Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
cristinacollinoPor Cristina Collino
Cada vez que Giorgio Bongiovanni viene a Argentina se me movilizan una infinidad de fibras internas. Cuando me  mira sé que me está tomando examen y siempre siento que no lo aprobé; que por más que me haya esforzado durante todo el año, todavía me falta mucho más. Pero si bien su mirada a mi interior me avergüenza, no me paraliza,  sino que hace que aumente la búsqueda dentro de mí sobre lo que tengo que hacer para que el próximo año me encuentre un poquito más crecida, y así, paso a paso, ir sacando las costras purulentas de mi espíritu e ir acercándome un poquito más a ese Cristo que Giorgio me enseñó a querer y a seguir.
¿Lo lograré? No lo sé. Si sé que soy mejor persona de lo que era hace 30 años cuando lo conocí a Eugenio Siragusa a través de mi primer maestro, y luego a Giorgio, mi Maestro en la  tierra. Si eso alcanza para que mi espíritu suba a la Luz el día que tenga que dejar este cuerpo que en esta etapa me acompaña, tampoco lo sé. Pero estoy segura de que cuando tenga que presentarme al Altísimo seguramente iré a un lugar menos oscuro que al que hubiese ido cuando casi parto a la Casa del Padre en el  año ´77 cuando estaba embarazada de mi primer hijo. Y eso es gracias a Giorgio, a su tiempo invertido en gente como yo que se creía buena porque no mataba, no robaba con revólver en la mano, estudiaba, trabajaba, iba a misa los domingos, era respetuosa y educada y trataba de tener una vida “seria y sana”.
Pero a través de la dedicación y entrega de Giorgio el Cielo me enseñó que el camino era otro. Camino que muchas veces no entendí, ya que mi capacidad intelectual es minúscula, pero que  “sentí” en el corazón que era el que tenía que recorrer. Y así, con tropiezos y caídas, lo fui haciendo... Y espero poder seguir.
Yo nunca le prometí a Giorgio acompañarlo hasta el final ya que  soy una mujer débil y caigo a cada rato, por lo que no sé hasta dónde y cuándo lo acompañaré. Lo que si hago, es cada  mañana ofrecerle mi día para ser su instrumento en lo que a su obra le beneficie, y agradezco a la noche por haber podido poner mi pequeñito granito de arena para que algún cambio haya sido posible, en mí y en mi entorno.
Gracias a la disponibilidad de Giorgio pude hacer una (o ¡varias!) vuelta de timón en mi interior, en mi vida familiar, sentimental, laboral. Y ello está permitiendo que una mejor persona se vaya formando en mí. Hoy mi familia es mejor. Hoy mi entorno laboral es mejor. ¿Es lo óptimo? Por supuesto que no. ¡Falta tanto! ¡Hay tantos fantasmas interiores que ahuyentar! ¡Tantas asperezas que limar! ¡Tantos miedos que vencer! ¡Tantos trabajos por encarar! ¡Tanto para aprender!
Giorgio me dio las bases sobre las cuales trabajar, pero mi trabajo interior  lo puedo hacer  también gracias a los hermanos con los cuales puedo hablar con el corazón en la mano de mis aciertos y fundamentalmente de mis miserias sin que me juzguen, encontrando no solo un oído atento sino además una palabra de aliento y de opinión. Y también mi trabajo interior es posible por los hermanos a los cuales no entiendo, que “no me llegan”, que me resultan “difíciles”,  ya que en ellos veo el espejo de mis propias carencias, y así, al visibilizarlas, puedo trabajar en ellas.
¡¡Gracias Giorgio!! Gracias a todos mis hermanos por ayudarme a crecer.

Cristina, Paraná (Entre Ríos, Argentina) 03 de Mayo de 2014

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139