Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
schiavi100Por Fabio Maggiore
Ravenna (Italia) 4 de Octubre de 2014
Pier Giorgio Caria, investigador de temas que salen de lo común y de verdades ocultas, fue convocado para participar de una velada titulada: “Los secretos del sistema sobre el que se sostiene el poder, los instrumentos para defender y recuperar nuestra soberanía. Librémonos del engaño y de las cadenas de la deuda”.
El concepto de soberanía no es el que se conoce comúnmente como el de un noble que domina a otros individuos, sino la capacidad personal de tomar decisiones únicas, que están relacionadas con nuestra elección individual.
A menudo dejamos nuestras vidas en manos de otras personas, como cuando vamos al médico, sin preocuparnos por discernir, ni por hacer un esfuerzo personal.
 
El poder constituido, que hemos delegado idealmente a la administración del Estado Italiano, toma decisiones autónomas, a menudo no conformes a las que nosotros desearíamos. Pensemos por ejemplo las veces que, de hecho, se decide que vayamos a la guerra, que se apliquen políticas monetarias ineficaces, etc.
 
Además existe un monstruo llamado deuda pública, que se nos impone como concepto de verdad creado por alguien, que en lugar de cumplir con nuestros intereses se convierte en nuestro verdugo. Y nuestra reacción, en lugar de librarnos de dichos administradores corruptos, es la de ¡padecer, padecer y seguir padeciendo porque tenemos deberes, deberes y más deberes, pero no tenemos ningún derecho y estamos obligados a pagar, pagar y seguir pagando! En fin, el estado de conciencia de la persona media es el de ser un esclavo, es decir, incluso por debajo del status de súbdito. Por lo tanto estamos muy lejos de la condición de ser soberanos: aceptamos todos los abusos que se nos hacen, quitándonos derechos y recursos.
 
Este cambio ocurrió poco a poco, se puede decir que nos hemos acostumbrado pasiva y lentamente a esta condición.
Mucho de todo esto es gracias a una clase corrupta de periodistas casi en su totalidad y cómplice de las decisiones de los poderosos que nos hacen creer cualquier cosa, bombardeándonos con una información ridícula, falsa y tendenciosa.
La fotografía de nuestra clase política dirigente es deprimente, es una de las mejor pagadas, pero al mismo tiempo una de las más corruptas del mundo.
 
Podemos tomar las riendas de nuestras vidas lo único que hace falta es tener el valor y hacer el cambio que queremos vivir. Como dijo Cristo hace 2000 años, “Pedid y os será dado, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”... significa que el universo responde inmediátamente a la acción, a nuestra toma de posición. De lo contrario todo lo que se queda en el simple pensamiento jamás provocará un cambio, ni en el mundo ni en nuestras vidas.
A excepción hecha de unos pocos nombres como los de Don Luigi Ciotti, Nino Di Matteo, Antonio Ingroia, Giulietto Chiesa, hay una enorme cantidad de truhánes que vuelven nuestra vida imposible, pero solo porque se lo permitimos. Nadie nos prohibe echarlos, excepto nuestra cobardía. Tenemos que recuperar nuestra responsabilidad sobre nuestras vidas. Esto se llama “Soberanía Individual”.
 
schiaviEl argumento es complejo porque rompe todos nuestros esquemas, todos los que hemos construido hasta ahora, cambiando el paradigma de todo lo que sabemos.
 
Ser soberano significa interactuar con el sistema y generar acciones iguales y contrarias.
En toda esta situación se encuadra un hecho ocurrido a finales de 2012, cuando unos abogados presentaron ante la UCC, que significa Uniform Commercial Code, unos documentos que han demostrado un enorme fraude perpetrado en todos los campos a nivel internacional. En la UCC se constituyó la OPPT, One People Public Trust, que quiere decir el Trust de todos los ciudadanos de la Tierra. Estos abogados presentaron una denuncia, concediendo todos los términos de la ley para recibir contestación, según la UCC. Ya que ninguno de los llamados en causa rechazó las acusaciones, acusaciones que terminaron siendo ciertas, por lo tanto todo lo depositado ante la OPPT se convirtió en legal, incluidas las penas y las conclusiones.
 
