Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

venezusaMovilización del lunes 16-3-2015 en apoyo al gobierno y al pueblo bolivariano de Venezuela, y en contra de la intervención y la injerencia imperialista.

El pasado lunes 16 de marzo acudimos alrededor de las 18:30 horas a una concentración organizada por la Unidad Popular (un pequeño partido político de izquierda de reciente creación) y otras organizaciones sociales tales como los Exiliados políticos y económicos en Venezuela durante la dictadura cívico militar uruguaya, CONOSUR, el ENTEJ (Encuentro Nacional de Trabajadores, Estudiantes y Jubilados), etcétera, en solidaridad con el gobierno y el pueblo bolivariano de Venezuela, “contra la intervención y la injerencia imperialista en la República Bolivariana de dicho país”.

Han provocado indignación  las  recientes sanciones de los EEUU contra Venezuela, impulsadas por su presidente Obama, que incluyen la remoción de visas y el bloqueo económico a algunos funcionarios y ex funcionarios del gobierno bolivariano. Todo esto a través de una orden ejecutiva en la que se declara a Venezuela como una amenaza para la seguridad de los EEUU, dada la “Crisis política y de derechos humanos que azota esa nación.” Se exige además liberar a los presos políticos incluido el líder político Leopoldo López, vinculado directamente con los intentos de golpes de Estado anteriores; la cancelación de visados, con la prohibición de viajar a los EEUU a siete funcionarios, altos cargos del gobierno, y militares, que implican la congelación de cualquier bien que tengan en el territorio, y que no puedan efectuar ninguna transacción económica, aunque es altamente improbable que los tengan. Entre estos funcionarios se encuentra la fiscal Nazarith Harrington Padrón, responsable de la acusación contra el alcalde de Caracas Antonio Ledezma.  La decisión de Obama emana del Acta para la Defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil de Venezuela, una ley aprobada por el Congreso de los EEUU, a fines del año pasado.

 La concentración se realizó en la Plaza Libertad de la ciudad de Montevideo, para rechazar de plano la injerencia imperialista en Venezuela y en cualquier país del cono sur y el Caribe, y en defensa del gobierno y del pueblo de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Por la asociación Un Punto en el Infinito, participamos Adriana Navarro, Nilda González, Patricia Echarte, Daniel Amaral, Ricardo Almeida, Domingo Silva y Loreley Latierro.

Como es sabido desde que el pueblo venezolano eligiera democráticamente, primero al Presidente Hugo Chávez Frías, después de su muerte al Presidente Nicolás Maduro, han sido obstaculizados por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica. La actitud antiimperialista  y solidaria con la aplicación de los principios bolivarianos, han hecho que Venezuela sea el impulsor y creador principal de la Unidad Latinoamericana y del Caribe, creando distintos organismos como la UNASUR, el ALBA, etc.

Una de las primeras medidas del Gobierno Bolivariano, fue la nacionalización de PDVSA (petróleo), con lo cual se han financiado varias misiones sociales masivas para garantizar los derechos fundamentales de la población más excluida, “Misión Ribas” y “Misión Sucre”, relacionadas con la Educación Bachiller y Universitaria; “Misión Robinson” para que todos sepan leer y escribir; “Misión Barrio Adentro” para garantizar el acceso y servicio de salud integral, de calidad gratuita, por nombrar algunas. En Venezuela “hay barrios organizados, organización popular, hay gente organizada, campesinos organizados, y se construye una sociedad de fuerte tendencia antiimperialista.”

Por esta razón entre otras, es que la oposición aliada desde siempre al Imperio asesino, y obediente a sus mandatos, han puesto en marcha distintas estrategias para derrocar al legítimo gobierno venezolano. Uno de los recursos a su alcance son los medios de comunicación, la gran mayoría en sus manos, y la embajada de los EEUU siempre dispuesta a impulsar todo aquello, que tenga por finalidad desestabilizar al gobierno. El gobierno Bolivariano ha venido denunciando la injerencia de los EEUU en los asuntos internos de su país, desde la propia embajada de EEUU (que tienen un número de 117 empleados).

A raíz del desabastecimiento de productos de primera necesidad, por el acaparamiento en algunos casos de los empresarios para crear descontento en la población y provocar movilizaciones (“las garimbas”) donde se infiltran mercenarios, inclusive de otros países como Colombia, se ha creado un caos, destrucción y asesinatos. Ante esta situación, si la policía trata de frenar estos desórdenes, se le acusa de represión arbitraria.

