Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
hermano100Por Agustín Saiz
 
Yo tuve un hermano                          
no nos vimos nunca                          
pero no importaba.                         
Yo tuve un hermano                         
que iba por los montes                          
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo
le tomé su voz
libre como el agua.
Camine de a ratos
cerca de su sombra
no nos vimos nunca
pero no importaba.
Mi hermano despierto
mientras yo dormía.
Mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.
 
hermano3Nos vamos encontrando poco a poco, estamos en la esquina de Libertador y Billingurst, entre otros también llegan Jorge y Julián, me encanta verlos con la foto de Di Matteo colgando del pecho, los veo y me sonrío por adentro, se me viene a la mente aquel poema que Cortázar le dedica al Che, “Hermano Guevara”, lo tarareo mentalmente, enseguida también llega Silvana, me ofrece una foto, había mandado a imprimir para todos. Ahora tengo el rostro de Di Matteo sobre mi plexo, y creo que comienzo a intuir algunas cosas.
 
Caminamos con un enorme pasacalle desplegado y nos posicionamos en la puerta de la embajada italiana, pienso en mis Hermanos: “TODO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE, ÉSE ES MI HERMANO” y pienso en Di Matteo: qué afortunados que somos en contar con él… con Giorgio. Sostengo la respiración, se que otra vez, gracias al Padre, tenemos la oportunidad histórica de poder golpear al sistema anticrístico en uno de los centros neurálgicos del poder, es algo único y quiero que esa esperanza se convierta en realidad pronto, es la esperanza de ser nada menos que libres, no la quiero perder, nuestros enemigos no serán, esta vez, más fuertes que nosotros ¡NO LO PODEMOS PERMITIR! ¡NO PERMITAN QUE MATEN A DI MATTEO!
 
Juan José toma el megáfono, empieza a hablarle a la gente, a la embajada, y finalmente me lo pasa, no sé qué decir, en la psicología de mi mente siempre necesito que alguien rompa el hielo, Juanjo insiste, pienso en la embajada, en los lujos de su gente, en sus autos, pienso que tal vez la embajadora está en otro lado, preocupada por cosas mundanas, me doy cuenta de que esta gente no sirve para nada, no la puedo respetar más allá de las formalidades del buen trato, pienso en que Giorgio es un escolta civil de Di Matteo que arriesga su vida de manera diaria, y que detrás de esas enormes rejas negras, quizás más de una vez, los representantes de la mafia hayan venido  a cenar con su empleado, el señor embajador. No lo soporto. Siento vergüenza y furia. Imagino sus rostros, y les hablo, no me contengo, les grito, me descargo. Se pueden meter conmigo, puedo ser una persona débil y limitada que hasta me lo podría merecer, pero ¡NO CON DI MATTEO, NO CON PABLO MEDINA, NO CON NINGUNO DE MIS HERMANOS!

hermano2
 
hermanoPasa la hora, pensamos en ir hasta la embajada del vaticano, me tientan, son unas 30 cuadras y el tráfico está muy denso, pero lo posponemos, pienso que en el fondo nadie sabe con certeza por donde se asomará la cabeza de la serpiente cuando se muestre públicamente, falta ese día, debemos trabajar para ello. ¡Pero por Dios! ¿Quién entre nosotros tendrá el coraje para ese entonces? ¡Giorgio! Por supuesto que sí, pero ¿cuántos de nosotros llegaremos a acompañarlo? ¿Quién entre nosotros clavará su cruz al final del Gólgota? Pienso en los conflictos que hemos vivido dentro de la obra, ¡qué chiquitos fueron esos enemigos y qué grande el daño que nos hizo y todo lo que falta que todavía tendremos que enfrentar!
Por eso, ahora que aun podemos, que nuestro grito llegue al Cielo con determinación para que lo interpele, obliguémoslo a que nos diga por qué el brazo de justicia no baja hoy mismo. Tal vez, ya no haya ninguna otra razón y simplemente, estén esperando que nos demos cuenta de ello, para que la necesidad de justicia empiece a expresarse primero a través de uno mismo. Como si uno fuese un pequeño engranaje en la gran maquinaria de que traza los designios de Dios y que al moverse la activa.
Los abrazo en FE,
Agustín.
31 de Diciembre 2014

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139