Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

Tomas CaravaggioPor Sandra De Marco
Seguramente no sería muy difícil creer en Dios si, cuando regresó donde el Padre, se hubiera quedado en lo alto de Su Ermita para gozar de la Creación. En cambio, como tenía que ser, todos lo sabemos y muy bien. Jesús de Nazaret, el Resucitado, ha mantenido su Promesa y dos mil años más tarde ha tocado a la puerta de nuestras vidas. Él está aquí: con los Signos de Su Pasión y con numerosos signos que manifiesta en el Cielo y en la Tierra, ha venido a despertar a ese Tomás de la escuela de Juan, al incrédulo creyente que vive en todos nosotros.

Uno de los genios más grandes de la historia, a través del apóstol más escéptico plantea fielmente sus dudas y temores seculares y se los traslada incluso a los discípulos que aparentan ser menos desfachatados al pedir pruebas y confirmaciones. Con “La incredulidad de San Tomás” (1600 -1601 Bildergalerie), una de sus obras más extraordinarias, el Caravaggio logró inmortalizar con un realismo insuperable lo que ocurrió en el Cenáculo, agrupando en pocos centímetros todos nuestros conflictos, nuestra contradictoria humanidad.

Una narración pictórica que apunta derecho al corazón del Mensaje, superando toda trascendencia y resaltando a un Dios que se hizo carne y sangre y al hombre que siempre ha estado en lucha con su peor enemigo: sí mismo.

El Mesías carece de todo tipo de halo de deidad, lejos de la luz de los reflectores, sin una aureola ni angelitos que hagan de marco, obligando al ojo a dirigirse hacia el sentido más profundo de la obra. Su rostro ha sido dejado a la sombra mientras que el enfoque se concentra en la mano derecha del Señor, que delicadamente corre la túnica para descubrir la herida del costado y con la mano izquierda acompaña la mano de Tomás. Una mano con rastros del tiempo y del trabajo, detrás están los ceños fruncidos y las miradas desencajadas al igual que las hipótesis de los testigos. Las cabezas inclinadas y con las bocas abiertas por el estupor, por la curiosidad, y por la sorpresa, dan a entender perfectamente cuán arraigada estaba la duda incluso en el corazón de los demás apóstoles.

El autor condensa en una deslumbrante síntesis los miedos y la obstinación del hombre, haciendo que no seamos simplemente partícipes sino forzosamente protagonistas. No pretende dejar como legado a la humanidad una verdad absoluta pero si, con la pura descripción de los hechos, provocar un corto circuito en nuestras mentes fósiles y dejar como herencia para cada uno de nosotros el puntapié para interrogarnos sobre nosotros mismos y sobre por qué somos cristianos diferentes. Sin dudas el camino de Tomás también ha sido el de cada uno de nosotros, con una única diferencia: nosotros hemos entrado en el Cenáculo una, cien, mil veces, hemos visto, tocado las Señales de Su presencia. Hemos llorado, rezado, jurado, alabado... pero ahora el tiempo ha llegado y el Cielo pretende que demos un nuevo paso, que haya un cambio radical: que exclamemos “¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20, 28) y que dejemos todo para seguirlo. O, darnos la vuelta e irnos lejos, para identificarnos en la próxima obra maestra del artista: “Naturaleza muerta con fruta” (1601-1605 Denver Art Museum).

5 DE NOVIEMBRE DE - PORDENONE

En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen. Siempre nos presentamos así porque la Señal de la Cruz, según la tradición espiritual cristiana y las enseñanzas de Jesús, desgarra el velo de Maya, armoniza, rompe con las energías negativas y atrae a nosotros al Espíritu de Cristo. Hacernos la Señal de la Cruz no es una casualidad, ni siquiera una tradición, ni un ritual: es importante porque significa que estamos pidiéndole a Nuestro Señor que esté presente. Jesús dijo: “Porque donde están dos o tres reunidos en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos”. Por lo tanto una vez que estamos reunidos, con la Señal de la Cruz atraemos Su presencia.

Hoy quisiera que comprendierais algo definitivamente. Me refiero al corazón de nuestro mensaje, centrado completamente en la Segunda Venida de Cristo, que comprende los Mensajes, las enseñanzas, nuestras actividades, el activismo en las Arcas. Nuestra historia tiene una procedencia hermosa, poliédrica. Muchos de nosotros son cristianos, otros de origen islámico, budista, hay hermanos que son devotos de maestros orientales, hasta incluso hay laicos, que son activistas sociales y que no siguen un camino espiritual aunque participan y están con nosotros. Pero todos saben que el corazon de mi mensaje, de mi historia, de la Señal que llevo es la Segunda Venida de Cristo.

A menudo me hacéis esta pregunta en las conferencias, para saber más, para entender: “¿Cómo regresará Jesús y cómo se manifestará?” Hemos hablado de ello muchas veces a lo largo de estos años, inclusive en público; a menudo algo que se da por entendido puede provocar una mala interpretación y distracción. Esta noche quiero explicar este argumento del Evangelio.

Tenemos que tener siempre presente (y os ruego que luego releáis los pasajes del Evangelio correspondientes), asimilar incluso físicamente, tenerlo perfectamente claro en la mente objetiva y racionalmente, que Jesús Cristo ha resucitado. Todos vosotros, por fe, creéis a pesar de no ver (“Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron” Juan 20, 29), mientras que yo creo porque Lo he visto físicamente y la fe me ayuda a superar la tentación de pensar que tal vez me he vuelto loco, de haberme confundido. Entonces mi fe y la vuestra van por caminos diferentes.

