Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

cruzpao100Por Agustín Saiz

Queridos Hermanos, estamos en un momento único, nos acercamos a la última estación después de un muy largo y ancestral viaje. “El fin de los tiempos”, “el Reino prometido” están por llegar y lo podemos sentir entre nosotros, con la emoción de los minutos previos, que se viven intensos como en todo gran acontecimiento.

Algo así como cuando nos reencontramos después de un largo tiempo con nuestra amada/amado, como cuando un Padre siente el alivio de hallar a su niño extraviado, como cuando sale el primer rayo de Sol en una mañana congelada de invierno y nos da  esperanza (1). Pero esto es mucho más… y podemos sentirlo!

cruzpao3Nuestros “Dioses” están por llegar, para ofrecernos increíblemente su amistad y hacer de nosotros una hermandad planetaria. Desde nuestra raíz ancestral está por ser realizada nuestra identidad cósmica y nuestra conciencia se abrirá, ya no para sentir el sufrimiento constante de los inocentes, sino, para ser compenetrada por la luz majestuosa del Cristo Vivo. Inevitablemente estaremos ante Él, no porque lo merezcamos, sino porque Él quiere darnos una mirada directa de amor a cada uno de nosotros…. sé que seremos juzgados y que tenemos pecados, pero el juicio  es justamente esto: una muy severa mirada de puro amor sobre nosotros!
Y mientras transcurrimos este tiempo, que parece un “no tiempo” contenido por la última inhalación del Padre Adonay antes de la exhalación de su Santísima Ira, la presencia de ÉL siempre permanece entre nosotros, para no distraernos, para no bajar la guardia, para tener siempre presente que, no importa lo mucho o poco que creamos de haber hecho o vivido: siempre estamos comenzando! Así nuestra conciencia se mantiene viva! Nuestro Cristo, Aquel que hace nuevas todas las cosas, es para nosotros el agua pura del manantial del jardín más bello de la creación, que siempre nos renueva y nos da Fuerzas.

cruzpaoY mientras nuestra Única gran familia, que llamamos Arca, sostiene con coraje y honor los embates de la tempestad, aparecen siempre las señales. Compartimos esta última que apareció en el piso del pasillo de mi casa, justo debajo de un cuadro hermoso de Giorgio, en donde él esta señalando a Cristo manifestado en un árbol. La imagen da la sensación de estar en relieve, la luz de la cámara rebota en ella para darle volumen… cuerpo. Cuando le pedimos a Giorgio su opinión, nos contestó….

“… IL CRISTO ESTÁ CON NOSOTROS Y APARECIÓ ABAJO DE LA FOTO  DONDE YO LO INDICO CON EL DEDO EN EL ÁRBOL. NOSOTROS ANUNCIAMOS SU LLEGADA…”

Y si… el lenguaje del símbolo está hecho a nuestra medida, sin vueltas, ¡claro y sencillito!
¡¿Quién otro si no es Giorgio?! ¡¿Cuándo si no es ahora?! ¡¿Con quién si no es junto a todos nosotros?! ¡¿De qué otra forma puede ser si no lo acompañamos?! Si no le damos nuestro consuelo, nuestra fuerza, ¡¿nuestra UNIÓN?! ¡¿De que otra forma si no nos despojamos definitivamente de todo?! ¡¿De que otra forma si no le entregamos todo a Él en este tiempo?!

Entonces debemos continuar, hacer esto que es lo que nos gusta, lo que amamos… para lo que vinimos al mundo. Anunciar su presencia, dejarnos compenetrar por el mensaje y ser  una misma cosa… una unidad, una misma conciencia, una misma gran Arca… permitir que El se sirva de nosotros, que use nuestra voz, nuestros ojos, para que pueda mirar a través nuestro al hermano que está por llegar…
…Y para que pueda habitar su propio cuerpo, el cuerpo místico del cual todos los hermanos formamos parte. No hay regalo más bello que personificar su amor, podemos hacerlo entre nosotros, servir al hermano mientras esperamos atentamente que ÉL reciba la orden de su Padre, para manifestarse, en cuerpo y alma, finalmente en el medio de nosotros… solo falta eso!, lo hace a través de Giorgio, de las señales, y de la personificación colectiva de Su Amor… solo falta eso…

(1) Nota: recibir la esperanza en un rayo de Sol no es algo pequeño, es un milagro sublime y muy profundo, un acto de amor perfecto.

Agustín Saiz
Campana, Argentina
27 de agosto de 2016

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139