Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Armaghedon100

Por Sandra De Marco

Anno Domini 2015. Un olor acre de muerte se acerca, arrastrándose, a toda forma de vida hasta llegar a despedazarla. Despreocupado de mostrarse en toda su barbarie, desciende lento y sinuoso, atravesando ríos, montes y valles; de continente a continente, incesante frente a la inmensidad de los océanos, ha llegado incluso a todas las profundidades y altitudes engullendo las últimas vertientes de entusiasmo, y resquicios de vitalidad. 

Continúa, con la más miserable indiferencia, llamando a la puerta de casa en casa, de corazón en corazón: locura homicida y suicida, enfermedades, dolencias y aflicción, vidas que atraviesan su existencia sin ser realmente, entre las llagas de su atormentado mundo interior.

El hombre moderno se ha despojado de la gracia y de la revelación Divina para vestirse de soberbia y presunción: se ha auto-proclamado rey del universo, a menudo cree ser un Dios y piensa que esa danza perpetua de soles, universos y galaxias perdidos en los espacios siderales de la Creación haya sido montado únicamente para oficiar de marco para una cena romántica. La vanidad lo ha persuadido de auto-elegirse como padre y dueño de todas las criaturas, reservándose el derecho de vida y muerte, o de someterlas a torturas y tormentos para satisfacer todo tipo de caprichos. Ha construido un mundo en el que las maravillas se confunden y conviven con las miserias; donde verdades innegables se mezclan con triviales falsedades colmadas de paradojas e incoherencias: mentiras indignas, piadosas a más no poder que hormiguean incansables en los meandros de la razón humana, presumida de su vulgar saber, en el mejor de los casos fruto de prejuicios y de petulante ignorancia.

Hoy en día el planeta Tierra es una jungla delirante en la que el más fuerte oprime al más débil, el malo persigue al bueno, el astuto engaña al inocente y el pobre le declara la guerra al miserable; en el que lo que tenemos no nos alcanza, lo que somos no nos gusta, lo que nos rodea no es suficiente para calmar nuestro afán por el dinero, por el protagonismo y el poder.

¿Qué ha sido del perfume de la vida, de la magia de las estaciones, del saber encontrar la felicidad en cada pequeña cosa? En este mundo al revés el hombre ya no sabe encontrar ni siquiera el tiempo para soñar, para sonreir, para ser amable, para sentir la más mínima emoción: a esta altura le queda tan poco tiempo de vida que no quiere desperdiciarlo con nada, ni con nadie, imaginemos si lo haría con el Señor...

Y, mientras la resignación se presenta en forma increíble y burlona, la aceptación de un inevitable colapso de proporciones planetarias, un murmullo ácido y nauseabundo se ha levantado de esa parte de la humanidad que aún es capaz de pensar y de decidir su destino. Hay quienes blasfeman, quienes en cambio despotrican contra la difusión de un sistema criminal que ha extendido sus tentáculos en todo lugar y sector social; quienes aún se conforman con una existencia mezquina y miserable formada de palabras esperanzadoras para narcotizar el mal humor y el disgusto. Hay quienes protestan sin rebelarse, confiando sus sueños a los demás, dejándose llevar por ese ligero perfume de revuelta que jamás comienza... La luz de la esperanza y la del valor parecen estar atrincheradas detrás de la ineptitud de una oposición inexistente e incapaz amontonada en un enredo de aporías sin resolver que se abren paso en el profundo surco de nuestro egoísmo, en el hedonismo y en nuestra ingratitud.

¿Cuántas aberraciones más permitirá el buen Dios que vean nuestros ojos para probar nuestra capacidad de amar? ¿Cuántas más para medir nuestra sed de justicia? ¿Dónde ha quedado la indignación ante todo lo que destruye los valores, los derechos y la dignidad de los hombres? ¿Dónde? ¿Dónde?

Sin embargo más allá de todo este fango, debajo de una espesa capa de humildad, en contra de toda lógica humana aún se eleva un grito de esperanza: focos alimentados por aquellos que anhelan la revolución y que jamás estarán dispuestos a doblegarse; de quienes han dejado de pegar sus sueños en el techo y que han decidido perseguirlos a cualquier costo. De quienes ven más allá con los ojos de sus hijos y que, alzando la voz y su protesta, han tomado una posición para recuperar a capa y espada su futuro. De quienes gritan “¡Resistencia!”, que están dispuestos a luchar aunque sea en vano, incluso a costa de la vida, con tal de no renunciar a darle un sentido a la misma. Y de quienes, imitando el camino de Cristo, están dispuestos a dejar todo para hacer la más grande de las revoluciones posibles, a la espera de Su retorno con Potencia y Gloria y de Su infinita Justicia.

30 DE NOVIEMBRE DE 2014 – BUJA
RESISTIR AL ANTICRISTO Y ANUNCIAR LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS CON POTENCIA Y GLORIA
DEL CIELO A LA TIERRA
RESISTIR AL ANTICRISTO Y ANUNCIAR LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS CON POTENCIA Y GLORIA.
ESTA ES LA MISIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS ENCARNADOS EN EL MUNDO POR VOLUNTAD DEL ALTÍSIMO ADONAY.
LA RESISTENCIA A LA FUERZA ANTICRÍSTICA GENERA EL DESPERTAR DE LAS ALMAS ADORMECIDAS POR LOS VALORES ILUSORIOS DE LA MATERIA, TAMBIÉN GENERA MÁRTIRES DE LA JUSTICIA, HIJOS DE CRISTO QUE SACRIFICAN SU VIDA POR EL BIEN COMÚN Y, SOBRE TODO, PARA REFORZAR LA FE DE LOS LLAMADOS Y DE LOS ELEGIDOS SOBRE LA TIERRA.
SIN EL CRISTO REDENTOR NO HAY SALVACIÓN, ES DECIR Y QUE QUEDE CLARO, SIN LOS VALORES UNIVERSALES QUE ENCARNAN, TANTO ÉL COMO TODOS LOS MENSAJEROS DE DIOS QUE HAN VENIDO A LA TIERRA EN TODAS LAS ÉPOCAS.
NOSOTROS, LOS “ALIENÍGENAS”, COMO VOSOTROS NOS DEFINÍS, ESTAMOS EN LA TIERRA, SOMOS LOS ÁNGELES DE SIEMPRE, LA POTENCIA DE CRISTO. EL PADRE, LA SANTÍSIMA MADRE Y LOS ARCÁNGELES SOLARES DEL COSMOS SON SU GLORIA. CRISTO ES EL REY DEL UNIVERSO, POR LO TANTO, ES NUESTRO Y VUESTRO MONARCA.
¡TENED FE!
LA RESISTENCIA NO DURARÁ MUCHO PORQUE EL TIEMPO HA LLEGADO, EL DESPERTAR Y POR LO TANTO EL ARREPENTIMIENTO DE LOS ESPÍRITUS HUMANOS CASI HA ALCANZADO EL NÚMERO QUE EL CREADOR HA PROGRAMADO DESDE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS.
ESTE NÚMERO SE UNIRÁ AL DE LOS ELEGIDOS POR DIOS A QUIENES JUAN ELAPOSTOL DESCRIBIO EN SU LIBRO DEL APOCALÍPSIS.
¡TENED FE! AQUEL QUE DIJO “NO OS DEJARÉ HUÉRFANOS” YA ESTÁ ENTRE VOSOTROS Y ES VUESTRO CONSOLADOR.
¡PAZ!

DEL CIELO A LA TIERRA

San Giovanni di Polcenigo – Pordenone (Italia)
30 de Noviembre de 2014
17:27 hs
G. B.

RESISTENCIA

Giorgio: Estamos en la resistencia, por lo tanto es de ello de lo que os hablaré.

Acabamos de llegar de Paraguay, todos vosotros habéis seguido atentamente lo que ha ocurrido después del sacrificio de Pablo Medina. Con nuestra protesta que hemos hecho allá hemos obtenido algunos pequeños resultados, pero recién son los primeros pasos. Sólo ahora el Presidente de la República a quien yo literalmente, pero educadamente insulté solo en cuanto a los hechos puntuales porque no tengo nada en contra de su persona, yo estoy en contra de la institución que ha callado, le asignó el servicio de escolta permanente a la hija de Pablo, luego que un clan mafioso amenazara a toda la familia, incluídos los niños.

Nosotros fuimos hasta Paraguay, de la misma forma que hacemos cuando estamos en Palermo, para testimoniar dichos acontecimientos, intentando estar cerca de los Justos. Lamentablemente las señales, como ésta en este caso, son ignoradas por la mayoría de las personas; claramente no por todos, en los lugares más sensibles como Sudamérica se toman muy en serio, mucho más de lo que lo hacemos nosotros que somos opulentos, cobardes y materialistas. Tenemos una imágen de la Virgen en la ciudad de Messina que está llorando sangre. ¿Acaso habéis oído hablar de ello en el noticiero? No, sin embargo hace un tiempo en Italia habían algunos programas, que por más que tenían una tendencia católica, eclesiástica, de todos modos trataban este tipo de temas. “La Vita in diretta” y “Mistero”, a lo largo de los años incluso vinieron a entrevistarme a mi. Ahora no queda nada, solo un silencio absoluto y esto es algo aberrante. Recuerdo que hubo un gran movimiento cuando la imagen de la Virgen de Civitavecchia empezó a llorar; ahora hay otra estatua que llora en Messina, pero nadie habla de ello, más allá de algún que otro periódico local. ¡Los medios masivos de comunicación están realmente en las manos de Satanás! Os lo digo con todo mi corazón: hoy la televisión me da nauseas. Todos los días leo cinco periódicos, sigo las noticias de todo el mundo, ya sea en castellano como en italiano, incluso las de política internacional, pero no miro ningún noticiero porque las noticias no son más que chistes. Todos son ridículos, el “TG1” el “TG2”, el “TG3”, que era el noticiero que yo adoraba y que ahora es casi un chiste, por no hablar de canales como “Rete4” e “Italia1”, de vez en cuando el canal “La7” es algo mejor... pero no presenta las noticias que yo quiero saber, por ejemplo: “¿Porqué todavía hay guerra en Rusia y en Ucrania?” “¿Qué significan todas las amenazas a los magistrados de Palermo” “¿Qué hace realmente el Gobierno con Silvio Berlusconi?”. Además todavía no se sabe qué es realmente el “Pacto del Nazareno”, algo que jamás ha sido revelado, de hecho ¡nadie lo sabe! Los noticieros hablan de folklore, de los habituales (lamentablemente) homicidios, de los que se habla durante meses cada vez que ocurre alguno... pasan algún que otro flash de política internacional a favor de los USA, obviamente, sin ningún espíritu crítico. Incluso ya me he cansado de ver los partidos de fútbol, por lo tanto apago el televisor.

Esta noche he venido aquí para hablaros en síntesis de todo esto y para transmitiros un sentimiento que poco a poco iré desarrollando, porque probablemente así de golpe os impactará y, si bien me creéis, necesitaréis reflexionar, tendréis que comprenderlo mejor. Este año me han ocurrido muchas cosas importantes, grandes signos: círculos de trigo, el 2 de septiembre, en Fátima, me apareció el estigma en la frente, los mensajes que recibí durante las sangraciones de los estigmas y ahora ocurrió esta tragedia, el maldito asesinato de nuestro hermano Pablo Medina. Este último signo, porque el martirio de un Justo también es una Signo, con respecto a todos los demás que han avalado nuestra obra, para mi ha sido una señal de cambio. He dejado de ser el hombre que era antes, dentro de mí ha ocurrido un cambio muy fuerte y una toma de conciencia. De hecho le pregunté al Cielo: “¿Por qué me siento así? Ahora soy distinto, sin embargo hago las mismas cosas, grito como siempre lo he hecho. ¿Qué es lo que ha ocurrido?” El Cielo me ha explicado que a mi me ha ocurrido lo que le ocurre a los toros en el momento que son seleccionados cuando están en el máximo esplendor de la virilidad. Los toros son preparados para hacer su trabajo, en un determinado momento el coordinador de la producción de leche, carne y de otras cosas decide que hay que hacer la yerra, marcando a los animales con un hierro encendido, quemándoles las ancas, eso significa que el toro que ha sido elegido será el macho de toda la manada. Con este asesinato la marca de fuego ha quedado impresa en mi corazón y ya no soy el mismo de antes. No he cambiado mis costumbres: me siento diferente porque en mi vida quiero vivir solo de esto. Todos vosotros, hermanos, que me escucháis y que queréis seguirme, en el sentido más literal de la palabra, no tenéis la obligación de hacerlo, pero tenéis que saber y tomar conciencia de que yo estoy en guerra en contra de todo aquello que represente el mal. Ya no estoy en tiempo de paz, es lo único que quiero hacer, sin perder más tiempo con nada, no se si en el pasado lo perdí, pero seguramente no lo perderé en el futuro. Mi objetivo es el de combatir esta guerra y de morir en la batalla mientras estoy conduciendo el coche, escribiendo un artículo, o durante una conferencia, trabajando de noche privándome incluso de las horas de sueño para escribir mensajes o artículos, hasta incluso ser asesinado, pero no quiero morir mientras estoy desayunando. Obviamente me veo obligado a desayunar, de lo contrario moriría de hambre, pero según mi opinión es una pérdida de tiempo. Quiero que sepáis, ahora hablo de nosotros y no solo de mí, que en cualquier momento, cuando decidamos afrontar un problema, y es algo que ocurrirá porque somos humanos, estaremos perdiendo tiempo, desacralizando las gotas de sangre de Pablo y de nuestros hermanos caídos. Es importante que toméis conciencia de esto. Cada vez que nosotros desperdiciemos tiempo con algún asunto o problema personal, o incluso individual, estaremos desacralizando la sangre de nuestros mártires. Tenemos que dar la vida por la causa, porque el maligno no duerme, no pierde ocasión y a este respecto lo admiro y lo respeto; él no es desacralizador, está en guerra en contra nuestra, en contra de Cristo y no le interesa en lo más mínimo desperdiciar el tiempo. En el momento que llegaran a surgir problemas en su ámbito él los descartaría, eliminando, matando, él se alejaría como sea de ese problema para seguir combatiendo en la guerra. Claramente no es nuestro estilo, obviamente yo no mato y no obligo a nadie, pero tenéis que estar seguros de que Giorgio ya no estará disponible para escuchar las cuestiones humanas que sin lugar a dudas me harían perder tiempo. Os lo digo desde ahora, de manera tal que sepáis la razón de mi comportamiento: estoy en guerra, no es falta de amor hacia vosotros. Mi vida estará dedicada a defender a los Justos, a hablar de Cristo dando testimonio de Su Segunda Venida, hasta incluso preocuparme por mis hermanos que sois vosotros, pero no en cuanto a que tengo que resolver vuestros problemas, vosotros no tenéis que tenerlos, sois soldados en guerra pero si no os consideráis capaces de hacerlo basta con que lo digáis y así nos podemos organizar. Yo no impongo nada, lo que tenéis que decirme es: “No me considero capaz de luchar en tu guerra porque tengo otras cosas de las cuales ocuparme en mi vida. No estoy listo”.

