Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
bebe100Dra.
Michelle Bachelet Jeria
Excma.
Presidenta de la República de Chile
PRESENTE
                      
                   De mi consideración:
                                                     En mi calidad de representante de la Asociación Cultural DEL CIELO A LA TIERRA-CHILE, me dirijo a usted y/o a altos miembros de su Gobierno, para manifestarle respetuosamente nuestras inquietudes, preocupación y nuestro punto de vista, ante la proximidad de la tramitación del proyecto de Ley de Aborto terapéutico en nuestro país.
Desafortunadamente la definición de aborto es distinta para el lego, para las leyes en los diferentes países y estados, en algunos ámbitos científicos, éticos, bioéticos, filosóficos y teológicos. La Real Academia Española de la Lengua define "abortar: Interrumpir en forma natural o provocada, el desarrollo del feto durante el embarazo".  En embriología se define como la interrupción del embarazo antes de que el feto sea viable "ex utero". 
De inmediato surgen problemas con estas definiciones: ¿Es aborto interrumpir el embarazo en el estado de embrión?.  ¿Es aborto interrumpir el embarazo cuando el feto es viable, por ejemplo a los 6,5 meses? Según la lengua castellana sí, según la embriología no; en clínica se hablaría de un parto prematuro. ¿Es aborto interrumpir el embarazo cuando el feto no es viable ni "in útero" ni "ex útero"?.
Ahora tenemos un problema mayor ¿Qué es un ser humano? Y como si fuera poco ¿Desde cuándo un ser humano es individuo humano? Las definiciones filosóficas como "animal racional" o "animal inteligente" son falsas y no pueden ayudarnos, puesto que han sido refutadas al encontrar que los animales son, en algunos aspectos, más racionales e inteligentes que el ser humano.
Otro punto semántico conflictivo es el estado de embarazo. Por convención se ha aceptado que, para que haya embarazo es necesario que el embrión esté implantado; proceso que ocurre al día 6° post-concepción.
Luego no podría  denominarse aborto matar a un cigoto humano o impedir a un embrión implantarse. También hay discrepancias en el mundo médico y bioético por el inicio del estado de embrión; para algunos es desde la concepción, desde el estado de mórula, desde la implantación, de la aparición del tubo neural u otras convenciones. Todas estas ambigüedades surgen porque se realizan convenciones sobre los estados embrionarios que suceden independientemente de las concepciones, racionalidades o convenciones humanas.
No esperemos que las autoridades eclesiásticas nos den lecciones de moralidad, porque carecen de credibilidad y autoridad moral; sin embargo yo invito respetuosamente a su Excelencia a meditar, que más allá de todas estas definiciones semánticas, la diferencia es: … tiempo… la concepción y gestación de un ser humano, en un proceso que no podemos detener sin agredir.
El inicio de la duplicación del material hereditario en el estado de pronúcleo sería el candidato óptimo para el inicio del embrión. Este proceso es igualmente válido para los seres humanos obtenidos por clonación por transferencia nuclear, o para  otros seres generados por las concepciones humanas. Por caracteres bien establecidos se ha aceptado que la separación entre embrión y feto humano es en la décima semana desde la última menstruación, en el día 56 desde la concepción o en la 8° semana de desarrollo, con todo, la variabilidad poblacional no ha sido establecida, por lo que no deja de tener algo de arbitrario.
Entremos en Ética. Matar o poner en condiciones de muerte a un ser humano es un acto contrario a cualquier paradigma de Ética o Ética Médica. Si aceptamos que el ser humano es individuo de la especie desde su concepción, o sea, desde el estado de zigoto matarlo en cualquier estado es un homicidio.
Por último, sin juzgar, aunque las intenciones de su Gobierno puedan ser verdaderamente loables y buscar solucionar problemas de este mundo alocado que vivimos, filosóficamente no podemos jugar a ser Dios y tratar de gobernar todas las cosas de nuestra vida, bajo el alero de “simplificarnos la vida”, por un “derecho humano”,  y entonces pregunto quien vela por el derecho a la vida de ese ser que en breve tiempo llegará a ser un humano?; si sabemos usted y yo que llegará a serlo, por qué no defendemos al más indefenso? 
Está claro que yo no puedo gobernar mi circulación, mi digestión, mi excreción, ni mi tamaño o la forma de mi morfología; entonces, más allá de las creencias religiosas, filosóficas o nula creencia, debemos aceptar con humildad que hay cosas que nuestra limitación humana, no nos permite manejar.
Como un simple ciudadano de este país, con humidad y respeto al cargo de Presidenta de todos los chilenos, le invito a reflexionar en conciencia sobre lo aquí mencionado.
La invito muy respetuosamente a recordar parte del juramento hipocrático:
“Llevaré adelante ese régimen, el cual de acuerdo con mi poder y discernimiento será en beneficio de los enfermos y les apartará del perjuicio y el terror. A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin.   De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa.
Esperando haber dado nuestro punto de vista disidente de manera constructiva y si es necesario aportar en este asunto, somos llanos a participar donde se nos invite; somos una organización sin fines de lucro y que no cobra por ninguna de las actividades que desarrolla.
 