Prestad mucha atención: estoy planteando un argumento a nivel racional, humano, sobre todo material, que oculta la enseñanza espiritual, también me dirijo a los laicos que me escuchan. ¿Qué significa, que Jesús ha resucitado? Resurrección es una palabra trascendental. Jesús en el Evangelio la expresa con diferentes significados. Gracias a la resurrección el cuerpo de Lázaro, sin vida desde hacía cuatro días, se levanta y sale del sepulcro. Jesús, dirigiéndose a la multitud, dijo: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que Él me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final” (Juan 6, 37). Resurrección también significa reencarnación. En cuanto a este pasaje hay muchos que creen, erróneamente, que al final de los tiempos todos los muertos resucitarán de sus tumbas. Jesús se refería a quienes, en el proceso de sus vidas, hayan puesto en práctica Sus enseñanzas y el último día Él los hará resucitar (en su última reencarnación), es decir, liberará sus almas y las hará resucitar proyectándolas hacia la Eternidad. Volviendo al mensaje de hoy hay que tomar al pie de la letra la palabra resurrección: ¡Jesús resucitó físicamente! Los Ángeles de la Luz habían destruido la piedra que cubría el sepulcro con un rayo, inmediatamente Jesús, en carne viva, se levantó y salió únicamente con las marcas en las manos, en los pies y en el costado para que Sus hermanos pudieran reconocerlo. Jesús de Nazaret está vivo y, en los cuarenta días siguientes, se dejó ver en varias oportunidades. En el Evangelio figura la descripción de algunos de esos encuentros, como por ejemplo cuando atravesó la pared del Cenáculo y sorprendió a los apóstoles, provocando bastante miedo. Dado que en la mesa había pescado cocido Jesús preguntó si podía comer y al masticarlo quiso demostrar que estaba presente físicamente, en realidad no necesitaba nutrirse. Luego, cuando ascendió al Cielo, lo hizo con todo Su cuerpo, con el mismo que se había dejado ver. Este Espíritu Crístico no es un maestro ascendido, sino que está presente con Su cuerpo. si Jesús resucitó y luego ascendió al Cielo, nosotros que no Lo hemos visto, esperamos que descienda. En cambio os digo que Cristo está presente nuevamente, físicamente, entre nosotros desde 1952, con Su cuerpo resucitado, desde que comenzó la Obra de Juan, de Eugenio Siragusa. Nosotros somos la continuación. Jesús ha regresado y ahora quiero que esta verdad os quede impresa en el corazón y en la mente: aún no se ha manifestado con Poder y Gloria pero os invito a leer nuestros mensajes en los que se advierte que Èl está de incógnito en la Tierra, con algunos de Sus apóstoles. No tenéis que esperar que descienda del Cielo. ¡Lo hará, pero esta noche al regresar a vuestra casa os Lo podríais encontrar en el ingreso, vestido con una túnica porque os quiere ver, saludar y le podréis dar de comer! Jesús de encuentra de incógnito pero cada tanto se presenta. Ahora os relato algunos episodios sorprendentes. Un sábado por la noche, en la ciudad de Catania, tres jóvenes decidieron ir a divertirse a una discoteca. Emprendieron viaje con una pequeña camioneta y se encontraron con un hombre que llevaba una túnica y que les hizo señas para que se detuvieran, instintivamente disminuyeron la velocidad y lo hicieron subir al vehículo. El joven “vagabundo” se sentó humildemente y viajó con ellos mientras escuchaba su conversación, y sus blasfemias, eran tres chicos divirtiéndose, en un determinado momento les dijo que quería bajar un poco más adelante. Sorprendidos y fascinados le preguntaron ¿quién era, de dónde venía y por qué se encontraba allí? Cuando el hombre descendió del coche se apoyó en la ventanilla, los miró fijamente y les dijo: “Ahora os digo quién soy, hace dos mil años me llamábais el Salvador, hoy me insultáis diciéndome chancho. Que tengáis buen viaje” y desapareció ante sus ojos. Los jóvenes quedaron estupefactos y en lugar de ir a la discoteca fueron directamente al Hospital Garibaldi de Catania. Sobre este caso publicaron un artículo en el periódico. No se qué fue de estos chicos. Creo que inconscientemente han olvidado lo ocurrido, o nunca le encontraron una explicación, pero de hecho jamás fue desmentido.

En una noche de verano, de hace algunos meses, mientras estaba oscureciendo me encontraba viajando con Sonia Alea, hice una pausa debajo de un puente, no muy lejos de aquí. Sonia se sorprendió y me preguntó por qué me había detenido y le respondí: “Mira, allí me encontré con Jesús, Él me detuvo en este lugar. Subió al coche y hablamos”. Antes de que se fuera le pregunté: “¿Señor, a dónde vas? ¿Qué haces, cómo vives?... En momentos como ese uno se deja llevar por la esencia humana y querría ayudar, acoger. Entonces me miró, se apiadó de mi y respondió: “VIVO AL DÍA” luego desapareció. Al irse vi algunas extrañas luces en Su dirección, probablemente eran los Hermanos del Cielo que Lo estaban esperando. Jesús no necesita de un burrito. El Señor me dio un mensaje, una respuesta tan profunda sobre la cual se podría escribir libros. Esto quiere decir que Jesús Cristo ha regresado. Alguien podría decir que ya lo he dicho, además hay muchos mensajes en los que se advierte sobre la presencia de Jesús en la Tierra pero me gustaría que nosotros lo viviéramos. A veces relegamos esta gran verdad a la teoría, a nuestra fe, como algo puramente espiritual que existe, tal vez es la razón de nuestra vida pero que de hecho no la vivimos en la cotidianidad. En nuestra vida aprendemos muchas cosas pero evolucionamos únicamente si las ponemos en práctica en nuestra vida cotidiana. ¡Así es como aprendemos la supervivencia: tenemos que trabajar, nos preocupamos por nuestros hijos, por nuestros hermanos y es algo hermoso! ¡Pero quiero que vivamos cotidianamente el hecho de que Jesús está aquí y que nos visita! ¡Que me haya visitado significa que nos ha visitado a nosotros, por lo tanto es un honor muy grande, es algo sorprendente! A veces me siento tentado, deprimido, me pregunto cómo haré para seguir adelante y Satanás entra en mi mente (no en mi espíritu, ya que a esta altura no necesito ser puesto a prueba sobre la existencia de Cristo? Jesús hace una incursión en mi vida y se deja ver, incluso algunos de vosotros me venís a contar cosas que me dan a entender que Él está presente.

Cristo ha resucitado pero no tenéis que creerle a nadie que os diga: “¡Yo soy el Señor! ¡He regresado!” ¡Es falso! Si algún día os llego a decir: “Yo soy el Mesías” ¡No me creáis! Puedo ser un mensajero de Jesús, inclusive a veces puedo llegar a ser personificado, como cuando sangro. En ese momento es como si Él estuviera presente pero nadie es Jesús. Cristo dijo que tengamos cuidado con los falsos profetas, reveló que Él resucitó de entre los muertos. Quiere decir que Jesús está presente en la Tierra, con el cuerpo de Jesús de Nazaret, con el Alma de Cristo y con el Espíritu del Padre Adonay. Dios está entre nosotros, de incógnita, con humildad y en silencio. Cuando se manifieste al mundo tendrá el mismo rostro del Consolador que todos vosotros conocéis. Ese es el rostro del Padre, de Jesús Cristo resucitado de entre los muertos. Lo digo porque Él os quiere preparar, todos vosotros Lo veréis, varios Lo verán en la calle. Si se os aparece cuando estéis solos Lo veréis con la cara del Consolador. Si os Lo encontráis en un bar, o en la calle, no se mostrará con Su verdadero rostro pero os dará una señal. En ese momento vuestro corazón os explotará, Lo reconoceréis y diréis: “¡Este es el Señor!” En cambio en público se transfigura como ocurrió con los discípulos de Emaús (Lucas 24, 13) que formaban parte de los setenta y dos discípulos y que conocían a Jesús y habían asistido a varias lecciones dadas por Él. Jesús se presentó ante ellos en Galilea, junto a otra gente, comenzó a dialogar y a entretener a las personas con argumentos teológicos. ¡En un determinado momento pidió un poco de pan, lo dividió y fue allí cuando los dos discípulos reconocieron al Señor! Se arrodillaron y Él les dijo: “¡Si, soy Yo!”