Seguiremos siendo amigos y hermanos pero al menos no perdemos tiempo. ¿Queda claro? El mal es fuerte, no creáis que ganaremos la guerra tan fácilmente. La ganaremos porque llegará Cristo, esto es seguro, pero la vida se nos volverá difícil. No me refiero a las tentaciones en cuanto a los sentimientos, como os dije en un pasado, sino a las que nos dejan indiferentes frente a este mal. Ese es el mensaje, el que recibí esta noche sobre la resistencia, es precisamente la cereza del postre de la que quería hablar. Si el Cielo me dijera “Vuestra misión es resistir al Anticristo y anunciar la Venida de Cristo” ¿sabríais qué significa resistir? Algunos de vosotros que estáis presentes hoy aquí tenéis padres ancianos y abuelos, la mayoría de los cuales participaron en la resistencia en la que los partisanos dieron la vida. Esa es la resistencia: resistir ante un enemigo que es mucho más fuerte que nosotros. No hay punto de comparación entre ambas fuerzas opuestas, pero nosotros tenemos que tomar la misma decisión que tomaron los partisanos al entrar en la clandestinidad. La nuestra tiene que ser una clandestinidad intelectual para salir de las concepciones que pertenecen a esta sociedad, quedar dentro del territorio y combatir el sistema criminal desde el interior. Esto es ser partisanos. Si en un contexto como ese sentimos la necesidad de pensar en nosotros mismos, de meditar, de buscar nuestra introspección, nuestra vida interior, para mí significa perder el tiempo. Ya no necesito buscarme a mi mismo, ya me he encontrado y ahora siento que tengo que hacer la guerra, combatir contra el enemigo y encontrar soldados que me apoyen para hacerlo. Por lo tanto quienes se buscan a si mismos no tienen que estar conmigo, este no es el lugar adecuado para ellos. Quienes en cambio quieren quedarse tienen que ser soldados, listos a “matar” al enemigo sin dudar, es una expresión que traducida en mi lenguaje espiritual significa conquistar almas para alejarlas de Satanás y lograr que las mismas luchen a través de la cultura, de la pluma, de la palabra, de las manifestaciones, de los slogans, de las conferencias, de los artículos periodísticos (para quienes sepan escribir), del voluntariado, etc. En Paraguay pegamos afiches en forma clandestina para reclamar justicia por Pablo, por más que estuviera prohibido.

Esa es la revolución. Lo hicimos de noche, en los bares, pero no pasó nada, el Cielo nos protegió, la policía nos apercibió porque era una acción ilegal, pero nadie fue arrestado. Si tienes que hacer este trabajo, como el de pegar afiches, buscar revolucionarios, escribir volantes, artículos periodísticos ¿cómo haces para encontrar el tiempo para hacer otras cosas? ¿Cómo podrías tener momentos para buscarte a ti mismo, para buscar la verdad, para seguir caminos interiores, o resolver problemas? Es en este sentido que no soy el mismo de antes, espero haber sido claro...

Estoy absolutamente satisfecho de lo que estamos haciendo en todas las arcas de Italia, así que no lo tenéis que tomar como un reproche, absolutamente no, pero no es suficiente. Tenemos que hacer mucho más, mucho más, si fuera necesario hasta dar la vida. Tal vez exagero al decir vuestra vida, porque yo no puedo imponer, pero hablo a nivel personal. No me interesa nada más, solo concentrarme en esto. A mi familia biológica ya le he dicho que ya no tengo el deseo de estar con ellos, ni siquiera de tener una relación de pareja con mi mujer. Tengo una hermosa compañera que Dios me ha dado, pero no es mi interés el de estar con ella. Si me quiere acompañar, ser mi alma gemela, su único pensamiento tendrá que ser el de amarnos y de combatir en la guerra, de lo contrario tendría que buscarse inmediatamente a otro, o vivir su vida solitaria. Yo no tengo a nadie, soy un guerrero y busco soldados, allí termina mi vida. Tengo que vengar la muerte de mis hermanos y hacer desencadenar la Ira de Dios, sólo ahí, en el Nuevo Reino y en tiempos de paz, volveré a pensar nuevamente en tener una familia. Ahora estoy en guerra y la respuesta de mi familia es la siguiente: “Nosotros queremos estar contigo e ir a la guerra”. Es esto lo que quiero decir cuando expreso que ahora me siento distinto: deseo estar con mis hermanos, pero no quiero problemas de su parte. Nosotros somos hombres y si no tuviéramos problemas seríamos máquinas, pero en el contexto de una guerra la prioridad es ésta. Mientras estamos solucionando temas prioritarios, queda claro que pueden presentarse problemas que afrontar para seguir adelante pero no tiene que ocurrir lo contrario: nosotros mismos, nuestras frustraciones, los sentimientos, nuestras carencias, no pueden ser la prioridad. ¡No!

No seais ingenuos, tenéis que comprender que nos están matando, nos están asesinando. En los últimos años he percibido en vosotros, hermanos míos, aunque no en todos, un sentimiento general que os llevava a decir: “Giorgio exagera un poco, es un poco exaltado con este tema de la mafia... que hasta incluso nos podrían llegar a matar...”. Ahora ¿habéis visto que realmente nos matan y nos disparan, matándonos como perros? El peligro ha llegado hasta nuestra casa, no importa si es en Palermo, en Paraguay, en Trieste, o en Venecia: en la Tierra nos están matando... ¡Si todavía seguís pensando en cómo será en el futuro la relación con vuestra compañera, a mi no me interesa! Yo quiero combatir esta guerra, servir a Cristo. ¡Es por ello que los mensajeros consagrados a Jesús nunca se casaron! Luego la Iglesia creó una institución (imponiendo el celibato eclesiástico a todos aquellos que se ordenaran como sacerdotes), según mi opinión los curas se tendrían que casar ya que considero que el vínculo del celibato sea absolutamente equivocado. Lo que Cristo les dijo a los Apóstoles: “Venid conimgo, dejad a vuestras mujeres e hijos. No perdáis tiempo con estas cosas”, porque estamos en guerra. Esto es solo el principio. Yo soy afortunado, mi familia me sigue y tengo que arrodillarme ante Dios para agradecérselo. En Paraguay estaba mi hijo Giovanni en primera fila, la policía incluso le llamó la atención a él. Eso fue algo que me emocionó mucho. No es algo que yo le haya inculcado. Mis hijos son inteligentes, ven lo que está ocurriendo y piensan: “Pablo era amigo de mi padre y lo mataron, por lo tanto es cierto que estamos en guerra”. Lamentablemente es algo que también ocurrirá aquí, matarán a nuestros amigos, tenéis que creerme, lo harán porque hemos decidido no detenernos. Somos una pequeña parte de la sociedad civil, somos cuatro gatos insignificantes, pero de hecho damos miedo. Os lo aseguro y por lo tanto el nivel de riesgo será aún mayor y matarán. Tenemos que tomar una decisión, hace meses que os digo que tenéis que dejar todo. ¿Cuántas veces lo he dicho, incluso simbólicamente? Hay que decidir atacar en la defensa, no echarnos para atrás. O bien tenemos que tomar una decisión clara, hipócrita y cobarde de abandonar y dedicarnos a otra cosa. Mi decisión ha sido la de no echarme atrás. Si hemos tomado esa decisión, no tiene que ser formal como la antimafia hipócrita, de tertulia, en la que todos se llenan la boca sin dar nombres, sin hacer leyes y sin jamás atacar a nadie. Ocurre lo mismo cuando se habla de Cristo, se Lo nombra constantemente: “Cristo, qué hermoso Cristo”. Muchos nombran a un Señor que acusaba a los poderosos, pero van a la cama con los mismos, hablan de Cristo que defendía a los más débiles y luego permiten que estos sean aplastados. Ahora incluso Jesús ha pasado de moda, el mito actual es el de Falcone y Borsellino, pero nadie hace nada para imitarlos, al contrario. En el futuro próximo me veréis acusando al mal, en una carrera continua, escribiendo los mensajes que el Cielo se digna en darme y estando a disposición cuando me llama para sangrar. Este Signo es la prueba de que Cristo está con nosotros y mientras Él esté en mi cuerpo, le guste a quien le guste, para nosotros será una gran fuerza, por lo tanto quiero continuar. Os pido que hagáis un esfuerzo para comprenderme porque podría ocurrir que ya no tenga la posibilidad, o el tiempo, de ayudaros en eventuales problemas típicamente humanos. Nosotros tenemos que ser responsables ante todo para resolverlos por nuestros propios medios y al mismo tiempo estar unidos para permanecer fuertes. Hay que resistir frente a los problemas cotidianos de nuestra vida porque es precisamente en cuanto al dinero donde nos tienta el Anticristo, donde nos ataca. Tenemos que tener fe en que el Cielo nos ayudará, es algo de lo que estoy absolutamente seguro y consciente. Nada nos faltará, si demostramos la unión, la fuerza y la resistencia. Nosotros somos un grupo fuerte en la zona del Triveneto, desde Buia hasta Venecia, Turín, en la región de Le Marche, en la Puglia, en Sicilia, en Cerdeña... No somos miles, pero os aseguro que comparados con otros grupos del ámbito de la antimafia el nuestro es muy resistente y unido, nosotros tenemos la gran ventaja de poseer esta fuerza. Los problemas de carácter económico afectan a toda Italia, también a nosotros, porque nadie cuenta con una riqueza de millones de euros, ni contamos con grandes sponsors, quizás gracias a Dios, pero frente a este “problema” tenéis que vivir como dice el Evangelio. “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de estos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? Por tanto, no os preocupéis, diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿qué beberemos?’ o ‘¿con qué nos vestiremos?’ Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas. Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele a cada día sus propios problemas” (Mateo 6, 24-33). Tenéis que vivir al día y nada os faltará, es algo de lo que estoy convencido. Lo que según mi opinión tiene que ser fuerte es nuestra unión. El 16 de octubre, que además es la fecha de nacimiento de mi padre, dentro de mi ocurrió algo nuevo: la muerte de Pablo Medina marcó un cambio en mi misión y yo estoy listo para servir, pero en guerra. Nosotros estamos en guerra. Para mi se ha desencadenado la Tercera Guerra Mundial, incluso antes de que se manifieste a nivel físico. Yo ya la estoy viviendo. ¿Qué más os puedo decir?

P: En el mensaje de hoy has hablado a los soldados, a los hermanos... o bien a los elegidos, llamados y que han despertado, a aquellos a los que Dios ha programado desde la noche de los tiempos. Según tu opinión, por intersección ¿es un número suficiente o bien Él podía preveer todos los que eran desde la noche de los tiempos?

G: El Señor es misericordioso. Él sabe realmente todo de todos y además ve el futuro, pero te aseguro que, contemporáneamente al libre albedrío, ha creado la visión del futuro de manera tal de no quedarse atrás en cuanto a lo que podría llegar a ocurrir. En el momento en el que el Señor le da el libre albedrío a tu espíritu, a lo largo de toda tu existencia (no solo desde tu nacimiento hasta tu muerte, sino desde cuando te ha creado, o bien desde que te separaste de Él), Él sabe que el espíritu recorrerá todo el camino. Gracias a Su infinita misericordia y genialidad, el Señor ha inventado el libre albedrío y lo ha puesto en nuestro espíritu, sabiendo a priori que podrías llegar a no respetar Su voluntad. Él se proyecta él miusmo hacia el futuro y ve los dos caminos que podrías llegar a tomar: el primero, que tomarías haciendo Su Voluntad, te hará llegar a la estación A, el segundo (que Él no conoce y por lo tanto lo tiene que proyectar), que será aquel en el que no harás Su Voluntad, te conducirá a la estación B. El Señor sabe todo, conoce perfectamente ambas estaciones, ya sea que emprendas solo el camino del bien, que Él ha trazado para ti, o que emprendas el camino del mal. También conoce todas las decisiones que tomarás, en el bien y en el mal. Lo que deja, digamos, a tu suerte y que te hace Dios como Él, es la decisión de a cuál estación llegar. Eres libre de elegir, pero es una libertad temporal porque la última estación, la C, es a la que tú, quieras o no, tendrás que llegar. Cuando Dios creó el mundo sabía cuáles eran los espíritus que lo habrían visitado y el destino temporal de cada uno, es por ello que conoce todo desde la noche de los tiempos. Si eventualmente llegara a comparar el camino de Antonio, el de Giorgio y el de Antonella, sabría perfectamente, en base a las decisiones tomadas, que al Reino de Dios establecido por Su Hijo la única que llegará será Antonella, pero la decisión surgió de nosotros. Luego pasarán tres, cuatro, o cinco mil, pero los tres llegaremos a la meta final, a la fuerza, porque esa es Su Voluntad.

P: Has sido muy claro. Es solo que por un momento me perdí, porque el término “programar” significa que ya no daría el libre albedrío.

G: Claro. La palabra programar significa ya no dar el libre albedrío, pero éste se nos da temporalmente, no es algo absoluto. Es por ello que, de hecho, me permito decir que “no lo tenemos”. Es así en el proceso final de nuestra evolución: desde el momento en el que has conocido el bien y el mal, ya no es necesario, elegir el bien es algo completamente natural. Tenéis que recordar siempre, el libre albedrío es un regalo de Dios que nos hace en la primera parte de nuestra evolución, en el cuaternario inferior y solo a una parte de la Triada superior, por lo tanto lo utilizamos desde la primera hasta la cuarta dimensión. Hay un pequeño tramo en la Quinta dimensión, en la que somos solo Seres de luz. En la Sexta y en la Séptima el Espíritu Omnicreante nos lo quita porque cuando llegamos a ese nivel de evolución nosotros somos como Dios y Él no puede tener rivales. De hecho Cristo no tiene libre albedrío, Jesús si.

P: ¿Cuándo termina el de Jesús?

G: No termina, porque Él fue Cristificado. La última vez que Jesús pudo tener libre albedrío fue en el Huerto del Getsemaní y dijo: “No, no lo quiero. Yo he vencido al mundo”, porque allí ganó el libre albedrío.

P: Jesús, al haber personificado al Cristo, ya no necesita más tomar un cuerpo?

G: Solo para manifestarse ante nosotros, no para Sí mismo.

P: Cuando Jesús venga, con la Potencia de Cristo, ya no estará sometido a nuestras leyes. En cambio ¿en su tiempo si lo estuvo?

G: Si lo estuvo pero por decisión Suya, igualmente las superó todas, de hecho el diablo Le propuso que se quedara con él... en el mensaje la expresión “programar” es un concepto universal. Una vez el Señor me mostró la existencia de un número programado. Él es el único que puede transformar este programa (jamás anula los programas). Me mostró a dos jóvenes hermosos que corrían alegres en un campo, tomados de la mano, escoltados por una enorme astronave que sobrevolaba el terreno. Yo le pregunté qué significaba y Él me respondió: “Puedo destruiros a todos, exterminaros completamente y servirme tan solo de estos dos jóvenes para reconstruir el mundo, porque vosotros Me desobedecéis. Tienes que decirles a tus hermanos que son desobedientes, indignos. Yo puedo eliminar a toda la raza humana, elegir a estos dos jóvenes y hacer que se multipliquen. Yo vivo fuera del tiempo y en algunos miles de años tendré una raza nueva”. Si se llegara a salvar una pequeña parte de esta humanidad sería gracias a la misericordia de Dios. Él puede rehacer completamente este mundo.

P: Si, sin estar seguros de cómo terminará todo, si le dejará el libre albedrío a este nuevo mundo...

G: Él está seguro de que en el Universo triunfará el bien porque hay una Confederación de miles de millones de planetas que están a Su servicio. Nosotros somos una anomalía del bien, es decir, el mal. Tienes que considerar que nos encontramos en el dedo meñique del pie del Padre. En este dedo meñique existe un sistema molecular, dentro del cual hay un planeta que está molestando, al punto tal que amenaza con provocar una gangrena en todo el pie. ¿Crees que Él permitiría que esto ocurra? Hablaría a los anticuerpos y les diría: “Quitadme esta célula del pie y cread una nueva”. Nosotros tenemos que rogar para evitarlo, ser las enzimas buenas que derrotan al virus.

P: Recientemente, mientras regresaba de la escuela, me sentía especialmente cansada, agobiada por las materias. Me fui a acostar y viví una experiencia en medio del sueño y de la realidad, en la que me dormía y me despertaba cada vez en un lugar diferente. Había dos señoras que en algún sentido me estaban cuidando y discutían en cuanto al tiempo que había pasado y cuándo me curaría. Una decía: “-Y si, han pasado tres días, cuatro días... ¿La despertamos? ¿La hacemos levantar?” La otra respondía: “-Y no, todavía faltan algunas horas para que se recupere”. Entonces yo cerraba los ojos y me despertaba en otro lugar. Luego la escena se repetía.

G: Probablemente has vivido imágenes de vidas anteriores. Puede ocurrir, sobre todo a ti que eres joven.

P: No hace mucho tiempo, mientras estaba entredormida viví una parálisis física completa, estando consciente. Mientras intentaba dormir, estaba despierta pero no podía moverme.

