Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски
antonellaRelatori100Por Antonella Intranò
Era una espléndida jornada de sol (y no podía ser de otra manera) la que recibió a nuestros oradores: Giorgio Bongiovanni, Flavio Ciucani y Pier Giorgio Caria. Habían llegado a Bari para participar de la conferencia titulada “La presencia de los Seres de Luz en el Evangelio: La Segunda Venida de Cristo”. La misma tuvo lugar en el Hotel Barion” el día 20 de Noviembre y comenzó con la presentación a cargo de Carlo Cito, representante de las Asociaciones Giordano Bruno e Falcone e Borsellino. A continuación, Maria Campobasso presentó y describió las actividades llevadas a cabo por la Asociación FUNIMA International Onlus en Palermo y en Paraguay. Una presentación concreta, esencial, carente de golpes bajos, que apuntaba a llamar la atención del auditorio sobre la condición de grave peligro en el que los niños, de esos lugares, viven cotidianamente. Los hijos de esa tierra pobre no tienen esperanzas y son objeto de todo tipo de violencias, principalmente la perpetrada por los 80.000 pedófilos (dato estadístico que dio Pier Giorgio) que viajan desde nuestro hermoso País para llegar hasta allí como buitres, listos para arrancar lo poco que queda de ingenuidad en las miradas de esas criaturas que son esclavas de las drogas, carentes de toda dignidad. Y los voluntarios del merendero “Hijos del Sol” de FUNIMA International las sacan literalmente de la calle para brindarles asistencia material, sanitaria y sus primeras herramientas a nivel escolar, pero sobre todo amor. Después de la proyección del video en el que se han recopilado las terribles imágenes de los niños y adolescentes paraguayos y que quedaron inmortalizadas en el libro Gran Via, Carlo presentó a Flavio Ciucani con su ponencia titulada “Los Seres de Luz en la historia”. Flavio, como buen historiador, comenzó hablando desde una época bien precisa. Remontándose a finales de 1700, donde cambió radicalmente, se impuso la automatización y llegó la revolución industrial. El uso de la electricidad, la transformación de los recursos naturales, llevaron a la modernización y a la innovación de la vida social. Se fue abriendo paso la idea de que “es bueno y correcto todo lo que hace crecer la felicidad del ser humano”, un concepto que formó parte de la declaración de independencia de los Estados Unidos de América de 1776. Pero esta búsqueda terminó exasperándose, convirtiéndose en deseo de supremacía, de abuso de unos sobre otros. Acumular todo tipo de bienes privando al próximo hasta del derecho a utilizar los instrumentos necesarios para alcanzar la felicidad. Todo esto se reflejó inclusive en las actividades económico-financieras desembocando en el capitalismo, por lo tanto en el liberalismo. Naturalmente no tardó en formarse un sector opositor que reivindicó el derecho a la utilización de bienes e instrumentos para todos: el Comunismo. En ese mismo período, en Francia, en la localidad de La Salette, ocurrió algo extraordinario. Una luz deslumbrante llamó la atención de dos niños que llevaban sus ovejas a pastar. Al acercarse descubrieron a una mujer en llanto, al punto tal que no lograba hablar. Pero esto no le impidió comunicarles un importante mensaje. La Virgen María estaba allí, ante sus ojos, en su pecho tenía crucifijo vívido que representaba algo insólito. A la derecha de la cruz tenía una pinza y a la izquierda un martillo. Al inicio se creía que se trataba de herramientas utilizadas para el martirio de Cristo, pero luego un gran mariólogo interpretó esos símbolos como algo relativo al liberalismo y al comunismo. En el centro estaba Cristo. Todo esto quería decir que todo cambio, toda reforma social, toda evolución no se puede dar si no tiene a Cristo como figura central. La Santa Madre, que es un ser de luz, dio este mensaje en todo el mundo. Entre los antiguos griegos se había arraigado la convicción de que los seres de luz eran mensajeros: anghelos, que en griego significa: mensajero. Incluso en el libro de Enoch del siglo I D. C. se hablaba de hombres de los cuales “su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza... y sus ojos como antorchas de fuego”, hombres de otros mundos, de luz, pero a los que no se los define como ángeles. Todo esto está escrito en los Textos Sagrados, pero nuestra ignorancia sobre ellos es muy profunda. Con la llegada de Cristo las cosas cambiaron: Él nos enseñó que Dios es espíritu. Todos los que lo adoran tienen que hacerlo a nivel espiritual. Dios es luz y todos los que aceptan ser cristianos son hijos de Dios. Nuestra esencia es espíritu, luz y es eterna porque son hijos del Eterno.
antonellaRelatoriPosteriormente Flavio centró su atención en las modificaciones que se fueron aplicando a la versión en italiano del Padre Nuestro. Pasando del “no nos induzcas en la tentación” al “no nos abandones en la tentación”. Pero la prueba, la “tentación” llegó al hombre por orden de Dios, no es una condición en la que quedamos abandonados. En conclusión, la Virgen, que es un anghelos, un Ser de Luz, en cada una de Sus apariciones, desde La Salette a Lourdes, Fátima, Teresa Musco en Caserta, Gimignano en la Provincia de Ascoli Piceno, los mensajes recibidos por Agnes Sasagawa (Akita, Japón), en Belpasso (provincia de Catania), así como la aparición de la Virgen en San Nicolás (Argentina), a Sor Anna de Roma, siempre ha dado el mismo mensaje. En el cual exhorta al hombre al arrepentimiento. Profetiza la autodestrucción de la humanidad, un conflicto mundial destructivo, la corrupción de la Iglesia y nos llama a nosotros, sus hijos, a mostrar la luz que está en nuestro verdadero yo, a dar el ejemplo. “Combatid, hijos de luz, vosotros pequeño número que lo veais, porque he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines”.