P: ¿Cuál fue el encuentro más sensacional que has tenido con Jesús?

Giorgio: Es difícil responder a esta pregunta. Hace aproximadamente treinta años me encontraba en Sicilia y estaba recorriendo una calle a bordo de un coche FIAT 128 blanco, al costado del camino vi a un joven vestido como hippie, con cabello largo, tenía una casaca con flecos y con mocasines cheyenne. Su rostro era el del Consolador, el de la Sábana Santa, me profetizó lo que ocurriría. Me dijo: “Soy Yo, el Hijo del Hombre. Recoge las flores de tu jardín, hijo mío, he venido a decírtelo”. Inmediatamente se lo conté a Eugenio, yo le contaba todo a él.

Otra experiencia que tuve fue en 2001, mi hija aún no había nacido. Había mucha niebla y por lo tanto no iba a más de 30, 40 km. De repente una persona vestida de blanco me hizo señas para que me detenga en la banquina, en sus manos tenía un recipiente. Yo observo todo porque siempre estoy atento a las señales. Miro las patentes de los coches, las nubes, los árboles, a veces veo luces, pero luego me doy cuenta de que no son los Hermanos del Cielo sino que son luces de helicópteros o lásers de las discotecas. Me di cuenta de que era Jesús porque se dio a conocer de inmediato diciéndome: “-Sabes que tengo muchas legiones y muchos servidores” entonces le respondí: “-Señor quiero ser un servidor Tuyo”. Y Èl me dijo: “-¡Si, lo eres! – y luego agregó – Te ordeno que recibas a un soldado de estas legiones en tu familia”. Posteriormente nació Sonia Tabita. Creo que todos vosotros sois soldados de las legiones crísticas pero esa vez quiso anunciarme específicamente el nacimiento de un soldado Suyo.

Un día vi un rayo de luz que descendía desde el techo de mi casa y de la silueta de luz se materializó un joven hermoso, palestino, que llevaba una túnica. Se sentó a la mesa, Le ofrecí un poco de pan (paradójicamente fui yo quien Le dio la Comunión) y luego me dijo: “-Hijo mío, tenemos que comer el pan de la vida”. Se levantó, comenzó a irse hacia atrás sin darme la espalda hasta que se convirtió en una antorcha humana de luz, un rayo láser y desapareció por el techo, de la misma forma que había llegado. No tenemos que sorprendernos cuando Jesús entraba en el Cenáculo atravesaba la pared, no tocaba a la puerta.

Tenéis que tener cincelado en vuestro corazón que Jesús está aquí, en todo lo que hacemos, incluídos los pecados que cometemos, porque somos conscientes de que nos equivocamos. El pecado no nos aleja de Jesús: si nos arrepentimos el Señor nos perdona y nos acercamos más a Él. Nos alejamos si no admitimos que nos hemos equivocado, o si le echamos la culpa a un hermano. No somos malos, no queremos hacer daño. Yo os conozco, sois todas buenas personas. Pecamos por buena fe, evaluamos mal algunas situaciones, las juzgamos en forma errónea, cometemos pecados de egoismo porque nos queremos aprovechar de alguien, pero no son pecados de maldad, con el objetivo de hacer daño, o porque responden a una actitud diabólica. Sin embargo siguen siendo pecados por consiguiente cuando nos equivocamos tenemos que dirigirnos al Señor y admitirlo. Si nos comportamos mal con un hermano tenemos que ir a su encuentro, diciendo la verdad, admitiendo nuestro error, por más que hayamos actuado con buena fe. Si pecamos no nos alejamos de Cristo, Él siempre está cerca. Todo lo que hacemos durante nuestra jornada, los pecados y errores cometidos, tiene que ser ofrecido a Cristo: esta Causa es Suya, nuestra vida es Suya. Nosotros no tenemos una misión: somos colaboradores de la misión de Jesús Cristo en el mundo. No tenemos una candidatura definitiva, lo único que podemos decir: “Señor, mi vida es Tuya, si pudiera entrar en el Reino de Dios seré muy feliz, de lo contrario hágase Tu voluntad”. Todo lo que hacemos tiene que ser en función de la Misión de Cristo para la renovación del mundo, como por ejemplo trabajar en favor de una causa justa, la espiritualidad, el activismo social, ayudar a los niños, denunciar las injusticias, ayudar a las personas justas. Quiero que penséis en el hecho de que Jesús está aquí, aunque no sepáis dónde vive, física y humanamente. Él es nuestro director, nuestro Maestro, nuestro Gurú, nuestro Guía, nuestro Avatar. Claro está, todos querríamos tener un diálogo directo con el Señor, yo pagaría hasta con la vida si esto fuera suficiente para que os pudiera hablar en mi lugar, pero hágase Su Voluntad y no la mía. El Señor me encarga que os de los mensajes, pero no soy el único que tiene contactos (sueños, etc.) con Jesús. Tenéis que pensar en Él como si fuera un amigo que está presente.

Hoy quiero que regreséis a vuestras casas con esta certeza: ¡toda vuestra vida (vuestros hijos, el trabajo, vuestra mujer, o compañera, o novia, vuestras satisfacciones, vuestros programas y proyectos) tiene que ser vivida en función de Su misión, para Servirle! Tenéis que decirle a Cristo: “¡Señor, todo lo que hago es únicamente por Ti, no por Giorgio, voy a Palermo, a Sudamérica... por Ti Señor! ¡Escribo, como, pienso, voy a una conferencia, hago el amor con mi mujer, pero quiero que en todo esto estés Tu Señor! ¡Sin Ti no hay nada! ¡Te ofrezco mi vida física, psíquica y espiritual, porque me has dado la Vida Eterna!”

Yo se por cuánto tiempo seguiré estando aquí, no soy eterno, tarde o temprano os quedaréis huérfanos durante un cierto período de tiempo.