G: Es porque el astral había salido, creías que estabas despierta pero no era así. Veías tu cuerpo, querías moverte pero estabas fuera de él. A mi también me ha ocurrido, varias veces salgo con mi astral, quiero levantar el pie pero no pasa nada. Da un poco de inquietud, pero puede ocurrir. Quienes tienen un buen entrenamiento para desdoblarse como yo lo hacen incluso como juego.

P: ¿Qué ocurre si en ese momento alguien entra en la habitación?

G: No pasa nada, ves a la persona.

P: Antes de que viajaras a Paraguay soñé con que había muchas personas a las que les estabas explicando que un hermano había cometido un error. Al final os dabais un abrazo, cada uno tomaba un camino diferente, algunos de nosotros lo seguíamos a él y otros te seguíamos a ti.

G: Es un sueño simbólico. Yo tengo que pensar en lo que tendré que hacer, lo sabes muy bien, yo te considero mi hermano en esta guerra que estamos llevando a cabo. A todo aquel que decida tomar su propio camino yo le deseo lo mejor que el Cielo le pueda dar para que pueda hacer lo que quiere, o lo que el Cielo le ha dicho que haga. Yo me tengo que ocupar solo de todo esto, antes de ir al encuentro del Padre y no quiero pensar en otra cosa. Soy indiferente ante todo tipo de problema que no sea la lucha en contra de la mafia, el anuncio de la Segunda Venida de Cristo y estar con vosotros, mis hermanos. El resto me es indiferente, no me interesa.

P: ¿Cuando Dios destruya a la humanidad, también destruirá su espíritu, es decir, lo volverá a Él?

G: No, Dios jamás destruye al espíritu. Destruirá a la humanidad en el sentido de  hijos encarnados en esta bestia humana, que los ha transformado en larvas. Luego les dará la posibilidad de encarnar en otros mundos y de comenzar de cero.

P: Es parte de Él, por lo tanto realmente no podría...

G: No querida, no lo hace. “No podría” es una palabra que no tendríamos que atrevernos a decir, jamás, porque Dios todo lo puede, sin excepciones. Yo dije “no lo hace” y no lo hará, pero en la potencialidad de Dios también está el hecho de eliminarnos como seres eternos. Él podría decir: “Basta, quito la eternidad a todos y me quedo solo”, pero no lo hará porque la Creación es un acto de amor y Él no se pone en contra del amor. Nuestra teoría, la que Dios nos ha enseñado, es muy respetable, pero al mismo tiempo no tenemos que limitarlo, jamás, en nada; para mi ésta es una enseñanza básica. Nuestra humildad y obediencia frente a Él lo único que puede hacer es aumentar Su Misericordia, si fuera necesario. Nuestra arrogancia en desafiarlo lo único que puede hacer es alentar a Dios a desencadenar Su Ira Santa en contra nuestra. ¿Qué nos cuesta decir: “Señor, Tú todo lo puedes, incluso eliminarme. Te ruego que me des la eternidad para que pueda gozar de Ti y amarte”? En ese momento Él se conmovería. Si en cambio decimos: “¡No puedes destruirme!” eso es algo que Dios no toleraría. Hay algo que he aprendido de Jesús: Dios es intolerante ante la arrogancia. 

P: La nuestra no es que sea una pretensión, deriva del hecho de que formamos parte de Él...

G: Si, tesoro, comprendo perfectamente y tu opinión es lógica incluso, pero nosotros lo tenemos que decir con humildad. Queda claro que no me refería a ti, sino a la humanidad. Es así como tenemos que dirigirnos al Señor: “Tú nos has creado eternos porque somos parte de Ti. Lógicamente no nos destruirías, pero que se haga siempre Tu voluntad, nunca la nuestra”. A quienes así hicieran Dios no les quitaría la eternidad. Con la bomba atómica hemos desafiado Su Creación, es decir Su potencia y Él tiene todo el derecho de destruirnos. Lo hará físicamente, haciendo que los espíritus que tienen que purificarse se reencarnen en determinados lugares durante millones de años. Es lógico que Dios no destruirá nada, de lo contrario no lo habría creado. En este sentido existe una lógica. Al mismo tiempo tú, que eres una persona culta e inteligente, tienes que decir a los demás: “Dios jamás destruiría Su Creación pero, cuidado, Él todo lo puede”. Algunas veces tener temor de Dios no hace daño, como el temor que siente un niño cuando su padre lo reprende. Lamentablemente nosotros hemos abusado del amor de este Padre, matando niños, etc.

P: El otro día estaba discutiendo acaloradamente con mi mujer. En un determinado momento mi hija, de apenas tres años, obviamente inspirada por Dios, para detenernos comenzó a levantar la voz diciendo: “Bla, bla, bla, bla...” y luego con un tono fuerte y decidido exclamó: “¡Basta!” Nunca nadie le enseñó a hacer algo así. Dios se presenta incluso a través de una niña...

G: Sobre todo a través de los niños. O mejor dicho, se presenta a través de los niños y alguna vez también a través de nosotros.

P: Hablando de la potencialidad de Dios, ahora me ha venido a la mente algo que leí hace mucho tiempo. No recuerdo perfectamente las palabras, pero intentaré transmitiros el sentido que coincide exactamente con lo que acabas de decir (cambiando algunas cosas que ahora probablemente se comprenden mejor). En un mensaje del Yo superior al ser, Él dice: “Sígueme, haz lo que digo, haz Mi voluntad. Yo te haré reír, te haré llorar, pero siempre de alegría. Sígueme, haz Mi voluntad y luego seré Yo quien hará la tuya”. La identificación del ser con la voluntad divina es tan completa en el bien que después es Dios que dice: “Luego seré Yo quien hará la tuya”...

G: Exacto, así es.

P: ¿La hipótesis de que Dios, el Creador, pueda eliminar a otros espíritus se refiere al Espíritu Santo?

G: Si, al Espíritu Santo, a la Inteligencia Omnicreante. Eliminar, como ya hemos dicho, era un ejemplo para no limitar a Dios, pero no lo hará. Él todo lo puede, sin excepciones y como nos ha enseñado, Él mismo es amor, misericordia, creación constante, evolución. De lo contrario sería un acto de involución, por antonomasia Dios nunca es involucionado. Cuando decimos “no lo hará” tiene que ser un discurso filosófico, no imperativo. Todo lo que sea imperativo y autoritario dejémoslo solo a Dios. A Él no solo le gusta la filosofía sino que además ha creado el mundo a través de la misma (es decir del conocimiento). El Padre admira a Sus criaturas que estudiamos Su inteligencia, Su forma de actuar, Su metodología, Sus enseñanzas, Su economía creativa. Él nos adora cuando lo hacemos pero nos impone un estudio filosófico y lógico. Tenemos que dialogar con respecto a Dios a través de la lógica y de la filosofía, no a través de las proposiciones imperativas: “Dios ha creado el amor, la evolución, la creación, el desarrollo y nunca es estatismo, por consiguiente creemos que no destruiría a los espíritus”.

Volviendo al planteo de Alviano, el cual comparto totalmente, nosotros como los iniciados y discípulos que somos siempre tenemos que recordad que frente a Aquel que dijo: “Algún día seré Yo quien hará tu voluntad” nosotros siempre seremos los devotos, no somos avatares. Y si algún día llegáramos a ser avatares, siempre seríamos creados. Tenemos que sentir adoración, amor, veneración y por lo tanto devoción por nuestro Creador, sea cual sea la evolución que alcancemos. Si la infinita misericordia de Dios incluso nos llegara a dar la gracia de ser como Él, tenemos el deber de adorarlo, de respetarlo y de amarlo porque nos ha creado. Nosotros somos la Creación, no el Creador. Esta distinción es absolutamente indispensable, no tenéis que olvidarla, nunca, de hecho el error de Lucifer no fue el de compararse con Dios, porque era como Dios, sino el de no ser devoto a su Creador. Y fue así como cayó. Nosotros llegaremos a ser Avatares, Maestros, no es una exaltación, sino una evolución, seremos como Cristo, no es poco, pero siempre seguiremos siendo el resultado de una creación. Algún día el Señor te dirá: “-Hola hermano, ven... tú eres como Yo... Ya no soy tu Dios, tú también eres como Yo” y tendremos el deber de responder: “-Señor, te agradezco si ahora soy como Tú, pero Tú me has creado y te debo devoción eternamente”.

P: ¿Como entre padres e hijos?

G: No, no es como entre padres e hijos a pesar de que se parece un poco. Nosotros respetamos a nuestros padres, también cuando envejecen. A veces, durante el camino evolutivo, nuestro orgullo nos lleva a sentirnos superiores porque estamos haciendo cosas más grandes de las que hicieron ellos, respetándolos solo porque nos han traído al mundo; pero ellos no son nuestro Dios. Para el Creador nosotros tenemos que tener un sentido de obediencia, de devoción y reconocerlo. Parece algo banal, pero es importante para nuestra vida de todos los días, porque solo Él nos puede hacer retroceder. Dios nos lleva hasta Él, a ser como Él, por lo tanto crees, eres un dios, un Ser solar, pero nunca podrás hacerlo retroceder, disminuir en la evolución. Esta es la diferencia que tenemos que comprender con mucha humildad y alegría, porque Dios nos ha engendrado y hacia Él volvemos porque es el Creador. Nosotros somos la Creación y somos gratos al Padre porque habría podido no crearnos.

P: ¿Aquellos que con gran esfuerzo llegan hasta Él, siguen teniendo la posibilidad de equivocarse? Tendrían que ser sabios...

G: Los más evolucionados que se encuentran en la Séptima Dimensión no se equivocarán, pueden crear universos y galaxias, pero son siempre devotos a su Creador, aquél al que nosotros llamamos Espíritu Santo. El error se comete porque Dios ha creado el libre albedrío en esos seres eternos engendrados por Él, pero sabía que se habrían equivocado porque ellos son limitados. Si no hubiera sido así jamás habrían cometido errores. Ésta es la genialidad de Dios: nos ha dado el libre albedrío para que tomemos conciencia a través del conocimiento, es decir, experimentar el mal y el bien.

P: Entonces era una necesidad...

G: Si, absolutamente. Era una necesidad para nosotros, no para Él, porque tenemos que experimentar el mal. Nuestro error es el de perseverar. Si pongo una mano en el fuego me quemo, pero si lo sigo haciendo estoy perseverando. El Señor nos deja en pie todavía porque además es infinitamente misericordioso.

P: Has dicho que tenemos que agradecer el hecho de haber sido creados. Agradecer significa ser conscientes de ello. Si no hubiéramos sido creados, no habríamos tenido la conciencia, ¿por lo tanto por qué debo agradecer? Si he sido creado quiere decir que era la voluntad de otro, no la mía. Si yo no estaba, no existía y no habría tenido que agradecerle a nadie. La pregunta es la siguiente: ¿es un pecado mi opinión “si no hubiera sido creado”...

G: Si no hubieras sido creado no serías nada, es decir, no habrías podido pensar. Ser significa pensar y decir: “Yo soy, existo”. No habrías podido decirlo si no hubieras sido creado, pero no eras una nada, eras algo. Este es el secreto y te lo explico inmediatamente. Al ser engendrado por Dios te convertiste en Antonio y tu espíritu individual dijo: “Yo Soy”. Antes de que Dios te engendrara percibías la existencia, la vida, la sentías como la sientes ahora, pero no podías decir: “Yo soy”. Alguien tenía la conciencia y tú tenías que soportarlo, aunque no estuvieras de acuerdo o no sintieras que formabas parte. Cualquier vibración, o sentimiento que hubieras sentido en ese momento el que decía “Yo soy” era tu dueño. Antes de ser engendrados nosotros somos como el Océano Pacífico, sentimos que formamos parte de este inmenso mar. Sentimos la alegría y el dolor, si es que lo hubiera. Incluso, siendo Dios, sentimos solo alegría y amor, pero no podemos pensar. No podemos decir: “Yo Soy” y ni siquiera adquirir conocimiento, solo tenemos la sensación de la existencia. En el momento en que Dios decide crear a Antonio saca una gota del Océano que es y la hace recorrer el camino de la vida. Dice el profeta: Desde la montaña descenderá esta gota hasta el valle, a través de los cursos de agua, pasará a través de la llanura de la alegría y de la montaña del dolor. Atravesará el río, el lago, para luego pasar a otro río, se volverá vapor que formará parte de una nube, volverá a caer a la tierra para retomar el camino de un río hasta volver al mar de donde había partido. Pero volverá consciente de que ella también había sido el Océano. Ésta es la diferencia.

P: Cuando yo era el Océano, era la génesis misma de Dios, tarde o temprano habrías llegado a ser...

G: No, no eras la génesis. Eras una gota del Océano que se identificaba con el mismo, pero sin conocimiento. Volverás al Océano con el conocimiento supremo de toda la Creación. Si Él no te hubiera sacado del Océano, no contarías con el conocimiento que tienes ahora, con el que me estás hablando. Te encontrarías en medio de una masa espiritual de amor, pero no tendrías más que sensaciones, no la inteligencia. No podrías hablar, expresarte, ni podrías gozar del conocimiento, de la creación, del amor, de todo lo que eres: un hombre, un ser individual. Esta es la genialidad de Dios: hacer que Su creación sea un ser individual libre, sobre todo al crear al hombre. Dios lo crea a Su imagen y semejanza, quiere interlocutores, seres que están a la par Suya. Si no sacara de Si mismo a todos los seres contenidos en Él no tendría interlocutores, hablaría solo como un loco.

P: ¿Qué diferencia hay entre nosotros, los hombres, y los ángeles que no han recorrido este camino evolutivo?

G: Éste es un gran invento de la Iglesia. Los ángeles han tenido que recorrer nuestro camino y han sido creados de la misma forma que lo fuimos nosotros. Dios nos ha hecho potencialmente como Él, por ello tenemos que estarle agradecido. Dentro de cien mil millones de años Giorgio Bongiovanni y Adonay Arat Ra ya no serán Padre e Hijo, serán Padre y Padre que se confrontan, pero ambos le deben devoción al Creador porque ambos han sido creados. También Dios fue creado por el Espíritu Santo, no tenemos que olvidarlo, jamás. En el Evangelio Jesús alaba al espíritu Santo y dice claramente que está muy por encima de todos: “Por eso os digo: todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonará; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no se le perdonará ni en este siglo ni en el venidero” (Mateo 12, 31). Jesús reconoce que es el Creador de todo, incluso de Su Padre que, al contener al Espíritu Santo, es como si lo fuera. Nosotros tenemos que crecer y comprender estos conceptos, de lo contrario seguiremos siendo ignorantes, siempre. Cuando mantenemos este tipo de conversaciones el Señor se pone contento. Nosotros no queremos entrar en el misterio porque no hay misterios: es suficiente comprender para crecer. El Espíritu Santo tiene poder sobre la vida y la muerte, sobre todo y todos, y como nosotros, los hombres, Lo estamos blasfemando, será Él mismo quien le inculque Su fuerza a nuestro Padre Divino para que éste desencadene su Santa Ira. Los Extraterrestres me han transmitido los conceptos que os estoy explicando, conceptos filosóficos que ellos mismos viven físicamente y que han comprendido a lo largo de 15.000 millones de años. La toma de conciencia no ocurrió en dos minutos y si nosotros no comprendemos rápido es algo absolutamente normal.

P: ¿Por qué evolucionaron antes que nosotros?

G: Fueron separados del Océano antes que nosotros, es así de simple. De hecho nos llaman “hermanos”, no súbditos. Sin embargo no toleran nuestra perseverancia en el error porque, así como ellos, hemos recibido la visita de grandes Maestros, pero nosotros los matamos y los perseguimos.

P: Con respecto al mensaje de hoy ¿cuántos son los Elegidos y cuántos los espíritus humanos que despertarán?

