Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
viajemisticoPor Silvana Lazarin
La inmensidad de la Patagonia deja al que la contempla con la total certeza de que Dios existe. Puedo sentir la magnificencia de la Su creación, la perfección de su amor donada amorosamente a todos nosotros.No puedo apartar la vista del camino, del cielo, del horizonte que promete ser cada vez mas sorprendente e inigualable. Muchas personas salen a buscar afuera de este maravilloso país místicas experiencias, planeando largos viajes en busca de perlas o señales que les muestren su camino, o para comprender para que están en esta vida, que misión deben cumplir. Preguntas existenciales que muchas veces me he hecho y que luego de este viaje "místico" he podido responderme gracias a mi Guía Espiritual que desde hace años me enseña con su amor y paciencia infinita, también a mi Padre espiritual y al conjunto de hermanos que he visitado y con los que he compartido momentos de altísima espiritualidad.

Resuenan en mi las palabras de Juan Alberto, ya que fueron una especie de llave, "...Silvana, si podes hacer esa pregunta es porque ya tenes la respuesta.

"Yo quería mas, sin embargo el buen maestro, hace silencio y obliga a pensar, Juan al igual que Giorgio me regalan una hermosa fruta pero soy yo, quien tiene que pelarla para poder saborearla.

Me atrevo a decir que hicimos un buen equipo de viaje, ya que Juan y Alejandra compartían conmigo largos silencios, de esos, que solo las almas en contemplación y en total comunión con la naturaleza han experimentado. Silencios reflexivos y que inequívocamente nos llevaban siempre al Padre. Silencios que no incomodan porque son la expresión de un espíritu que se siente simiente, latiendo con lo magnífico que tiene ante su vista. Silencios que aunaban nuestros espíritus sin la necesidad de expresar en palabras la conexión que vivíamos.

Lo que he relatado corresponde al tramo de La Pampa Comodoro Rivadavia segundo tramo de nuestro viaje, pero no quiero seguir extendiéndome sin hablar de nuestra llegada al hotel de Jorge y Pili en Santa Rosa, capital de provincia de La Pampa. Es hermoso sentirse amado, esperado y agasajado hasta por quien nunca nos había visto antes, si, dije bien, amado. Muchos pueden pensar que eso es imposible pero he experimentado que el reconocimiento espiritual existe, y en un abrazo  puede sentirse el latido conocido, la mirada benévola y abierta en donde no hay alertas, solo la luz que destellan los ojos del hermano cuando es movido por la alegría del encuentro.

Jorge y Pili junto a sus maravillosos hijos, y a Estela nos reciben y con ellos compartimos una cena exquisita sin melancolías, ya que volveríamos a encontrarnos a la vuelta de Piedra Buena para la Charla de Juan Alberto.

Volviendo a mi relato anterior, quería compartir lo que para mi, fueron "las señales" de que mi elección de pasar mis tan ansiadas vacaciones junto a mis hermanos, había sido la correcta.

Cabe destacar y agradecer en este momento, la generosidad de Juan y Alejandra que me abrieron las puertas para hacer este maravilloso viaje ya que sin su invitación no hubiera sabido que hacer, a donde dirigirme, ya no contemplo divertirme con la gente "común", estar en compañía de estas personas me hace tan pequeñita, seria algo así, como ser un puntito que se siente tragado por todo aquello de lo que reniega y combate, sería como decir la expresión "sentirse sapo de otro pozo", hubieran sido vacaciones en completa soledad.

Desde Santa Rosa hasta Comodoro Rivadavia fuimos acompañados todo el tiempo por Giorgio, y si bien esto no es literal en cierta forma si lo es, ya que Alejandra había llevado un pen drive con reportajes, skipes, conferencias de nuestro amado Cáliz. La voz de Giorgio se mezclaba con el paisaje y sus palabras parecían resonar en el cielo gris que nos acompañaba, al mirar al frente veo que comienza a querer insinuarse un arco iris, les comento a Juan y a Ale....fue en ese momento que la voz de Giorgio decía: "...es una señal..." grabé sus palabras en mi corazón dejando que mi mundo interior contemplara todo lo que El Padre me estaba regalando, el obsequio mas precioso que podría recibir pensé en este momento, porque me sentía parte de toda esa inmensa creación; esto a la vez dio comienzo al sentimiento de mucha nostalgia, algo estaba surgiendo dentro de mi, que me llevaba a experimentar una pizca de tristeza, cierto desconcierto que me hería al contemplar a nuestra Madre Tierra. Un dolor comenzó a adueñarse y a usurparme la calma y quietud que tenía, fue como comenzar a lamentar, a conmoverme por el dolor de la tierra, por lo que ha tenido que soportar de los hombres y por el presagio, la profecía, esa revelación que nos había sido dada por los evangelios y reforzada por Giorgio.

