Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

giovannimicaleSe han dicho millones de cosas sobre la amistad y se han expresado millones de opiniones sobre la misma, que tiene una vital importancia en mi vida.

Recuerdo que desde niño daba mucha confianza a mis amigos y siempre me ponía a su disposición... mi padre me daba dinero y con él compraba helados para todos...

¿Por qué estoy escribiendo esto? Porque recién ahora entiendo la importancia de este valor. Estoy sufriendo un poco y he comprendido que las pruebas que estoy pasando en mi vida son las pruebas del Corazón...

Mi corazón que para los amigos y hermanos que me conocen saben que no es mío... pero ahora me doy cuenta de que hay que pasar todo lo que Cristo padeció para poderlo seguir, naturalmente de acuerdo a mi pequeñez y haciéndome cargo de mi miseria y de mi pequeña cruz.

Amor, Matrimonio, Hijos, salud, fe pero también la AMISTAD son fundamentales para el crecimiento, tanto de un hombre, como de una mujer, llevándolos a madurar con el tiempo algunas cosas que antes eran consideradas y sentidas en forma diferente, al menos para mi.

¿La amistad? Tendría que ser algo que va más allá de las necesidades individuales y del carácter de cada uno. Un amigo puede llamarse como tal cuando pone a disposición, no solo su tiempo, o lo poco que posee, que ya sería mucho hoy en día, sino cuando por su amigo pone a disposición su vida.

Para mi un amigo no tiene que hacerte pensar que lo buscas solo porque necesitas algo. Tendríamos que buscarnos por encima de cualquier necesidad.

Lo que quiero decir es lo siguiente: “Amigo... quiero compartir alegrías y dolores... quiero buscarte siempre y siempre te seguiré buscando”.

Para mi la amistad tendría que estar en el primer lugar de los valores del hombre. El amigo o la amiga es ese ser que incluso podría reflejarte y en el silencio escuchar tus miedos y tus incertidumbres, podría decir que es como interactuar con nosotros mismos.

Canciones, poesías, (…), amores, sueños, trabajo, experiencias de vida en común y también diferentes. Ideologías, religión, política, a veces son obstáculos para una amistad pero si existe realmente el Sacramento de la Amistad lo que uno siente es: “Amigo te quiero mucho, por lo que eres”.

Como siempre para nosotros que viajamos sobre la ola Crística Jesús es nuestro ejemplo de vida, así como el Padre Adonay, en el antiguo testamento bajaba hasta el nivel humano para brindar su poderosa y majestuosa mano a sus profetas y a quienes le temían.

¿Qué nos enseña Jesús, el Cristo?

“Este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado”.

Nadie cuenta con un amor más grande que este: dar la Vida por los amigos.

El Señor mismo nos dice que ya no nos llama servidores, sino Amigos.

“Oh Señor... cuánto he buscado un Amigo, pero solo en ti confío”.

En el Antiguo Testamento, en el libro de Proverbios (27, 9) leemos:

“El ungüento y el incienso alegran el corazón; así la dulzura del amigo con el consejo del alma”.

Un Amigo verdadero es un don de Dios. El profeta Eclesiástico lo sabía perfectamente cuando decía:

“Un amigo fiel es una protección segura, el que lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio; su valor no se mide con dinero. Un amigo fiel protege como un talismán; el que honra a Dios lo encontrará” (Eclesiastés 6,14-17).

Por lo tanto la Amistad es tierra de la profecía de Dios y de su Presencia.

Lo que ayuda cuando uno sufre es el corazón amigo, con el cual sabemos que podemos contar, siempre. En el proyecto que Dios tiene para la humanidad la amistad cumple un papel fundamenta. Y el Señor mismo nos dio instrucciones al respecto:

“Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo. Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!” (Eclesiastés 4, 9-10).

Es por ello que Jesús mandó a sus discípulos de a dos, sin cosas, pero a cada uno lo mandó con otro amigo. ¡¡¡Solo un bastón... para apoyaros por el cansancio y un amigo para apoyar vuestro corazón... oh si... Señor... (digo yo)!!!