Ahora quiero plantear una provocación: haced partícipe a Cristo de todo lo que vivís, incluso cuando estáis pecando, porque Él os detiene y os impide continuar. Decidle: “-Señor, estoy pecando ¿estás?” ¡Él está presente, está allí con vosotros y os libera! Èl le dijo a los hipócritas que rezaban y que según ellos no tenían pecados, eran justos y perfectos: “En verdad os digo, le daré el Reino a los pecadores, a los ladrones, a las prostitutas, y os lo quitaré a vosotros”. En cambio el pecador se dirige a Él diciendo: “-Señor, mírame, aquí estoy, sálvame pare que Te pueda servir!” Esto es lo que Jesús quiere, no a los falsos que por dentro están llenos de muerte, que jamás piensan en él, pero que le hacen creer a todos que son Sus servidores. Tenemos que invocarlo, incluso mientras estamos pecando, Cristo lee la mente, siempre está presente. Entonces da lo mismo si nos dirigimos en seguida a Él y Le decimos: “-Señor, me quiero liberar de este mal, estás aquí conmigo y por ello te pido que me arrastres hacia Ti”. Él os responderá y os llevará hasta sí mismo, os dará el Conocimiento y os liberará. Con más razón si estamos haciendo cosas de la Obra Lo involucraremos. Tenemos que hablarle, por más que parezcamos locos. Decidle mentalmente: “-Señor estoy dando esta conferencia. Estás aquí presente, como dice mi amigo Giorgio, tal vez estás cerca mío, estás sentado allí lejos, en el fondo de la sala y por ello quiero hacer esta conferencia para Ti...” ¡Haced esto sin fanatismo, es decir, viviéndolo! ¡Cualquier cosa que hagamos tenemos que dirigirnos a Cristo porque Él es el dueño de nuestras vidas, no como un dictador pero nosotros hemos dicho que si a Su llamada para servir en Su misión! A nivel burocrático podemos decir que cada uno de nosotros tiene una misión personal, pero con la conciencia de que estamos aquí porque hemos dicho que si, para seguir la misión de Cristo

Él me ha revelado que: “-¡Si alguno de vosotros lo hace no será juzgado porque ya está conmigo en el Paraíso, entonces puede hasta llegar a pecar, porque ya está en el Reino de Dios!” le pregunté qué es lo que hay que hacer y Jesús me respondió: “-¡Tenéis que amar a un hermano de la misma manera que me amáis a Mi!” ¡Si un hermano se equivoca, o nos hace enojar, hay que amarlo aún más! ¡Y si hay que corregirlo hay que hacerlo con amor!” ¡No es facil pero esta es la condición! Si nos amamos, nos abrazamos, nos servimos unos a otros, si no tenemos prejuicios hacia un hermano o una hermana que está ante nosotros, ya estamos en el Reino de Dios. ¡El Señor quiere que los ame al igual que Lo amo a Él! es un proceso casi imposible de completar porque, por las estadísticas que tengo, se que ninguno de nosotros es capaz de hacerlo, ni siquiera yo. Al menos le tenemos que demostrar a Cristo que estamos dispuestos a hacerlo con toda nuestra voluntad. ¡Hasta incluso trataremos de dar la vida para alcanzar este objetivo, antes de que regrese con Poder y Gloria al mundo! Tenemos que amarnos, no con adoración, o con devoción como hay que hacer con nuestros Avatares, no tengo que arrodillarme ante mi hermano como lo haría ante Jesús, estaría pecando porque Él es nuestro Único Maestro. Tengo que amar a mi hermano al igual que amo a Cristo y juntos tenemos que ser devotos Suyos. ¡Esta es nuestra misión! ¡Por consiguiente tenemos que seguir adelante, dedicándole a Èl nuestro DÍA A DÍA!

P: ¿Un hermano es alguien que pertenece a las Arcas, o cualquier persona con la que nos encontramos a lo largo de nuestras vidas?

Giorgio: Un hermano es cualquier ser humano con el que nos encontramos a lo largo de nuestro camino pero Jesús se refiere a nosotros, en el caso del mandamiento que me ha dado. Después de la última cena Cristo le pidió a los apóstoles que se amaran al igual que Él los había amado: es un mandamiento específico, dirigido a los presentes, no a toda la humanidad. Nosotros, junto a todos aquellos que creen en Cristo, somos la descendencia de los apóstoles. Así es como lo entiendo yo. Si además logramos amar a nuestro hermano, a aquel al que no conocemos, como amamos a Jesús significa que nos hemos transfigurado en la Esencia Cristica y este es el destino final. Jesús ama a toda la humanidad, incluso a Totò Riina y quiere que él se arrepienta y que diga toda la verdad. Pero cuidado no tenemos que confundir amor con debilidad, o justicia con venganza, hay que tener cuidado y discernir. A veces confundimos el amor con la debilidad y permitimos a los demás que se sigan equivocando. No podemos hacerlo, tenemos que corregirlos incluso con determinación, o gritando. Jesús tomó el bastón y destruyó las mesas de los mercaderes del templo, hasta llegar a herir a algunos, pero también dijo que pusiéramos la otra mejilla. Nosotros no nos podemos vengar, tenemos que hacer justicia. La justicia es la meta que se alcanza cuando logramos convencer a una persona para que se arrepienta, por más que haya cometido un pecado mortal, para que cambie, para que se convierta y diga toda la verdad. A menudo cometemos el error de confundir la justicia con la venganza y la arrogancia. ¡En nombre de la justicia se han cometido genocidios, han habido dictaduras, diferencias, discriminaciones, racismos, que en el mejor de los casos eran actos de venganza, en el peor se trataba de odio, de acciones diabólicas! Es importante, hasta determinante que quienes cometen delitos, sobre todo mafiosos en los que se encuentran involucrados hombres poderosos, pague una pena justa. Y es igual de justo que hayan atenuantes de la pena para alguien que se arrepiente y cuenta toda la verdad a los jueces y lo hace ante Dios.

P: En estos últimos tiempos he notado momentos de depresión repentina, inclusive entre los niños.

Giorgio: Si le ocurre a los niños, es porque ellos son el espejo de los adultos. Los niños siempre son puros e inocentes, nunca tienen culpa. Un niño, por más que cometa un homicidio, o un atentado, es inimputable. En Nápoles hay niños de once años que son explotados por la camorra para vender droga, o para cometer homicidios, diabólicamente los hombres los utilizamos para hacer daño. Los adultos tienen depresiones inútiles cuando Cristo no está con ellos, cuando no hay amor, o cuando no hay una causa para servir. La labor actual más grande de Satanás (de las fuerzas negativas) es la de hacerte sentir vacío, ha visto que muchos ateos actúan mejor que los cristianos entonces no necesita hacernos creer que Dio no existe. Hace poco me encontré con el personificador de Satanás, en el aeropuerto de Roma y me dijo: “-Te voy a hacer un vacío a tu alrededor”, pero no se refería únicamente al vacío físico sino al interior. Cuando uno se siente vacío es porque ahí está presente la mano del anticristo. No es algo muy grave, ocurre, pero Cristo nos dice: “Permaneced juntos y unidos. Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos”. ¡Jesús no está loco, realmente está en medio de nosotros! Entonces tenemos que hacer que se nos pasen todas las depresiones y las tentaciones. Se que estamos siendo sometidos a pruebas. A veces Cristo, o Su Padre, que es más severo, nos pone a prueba en la fe, en la perseverancia, puede ver si estamos viviendo de Luz reflejada, si somos sanguijuelas. ¡Nos hace sufrir, pero si el Padre te pone a prueba quiere decir que jamás te abandona!

