Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

jesus100x10005 DE SEPTIEMBRE DE 2015 – REUNIÓN CON GIORGIO BONGIOVANNI

Ya ha pasado un año de aquel largo viaje que había visto regresar al pastorcillo a Fátima, para sacar a la luz los fragmentos de una profecía custodiada celosamente a lo largo de un siglo. Un año de aquel viaje de dos mil millas a través de los Alpes y de los Apeninos, con la Cruz de sangre presente en su frente, anunciadora de un tremendo castigo. La simbología sagrada de los maravillosos pictogramas continuó avalando los mensajes del Cielo, la realidad extraterrestre se manifestó ante los ojos de todas las naciones; la Virgen lloró en los corazones de los más humildes, la Sangre derramada por nuestra Redención siguió y seguirá trazando el camino a los llamados y a los elegidos. El Cielo ha manifestado señales de castigo para los asesinos de la vida y de amonestación para los duros de corazón, de consuelo para acompañar y preparar a los espíritus que han decidido amar, por encima de todo y de todos. ¡El Cielo insiste, pero el tiempo ha llegado! El ejército de Su resistencia diseminado por el mundo ha sido reunido, la salida al campo de batalla se avecina.

Nosotros tenemos que vivir estos días de unión, conservarlos y atesorarlos, como piedras preciosas de un valor incalculable; disfrutar de cada trago, saborear el néctar, porque cuando anochezca, serán nuestra certeza, la prueba irrefutable de que Dios está con nosotros y de que nos conducirá hacia la Tierra Prometida. En los momentos en los que experimentemos el dolor y el sufrimiento, en los que nos encontremos cara a cara con la muerte… el día en el que escuchemos el estruendo de los puños golpeando el pecho de los hombres y a todo nuestro alrededor las lágrimas impregnen los ánimos…; el día en el que nos encontremos sentados en nuestro Getsemaní, en ese oscuro rincón del corazón, sin fuerzas y carentes de respuestas, la unión será nuestra única fuerza, nuestra mayor victoria. Si perseveramos, el Amor inculcado por el Cáliz comenzará a brillar con luz propia, la Verdad germinará y florecerá, se convertirá en la espada invencible y en nuestra armadura. ¡Cristo ya ha ganado: nosotros tenemos el inmenso honor de combatir y de resistir hasta Su regreso, dando gloria al Señor!

Después de la maravillosa conferencia realizada hoy en el Hotel “Royal” en Casabianca di Fermo, nos dirigimos todos juntos al arca para celebrar el aniversario de la Estigmatización, ocurrida el 2 de Septiembre de 1989 y para festejar todos juntos el cumpleaños de Giorgio. “El mayor regalo que me podéis hacer es el de estar unidos, unidos, unidos...”. En el aire reina un mantra de amor que ha estado siempre, un mantra que tiene que brotar en nuestros corazones, vibrar en lo más profundo de nuestros seres, llevarnos a repetirlo, a levantar la voz con fuerza si es necesario, para que nadie quede y se pierda durante la batalla final.

El tenor Tino Favazza, hermano de los viejos tiempos, con su inconfundible voz realiza la apertura de esta reunión y nos acompaña con su arte a lo largo de toda la velada, con su extraordinario talento y con su singular humanidad que hoy en día es algo tan difícil de ver. Su histrionismo, su genio y el fuego que arde en su pecho levantan el telón, catalizando los ánimos, haciéndo confluir en el singular repertorio de un nuevo y mágico encuentro, otro diseño en donde a través de siete notas se van bordando un conjunto de hilos invisibles que nos unen con las estrellas; viajes de notas y notas de viajes en los cuales hablar, amar, soñar y luchar. Acompañado por su guitarra y por la voz de Giorgio, Tino comienza su presentación con la canción “Sicilia luntana”, una “novela” de amor dedicada a su tierra natal y a su belleza, un himno “La verde isla Trinacria, donde pasta el rebaño del sol” (Odisea, XI canto).

La velada continúa, mientras la cena se va sirviendo debajo del gran gazebo preparado para la ocasión. Música, cantos y abrazos, aplausos, risas y sobresaltos de alegría acompañan el clima festivo. Además de los hermanos llegados de todas partes del continente este año también se encuentran presentes algunos representantes de las arcas de Sudamérica y de España que nos honran con su presencia, luchadores adiestrados y preparados, que nos superan en la fe y en la humildad, pertenecientes a diferentes Países y no podemos sentirnos más orgullosos de ellos:  Juan Alberto Rambaldo y su mujer Alejandra (Las Parejas), Jorge Pracilio y Pilar Daza (La Pampa), Ana Pettinati y Martín Cardoso (Rosario), Ornella Iannitelli y Fermin Ochoa (Buenos Aires), Manu y Charo (Vigo, España). ¡El adiestramiento es cansador, pero tarde o temprano nos pondremos el línea!

En un determinado momento las cuerdas de la guitarra abandonan la tierra de Sicilia, con sus héroes, con sus memorias, con sus profundas desilusiones, con sus esperanzas y se vuelven más dulces y melancólicas, describiendo un paisaje a años luz en el que ahora resuena el diálogo entre un servidor, un viajero de las estrellas, y su Dios.

(http://www.unpuntoenelinfinito.com/cronicas-de-las-arcas-2013/5196-santa-navidad-2013.html)

Giorgio toma el micrófono y lee:


SEÑOR, SEÑOR JESÚS,
SOY YO, UN SIERVO TUYO, UN VIAJERO DE LAS ESTRELLAS Y DISCÍPULO DE TUS ÁNGELES. ¡NO TENGO MUCHO QUE OFRECERTE, NO SOY TU MEJOR AMIGO Y DISCÍPULO, LO SÉ! CONOZCO A HOMBRES Y MUJERES SANTIFICADOS POR TI QUE TE ADORAN Y TE SIRVEN DIGNAMENTE, MUCHO MEJOR QUE YO. YO, APENAS, LOGRO ESTAR DISPONIBLE A TU LLAMADA Y TODO DENTRO DE LOS LÍMITES DE MI INSIGNIFICANCIA Y DE MIS PECADOS QUE TÚ, SEÑOR DE MI CORAZÓN, CONOCES PERFECTAMENTE Y POR LOS CUALES TE PIDO, SI QUIERES, PERDONAR A MI ESPÍRITU POR HABERLOS COMETIDO.
NO ENTIENDO, MAESTRO ADORADO, PORQUE ME HAS HONRADO DE ESTAS SEÑALES SANGRANTES IMPRESAS EN MI CUERPO QUE MIRO CONTINUAMENTE, SORPRENDIDO, A PESAR DE QUE HAYAN PASADO 24 AÑOS DE NUESTRO TIEMPO. NO TEMO EL DOLOR QUE PROVOCAN, SEÑOR, TEMO MUCHO DE NO SER DIGNO. 
A PESAR DE ELLO QUE SEA HECHA, EN TODO CASO, TU VOLUNTAD, SEÑOR DE MI CORAZÓN.  SI TU DESEO ES ÉSTE, YO OBEDEZCO.
QUISIERA TANTO HACER MÁS, TRABAJAR MÁS PARA TI, SEÑOR Y REY NUESTRO. EXCAVARÍA LA ROCA CON MIS PROPIAS MANOS SI ESO PUDIERA LLEVAR FRUTO A TU SANTA MISIÓN EN EL MUNDO Y ALIVIAR EL SUFRIMIENTO QUE ESTA HUMANIDAD MISERABLE Y DESAMPARADA DERRAMA SOBRE TI CONTINUAMENTE, PERO SÉ QUE SOY LO QUE SOY Y PUEDO DARTE LO POCO QUE POSEO EN MI CUERPO, EN MI ALMA Y EN MI ESPÍRITU.
A MENUDO TENGO MIEDO SEÑOR, QUE SE BURLEN DE MI, SER PERSEGUIDO, TORTURADO Y ENTONCES SE APODERA DE MI EL SENTIMIENTO DE LA VERGÜENZA, PERO LUEGO UNA FUERZA MISTERIOSA Y CARIÑOSA COMPENETRA MI CORAZÓN Y VENCE SOBRE MIS MISERIAS Y ASÍ SIGO ADELANTE TRABAJANDO EN TU VIÑA. ESA FUERZA MISTERIOSA SÉ QUE ES EL INFINITO AMOR TUYO Y DE TU PADRE, NUESTRO DIOS. 
TE AGRADEZCO POR TU MISERICORDIA, SEÑOR, Y POR TU INFINITO AMOR QUE SIENTES TAMBIÉN POR MÍ, UNO DE LOS MUCHOS SIERVOS Y MENSAJEROS TUYOS.
YO ESTOY AQUÍ, JESÚS, MAESTRO MÍO, Y QUIERO OFRECERTE MI CORAZÓN COMO SÉ HACER: SERVIR A MIS HERMANOS QUE SON TUS HIJOS, AMARLES Y DARLES MI VIDA, SIEMPRE. POR LA ETERNIDAD.
SEÑOR, TE PIDO QUE RUEGUES A TU PADRE ADONAY POR MI Y POR MIS HERMANOS. NO ES FÁCIL VIVIR EN ESTE MUNDO Y TÚ LO SABES SEÑOR JESÚS CRISTO. RUEGA POR NOSOTROS AL ALTÍSIMO PADRE TUYO Y NUESTRO. TE RUEGO, JESÚS MÍO. VUELVE CON POTENCIA Y GLORIA, PRONTO ANOCHECERÁ Y NOSOTROS TE NECESITAMOS, AMOR NUESTRO.
GRACIAS POR HABERME ESCUCHADO SEÑOR JESÚS - CRISTO, HIJO DEL DIOS VIVIENTE.
¡GRACIAS! Y GLORIA A TU NOMBRE PORQUE EN TI VIVE Y SE MANIFIESTA EL PADRE Y EL SANTO ESPÍRITU. TODA LA CONFEDERACIÓN DE LOS SERES QUE VIVEN EN EL UNIVERSO ESTÁN  A TUS PIES PARA ADORARTE. HOY, MAÑANA Y SIEMPRE.
POR LA ETERNIDAD, DEVOTAMENTE TUYO
 
La voz enérgica y pasional de Tino resalta la arcaica conexión del hombre con Dios, para entonar las primeras notas del “O Sole mio”, el imno del Sol y del amor, un eslabón de unión y que nos llevaría hasta el Padre Nuestro recitado por Giorgio en italiano y en arameo, el idioma que hablaba Jesús:
“ABUNA DI BISHEMAYA

Padre Nuestro, que estás en los Cielos,

ITQADDASH SHEMAK,

Santificado sea Tu Nombre,

TETE MALKUTAK

Venga a nosotros Tu Reino,

TIT’ABED RE’UTAK

Hágase Tu Voluntad,

KEDI BI SHEMAYA KAN BA AR’A

así en la tierra como en el Cielo.