Luego llegó el turno de Pier Giorgio quien, naturalmente, dejó todas las cosas en claro. Cristo, que es uno de los Seres de Luz más elevados, viene como Maestro omnisciente, omnipresente y omnipotente. En la parábola del Paráclito dice “Todavía tengo muchas cosas que deciros, pero no estáis en situación de recibirlas ahora”, profetizando además “Cuando llegue Él, el Espíritu de la verdad, os introducirá en la verdad entera”. El Evangelio recopila una parte de Sus enseñanzas pero en realidad nosotros no las conocemos. Decimos que amamos a Cristo pero no sabemos nada de la ciencia que nos ha dejado y con el experimento que hizo Pier Giorgio, pidiendo que levantaran la mano todos los que lo conocían realmente, quedó en claro. Sin conocimiento no podremos afrontar el Juicio final, ya que nuestra religión está compuesta por rituales puramente formales. En el momento que vino Cristo tuvo que utilizar un lenguaje adecuado, claramente no podía ser tecnológico, ni científico, por lo tanto tenía que explicar todo en parábolas: “Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de Verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí”. El Espíritu de Verdad se mueve en el mundo incluso a través de los mensajes que ha dado la Virgen María, que hacen posible la interpretación, por ejemplo, de las visiones transmitidas por Juan, quien ya hace 2000 años, veía cómo sería la sociedad moderna. Cristo nos ha explicado la ciencia del espíritu que explica cómo funcionamos los seres humanos. “YO” es la expresión del Espíritu-inteligencia que durante un período, utiliza un cuerpo. La idea nace del espíritu, el cerebro no es más que un elemento que elabora y se pone a disposición de la idea en si. Necesitamos conocer ya que la ciencia oficial ha hecho y estudiado mucho con respecto a las funciones orgánicas y biológicas, pero ¿la ciencia puede estar enfocada simplemente en lo que se puede ver y tocar? Los condicionamientos nos han impuesto esta visión, alejándonos de la verdad relativa a nuestra verdadera naturaleza. “El Espíritu es energía-luz de un tenor muy elevado, de una frecuencia muy alta que repercute en forma primordial en todo lo que es la estructura biológica. La genética es la expresión material de un proyecto, cuyas bases fundamentales energéticas son muy poderosas y que nuestros instrumentos rudimentarios no logran identificar”. La manipulación de la información en la que estamos inmersos nos impide comprender el engaño que nos envuelve. Todos los datos que registramos han sido manipulados expresamente y por ello la elaboración que hagamos de ellos generará una acción incorrecta, llevándonos a una condición de inmovilidad, de continua y constante esclavitud en beneficio de unos pocos poderosos del mundo. Por lo tanto es indispensable investigar, adquirir información genuina con respecto a nuestra naturaleza espiritual, eterna, divina, recién ahí podremos comprender que interactuamos con el Universo que es un ente inteligente que puede descifrar el nivel moral de nuestro accionar. La ley de causa y efecto dictada por el Señor es algo tangible. Estamos en condiciones de determinar nuestro futuro controlando nuestras acciones, nuestras decisiones. “La verdadera revolución es el cambio de nosotros mismos”. El manual de instrucciones de nuestra existencia es real y accesible para cualquiera y es el Evangelio que explica cómo funciona el ser humano y la Creación en la que vive. En los textos sagrados está explicada la verdadera naturaleza de los Seres divinos, la existencia de otros mundos, la función de salvadores de los ángeles mensajeros hacia la humanidad que tendrían que ayudarnos a corregir nuestros errores. Es incalculable la cantidad de ejemplos y nociones que Pier Giorgio transmite y el silencio reinante en la sala era enorme, como prueba de la atención que todos estaban prestando al escucharlo. Pido disculpas si me voy por las ramas y no desarrollo un relato lineal pero tuve una sensación muy fuerte de que todos los presentes estaban pensando “¡entonces, me han engañado en forma descomunal!” Desde nuestro nacimiento hemos sido separados de la verdadera naturaleza, no podremos emanciparnos, no podremos alcanzar la libertad del alma si no aceptamos el sufrimiento que surge de la destrucción de todas nuestras convicciones para aceptar las enseñanzas de Cristo. 