P: ¿Cómo podemos mantener un equilibrio entre amar al prójimo y darle perlas a los chanchos?

Giorgio: No darle perlas a los chanchos significa que no hay que ofrecer la Verdad del Mensaje de Cristo a una persona que no lo ha pedido, o a la que no le interesa, o hasta incluso a una persona que lo ridiculiza. Si insistimos en revelarle esa verdad estamos dándole perlas a los chanchos. El Mensaje tiene que ser transmitido cuando hay una cierta predisposición recíproca. Hace algunos años me invitaron a un programa del canal Mediaset y me habían prometido que saldría en vivo y en directo para contar mi historia, que me respetarían. Estaba conectado por internet, desde Palermo, comenzó la transmisión con una señora muy bella que hablaba de Cristo, mientras la cámara de video le enfocaba las piernas y el escote pasó la palabra a un cura que se encontraba presente en el estudio para ridiculizarme y luego a un experto en química que se hacía pasar por un médico que me acusaba. Intenté decir que las imágenes que acababan de mostrar no correspondían con la verdad pero me interrumpían constantemente. Entonces no dije más nada, porque sea lo que fuere que hubiera dicho habría sido como darle perlas a los chanchos. Soporté todas sus calúmnias. De vez en cuando enfocaban mis manos y el mensaje fue más que suficiente. si hubiera revelado algo más el Señor me habría amonestado diciéndome: “-¿Por qué le das perlas a los chanchos?” No es algo que se opone al amor. Algunos de mis hermanos me dijeron: “-¿Cómo, acaso no eres Juan el Bautista, aquel que gritaba? ¿Por qué te quedaste callado?” Recibí una enorme cantidad de correos electrónicos de personas, que hasta ese momento ni siquiera me conocían, felicitándome por mi silencio, por mi humildad, porque frente al linchamiento al cual había sido sometido vieron que de mi parte había un comportamiento acorde con el mensaje evangélico. Jesús no dijo nado cuando Lo insultaban. Si se hubiera hablado de un justo, de Cristo o de un amigo, me habría enfurecido como una fiera para defenderlo.

P: ¿Alguna vez has tenido experiencias de bilocación?

Giorgio: En cuanto a la bilocación personalmente no se dar una respuesta específica. Algunos de mis hermanos me han visto en una playa de Uruguay, o en Argentina, cuando físicamente me encontraba en Italia, creo que es así. De todos modos si así fuera no sería algo intencional de mi parte. Jesús tiene el poder sobre la bilocación, puede estar aquí sentado y simultáneamente dejarse ver en otros cuatro lugares, puede hacerlo personalmente o con ayuda de los Ángeles, gracias a su ciencia holográfica ellos pueden hacer que Él aparezca en lugares diferentes, pero es como si fuera Él. ¡Cuando puedes tocar el cuerpo de Jesús, o cuando Él te pide un pedazo de pan y lo come frente a tus ojos no se trata de un holograma, está allí presente, físicamente!

P: Cuando Cristo estaba en la cruz le dijo a su discípulo predilecto: “He ahí tu Madre” y a Su madre le dijo “He ahí tu Hijo”. Querría tener una explicación un poco más completa del significado global de estas palabras.

Giorgio: Hay dos explicaciones. Una humano-teológica y otra espiritual-teológica. En la primera Jesús entrega en manos de Juan a Su madre para que ella sea asistida hasta Su ascensión al Cielo. La explicación espitirual-teológica y por lo tanto eterna, tiene que ver con la misión de Cristo: Juan y la Santa Madre son los custodios de la Madre Tierra. La Santa Madre representa al Espíritu de la Madre Tierra y Juan es el Apóstol preferido, el más evolucionado en misión por el mundo. Jesús entrega espiritualmente Su misión a Juan y a la Virgen, son los custodios espirituales o príncipes de la humanidad, en antítesis con el príncipe de este mundo que es Satanás. Juan es el anunciador de la Venida de Cristo. Debajo de la cruz, como os he dicho anteriormente, en Juan también estaba el otro Juan: ambos representan la esencia del Ser precursor de Cristo. La Virgen es la Santa Madre, la Anunciadora de la Venida de Cristo.

P: ¿Qué teme el anticristo?

Giorgio: Cuando hay hombres justos como yo (yo soy el último, hay muchos justos que gritan la Verdad) en la Tierra los poderosos y los hombres temen potencialmente que obstaculicen su poder. El anticristo, al igual que otros espíritus poderosos, es milenario: no piensa hasta el 2019, piensa hasta el 2150, hasta el 2400 en su mente milenaria. ¡Él tiene el poder de tomar los cuerpos que quiera! El anticristo es un Cristo al revés. ¡Jesús dijo que la Verdad hace libres! Si un Giorgio Bongiovanni, como otros, dice la Verdad el anticristo teme que en el futuro esta Verdad llegue a millones de personas y eso representaría su fin. No podría gobernar con todos estos espíritus libres. Es por ello que el anticristo intenta perpetrar un atentado preventivo antes de que esto sea inexorable. ¡Jesús regresará pronto, pero si decidiera hacerlo dentro de doscientos años nuestra Verdad, la que os ofrezco, estará en el corazón de cientos de millones de personas! ¡Tenemos que ser felices, ya le hemos ganado al mundo porque no habrá nadie que pueda detener esta Verdad nuestra, ni siquiera el anticristo! La Iglesia espiritual de la que formamos parte entrará en el corazón de millones de personas derribará a la falsa Iglesia que ahora vive en medio de la riqueza, de la opulencia y de la corrupción. Por nuestra parte tenemos que seguir así, sin transformarnos en una institución. Jesús regresará seguro, aunque tarde nosotros ya le hemos ganado al mundo. ¡Cuando veo a los jóvenes de Our Voice se que nadie los podrá detener, ni siquiera las bombas! Todo esto no significa que no sufriremos, o que no pasaremos por pruebas. El Señor nos pondrá a prueba pero tenemos que tener cuidado de no caer en el vacío que nos atrapa inmediatamente, tenéis que sentiros siempre motivados. Mi maestro Eugenio decía: “Recuerda, si Dios no te manda pruebas y te sientes vacío, búscatelas! Entonces te sentirás lleno y las superarás”. Nosotros ya tenemos muchas, no hace falta que nos las busquemos.