Por todo esto el Presidente Maduro decide tomar medidas, como respuesta a la denunciada injerencia de EEUU, primero poner presos a los empresarios que acaparaban productos de primera necesidad, y a algunos responsables directos de los disturbios. Se han tomado medidas diplomáticas y la detención de estadounidenses por espionaje y acciones encubiertas. Por ejemplo, se tomó medidas: con la embajada de los EEUU bajando el permiso solo a 17 empleados, citando como base legal la Convención de Viena que entró en vigor el 24 de abril de 1964, que establece que el Estado receptor, en este caso Venezuela, podrá exigir que el número de funcionarios esté dentro del límite razonable y normal; así como se les negó la Visa para entrar al país a los responsables de la violación de derechos humanos, que han fomentado el terrorismo en el mundo, Georges W.Bush por ejemplo, Dick Chenez, ex vicepresidente, y los políticos Bob Menéndez, María Díaz Balert, y a todas “las   personas que han bombardeado Irak, Siria, Vietnam”- indicó Maduro.

Con esta situación el Presidente de los EEUU, declaró a Venezuela como un Estado peligroso para su país, y pide la libertad de los detenidos de la derecha opositora, los mercenarios, etcétera.

Pensamos que esto es una situación muy grave y peligrosa para toda Latinoamérica. Lo mismo ha pasado en Irak previo a su invasión. Y sabemos que el petróleo de Venezuela está en la mira. Es que, ya es más que sabido –ante el ENORME SILENCIO, no de los pueblos, sino de la mayoría de los Gobiernos del Mundo-  que el imperialismo yanqui depredador, saqueador y asesino, cada vez que pone su mirada sobre un país, amenaza, y se erige defensor de los derechos humanos, y termina convirtiéndolo en escombros, en escenario de guerra, en muerte segura. Como en este caso el Presidente Obama, emite un decreto diciendo que Venezuela es un peligro para la seguridad nacional de los EEUU, tal como dijera Gustavo López –representante de la Unidad Popular y uno de los oradores en el acto del lunes 16 de marzo-: “El decreto de Obama constituye una amenaza de guerra contra Venezuela… Cada vez que EEUU emite una decisión de ese tipo deja en ruinas a un país, como sucedió con Irak; cuando dijo que Siria era una amenaza sembró ese país de terror, de muerte, de desolación y de destrucción. Hoy Venezuela representa el vértice más alto de la dignidad latinoamericana y el compromiso de solidaridad con ese pueblo es para nosotros un problema de identidad. Hoy Venezuela es América Latina toda.... Este país significa a todas luces la punta más avanzada de un proceso de acción y desarrollo antiimperialista en el continente... No permitir la agresión a Venezuela es no permitir que el Imperialismo siga considerando a este continente como su patio trasero. En la defensa del gobierno de Maduro y del proceso de la revolución bolivariana está la defensa de lo mejor de la historia de este continente y la lucha de este pueblo… ¿Alguna vez le ha faltado pretexto a los colonialistas y a los imperialistas para invadir un país? Si ustedes quieren saber cuál es la ruta de la guerra, es decir dónde se van a suceder las próximas guerras entonces hay que conocer la ruta del petróleo, luego la ruta del gas y después la ruta del agua... Cada vez que EEUU elige a una país para agredir lo que nosotros tenemos que empezar a buscar en el mapa es cuánto petróleo tiene ese país... Y tras Venezuela, el Imperio vendrá tras los demás países de América Latina que enfrenten su poder”.

En fin, lo de siempre, lo que todos sabemos, esto no es nada nuevo. Sucede cada vez que los pueblos apoyados por un gobierno  buscan de alguna manera su independencia e intentan un camino fuera de los políticas financieras de Washington, neutralizando las políticas oligárquicas y de mayor dependencia externa. No se ve con agrado un pueblo que intenta desarrollarse dentro de sus propias posibilidades, apelando a un  mejoramiento de su pueblo, ya sea de la clase trabajadora, de la campesina, de los aborígenes, como el caso de Venezuela, y de todo esto tenemos conocimiento, porque en todos estos años, hemos tratado de informarnos, de hablar con representantes venezolanos, y con uruguayos, que han viajado y visto de cerca todo este proceso bolivariano, además de haber leído la Constitución Bolivariana. Las clases altas ven peligrar sus intereses, porque nunca creen ganar bastante, sino que siempre quieren ganarlo todo, y siempre van a tratar de desestabilizar cualquier –aunque sea incipiente- proceso político, económico, cultural de cambio social, donde intervengan en forma decisiva las clases populares. Y el imperio y sus vasallos responden a esto con fuerza militar, bloqueos, sanciones, sabotajes, intentando crear desórdenes sociales, una contrarrevolución, guerras civiles, buscando los grandes propietarios restablecer sus intereses oligárquicos.

