Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
reparto100Por Erika Pais
Ha llegado el invierno en el hemisferio sur y con él parecería que el cielo gris nos mirara atenazador, el sol se aleja del pedacito de cielo que nos tocó en el reparto y parecería que ingresamos en una etapa, que además de ser fría  y cada vez más extrema, está cargada de pruebas. Con el frío en las calles, en la gente, en los corazones de las personas, todo parece multiplicarse negativamente.
Parada frente a una vidriera de una gran casa de venta de zapatos miraba los precios, observaba y sacaba cuentas que zapatos calentitos podría comprarle a mi hijo que en la mañana y desde hacía ya varias mañanas me decía: “mamá tengo frío”. Recordando su voz observaba la vidriera y miraba la variedad innumerable de colores, modelos y sobre todo precios, las grandes marcas y las que te aseguran que no sentirás el invierno en tus pies costando medio sueldo de un trabajador pobre. Las más baratas, provenientes de los barcos esclavos chinos pero que son empresas derivadas de las grandes marcas, son zapatos para 15, 20 o 30 días, porque son hechos para que no duren ni siquiera esa temporada. En el alma inmediatamente se desata una lucha porque la economía no me permite comprar aquellos zapatos de las grandes marcas con los que te aseguras que tu hijo no sufrirá frío en la calle o en la escuela, eso queda para una clase bien diferenciada, pero al mismo tiempo sabes que cuando compras esos zapatos manufacturados en barcos textiles esclavos eres cómplice de esa repartouyesclavitud. Al mismo tiempo en que me decidía por los chinos y por ende dar dinero a esos monstruos anticrísticos me daba cuenta de una premisa económica, cual es la base de la riqueza de unos pocos en detrimento de unos muchos. Cuando compras barato al poco tiempo compras de nuevo y al otro poco de nuevo por lo que en definitiva el pobre o el que no tiene acceso a comprar ropa cara y confortable paga mucho más que el rico que compra una vez algo bueno y le dura mucho tiempo. Al momento de ingresar en el local de zapatos ese cálculo pudo más que mi deber de madre y me di vuelta justo cuando una chica con una sonrisa enorme me preguntaba que deseaba. Me regresé sobre mis pasos porque quería pensar un poco más sobre ese tema. Subí al bus en el centro de la ciudad y comencé a observar los rostros de los trabajadores que a esa hora del día regresaban a sus casas. Rostros cansados, malhumorados por no tener dinero para llegar a fin de mes, mirando por la ventanilla del bus observo chicos comiendo de la basura y comprendo por un instante porque los pobres somos los primeros en ser golpeados por catástrofes naturales producto de la Justicia Divina, porque somos nosotros, los pobres los que sustentamos la injusticia, somos nosotros los que alimentamos el sistema. En ese bus iban al menos 35 personas infelices con su vida, con lo que le toca del reparto de vida, trabajar 10 o 12 horas por día para poder comer una sola vez al día y comprar ropa y calzado baratos que le durarán muy poco tiempo, o sino comprar a crédito la ropa cara y de esa manera vivir una vida de ilusión, vistiéndote como los ricos pero siendo pobre. Los poderosos necesitan del consumo de la gente de clase baja para poder sustentar sus propias economías. Entonces todos somos cómplices de un sistema anticrístico que necesita de los pobres para poder subsistir y continuar girando en la rueda. Si el 11% de los millonarios del mundo son mantenidos por el 89 % restante ¿cómo es que no nos rebelamos?
¿Cómo es que aún permitimos que sean ellos los que manejen el mundo si solo alcanzaría con simplemente dejar de consumir? Por ejemplo si los uruguayos dejaramos de usar energía eléctrica durante dos días eso le ocasionaría una pérdida al Estado millonaria y por una única vez sabrían que somos nosotros los que en realidad tenemos el poder, somos nosotros los que podemos cambiar la situación nadie más. Y eso por unos instantes me hace comprender porque el Padre castigará a los poderosos inmorales pero también a nosotros que pudiendo hacer algo no lo hacemos, no amamos lo suficiente la Ley Divina, la Ley del Padre. ¿Es que nunca se han cuestionado por qué nosotros podemos comer todos los días tres veces y vestirnos y calzarnos, aunque sea con ropa barata, cuando hay niños que duermen en las calles y andan con los dedos de los pies afuera ¿Es que cuando estamos sentaditos calentitos en nuestras casas no pensamos que todos los seres humanos por tener la cualidad de tal debemos tener los mismos derechos a estar vestidos, comidos y calzados? NO hemos comprendido aún que el mundo todo está dado vuelta, que no es posible ya vivir así? Y veo a las personas sometidas apretadas entre si viajando horas y permitiendo que los conductores de los colectivos los empujen de un lado para otro frenando como se le venga en ganas y tratando de vender más boletos de los permitidos haciéndolos viajar peor que sardina en lata? ¿No tenemos ni siquiera dignidad?