P: No entiendo la conexión entre los alienígenas y la espiritualidad. Quisiera comprender su rol, por qué están aquí y cuál es la relación que podemos tener con ellos.

Giorgio: Si usted entra en la página web de la NASA encontrará fotografías de nuestro Universo, son modestas, simples, casi infantiles, pero suficientes como para hacernos comprender un concepto. Por ejemplo la sonda espacial europea que está por terminar su programa alrededor del Sistema Solar, ha llegado a Saturno, desde donde nos ha enviado imágenes maravillosas del Universo. En algunas de estas figura un puntito del tamaño de una lenteja: la Tierra. Imagine que usted conduce esa sonda y que dirige su mirada hacia ese puntito, que somos nosotros. Según los datos de la NASA existen cien mil millones de estrellas en nuestra Galaxia y cientos de miles, de millones de planetas. Suponga que lee esa información en la computadora de a bordo y que luego ve esa lenteja, inmediatamente comenzará a pensar: “Señor, nosotros estamos en el interior de esa lenteja, como células visibles únicamente con un microscopio electrónico, por lo tanto no somos nada, o casi nada...”. Luego, mientras sigue pensando en todas estas cosas, imagine que ve una extraña nave que se acerca y ataca a la suya. Usted se asustará, se preguntará si son seres malos y sentirá temor por lo que le podrían llegar a hacer. Los alienígenas entrarán, por motus propio, en su cabina de mando y se presentarán: ¡son Seres de Luz, hermosos! Entonces les preguntará qué es lo que quieren, quiénes son y de dónde vienen. Los extraterrestres le responderán: “-Somos habitantes de otros Planetas y hemos visto nacer a ese puntito que está viendo: la Tierra. ¡Somos miles de millones más avanzados que vosotros, hemos sido creados por vuestro mismo Dios, hace quince mil millones de años!” En el siglo XIX los hombres aún no habíamos inventado el automóvil pero han pasado doscientos años y ahora volamos por el espacio. ¡Si en tan poco tiempo hemos alcanzado un progreso tan grande es algo inconcebible para nosotros imaginar la tecnología que puede haber alcanzado una civilización miles de millones de años más adelantada! Además, en el momento que le pregunte a estos maravillosos Seres si son creyentes, ellos responderán: “Claro que creemos en Dios, en Cristo, Lo conocemos desde hace miles de millones de años, desde mucho antes que usted lo hiciera”. En la Biblia a estos alienígenas se los llama Ángeles. La Biblia no habla del Universo, pero en el Evangelio Cristo le anuncia a los apóstoles: “Yo me voy pero os enviaré al Consolador que os hablará de las cosas Celestes de las que ahora no os puedo hablar, entonces podréis comprenderlo y creerle que lo he enviado para daros esta enseñanza”. Las cosas celestes a las que se refería Jesús son el Universo, el Cosmos. Si nos llegáramos a encontrar con una civilización extraterrestre no pensaríamos que estamos viendo demonios. Ahora es más facil para nosotros comprender la vida en otros Planetas, por lo tanto querríamos saber el motivo de nuestra visita. A nivel tecnológico el Universo es infinito, fue creado por Dios, está habitado y por suerte tiene vida inteligente y pacífica. Aquí en el Planeta Tierra la vida es infernal, en cambio ellos viven en un Paraíso. En el Evangelio Jesús también dice: “la Casa de Mi Padre tiene muchas habitaciones”, se refiere a otras civilizaciones más obedientes y amables que nos visitan. Son tan amorosos que nos miran con sus extraordinarias naves y lloran de tristeza. Podrían eliminarnos pero esperan ansiosamente las directivas de Cristo, Lo conocen y Lo viven. Ellos Lo llaman Cristo: Inteligencia Omnicreante, o Inteligencia Suprema.

P: ¿Después de 1952 Jesús ha visitado a otras personas que no conocían el Mensaje de Eugenio Siragusa?

Giorgio: Los chicos de Catania, a los que nombré antes, jamás conocieron a Eugenio, ni a mi, leímos sobre el episodio en el periódico. Muchas personas me han dicho que han visto a Jesús. Claro que si, hay muchas historias que no se pueden verificar pero creo que muchas son reales porque Jesús mismo ha revelado que se presenta a otras personas, a todos los iniciados, algunos no forman parte de las Arcas y no me conocen. Si Jesús fue a visitar a esos tres jóvenes de Catania hay un motivo, quizás ellos también sean iniciados.

P: ¿Cómo podemos ser dignos de encontrarnos con Jesús y cómo podemos contener toda esa emoción que podríamos llegar a sentir en ese momento?

Giorgio: ¡No te tienes que preocupar, Él hará todo! Cuidado, puede se que ya Lo hayas visto sin que te hayas dado cuenta, más adelante lo comprenderéis. Jesús dice al respecto: “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mateo 25, 40).

P: ¿Qué vio exactamente María durante la Anunciación? ¿De qué forma se presentó el Arcángel Gabriel?

Giorgio: El Arcángel es un Ser de Luz al que llamo Ashtar Sheran, tenemos algunas imágenes de Él. Todos los Arcángeles de Dios, los siete, se llaman Ashtar Sheran, poseen un único Espíritu y siete Almas Colectivas Divinas, pero son Entidades diferentes. Son todos condenados de esta gran Confederación Angélica. Por más que sean Entidades individuales Su Espíritu es único, está compenetrado por el Espíritu Santo. Cristo también es un Arcángel pero está compenetrado por el Espíritu Santo. El Padre Adonay es un Avatar, un Ser Divino, es Dios compenetrado por el Espíritu Santo. Estos Seres Divinos son muchos pero si el Espíritu Santo es Uno, siempre veo al Uno a través de diferentes formas y sustancias. Nosotros estamos en el camino iniciático y tenemos que empezar a comprender estos conceptos elevados. De hecho Cristo dijo: “¡Yo y el Padre somos uno!” El Padre, el Hijo, el Arcángel Gabriel, la Santa Madre, Krishna, los Avatares... ¡todos están personificados por el Espíritu Santo! ¡Dios te está hablando, es la Divinidad! Por lo tanto tienes que ser devoto. No tienes que mirar el instrumento, puedes hacerlo aunque no seas devoto pero sabes que está allí: ¡ese es el Uno! Nosotros aún no somos Divinidades, no somos Almas Colectivas Divinas. Somos todos espíritus individuales con nuestro libre albedrío, con nuestro ego y orgullo: -... yo soy yo, tu eres tu... él es él... – y nos sentimos divinos. En cambio no somos más que espíritus individuales, que tienen que ser ayudados y acompañados de la mano. Los Espíritus verdaderos, evolucionados, divinos, son una Colectividad en el Uno y reciben características del Uno: la Justicia, el Amor, la Misericordia, la Tolerancia.