G: Los que se salvarán son algunos millones. Los elegidos son 144.000, el número preciso que figura en el Apocalípsis de Juan. Estos Seres han venido desde otros sistemas cósmicos para acompañar a Jesús, se han encarnado multiplicándose, han dejado su genética, convirtiéndose así en siete u ocho millones. Ellos son los Llamados y tienen la tarea de despertar a la humanidad que quiera hacerlo. El número de los Llamados y los Elegidos se ha cerrado, pero no está cerrado el número de quienes se despertarán gracias a la Obra que desarrollan los Llamados, engendrados por los Elegidos. Si quieres, puedes decir que el número de los Llamados no se ha cerrado porque están mezclados con los arrepentidos, cuando ellos hereden el Reino de Dios, serán todos Elegidos. Al final el número será de algunos millones, mientras que siete mil millones desaparecerán de este mundo e irán a otros lugares. De los cientos de millones de niños que se están sacrificando por el mundo, algunos heredarán la Tierra, otros irán a otros mundos más evolucionados de la Cuarta y la Quinta dimensión. Esos niños están dando la vida por nosotros que somos indignos, por lo tanto recibirán el premio de la Cuarta dimensión sin juicio, no reencarnarán en otros mundos: los niños de África, de Brasil, de Uruguay. Aquellos que mueren de hambre por nuestra culpa están exentos del Juicio Final, es por ello que son beatos. Su espíritu, contrariamente a lo que muchos creen, no está pagando un karma. Sin lugar a dudas entre ellos hay espíritus que lo están haciendo, pero la mayoría viene para sacrificarse y para purificarnos de nuestros pecados, así es que serán premiados.

P: ¿Cuando la Tierra sea purificada se comenzará de cero?

G: Se comenzará de cero con una súper civilización. Con respecto a la actual, contaremos con una tecnología al menos diez mil años más evolucionada. Superaremos la velocidad de la luz, ya no trabajaremos con las manos porque el trabajo será realizado por robots y máquinas. Tendremos una comunidad mundial gobernada por científicos, teólogos y filósofos. Jesús será el Presidente del Consejo Mundial durante un tiempo determinado, luego dejará un regente terrestre al mando de toda la comunidad mundial. En la Tierra reinará la alegría, será exuberante, el Planeta contará con una súper civilización y la Confederación Interestelares de estos mundos confederados: Soles, Estrellas y Galaxias, nos recibirá. Nosotros nos inscribiremos en el marco de esta gran comunidad cósmica por lo tanto la Tierra ya no estará sola y formará parte de la Confederación, teniendo que atenerse a sus leyes.

P: ¿Y los que no lo logren?

G: Irán a otros mundos como la Tierra, en los que hay sufrimiento, guerra, etc., porque hay muchos así... La misión de la civilización humana será la de agregarse a estas grandes civilizaciones, con la tarea de ayudar a los demás hermanos necesitados, perdidos por el universo. Nuestra misión pasará a ser Crística y será algo maravilloso. Todos los niños podrán ir a la escuela, la tecnología y los recursos del planeta estarán a disposición de todos, ya no habrá pobres, sino solo ricos. Todos podrán expresar su talento, la meritocracia ya no tendrá ribetes económicos sino que se ganará el consenso del público. Todo ser tendrá la posibilidad de expresarse, de evolucionar y de estudiar. La única obligación será el respeto de las leyes, que yo llamo militares, en el sentido de disciplina. El destino final de toda civilización, parece algo banal pero es el siguiente: viajar en el Universo que, en el lenguaje teológico y religioso, significa descubrir, admirar y gozar de toda la Creación de Dios. Luca di Montezemolo que a lo único que aspira es a ganar miles de millones de euros se me reiría en la cara si llegara a escuchar este tipo de cosas. En cambio nosotros, los Extraterrestres, no reímos, nos ponemos a llorar como niños al ver que los seres humanos en lugar de gozar del hecho de descubrir los misterios de la Tierra y de las magnificencias de la Creación, de viajar por el Universo, de ponerse en contacto con la naturaleza y hablar con los animales, gozan con pedazos de papel en los que figuran impresos unos números extraños que ni siquiera son útiles para ir al baño. Es absurdo. ¿Cómo pueden gozar? Cuanto más acumulan, más felices son, hasta llegan a matar a sus semejantes con tal de poner en la caja fuerte fajos de esas porquerías. Realmente nos sentimos desconcertados. No sabemos a qué le pertenece esta raza animal, tenemos que estudiarla. Los hermanos del Cielo se maravillan y se escandalizan, no pueden creer que el Padre Creador haya engendrado criaturas así, ni comprenden qué puede haber ocurrido y se lo tengo que explicar. Otra cosa que a decir poco es absurda, que me hace reír y no llorar, es que antes estos locos gozaban de acumular pedazos de papel, llamados “dinero”, que al menos tenían un estilo, unos números... ahora en cambio lo hacen frente a una computadora, con números virtuales. Los Extraterrestres nos miran y dicen: “¡No puede ser cierto! Pero ¿quiénes son estos? ¿Por qué no se van al manicomio? ¡No es posible que puedan gozar, festejar, o que se arranquen el pelo frente a números virtuales absurdos que no existen! ¡Están locos! ¡Tenemos que encerrarlos en algún lugar perdido del Universo, ponerles cadenas y dejarlos allí durante algunos millones de años, en medio del frío y de la oscuridad de la segunda muerte!”. La película “The wolf of Wall Street” (VM 14 dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Leonardo Di Caprio) es un excelente espectáculo de la verdad. Tenéis que verla (está inspirada en una historia real) y luego haced el intento de identificaros con Ashtar Sheran, o con Setun Shenar... ¿qué pueden pensar estos Seres frente a un ejemplo como ese? Es algo absurdo. Ya ni siquiera es una blasfemia, es una frivolidad ridícula del mal. ¿Cómo se puede quitar la vida, matar a los niños, a los animales, desforestar el medio ambiente, contaminarlo, asesinar a las mujeres para acumular números en una computadora? El dinero no es más que eso. Y luego dicen que yo me tendría que internar en un manicomio... ¿Y os sorprendéis si Dios quiere eliminar esta raza humana? Es lo mínimo que puede hacer. En la época de Noé, Dios destruyó al mundo porque el hombre había caído en la degeneración, hacía orgías, tenía relaciones con los animales, acumulaba bienes materiales... pero ahora ¿qué es lo que acumulamos? Nada, cosas falsas, la nada. ¿Puede un hombre ser dueño de la vida de mil millones de personas solo porque en su computadora aparecen cifras de diez ceros?  ¿No es absurdo? Lo que tenemos que hacer es resistir contra esta cosa absurda y luchar con nuestro Mensaje, anunciar el Retorno de Cristo, Su tremenda justicia y el Juicio de la humanidad...

P: ¿El 2017, más allá de ser el centenario de la aparición de la Madre Celeste, qué significado tiene?

G: En lo que respecta a mi misión, en el centenario de la aparición de la Virgen espero, con todo mi corazón, un regalo del Padre, en cuanto a la justicia.

P: ¿Podrías darnos un ejemplo de Llamado?

G: Tú, que me estás haciendo esta pregunta, estás aquí esta noche y me escuchas, eres un llamado por Cristo. Persevera en el amor y te convertirás en un Elegido.

Un beso grande para todos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

22 DE DICIEMBRE DE 2014 – BELPASSO

Giorgio: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Aprovecho estos días anteriores a la Noche Buena para expresar mis mejores deseos espirituales a los hermanos que me escuchan, con todo mi corazón y mi amor en Cristo. Ayer viví una sangración de los estigmas y estoy esperando, de un momento a otro, el mensaje de la Santa Navidad. En mi corazón siento que Jesús me dará un mensaje para toda la humanidad, seguramente también será para nosotros, en el sentido de grupo espiritual que representa a todas las arcas esparcidas por el mundo. Estoy seguro de que tratará sobre temas que se refieren a la humanidad y a nosotros, por lo tanto asimilémoslo y tomemos conocimiento de su contenido.  Os adelanto que el próximo año mi tiempo será muy limitado, porque me dedicaré a la antimafia, como ya estoy haciendo 24 horas por día y, cuando pueda, participaré junto a Pier Giorgio, en las conferencias espirituales en las que se hable de Cristo. Por lo demás, si perdéis el tren todos iréis a la segunda muerte, sin excepciones. El tren lo tenéis que tomar porque lo que está ocurriendo hoy jamás ha ocurrido a lo largo de dos mil años de historia. Hoy nos vemos llamados a proteger a los justos que Dios nos ha enviado a la Tierra, no los podemos dejar escapar. Él ha dado signos: todo lo que está ocurriendo en el mundo con apariciones en el Cielo, los Signos que llevo en mi cuerpo y la presencia constante de Cristo entre nosotros. Además hay otra presencia fija que yo siento y percibo: la de Satanás que nos quiere tentar y disuadir para no  trabajar, persuadiéndonos de que no queda nada por hacer; que Jesús no existe y que en realidad los Signos con mi experiencia son todo un invento, toda una farsa. Ésta es otra posibilidad y el próximo año él será más insistente en tratar de dividirnos, de alejaros de mi persona, haciendo que olvidéis el motivo principal por el cual hemos venido al mundo: anunciar la Segunda Venida de Cristo. Nos tocará tomar decisiones muy fuertes y mi llamado es el siguiente: el año que viene nuestra vida tendrá que estar dedicada a Cristo y a ser testigos y protectores de los Justos, nada más.

Los Signos nos darán la razón. ¿Qué haremos cuando dentro de unos meses, o años, lleguen signos a montones y nos llamen miles de personas? ¿Estaremos preparados para servirles? No, no lo estaremos porque todavía no hemos tomado la decisión. El llamado que os hago es el siguiente: tomad conciencia de quiénes somos realmente, de por qué hemos encarnado y venido a este mundo, y de cuál es nuestra función. Son todas preguntas importantes y si nosotros, que seguimos esta obra desde hace un mes, dos años, quince, o hasta incluso veinte años, aún hoy no tenemos una respuesta, quiere decir que nunca la tendremos. ¿Quiénes somos? ¿Por qué estamos aquí? Si nos reunimos alrededor de este grupo, que lo llamamos “de Juan” (es algo que siempre me ha gustado, cuando Eugenio llamaba “arca”, o “tribu de Juan”, a los discípulos de Juan el Apóstol y de Juan el Bautista) es por una razón: anunciar la Venida de Cristo, no hay ningún otro motivo. Todo lo que hacemos a lo largo de la vida es un adorno, una coreografía: el trabajo, el matrimonio, incluso mis hijos son una coreografía, que es importante, estupenda, pero que no son la razón principal. Hablo por nosotros, que nos definimos hijos espirituales de Juan, o bien, seguidores de Cristo. Nos hemos dado muchos nombres: “Comunión espiritual Del Cielo a la Tierra”, “Non siamo soli”, “Grupo Adonay”, “Centro Studi Fratellanza Cosmica”, “Asociación cultural Giordano Bruno”, “Asociación cultural Del Cielo a la Tierra”, y podría continuar, pero somos siempre nosotros. Nos hemos reencarnado en Catania, Belpasso, Palermo, Bari, Turín, Varese, Sudamérica, Buenos Aires, Floridia, Siracusa, en el Etna, en Chile, Uruguay, Argentina, etc., para anunciar el Retorno de Cristo. Si todavía no lo hemos comprendido se puede decir que no estamos en un buen buen punto. Todo el resto de nuestra vida es de secundaria importancia, claro que no significa en absoluto que no sirva para nada, pero lo que tengo que hacer durante mi existencia está centrado en una tarea, un trabajo. Supongamos que yo soy un empresario y que tengo un proyecto en la vida: construir y estar al mando de una fábrica de calzado para ganar millones de euros, porque quiero vivir en el bienestar. El dinero y el hacer vivir en el bienestar a mis hijos, a mi familia, serán mi punto de referencia. Esto es lo que hace un empresario, luego puede tener tiempo de dedicarse a alguna obra de beneficencia para sentirse bien, pero el punto central de su vida es producir dinero, todo lo demás será coreográfico, ni siquiera lo es la familia, que él considera como algo importante, pero frente a las decisiones empresariales del trabajo o de nuevas inversiones para incrementar la producción, elegirá separarse; al final su mujer se cansará y la familia se disolverá. La ganancia es su objetivo, el resto de su vida es un adorno: se volverá millonario y alcanzará su objetivo. El dinero no es nuestro objetivo, nosotros queremos producir almas para el Señor, porque la meta final por la cual hemos nacido es la Segunda Venida de Cristo, es decir el Reino de Dios. Así es o ¡¿acaso he estado obnubilado durante estos 25 años?! No creo que me haya engañando a mi mismo. ¿Mi experiencia es verdadera o es falsa? A la noche, cuando estoy solo, me hago estas preguntas y el diablo me mira todo contento. Cuando me interrogo él se me aparece y me dice: “¡Bien, tienes que hacerte esas preguntas! Es bueno tener dudas porque la duda significa razonamiento, racionalización, evolución del pensamiento. Con la duda tomas conciencia de la verdad y, cuestionando todo, comprenderás que la verdad es la que has pensado. ¡Llegarás a ella gracias a las dudas, a las preguntas, poniendo todo en tela de juicio, incluso a Cristo!” Y entonces me hago preguntas: “¿Cuál es el objetivo final de mi vida?” Satanás ya se pone contento por el simple hecho de que me esté cuestionando. Para el Señor quienes tienen dudas y se hacen preguntas están siendo tentados, quienes en cambio tienen fe y Le obedecen recibirán el Reino de los Cielos. Esto está escrito en el Evangelio, si no estáis de acuerdo echadle la culpa al Señor, no a mi. Me gusta razonar y hacer preguntas, pero no a Jesús; si Él me dijera que me tengo que tirar por la ventana yo lo haría porque tengo fe en el Mesías, el Hijo de Dios. Cuando me pregunto si es cierto que he nacido para anunciar la Venida de Cristo, Satanás está contento. Si yo respondo que si todo lo que hago durante mi jornada diaria tendrá este objetivo y los problemas existenciales, interiores, económicos, sentimentales, familiares, personales o de salud que yo pueda llegar a tener serán secundarios. Al máximo podrán constituir una prueba para ver si soy digno de hacer lo que debo, de poner en práctica aquello por lo que he nacido. Podría suceder que anunciar la Segunda Venida de Cristo se convierta en una coreografía. No que lo abandone, simplemente que lo deje en segundo plano y en su lugar me dedique a mi situación existencial: problemas laborales, familiares, de salud o económicos que de todos modos hay que resolver. Esta es la clave. Yo no soy Aquél que os tiene que juzgar pero Éste llegará y si llegara a descubrir que el motivo por el cual habéis nacido pasó a ser de segunda importancia, seréis juzgados severamente. El año que viene seremos puestos con la espada contra la pared, con el fin de comprender si estamos trabajando por el motivo por el cual hemos nacido o no, ocurrirán tantas cosas que nos pondrán frente al espejo. Éste es mi llamado.

ESTAMOS EN GUERRA

Como ya os he dicho, después del asesinato de nuestro hermano, ya no soy el de antes. De hecho dentro de mi ya he dejado todo, incluso a Sonia y a Sonietta. Yo estoy solo para Cristo. Si ellas así lo desean pueden acompañarme, pero no tienen que pedirme nada porque para mi ya no hay familia: yo quiero justicia por los mártires caídos y hablar solo del Señor, nada más. En nuestra vida no habrá otra cosa, el amor es secundario, o quizás ya no esté, no lo se. ¿Si se lo he dicho a mi mujer y a mis hijos, pensabais que no se lo habría dicho a mis hermanos? Yo estoy aquí para esto, para mi no hay ningún otro motivo y si veo que estáis distraídos por otras cosas os abandonaré. Si Sonia Alea me quiere acompañar, como lo está haciendo, yo se lo agradezco con todo mi corazón y la adoro, pero soy un estigmatizado consagrado a Jesús Cristo y puedo tener una familia solo si la misma deja todo también para consagrarse a Él. Ya no tendrán una casa, o un apartamento, no sabrán donde viviremos, un poco en el Arca de Pordenone, otro poco en Palermo, luego en Sant’Elpidio..., en la casita de madera, en el coche... Ni siquiera les garantizaré un futuro a mis hijos, utilizaré todo el dinero que reciba para difundir el mensaje de Cristo y para la lucha en contra de la mafia. Vivimos al día, viajamos para hablar de Jesús y para divulgar Su mensaje, porque se que Él regresará. Ésta es la verdad. Sois todos libres de dejarme, yo haré esto seriamente, sin fanatismo, para mi no hay nada más en la vida y quiero que no haya nada más, pretendo alejarme de todas las demás tentaciones, porque se que son eso.