Según esta declaración, todas las Corporaciones, privadas y estatales (que siempre tienen que registrarse como sociedades privadas), están embargadas, son ilegales e ilegítimas. Ya sea desde el punto emocional, espiritual, legal dicha declaración es algo impresionante. Gracias a OPPT todas las sociedades y las propiedades de las Corporaciones decaen en beneficio de toda la humanidad.
 
Estos abogados que presentaron el Trust de OPPT conocen perfectamente las reglas del sistema porque formaban parte de ese tipo de sistema y luego salieron de él.
 
No logramos poner en práctica nuestra responsabilidad individual porque nacemos como esclavos y vivimos como hijos no emancipados... y cuando nos toque el turno seremos padres no emancipados. Un padre no es solo aquel que engendra a su hijo, sino aquel que lo cuida y lo educa con los valores de la vida, no de una vida formada de nada, de imágenes falaces y engañosas.
 
Sabemos muchas cosas pero de hecho no sabemos nada. Perdemos de vista las cosas primordiales de nuestra vida. Por ejemplo, una de las principales que ocupa nuestra existencia, nuestra mente, nuestro espíritu, es el dinero. Sin embargo no sabemos nada de cómo funciona, y ni siquiera nos hacemos las preguntas más sencillas.
 
Si este zapato estrecho que se llama dinero no nos queda bien ¿porqué no lo tiramos? El dinero es administrado por los hombres, no por Dios. Si es el mal el que lo administra ¡cambiemos las reglas del sistema! Nuestra vida está en las manos de hombres, no de Dioses. Hombres que hacen las mismas cosas que hacemos nosotros... ¡ellos también nacen y mueren!
El dinero es un pedazo de papel, no es una riqueza. A los billetes de euro les han quitado las inscripciones que figuraban en las liras italianas tales como “pagable a vista al portador”, “la ley castiga a los fabricantes y portadores de billetes falsos”, mientras que lo que si aparece es el símbolo de marca registrada “©”, y eso significa que es un bien del BCE, un fiat, una obra de arte... ¡es decir, no tiene ningún valor real como equivalente!
 
El Estado tendría que producir lo que hace falta para nuestras necesidades. En cambio lo pide prestado a los banqueros privados como el BCE, o el Banco de Italia... ¡¡¡porque el dinero no es un producto de Estado!!!
El endeudamiento es ilógico e ilegal.
 
¡Inventaron que Italia está en crisis, en realidad era la segunda potencia europea, en base a sus reservas monetarias!
Es intolerable el hecho de seguir aceptando que los hombres acepten aplastar o ser aplastados por otros hombres. ¡Toda nuestra vida está llena de necesidades e instintos primarios, nunca pensamos en las necesidades del espíritu! Tenemos que emanciparnos de nuestra esclavitud, tomando conciencia de estas cosas.
 
Si el objetivo de la vida es tener una cuenta en el banco ¿porqué no nos lo podemos llevar cuando desencarnamos?
Evidentemente no es importante... la muerte no es más que un pasaje en el que dejamos el coche viejo y tomamos uno nuevo, no es el final de todo.
 
Este tema de las presentaciones de OPPT en UCC nos da la posibilidad de reaccionar, si queremos, ya que ahora somos conscientes.
 
Lo que tenemos que rescatar de OPPT es la voluntad de despertar y el espíritu de responsabilidad individual para cambiar las cosas que no están bien, no se trata solo de módulos que completar para resolver un problema económico/legal.
¡¡¡Pero gracias a OPPT podemos protegernos de organizaciones criminales como “Equitalia”, que lleva a las personas a la quiebra y al suicidio, exigiendo y estorcionando algo que no les corresponde, violando las leyes actualmente existentes!!! ¡La cuestión de la sede de “Equitalia” es controvertida, se rumorea que está registrada en Delaware como una sociedad religiosa! Esto es lo que afirma alguien que encontró el código de registro de una sociedad religiosa en Delaware con el nombre de “Equitalia S.P.A.”. Obviamente “Equitalia” lo ha desmentido, pero sabemos perfectamente cuántas patrañas inventan, y por lo tanto podemos sacar nuestras conclusiones.
 
Italia no es una República, sino una sociedad de derecho privado, cuyo bien somos nosotros. Nosotros somos una posesión de Italia.
 