P: ¿Nuestras acciones tienen un efecto en el Cielo?

Giorgio: A toda causa que provocamos siempre le corresponde un efecto, en esta vida o en las próximas, en nuestra existencia y en la esfera dimensional en la cual actuamos. Ahora nos encontramos en tercera dimensión, por lo tanto el efecto de nuestras causas se manifestará en esta dimensión y en nuestra existencia, que atañe a todas las personas, a los seres y espíritus con los cuales estamos en contacto. No produce ningún efecto en una persona que se encuentra en Australia, que no te conoce. Nuestras acciones pueden producir un efecto incluso en el Universo, pero solo en la medida que las consideremos como energía que capta el Sol (todo es energía, también la materia lo es y todas nuestras expresiones). El Sol recibe de nosotros y nos retransmite, si las acciones son negativas sufre una influencia, un sufrimiento, si son positivas recibe alegría, amor y luego las devuelve a la Tierra. Por consiguiente nuestras acciones influyen en el Corazón del Sol: ¡si nosotros producimos bien recibiremos bien y si producimos mal recibiremos sufrimiento! Estamos relacionados totalmente con este Sol, que a su vez está relacionado con los demás Soles, que están unidos a la Galaxia.

P: ¿Es cierto que estamos en varios lugares simultáneamente (Planetas o dimensiones)?

Giorgio: A nivel filosófico, espiritual, estamos insertos en una Esencia que es infinita y se manifiesta en diferentes dimensiones. Ahora estamos en la tercera dimensión y participamos, sin darnos cuenta, a la vida en el Universo, viajamos por el mismo y nos trasladamos con él. Por ejemplo: nuestro Sistema Solar se encuentra en la periferia de la Via Láctea, pero tiende hacia el centro, al que llegará dentro de dos mil millones de años. Nosotros no lo sabemos pero vivimos todo lo que existe en en esta Galaxia que, a su vez, se encuentra dentro del Universo. Los Seres de la sexta dimensión son conscientes de las dimensiones inferiores y por lo tanto viven el Todo. Vivimos una parte del Todo consciente, pero nuestro espíritu vive el Todo. Cuando más evolucionamos más adquirimos el Conocimiento de nuestros Hermanos Superiores. Esto depende de nosotros, de lo que sembramos en la acción cotidiana de nuestra vida y durante nuestras reencarnaciones.

P: ¿Cómo podemos leer en nuestro corazón cuando hacemos bien al prójimo y comprender si hemos actuado contemplando a Cristo, o si en cambio lo hemos hecho en forma interesada, para ser amados?

Giorgio: Tienes la prueba de haber actuado contemplando a Cristo cuando no recibes nada a cambio y de todos modos eres feliz, si recibiréis algo a cambio siempre te quedarías con la duda, pero esto es algo que no hay que rechazar. Con el paso del tiempo comprenderás que puedes darle a Cristo y recibir porque eso también es por Él.

P: ¿Los Seres de Luz conocen todo el Universo, las Galaxias, las diferentes dimensiones o están buscando cosas nuevas?

Giorgio: Adoniesis, a quien conozco y que llamamos Padre, conoce todo el Cosmos, pero no lo que está en la Mente Creadora del Espíritu Santo en cuanto al futuro de la Creación. Lo descubrirá día tras día durante la Creación de mundos y Universos que el Espíritu Santo da a luz constantemente. Esto sirve también para todos los Seres como Él. Los Seres de Luz conocen el 30% del Universo conocido. La Confederación Interestelar ha alcanzado el 40% de la exploración universal. Los Genios Solares – de séptima dimensión – conocen todo el Universo y dan directivas a toda la esencia de vida, a todos los seres que están por debajo de esas dimensiones. Pero la Mente Creadora del Espíritu Santo, del Único Dios, es desconocida: ¡ni siquiera Dios puede conocerla! Es por ello que quiere ser adorado como el Único Dios, si bien nosotros alcanzaremos Su dimensión jamás podremos entrar en Su Mente Creadora y proyectar el plan de Su Esencia Continua: ¡es algo que le debemos únicamente a Él! nosotros somos lo manifestado, lo creado, Él es lo no creado. Por lo tanto el Espíritu Santo tiene el único y absoluto derecho a proyectar en Su Mente la Creación que es desconocida incluso para los Dioses. Pasará a ser conocida en el momento que Él se manifieste.

P: ¿El Yo Soy, el Espíritu puro, inmutable y eterno, vive en la séptima dimensión? ¿Es por ello que si ascendemos y nos convertimos en Espíritu puro seremos Uno con Aquel que es?

Giorgio: Seremos Uno con Aquel que es, es decir, de Su misma evolución. Nos convertiremos en Dioses, contemplaremos únicamente el Cosmos creado y lo haremos en el momento que se manifieste. Es por ello que dice: “¡Yo Soy el Único Dios!”

P: ¿Por qué Ashtar Sheran/Gabriel se arrodilló ante María?

Giorgio: María de Nazaret era el instrumento a través del cual tenía que nacer Cristo, María también es quien contiene al Espíritu Santo. Gabriele lo sabía y se arrodilla ante Ella. Él sabe a quién posee María en su corazón: ¡A su Dios! Nosotros tenemos que comprender estas cosas. Jesús lo dice: “No he venido para ser servido, sino para servir”. Cuando comprendamos el valor absoluto de la humildad – que forma parte del Espíritu Santo – nos convertiremos en Ángeles. ¡El mayor acto de humildad que ofrece el Espíritu Santo le ofrece a toda la Creación es el de que podamos ser como Él! Os pido que me encuentren a un único hombre de la Tierra que quiera que los demás sean como él: poderoso, fuerte... ¡nadie! Los hombres, todos nosotros, somos arrogantes y egoistas, en cambio el Espíritu Santo ofrece la Eternidad, la Deidad y te hace convertir en un Ser Creador. Lo que tienes que concederle al Espíritu Santo es la obediencia y respetar Su voluntad de hacer proyectos que para ti son desconocidos. ¡Sería terrible si así no lo fuera! El Espíritu Santo no comparte su proyectualidad con nadie, lo hace únicamente cuando Sus planes son manifiestos, se han cumplido. ¡Ese es Dios!

Os doy un beso en vuestro corazón, con mucho cariño. Que Dios os bendiga: en Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

15 ABRIL DE 2018 - ACIREALE

P: ¿Qué estructura social, económica, política rige en las civilizaciones extraterrestres?