Luego de una extraordinaria exposición Pier Giorgio presentó a Giorgio Bongiovanni a través del video que documenta el examen médico de sus estigmas realizado por su médico-amigoNico Ceglie, presente en la sala. Cabe destacar la coherencia de Giorgio que cuenta con más de veinte años de estigmatizado.

Luego de la proyección la conferencia terminó y lo que comenzó fue un diálogo entre Giorgio y nuestros corazones. Nos habló de su experiencia personal de estigmatizado, de cómo cambió su posición frente a alguien que no comprende el sentido de su misión. Empezando por su infancia y su familia, contándonos una vivencia que tuvo con su madre en la casa de una mujer de esas a las que comunmente en los pueblos se las llama “curandera”. Giorgio tenía entre 5 y 6 años y después del rezo del rosario doña Emilia le dijo a Giovanna (la madre de Giorgio) que la imagen de la estampita que tenía en la mano estaba llorando. Las manos de la madre y de su hijo estaban unidas pero en el momento que se separaron las lágrimas dejaron de brotar para luego volver a hacerlo cada vez que Giovanna volvía a tomar la mano de su hijo. El milagro era para él. Luego siguieron las experiencias espirituales, como por ejemplo, la visión de un ser al que Giorgio reconocería con el tiempo como el extraterrestre Orthon. Luego, a la edad de 9 años tuvo un accidente. Estando en el hospital y casi sin esperanzas Giorgio fue llevado al quirófano y la señora Giovanna se dirigió a la capilla del lugar, se postró ante la imagen de la Virgen de Fátima. Le ofreció a su hijo con tal de que le salvara la vida. Y la Virgen aceptó esa ofrenda realizada por otra madre desesperada. Así comenzó la vida de mensajero para Giorgio y el mensaje es muy simple: la Segunda Venida de Cristo. No sabemos cuándo será pero este es el tiempo, probablemente ocurra en Italia y todos, en todas partes de la Tierra lo sabrán. Pero esta vez no será como hace 2000 años. El Padre Lo enviará para juzgar al mundo, para separar a la parte mejor de la humanidad, a quienes hayan trabajado a favor de la vida, a pesar de no ser creyentes pero que hayan hecho el bien. Las obras serán determinantes en el momento del pronunciamiento del juicio. Claramente es difícil comprender, en este tiempo, el mensaje de Giorgio. Es un mensaje que habla incluso de otros mundos en los que el sistema social no contempla las enfermedades y en el que los médicos están al servicio de quienes no poseen su ciencia. En cambio nuestra vida está condicionada por el dinero, quien no lo tiene no es nadie. Las sociedades que Giorgio describe están organizadas en forma diametralmente opuesta a la nuestra: basada en la meritocracia, en la que reina el bienestar. Giorgio concluyó afirmando que el hecho de haber sido elegido para cumplir esta misión tiene que ver con el valor que demuestra al decir la verdad sin reticencias, sin titubeos. Por el amor que le entrega a Cristo y por lo tanto a todos nosotros.

 

antonellapubblico1
Antonella Intranò

27 de Noviembre de 2016

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139