El frío atenaza y en el arca teníamos el anhelo de poder dar de comer aunque sea un día más a la semana pero la economía no lo permitía. Inmediatamente nuevas ideas nos empujaron a realizar una gran actividad de recolección de donaciones y posterior gran venta económica para poder juntar el dinero necesario para el invierno y así dar comida dos veces a la semana a quienes padecen el frío mucho más que todos nosotros que leemos estas palabras. Los días fueron pasando y la organización se iba concretando, más tarde coincidió que justo la actividad donde sacaríamos a la calle muchas cosas para la venta y pondríamos música, donde habría  películas para los niños, malabares, refrescos, hamburguesas, hot dog coincidiría con la reunión de las arcas de Sudamérica con Giorgio por skype. Mientras tanto las tareas de divulgación continuaban y luego de la charla dada en la ciudad  de Mercedes a 300 kilómetros de Montevideo surgió, de la mano de Gustavo Nalerio, un Reparto-Montevideo-1-2hermano que vive en EEUU que se encontraba en Uruguay, dar otra pequeña charla en Los Cilindros en una zona muy hermosa de grandes extensiones verdes y donde vive gente humilde que trabaja la tierra en las afueras de la ciudad, personas curtidas del sol y la sal del mar, sencillas pero receptivas, donde el mensaje de las estrellas los impactó y la necesidad de cuidar el medio ambiente luchando por el los motivó a acercarse a nosotros. Una vez terminada la exposición donde el Regreso del Cristo, las señales en los campos de trigo, el peligro de la energía nuclear fueron expuestos con claridad y orden por nosotros, dos hermosas niñas se acercaron porque querían compartir las actividades, sentían que querían hacer algo, su mama lloraba orgullosa por la decisión tomada por estas pequeñas adolescentes y no pude menos que abrazarla con todo el amor que mi cuerpo podría trasmitir entre lágrimas esta señora joven me explicaba cuanto le había costado educarlas, trasmitirle valores y verlas hoy a raíz de nuestra charla decidirse a trabajar a favor de la vida era el regalo más grande que recibía por el esfuerzo hecho durante tantos años. Fátima la hija de Adriana que nos había acompañado a la charla y que muy tímidamente comienza a acompañarnos en las actividades inmediatamente se ofreció para ser el nexo y las invitó a la gran venta americana que estábamos organizando para juntar fondos para poder dar un plato caliente un día más.
Los buenos andan desperdigados por el mundo perdidos por la vorágine de las pasiones y mientras tanto el anticristo une a los suyos. El recurso de inconstitucionalidad contra la ley de Mineria de gran porte presentado por el Fiscal Enrique Viana, mucho tiempo antes que el nuestro prospera en la Suprema Corte y es aceptado para su estudio, lo que nos indica que el nuestro, el que hemos presentado hace poco tiempo también lo será, así que el Fiscal Enrique Viana inmediatamente prepara una medida cautelar para evitar que el Estado firme el Contrato con la empresa Aratiri que está detrás de este proyecto asesino. La impunidad una vez más nos golpea el alma y el Fiscal Viana es separado del cargo argumentando que no se ha presentado a algunas audiencias de los expedientes que el estado le ha otorgado, audiencias que no eran obligatorias presentarse porque se podría comparecer vía internet. Esta separación de cargo huele igual a los dos balazos en la pierna que este mismo fiscal recibió poco tiempo atrás en sus piernas, todo esto huele a azufre, a podrido, a corrupción de un gobierno que da lindos discursos al exterior vendiendo una imagen de honradez y austeridad falsa pero que persigue a los justos dentro de fronteras. Este ataque contra Viana paraliza el pedido cautelar pero de todas formas en el recurso que hemos presentado nosotros ya lo habíamos incluido por lo que, en caso de que el nuestro prospere el trabajo de Viana no sería en vano. Una gran concentración frente al Misterio de educación y Cultura expresando el rechazo contra la sanción a Viana a la que asistimos no pudo evitar que el Anticristo moviera una pieza más en su diabólico ajedrez. Es muy difícil poder explicar a los presentes y los que se movilizan que no son de la Obra el concepto tan claro que Giorgio nos ha enseñado sobre cómo se protege a un juez o a un fiscal honesto. Si todos hubieran hecho como nosotros y hubieran presentado muchísimos recurso de inconstitucionalidad contra la ley Viana hoy no estaría sancionado porque ¿Qué podrían hacer contra 200 o 300 recursos? A Viana lo sancionan porque el de él era, hasta el momento, el único presentado, ahora también está el nuestro apoyando a un Justo pero al mismo tiempo peleando por la creación del Padre, nuestra Tierra.