LAJMANA HAB LANA SEKOM YOM BEYOMA

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy,

U SHEBOK LANA JOBEINA

y perdona nuestras deudas,

KEDI AF ANAJNA SHEBAKNA LEJEIBINA

así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,

WEAL TA’ALNA LENISION,

y no nos dejes caer en la tentación,

ELA PESHINA MIN BISHA.

más líbranos del mal. Amén.  

Adonay. Adonay, Señor. Adonay, Adonay,  Adonay Amor
Adonay, la Justicia, la Paz y la Hermandad
Adonay, venga a nosotros tu Reino.
Amen”

Las notas vuelven a unirse nuevamente y a dialogar entre emociones y sentimientos, en un abrazo entre épocas y estilos musicales. Luego llega la interpretación por parte de Michele Labate de la canción “El forastero”, y más tarde Paolo Bassani con la batería y Mauricio Santamaria con la guitarra acompañan a Tino, y luego a Giorgio que toca su celestial repertorio en el órgano. De repente nos sentimos envueltos por melodías remotas que el Infinito ha preparado para nosotros; melodías que se rigen por leyes perfectas e inmutables, ecos de mundos lejanos.

Para terminar la dulce Sonia Alea le dedica el “Ave María” de Schubert a nuestra Madre Celeste,  a Giorgio en el día de su cumpleaños y finalmente a la hermosa Simona Sibilla y al angel que lleva en su vientre. Sonia Alea, con esa sonrisa que se expande como una mariposa y que con cada aletear de sus alas se posa en cada uno de nosotros irradiando amor; amiga, hermana, maestra: es la sonrisa de la vida que tiene que tener cada ser que encuentra a Cristo y quiere servirlo.

Un segundo después las cuerdas del violín de Nena Tintor se unen a las de la guitarra para seguir el compás de las palabras de uno de los mejores tenores, su compañero de viaje. Nena, con su aristocrática postura, con la elegancia innata y con ese encanto eslavo de particular belleza, hace de su instrumento una parte de su cuerpo con el que vive en perfecta simbiosis. Nacida en una familia de músicos, desde su nacimiento reveló su enorme pasión por la música hasta vivirla como una verdadera vocación, como su inseparable compañera de vida. Las cuerdas de su violín llegan a las enredadas fibras del alma y desatan los nudos más apretados, una clave que nos permite entrar en una dimensión en la que hay más colores, más magia. No quedan dudas de que Dios acompaña su mano mientras que la alegría te invade y no sabes explicarlo. La música es Dios que nos inspira y que nos guía en nuestras metamorfosis, que nos regala visiones y que nos refuerza; que abre grietas increíbles en medio de los esquemas de la razón y en nuestros límites. Es Dios que nos libera de nuestros tormentos, que nos remonta a los lugares de los que provenimos y a los que regresaremos... ¡Es Dios que nos ama de manera infinita! Incluso de esta forma el Señor nos habla y nos llama a comulgar con Él, volviéndonos partícipes de la maravillosa polifonía de la vida.

Giorgio toma el micrófono e invita a los hermanos a que hagan preguntas:

P: Los animales que se encarnan en un mundo redimido evolucionan y luego se convierten en hombres adquiriendo el Ego Sum ¿son afortunados o bien primero tienen que encarnar en un planeta con vibraciones más bajas?

Giorgio: En los mundos redimidos los animales viven en simbiosis, en armonía con la naturaleza, en el amor, en la hermandad. Es una experiencia positiva, pero no de sufrimiento y pueden ser espíritus individuales, no solo colectivos.

P: ¿Qué piensan las instituciones eclesiásticas de tu “don” y de la realidad extraterrestre que difundes?

Giorgio: Se lo que piensan la mayoría de los cardenales y de los obispos del mundo, lamentablemente muchos son políticos, hombres de poder, no son Ministros de Dios y toman distancia. Algunos de ellos me querían ver muerto por mis denuncias sobre el dinero de la mafia que circula en el Vaticano, luego se distrajeron por problemas más graves. Cuál es la opinión de toda la institución eclesiástica es algo difícil de decir. Ahora la mayoría no piensa nada, o se hace preguntas: algunos no están de acuerto, otros creen que soy un hereje, por lo tanto hay de todo. En cambio las personas que me respetan son los curas misioneros. No se qué piensa el Papa, lo respeto y se que conoce mi historia.

P: Desde hace cuarenta años me ocupo de la difusión y muchas personas me preguntan ¿cómo hago para saber, porque lo escribo, que “el tiempo ha llegado”? Si bien ya en los años Sesenta había sido escrito en la época de Eugenio Siragusa.

Giorgio: A esas personas les tienes que contar una historia real. Les dirás que es una pregunta que te hiciste a ti mismo y que para encontrar la respuesta tuviste que estudiar a fondo la vida de las mariposas hasta volverte un experto. Les explicarás que las mariposas pueden vivir algunas unos pocos días, otras dos semanas, que corresponden a nuestros ochenta, o noventa años; son excepcionales los casos en los que ellas alcanzan el mes de vida. Y luego les dirás: “Algún día reencarnaré en una mariposa y anunciaré que pronto llegará el Dios de las mariposas, nuestro Dios. Pasará un día, luego dos, luego otro más. Al cuarto día las mariposas vendrán enojadas a decirme que están por morir y me preguntarán ¿dónde está el Dios que les había anunciado? Y yo les responderé que no hay motivos para quejarse, después de todo apenas han pasado cuatro días. Para ti hombre, que te has encarnado, cuarenta años son muchos. Pero para Aquel que tiene que regresar nosotros somos mariposas y apenas han pasado cuatro días. El tiempo ha llegado realmente, lo único que tienes que tener es paciencia. El tiempo del Señor no es el nuestro, no pasarán otros dos mil años. Por más que regrese dentro de cincuenta años, estamos ahí. El tiempo es relativo: para nosotros que estamos encarnados esperar un mes, o un año, es difícil porque vivimos en un infierno; si nos encontráramos en el Paraíso el tiempo volaría. Cuando pasamos jornadas felices, o cuando estamos haciendo cosas hermosas, estamos contentos y el tiempo vuela. Si estás trabajando, haciendo un trabajo que no te gusta, incluso una media hora parece no terminar más. Moraleja: si nosotros tomamos todo con alegría, con pasión, con amor, hasta incluso las cosas tristes, con el deseo y la determinación de cambiar, siempre pidiendo justicia para los demás y nunca para nosotros mismos, el tiempo pasará velozmente. Yo me doy cuenta de ello en el trabajo que realizo: ¡comienzo temprano y luego de cinco minutos ya es de noche! Porque hago todo con pasión y amor. ¡Si nosotros dejamos pasar el tiempo con todo el amor y la alegría, sin estar impacientes porque Cristo no regresa, Él regresará dentro de cinco minutos! Tal vez pasen treinta años pero para nosotros habrán sido muy rápidos. ¡Hace veintiseis años que recibí los estigmas y me da la impresión de que ha sido ayer!

P: Durante la conferencia de hoy, pudimos ver las imágenes de un hermoso círculo de trigo relacionado con la figura de la Virgen, en el que se encuentra una estrella de ocho puntas superpuesta a un sol, ambos ubicados adentro de una media luna y rodeados por un círculo exterior con ocho círculos más chicos dispuestos en la circunferencia. Un círculo más pequeño ubicado entre ambos círculos. ¿Qué representa?

Giorgio: El círculo más pequeño, muy probablemente, habla de una fecha. A propósito, prestad atención a dos fechas muy importantes: el 2017, centenario de la aparición de Fátima y el 2019, centenario del nacimiento de mi maestro, Eugenio Siragusa.

Así llega el momento de volver a nuestro Sur: entonces sube al escenario una hermana que en sus ojos se ve la mezcla de un mundo sabio con los colores de la región de la Puglia y la inmortalidad de los tintes de los amaneceres y los ocasos del Mediterráneo; el crujir del viento entre los árboles de olivo parece sugerirle día y noche nuevas ideas, un entusiasmo contagioso rebosante de energía que envuelve a todos los hermanos y hermanas del arca de Bari y de Crotone. De esa forma Pasqua le dedica a Giorgio un vídeo: un agradecimiento por el amor incondicional, por esta unión que nos fortifica y que nos llena de alegría en todo lo que hacemos. Un divertido colage de imágenes retrata a los hermanos con narices rojas, tiradores y pelucas de colores, todos trabajando en proyectos de solidaridad a favor de “Funima International”; páginas llenas de esperanza, de pequeños momentos de alegría, pero también de lucha cotidiana contra las injusticias y a favor de la legalidad. Una clara respuesta a una llamada de amor y de vida, un espontáneo e irresistible deseo de estar, capaz de ir más allá de la creencia en que total nada cambiará este mundo. Una brisa fresca de verano, una inventiva constantemente en busca de nuevos modos para siempre hacer más, y para hacerlo aún mejor…   

 

“Querido Giorgio:

A través de la puerta del corazón y acompañados por las melódicas notas de vuestras voces, imprimimos aquí nuestra partitura de amor conjunto entre hermanos. 

Hoy deseamos celebrar una gran amistad antigua, pero siempre nueva. Deseamos dedicarte estos pensamientos nuestros, Giorgio.

Cada uno de nosotros custodia en su corazón el recuerdo del primer encuentro, nuestro corazón vibra, aún lo hace al recordar el instante en que tu mirada se cruzó con la nuestra; en aquella cita predestinada y suspendida en el tiempo, tú despertaste en nosotros la intima conciencia de la grandeza de ese hecho de encontrarse, luego nos hiciste percibir lo que vendría.

Antes de volver a abrazarnos éramos almas en busca de un faro que nos indicara el camino correcto. Nuestras historias son muchas y diferentes, simples y complicadas, sufridas y felices, pero unidas por el gran deseo de ver, algún día, cómo se transforma este mundo. Sin embargo, para modificar el mundo de allá fuera, no es suficiente con proyectaros la visión maravillosa e ideal que conservamos del mismo en nuestro corazón: como nos has enseñado, primero es necesario que cambiemos nosotros mismos pero, sobre todo, arremangarse y trabajar en la Viña del Señor; elegir el perdón, la comprensión y el valor de defender la Vida en cada una de sus formas y expresiones, apoyar las causas justas y a los hombres Justos, aunque cueste sacrificio, hasta incluso dar todo de nosotros mismos, hasta la vida.

Amado Giorgio, desde el momento en que te encontramos, has sido nuestro espejo, nuestro sublime alter Ego. 

Eres tú el que sigue conduciéndonos hacia una conciencia más alta con paternal paciencia, hasta donde sentimos al otro como a nosotros mismos. Es a través de tu sabiduría, de tu trabajo en pos de las causas sociales justas y de tus continuos sacrificios que percibimos a Cristo, presente entre nosotros, tan vivo y cercano que nos parece haberlo conocido siempre. 

Es con tu pasión por Jesús que nos explicas los profundos sentidos de cada gesto y de cada palabra de nuestro Señor, custodiados desde tiempos inmemoriales en los textos sagrados.