Al ver el cuerpo destrozado de mi hermano me dije: “Ya no puedo seguir soportando ver a los justos caer”. O caigo yo también, o bien quiero morir en el coche, detrás de un teclado de la computadora, o de un infarto; yo no soy tan importante como para ser asesinado, la mafia ni siquiera me tiene en cuenta, a pesar de que sigue atentamente la página de internet de Antimafia Duemila y de que seguramente somos molestos. Yo no tengo miedo de ser asesinado y quiero morir trabajando por la causa. Si hablo de Cristo con mis hermanos no estoy perdiendo tiempo, pero ir al mar, o al cine, mientras alguien puede ser asesinado para mi sería una angustia. ¡No es algo que vivo desde hace cincuenta años, hace ya miles de años que esta historia se repite y tarde o temprano tendrá que terminar! Si el Señor me dijera: “No, nunca terminará” entonces, hágase Su voluntad, pero yo moriré en el campo, no puedo esperar. En 1992 todos sabían, incluso los palermitanos, que Paolo Borsellino tenía que morir, pero siguieron viviendo su vida, como los demás. Como se que podría volver a ocurrir no quiero pensar en mi vida y he decidido vivir para luchar en contra de la mafia y para hablar de Cristo. Hoy estoy aquí, mañana iré a Palermo, pasado mañana iré a Reggio Calabria, luego a Sant’Elpidio... Me veréis así hasta que os llegue la noticia de que fallecí de un infarto, a causa de la vida frenética, en el coche o en medio de la calle. No me veréis muerto en una cama: si llegara a ocurrir significaría que he traicionado a Cristo y que no Le he servido. Nosotros no podemos seguir soportando estas situaciones, para mí es así.

Yo soy un estigmatizado y creo en los estigmas, en las señales que llevo y siento que hay algo dentro de mi, una fuerza superior que me hace actuar así. No pido, ni impongo, nada a nadie pero tengo que decirlo: “Si queréis ayudarme tenéis que saber que yo no haré más que esto, nada más, ya no tendrá que haber más problemas que resolver”. Simbólicamente, en este momento, nos encontramos en medio del público que está presente cuando Jesús sale del Pretorio para dirigirse al Calvario: algunos seguirán al “desgraciado” hasta la cruz, otros le escupirán a la cara, otros más querrían hacer algo porque reconocen en Él al Maestro. Hace dos mil años no hicimos nada, pero ahora eso ya no es posible, hay que actuar. O nos convertimos en soldados y dejamos que nos maten, o bien en lugar de ocultarnos, gritamos: “¡Es inocente! ¡Salvadlo!” Yo visualizo esta escena. En el peor de los casos moriré en la calle, por lo menos habré hecho todo lo que estuvo a mi alcance. Tendré que morir en el coche, detrás de la computadora, en un hotel, detrás de un micrófono de una radio, o de una sala durante una conferencia, junto a un puñado de niños que están muriendo de hambre; pero en todo caso en una situación de acción. Si llegara a dejar este cuerpo mientras estoy descansando para mí significaría que he fracasado, que no he cumplido con lo que me había prometido hacer después del asesinato de Pablo Medina, el símbolo de nuestro grupo espiritual. Han asesinado a un hermano nuestro y ahora matarán a otro. Esperemos que no, pero no podemos seguir mirando, yo no lo haré, lo juro por Dios. No quiero programar un futuro para mi, sino que quiero vivir al día. Mañana me prepararé para el día siguiente y pasado mañana haré lo mismo, siempre en la acción de guerra. Esto es lo que siento. Yo estoy en guerra, incluso a costa de combatir solo en ella. Nosotros tenemos que esforzarnos al 100 % en la lucha, si lo hacemos parcialmente el Señor no nos dará lo que esperamos de Él.

No soy un hombre que vive pasivamente sin pedirle nada al Señor. Yo le digo: “Señor, te ofrezco mi vida, pero tienes que darme esto para que sea capaz de actuar” y Él me lo da. Nosotros juntos tenemos que pedir, pero no podemos hacerlo sentados en la silla. Hay que seguir el ejemplo de San Francisco que constantemente le pedía al Señor porque quería servirlo, crear una orden, hablar de Él... Entonces la voz de Dios le dijo: “Si quieres ser perfecto ve y vende todo lo que posees y regálaselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el Cielo”. Francisco lo aceptó literalmente, se despojó de toda su vestimenta, quedando completamente desnudo frente a una multitud atónita, escandalizando a su familia y a sus nobles orígenes, devolvió sus honores y dotes al padre y se fue anunciando que quería ser misionero de Dios. Luego el Señor hizo que pudiera crear la orden más grande de toda la historia del cristianismo. A quienes se acercaban a él Francisco les decía: “Hermano, yo hago esto ¿quiéres hacerlo tu también? Si no quieres no te preocupes, pero si te quedas conmigo, tienes que imitarme. Si dices que quieres seguirme entonces tienes que despojarte de todo, de lo contrario no podrás hacerlo”. Yo no os pido que os despojéis de todo quedando desnudos. Traducido en tiempos modernos pretendo decir: “Si queréis permanecer a mi lado tenéis que vivir solo para la guerra en contra de los criminales y para anunciar la Segunda Venida de Cristo”. Nada más, todo el resto para mi es insignificante. A mi hijo Giovanni, que gracias a Dios me sigue, le dije: “No puedo ofrecerte un futuro. Mi futuro es prometerte el Retorno de Cristo, para mi no hay otra cosa. Nada de dinero, ni de casas, ni de coches... para el futuro cero absoluto”. Obviamente que yo respeto a todos, parientes o amigos que me consideran loco, un padre irracional que no le da un futuro a sus hijos (un trabajo, una casa, una seguridad) y a ellos les respondo que veo su futuro desde otra perspectiva. Yo quiero quedarme solo porque no condiciono a nadie, excepto a mi mismo, pero no le digo que no a quienes quieren seguirme. Siempre he sido transparente y sincero, directo, diciendo lo que sentía en mi corazón. Cuando se me apareció la Virgen y me dijo que fuera a Fátima yo sabía que nada ni nadie me detendría y así hice. Ahora siento que tengo que dedicar mi vida únicamente a esto, si en el pasado me ocupaba además de otras cosas, siempre en el ámbito de la Obra, ahora corto el cordón umbilical, no volveré a hacerlo. Queda claro que no me iba a jugar a las bochas o a las carreras de caballos, me refiero al tiempo dedicado a nuestros problemas internos, frustraciones o a las eventuales divisiones que espero que no vuelvan a existir. No tengo tiempo.

P: Todo lo que estás diciendo es como un espejo... el espejo de la conciencia en el que nos reflejamos cada mañana. No es la primera vez, pero si lo dices de esta manera es porque han ocurrido hechos terribles, ha ocurrido este martirio entre nosotros...

G: Cada día que pasa me parece de verdad que grito en el desierto. Todo lo que puedo hacer, aunque esté solo, lo haré. Si somos diez, lo haremos en diez, si fuéramos diez mil de seguro obtendría el resultado que me he prefijado, pero aunque no logre juntar esa cantidad de gente para detener este genocidio, de alguna forma pediré ayuda en la reunión del 1 de enero; intentaré tener claro como moverme para saber cuántos somos. En tanto agradezco a todas las arcas italianas y extranjeras que se han movido hasta ahora, pero el nivel de intervención que tenemos que obtener tiene que aumentar.

Para buscar la verdad no podemos limitarnos a manifestar frente a una Administración, a las Embajadas y participar en conferencias. Tenemos que buscar por todos modos de hacer mucho ruido, dar toda nuestra alma a la Virgen y a Cristo para iluminarnos, hacer que nos abran caminos y hacer hablar a esas instituciones que pueden salvar la vida a muchos hombres justos. Tengo varios proyectos en la cabeza. Actuaré en base a cuántos seremos, pero tenéis que esperar hasta el 1 de enero; dado que os gusta estar sentados, tendréis que venir hasta Sant’Elpidio para escucharme. El que no pueda por problemas de salud o familiares, que se conecte por skype, espero que la imposibilidad de ir no se deba a la cena de noche vieja, sino es como empezar de cero.

Es tan simple, yo hablo sin preámbulos. Vivo día y noche con los ojos abiertos y, como Juana De Arco, oigo continuamente las voces de los ángeles que me hablan al oído. A través de su voz y del pensamiento del Padre Adonay, siento que su Patrón está un poco irritado por esta situación, casi como si quisiera quitarme de en medio diciendo: “¡Basta, vete! ¡Ahora arreglo yo todo este lío y todos ellos que hagan lo que quieran!”. Entonces yo Le respondo: “Señor, yo quiero quedarme aquí, deseo que Tu Hijo vuelva, déjame hacer”. Y Él: “De acuerdo... inténtalo”. Me concede todavía esta posibilidad, pero no es entusiasta para nada, no se si os he dado una idea. Hace poco, hablando de signos, he dicho a Giovanni, que es un gran teólogo, que la Galilea de los Genitles se hundirá bajo una ola de veinte mil metros si no sabe entender el signo de los justos, de los mártires... y se quedará bajo agua hasta que Dios no la haga resucitar de nuevo. Aquí en Sicilia hemos tenido de todo: Su bendición (... en los tiempos que vendrán cubrirá de gloria la tierra cerca del mar, más allá del Jordán, la Galilea de los Gentiles (Isaías  8, 23), milagros, la lagrimación de la Virgen en Siracusa, los estigmas de vuestro hermano Giorgio, Eugenio Siragusa, el aterrizaje de naves extraterrestres, la Virgen de Niscemi, Giampilieri, Catania, Cristo que sangra en Palermo, la aparición de la Virgen en Borrello (Belpasso)... Si no hay arrepentimiento, el Señor hará que se hunda y como recuerdo dejará que emerja la cima del Etna siempre en actividad.

P: ¿Cómo tendría que sentirse un adolescente de trece, catorce años escuchando estos temas y con un semejante escenario delante?

G: Si quiere seguirme, su vida tendrá un sentido, porque yo hago la guerra en contra de esta sociedad y de los sistemas criminales. Si lo hacemos juntos, mientras tanto nos divertiremos, leyendo, tocando música y cantando, pero todo tendrá que tener como fin la batalla y la Venida de Cristo. Cualquier cosa que nos distraiga de estos dos aspectos es una tentación de satanás. Ésta es mi respuesta, no se decir nada mas. El punto central de nuestra vida es el Retorno de Cristo. Todo lo demás es coreografía: estar juntos, la familia, la unión, la fraternidad, las arcas, escribir, colorear, pintar, escribir canciones o artículos de antimafia, tocar el piano, recitar, ir a ver películas culturales, leer, puede ayudarnos a abrir la mente y el corazón y no hay que descartarlo, sino que tenemos que servirnos de ello para cumplir la misión. Éstas son nuestras armas, nuestras balas. Hacer la guerra no es ir a la plaza y gritar, sino ser soldados preparados que alternan los entrenamientos con la guerra. Si como alternativa a una juventud pasada entre discotecas y uso de drogas, se le ofrece a una joven de trece años la oportunidad de ser una persona culta, una intelectual, artista, actriz, cantante, doctora, escritora, entrenadora, enfermera o periodista y al mismo tiempo de dedicarnos a la guerra contra la criminalidad y a la Venida de Cristo, yo creo que le ofrezco un bonito proyecto futuro. ¿No crees?

P: Claro, paradójicamente esto es un futuro...

G: No es una paradoja, es un futuro... Yo he dicho que estamos en guerra y que al mismo tiempo tenemos que desarrollar una actividad profesional que haga posible que nosotros y nuestros hijos sobrevivan y se vuelvan intelectuales, leyendo cientos de libros de espiritualidad y de filosofía que puedan enriquecer nuestro conocimiento. Todo lo que contribuye a hacer que nos realicemos como hombres y mujeres, dentro de este camino, de esta misión, nos ayuda a disparar balas para destruir al enemigo, anunciando la Venida de Cristo y luchando en contra de la mafia. Ésta es mi misión, nuestra misión: el que quiere seguirme, que lo haga conmigo con mucha alegría y se divertirá. Todos mis colaboradores y yo desarrollamos este trabajo siempre con la sonrisa en la boca. Si hay problemas interiores, debido a frustracciones y a tristeza, yo intervengo inmediatamente cortando al cordón ombilical y digo: “Éste no es tu camino, elige otro”. Nosotros no estamos en el arca esperando que los discos volantes desciendan para ponernos a salvo, ni pasamos el tiempo recogiendo patatas o preparando mermeladas para nuestra superviencia porque creemos que somos elegidos. Dentro de esta guerra nosotros queremos crecer, estudiar, tocar música, cantar, pintar, escribir y llegar a ser entrenadores deportivos, enfermeros, doctores... Si no podéis comprender que estamos en guerra y lo hacéis para construiros un futuro, una familia, estáis fuera de camino y dentro de algunas semanas, cuando estas cosas acontecerán, no os veréis preparados. No hay alternativa, solo seguirme a mí o a un justo: éste es el camino.

P: Para quienes han vivido y viven la Obra de Juan, no hay futuro fuera de las arcas. Las personas son como zombis, muertos vivientes, los encuentras en los centros comerciales, por todos los lados, especialmente ahora, antes y después de las fiestas.

P: ¿Qué piensas del hecho de que el Papa no haya querido recibir al Dalai Lama?

G: A mi parecer ha sido una movida diplomática para tener cerca a Pekín, porque recibiendo al Dalai Lama habría tenido alguna contrariedad con el Gobierno chino, con el cual en este momento hay una cierta abertura, de diálogo. No estoy de acuerdo para nada: yo le habría recibido, sin importarme lo más mínimo lo que pudiera pensar el Gobierno chino. Si soy el vicario de Cristo, tengo el deber de recibir a todos, de lo contrario lo estoy poniendo donde me parece más cómodo; ésta es  mi opinión. Está claro que recibiría también al Presidente chino, no puedo usar dos pesos y dos medidas. Yo respeto y estimo mucho al Papa Francisco por sus acciones valientes, pero también él se tiene que adaptar a decisiones políticas y a compromisos que se le imponen. A parte Jesús Cristo, a mi nadie me impone nada, por eso no me harán nunca Papa.

P: ¿Hay que evitar como a la peste a la gente y lugares mundanos, o si vamos, tenemos que hacerlo para llevar un poco de luz?

G: Si el programa de nuestra lucha contempla que tenemos que ir a un burdel y bailar con las prostitutas, iremos. Si prevé que hay que ir a un night club frecuentado por drogados o a lugares de orgias para hablar de Cristo, lo haremos. Si no está previsto, no iremos. Ésta es mi respuesta. La pregunta que tenemos que hacernos no tiene que ver con el frecuentar locales mundanos, lo que hay que preguntarse es: “¿Estamos haciendo la guerra? ¿En contra de quien? ¿Cuál es nuestra tarea? ¿Por qué motivo Cristo nos ha llamado?” Si hemos aceptado la llamada a las armas para hacer luchar en contra de la mafia y gritar, donde podemos, la verdad sobre la Segunda Venida de Cristo, tenemos que seguir esta línea. Está claro entonces que ir a una fiesta mundana, cuando en cambio tendría que estar haciendo mi batalla, es una distracción, una tentación. Pero si estar en un night para hablar de Cristo formara parte del programa que nos hemos prefijado, tenemos que hacerlo; no iremos ahí para emborracharnos, para reir o bromear. Nos presentaremos ante el director del night para que nos reserve un lugarcito en el local, donde sea posible hablar a las prostitutas, a los drogados y a todos los demás, los cuales escucharán hablar de Cristo durante una media hora o más; después nos iremos y les dejaremos con sus cosas. Cuando Jesús fue donde las prostitutas, se detuvo todo.