Lamenté tanto el dolor que ella debe sentir, es tan penoso para mi lo que deberá ella aun pasar, un parto muy complicado y doloroso, no obstante, comprendo la necesidad de esa purificación que acabará con todo lo que estoy contemplando, ya  que luego, la regeneración tornará de nuevo a este Ser, un lugar habitable para los elegidos, esos que hayan comprendido los valores de la Justicia, del Amor y de la Paz.

La voz de Giorgio me saca de estos pensamientos y sentimientos al escuchar nuevamente: "es una señal", miro hacia el cielo por encima de mi cabeza y veo una nave que muy despacio vuela en la misma dirección que nosotros y que pude contemplar por un largo rato. Cada vez me sentía mas emocionada, consolada, alentada.

Antes de caer la tarde completamente embebida, abstraída con el paisaje que veía a mi derecha, quedo impactada al darme cuenta de que El Padre Sol Adonay, me está permitiendo contemplarlo, saludarlo. No me pregunté porque me concedía esa gracia, solo la disfruté y me quedé adorándolo, mientras lo hacía la voz de Giorgio me trae nuevamente a la realidad pero sin estar del todo completamente presente, espero poder hacerme entender ya que es difícil explicar lo que uno siente adentro. Escucho el final de una pregunta, que en ese momento le hacía Alicia al final del reportaje, solo recuerdo que Giorgio le contestaba que el Padre era un circulo perfecto y que era una consolación poder observarlo. Así lo venía sintiendo en mi interior, así lo expreso mi cuerpo que vibraba llena de energía.

Sabía que éste era una momento justo para hacerle pedidos al Padre ya que siempre hay que hacerlos de cara a Él. Agradecí, agradecí y agradecí.

Paramos a descansar en un hotel en Comodoro Rivadavia, estábamos cansados y muertos de hambre, por lo que dejamos todos nuestros equipajes en el hotel que nos recibió con Platón, y salimos en busca de un lugar donde cenar.

Luego de una cena digna de sibaritas cuando íbamos hacia el auto, vemos que sobre la playa que estaba a unos 50 metros de nosotros volaban en círculo no menos de unas treinta aves de gran tamaño, impecablemente blancas. Nos detuvimos en la esquina para observar ese maravilloso espectáculo, completamente inesperado cuando de pronto, con sorpresa miro como comienzan a venir hacia nosotros, pues comenzaron a volar casi por encima de nuestras cabezas, hicieron unas vueltas en círculo y retornaron a la playa. Fue muy bello porque la luna que estaba llena, al iluminarlas cuando ellas planeaban, parte de sus alas o del cuerpo parecían de color plateado. Un regalo maravilloso antes de ir a descansar para ya comenzar nuestro viaje a Piedra Buena.

Comenzamos el día bien temprano y salimos a la ruta nuevamente. Cuando uno creía haber visto todo, la Madre Tierra nos sigue ofreciendo sus bondades y comparte con nosotros el grandioso espectáculo de las ballenas que están camino a Puerto Madryn para aparearse.

Solo aquellos que han tenido la oportunidad de contemplar a estos impresionantes mamíferos pueden comprender que uno se encuentra frente a una función de gala patrocinada por Dios.

Llegando casi a Piedra Buena, José y Mariana tan ansiosos como nosotros nos iban mensajeando informándonos del estado de la ruta y previniéndonos sobre el hielo que se había formado en ella, y era verdad, el hielo estaba, pero a los costados ya que en el momento en que pasamos el sol lo había derretido y no fue obstáculo para nosotros.

Al llegar a Piedra Buena fuimos recibidos por José, Mariana y sus hijitos Brunito y Yaz, todos nosotros habíamos esperado mucho ese momento por lo que nuestra alegría se reflejaba en cada rostro.