Nos has explicado Sus enseñanzas hasta altas horas de la noche, sin escatimar tus preciosas energías, teniendo cuidado de que a todos nos quedara claro cada aspecto de Su venida, de Su sacrificio, de Su mensaje y de Su constante presencia. Todo se ha transformado ante nuestros ojos y cada pieza del puzzle ha encontrado armoniosamente su espacio, una junto a la otra. Así, las esferas luminosas que atraviesan los cielos se han convertido en las manos extendidas del Hermano grande hacia el hermano más pequeño, las alas de los ángeles se han desplegado hasta convertirse en luz y plasma pulsante, listas para envolvernos y alejarnos de los peligros: ¡son las astronaves! Las mismas, que a menudo despertaron en los necios una sonrisa, ahora son la evidencia que avala el origen de tu sabiduría sin tiempo y sin espacio, sabiduría que brindas a quienes prestan atención y que ponen buena voluntad para servir al Altísimo.

Mensajero de paz y de justicia de este mundo y Gran guerrero de este siglo, amado Giorgio, has reunido nuevamente a todas nuestras almas unidas a ti para mantenernos despiertos y listos en la Obra que te ha sido confiada, y que queremos llevar a cabo junto a ti.

En ti encontramos el ejemplo excelso del sacrificio cotidiano y de la labor constante, apuntando a despertar al próximo y a combatir en contra de las miles de expresiones del demonio que impera en este mundo de almas perdidas. Nos has enseñado a resistir, a dar y seguir dando, incluso a poner de nuestra parte.

La alegría que se siente al servir al Rey de Reyes es inmensa, la luz que percibimos irradia al prójimo provocando, a veces, una transformación en el mismo, una apertura hacia lo que sostenemos pero que muchos aún no ven: el amor por la Madre Tierra, la hermandad que vive y reina en el espacio, el retorno del Hijo del hombre. 

Querido Giorgio, nosotros te debemos nuestro crecimiento como personas y como arcas, como  hermanos individuales de esta real familia a la que esperamos que todos puedan unirse;  nuestros corazones, vivificados por el conocimiento y por el espíritu de amor y servicio, han florecido hacia una nueva vida.

Gracias a ti, toda distancia con el Cielo queda superada y comprender que estamos cerca de la Cruz y de la Resurrección de este mundo nos llena de alegría, pero también de responsabilidad.   

Deseamos merecer tu amor, aumentando la contribución, de cada uno de nosotros en términos de compromiso y voluntad, a Tu Obra maravillosa, cuyo mayor fruto es la bendición de Cristo Rey.

Como a menudo nos has dicho, la guerra ya está ganada, porque nada ni nadie podrá evitar lo que la voluntad de Dios ha decretado para este planeta, tarde o temprano cada espíritu podrá volver a abrazar al Padre Creador.

A Ti, embajador señalado de Su retorno, te toca la tarea de gritar en el desierto. Pero nuestra voz se une a la Tuya y el eco de nuestro grito recorre todas las distancias y ya retumba en todos lados. Nos sentimos honrados de formar parte de tu familia a la que jamás nos cansaremos de apoyar.

En nuestra vida hemos tenido el privilegio de conocer a un maestro, a un misionero de otros mundos que ha aceptado sostener, una vez más, la pesada Cruz de Cristo.

Te acompañaremos siempre y como sea, podrás contar en cualquier lugar, en todo momento con nosotros, testigos de Tu accionar para concretar la justicia y el amor en esta Tierra.

Las señales que llevas en tu cuerpo son un consuelo enorme para nosotros, a pesar de que no necesitemos ver para creer y comprender tu valor y tu grandeza.

Para nosotros eres una Gracia que ha bajado del cielo, tu presencia es una certeza para nuestro espíritu y la esperanza de que pronto, toda forma de amor será recompensada con la gloria del Padre Celeste”.

— ऊ सर भवन्तु सुखिनः

ऊँ सर्वे भवन्तु सुखिनः सर्वे सन्तु निरामयाः ।

सर्वे भद्राणि पश्यन्तु मा कश्चिद् दुःखभाग्भवेत ।।

ऊँ शान्तिः शान्तिः शान्तिः ।।

OM sarve bhavantu sukhinah

OM sarve bhavantu sukhinah

sarve santu niraamayaah

sarve bhadraaNi pashyantu

ma kashcid duhkhabhaagbhavet

OM shaantih shaantih shaantih

(TRADUCCIÓN DEL SANSCRITO: Que todos puedan ser felices, que todos puedan estar libres de la enfermedad, que todos puedan ver lo que es propicio, que todos puedan estar libres del sufrimiento. Om, paz, en Cristo).

Giorgio: Agradezco a Eugenio Riganello, discípulo de Yogananda (del Arca de Crotone) y a todos los hermanos de Bari. También agradezco a Savino, coordinador del “Movimento delle Agende Rosse” (Movimiento de las Agendas Rojas) de la Provincia de Bari, por este video.

Antes de dar el Mensaje para todos nosotros Giorgio cede el micrófono a su hija Sonia Tabita.

Sonia Tabita: “Desde hace veintiseis años sigues llevando a cabo esta Obra maravillosa, con tu sacrificio, con tu amor y después de tantos años sigues resistiendo. Siento que lo único que tengo que decirte es gracias. Gracias por lo que haces y gracias por lo que eres. Y ahora te digo: 'Gracias por existir'.”

Así llegamos al cierre de esta jornada. Giorgio se sienta en una vieja silla en medio del escenario.

Reina el silencio. Una mirada enigmática domina la escena para algunos, eternos instantes, en  vilo entre cientos de respiraciones truncadas, suspendidas por momentos… Con la mirada por delante, aguda y penetrante, toma el micrófono y, con un tono de voz suave y solemne, comienza a leer una interminable lista, nombrando uno por uno a todos los hermanos de todas las Arcas del mundo: desde los presentes hasta los más lejanos, a los que han abandonado el campo y a los que han dejado este cuerpo para cumplir su misión en esferas más altas. Su tono profundo se mezcla con la oscuridad de la noche, mientras la luna, como un gigantesco diamante, dibuja con su claridad los tenues contornos plateados sobre la gran encina, que se yergue majestuosa y nos observa desde lo alto de su sabiduría. En el éter  parece retumbar un grito poderoso: “¡Resistencia!” y sacude a todos con un escalofrío, mientras que alrededor de todo el planeta agonizante se retuerce por las atrocidades cometidas, por los dolores de un conflicto nuclear.  

Un grito que se opone a la voz viva de la guerra y rechaza toda debilidad. He aquí la concentración de los pelotones, la llamada a decir “presente”. A partir de este instante los hechos tendrán que reemplazar cada vez más toda vana elocuencia, hasta alcanzar el punto más alto: el testimonio convencido y valiente del Evangelio, hasta la entrega de la vida. 

Giorgio: Este es mi adios a todos los que he conocido, a todos los que no he nombrado y son millones y millones de personas... Digamos que es un “hasta pronto”:

¡GRACIAS POR EXISTIR!
2 DE SEPTIEMBRE DE 1989 - 2 SEPTIEMBRE DE 2015
 
¡GRACIAS POR EXISTIR!
GRACIAS, CON EL CORAZON Y EL ALMA, A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA QUE ME HA LLAMADO. A MI QUE SOY PEQUEÑO, UNO DE TANTOS, Y QUE ELLA, MYRIAM, LA BENDITA ENTRE LAS MUJERES, LA MADRE DE CRISTO, ME HA TRANSFORMADO EN UN SERVIDOR DE SU HIJO JESÚS.
¡GRACIAS! SI, GRACIAS AL PADRE ADONAY, A SU HIJO EL CRISTO Y, SOBRE TODO, AL ESPIRITU SANTO QUE HA CREADO TODO EL OCÉANO CÓSMICO, DIOS, CRISTO Y TODAS LAS PARTÍCULAS MICROCÓSMICAS, PERO INTELIGENTES Y ETERNAS COMO YO Y COMO MILES DE MILLONES DE SERES VIVIENTES, HABITANTES DEL COSMOS, MIS HERMANOS Y MIS COMPAÑEROS DE VIAJE ALREDEDOR DEL UNIVERSO.
¡GRACIAS!
GRACIAS CON TODO MI ESPÍRITU A VOSOTROS HERMANOS, HERMANAS Y AMIGOS DE TODAS LAS ARCAS DEL MUNDO, GRACIAS POR EXISTIR. OS HE BUSCADO CUANDO ERA NIÑO, LUEGO CUANDO ERA JOVEN  Y AHORA FINALMENTE COMO HOMBRE. SI, OS HE BUSCADO DESESPERADAMENTE, RECORRIENDO LOS CAMINOS Y LOS RINCONES DE ESTE PLANETA MARTIRIZADO Y CRUCIFICADO POR EL ODIO Y POR LA VIOLENCIA HUMANA.
¡SI! OS HE BUSCADO Y OS HE ENCONTRADO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR HERMANOS DEL ESPÍRITU. VOSOTROS HABÉIS SIDO Y SERÉIS ETERNAMENTE MI CONSOLACIÓN, MI ALEGRÍA, MI CERTEZA DE LA EXISTENCIA DE DIOS. SI, ES VERDAD,  ES CIERTO Y VERDADERO, PORQUE EN VOSOTROS, EN TODOS VOSOTROS UNIDOS, VEO EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO HECHO CARNE Y SANGRE. EL MALIGNO NO PREVALECERÁ SOBRE VOSOTROS, ÉL HA SIDO DERROTADO POR VUESTRO AMOR POR LA VERDAD, POR VUESTRA FE EN LA VIDA Y POR VUESTRAS IDEAS QUE CAMINAN EN EL CAMINO CORRECTO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A LOS JUSTOS QUE ME HAN DADO EL HONOR DE CONOCERLOS Y DE DEFENDERLOS CON TODO MI SER JUNTO A MIS COLEGAS Y COMPAÑEROS DE VIAJE EN ESTE MUNDO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A TODOS LOS NIÑOS DE LA TIERRA Y, SOBRE TODO, A TODOS LOS NIÑOS CRUCIFICADOS EN LAS CALLES DEL MUNDO POR LA MISERIA, POR LA POBREZA Y POR LA GUERRA, QUE LE HAN PERMITIDO A MI ESPÍRITU CONSOLAR LEVEMENTE SU SUFRIMIENTO, HAN SALVADO MI ALMA DE LAS TINIEBLAS Y  HAN REDIMIDO MI ESPÍRITU CONVIRTIÉNDOLO EN CANDIDATO PARA RECIBIR LA SALVACIÓN CRÍSTICA. ELLOS, LOS NIÑOS, QUE SON CRISTO CRUCIFICADO EN LA TIERRA HAN HECHO ESTO POR MI Y POR TODOS AQUELLOS QUE ME HAN ACOMPAÑADO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A EUGENIO SIRAGUSA, GUÍA Y FARO DE LUZ DE MI DESPERTAR Y DE MI MISIÓN EN ESTE MUNDO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A MI MADRE, PEQUEÑA SERVIDORA DE MARÍA SANTÍSIMA, MI MADRE QUE, A SU PESAR, HA LLORADO CON HUMILDAD, DEVOCIÓN Y SERVICIO, POR MUCHOS Y LARGOS AÑOS A UN HIJO SUYO, EL CUAL, A IMITACIÓN DE CRISTO, SUFRE LAS HERIDAS SAGRADAS.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A MIS HIJOS, NACIDOS EN ESTE MUNDO POR VOLUNTAD DE DIOS Y NO PARA PROBARME, SINO PARA SER CONSOLADORES Y GUÍAS DE MI PASO CANSADO POR ESTE PLANETA.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A LAS MADRES DE MIS HIJOS, DONCELLAS DEL AMOR DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. SOY Y SERÉ VUESTRO SERVIDOR, PORQUE EN VOSOTROS LEO Y VEO LA MANIFESTACIÓN EN ESTA DIMENSIÓN DEL ESPÍRITU OMNICREANTE.
PERMANECED UNIDOS Y DEFENDED CON JUSTICIA A VUESTROS HIJOS Y EL IDEAL CELESTIAL POR EL CUAL HAN ELEGIDO ENCARNARSE EN ESTE MUNDO.
¡GRACIAS! GRACIAS POR EXISTIR A LA MADRE TIERRA QUE DURANTE MILENIOS ME HA COBIJADO EN SU SENO QUE ES EL TEMPLO DE SU ESPÍRITU, MARAVILLOSO, DIVINO, MATERNAL, ETERNO.
¡GRACIAS POR EXISTIR!
RECORDAD TODOS: NINGÚN LUGAR ESTÁ LEJOS EN EL MOMENTO QUE NUESTROS PENSAMIENTOS BUSCAN A NUESTROS SERES, UNOS CON OTROS, NOSOTROS ESTAMOS EN CUALQUIER LUGAR DEL UNIVERSO, PRESENTES PARA AMARNOS Y ADORAR EL SOL, FUENTE DE VIDA Y DE VERDAD.
CADA PUNTO DEL UNIVERSO ES EL CENTRO DEL UNIVERSO.
CON INFINITO AMOR, VUESTRO ETERNAMENTE.
GIORGIO.