Giorgio: Una respuesta exhaustiva a esta pregunta necesita toda una conferencia específica, por lo tanto tendré que ser sintético. Hablaré de civilizaciones humanas, como la nuestra, ya que hay otras civilizaciones compuestas por Seres de Luz que viven en los astros, en los Soles (esos mundos a los que Jesús llamaba Paraíso) y hacer referencia al modus vivendi de estos últimos crearía confusión interior. Por consiguiente me limitaré a ilustrar la vida de civilizaciones extraterrestres humanas (razas humanoides) formadas por seres que tienen un cuerpo mucho más sensible que el nuestro, pero que de todos modos están formados por materia. Se trata de civilizaciones mucho más evolucionadas que la nuestra, millones y millones de años. Poseen una tecnología avanzada que nuestra imaginación no logra alcanzar. Estos seres pueden superar la velocidad de la luz, decenas de veces, pueden construir naves con material biológico construyendo medios materiales vivos (de células vivas). La vida política está basada en un único Estado, un gobierno mundial y la riqueza del planeta está a disposición de todos, no existe la moneda. Su sofisticada tecnología y los avances científicos están a disposición de toda la sociedad, por ejemplo si construyen un coche como nuestra Ferrari esta será accesible a todos los ciudadanos del mundo. Eso no quiere decir que todos son propietarios de la Ferrari, de una mansión, de una piscina, o de un gran terreno. La propiedad es de toda la sociedad. El Parlamento está compuesto por científicos, por teólogos y filósofos que discuten en armonía. No hay hombres políticos, así como los conocemos nosotros, ni personas que se apropian indebidamente de la riqueza pública, ya que no existe el valor de la moneda. No es posible tener más que los demás, toda la sociedad goza de los bienes. Cualquier intento de aprovechamiento, o acto de violencia queda neutralizado por la intervención de un órgano de policía formado por robots, que está a cargo de la seguridad. Este sistema de control podría parecernos una dictadura, en realidad se aplica únicamente en caso de violencia en contra de la sociedad, de la Tierra (cuando se la está contaminando), o de un hermano y en cambio está prohibido el control del libre pensamiento de los ciudadanos. Cada uno es libre de expresar su pensamiento, su idea creadora que contribuye al mejoramiento de la economía, de la política, de la literatura, del arte, de la filosofía, de la ciencia. Por lo tanto esta idea no solo se discute y se acepta en forma amable sino que inmediatamente se aplica en el campo correspondiente: en la ciencia si es una idea científica, en la teología si es una idea espiritual. Os doy un ejemplo simple pero significativo. Si uno está conduciendo un coche e ignora un semáforo en rojo para llegar antes a ver a su compañera el coche se apaga automáticamente. ¡Llega un robot (un agente artificial), que de inmediato secuestrará el medio de locomoción impidiendo, en castigo, que esa persona pueda pasar la jornada con ella! Quiere decir que con respecto a la posibilidad de ejercer la violencia, la libertad es prácticamente nula, mientras que la de expresión goza de todas las facilidades. Los jóvenes estudiantes que van a las escuelas de estas sociedades extraterrestres reciben estímulos por parte de sus guías que son psicólogos, filósofos, etc., para que expresen su creatividad, su talento. También existe aquello a lo que nosotros llamamos “servicio militar” y que es obligatorio pero no tienen bombas, ni tanques de guerra, ni fusiles... Sus milicias forman parte de la Confederación y tienen la obligación de estudiar la Constitución de ese Planeta, basada sobre todo en la solidaridad, en la amistad, en la hermandad y eventualmente en la defensa, tienen armas muy sofisticadas y muy poderosas que se utilizan únicamente para defenderse de un ataque abusivo, violento e injustificado de cualquier civilización pero no matan a nadie, intentan neutralizar a sus agresores. Durante el “servicio militar” cada estudiante tiene la obligación de viajar por el Universo a bordo de naves para comprender la Gran Creación, el Gran Padre, la Gran Energía de Amor y sobre todo para visitar las civilizaciones que están en problemas y por lo tanto para expresar el sentimiento de la piedad, de la misericordia, de la tolerancia y la ayuda hacia los más débiles. Los estudiantes que vengan a la Tierra verán un conjunto de animales que se matan unos a otros y por consiguiente sentirán piedad, misericordia y querrán ayudar. Cuando regresen a su Planeta tendrán que desarrollar su talento. yo conozco esas civilizaciones evolucionadas, he vivido en ellas y las recuerdo. Allí Cristo fue recibido con palmas al son de: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! No fue a la cruz, ni fue procesado, no hubo insultos, escupitajos... lo único que hubo fue una reverencia, porque estaban recibiendo la visita del Creador, de la manifestación del Amor más grande de todos los amores y como premio recibieron la posibilidad de ser inmortales, de viajar por el Universo, de ser eterno. Nosotros, los hombres de la Tierra, que somos estúpidos, al matar a este Amor fuimos condenados a morir, a resucitar, a volver a morir, a sufrir, a ser ignorantes, a no recordad nada de lo que es nuestra verdadera esencia.

Llega la noche mientras se desgarra nuevamente el velo de Maya. Pero ¿quién es este Dios que al recorrer los senderos de un mundo lleno de pasiones, carente de justicia y de ideales, sigue respondiendo a las exigencias de nuestra carne? ¿Que utiliza a un hombre simple, filósofo, que con Sus Heridas transmite un amor que arrolla? ¿Quién? ¿Quién es este Dios que reaparece, que interroga, que despierta, que amonesta, que castiga y que perdona? ¿Quién? ¿Quién es este Dios que habla de mundos infinitos y vestido solo con el Evangelio, vive una humanidad al servicio de los más débiles, de los indefensos, de los últimos? ¿Quién? ¿Quién es este Dios que nos da fuerza y valor, superando los muros de nuestros miedos, de nuestras dudas, de las miserias que empañan los ojos, la mente y los corazones más duros?

Es el Rey del Universo, el primero y el último, el pobre, el hereje, el provocador, el hombre señalado por Dios, el filósofo y el vagabundo. Es el Cireneo que levanta nuestras cruces, el Verbo que nos tiende la mano, a nosotros que mendigamos amor, infinito, nostálgicos de eternidad, hasta el día en el que exclamemos: “¡Señor mío, Dios mío!” y aprenderemos a vivir el Reino de Dios que está en nosotros, Su Amor y Su Justicia, en todos lados, día tras día, en el Paraíso y en el infierno.

Con amor y devoción

Sandra de Marco
San Giovanni di Polcenigo
25 de Abril de 2018Tomas Caravaggio grande

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139