA QUE CRISTO INSTAURARÁ CON SU PRÓXIMA GLORIOSA Y PODEROSA SEGUNDA VISITA AL PLANETA TIERRA.
¡PAZ!

DEL CIELO A LA TIERRA

UN MENSAJERO DE DIOS

Giorgio: No será un año feliz, queridos hermanos. No será un año feliz para nadie, tampoco para nosotros, porque vuestros ojos verán cosas terribles, que nos darán miedo, pero si estamos unidos como esta noche con amor, alegría, amistad y fraternidad, ni siquiera un cabello vuestro será tocado. Seremos espectadores de desgracias y de eventos terribles desencadenados por Dios en persona, pero no tenemos que atormentarnos, mejor gritar: “Gloria a Dios en lo alto de los Cielos”, y defender la verdad, incluso a costa de la vida, porque algunos de nosotros la perderá. Sin embargo, esto no tiene que entristecernos, sino exaltarnos ya que gracias a ello, Dios abreviará los días.

No sé si yo estaré, mi vida está en las manos de Dios. Haré lo que tengo que hacer: preparar la Venida de Cristo y ofrecer mi vida en sacrificio por Él, si es necesario. Quizás seré expectador del martirio de algunos hermanos míos, pero sé que todo lo que se me ha dicho sucederá. Muchos de vosotros se dispersarán, se alejarán y no creerán más en nada. Muchos de vosotros se atormentarán y serán tentados, porque no comprenderán el motivo de tanta violencia, el porqué de esta fuerte intervención sin perdón. Yo os lo estoy preanunciando. Si estamos unidos en la batalla en común por la justicia no nos sucederá nada, si acaso seremos fortalecidos. Dios nos dará el poder no sólo de la palabra, sino también de la acción, pero la labor que desea hacer el maligno es la de destruíros por dentro, haciendoos creer que nada es verdad, todo lo que acontecerá con ímpetu, será precisamente la prueba de que Dios no existe.

Sin embargo no será así, porque habrá también señales en el cielo. A partir del próximo año nadie podrá detener la lenta, inexorable mano de Dios que golpeará con catástrofes naturales, terremotos, huracanes violentísimos, con la caída de gobiernos, instauración de dictaduras y el exterminio de mucha gente inocente. Pero esto estaba escrito. Ahora llegará la prueba más dura, pero al mismo tiempo el signo de que también Jesús se manifestará. Quisiera deciros más, ser más claro, concreto, pero no puedo hacerlo porque cada uno de nosotros tiene que ser responsable. Yo no puedo ayudaros a resolver vuestros problemas, tenéis que ser responsables y elegir definitivamente. La elección comporta vivir sólo para ello. Podemos caer y volvernos a levantar, pero si decimos que no, pereceremos; tenemos que decir siempre que si, de lo contrario nos perderemos y las tinieblas nos envolverán. Ya no habrá más un feliz año, cada año será peor, cada vez mas sanguinario, catastrófico hasta el retorno de Cristo y lo veréis de día en día. Os daréis cuenta ya desde mañana por la mañana, por pequeñas cosas, incluso por el olor del aire, de la vibración, de algunas noticias que os darán.