Él fue a donde el protector de Jerusalén que administraba las mujeres (Mateo era uno de los directores) para que le dieran el permiso de hablarles a todos, desde los drogados a las prostitutas, hasta incluso los que se ocupaban de la preparación de las bebidas, etc. y éste se sintió profundamente honrado de Su presencia. Durante casi dos horas todos Le escucharon y cuando el Señor se fue algunos Le siguieron, Mateo era uno de ellos, otros continuaron con sus orgias. Nosotros no tenemos que ir a estos lugares para tomar parte en sus fiestas, si vamos, cuando entramos, se tiene que detener todo, no tiene que volar ni una mosca y las prostitutas y los drogados nos tienen que escuchar. Si alguien no escucha, nos vamos... Si se nos ríen a la cara y nosotros nos avergonzamos estamos tomando el pelo a Jesús. Yo he ido a las cárceles, el Señor me ha mandado incluso a un local nocturno donde se encuentran los homosexuales de Sudamérica. Allí me conocen mucho, me han visto todos en la televisión..., hablé con el responsable y le pedí que interrumpiera todo, incluso la música, porque yo quería hablarles a todos una media hora. Eran alrededor de doscientos, medio desnudos. Hablé de Cristo, me escucharon con mucha atención y cuando me fui me saludaron y me lo agradecieron. Hay quien ha dejado esta profesión y quien en cambio ha seguido. Ciertamente el Señor sabía hacerse escuchar, pero nosotros tenemos que imitarle. Si nuestro programa no prevé este tipo de actividad evangélica, porque tenemos que ocuparnos de otras cosas, no nos encontraremos en la vida mundana.

P: En relación con lo que acabas de decir sobre la mundanidad, está admitido aceptar algún compromiso si, al hablar solo de Cristo, las personas se alejan? ¿Es posible llegar de todos modos al corazón de las personas aunque quizás no directamente, o ya no es tiempo de hacer esto?

G: Para hablar de Cristo no tenemos que hacer como los testigos de Jeovah que, con su bolsa en la mano, llaman a las puertas y te dan con el Evangelio en la cara molestando a las personas. Nosotros podemos hablar de Cristo hablando de los valores, de Sus enseñanzas, la fraternidad, la justicia, de como proteger nuestro ambiente, ayudar a los justos en su trabajo, ser generosos con los demás, hacer voluntariado, ayudar a los niños que mueren de hambre... y después entrar en lo vivo del tema. También esto es hablar de Cristo. Depende de quien tenemos delante. Si quien te escucha escapa nada mas sentir la palabra Cristo, como si fuera el diablo, podrías hablar de los niños que mueren de hambre, de la lucha contra la mafia, de la solidaridad hacia los más débiles, de las protestas en contra de la guerra, de la energía nuclear, ecc. Hay infinidad de caminos para poder hablar, al final, de Jesús.

SANTA NAVIDAD 2014
ADJUNTAS LAS 14 ESTACIONES DEL CALVARIO DE CRISTO

La décimo quinta estación se refiere a la Resurrección de Cristo. En el mensaje descrito arriba Jesús nos pide que Le imitemos en las 14 estaciones, omitiendo lógicamente la décimo quinta en cuanto a que ninguno de nosotros puede resucitar de la muerte física, sino que solo Él, el Cristo Redentor. La Resurrección de todos, es decir, el Juicio Universal ocurrirá durante la Segunda Venida de Cristo.

http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2014/5950-santa-navidad-2014.htm 

P: El mensaje dice que el grito de los que sufren ha llegado al Padre. ¿Qué significa?

G: Significa que el Padre ahora intervendrá: ha llegado el tiempo de Su Ira Santa. Es también verdad que en la abertura del quinto sello del que habla el Apocalipsis, Juan escribe:

Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que habían mantenido; y clamaban a gran voz, diciendo:

“¿Hasta cuándo, oh Señor

santo y verdadero,

tardarás en hacer justicia

y vengar nuestra sangre

sobre los habitantes de la tierra?…”.

Entonces se le dio a cada uno una vestidura blanca y se les dijo que esperaran todavía un poco, hasta que se completara el número de sus compañeros de servicio y de sus hermanos, que iban a sufrir la misma muerte (Ap. 6, 9-11).

El número se ha cumplido y Jesús está por regresar. Yo lo he entendido así. Intervendrá con las fuerzas de la naturaleza y con eventos políticos y sociales, alterando la mente de los hombres de poder. En ambos casos, empezarán a manifestarse eventos que corresponden a Sus designios de justicia. Atención: serán espinas fuertes, no perfumes y rosas...

P: Los signos se están dando también a nivel más bajo, del pueblo. Jesús dijo: “¿Pensáis que he venido a traer la paz en la tierra? Os digo que no, sino discordia. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra” (Lc 12,51)...

G: Si, cada vez más, pero no se da cuenta nadie, ni siquiera el Santo Padre. Me gusta este Papa, es bueno, pero quizás no ha comprendido que estos son los signos de la Segunda Venida de Cristo; o quizás, está rodeado de víboras, está esperando el momento oportuno para revelarlo. Para mi es fácil afirmar todo lo que digo, porque estoy rodeado de hermanos que están de acuerdo; pero para el Papa, aunque sea el jefe, no lo es para nada. Si yo fuera consciente de que las personas que están en esta habitación me odiasen y no me dejan hablar, no obstante tu amor y predisposición hacia mi, intentaría ser astuto, usar la palabra adecuada. De hecho, todas las víboras que odian al Papa son la que le sostienen políticamente, económicamente, teológicamente, por lo cual podría ser asesinado, empujado a abdicar, de dimitir; un conjunto de situaciones que nosotros no podemos ni siquiera imaginar. Probablemente está esperando el momento oportuno, pero de hecho no lo se.  Si hubiese tenido su poder yo habría actuado de otro modo eliminándoles, alejándoles; hubiera hecho lo imposible para abrirme un camino libre y rodearme de hermanos. Pero yo no soy el Papa, soy un simple misionero estigmatizado y lo único que puedo hacer es hablar, escribir... Ante todo debemos intentar analizar a fondo los acontecimientos y hacernos muchas preguntas. ¿Hasta que punto el Papa es consciente de la Segunda Venida de Cristo? De verdad posee todos esos poderes para ejercer la soberanía inmediata en la Iglesia universal? Teóricamente es el monarca supremo y con la claúsola “Motus Proprio”  se le otorga el poder de emanar decretos de su propia iniciativa.

Se trata de una claúsula  incuestionable, con la cual podría hacer nombrar Cardenal incluso a Flavio Ciucani. Pero en realidad, después de ser nombrado, un colegio de cardenales se reuniría para dejarle en condiciones de no hacer daño ni políticamente ni en la práctica o para envenenarlo. Mientras tanto el Papa Francisco ha destituido al Cardenal Bertone pero no ha tenido el poder de hacer lo mismo con el Presidente de la Conferencia Episcopal (el Parlamento de los obispos) Bagnasco, que es el que tiene el verdadero poder de la Iglesia. Entonces no es fácil. Atención, no nos olvidemos que ha dimitido un tal Joseph Ratzinger, según nosotros el purpurado más poderoso de los últimos siglos de historia de la Iglesia. Cuando llegó a ser Papa presentó la dimision porque ya no podía más. Si lo hizo él que tenía poder, significa que una vez que eres Papa este poder quizás lo pierdes, y te conviertes en una figura representativa para todo el mundo. Ratzinger podría muy bien contestar a todas estas preguntas, decirnos cosas importantísimas, de hecho es una de mis intenciones encontrarme con él. El Papa Francisco se defiende un poco, no duerme ni siquiera en el Vaticano... a veces me da incluso pena. Gracias a Dios nosotros somos puros, ingenuos y llenos de amor. Queremos a este Papa argentino, pero no podemos excluir la posibilidad de que se pueda celar otra cara de la medalla, tremendamente dramática e inquietante: que se trate de un nombre de propaganda, para dar una nueva imagen a una Iglesia que ya ha fracasado y que él, siendo Jesuita, pueda ser una inteligencia diabólica  que está en juego. Yo no quiero pensar esto, no ahora. A mi juicio hay una batalla interna notable, que nosotros no vemos, entre los purpurados romanos europeos y los argentinos. Ya veremos como termina...

Si él aceptase una audiencia conmigo sería una importante respuesta del Cielo; no un signo, sino una vuelta de hoja gigante, increíblemente grande de la obra de la Iglesia de Pedro y de la Iglesia de Juan. En este caso, no habría ninguna duda sobre su misión celeste. Todo puede ser, todos podemos cambiar para bien o para mal. Solo Dios conoce el destino de cada uno. Si él aceptara este encuentro, sería un cambio radical para todo, no solo para nuestra obra.

P: El mensaje coincide perfectamente con el mensaje recibido en mayo, donde la Santísima Virgen dice que ha dejado libre el brazo de Su Hijo. Es un jefe militar el que está hablando...

G: Es el Comandante el que habla. El Evangelio es lucha, batalla, acción, no estar sentados y hacer meditación.

P: Jeús ha dicho: “He venido a traer la espada”. Estamos en guerra. Es una guerra metafórica, espiritual, que se combate en la sociedad...

G: Es la batalla de Armaghedon de la que habla Juan en el Apocalipsis, su centro se encuentra entre el Tigris y el Eufrates.

P: ¿Puedes dar un mensaje de enseñanza para los chicos de edad entre los catorce y los diecisiete años, en referencia al momento histórico que estamos viviendo, dado que las televisiones proporcionan una información errónea? Ellos son muy importantes, ya que son la futura generación.

G: Es una buena pregunta y yo te diré lo que tengo en el corazón, espero que sea una respuesta profunda. Yo no puedo dar una enseñanza a los jóvenes como si fuera el patriarca de la situación, pero les diré lo que se y lo que siento: estamos viviendo una situación grave. No puedo mentir, tengo que decir la verdad. Hablaré de Italia porque vivimos aquí, pero podría hablar también a nivel internacional. La verdad es que nos encontramos ante uno de los momentos más graves de la historia de nuestro País, a nivel económico, criminal, político, social y espiritual. Yo puedo decir a nuestros chicos: “Estamos en guerra. Tomad conciencia de como están las cosas y después decidid de que parte estar. Está en juego vuestro futuro. En esta guerra metafórica no tenéis que disparar, sino enrolaros y haceros soldados contra la corrupción que está devorando nuestro País; luchar contra la no-democracia que hay en Italia, reclamar todos los derechos y apoyar a los magistrados que intentan eliminar la corrupción y la criminalidad. No perdáis tiempo: elegid lecturas profundas sobre como están las cosas, ¡leed e informaros! Estudiad seriamente y si estáis trabajando no perdáis demasiado tiempo después del trabajo. Tenéis que decidir de que parte estar, bajar a la calle, porque, os repito, vuestro futuro depende de ello”. A los jóvenes que están con nosotros y nos frecuentan o forman parte de nuestros grupos, puedo decirles solo que sean conscientes, porque podría suceder algo malo de un momento a otro, entonces estamos listos para defendernos y estar unidos.

Ahora me dirijo a todos nuestros hermanos, jóvenes y ancianos, que desde hace años cultivan los valores que llevamos adelante, de los cuales hemos hablado un montón de veces. ¿Cuántas conferencias hemos hecho? ¿Cuántos mensajes hemos dado? Ahora es el momento en el que nosotros tenemos que estar, estar unidos a nivel físico y espiritual, sin dejarnos distraer por los flautistas mágicos que tocan y nos encantan con las ilusiones de un éxito económico y patrimonial, de un futuro para nosotros o para nuestros hijos, de carrera, de estar bien y de disfrutar de la vida. Tenemos que estar atentos a estos encantadores de serpientes, porque no habrá nada de todo esto. Una vez terminados los estudios, los adolescentes, por desgracia, se encuentran en una sociedad donde reina la mafia, la corrupción, exenta de un futuro o éxito económico cualquiera; donde no hay posibilidad de hacerte una familia, comprarse una casa y quizás ni siquiera encontrar un trabajo. A ese punto nos podrían decir: “Pero tú, padre ¿donde has estado todo este tiempo? No me has preparado. No me has dicho nunca que la situación fuera catastrófica. Has dejado que me fuera a bailar, a divertirme con la novia y ahora me veo en medio de la calle. Habrías podido gritarme: “¿Qué haces? ¡Mira que la situación es grave! ¡Habría podido escucharte, con el pasar del tiempo!”

Yo les digo a estos jóvenes: “Si me escucháis, yo os diré la verdad de como están las cosas. Divertíos, salid con las chicas, id a bailar, pero tenéis que saber que la situación es grave: mañana podríamos entrar en guerra, incluso físicamente. Pudiera suceder que a mamá y a papá no les paguen más el sueldo, debido a la crisis y que no tengan el dinero para comprar para comer; las oficinas de correos podrían cerrar y los bancos no dar dinero en contado por dos meses, entonces la batalla es ahora”. Si por ejemplo nosotros elimináramos la corrupción en Italia, podríamos respirar, sin embargo aumenta. Además tenemos que poner en práctica los valores espirituales. Desde hace años hablamos de Cristo, pero Le tenemos que vivir dentro y por lo tanto tener fe. El que tiene fe tiene que saber que para Cristo este es el momento más importante.

Nos vemos mañana a la tarde. En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

25 DE DICIEMBRE 2015 – SANT’ELPIDIO A MARE
Santa Navidad 2014
DEL CIELO A LA TIERRA
EL GRITO DE DOLOR DE LOS MÁRTIRES DE LA JUSTICIA Y DE LOS PARVULITOS DE LA VIDA, SEGADOS POR EL ODIO HUMANO ASESINO, HA LLEGADO HASTA EL PUNTO MÁS ALTO DEL CIELO Y HA SIDO ESCUCHADO POR MI PADRE.
¡TENED FE!
EL PADRE ADONAY,   DESDE HACE YA TIEMPO, HA ENVIADO NUEVAMENTE A LA TIERRA A SU HIJO UNIGÉNITO Y A 12 LEGIONES DE ÁNGELES.
¡SI! ¡HE REGRESADO, ESTOY  EN MEDIO DE VOSOTROS!
TODAVÍA NO PODÉIS VERME PERO YO YA HE VISITADO EN CARNE Y ESPÍRITU A MI SERVIDOR, EL QUE ESCRIBE, Y PRONTO ME MANIFESTARÉ AL MUNDO CON POTENCIA Y GLORIA.
TENED FE Y  TENED CUIDADO DEL SILBIDO MÁGICO, ENCANTADOR DE SERPIENTES. ÉL, EL ANTICRISTO, QUIERE ALEJAROS DEL CÁLIZ DE LA COMUNIÓN CON EL FIN DE ADORMECER POR MUCHO TIEMPO A VUESTRAS ALMAS EN EL SUEÑO DE LA MATERIA, EN EL ENGAÑO DE LA INDIFERENCIA Y DE LA DEPRESIÓN.
EL EVANGELIO QUE ESTÁIS VIVIENDO HOY ES GUERRA CONTRA EL MAL, PASIÓN Y SUFRIMIENTO, SACRIFICIO Y DOLOR POR AMOR, HONOR Y AMISTAD POR LOS HERMANOS, TESTIMONIO Y DEFENSA DE LOS JUSTOS, ANUNCIO DE MI SEGUNDA VENIDA AL MUNDO.
VIVIR EL EVANGELIO SIGNIFICA SEGUIR MI PASO GLORIOSO A LO LARGO DE LAS 14 ESTACIONES Y DEJAR TODO, ASÍ COMO HIZO FRANCISCO DE ASÍS FRENTE A SU PODEROSA Y RICA FAMILIA.
VOSOTROS SOIS MIS DISCÍPULOS, MIS HERMANOS Y HABÉIS NACIDO PARA ESTO. ¡NO LO OLVIDÉIS JAMÁS! ¡JAMÁS! ¡JAMÁS!
PERMANECED SIEMPRE UNIDOS EN MI NOMBRE, MI SERVIDOR HA CONSUMIDO SU CARNE Y HA DERRAMADO SU SANGRE GRITANDO ESTE MANDAMIENTO A VUESTRAS ALMAS.
¡NO LO TRAICIONÉIS!
¡TENED MI PAZ!