Aquí, en esta Arca, casa y radio, comencé a percibir cuantas enseñanzas iba a recibir de parte de mis hermanos.

LO QUE NO SE TIENE SE LO CONSIGUE,  SE HACE Y SE CONCRETA AUNQUE ELLO SEA FABRICAR UNA RADIO EN CASA. LA VOLUNTAD Y ENTREGA NO CONSIDERA OBSTACULOS.

La audacia de los jóvenes es maravillosa! Estos chicos se atreven a alquilar hasta un cine para dar una charla ellos solos! Esta Arca tiene tres integrantes que son una topadora cuando se trata de hacer.

El día que daba la charla Juan Alberto solo asistieron dos personas. Pude notar la decepción de Mariana, Perla y José, no sabia que decir, también pensaba en Juan, y en los miles de kilómetros que había hecho tan gustosamente.

Juan, dejó el micrófono que le había entregado José luego de una breve introducción y acercando una silla, se sentó y nos pidió a todos que nos acercáramos transformando el vacío del salón, en una charla íntima.

En ese momento, recordé un concepto que nos dijera Giorgio oportunamente y que aplicaba a la situación: "...Cada cosa que nosotros movemos, y despertamos, hasta un alma, no es solamente una espina que sacamos de la corona de espinas de Cristo, es también un suspiro de misericordia que le sacamos al Padre Adonay para salvar a nuestros hermanos del mundo..."

Fue una gran lección, no es la primera vez que Juan demuestra su humildad sino que además me demostró, que lo que en apariencia parecía una desilusión en realidad no lo era, los 4 adolescentes que allí estaban (3 hijos de Perla y una sobrina de mariana) lo observaban con interés, pero lo que llamó mi atención fue la percepción que estos tenían de estar escuchando la verdad, sobre todo uno de ellos que lo observaba deslumbrado. Esta fue mi impresión al observar esa escena descubriendo quienes eran los verdaderos receptores de las palabras de Juan.

Mientras estábamos aun en Piedra Buena y a 700 km de Ushuaia pensamos en ir a visitar a Nico y Katy pero lamentablemente la profusa nevada nos lo impidió.

Luego de un día de descanso emprendimos el viaje a La Pampa pero esta vez nos acompañaban con su auto Mariana, José y sus pequeños, ya que venían a ayudar en lo mas especifico como audio, videos, etc. a Pili y Stella ya que Jorge había partido hacia Italia.

Encontrarnos nuevamente fue fantástico y en Santa Rosa vivimos también momentos inolvidables.

Aquí, tuvimos la inmensa alegría que al día siguiente al levantarnos a desayunar nos encontramos a Joel que apareció de sorpresa, también a Horacio, aunque su llegada era programada. Éramos siempre no menos de 10 personas conviviendo durante casi una semana en total armonía, estábamos unidos por el deseo de servir a la Obra que es la de Cristo,  esto anulo cualquier interferencia.

Pili de apariencia débil, demostró sin abandonar su dulzura la fortaleza y talento organizativo de la mano de Stella.

Es lo que llamaríamos una mujer orquesta, dando de si a todo lo que necesitara de su atención, y dedicándonos a todos sus cuidados a pesar de que sus 4 hijos iban cayendo de a uno con altísimas temperaturas y cuadros de gastroenteritis teniendo que salir de urgencia para hacerlos atender.

Todo esto sucedía tres días antes de la charla.

Nada la abatió, pudo con todo. El día de la charla presento a Juan Alberto impecablemente.

La charla fue estupenda, y la concurrencia no solo fue buena sino que además la gente presente demostró gran interés en los conceptos que desarrollaba Juan, quedando luego de la charla conversando con él.

Por la noche fuimos todos a cenar a la casa de Estela, llegar a su casa siempre fue un placer ya que es una anfitriona perfecta.

Ella es "servicio", para lo que necesite el hermano, brindándole su sonrisa a todos. Silenciosamente hace, confecciona (entre otras cosas) preciosas mantas para los carenciados que pasan frío.