Nuestra obra cambiará, ya no será como antes. En mis conferencias hablaré sólo de la justicia de un Dios que no perdonará a nadie, sólo a aquellos que Le sirven, que se arrepienten de verdad. Ya no hay más misericordia, ni tolerancia: Dios quiere destruir el mundo y lo hará sin ninguna piedad. La tendrá hacia  los niños, los parvulitos, hacia vosotros que Le servís, si Le servís, de lo contrario no tendrá compasión tampoco por vosotros. Nosotros hemos fracasado como sociedad, prácticamente nos hemos ya destruído y vivimos por milagro. Lo sé, es difícil creerme, entiendo cuanto lo pueda ser también para vosotros, pero yo no puedo hacer nada y sé que sucederá todo lo que he visto: ciudades enteras destruídas, la Sicilia se partirá en dos partes, el Centro de Italia será inundado por las aguas..., he visto en una visión la ciudad de Trieste destruída, arrasada al suelo y que solo quedaba en pie el hospital de Gattinara; he visto Pordenone inundada por las aguas, el Monte Pian Cavallo que se desmoronaba como si fuera nieve bajo el sol. La base de Aviano destruída, muriendo miles y miles de personas..., la Argentina que se dividía en dos partes, el Brasil que se dividía en cuatro partes y entraba el Océano Atlántico; he visto un nuevo continente que emergía del Océano Pacífico mientras se hundía toda Asia y Rusia se dividía en dos partes. Si, sucederá todo esto y morirán más de cinco mil millones de personas. Yo os lo he dicho, no os he escondido nada, no podréis decir: “no sabíamos”. Si estáis en la gracia de Dios podréis quedaros donde estáis; de lo contrario, incluso si os refugiáis en el Monte Everest, os aseguro que las aguas llegarán hasta allí. Dios quiere cambiar la geografía del mundo y transformar radicalmente las naciones, porque se ha cansado de como están diseñadas.

Esto es lo que diré ya a partir del año que viene y es posible que por dicha razón me maten, más que por mi lucha contra la mafia. Existe también el riesgo de que mi familia me abandone, porque gritaré cosas atroces. Diré que no hay futuro, todas las casas serán inundadas por el mar; ya no habrá más nada, podéis sólo rezar y trabajar por Cristo. A partir del año que viene todos se transformará. No sé lo que durará, mi temor es que pueda proseguir por muchos años, porque la justicia de Dios será cruel. Él no quiere aplicarla toda de una vez, será lenta e inexorable. Dios nos quiere hacer sufrir muchísimo, porque hemos blasfemado contra el Espíritu Santo, de hecho pagaremos dos karmas, uno en la vida física y el otro en la vida espiritual. Los que se salvarán no pagarán nada, serán beatos.

Será aún más catastrófico que el diluvio universal, porque lloverá fuego del cielo y también del subsuelo. A cualquier lugar que vayamos nos quemaremos vivos. Habrá mucha gente que rezará, musulmanes y católicos. Veremos millones y millones de personas que por primera vez en su vida se unirán desesperadamente y dirán: “¡Basta! ¡Ya no haremos más guerras!”, pero Dios responderá aún con más violencia, porque cuando empieze su justicia ya no se detendrá.

Estábamos a tiempo para poder enmendarnos, pero hemos dicho no y entonces la Ira Santa, el castigo de Dios será violento. Yo he visto todas estas cosas, el Padre me las ha mostrado; he visto también a muchos de vosotros que morían y entonces he dicho: “¿Qué puedo hacer por ellos? y Él me ha contestado: “Si te seguirán, yo ahorraré su vida”. Esto me ha dicho y esto os digo a vosotros.

¡Entonces estad atentos! Yo no me detendré. Os respetaré si me diréis: “Giorgio, para nosotros es demasiado fuerte, no lo podemos hacer”, y rezaré por vosotros para que Dios no os maldiga, ni os castigue, porque sois mis amigos y yo os amo. Pero Dios me ha amenazado diciendo: “Saben quien eres, los signos que llevas. Si no te siguen, no tienes que ir a ayudarles. Si tú eres débil y te sustituirás a los problemas de los demás, haré que te enfermes de cáncer y te dejaré agonizar inmóbil en una cama por 72 meses. Que cada uno afronte a si mismo. Y entonces me tenéis que perdonar, hermanos, pero tengo que obedecer. Yo por vosotros daría la vida, pero Él es el Padre y os aseguro de que en este momento está muy, pero que muy enfurecido.