DEL CIELO A LA TIERRA

Sant’Elpidio a Mare (Italia)
24 de Diciembre de 2014
21:00 horas
G. B.

Giorgio: en el mensaje de Navidad, Jesús habla de las catorce estaciones y pide que Le imitemos; la quinceava estación, la Resurrección, no se cuenta porque no nos podría pedir que Le imitemos. A parte Cristo, ninguno de nosotros es capaz de resucitar de la muerte física. Nosotros lo podemos hacer espiritualmente o por medio de la reencarnación o si Cristo lo desea, así que es siempre mérito Suyo.

Estoy a disposición, hacedme preguntas. Estoy aquí para servir.

P: El mensaje nos pide que imitemos al Señor en las 14 estaciones en sentido metafórico y real.

G: No, si queremos seguir a Cristo tenemos que seguirle en todo, imitarle. Recorrer las 14 estaciones significa dejar todo y dar la vida por nuestros ideales. Está claro que es simbólico, pero puede ser también en la práctica. Ninguno de nosotros podría soportar toda esa tortura, pero lo mismo nos pide que Le imitemos, que tomemos la cruz y que cumplamos nuestra difícil misión. Nos referimos a los sacrificios de los hermanos asesinados y de aquellos que actualmente están en peligro, entonces Jesús dice: “Llevad hasta el final vuestro ideal”, que de hecho es Su enseñanza. Creo que sea un mensaje para todos nosotros que hemos dicho que si a determinadas elecciones espirituales y de lucha social. Tenemos que estar atentos, servir, ser fuertes y participar en todo lo que sea necesario en la misión. En este momento no podemos permitirnos ninguna distracción, Él nos pide que estemos totalmente concentrados, incluso hasta el sacrificio. No es bonito hacer esto desde por la mañana hasta por la noche, es un sacrificio y Él lo sabe. En el mensaje nos recuerda que Él está aquí, entre nosotros, acompañado por doce Legiones de ángeles (los Hermanos Celestes), solo se tiene que mostrar. Tenemos que creer en ello, seguir adelante y ser felices.

Además, irónicamente, nos dice: “Tened Fe”, Jesús quiere que estemos contentos y orgullosos de trabajar como estamos haciendo, conscientes de ello, sin depresión. Recomienda también prestar atención al flautista mágico que puede hacernos cansar, deprimir, iludir; estar unidos que es lo que os digo desde hace treinta años, también  a través de las sangraciones. De hecho, nuestra división sería una traición, podría no suceder precisamente con una disputa, donde cada uno se va por su camino. La división ocurre también cuando cada uno se está por su cuenta, se ocupa de sus cosas. En cambio nosotros debemos tener “nuestras cosas” y cumplirlas.

P: Esto que estamos hablando, también en lo que se refiere al mensaje, lo hacemos en una situación mundial muy particular de verdad, donde es muy concreto el peligro de que un justo pueda ser asesinado. En este contesto ¿nosotros qué más podemos hacer? ¿Cristo nos está pidiendo algo más?

G: Nosotros debemos hacer nuestro deber: lo que estamos haciendo y aún más, seguir y leer siempre; estar listos en la eventualidad de que seamos llamados a participar en organizaciones de actividades, a estar presentes, cueste lo que cueste. Tenemos que hacer esto y eventualmente organizar nosotros mismos actividades que puedan hacer sentir nuestra voz, dar un aporte a la lucha en contra de la  mafia, incluso ejerciendo presión en las instituciones en este sentido. Hay que estar presentes, también físicamente, dejar todo eventualmente y estar, en la medida que se pueda hacer sin arriesgar el puesto de trabajo, a costa de viajar de enoche y por la mañana ir directamente a trabajar. Cada presencia es importante para lo que tenemos que hacer, para abatir todos estos fenomenos que nosotros llamamos Anticristo. Tenemos que estar todos, a partir del próximo año no tendrán que estar los de siempre, esto vale lo mismo para nuestra misión espiritual, como para Antimafia. Los que dan la cara siempre tienen que ser respaldados por todos vosotros, hermanos, en la medida que seamos llamados a participar a determinados hechos, manifestaciones de plaza, organizaciones, protestas, marchas en Roma, Milán... escoltas cívicas, conferencias, proyecciones de filmaciones, cartas. Tenemos que estar siempre unidos en el plano espiritual. El Mensaje debe ser divulgado, pero yo no quiero que lo haga solo Pier, otros tendrán que emular su ejemplo, si están preparados para hacerlo. Esto es lo que el Cielo solicita de nosotros.

P: Más allá de aquellos que tienen una sensibilidad espiritual más elevada, en un momento de emergencia como el que vivimos, donde la sociedad está yendo a la deriva, tanto en lo que concierne el ámbito italiano, como el internacional, en el nombre de la ética cada ciudadano común debería sentirse llamado.

G: Yo dudo que esto suceda, pero lo espero. Sucederán cosas y el Cielo nos ayudará en esto. Ciertamente los estigmas ya son un gran signo, de hecho nosotros basamos casi toda nuestra divulgación sobre este Signo Bendito, que me siento honrado de llevar. Nosotros seremos ayudados a involucrar masivamente las personas, porque los hermanos del cielo se dejan ver de cerca y se dejan filmar. También ocurrirá una serie de catástrofes de alcance extraordinario, eventos espantosos, no el clásico terremoto; la gente vendrá a buscarme a mi o a Pier, el máximo experto de la Obra entre nosotros o a los hermanos del Arca para saber lo que está ocurriendo. Ya no podremos reunirnos en lugares modestos como en el que estamos en este momento, necesitaremos salas grandes, lugares que puedan albergar miles de personas. Tenemos que prepararnos para esto, pero no podremos hacerlo si estamos divididos o si nos dejaremos encantar por el flautista mágico. Nosotros tenemos que estar atentos como la cobra, listos para atacar al enemigo y por lo tanto dar respuesta a lo que pedirán miles de personas; esto vale para todas las arcas. El maligno sabe que habrá una fase de preparación e intentará hacer cerrar las Arcas. Si el Padre me diera la orden de hacerlo y lo podría hacer, el maligno ganaría una batalla. Es decir que tenemos que estar unidos, listos, como si estuviésemos viviendo la víspera de las Olimpiadas: nosotros somos la Nacional, formada por tantos equipos (esgrima, baloncesto, futbol, atlética, etc.), que se están entrenando donde se entrena la Nacional italiana, en el Centro técnico de Coverciano (arca) y yo soy el director ténico. Todo lo que hacemos representa los partidos amistosos para comprobar nuestra preparación, la disponibilidad y nuestro sacrificio. Si nos imponen varios partidos amistosos de una vez nos cansamos, nos quejamos o nos hacemos problemas, el Cielo podría descartarnos en la fase final. Está claro que lo podría hacer aunque no hubiese unión, porque el equipo no está formado por un solo atleta, hay también masajeadores, médicos, analistas, psicólogos, cameramen, fotógrafos... El equipo tendrá que estar unido, de lo contrario seremos descartados. Yo insisto en que tenemos que estar disponibles. Las Arcas deben activarse continuamente, porque llegará el momento en el que seremos llamados y no tendremos más espacio ni siquiera para estar con nuestra familia, la cual tendrá que venir con nosotros para hablar a la gente que querrá saber lo que son esas luces que descienden del cielo, como es que se alza una ola de doscientos metros que ha destruído toda la costa de la región donde morirán 500.000 personas. Por esta razón tenemos que estar siempre alertas y listos para test de prueba seguidos que medirán nuestras prestaciones, para saber si estamos a la altura de hacer nuestro deber.

P: Tenemos todos los signos que nos preparan para estos eventos: este año hemos tenido la publicación de una parte desconocida que completa el tercer Secreto de Fátima, la cruz que apareció en tu frente, la entrevista con Sor Sofia.... Son todas piezas de un gran escenario que nos está preparando a eventos significativos que involucrarán a la humanidad, en el bien y en el mal. También por esto podemos notar que dichos acontecimientos están en preparación en todos los sectores que conciernen la vida social y espiritual. La profecía de Fátima es un mensaje muy fuerte de amonestación en relación con el tiempo que estamos viviendo, no es una casualidad que haya sucedido este año, durante el 25º aniversario de tu estigmatización. Se enlazan a esto también nuestras descisiones en la vida cotidiana porque no hay futuro para esta humanidad.

G: Así es precisamente. En nuestra vida cotidiana, tenemos que desear difundir solo el mensaje. En este momento lo están haciendo algunos de nosotros, pero todos tenemos que desear dejar el servicio de la esclavitud hacia el trabajo o hacia este sistema, para dedicarnos solo a nuestra misión. Si lo hacemos con fe, dando todo de nosotros mismos, antes o después lo obtendremos. Jesús nos exhorta a tener fe: todas las mañanas, cada uno de nosotros se tiene que levantar con esta ambición. Él no dice: “Mañana id donde vuestro jefe de trabajo y despedios porque tenéis que hacer la misión. Antes o después caerá la maná, el sueldo caerá del Cielo y podréis ir al banco a cobrar el dinero”. Se nos pide que lo deseemos desde lo profundo de nuestro ser, creando los presupuestos de fe y de disponibilidad, que el Señor nos pueda llamar un día para ponernos totalmente a Su servicio, en condición de dejar el mundo de la materia y hacer solo esto. Ahora nos estamos entrenando. Si todos nosotros hiciéramos solo esto, el proyecto de divulgación, de sensibilización y despertar almas se duplicaría, quizás se triplicaría, tanto en lo que se refiere al mensaje espiritual como en lo que concierne la lucha a la mafia. Están también algunos de nosotros que no tienen que ambicionar a esto, porque ocupan puestos estratégicos en el trabajo y nos ayudan en la divulgación, pero no es así para la mayor parte que trabaja para poder vivir. Nosotros tenemos que anelar al día en que todos sobrevivirán con las donaciones de la Providencia para hacer la misión. Francisco de Asís ha ganado y ha creado el movimiento laico más grande de la historia: decenas de miles de hermanos franciscanos esparcidos en toda Italia que traían la palabra de Cristo, aunque no trabajaban ninguno murió de hambre. Han conquistado millones y millones de personas, porque Cristo no les ha hecho faltar la Providencia. El movimiento ha degenerado después por otros motivos, pero este es un discurso diferente. Tenemos que prepararnos para dejar todo como hizo San Francisco, os lo digo desde hace años. Yo ya lo he hecho, pero para ser dignos de entrar en el Reino de los Cielos y de servir la Verdad, antes o después tendréis que hacerlo también vosotros, dentro de unos meses o de unos años, pero con el debido discernimiento, creando los presupuestos.

Todo comienza por la disponibilidad, que tiene que ser concreta; la disponibilidad fanática es exaltación mística. Tenemos que decir: “Señor, si me abres un camino, estoy dispuesto a dejar y a darte todo, pero tienes que darme la posibilidad de ser independiente y de no pesar sobre la espalda de nadie”. Y en el momento en el que nos es dada, tenemos que hacerlo, de lo contrario nos llegará el castigo. A nosotros nos cuesta todavía, tenemos aún la excusa de que tenemos que trabajar para mantenernos, justamente para algunos pesa la responsabilidad de mantener la familia y los hijos. Pero desde el momento en que decimos: “Señor, estoy disponible a dejar todo”, también tenemos que ser sinceros y honrados y, mirándonos al espejo, preguntarnos: “Si el Señor me abriera un camino para darme la posibilidad de trabajar solo para la Obra, yo estaría dispuesto a hacerlo de verdad? ¿A no tener ya tiempo para mis cosas, para la familia y estar disponible solo hacia los demás? ¿A construir una familia que haga lo mismo?”. El Señor habla claro, no lo hace por enigmas. Sabe también que yo soy Su intérprete y os explicaré que no tenéis que ser impulsivos, dejar todo de la mañana a la noche, ir a la plaza y gritar “¡Viva Jesús!”. No, hay que estar disponibles para hacerlo, y esperar, creando poco a poco los presupuestos de forma honrada; dejarnos en manos del Señor, aunque mientras tanto nos ignora y seguimos haciendo “los esclavos de los jefes”, para poder comer (porque se trata de esto) y después del trabajo nos dedicamos solo a la Obra, al Arca. Ahora somos pocos los que lo hacemos, tenemos que estar unidos. Mientras tanto, predispongámonos dentro, no cuesta nada: ¡el Señor no es sordo, nos escucha!

Cada día hagamos todo lo que podemos en el tiempo libre, dedicándonos a Cristo y a la Obra incluso de noche si es necesario, entrenándonos a dormir tres o cuatro horas. Solo así Jesús recibirá la señal de que estamos disponibles para servirle y morir por Él. Si en cambio ese poco tiempo que tenemos nosotros lo reducimos a los mínimos términos porque tenemos otras prioridades o queremos transcurrirlo con la novia, el Señor ni siquiera tendrá consideración de nosotros.

P: Según mi opinión, en base a la disponibilidad y a la voluntad, el Cielo puede incluso darte el talento.

G: Estoy absolutamente de acuerdo. Entre nosotros hay talentos que no han estudiado en la universidad y que ahora son líderes. Pier se ha convertido en el número dos o tres en el mundo, de seguro el número uno de los investigadores en Italia, porque se ha dejado guiar por la disponibilidad, por la pasión, por la alegría de la investigación; ha leído miles de libros, día y noche, ha cuidado la dicción, etc. Quien quiera que desee hacer como Pier, Lorenzo o Fabio Mameli puede lograr lo mismo, pero tiene que sacrificar muchas cosas. Si el Señor ve esta disponibilidad, te toma consigo. Claro que entre nosotros, gracias a Dios, hay muchos con carrera, universitarios y profesores que han ayudado, gracias también a personas como Anna que ha insistido mucho en el estudio. Nosotros venimos de la calle y hemos llegado a ser lo que somos, trabajando directamente en el campo éste es el talento. Dejar todo para servir a Dios significa predisponerse con el corazón y con el alma y decir: “Señor, yo quiero servirte, dejar todo y ser un escritor, un orador Tuyo, o un albañil Tuyo para los hermanos, para el Arca, la obra”. El Señor lee dentro de tu corazón y con el tiempo, o si quiere enseguida, te abrirá el camino para que hagas lo que quieres realizar. Hoy somos unos treinta los que hacen solo esto, no es poco, pero tendremos que llegar a doscientos o trescientos.

P: En la última parte del mensaje, Jesús nos invita a no traicionar. ¿Se refiere quizás a la traición de Judas en la última cena?

G: Jesús nos invita a no traicionar la unión, es lo que yo hago desde que nací. La desunión equivale a la traición del mensaje de Cristo y también a nuestra derrota, porque divididos no se va a ninguna parte. Nosotros debemos estar unidos, siempre, vencer todas nuestras diferencias, limitaciones, defectos, arrogancias, envidias, celos, porque nuestro ideal es esto. En nombre de este ideal hay que superar todo y estar juntos, trabajar en común, unidos por el mensaje de Cristo, por el valor de la Justicia y de la Libertad. Estamos tan mal en el mundo porque hay división que crea injusticia, el más fuerte prevalece sobre el más débil, generando odio, violencia, guerra, etc.

P: ¿El periodo de entrenamiento está terminando?

G: Si, está por terminar, pronto habrá grandes acontecimientos que la gente nos llamará. Muchos de vosotros no estarán listos y escaparán dicendo: “Esto es más grande que yo, no soy capaz, no puedo con cientos de personas”. Esto para mi es traición. A veces me he equivocado en lo que se refiere a los tiempos, pero nunca en los hechos y os digo que sucederá, llegarán momentos en los que nos buscarán y tendremos que explicar lo que pasa.