Giorgio: A partir de este instante cualquier momento de mi vida podría separarnos. No se qué ocurrirá, pero se que algo va a pasar y espero que no sea así, no a mi, me refiero a los acontecimientos, a los justos. Por lo tanto os pido que sigáis todo lo que hago, lo que hacemos. Rezad por mí, por nosotros. Mientras siga con vida aquí estoy, dispuesto a serviros, para trabajar juntos, para estar unidos. En el día de mi cumpleaños me hicieron escribir esto, seguramente hay un motivo para ello. Hasta ahora jamás había escrito y leído cada uno de vuestros nombres. Es algo que me nació de adentro y que quise hacer porque lo sentí muy fuerte, de manera tal que cualquier cosa que pase podáis escuchar mi agradecimiento dirigido incluso a quienes no he nombrado. Jesús podría regresar en cualquier momento: esperadlo, mantenéos cerca unos de otros. Parecería que aquí reina una extraña paz, hay poco ruido. Mucho más en los Países que sufren. Parecería que en Palermo corre una brisa silenciosa, que todo está tranquilo, a pesar de que vivamos en medio de la basura. Y esto es muy misterioso. Nosotros creemos pasarán cosas, es por ello que hemos decidido quedarnos allí, en esa ciudad, la ciudad de las ciudades. Este no es un verdadero adios, pero preparaos, puede pasar cualquier cosa y tenéis que estar preparados. Tenemos que estar preparados. Hoy, durante la conferencia, dije algo que quiero repetir: “Cuando vayáis a votar tenéis que reclamar a quienes os quiere representar si está dispuesto a dar la vida, a dejarse matar con tal de mantener sus promesas”. Ahora acorto un poco el discurso, en nuestro ámbito, en nuestro pequeño contexto. Para llegar a la verdad tenemos que estar dispuestos a dar la vida, de lo contrario no llegaremos. Si queremos alcanzar la Verdad y la Justicia nosotros también tenemos que tener el valor de dar nuestra vida, como ese candidato a la eventual Presidencia del Consejo, para poder derrotar a los poderosos de la Unión Europea. Nosotros hemos dicho que si,  hemos elegido. Creo que ha llegado el momento de estar dispuestos a ello. Hace diez años también lo decía pero todavía no se ha concretado. Ahora nosotros estamos cerca de personas grandes, hermosas, que realmente arriesgan su vida, que han sido condenadas a muerte. Por lo tanto cuando estamos con ellas, cuando tenemos el honor de hablar y de hacer algo juntos, también tenemos que ser conscientes de que podemos morir con ellas. Y tenemos que estar contentos, felices. La verdad es una extraña y misteriosa belleza: siempre se acerca a ti, a nosotros, pero te viste con una luz diferente. Y a menudo si la verdad quiere poseerte tienes que dar la vida. Espero que esta vez las cosas cambien, que los Justos no tengan que ser sacrificados. Es algo por lo que ruego todos los días, pero no se si así será. Estoy seguro de que el mal ha perdido, pero habrán nuevos caídos. No me refiero a mí, sino a grandes personajes. Así es, esta vez nosotros tenemos que tener el valor de estar con ellos, al menos yo lo haré, pero estoy seguro de que estoy hablando en nombre de mis compañeros de viaje. Esta vez tenemos que estar allí, estar junto a ellos, no tenemos que dejarlos solos. ¡Y venceremos!

Os agradezco de corazón y nos vemos pronto. Yo viajo mucho. Tenemos muchos paraísos, muchas Arcas en toda Italia, pero nuestra batalla está en el Sur. La última vez me tocó a mi tener que encontrarme con uno de estos justos que, como si fuera un mantra, repetía: “Va a pasar algo”... Y bien, os dejo con esta frase, que luego me seguí repitiendo a mi mismo, cientos de veces.

Que Dios os bendiga a todos.

6 DE SEPTIEMBRE DE 2015 - PORTO SANT’ELPIDIO

Un Ebanis en forma de corazón, filmado por Antonio Urzi y Marco Mazzarella, ante los ojos de muchos testigos, apareció por la tarde, encima de nuestra Arca: así es como los ángeles de ayer, extraterrestres de hoy, confirman una vez más su presencia constante y activa. Una señal de consuelo para nosotros, servidores de los servidores de Dios. Una señal para todos, que anuncia el inminente regreso de nuestro Rey.

http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2015/6913-el-corazon-simbolo-de-vida-verdad-y-amor-cosmico.html

Un aplauso dirigido a los hermanos del Cielo abre la reunión de hoy.

Y otro cálido aplauso dedicado a nuestras maravillosas hermanas Lara Borsoi, Mariela Corvaro y Eleonora Pollastrelli, pequeñas-grandes abejas laboriosas que coordinaron y organizaron de manera impecable estos dos días de fiesta. Modelos incansables y tenaces: hermanas, madres, mujeres, guerreras, mujeres con sus historias de trabajo, de vida y de proyectos que han hecho y siguen haciendo la diferencia. Gracias a su esfuerzo, unido al cotidiano de todos los hermanos, la paz que se respira hoy es de perfecta armonía, acompañada por un lenguaje universal: en ella vive la sonrisa del Sol, ese Sol que libera al corazón de las rígidas cadenas del pensamiento y lo hace latir con cara respiro de vida.

La cita tan esperada de esta tarde tiene su apertura con la presentación en el escenario de Sonia Tabita y de Rita, dos jóvenes talentos que hace algunos años estudian piano guiadas en forma profesional por “nuestra” hermana Elisabetta Montevidoni, graduada del Conservatorio de Perugia. Tocando las teclas blancas y negras los dedos de las jóvenes pianistas manifiestan notas tiernas y delicadas, que nos transportan a sus mundos pintados con polvo de estrellas, mundos que los hombres de esta tierra llaman “utopías”. “La filosofía es la más alta música que se puede hacer”, sostenía Sócrates, el padre de todos los filósofos: no por casualidad en la antigua Grecia formaba parte de la formación de los jóvenes, considerada equivalente a la retórica, a la gramática y a la gimnasia.

Y zigzagueando entre un Arca y la otra, entre sueños e ideales de justicia e igualdad, es lógico que no podía faltar el símbolo de toda revolución, su valor de hombre, su profunda humanidad y tenacidad: al son de las notas de “Hasta siempre comandante Che Guevara”, la hermosa Barbara, con su cálida y apasionante voz nos lleva de la mano hasta el camino de un hombre que no lucha por si patria, sino en contra de las conciencias de los hombres, endurecidas por el egoísmo, por la intolerancia y la indiferencia. El coro y la orquesta compuesto por Mauro Caruso, Andrea Baldinucci y Roberto Scazzieri, Paolo Bassani y Maurizio Santamaria, se unirán a Bárbara para dedicársela a nuestro Comandante…

Giorgio toma nuevamente el micrófono: Querría invitar al escenario a una joven señorita... y dirigiéndose a la joven hija de una hermana nuestra agrega:

Quisiera hacerte una pequeña entrevista ¿puedo?

Niña: Si. 

Giorgio: Un pajarillo me contó que un día viste a Jesús. ¿Es cierto?

Niña: Si.

Giorgio: ¿Me lo podrías contar?

Niña: Si. Un día, cuando tenía tres años y medio, estaba jugando en la mesa y en un determinado momento vi a un señor que me daba un papel en el que estaba su imagen.

Giorgio: ¿Qué te dijo ese señor?

Niña: No me dijo nada.

Giorgio: ¿Cómo era su rostro?

Niña:  No se... Era bello, tenía el cabello largo hasta los hombros y los ojos castaños.

Giorgio: Y ¿Te sonrió?

Niña: Si.

Giorgio: ¿Cómo estaba vestido?

Niña: Era todo brillante.

Giorgio: ¿Lleno de luz?

Niña: Si.

Giorgio: ¿Estás contenta?

Niña: Si.

Giorgio: ¿Te dejó su foto? ¿Me la puedes mostrar?

Niña: Si.

La madre de la pequeña niña interviene diciendo que el “Señor” le dio una imagen a la niña en la que aparece el retrato de Jesús con cabello largo, túnica blanca y los rayos del arco iris salían de su pecho. Dos días más tarde la madre le contó que había visto la imagan y al preguntarle a su hija de dónde había salido la niña le respondió:

Niña: “-Pero ¿cómo mamá... no lo viste el otro día? Vino a casa, tu también estabas, estabas cocinando”. Entonces la madre le preguntó sorprendida: “-¿Y cómo estaba vestido?”

Niña: “-¡Como Él, como en la foto!”

“Los niños son Cristo en medio de nosotros” repitió varias veces Giorgio.

Los niños aman sin reservas, sin especulaciones, son espontáneos y confiados; todo lo que es maravilloso para ellos es natural: no tienen límites, ni esquemas y conservan su sabiduría, que no es la del mundo. No saben tener rencor, buscan y todas las veces devuelven la alegría del perdón. No tienen miedo de ser francos y leales, con autenticidad y sencillez saben afirmar la realidad de las cosas poniendo a los adultos frente al espejo de su conciencia: cada uno de ellos es voz preciosa del Señor. 