Se ha arrepentido de haber creado al hombre y lo quisiera destruir, hacerlo retroceder al estado animal de donde procede. Me ha dicho también: “El hombre no merece tener vida. Yo lo creé y me arrepentí, no obstante esto le concederé la eternidad, pero le haré surfir por 700 millones de años en las tinieblas, porque me ha escupido, ha blasfemado en contra mío y del Espíritu Santo. El hombre ha crucificado a Mi Hijo, ha violentado a los niños, a Mi Esposa, que es la Tierra. He enviado a muchos mensajeros y les han matado a todos: nadie ha sido glorificado, sino que todos fueron perseguidos. Ahora ha llegado Mi día, el día de la espada”. Entonces Le pregunté: “Y si rezáramos y nos arrodilláramos? ¿Si toda la humanidad se arrepintiera?” y Él: “Cuando empiece, ya no me detendré. Salvaré sólo lo salvable, a todos los buenos, a los justos, a mis parvulitos, a las mujeres pías, a los mensajeros y a los santos. El resto será exterminado, lentamente. Los hombres deberán sufrir y desear la muerte, pero no la tendrán, vivirán en agonía y comprenderán que desafiar Mis Leyes y Mi Misericordia no sirvió de nada. Arrogarse el derecho de sustuirme es el error más grande que haya podido cometer el hombre”.

Ahora yo os pregunto: “Si dijera estas cosas en televisión ¿no me arrestarían enseguida? ¿No me dispararían? Sin embargo os aseguro que yo las diré y el que me acompañe lo hará conmigo, porque yo creo en ello y pienso que sea justo que Dios hable así. Os aseguro, si en la Tierra dijera a otro hombre lo que me dice a mí, como sé que lo ha hecho, el miedo se apoderaría de él, y cualquiera callaría. A parte de mi, en este planeta no hay nadie que tenga el valor de decirlo, así como lo estáis escuchando esta noche, y esto no lo digo con alegría, sino con sufrimiento atroz. He dicho al Señor Adonay: “¿De verdad te has reducido así, que no tienes ni siquiera a un hombre en la Tierra que grite Tu palabra como hago yo? ¿Has dejado pasar pacientemente todo este tiempo, te has perdido los mejores hombres y ahora has llegado al punto de tener sólo a un miserable como yo, que tiene el valor de hacerlo?”. Y yo lo haré; no seré solo y habrá otros como yo, pero sé que seremos pocos, porque muchos tendrán miedo. Seréis también confortados por los eventos.

Jesús no vendrá a juzgar durante las catástrofes, sino después de que Dios haya cumplido Su ira; cuando la humanidad sea exterminada, vendrá sólo a renovar la ley y a decir: “Tú eres idóneo y tú no lo eres”. Jesús no deberá desencadenar nada, se ocupará de ello Su Padre; tendrá sólo que ponerlo en práctica, es decir, juzgar a todas las almas, las buenas y las malas. El Padre Adonay golpeará con la espada a través de las fuerzas de la naturaleza. Él me ha dicho que durante el flagelo algunas almas se despertarán y Él les perdonará. A pesar de todo, el Padre manifesta aún su misericordia, porque se conmueve cuando ve verdadero arrepentimiento. Pero no se conmoverá ante el falso arrepentimiento cuando verá a miles de millones de personas que rezan hipócritamente y por conveniencia, para que Él se aplaque. En pocas palabras, Dios nos impondrá que amemos y si no queremos hacerlo seremos destruídos. Ésta es la ley, cualquier cosa que digan los distintos intelectuales como Scalfari y el Papa, que durante la misa de Navidad ha blasfemado diciendo que Dios perdona todo. ¡No es así! Dios no perdona todo y la primera que se derrumbará será precisamente la cúpula de San Pedro, con todos los que estén dentro. Si hubiera niños morirán también ellos, pero Dios se los llevará al Paraíso. Yo no tengo que hacer ningún atentado, soy un hombre de oración, entrarán en acción las fuerzas de la naturaleza. Mi misión es sólo anunciar las cosas que ocurrirán y lo haré día tras día. Seré la espina en el costado de todos, de los poderosos y también vuestra porque vivimos aquí. Así que sed astutos, seguid trabajando, sin abandonar vuestra profesión, pero cualquier cosa que hagáis tiene que tener como fin servir al Cielo.