Que Venezuela hoy sea una amenaza para EEUU, forma parte –a nuestro entender- de los pasos de “un manual”, de una estrategia  que ya hemos visto antes con otros países: Irak, Afganistán, la intervención militar en Siria, Panamá, República Dominicana, los bombardeos a la Ex Yugoslavia, y otros porque la lista es muy larga, y en la mitad del siglo pasado la invasión a Vietnam, Camboya, etc. Como dijera el representante de la Unidad Popular mencionado: “...Cuando EEUU dijo que “Irak es una amenaza”, lo dejó en ruinas, cuando dijo que “Siria es una amenaza” lo dejó en ruinas. Cada vez que EEUU se propone colocar a una país como amenaza a su seguridad lo que hay que esperar es una sucesión de episodios de guerra, de devastación, de saqueo... De alguna manera que Venezuela sea una amenaza, más allá de lo grotesco, implica el papel de gendarme ideológico que se arroja sobre sí mismo el criminal gobierno de los EEUU... Es el gobierno del fascismo mundial.” (Diario “La Juventud” del 13 de marzo de 2015)

Hoy por hoy, en toda América Latina y otros continentes, se suceden los actos y movilizaciones de masas en apoyo al gobierno de Venezuela, solidaridad con su pueblo, y el rechazo a la injerencia imperialista. En nuestro continente, algunas de estas movilizaciones fueron convocadas por los propios gobiernos de la región que entienden lo que está en juego si los EEUU eventualmente pretenden atacar a Venezuela.

El que parece no comprender es el gobierno uruguayo, siempre tan OBSECUENTE, tan SERVIL al Imperio yanqui, y hacemos nuestro lo que sostuviera el dirigente Gustavo López: “…porque acá no hay un gobierno digno y mucho menos con concepción de Patria Grande, (como lo sostuviera nuestro prócer  José Gervasio Artigas) de sentimiento latinoamericano.” Uruguay lamentablemente no está jugando un papel claro, franco en su política de solidaridad con los pueblos latinoamericanos no alineados con la política que imponen los EEUU, todo lo contrario, pues tanto los gobiernos anteriores (Colorados, Blancos, que no es de extrañar) como los actuales del Frente Amplio han tenido una actitud “amigable” con Washington, y el Estado de Israel, y un papel ambiguo con la integración latinoamericana.

Y decimos con toda seguridad que Uruguay es el enclave imperialista en el cono sur, uno de los puntos estratégico del imperio. Es que históricamente los gobiernos uruguayos tuvieron ese triste papel con los imperios de turno, así nació como nación, como país, lo formaron para eso.

Claro, primero hubo que derrotar a José Artigas, en el siglo XIX y todo su proceso revolucionario de integración, de colectivismo de regiones y pueblos, una “Patria Grande”, que fuera impulsora de la “pública felicidad”, contra los “malos europeos, y peores americanos”,  y luego exterminar toda memoria que tuviera que ver con la resistencia de los pueblos originarios, “subversiva” en la manera de actuar,  de relacionarse con el medio ambiente, y de intercambio con los demás pueblos de praderas, andinos, de montañas,  eliminar la nación charrúa; y luego sí, dar paso y formar el Estado burgués, “tapón”.

Y cuando la resistencia  en el cono sur, tomó otro ropaje en la década del setenta, ya en pleno sigo XX, fue necesario otro exterminio: el asesinato y desaparición de miles y miles de  estudiantes, luchadores sociales laicos y religiosos, sindicalistas, docentes, etcétera., con el ya conocido “plan Cóndor”, impulsor de las nefastas dictaduras que asolaron esta región.

Duele que un gobierno uruguayo, que se autodenomina “progresista” se comporte de esta manera con el gobierno de Venezuela que tantas veces ha ayudado a nuestro país. Hasta tuvimos el estupor de escuchar y observar las vacilaciones, las idas y venidas, “que dije” pero después “no quise decir lo que dije”, pero en realidad lo dijo, es decir, la conducta vergonzosa de “nuestro” Vicepresidente de la República”, en su primer mes de nuevo gobierno nacional, cuando declaró respecto de Venezuela: “No tengo elementos para hablar de injerencia de los EEUU”. Increíble, pero es que el propio Obama, lo está diciendo, amenazando a Venezuela.

Claro, que luego de sus dudas, el Vicepresidente de la República ha pasado al silencio más absoluto, aunque hipócritamente luego trató de participar en una movilización posterior.

Los que no tenemos ninguna duda somos nosotros, que concurrimos al acto con una adhesión que fue leída totalmente, y que decía:

“ASOCIACIÓN UN PUNTO EN EL INFINITO: RECHAZAMOS ENFÁTICAMENTE EL ATAQUE DEL GOBIERNO NORTEAMERICANO A LA HERMANA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, Y A SU DIGNO PUEBLO. COMO ARTIGUISTAS NO PODEMOS PERMITIR QUE SIGAN INTERVINIENDO Y CREANDO GOLPES DE ESTADO A SU ANTOJO. BREGAMOS POR LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS, POR LA LEY Y LA JUSTICIA. ¡BASTA DE ATROPELLOS! ¡NO PASARÁN! VENEZUELA SOMOS TODOS.”

Montevideo, lunes 13 de abril del 2015.
Loreley Latierro.
Domingo Silva.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139