Me han llegado cientos de cartas de todos los hermanos del mundo, pero he elegido una que viene del Arca de Montevideo, de Sudamérica. Ha sido escrita por la última de nuestras hermanas, pero que en realidad es la más grande de todas. Marita se ha hecho cargo de nuestros niños, ha lavado nuestra ropa, ha mantenido limpia nuestra casa y ha cocinado para nosotros. Es cierto, nosotros somos los últimos; los más humildes de nosotros son los primeros, de una gran profundidad y cultura... Mientras escribía el Espíritu Santo yacía en ella, no en mi, ni mucho menos en nosotros, en ella que es la última de nuestras Arcas.

Querido Giorgio:

¿Sabes? siempre me han gustado las aves... su canto, su color, su ser tan diminuto, tan inquieto y a la vez tan libre. Han estado cerca de mí desde pequeña; con el pasar del tiempo se ha perdido en el lugar en el que vivo, tan irremediablemente humanizado, la posibilidad de verlos o escucharlos...; han alterado sus ecosistemas, han ido talando los árboles; y solo queda para sentir una leve caricia en el alma, el trinar estridente de los pequeños y simpáticos gorriones.

Esta mañana ha sido distinto, me despertó el gorjeo sonoro de un ave cantando muy cerca de mi ventana; y su exquisito sonido llenó mi alma de sol y despertó en mi espíritu la sensación tan olvidada de recordar otros mundos de donde provenimos y remontarme hasta allí, por encima de lo burdo y afeado de lo humano, para esperar ahí, ese algo... no sabia bien que cosa era, que el ave canora anunciara, como el paje que anuncia con su trompeta al Rey...

Y ese Rey eras tú; porque mientras escuchaba el canto del ave que encendía mi espíritu algo a la vez en mí asociaba el sonido a un aviso a mirar el celular, donde Erika había enviado al grupo el enlace a tu mensaje. Mensaje que tanto esperábamos poder leer y que no pudimos escuchar bien ayer por la calidad de la transmisión.

¡Y allí estabas tú, el Soberano de nuestras almas; allí estabas tu con tu Ser hecho de Luz, haciéndote hombre una vez mas, para agradecernos a nosotros, el hecho de existir...! y estar contigo...!

Y mi alma hecha de tenues emociones se pregunta una vez más por qué existimos; de donde provenimos para estar junto a ti... Y siento un Universo infinito e inconmensurable, desde donde en el azul profundo pequeñas partículas vuelan raudas, atravesando miles de estrellas y planetas blancos... para llegar hasta aquí... pequeñas e insignificantes partículas de polvo cósmico, conjugadas en almas que no sé de donde vienen -sabrá Dios que cosa habrá inspirado en Él, el darnos esta increíble oportunidad- pero la razón es una sola, y esa razón eres Tú; existimos por ti, existimos para ti, existimos porque Tú existes... De otro modo, seguiríamos seguramente orbitando en la estela de asteroides que rodea algún planeta, por millones de años...; o quizás salpicando de rojo los azules, en la esencia candente de la Tierra, que a veces añora poder ascender, aunque más no sea para ver por un instante al Padre Sol, en la lava luminiscente de un volcán... Porque eso somos: nada! si tu no estuvieras aquí... ¡nada! si tú no nos hubieras buscado, si no nos hubieras dado esta oportunidad de conocer; de permitirnos ser, de estar, hacer, de dar, de amar y recibir de ti tan exquisito amor! que solo quien encarna al mismo Amor, podría darnos.

¡Entonces las gracias a ti! solamente a ti! a quien tanto debemos, y a quien tanto amamos... ¡por siempre!

¡Con un abrazo inmenso! ¡¡¡gracias!!!

Marita

4 de Septiembre de 2015

Giorgio: Ahora os leo otra.

AYLAN:

QUERIDO AYLAN, AMOR MÍO, NO MEREZCO PODER PRONUNCIAR TU DULCE NOMBRE.
NO SOY DIGNA DE VER UNA Y OTRA VEZ TU PEQUEÑO CUERPO SOBRE LA ARENA.
PARECES DORMIDO EN UN DULCE SUEÑO. EL AGUA TE MOJA UNA Y OTRA VEZ. ESA MISMA AGUA QUE SE TRAGÓ TU INFANCIA, AHORA TE BAUTIZA SUAVEMENTE ACOMPAÑANDO TU CAMINO HACIA EL PADRE.
PERDÓNAME QUERIDO AYLAN. PERDONA POR ESCRIBIRTE. PERDONA PORQUE MIENTRAS TU AGONIZABAS RESPIRANDO EL ODIO DESENFRENADO DE ESTA HUMANIDAD DE LA QUE FORMO PARTE, YO SEGURO ESTABA PENSANDO EN ALGÚN PROBLEMA SUPERFLUO O PREOCUPADA POR ALGUNA TONTERÍA.
PERMITEME MI ANGELITO, IMAGINAR QUE AHORA JUEGAS EN ESA ARENA QUE AYER FUE TU TUMBA.
DÉJAME POR UN SEGUNDO IMAGINAR QUE RÍES FELIZ, HACIENDO CASTILLITOS CON UNA PALITA DE PLÁSTICO ROJA. DÉJAME IMAGINARTE, COMO SI FUERAS MI PEQUEÑO HIJO, QUE CORRES DE LAS OLAS Y TE TOMAS UN HELADO DE FRUTILLA.
ERES UN HÉROE SABES MI DULCE AMOR? PORQUE HOY, TODOS MIRANDO TU FOTO, RECIBIERON UNA CACHETADA EN EL ROSTRO Y MUCHOS SE ANIMARON A SALIR A LAS CALLES A SOCORRER A LOS QUE,COMO TU FAMILIA, LLEGAN A LAS PLAYAS.
PERO DESGRACIADAMENTE MI AMOR, PRIMERO TIENEN QUE TENER LA FORTALEZA DE PODER LLEGAR A ELLAS.
PORQUE EXISTEN SERES QUE LOS COMERCIALIZAN Y LOS MATAN ANTES DE LLEGAR.
PERDÓNAME ANGELITO PORQUE NO HE TENIDO LA FUERZA PARA HACER ALGO POR VOS.
PERDÓNAME PORQUE NO TE CONOCÍ HASTA QUE VI TU CUERPECITO.
PERDÓNAME POR ESTAS LÁGRIMAS QUE AHORA DERRAMO HIPÓCRITAMENTE.
PERDÓNAME POR FAVOR, PORQUE HE LLEGADO TARDE.
PERDÓNAME PORQUE TENGO OJOS, PIES, MANOS, CUERPO, VIDA Y VOS AHORA NO TENÉS NADA.
PERO SABES QUE? AHORA LO TIENES AL PADRE COBIJANDOTE, ENSEÑÁNDOTE DEL MAR, DE LAS ESTRELLAS, DEL PARAÍSO.
DAME FUERZAS, MI HERMOSO NIÑO, PARA PODER GRITAR SIN MIEDO Y GOLPEAR SIN TITUBEOS A TODOS AQUELLOS QUE TE HAN PERSEGUIDO. A TODOS LOS QUE TE PROHIBIERON CRECER.
IMAGINO AHORA ESTÁS JUGANDO A LA ESCONDIDA CON EL ARCO IRIS, TOMANDO CON TU PEQUEÑA MANO PUÑADOS DE POLVO DE ESTRELLAS Y BEBIENDO DE LA VÍA LÁCTEA.
ESE ES TU PREMIO POR OFRENDAR TU VIDA QUERIDO AYLAN.
MIENTRAS TANTO, NOSOTROS ACÁ EN ESTE INFIERNO, DEBEMOS RECORDAR TU IMAGEN.
TE PIDO PERMISO PARA GUARDARME TU RECUERDO, PARA TRAERTE A LA MEMORIA CADA VEZ QUE ALGO ME DESANIME.
TE PIDO PERMISO PARA METER TU NOMBRE EN MI CORAZÓN Y DIBUJAR TU ROSTRO EN MI ALMOHADA. SI ME PERMITES QUIERO LLEVARTE SIEMPRE EN MI CONSCIENCIA, COMO EL PEOR PECADO QUE HE COMETIDO: LLEGAR TARDE PARA VOS. ENTRETENERME EN LOS LABERINTOS DE ESTE MUNDO OSCURO QUE NOS TRAGA, COMO TE TRAGO A VOS LA MAREA.
DAME FUERZAS CRIATURA, PARA PEDIR AL PADRE QUE LEVANTE SU ESPADA CONTRA TUS ASESINOS.
DAME FUERZAS PARA DORMIR CADA VEZ MENOS Y CAMINAR MÁS.
PERDONA ESTE ACTO DE ARROGANCIA MÍO AL ESCRIBIRTE. ¿CÓMO PUEDO PENSAR QUE ES POSIBLE DIRIGIRME HACIA TAN ALTO SER? SALUDA AL PADRE, AYLAN MÍO, DILE QUE ACÁ ESTOY.
QUE AUNQUE NO ME VE PORQUE NO LO MEREZCO, SIGO SOBREVIVIENDO BAJO EL SOL.
DÉJAME ESCRIBIRTE AVECES, PEQUEÑO AYLAN, A TI Y A TUS HERMANITOS, LOS MILES DE NIÑOS QUE SON SACRIFICADOS DIARIAMENTE, ASESINADOS POR ESTA HUMANIDAD, ENORMES CARTAS QUE HABLEN DE LA JUSTICIA Y DEL AMOR.
ALGÚN COMETA PASARÁ VOLANDO Y SE LAS LLEVARÁ ALLÍ DONDE ESTÉN.
DÉJAME BESAR TUS PIES, HERMOSO NIÑO, QUE AHORA YA NO PUEDEN CAMINAR, PERO QUE MARCARON UNA HUELLA POR DONDE YO QUIERO SIEMPRE PISAR.
DÉJAME LLORAR POR USTEDES QUERIDO AYLAN, Y DÉJAME LLORAR POR MÍ, PORQUE MIS LÁGRIMAS LLEGARÁN AL MAR, A ESE MAR QUE PRONTO EL PADRE LEVANTARÁ.
 
Erika Pais
4 de Septiembre de 2015

Mientras algunas hermanas hablan sobre la presencia de Luigi, uno de los fundadores de la comunidad de rehabilitación de “San Patrignano”, en la conferencia de ayer Giorgio dice: Son personas que no tienen nada que ver con nosotros, pero que tienen esa Luz maravillosa. Yo lo conocí hace veinte años, un montón de veces me llevó a San Patrignano, lugar en el que él trabajaba muchísimo, estaba las 24 horas con los chicos y ha seguido haciéndolo durante treinta y tres años. Lo mejor de todo es que esa Luz ha permanecido en él, esa luz de Amor hacia esta misión es algo grande. Estas personas no son de aquí, ni de esta sociedad, de este mundo. Dejadme decirlo: ¡ellos son los justos! A menudo me preguntáis ¿dónde están los Seres Crísticos, cómo son, qué ojos tiene, qué trajes usan? Mirad los ojos de estas personas, esos son los Seres Crísticos, que han dado su vida a decenas de miles de chicos a lo largo de cincuenta años. Su maestro, Vincenzo Muccioli, como un pequeño cristo, también les entregó su vida. Luigi está escribiendo un libro en el que sorprendentemente me define como su amigo. Verme citado por un colaborador de la Comunidad de San Patrignano es la apoteosis para mi.