Os hago un ejemplo, que os parecerá banal, pero yo sé que no lo es, desde el momento que interpreto siempre los signos. ¿Habéis visto lo que le ha pasado a Schumacher? No es una casualidad. La vida le ha dado todo, Dios le ha dado la gracia, cientos de millones de euro, una profesión que le ha permitido de ganar siempre, salvándole incluso la vida. Ahora Dios se esperaba que se dedicase a los demás, que les ayudara aún guardando para si una pequeña parte de su patrimonio, donando todo lo que había ganado a los necesitados, pero no lo hizo.

¿De qué le sirve ahora su patrimonio ante la muerte? Todos los deportistas tendrían que tomarlo como enseñanza. Yo soy un amante del deporte y he seguido muchísimo la Formula Uno, pero todos los grandes campeones, si no se han arrepentido, la han pagado cara. Schumacher habría podido abrir empresas, dar trabajo a los jóvenes y sin embargo se ha dado a la bella vida. Buena persona, amante de los hijos, honrado, un alemán educado, preparado culturalmente y que firmaba peticiones a favor de la vida contra la contaminación, contra la guerra. Pero a Dios no le basta que hagamos una firma, Él quiere todo lo que te ha dado y si no se lo devuelves te destruye. Ésta es la ley.

Si te ha dado cien, Le debes dar cien; si te ha dado diez, le tienes que devolver diez, sin tenerte nada para ti, de lo contrario te castigará. Sé que es un razonamiento crudo, violento, pero esto es lo que me ha dicho que os diga. No me hagáis preguntas, no sabría qué contestaros. No me preguntéis nada, porque yo no poseo ni tan siquiera la ropa que me pongo. Me ha quedado sólo una cosa que darle: la vida, y lo haré con todo el corazón porque yo sé quien es. Yo no veo la hora, así no me quedará nada más para ofrecerle al Señor. Si tengo medios a mi disposición, quiero darle todo por Su Hijo. Ya no somos amigos de Dios, nos hemos convertido en Sus enemigos y Él ya no nos ama, tenemos que reconquistarnos Su confianza y hacer que se conmueva, tenemos que aplacar Su ira. Tendríamos que ser nosotros los que Le calmen, porque según lo que me ha dicho todavía os da mucho amor porque me seguís a mí y sobre todo a Su hijo. Pero cuidado porque ya no es el Dios de la misericordia, sino el de la justicia. Si nos equivocamos una vez y caemos nos amonesta dándonos otra posibilidad, pero si caemos por una segunda vez no nos la dará más, seremos castigados con la muerte segunda. Esto es lo que quiero transmitiros esta noche, intentad reflexionar desde ahora y para siempre. Estemos atentos; yo el primero. El Señor perdona todas las debilidades humanas, también si yo me resbalo Él me amonesta. Si yo me caigo conscientemente cometiendo un error grave, egoista, Él me perdonará una vez, la segunda no. Dios está enfurecido con la humanidad, así que a partir del próximo año, del 2014, la situación será mucho más grave. Pero tengo que deciros que si nosotros mejoramos y somos cada vez más, ayudándonos entre nosotros y a las personas justas, y siendo caritativos con los necesitados, el Señor se conmoverá y nos ayudará. Es más, nos dará poder, ese poder que nunca nos ha dado. “Señor ¿cómo haré para atacar a los poderosos si no me das el poder?”. Si Él ve la disponibilidad y la completa abnegación hacia Sus ideales, nos dará todo y entonces conquistaremos el corazón de las personas. No hay ninguna posibilidad de que la humanidad se salve, esto os lo aseguro al 100%.

P: Yo acepto este mensaje, sin énfasis ni dolor, conscientemente porque ya lo había comprendido interiormente antes de que tú lo dijeras. Nuestra sociedad es un castillo construído sin los cimientos necesarios, que son los valores y las verdades de Cristo. Este mensaje me hace pensar en el inicio del Apocalipsis, cuyos testigos son dos: Elías y Enoch. ¿Por qué hasta ahora hemos escuchado sólo la voz de Elías?