Según la ley italiana hay deberes que los entes tienen hacia nosotros, en cuanto a nuestras preguntas legítimas. Si no responden a estas preguntas se convierte en un derecho adquirido nuestro el no deberles más lo que nos piden.
 
Gracias a OPPT podemos anular y enviar al remitente facturas que sean inícuas, boletas fiscales que no correspondan y multas injustas, pero eso no significa que gracias a esto podemos comportarnos como se nos ocurra y hacer daño, porque esto se volvería en nuestra contra. Siempre tenemos que actuar en forma responsable. Podemos creer o no en Dios, eso no tiene nada que ver, de todos modos la ley de la naturaleza y del karma actuarán sobre nosotros.
 
Para comprender el enorme alcance de estas afirmaciones, obviamente nos tenemos que comprometer singularmente, una reunión como ésta nos da solo un mínimo de información, pero no puede darnos todos los datos necesarios sobre el argumento.
 
El concepto principal es que así como los animales y todos los seres vivos del mundo, también los seres humanos tienen que gozar de lo que produce el Planeta. Incluso lo dijo Cristo: “pero si Dios le da de comer a los pájaros ¿acaso no os dará a vosotros mucho más ya que sois mucho más amados por el Padre?” Por lo tanto no tenemos que pagar nada, todo es nuestro y todos tenemos derecho. Nadie tiene derecho a tener más que los demás. El dinero no sirve, y la propiedad privada tampoco. Lo único que sirve es nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, y nuestra creatividad. Las leyes que gobiernan la vida son las únicas leyes vigentes y son superiores a todas las que han sido creadas ilegítimamente por el hombre.
Pero ¿de dónde nacen todos estos problemas que afligen al mundo?
 
Todo nace de una bula Papal de Bonifacio VIII, en 1302, que se llama “unam sanctam ecclesiam”, según la cual la iglesia se arroga el derecho de propiedad del planeta, a través del principio que se remonta al arca de Noé, aplicando el “derecho marítimo” o “Admirality law”.
 
Bonifacio VIII manipuló y malinterpretó algunas palabras del Evangelio y así justificó su iniciativa: el razonamiento está basado en el hecho de que después de la inundación el único hombre que se salvó, junto a su familia, fue Noé, y el único que quedó en lugar seco; como el Papa era el descendiente directo de Noé, y como no había nadie más que se hubiera notificado que estaba a salvo y en lugar seco, el único que si lo estaba era él, es decir, era el único en todo el planeta. ¡Por lo tanto se apropió de todo!
 
Cuando el Papa escribió dicha bula, todos callaron, por lo tanto todo se convirtió en ley.
Posteriormente Nicolás V, Sixto IV y Pablo III dictaminaron con bulas sucesivas que:
-    la Iglesia quita el derecho a la propiedad de los seres humanos
-    la Iglesia se apropia de la libertad de los seres humanos
-    la Iglesia se apropia de la intimidad espiritual y del alma de los seres humanos
 
De esta forma se instaura un Trust, un artificio jurídico compuesto por un administrador, un beneficiario y un fiduciario. ¡El nombre y apellido que se encuentran escritos con letra mayúscula son el “Alter Ego” que nos encierra en la Ficción Jurídica hasta que la muerte nos separe!
 
Sobre la persona física el sistema no puede hacer nada. En cambio sobre la persona jurídica puede hacer lo que quiera. Y en el momento que le damos nuestro nombre jurídico a un oficial público, hasta incluso a un Juez, de hecho le estamos cediendo la gestión de nuestra administración y por lo tanto pueden hacer lo que quieran.
 
Hay leyes canónicas que regulan nuestras acciones en el plano civil, pero de todos modos están relacionadas con las leyes universales y son secundarias a las mismas, ya que son las verdaderas leyes que regulan nuestro nacimiento, nuestra vida y nuestra muerte. Estas leyes son humanas, por lo tanto alguien las inició y nosotros somos cómplices si no nos rebelamos. ¿Acaso queremos aceptar pasivamente lo que nos hacen, o queremos organizar la resistencia? Tenemos que rebelarnos ante este sistema porque de alguna forma estamos entre los privilegiados. ¡Dios nos ha dado todo, incluso la inteligencia y la sensibilidad, así que tenemos el deber moral de rebelarnos!
 