Ahora hacedme preguntas...

Mientras tanto Giorgio distribuye a los hermanos algunos objetos sagrados que él mismo ha bendecido y que ha ido recopilando a través de las infinitas etapas de su eterno viaje: San Francisco con una corona para Gigi, el Santo Rosario de la Virgen de Fátima con la Virgen de las Lágrimas de Siracusa para Matteo Cordella y para su compañera Alice, el Pastorcillo de Fátima para Simona de Urzi, la medallita de la Virgen de Fátima para Elisabetta Tritto, el maestro Yogananda en la posición del loto para Casimiro. ¡Hay para todos!

P.: ¿Cómo ocurre la encarnación de un alma en el cuerpo físico y en qué tiempos? Algunos textos antiguos, incluso orientales, dicen que existe la posibilidad de elegir el momento de la fecundación. El Espíritu ve la luz astral que se genera durante la concepción y se siente atraído. Se dice que, en realidad, el Espíritu no se encarna inmediatamente, sino que revolotea alrededor de la madre, que asiste a sus padres.

Giorgio: La encarnación ocurre de la siguiente forma: los Espíritus provienen de la dimensión Espiritual, que es otro mundo, otra dimensión, un lugar en el que la organización de la Sociedades completamente opuesta a la nuestra. En el caso específico de la Tierra, revolotean en un lugar específico: si son positivos alrededor del cinturón de Van Hallen. Gira continuamente, así como gira el Planeta para nosotros, a pesar de que no nos demos cuenta. Viven en un mundo totalmente especial y su función, su vida cotidiana, si pudiéramos considerar que existe una cotidianidad, es una vida de contemplación y espera. Se trata de un mundo provisorio, ya que están a la espera de la Reencarnación. Imaginaos un lugar de encuentro en el campo con estructuras deportivas de todo tipo, preparado para realizar entrenamiento de equipo, ya sea de fútbol o de basket, esperando la gran competición. Un lugar de retiro en el cual poder descansar, respirar aire fresco, manteniendo una alimentación sana y donde todo esté centrado en el entrenamiento y en el ejercicio. El mundo Espiritual es lo mismo: es un lugar súper equipado en el que los Espíritus tienen que realizar ejercicios de rehabilitación, de entrenamiento, de espera, de contemplación, para luego competir. La reencarnación es una competencia: los espíritus tienen que bajar a la Tierra estando preparados, súper entrenados para afrontar la nueva competición, para aprender a conocer, porque solo a través del conocimiento evoluciona el Espíritu. El entrenamiento puede tardar un siglo, treinta años, quinientos años, setecientos años, o seis meses de nuestro tiempo. Durante el ciclo de espera en este mundo Espiritual uno tiene la sensación de vivir en un tiempo infinito pero en el momento que se adapta a la nueva situación social de ese mundo ya no le da importancia, ya no calcula el tiempo. No es necesario. Lo mismo ocurre cuando hacemos algo hermoso, o también algo cansador pero positivo, con alegría, pasión, determinación: no nos damos cuenta del tiempo transcurrido y ni siquiera nos interesa. El próximo trauma es el del nacimiento, pero durante las diferentes fases del desarrollo el espíritu que está creciendo tiene todo el tiempo para adaptarse a esta dimensión, pero no es lo mismo para un Espíritu de Luz y para un misionero. Algo parecido a esto ocurre cuando nos ponemos en fila para pasar a través del detector de metales: si no suena uno es idoneo para pasar a la próxima encarnación. Si uno viene de un mundo de luz se prepara adentro de un óvulo de Luz, viniendo de las tinieblas es muy diferente. Ahí están los Seres, los Guardianes que como entrenadores de fútbol dicen lo que hay que hacer. Durante los nueve meces terrestres anteriores al nacimiento uno tiene la posibilidad de visitar como Espíritu a su madre. Ella construirá el futuro Astral. El Espíritu no tiene cuerpo, lo encarna recién en el momento en el que toma el Alma, a menos que no sea evolucionado y ese también es otro tema diferente. En resumen, uno nace apenas emite el grito. Es así como se nace. En la dimensión espiritual se medita, se contempla, se evalúa lo que uno ha hecho bien y en lo que se ha equivocado, luego va a ver al entrenador y le pide explicaciones y él enseña. Se puede incluso solicitar la posibilidad de hablar con un hijo al que se haya dejado. También están los contactos, a menos que no se tenga la misión de hablar con los vivos, es decir con los muertos, porque ellos son los vivos y nosotros los muertos. Los Misioneros son algo completamente diferente, está la Tercera dimensión, luego la Cuarta que es otra cosa, así como la Quinta, la Sexta y también la Séptima.

P.: Se dice que los niños tienen la “mollera abierta”, un contacto más directo con las partes sutiles. He leído que algunos grupos de monjes Tibetanos, a través de técnicas especiales, logran abrir nuevamente la mollera, entrar en ella... por lo tanto están allí con el cuerpo pero, en realidad, espiritualmente están en donde quieren.

Giorgio: Se trata de misioneros, Seres que pertenecen a la quinta dimensión. Pasas de la lana a la seda.

P.: Se dice que uno encarna mientras siga existiendo el deseo.

Giorgio: Uno encarna por deseo porque la encarnación es una decisión, no es una imposición, pero luego pasa a serlo porque es una decisión “forzada”, es la única forma de poder acceder al Conocimiento Supremo de las cosas Celestes. Es un perro que se muerde la cola: nadie nos impone ir a la escuala pero es el único modo de aprender y de no seguir siendo ignorantes. El Espíritu que potencialmente es Omnicreante, porque nace del Espíritu Omnicreante, tiene el instinto espiritual de búsqueda del Conocimiento, por lo tanto desea reencarnar. Cuando ha comprendido todos los valores binarios: bien-mal, alegría-dolor, etc., ya no tiene por qué reencarnar, contempla las esferas universales porque allí también tiene que crecer. Después de haber obtenido el diploma uno tiene que esperar y ser aprendiz, frecuentar los cursos de especialización, para poder luego alcanzar la séptima dimensión y convertirse en un Ser Cósmico, aunque de hecho siempre hay algo que aprender. Una vez que termina el ciclo de las reencarnaciones uno se convierte en un Ser de Luz y puede decidir ir en misión a los mundos materiales, para ayudar a los hermanos de la Tercera Dimensión. Eso permite sumar puntos para ascender más rápidamente a la Dimensión Superior. Por lo tanto la reencarnación existe hasta que se posea la gnosis, no hasta que exista el deseo, después de ello uno puede dejarla de lado, ya no hace falta. Posteriormente se le puede pedir al maestro Cósmico personal el permiso para ir al Planeta Saras, porque en ese lugar nuestros hermanos, Sus hijos, duermen, son violentos, salvajes, ignorantes. Cada familia tiene un Maestro Cósmico, la nuestra tiene a Cristo, pero existen otros Cristos. Tu Maestro Cósmico te dirá: “-¿Estás seguro? ¿Sabes que corres el riesgo de ir a la segunda muerte? Sin embargo si resistes en ese mundo te daré el premio de la Quinta dimensión”. Y tu responderás “-Si, Señor, quiero ir” y en ese momento recibirás todas las instrucciones y los consejos. Te dirán quién gobierna la Confederación Interestelar, quién será tu punto de referencia, que tendrás que obedecer siempre a tus hermanos superiores que son libres del cuerpo y que por lo tanto pueden ayudarte e instruirte, te dirán que no te tendrás que dejar tentar por las ilusiones de la materia, y luego te sugerirán en qué familia nacer, en base a la genética y a tus exigencias. Si por diferentes motivos no es posible la encarnación desde el nacimiento el espíritu podrá personificar al futuro niño cuando haya cumplido los ocho o los nueve años, la edad ideal para poder hacerlo. Aquí hay Seres en misión que mueren y nacen desde hace 14.000 años, pero no son de este mundo.

P.: Los Hermanos del Cielo han dado muchos consejos, muchas informaciones con respecto al papel de los padres, especialmente al aporte de la madre desde la concepción y mientras lleva al niño en su vientre. Eugenio había hablado de estos mensajes... ¿Cómo puede interferir la madre en el cuerpo físico, en el cuerpo etérico, en la preparación del “contenedor”?

Giorgio: Simona, Alice, al igual que todas las madres que se encuentran en la dulce espera son conscientes de que traerán al mundo a niños “especiales” porque el espíritu que está por nacer es especial, vosotras estáis esperando a Dios que nace, porque los niños son Dios. Día tras día tenéis que vivirlo así, con amor, ser felices, estar contentas, no sentir ansiedad y vivir la eternidad, como si estuviérais entre las nubes. Es cierto que tenéis que sufrir si veis a un niño que muere pero todos los días tenéis que salir a pasear, abrazar a las plantas y a los animales. Teneís que contarles historias a vuestros hijos, tenéis que hacerlo formar parte de los diferentes proyectos y probablemente os responda con un codazo porque son seres sensibles, pero tenéis que mirar al Padre Sol pensando que Dios está naciendo, que es lo más importante del Universo. Cada niño es la representación de Cristo en la Tierra y como vosotras estáis en la Verdad y seguís un camino espiritual, ese Ser viene de un mundo que no está en un retiro de un equipo de Espíritus a la espera de la Reencarnación, sino en un Mundo de la Luz. Es un Ser que pertenece a una dimensión superior, casi seguro uno de esos Seres que pertenecen a la Confederación Celeste y que le ha dicho su Señor: “Señor quiero ir a la Tierra en misión”. Tenéis que prestar más atención a los detalles, tenéis que hablarles, porque su astral entra en simbiosis con el vuestro. Es un ser especial, no porque sea un hijo de la gallina blanca, no tenemos que se racistas, también os he dicho que Aylan que murió en la playa era Dios. Todos los niños que mueren de hambre son Jesús Cristo encarnado. Nosotros tenemos que prestar una atención particular para ayudarlos a adaptarse a esta dimensión de lo contrario serán rebeldes, violentos y se perderán.

P.: ¿Qué papel cumplen las mujeres en nuestra misión?

Giorgio: Las mujeres son la manifestación del Espíritu Santo.

P.: ¿Los niños eligen a sus padres antes de encarnar?