G: Hemos escuchado la voz de Elías, porque Él es la voz y Enoch es la fuerza que le sostiene. Pero antes o después también este último tendrá que hablar y hablará al final de los tiempos. Ahora estamos al final de los tiempos.

P: Me ha parecido entender que Enoch es esa voz que grita la fuerza y la rectitud. No por casualidad fue uno de los hombres que se llevaron al cielo con el cuerpo, porque caminó con rectitud frente al Señor. Para ser capaces de hacerlo hay que conocer Sus designios, ser correctos y rectos en la acción Quizás nosotros no lo sabemos ¿pero por qué esta voz no ha gritado dando esa fuerza para poder continuar por nuestro recto camino, para que todo lo que has dicho no nos toque sino que nos lleve a la salvación, así como le llevó a Él?

G: Porque todavía no se ha manifestado lo que se debe manifestar. Esta fuerza no debe por fuerza expresarse con la voz, podría dar vida a una Obra, una energía operativa que este ser manifiesta sin necesidad de gritar. Probablemente él grita de una forma que nosotros todavía no entendemos; pero de seguro está presente.

P: He comprendido y aprendido que el camino justo a seguir es el camino estrecho, no ancho. Este último me ha sido mostrado recientemente en algo cotidiano, mientras acompañaba a un amigo a un centro comercial, lo cual no hacía desde muchos años.

A mi derecha había algunas sociedades financieras especializadas en el crédito al consumo, que hacen posible que tú te puedas comprar una televisión, un frigorífico, todo lo que te sirve, aunque no puedas permitírtelo. “Esto es –me he dicho a mi mismo- ese es el camino ancho, porque tú disfrutas de un bien que todavía no te has ganado. Y cuando te lo den, para no dejar que te lo quiten, te verás obligado a hacer todo lo que ellos quieran”. El camino estrecho en cambio significa ganarse cualquier cosa que desees habiéndolo merecido.

G: Si, estoy de acuerdo, no tengo nada que añadir. Tu pregunta ahora me inspira a revelaros otra cosa. Veréis manifestarse Enoch, con toda su fuerza y la gloria, cuando sea asesinado...

Si no lo veis significa que la mano del Padre Adonay ha cambiado Su designio. Dios todo lo puede, pero antes de que llegue Cristo ambos estarán presentes en la Tierra, esto no lo cambiará nadie.

... Noé, Moisés, Abraham, Elías, Enoch, Isaías... Jeremías, Ezequiel, Daniel, Juan el Bautista, último profeta del Antiguo Testamento... Buddha, Krishna, Yogananda, Mahoma... hasta llegar a Giorgio Bongiovanni, uno de los Precursores, uno de los escogidos, que lleva hoy la Espada de Dios en la batalla final de Armaghedon. Hombres justos, elegidos por el Altísimo por su fe inquebrantable, por su coherencia; denunciadores de las injusticias sociales, luz de esperanza para los humildes y los oprimidos; anunciadores del Juicio divino y de condena para los malvados, los oprimidos y los tibios. Hombres que han sacudido el torpor del pueblo, exhortando a la humanidad al arrepentimiento, obedeciendo ciegamente a los planes de salvación que el Padre Adonay les ha reservado. Hombres que han unido su voluntad con la Suya, convirtiéndose en imitadores de Cristo.

No se trata de un servilismo que sofoca el libre albedrío; sino de ejemplo de obediencia consciente, que ilumina, purifica, libera, ennoblece, fortalece y fecunda; ejemplo de obediencia completa que se traduce en disponibilidad, humildad, coraje, espíritu de servicio. Sí, éste es el precio de la libertad. Esa libertad que nos hará libres, pero libres de verdad y que nos permitirá alcanzar la meta, viajar en su Océano infinito de Justicia, Paz y Amor, de disfrutar de las maravillas del Creado.

No puede haber libertad más grande que ésta.

Sandra De Marco
21 de Abril 2014
San Giovanni di Polcenigo-PN (Italia)

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139