¡Al interiorizarnos en la búsqueda espiritual y en estos temas de actualidad deducimos cuán lógico es el hecho de que seamos hijos de Dios, que hace tiempo nos advirtió a través de los profetas que en realidad ya hace milenios que nos han anunciado todo lo que tenía que ocurrir!
 
Al analizar el pasaje del Evangelio, Apocalípsis 13, 11-18 vemos cómo Juan el Apóstol predijo que todo el sistema nos ataría a la bestia, en términos comerciales y legales:
“13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres.
14 Además engaña a los que moran en la tierra a causa de las señales que se le concedió hacer en presencia de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tenía la herida de la espada y que ha vuelto a vivir.
15 Se le concedió dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia también hablara e hiciera dar muerte a todos los que no adoran la imagen de la bestia.
16 Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una marca en la mano derecha o en la frente,
17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre.
18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.”
 
En Apocalípsis 18, 9-18 hay una referencia al hecho de que los hombres de la tierra sufrirán un gran pesar porque terminarán el comercio con la gran Babilonia, que hasta ese momento comerciaba incluso con los cuerpos y las almas de la gente:
“9 Y los reyes de la tierra que cometieron actos de inmoralidad y vivieron sensualmente con ella, llorarán y se lamentarán por ella cuando vean el humo de su incendio,
10 mirando de pie desde lejos por causa del temor de su tormento, y diciendo: ``¡Ay, ay, la gran ciudad, Babilonia, la ciudad fuerte!, porque en una hora ha llegado tu juicio.
11 Y los mercaderes de la tierra lloran y se lamentan por ella, porque ya nadie compra sus mercaderías:
12 cargamentos de oro, plata, piedras preciosas, perlas, lino fino, púrpura, seda y escarlata; toda clase de maderas olorosas y todo objeto de marfil y todo objeto hecho de maderas preciosas, bronce, hierro y mármol;
13 y canela, especias aromáticas, incienso, perfume, mirra, vino, aceite de oliva; y flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos, carros, esclavos y vidas humanas.
14 Y el fruto que tanto has anhelado se ha apartado de ti, y todas las cosas que eran lujosas y espléndidas se han alejado de ti, y nunca más las hallarán.
15 Los mercaderes de estas cosas que se enriquecieron a costa de ella, se pararán lejos a causa del temor de su tormento, llorando y lamentándose,
16 diciendo: ‘¡Ay, ay, la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, púrpura y escarlata, y adornada de oro, piedras preciosas y perlas!’,
17 porque en una hora ha sido arrasada tanta riqueza. Y todos los capitanes, pasajeros y marineros, y todos los que viven del mar, se pararon a lo lejos,
18 y al ver el humo de su incendio gritaban, diciendo: ‘¿Qué ciudad es semejante a la gran ciudad’?”
 
En la década de los ’80 nuestros hermanos Extra Terrestres nos revelaron que un poder diabólico tiene en jaque al Vaticano, por lo tanto hoy el mismo ya no gobierna sino que responde a las necesidades y solicitudes del mercado. Esta fuerza es el anticristo, un dictador feroz, Arimane, y el mismo se ha encarnado. Dicta leyes para todos y todos le obedecen. Es una persona física que vive entre nosotros y que nos gobierna a todos. Pocos se rebelan, como Putin, o en parte también el Papa Francisco. Todo es ciencia y poder gobernados por el Diablo directamente. Estos no son credos sino certezas.
 
El diablo es el seleccionador encargado por Dios para llevarse consigo a todos aquellos que no son dignos y de hecho son muchos los que frente a todas estas cosas siguen viviendo igualmente, como han hecho hasta ahora, sin levantar ni un solo dedo para mejorar o para ayudar. El mal es inducido por Dios para ver si el hombre es fiel a la ley. Cristo le daba órdenes a los demonios y éstos le obedecían al instante, mientras que los hombres se rebelaban en contra de Cristo y le escupían la cara... por lo tanto ¡¿quién es el verdadero mal?! ¡Es el hombre el que se rebela en contra de Dios, no el diablo!
 
Casi tres horas ininterrumpidas en las que el público permaneció fascinado y pegado a la silla, en las que se trataron varios temas, muchos ítems, pero con un único hilo conductor: la verdad que nos hace libres... ¡pero tenemos que luchar para conquistarla!
Fraternalmente.
 
Fabio Maggiore
04 de Octubre de 2014



DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139