Giorgio: Si, por lo tanto hay que cuidarlos, seguirlos desde pequeños, cuando son adolescentes y jóvenes. Darles la libertad, eso no significa que haya que dejarlos libres de hacer lo que quieran. A todos mis hijos les he hablado de la Verdad, desde que fueron concebidos, porque se de dónde vienen, se quiénes son, tengo que hablarles de los mundos de los que provienen, en los que existe el amor, la hermandad, la paz, la justicia. Tengo que hacerles comprender que han nacido en este infierno porque están en misión, y luego claramente ellos tomarán sus decisiones. Todos los hijos que he conocido y que forman parte de nuestro camino, sin excepciones, son seres sensibles, no son de aquí y nosotros tenemos que explicarles que tienen una familia, hermanos, valores universales, que todos los justos, incluso ajenos a nuestro camino, son personas a las que hay que seguir. Si no lo hacéis no aprobarán nada de esta sociedad y se volverán rebeldes descontrolados, violentos, tomarán alcohol, o drogas, y a su modo destrozarán este mundo. Si en cambio les dais una dirección se convertirán en genios, misioneros, filósofos, jueces, doctores, que querrán ayudar al prójimo.

P.: ¿Son espíritus afines, es decir, que tienen la tendencia de reencarnar en grupos?

Giorgio: Esto es algo que ocurre incluso en nuestras Arcas. Los chicos y chicas del Arca son todos espíritus afines y se han reencontrado. Os doy un ejemplo, pero es válido para muchos otros casos. Aaron y Giovanni son dos Espíritus nacidos de padres diferentes, pero han crecido juntos, después de treinta años se siguen considerando hermanos. Antes de nacer eligieron familias distintas pero se dieron una cita, sabiendo que sus padres se reencontrarían. Claro está que como dice Sonia Alea han venido para salvarnos a nosotros, para consolarnos. Los hijos vienen para poner a la prueba o para consolar pero creo que todos hemos tenido la alegría de su consuelo porque el Cielo vio nuestros esfuerzos por hacer buenas cosas, a pesar de que seamos pecadores, algo limitados. Los espiritus que el Padre ha permitido que nazcan en medio de nosotros son “espíritus buenos”. Lamentablemente a veces nacen espíritus problemáticos, incluso negativos, para poner a prueba a los padres que a lo largo de su vida hayan tomado decisiones negativas. Como por ejemplo ocurrió en el caso de algunos actores norteamericanos que han tenido hijos que con el tiempo se convirtieron en asesinos, drogadictos, suicidas, tragedias que destruyeron completamente a sus familias, en cambio otros han tenido hijos maravillosos.

P.: Ayer me conmovieron tus palabras, al final de todos los saludos, en el momento que nos hacías un llamado a ser valientes al actuar y me preguntaba si ¿tienes miedo de que las Arcas lleguen a ser atacadas con el fin de atacarte a ti en forma indirecta?

Giorgio: No, no tengo miedo de nada. Lo único que quería deciros es que si realmente queremos que cambie algo en el mundo, y ¿por qué no? que Jesús regrese, si realmente queremos acelerar Su venida tenemos que estar dispuestos a dar la vida. No estoy hablando de dinero, o de vender nuestra casa. La vida no tiene precio, me parece que dije algo bastante similar. Claramente no me ofendo, comprendería y lo consideraría legítimo, si alguno de vosotros me dijera: “No, yo puedo donar todo pero no estoy listo para dar la vida”. Siempre he afirmado que tenemos que dar todo lo que poseemos, que tenemos que estar disponibles, pero ahora elevo la apuesta. No he dicho que tenéis que hacerlo vosotros, hablaba por mí. Hoy estoy, mañana no lo se, porque he decidido incluso dar mi vida por esta causa en el momento que me toque hacerlo. Si me llegara a tocar seguiré haciendo lo que hago con pasión a pesar de sufrir: hablar de Cristo y ser periodista Antimafia. Con respecto a nuestros colegas antimafia no tenemos información de que estemos en peligro. Pero a veces tenemos el gusto, el honor y la emoción de encontrarnos con personas que arriesgan su vida y podría ocurrir que nos veamos involucrados. También podría ser que me toque morir mientras escribo un artículo, o podría darme un infarto mientras estoy dando una conferencia, eso también es dar la vida. Han pasado veintiseis años del momento en el que recibí los estigmas, no durará para siempre. Tarde o temprano tendré que saludar, mientras tanto comenzamos, luego pueden llegar a pasar dos, tres, o cuatro años. No tengo miedo por las Arcas pero no puedo garantizar que no me ocurra nada. A partir de hoy, 6 de Septiembre de 2015, viviré al día, no haré programas a largo plazo. Como trabajo con muchos jóvenes a los que les tengo que rendir cuentas igualmente seguiré teniendo proyectos. Pero personalmente, a mis familiares más íntimos les digo: “Mañana será otro día”. En Sicilia ocurrirán cosas muy importantes, a nivel místico-espiritual y en el ámbito social. La estatuilla que llora lágrimas en Piazza Armerina es la señal de ello.

P.: He estado intentando, a través de la metafonía, escuchar la voz de mi madre, que murió cuando yo tenía apenas seis años. Lamentablemente no lo he logrado y me preguntaba si ¿a esta altura ya se habría encarnado?

Giorgio: Es posible, o puede ser que no le hayan dado permiso de comunicarse.

Así llegó el turno de los más chicos. Al verlos subir al escenario, después de haber correteado por toda el Arca, tranquilos. Algunos jugaban a la pelota, otros se divertían subiendo y bajando por el jardín, o simplemente recogían piedritas para coleccionar, otros más seguían insectos, o buscaban ramitas y palitos para convertirlos eventualmente en espadas o varitas mágicas. Los vimos reír, discutir, resolver, ayudarse unos a otros, aprender, negociar. Es inevitable quedar sorprendidos por la maravillosa flexibilidad de imaginación de los niños, por la capacidad de jugar sin miramientos, de darle significados diferentes a todo lo que ven, de explicar el mundo visto con sus ojos, no con las inhibiciones de los adultos. “En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”, dijo el Señor. Y ahora allí están, aún llenos de energía, felicitando a Giorgio por su cumpleaños con sus dedicatorias y pequeñas exhibiciones.

Giorgio: Quiero llamar aquí a mi hermano mayor Enzo Ranieri. Tenéis que escucharlo porque él siempre tiene algo hermoso para decir con respecto al espíritu.

Enzo: “Os pido perdón, estoy muy emocionado. En los últimos tiempos, no se por qué, ver a los niños haciendo sus presentaciones me emociona de manera especial. Aquí estoy y no quiero decir obviedades. Quisiera ser como los niños, exhibirme y dar lo mejor de mi mismo. Si tengo que hablar y expresarme quiero decir algo genuino, sincero, precioso porque para mi vosotros sois  realmente preciosos. Quiero compartir lo que  efectivamente siento que más me importa. Creo que vosotros, al igual que yo, estáis aquí porque buscáis algo: estáis buscando la Verdad. Querría compartir una porción de esta Verdad, que casi siempre se oculta en las cosas más simples, en las más humildes. Si realmente la buscáis tenéis que hacerlo siguiendo esta dirección. No la encontraréis en las cosas sorprendentes, ni en las extraordinarias, más bien en la vida normal de todos los días. Hay dos cosas que son fundamentales para la búsqueda de la Verdad. La primera es: encaminarse, tomar el camino para buscarla, porque la Verdad nos revela la vida. El Maestro nos enseña: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, sin los que jamás podríamos encontrar nada. La segunda es aprender a defendernos cuando nos vemos amenazados por el enemigo que quiere obstaculizarnos al intentar descubrirla. Este enemigo trata de atacarnos en un único punto: en nuestra fuerza de voluntad. Nosotros estamos allí donde está nuestro ser, en la voluntad de hacer y de perseguir el bien por el bien mismo. Su ataque apunta a debilitar nuestra voluntad metiéndonos dudas hasta llevarnos a abandonar el camino”.

Giorgio: Enzo y yo recibimos juntos el Sol de Eugenio. Esa tarde, bajo la lluvia fuerte, volvimos de Nicolosi a bordo de un FIAT Primavera. Era el 20 de Noviembre de 1979, muchos de los que están aquí ni siquiera habían nacido. Diez años más tarde recibí los estigmas. Considero a Enzo como mi hermano mayor, lo respeto mucho, cuando habla cierro los ojos porque es el espíritu de nuestra raza el que habla. Es una persona humilde y simple, siempre fiel, junto a su mujer, es una persona de una elevada cultura, que no es de este mundo. Enzo jamás me abandonó, ni siquiera en los momentos más tristes de mi vida, él siempre estuvo.

Enzo: “A menudo reflexiono sobre el sentido y el significado de la vida. 'Sorprendentemente' mis últimas reflexiones tenían que ver contigo. A veces leo, o siento algo, que me llama la atención y luego medito al respecto. Una de estas se refiere al punto en el que en el Evangelio de Tomás Jesús dice: 'Cuando saquéis lo que hay dentro de vosotros, esto que tenéis os salvará. Si no tenéis eso dentro de vosotros, esto que no tenéis dentro de vosotros os matará'. Esta es una verdad suprema. ¿Qué significa sacar lo que tenemos dentro sino hacer lo que está haciendo Giorgio? Él ha puesto este mandamiento en el primer lugar, lo sigue desde toda la vida, desde que tenía trece años y usaba pantaloncillos cortos, cuando nosotros aún no lo conocíamos, él era el hermano menor de Filippo y casi nos molestaba porque era unos años más chico. Luego, con el paso del tiempo, comprendes que él ya era así, desde aquel entonces ya tenía esta Luz y la mostraba, algo que ha seguido haciendo a lo largo de todo el camino que ha recorrido, demostrándonos cómo tenemos que hacer. Giorgio me considera su hermano mayor, pero yo lo considero un ejemplo de vida, porque él ha dado y está dando todo realmente por la Obra, por la Verdad y por Cristo”.

Giorgio: Mirad los brazos y las manos de Enzo, él trabaja muchas horas para mantener a su familia, sin embargo su cultura es algo que a mi me fascina, estaría horas escuchándolo. Enzo lee cosas espirituales, pero también las recibe. No creo en los contactados, excepto en algunos que se encuentran aquí presentes, pero creo firmemente que Enzo recibe instrucciones.

Enzo: “Estoy convencido de que si uno pide realmente algo el Padre lo concede. Amo profundamente a la Verdad y la he estado buscando toda mi vida”.

Giorgio: Eugenio fue nuestro maestro espiritual y Enzo siguió visitándolo, a pesar de que hubo algunas “divisiones”, por así llamarlas. Por más que Eugenio sabía que él era amigo mío lo recibía igual y cuando se expresaba en relación a su postura contraria a mi metodología Enzo le decía lo que pensaba. Entonces Eugenio asentía, pero luego, mientras todos lo escuchaban decía: “Enzo, está bien, yo se que eres amigo de Giorgio...”. No podéis imaginar lo que eso  significaba.

Enzo: “Yo nunca vi una división, existe una continuidad en la Obra, siempre ha existido, a pesar de las divergencias. Mi amor por ambos ha quedado intacto. Yo iba a ver a Giorgio y también a Eugenio, no veía nada de malo en hacerlo. Eugenio fue mi padre espiritual ¿por qué no tendría que haber ido? Cuando él decía que yo era amigo de Giorgio le respondía: 'Si, pero también soy amigo tuyo, me tienes que soportar como soy'. Eugenio trataba de lograr que me pusiera de la parte de alguno de los dos pero yo me daba cuenta de que me estaba poniendo a prueba, quería ver hasta qué punto estaba convencido”.