Su hija Carla, no es parte de la Obra, sin embargo después de haber escuchado a Juan nos manifestó que esos mismos conceptos eran con los que había crecido escuchando a su padre, un autodidacta y visionario que comenzó a sacar sus propias conclusiones acerca del ser y de sus experiencias personales al cumplir aproximadamente 35 años, con  habilidad y soltura volcó en un libro dichas convicciones con la intención de reflexionar en voz alta sobre temas espirituales... es decir, que Carla sobrevuela a nuestra Obra desde pequeña y tal vez, algún día quiera participar de la Tribu de Juan, por el momento participa de la Obra de Cristo, demostrando que la "Obra" no se hace solo detrás de una computadora sino, que muy por el contrario se hace "caminando y con las manos puestas en el arado", como lo hace Carla, ella es Paya médico y con su alegría consuela los corazones de niños y adultos que pasan por difíciles momentos en un hospital, además también piensa ocuparse de los ancianos ya que siente que puede hacer mucho por ellos..." De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis." Mateo 25.40.

Agradezco, lo que para mi fue un enorme gesto de parte de ella, nos regaló a cada uno de nosotros un ejemplar del libro de su padre "ASÍ LO CREO YO"  de Leonardo Gatto Cáceres.

El día anterior a nuestra despedida, todos comenzamos a sentir la nostalgia de separarnos, sin embargo comprendimos que el lazo íntimo y cordial que habíamos establecido trascendía las enormes distancias que nos separaban.

Emprendimos el viaje a Las Parejas, que al llegar y luego de unas horas  me conducirían a mi destino final, Buenos Aires, capital federal.

Alejarme de mis hermanos, me produjo mucha melancolía, pero no solo por la despedida final con Juan Alberto y Alejandra, sino por llevarme la peor parte, en el sentido de que me sentía arrancada de la naturaleza, de la sustancia... mis obligaciones me atrapaban nuevamente, debía cambiar los atardeceres maravillosos de la Patagonia, el paisaje campestre de Las Parejas por el abrupto cambio que me conduciría a la áspera, tosca y grosera selva de cemento.

Debía dejar atrás los horizontes pintados y teñidos de sensaciones para despertar y ver por mi ventana una fría pared blanca... pero también tenía el consuelo inmenso de regresar  a mi Arca. Si, MI Arca porque es en donde me reparo, me alineo y me siento parte, en donde está mi sentido de pertenencia mas allá de las diversidades, en donde siempre pesa mas la abundancia y el abrazo.

En este viaje "místico" he aprendido sobre todo que son muchos los hermanos "casi" desconocidos trabajando en silencio, sin mostrarse, solo construyendo.

Advertí  que 4000 km se hacen con amor y en silencio, completamente disponibles, y si no fuera por esta crónica en la que tengo la necesidad de expresar el agradecimiento y reconocimiento que tengo por cada uno de los hermanos con quien compartí esos momentos, esto, en el silencio se hubiera diluido.

Comprendí también, que ese hipnótico poder que tiene el cielo para mi se debe a querer volver a mirar desde allí. Por la noches al contemplar las estrellas que titilan me pregunto cual será la mía, se que no soy de este mundo no solo porque he venido a Servir a Cristo a través de Giorgio sino, porque mi corazón late fuerte cuando alza la mirada hacia el cielo.

Este viaje me hizo ver que estamos rodeados de ángeles que nos van dando sutiles indicios para que recordemos... que hemos venido a enseñar, pero para ello, primero debemos aprender....

Comparto con todos ustedes este viejo cuento y su enseñanza.

Un abrazo en Cristo

Silvana Lazzarin

Arca El Dorado – Buenos Aires – Argentina

20 de Septiembre 2015

La Marca del Ángel

Dice un viejo cuento sufí que cuando un niño está en el seno de su madre tiene todo el conocimiento del mundo. Sabe cuántas estrellas hay en el firmamento, cuántas gotas hay en el mar y cuántos granos de arena en el desierto. Conoce los misterios del cielo y las estrellas, y conoce hasta la última letra de la Torah. No hay misterio sobre la faz de la tierra que desconozca, ni misterio en el cielo o en el mar que no pueda resolver.

Pero cuando está a punto de nacer, su ángel de la guarda baja del cielo y colocando un dedo sobre sus labios sella todo su conocimiento dentro de él, y le susurra una sola palabra...“APRENDE” (Cuento Sufí)

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139