P: El discurso que nos has hecho está dirigido a todos nosotros que seguimos la Obra, cada uno a su manera. ¿Cuáles son las distracciones o tentaciones, que nos impiden de sentir dentro esta disponibilidad o de escuchar la voz de Dios que nos dice lo que tenemos que hacer?

G: Jesús dice: “Atentos al flautista mágico”. ¿A qué se refiere?

Pier: Si queremos salir del pensamiento común de las clásicas distracciones mundanas, como pueden ser las mujeres, el futbol, el dinero, el éxito, la vanidad, yo creo que el trabajo mismo pueda ser una distracción, en la medida que nos autoengañamoas que esa es la razón por la que no lo hacemos. Yo lo interpreto como una falta de fe y puede ser una distracción. No conozco la vida de todos y no puedo decirlo, pero las distracciones son estas; o aceptar que sea el diablo el que dicta las prioridades y no Cristo, porque el diablo una prioridad te la encuentra siempre. Si no tienes fe, dejarás espacio a estas prioridades y no podrás hacer la Obra. No debe necesariamente ser una distracción de perdición o un vicio, pero te impide que sigas adelante en la Obra, que sirvas. También los sentimientos o la familia te pueden distraer de hacer tu trabajo, de aquello para lo que Cristo te ha llamado.

Mara: El mensaje de hoy es una llamada más, un espejo de frente a nuestra conciencia, dirigido a cada uno de nosotros: a partir de quien piensa que está haciendo todo, a quien en cambio se pregunta lo que podría hacer o a quien se pregunta qué más podría hacer de lo que está haciendo; a quien quizás piensa vivir esta vida así, dejando que se te resbale entre las manos sin ser protagonista. Aunque seamos hermanos y formemos parte de las Arcas, de hecho dentro de nosotros, estamos recorriendo fases diferentes. Este mensaje ha sido una bofetada furtiva, donde Jesús nos dice que a pesar de todo nosotros no queremos abrir los ojos. Ha sido una bofetada también lo que nos has dicho hoy en casa mientras sangrabas. Nosotros hablamos de nuestra realización sin tener la conciencia de que en este mismo momento hay niños que mueren de hambre, que en la Franja de Gaza se mata a la gente. Vivimos esta división y tenemos que sanarla, mirarnos al espejo a través de ti Giorgio, y es a esto que Cristo nos llama. Mirémonos: miremos lo que podemos hacer y hagámoslo juntos, porque juntos podemos realizar un montón de cosas.

G: Para los que hoy no han estado presentes, quiero explicar lo que he dicho. Durante la sangración he recibido de Jesús la inspiración de invitar a todos los hermanos, que en ese momento estaban en el arca de Sant’Elpidio, porque yo no estaba en condiciones de ir donde ellos. Una invitación sobre todo para aquellas personas que no habían asistido nunca a este fenómeno y yo estaba feliz de ver que vinieron todos. Nadie se quedó en el Arca. Cuando llegaron, me dirigí  a Maria José, porque el día anterior había sido protagonista de un hecho y le he dicho: “Antes de ayer te llamé para decirte que había dejado a mi madre en Floridia, y que llorando me decía: - Hijo, nunca te has quedado conmigo en Navidad, en estos últimos veinticinco años. Quédate aquí, al menos una vez...” Y yo le he contestado: “Mamá, tengo que irme, están los hermanos que me esperan”. Poco después he sabido que, por razones absolutamente obvias, casi la mitad de los hermanos estaban con los padres, familiares o hijos. Yo me he sentido profundamente entristecido y cuando me siento así María se asusta, porque levanto la voz. No era un gesto de fanatismo por mi parte, no pretendo que todos tengan que estar a la fuerza conmigo; era un gesto de deseo de justicia hacia mi madre que desde hace veinticinco años no me ve nunca. Y así le dije a Maria que esta vez yo me habría quedado con ella. María ha intentado disuadirme y al final lo ha logrado.

Hoy, el Señor me ha llamado para la sangración y me ha dicho: “Giorgio, Hijo, recuerdas lo que has dicho a Maria? Después de que una vez más he impreso los Signos de la sangración y del sufrimiento en tu cuerpo, llama a todos tus hermanos, sobre todo a los que nunca te han visto y diles que vengan aquí donde ti. Así la próxima vez aprendes”.

Yo entonces he contestado: “No Señor, no quiero, me averguenzo de mostrarme medio desnudo...” Obviamente ni siquiera me ha contestado, porque en Su mente y en Su espíritu, soy consciente de esto, sabía que yo lo habría hecho. El Señor no necesita repetirme las cosas, como a veces tengo que hacer yo con mis hermanos y mis hermanas: es suficiente que Él me mire y sabe que yo lo haré, aunque en ese momento yo diga lo contrario. Ésta es la enseñanza para mí: cuando él nos dice que estemos atentos y que no nos dejemos distraer, yo soy el primero de la lista. Me he distraído y ahora que cada uno de vosotros haga suya esta enseñanza. Jesús lo dice: “¿Quién es Mi madre y quiénes son Mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.  Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre” (Mt. 12, 46). Yo tengo que estar siempre a disposición si pretendo ser personificado por Jesús. La personificación es una gracia infinita, te hace sentir como Él, ser Él, pero tienes que dejar todo, incluso la persona o el ser que yo amo infinitamente en la tierra. Es decir que en vuestra pequeñez, cada uno tiene su propia misión, sabed que no os podéis distraer: Cristo está antes que nada. Como decía Pier, desde el momento en el que estoy haciendo la misión de Cristo, el flautista mágico representa cualquier cosa que pueda distraerme o llevarme hacia algo que me desvía de cumplir esto. Por cuanto pueda ser noble, elevadísimo el ideal o el valor que me está haciendo distraer. Dado que cada uno de vosotros aquí dentro, desde Franchino a Giorgio, desde María José a Pier sabe lo que tiene que hacer, cualquier cosa que os distraiga de ello, sabéis que es el flautista mágico que os está encantando. Además estad atentos, cuanto más pasa el tiempo, más el Señor alza la apuesta. Para ser disponibles, perfectos en cumplir Su voluntad como siervos fieles, más os pedirá Él. Vosotros diréis: “Este Dios es un poco tirano...”. Si, Dios es tirano con Sus hijos.

Os cuento un episodio que vivió Teresa de Ávila. Un día la Santa de los pobres iba en burro y se arrastraba detrás un carrito en malas condiciones, lleno de alimentos y ropa para dividirla entre los pobres. Teresa no había terminado de expresarle al Señor su fuerte fe de llegar a la meta, que la rueda del carro se rompió. Empezó entonces a quejarse diciendo: “¡Ayúdame Señor, ayúdame! ¡Ayúdame!”. Buscó ayuda, pero nadie fue a su encuentro y en un momento de desahogo exclamó: “Señor, ahora comprendo porque son tan pocos los que te sirven! ¡Me lo demostraste hoy! ¡Si te comportas así es porque no quieres siervos! ¡Eres Tú el que los aleja!”. El Señor es un gran tirano y pretende lo máximo de nosotros, nos pide todo. Después nos da el Reino de los Cielos y nos hace convertirnos en Seres de Luz, que no es poco. Ninguno de nosotros entrará en Su Reino si no daréis todo, incluso la vida; después si Jesús os la ahorrará, tendréis que sentiros graciados y beatos, pero tenéis que predisponeros incluso a sacrificarla. Esto te arrastrará a ti y a tus seres queridos hacia el Reino del Padre.

Esto es lo que me ha sucedido hoy: yo he pedido perdón a mis hermanos, he estado tentado de quedarme con mi madre porque no todos vosotros habríais estado aquí; después la Virgen me ha calmado. Ha sido como si una especie de mariposa se hubiese posado en el plexo solar y hubiese calmado mi ira funesta. Legítimamente yo tenía razón, pero yo soy un mensajero de Dios; mis razones las dejo de lado y hago Su voluntad. Sonia Alea ahora me sugiere que durante la sangración he dicho también: “No me tendréis siempre con vosotros. Un día no estaré, el Señor me llevará”.

P: Una distracción pudiera ser creer que se hace la Obra por Cristo y después en cambio hacerlo por nuestro ego.

G: Si, claro. Para las personas que siguen nuestra Obra ésta es la mayor tentación de todas las tentaciones y la podéis eliminar muy simplemente: OBEDECIÉNDOME. A veces crea problemas, pero es el modo más sencillo de alejar enseguida a Satanás, porque lo que estáis haciendo es por mí, o sea por Jesús, no satisfaced vuestro ego. También yo hago lo que dice Él y hoy os lo he demostrado. Yo quería hacer una cosa, Jesús en cambio quería que yo hiciera otra cosa; yo he obedecido y Satanás se ha ido inmediatamente. El Señor me ha dicho: “Deja a tu madre y vete rápido a Sant’Elpidio... Levántate y llama a todos tus hermanos” y yo lo he hecho, no ha habido ninguna distracción. Si en cambio hubiese hecho lo que quería, en el nombre de la Justicia, de la Verdad, hubiera puesto en práctica mi Obra, empujado por mi ego; a prescindir de si hubiese sido justo o equivocado, porque es nuestra métrica, no la de los Hermanos Celestes. Por ello a veces debemos hacer lo que no queremos hacer, decir lo que quisiéramos callar e ir donde no quisiéramos ir. Tenemos que obedecer a Aquél que tiene el mapa y ve todo: nosotros somos los soldaditos que ven el horizonte, no el panorama desde lo alto. Si después pensáis que detrás de mi no hay nadie, alejaros de esta Obra porque seréis vosotros nuestra tentación; es un acto de fe, hay que creer en ello... El flautista mágico, es decir la tentación, es aquél que en la Obra os dice: “Pero déjale...”. En cambio en lo que se refiere a decisiones de vuestra vida privada, donde en el pasado yo daba consejos y algunas veces luchaba por una situación, Cristo  me ha ordenado que no me ocupe más. Si hubiese insistencia por vuestra parte, me limitaré a daros un consejo, pero os recordaré que no puedo desobedecer y hacer nada más por vosotros. En lo que se refiere a nuestra Obra, si yo he recibido la directiva, hacedlo. Como es obvio podemos hablar, yo no procedo sin vuestras opiniones, pero la última palabra es siempre la mia. Está claro que si estáis en sintonía conmigo, no hace falta que yo os diga nada; los que de vosotros ya lo están me leen en el pensamiento y yo estoy contento, es más, a menudo se ha vuelto más capaz que yo.

P: ¿Me equivoco si digo que la cruz ya la usaban en los siglos antes de Cristo? ¿Cómo es que Él la ha elegido entre muchos otros como Su símbolo? ¿Qué es lo que cambia en quien la vive?

G: La cruz es el símbolo de la materia. Cristo la elige para demostrar que es el Hijo de Dios: cuando resucita vence la materia, o sea todo el mundo. El Señor enseña que sacrificando la propia vida, eligiendo la cruz por amor de los hermanos, se anula el karma y se pasa instantáneamente a las dimensiones superiores, de la tercera a la cuarta sin necesidad de reencarnarse. La cruz es el símbolo peor de la materia, el más grave que se pueda dar al peor de los criminales. Cristo la elige demostrando que con el sacrificio, para salvar la vida de los hermanos, se convierte en avatar, aunque estés en tu primera reencarnación. Cristo ha venido a la Tierra para perdonar todos los pecados y decirnos: “Yo os ofrezco la  clave para superar el karma: el amor y el sacrificio”. Todo el karma consiguiente a las elecciones nefasta se cancela con la Cruz, con el sacrifico, pero tienes que ponerlo en práctica. El precio es altísimo: sufres, sufres y nada más, no se te da ninguna recompensa en la materia. ¡Mirad a Bernardette! Se le apareció la Virgen, sin embargo se enfermó de colera, padecía de asma crónica, tuberculosis, tumor óseo en la rodilla, murió por una serie impresionante de patologías, mientras algunas gangrenas le provocaban dolores lacerantes. ¿Cuántas almas ha salvado? Bernardette ahora está en la quinta dimensión y han encontrado su cuerpo intacto. También los pastorcillos de Fátima han hecho el camino de la Cruz, que es la Redención para ti misma y para todas las almas que te rodean. Yo soy un guerrero y salvo las almas a golpe de espada. Y sirvo a Cristo, el Jefe de todos los guerreros.

P: ¿Cómo podemos mejorar nuestros canales espirituales?

G: Nosotros tenemos varios puntos con los cuales podemos enlazarnos, pero el canal es uno: la acción positivia, el altruismo, el amor hacia el prójimo, no tener envidia: cualquier cosa que me pueda suceder, incluso si cayera víctima de un complot judicial o ser encarcelado con pruebas infamantes, yo no me defenderé, ni contestaré a las preguntas del fiscal acusador. Vosotros seréis tentados de hacer de todo para buscarme un abogado defensor, yo no podré rechazarlo, pero no contestaré al interrogatorio porque soy puro, inocente. “Preguntad lo que he hecho a todos aquellos que me han escuchado. Me valgo de la facultad de no responder. ¿Por qué me lo preguntáis a mí? Preguntad a toda la gente que he encontrado en el mundo lo que he hecho”.

Y no añadiré nada más. Si en cambio tuviera que defender hasta el último de mis hermanos, haría yo de abogado, me dejaría matar, como estoy haciendo, yo no necesita ningua defensa. Diré la verdad. A la pregunta: “¿Cómo se proclama? ¿Inocente? Yo contestaré: “Tú lo dices”. Pero siento que es el tiempo de otro tipo de sacrificio, por desgracia más cruento, porque ir a la cárcel, para mi, sería como ir a un hotel cinco estrellas. Hace miles de años que voy a las cárceles de todo el mundo, me llevaría algunos cientos de libros y me pondría a leer. Envidio a Marcello Dell’Utri porque tiene la posibilidad de leer tanto mientras está en la cárcel, yo lamentablemente no tengo tiempo. ¡Lo envidio con locura!

Os abrazo y os deseo una muy Feliz Navidad. Un beso grande en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El tiempo ha llegado. Donde quiera que sea se respira una o fetidez insoportable: ya no es posible quedarse en vilo, hacer lo mejor de lo poco que podemos y retener el respiro. Ya no hay tiempo para paliativos ni remedios momentáneos, ni de confiar el futuro a la buena suerte o a quien se prodiga en adulaciones. Ya no es posible escondernos detrás de una máscara moralista, burgués y conformista, conservando los privilegios, dando prioridades al propio bien, a la familia y a los propios amigos; luchar a favor de la vida y por la justicia tiene que volverse tu razón de vida, no rebajarlo a confites de recreo. Inútil que finjamos que no pasa nada, la vida misma nos obligará a un cambio radical. Ha llegado el momento de demostrar si todo aquello en lo que creemos lo deseamos de verdad, lo queremos cueste lo que cueste, no importa si el coraje tenemos que buscarlo o construirlo. ¿Ya es así? No de cierto. Debemos imitar la voluntad, el empeño y la tenacidad de quien ha dejado un ejemplo indeleble, sacrificando todo por defender los más altos valores éticos. Después de muchos años de buenismo,  conformismos e infidelidades ha llegado el momento de decidir definitivamente de que parte estar. No podemos seguir escondiéndonos detrás de un dedo, de evadirnos y  que las amonestaciones del cielo tengan que ver solo con los demás. Todos somos responsables, nadie excluído. El mundo es lo que es porque también nosotros lo hemos permitido: una marea que cuando se retira deja bien en vista problemas no resueltos dentro de nuestras Conciencias que antes, en épocas doradas, nos hemos permitido dejar pasar, pero debajo de los cuales están anidados entre comodidades y privilegios a los que antes o después tendremos que renunciar si queremos hacer la guerra, si no queremos ceder el paso al compromiso, a la diplomacia y a la incoherencia. La misericordia infinita del Señor, el Eterno de los Ejércitos, nos ha concedido una última posibilidad, de rescatarnos y de dar un vuelco a nuestro destino. Nuestro rey, el Mesías Jesús-Cristo, está por volver: a Él le corresponde juzgar las elecciones que la historia en acto nos impone, en lo alto como en lo bajo, en lo pequeño como en lo grande.

Sandra De Marco

16 de marzo 2015

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139