Llega el sábado indicado para la gran venta y amanece lluvioso, frío, amanece un día muy de invierno. Mientras iba en el bus al arca hablaba con el Cielo y pedía al Padre que dejara de llover por unas horas, le decía: “No te pido por mí, te pido por esas personas que necesitan comer te pido porque si llueve la gente no saldrá a la calle y mucho menos irá a nuestro local, por favor Padre”, la lluvia paraba por momentos, salía el sol pero luego otra vez comenzaba a llover. Desafiando la suerte de todas formas sacamos un parlante hasta cerca de la puerta con música que atrajera a las pocas personas que pasaban por allí y algunas cosas logramos colgar tímidamente donde no se mojaban, las mejores prendas de vestir de segunda mano que teníamos para que alguien al menos pudiera ingresar a comprar. ¿Los precios? Casi simbólicos porque la idea era que el pobre pudiera comprar muy barato y así poder ayudar al que menos tenía. Así que trajecitos de grandes marcas que costarían 100 euros o 130 dolares que alguien conmovido nos donó porque no los usaba más, llegaba a manos de un pobre por apenas 6 o 7 dolares. Todo era ideal, lástima la lluvia. Algunos nos mirábamos desalentados por el día, salíamos y mirábamos afuera directo a los ojos del Padre y le implorábamos que nos ayudara, pero parecía que Él tuviera otros planes, otras enseñanzas. De repente cuando más llovía y ya estábamos perdiendo las esperanzas el arca, el local, comenzó a llenarse de gente que compraba frenéticamente de todo y todo, no sabía de dónde salían las personas, en chiste decía ¿pero están saliendo debajo de las baldosas? Porque afuera la lluvia era torrencial pero la gente entraba al arca como si fuera el único lugar donde ir. Entraban y se llevaban bolsas enormes de ropas o platos o tacitas o juguetes o lo que sea pero algo compraban, toda gente de muy bajos recursos que vieron una oportunidad de vestirse para todo el invierno. De ver sus rostros marcados, sus ojos, sus apariencias, sus ropitas gastadas y la alegría de algunos niños que podían tener algo que generalmente es muy difícil de comprar, alguna lágrima asomó a mis ojos y una vez más experimenté la rabia de la Injusticia Social a la que estamos expuestos cada día. Con cada compra yo les entregaba un folleto y les explicaba que gracias a su pequeña ayuda le daríamos un plato caliente a quienes no tienen comida. Levanto la mirada y veo pobreza, solo pobreza, y esos pobres devolviéndonos una alegría, comprando con esfuerzo pero alegría ropa abrigada, de marca, de grandes marcas o de pequeñas marcas o de barcos esclavos o chinas o rusas, pero algo de ropa para poder terminar el invierno.  Ese pobre ayudando al más pobre y el Padre enseñándonos una gran lección y es que no sabemos hablar con el Padre, no sabemos pedirle, es más no hay que pedirle, solo hay que exigir Justicia. Ahí estábamos nosotros pidiéndole solo que no lloviera para poder vender, y Él haciendo llover pero al mismo tiempo ayudándonos a vender. Ayudándonos a que ayudemos. Esperando que reaccionemos y logremos poner en orden nuestras prioridades, nuestras culpas, nuestros defectos, nuestras virtudes, nuestros amores y desamores. Logremos servirnos de la armonía del cosmos para instaurar la armonía en la Tierra, luchar con fuerza, serenidad, sin mirar atrás, cayéndonos, levantándonos, abrazándonos y abrazando. Siendo uno con el Padre, aceptando todo lo que de Él provenga y aprovechando al máximo todo lo que Él nos da. Sea poco o sea mucho pero si proviene de Él es lo Justo y Necesario para la tarea que nos toca realizar y la Obra que nos toca Servir.
Erika Pais
21 de Junio 2014.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139