Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
martincardosoPor Martín Cardoso

Dedicado a todas las mujeres de la Obra de Giorgio

Hay mujeres en esta Obra que indudablemente dejan su rastro en otras almas, mujeres que dejan una huella profunda a su paso, que envuelven todo con su perfume. Mujeres que con su sola presencia transmiten algo especial. Mujeres sufridas, alegres, madres o que algún día lo serán. Mujeres profundas, tiernas, fuertes, valientes, estoicas, simples y hermosas como una flor. Mujeres a las cuales la vida las golpea y probablemente continúe haciéndolo, por culpa de mi propia ignorancia, por no haber dado mi vida, por no entender la esencia de la vida.

Mujeres que sin embargo nos consuelan con su sola presencia, mujeres que nos hacen bien. Mujeres que a pesar de nosotros mismos, encienden nuestras vidas e ideales. Mujeres tan distintas en su expresión, en sus formas, pero todas que por igual nos obligan a mirarnos en el espejo de nuestras almas. Mujeres que guardan cierto misterio, encanto, pasión, dolor, profundidad, que fundamentalmente, nos despiertan al encontrarnos con su inalterable alegría de ser, sentir y servir.

Son rostros sufridos, tensos, duros, y también risueños, alegres, expresivos… todo junto y a la vez, como el Amor que vive en ellas. Hay mujeres en la Obra, que al igual que la Verónica, testimonian el paso glorioso de Cristo con el ejemplo de sus vidas. Puede ser que ellas en su sabia humildad no crean posibles que estas palabras las describan, yo en cambio lo siento así y doy testimonio que es así.

Hay mujeres que con su sola presencia convierten a hombres necios en soldados, porque ellas nos llevan a superar todos nuestros miedos y limitaciones. Giorgio nos enseña con su ejemplo vivo: quiero vivir un día valientemente y no mil como cobarde. Claro, no tiene sentido nuestra cobardía. En cambio, estas Mujeres no sienten temor a este mundo y en ellas todo tiene sentido. Yo humildemente las llamo las Esposas de Cristo.

Hay mujeres en esta Obra que no se pueden describir con palabras…, sólo sé que se puede sentir el Honor de conocerlas, y honrarlas algún día.

No hay Rosas más bellas. Son del Cristo, por El Cristo, con El Cristo y en El Cristo.


Martín Cardoso
3 de octubre de 2015
Arca Lily Mariposa
Rosario, Santa Fe, Argentina

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139