Tendría que esforzarme para ser fiel, disponible, paciente, afectuoso, alguien que sepa escuchar. El hecho de escuchar es la cualidad de la amistad. “El ungüento y el incienso alegran el corazón; así la dulzura del amigo con el consejo del alma” (Proverbios 27, 9).

A menudo escuchar a un amigo, sin darle consejos, es la mejor forma de ayudarlo. En muchos casos es precisamente lo que los amigos necesitan: tener a alguien que los escuche y que esté cerca de ellos.

La confianza y la amistad van de la mano. Y la lealtad camina con ellas: “Si consigues un amigo, ponlo a prueba; no confíes demasiado pronto en él”.

“Un amigo fiel es una protección segura, el que lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio; su valor no se mide con dinero” (Eclesiastés 6,14-15).

La amistad es maravillosa porque proviene de Dios, pero también lo es porque enseña a rezar. En el libro del Éxodo leemos cómo Moisés hablaba del Señor entrando en la “tienda”, es decir, en el lugar de su amistad. Y al entrar quedó envuelto por la nube de la Presencia divina, porque “Acostumbraba hablar el SEÑOR con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo” (Éxodo 33, 11). Por lo tanto podemos afirmar, con Santa Teresa de Avila, que “La oración es una conversación de amistad en que el alma habla familiarmente con Aquel de quien ella se siente amada”.

¿Acaso cuando rezamos no entramos en confianza con Jesús, o con el Padre? ¿Acaso no los tuteamos y conversamos pidiéndoles lo que deseamos a través de nuestra oración? ¿Acaso no conversamos con Él, o con Ellos (a menudo me confundo pero se que Uno es también el Otro) en forma amistosa y confidencial?

Nada más y nada menos que cuatro veces en la Biblia (Cr 20,3; Is 41,8; Dan 3,35; Ger 2,23) Dios menciona a Abraham como su amigo. El profeta Isaías escribió lo siguiente: “Pero tú, Israel, siervo mío, Jacob, a quien he escogido, descendiente de Abraham, mi amigo” (Isaías 41, 8).

De esta extraña, pero profunda, amistad el libro del Génesis nos habla especialmente en dos episodios, ambos presentes en el capítulo 18: la amistad como la hospitalidad y la amistad como el valor de escuchar. (El Capítulo habla, como hemos oído muchas veces, del encuentro entre Abraham en las encinas de Mamré).

Sin embargo hay un bastón sagrado que sostiene a la amistad en nuestras vidas.

Esas mismas vidas cambiaron gracias a un amigo que nos ama y que todos los santos días nos llama, nos coordina, se preocupa por nosotros y se desespera cuando no escuchamos y a menudo también se enoja y sobre todo lo hace con esos amigos que se han convertido en parte integral de su vida y ellos de la suya...

¡¡¡Un amigo de Cristo diría yo!!! Cristo manifiesta su amistad hacia nosotros y su sangre y sus señales que hemos tocado, visto y hasta incluso sentido el perfume de su fragancia que nos hace sentir amigos cercanos de Jesús, es decir del Cristo.

Si tengo que expresar una opinión Giorgio Bongiovanni para mi representa, y espero que lo represente para vosotros, amigos que estáis leyendo, EL SAGRADO AMOR DE LA AMISTAD DE DIOS... eso mismo nos hace permanecer unidos bajo la señal del SOL que ilumina a los Hombres.

Por todo lo que acabo de escribir creo que “EL SACRAMENTO DE LA AMISTAD” tendría que ser el más grande de todos los sacramentos.

A ti, Querido Giorgio y a todos tus amigos y familiares que te han dado la vida

A vosotros, Chicos de la redacción AntimafiaDuemila

A vosotros, Chicos de la Asociación FUNIMA International

A vosotros, Chicos de Sydonia

A ti, Pier con todos tus fieles amigos

A vosotros, AMIGOS y Hermanos de Pordenone, que me habéis acogido

A vosotros, Arcas que estáis bajo la señal de Juan

A vosotros, recién llegados

BUENA AMISTAD PARA TODOS.

Giovanni Micale

9 de Marzo de 2016

Mi amigo dice: “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto. Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como yo os he amado. Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre. Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os escogí a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Esto os mando: que os améis los unos a los otros”.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139