Giorgio: Una vez Enzo, mi hermano y yo, junto a Salvatore, a Nino y a Mauro salimos de la casa de Eugenio y después de viajar algunos kilómetros vimos una astronave, una esfera gigantesca que venía del mar y llegó hasta el volcán Etna. Otras personas se bajaron de sus coches para verla, mientras seguía una extraña trayectoria; daba un salto hacia atrás, otro hacia adelante y luego se desplazaba. Nosotros estábamos todos con la boca abierta, contentos, era un consuelo muy grande. Era de luz, como el mercurio, era una luz azul eléctrico que pulsaba; una astronave inolvidable, seguramente el avistamiento más hermoso de nuestra historia, lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Esa es la señal de que ellos nos estaban programando, hacían un sondeo, como decía Enzo hace poco, de la luz que tenemos dentro.

Enzo: “Siempre he sentido un especial respeto por Eugenio, al punto tal que comencé a hablar con él recién después de años de ir a visitarlo. Antes de ese momento me había mantenido siempre en silencio y lo escuchaba con gran alegría, mi temor y mi respeto siempre eran inconmensurables”.

Giorgio: Un día fuimos con Enzo a visitar a Eugenio y yo le conté un sueño que había tenido con él en el que me tomaba del brazo y, después de haberme encomendado al Espíritu de Poimandres, me regaló un dije en el que se encontraban cincelados la estrella de David y el candelabro de siete brazos. Al escuchar el relato Eugenio exclamó: “¡De hecho yo lo tengo! ¡Hijo, has tenido un sueño extraordinario!” Lo sacó de abajo de su camisa y mostrándomelo me dijo: “¿Sabes qué es esto? Es el medallón que usaba Juan el Apóstol. Después de dos mil años lo uso yo”. En ese momento tomó su Sol con el rubí y me lo regaló.

Enzo: “En aquel tiempo yo tuve un sueño en el que Eugenio, como el maestro que era, le hablaba al grupo. En un determinado momento se dirigió a mi diciendo: 'Enzo, la Sabiduría de Hermes está en Siracusa'. No entendía nada, pero hoy la estamos viendo, la tocamos con la mano”.

P.: ¿Puedes retomar el pasaje que tanto te gusta, aquel que habla del Espíritu vivificante?

Enzo: “'Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante'. (Corintios 15,45-47). Hoy somos seres vivos pero nuestro camino al final de la evolución nos llevará a ser espíritus vivificantes, a dar la vida”.

Una voz irrumpe en los parlantes para anunciar otra actividad. Asistimos en directo a la transmisión del programa de “Radio Piper”, conducido semanalmente por Massimo Bonella, director de la web-tv “Pianetaoggi TV”, un espacio periodístico que, gracias a la labor cotidiana, colabora actualmente con una extensa red de televisiones y radios, un circuito que va desde el Noreste de Italia hasta la región de la Toscana y hasta incluso alcanza el canal “Telejato” de Palermo, Sicilia.

Desde siempre la familia Bonella nos ha brindado con humildad un gran ejemplo de perseverancia, de fidelidad y de dedicación a la difusión del Mensaje de Cristo, desde Eugenio Siragusa hasta el día de hoy, así como también a la denuncia social. Una elección de vida que Massimo asumió junto a su padre Marcello, que ya no está en este mundo, seguido de cerca por su dulce hermana Roberta y por su madre Maria, mujer y madre de una  gran fe, sabiduría y valor. Una colaboración que ha sido vivida sin tregua, que los llevó a realizar reuniones y conferencias a lo largo de toda Italia, a entrevistar a personajes incómodos para el poder y a dar testimonio al mundo de esta gran Obra. Además de la divulgación, con el nacimiento de la Asociación “FUNIMA International” su compromiso también ha estado dedicado a nuestros niños de los Andes, y nos ha tocado ver las manos de estas grandes mujeres bordando con el hilo del corazón tanto baberos, como servilletas, trabajos excepcionales con los cuales recaudar fondos para poder llevar a cabo gran cantidad de proyectos.

Giorgio toma el micrófono y, respondiendo a las preguntas de los conductores: Alviano Appi y Massimo, repasa de manera incansable su vida, la misión que la Santa Madre le ha confiado y los mensajes de redención y amonestación para toda la humanidad. Un mensaje que anuncia el retorno del Maestro y Su Justicia, la presencia de seres que vienen de otros mundos y la lucha en contra del anticristo. Y habiendo cumplido con este último compromiso es como esta magnífica jornada llega a su fin y nos saludamos en medio de una enorme red de abrazos, siguiendo la estela de las maravillosas anécdotas sobre Giorgio y Eugenio: muestras de sabiduría antigua que, en la sencillez de la forma y en su profundidad, revelan la humildad con la que el Señor nos habla, esa humildad que convierte a los servidores de Dios en maestros, no en héroes.

Desde los orígenes del mundo ha habido hombres que han luchado toda su vida, destruyendo sistemas consolidados, para edificar nuevos que sean obedientes a las leyes universales de la Creación. Dios les ha dado la potestad de pisar a la antigua serpiente y de aplastar con el talón a su ejército: inmolándose por Su Justicia cambiaron el curso de la historia con sus acciones revolucionarias, pronunciando y escribiendo palabras en contra de toda forma de poder, desafiando hasta la muerte, desde Sócrates hasta Jesús Cristo, el más grande de todos... desde San Francisco hasta Giordano Bruno, desde el Che Guefara hasta el General Dalla Chiesa y muchos pero muchos más. Pero en estos tiempos apocalípticos el Ungido por el Señor, embriagado por el Amor más grande de todos, se prepara para la batalla final: señalar el rostro del anticristo, trazando el camino de la Resurrección en el alba de una nueva Era.

Levanto los ojos para interrogar a la luna que se ha acercado al resplandor de las Pleyades “para gozar de su dulce influencia”, intentando encontrarle un sentido a lo que parece ser solo absurdo, cruel, loco, pero en un fugaz instante su encanto me toma y me lleva lejos, hacia el imperio del Sol Naciente, en ese fascinante, casi mágico, encuentro con los cerezos en flor: allí está el “Samurai con la Cruz”, el más alto jefe, luciendo a cada paso su Código de honor, el camino del guerrero:

義, Gi: Honestidad y Justicia, 勇 Yu: Heroico Valiente, 仁 Jin: Compasión, 礼 Rei: Gentileza, , Makoto o 信 Shin: Verdad – Sinceridad, 名誉 Meiyo: Honor, 忠義 Chugi: Deber y Lealtad.

La Rosa y su Sakura (flor del cerezo, emblema de los samurais), el Sello Sagrado es Su Katana (espada) la Luz es su Yoroi (armadura).

El Caballero levanta los brazos y empuña la enorme Cruz sobre el hombro, la lleva hacia adelante y, cortando el aire traza un semicírculo luminoso dirigido a la bóveda Celeste, a los pies de Su Señor; entonces apoya ambas en su pecho y se arrodilla... pone un pie adelante y luego, solemnemente, desenfunda la Cruz que ahora se ha convertido en Espada apuntándola hacia el círculo incandescente del Sol, hasta besarlo apasionadamente...

La palabra misma de estos románticos guerreros, describía el acto de servir a un dueño, al que estaba unido a través de un ciego sentido del deber y por la incondicional devoción. El entrenamiento físico no podía ser dividido del espiritual y, fiel desde la cuna hasta la tumba, lo acompañaba el desapego al mundo material, ignorando todo miedo, incluso al dolor y a la muerte. Un antiguo refrán describe su espíritu:

“HANA WA SAKURA GI HITO WA BUSHI”

entre las flores el cerezo, entre los hombres el guerrero

(Al igual que la flor del cerezo es la mejor entre las flores, el guerrero es el mejor entre los hombres)

En “El Samurai, los caminos solares del guerrero” se lee: “Dicho refrán recuerda la analogía entre la flor del cerezo (sakura) y el bushi (Samurai) que describe la excelencia y la nobleza de ambos. El cerezo es el emblema radiante de la primavera, la señal del retorno de la vida y de la victoria de la diosa solar. La fuerza de la tierra ser revela como belleza, pureza y fragancia en el azul del cielo. Así es como la potencia del guerrero no se revela como un peso brutal y arrollador, sino con la pureza y el candor de los sentimientos del corazón. La delicadeza de la flor expresa el desapego; después de haber anunciado la primavera la flor de cerezo se deja transportar por el viento. La vida del bushi es hermosa y efímera como solo las flores más hermosas saben ser. La muerte es como el viento que arranca las flores de las ramas para esparcirlas en las praderas, en las aguas, en los torrentes. No hay nada tremendo en el viento de primavera: viene desde el azul y luminoso misterio del cielo, anunciando la vida. El bushi aprendió a considerar su muerte como el viento de primavera: él va de misterio a misterio, de Vida a Vida y es consciente de este andar en su breve pasaje primaveral por la tierra de los hombres”.

Se podría decir que Sócrates fue el primer Samurai de la historia, por la increíble dedicación que demostró por su patria, al servicio de la que él se inmoló. El más sabio de los hombres, según la famosa profecía del Oráculo de Delfos, en un pasaje transcrito por Platón: “La apología de Sócrates”, después de haber sido procesado y condenado a muerte afirma: “Pero ha llegado la hora de partir, yo a morir y vosotros a vivir. ¿Quién de nosotros ha tenido mejor destino? Esto es oscuro para todos, menos para los dioses”.

Durante el Via Crucis, bajo el peso de la Cruz, el Hijo de Dios cae, se levanta, y a pocos pasos de la mirada de Su Madre le dice: “Madre, yo hago nuevas todas las cosas”.

Giordano Bruno escuchó, de rodillas, su sentencia pero cuando terminaron de leerla se puso de pie y mirando a los jueces exclamó: “Maiori forsan cum timore sententiam in me fertis quam ego accipia” (Tal vez tenéis más miedo vosotros al emitir vuestra sentencia que yo al recibirla).

“El samurai no piensa en la victoria, o en la derrota, sino que simplemente combate como un loco hasta la muerte. Sólo en ese entonces llega a su realización”.

Una exhortación a morir que no concierne solo a la muerta física. La verdadera victoria es ante todo la victoria sobre nosotros mismos; el arte de morir a nosotros mismos, combatiendo día tras día, vida tras vida, en contra de nuestros intereses, del orgullo, de nuestras ansiedades y preocupaciones, nuestra parte caduca, vieja, incrédula y sabelotodo, hasta el momento en el que  revistamos nuestro verdadero ego, aquel que está unido al espíritu universal, en unión con Dios y con el Cosmos.

Con amor una servidora de los Servidores de Dios

Sandra De Marco

26 de Diciembre de 2015

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139