Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
matiGiorgio
Por Matias Guffanti
Una lágrima de Dios cayó sobre las tierras de Inglaterra, iluminando con un gran destello de sabiduía los corazones de quienes estaban preparados a recibirla. La luz del sacrificio que enciende el fuego de la verdad en los hombres buenos y justos pero que quema las almas de quienes rechazan la vida. La última esperanza, el anunciador del triunfo, el consuelo de los mártires, una señal viva que une el Cielo con la Tierra y trae al universo en su interior.
 
Una mision divina lo llevó a vivir 5 días en aquel lugar, con un grupo de personas que formaron un equipo de 9 integrantes, además de Jaime Maussan y su producción, los cuales presenciaron 3 grandes signos profundamente vinculados: los círculos de trigo, los estigmas con su sangración y la presencia fisica de astronaves en el cielo. 5 dias, 9 personas, 3 señales, tal vez sean simples números o verdaderamente formen parte de un destino celestial.
Señales que manifiestan un mismo mensaje mesiánico a la humanidad y por primera vez en la historia, se unieron para resonar en los espíritus de los llamados y de los elegidos como el fuerte sonido de un gran tambor que anuncia El Tiempo de todos los Tiempos. El tiempo de la justicia, el tiempo de la revelación, el tiempo del sufrimiento pero también de la potencia y gloria del señor.
 
Fueron días mágicos en los que se respiraba el perfume de la vida universal, con el Cielo entre nosotros y dentro de nosotros. Días intensos que unos pocos vivimos físicamente y otros espiritualmente, pero que muchos en el futuro seguramente recordarán como uno de los puntos de inflexión de la evolución de nuestro planeta. Tal vez el comienzo del final de los contactados individuales que abre la puerta a la futura comunicación masiva con nuestros maestros del universo.
 
Esas fueron las tierras elegidas por la voluntad del Padre para esta misión, tierras llenas de historias mágicas de las antiguas civilizaciones, de las leyendas templarias, del Rey Arturo y el mago Merlín, pero también de dolor por sus guerras y su materialismo imperialista que hacen un contraste entre el bien y el mal.
 
Cada programa de “Tercer Milenio” esparcía la energía de aquel momento, como un verdadero instrumento del Cielo, haciéndose cada una de las transmisiones con una energía diferente, y las que en su conjunto plasmaron el mensaje completo de la Tribu de Juan en imágenes y audios para miles de personas en vivo, pero que luego verían millones.
 
La alegría de aquellos días permanece en mi después de haber pasado unos días del viaje y un conjunto de sentimientos ronda en mi interior, con una emoción que perfora mi plexo solar por haber sido testigo de esos días, en los que todo parecía haber estado escrito. Desde el clima que acompañó cada momento con una temperatura agradable y óptima para la filmación de los círculos de trigo, hasta las señales que se dieron en un orden especial. Primero la aparición de la flor de la vida, la misma noche que llegamos, luego la sangración de los estigmas en la cual la voz del Cristo anunció: “Signos llaman signos”, seguido a esto la aparición de una formación en los cultivos que representa el símbolo de la Obra de los Juanes, la Santa Trinidad y el ojo de Dios, y posteriormente una nueva sangración, antes de enterarnos que había aparecido un agrograma con una imagen casi igual al logo de “Tercer Milenio”.
 
La voluntad del Creador se cumplió y la unión de las señales dan una oportunidad más a quienes tienen oídos para oír y ojos para ver que es el momento en el que debemos amar a Dios sobre todas las cosas, sobre nuestras vidas, sobre la vida de nuestros hijos, de nuestra familia, esposa, novia o amigos, estando dispuestos a dejarlo todo por obediencia pero sobre todo por amor, enfrentarnos a cualquier injusticia sin temer a la muerte fisica o la ridiculización. Para aquel día en el que el Hijo de Dios se manifieste sobre la Tierra y el último juicio se haga sobre cada una de nuestras almas.

Amen.

Matías Guffanti
11 de Agosto de 2014
SAM 1182  SAM 2





DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139