Atentamente,
Claudio Rojas Guerra
DEL CIELO A LA TIERRA-CHILE
 
17 de Febrero de 2015
 
ANEXO:
UN MENSAJE QUE ESTÁ EN LA VIDA Y ES LA VIDA
Este texto fue escrito por Jérôme Lejeune en 1973. Resume toda la fuerza de certeza científica de uno de los padres de la genética moderna, gran médico y gran científico, descubridor de numerosas enfermedades de origen genético, de las que la trisomia es la más conocida.
«La genética moderna se resume en un credo elemental que es éste: en el principio hay un mensaje, este mensaje está en la vida y este mensaje es la vida. Este credo, verdadera paráfrasis del inicio de un viejo libro que todos ustedes conocen bien, es también el credo del médico genetista más materialista que pueda existir. ¿Por qué? Porque sabemos con certeza que toda la información que definirá a un individuo, que le dictará no sólo su desarrollo, sino también su conducta ulterior, sabemos que todas esas características están escritas en la primera célula. Y lo sabemos con una certeza que va más allá de toda duda razonable, porque si esta información no estuviera ya completa desde el principio, no podría tener lugar; porque ningún tipo de información entra en un huevo después de su fecundación. (...).
Pero habrá quien diga que, al principio del todo, dos o tres días después de la fecundación, sólo hay un pequeño amasijo de células. ¡Qué digo! Al principio se trata de una sola célula, la que proviene de la unión del óvulo y del espermatozoide. Ciertamente, las células se multiplican activamente, pero esa pequeña mora que anida en la pared del útero ¿es ya diferente de la de su madre? Claro que sí, ya tiene su propia individualidad y, lo que es a duras penas creíble, ya es capaz de dar órdenes al organismo de su madre.
Este minúsculo embrión, al sexto o séptimo día, con tan sólo un milímetro y medio de tamaño, toma inmediatamente el mando de las operaciones. Es él, y sólo él, quien detiene la menstruación de la madre, produciendo una nueva sustancia que obliga al cuerpo amarillo del ovario a ponerse en marcha.
Tan pequeñito como es, es él quien, por una orden química, fuerza a su madre a conservar su protección. Ya hace de ella lo que quiere ¡y Dios sabe que no se privará de ello en los años siguientes!
A los quince días del primer retraso en la regla, es decir a la edad real de un mes, ya que la fecundación tuvo lugar quince días antes, el ser humano mide cuatro milímetros y medio. Su minúsculo corazón late desde hace ya una semana, sus brazos, sus piernas, su cabeza, su cerebro, ya están formándose.
A los sesenta días, es decir a la edad de dos meses, cuando el retraso de la regla es de mes y medio, mide, desde la cabeza hasta el trasero, unos tres centímetros. Cabría, recogido sobre sí mismo, en una cáscara de nuez. Sería invisible en el interior de un puño cerrado, y ese puño lo aplastaría sin querer, sin que nos diéramos cuenta: pero, extiendan la mano, está casi terminado, manos, pies, cabeza, órganos, cerebro... todo está en su sitio y ya no hará sino crecer. Miren desde más cerca, podrán hasta leer las líneas de su palma y decirle la buenaventura. Miren desde más cerca aún, con un microscopio corriente, y podrán descifrar sus huellas digitales. Ya tiene todo lo necesario para poder hacer su carné de identidad. (...).

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139