Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

junio400Por Sante Pagano, Gabriele Pappalardo, Gabriele Gnani y Domenica Baronio.

Antonio Urzi y su grupo tuvieron el honor de recibir a enviados del progama televisivo “Utsuccyatta Eizo Great Prize” que sale al aire en la conocida televisión japonesa Fuji Television. Los responsables de la misma habían oído hablar de Antonio y decidieron organizar un viaje hasta Italia para conocerlo y verificar si realmente tiene encuentros programados en los que filma naves que se presentan en los cielos de Cinisello Balsamo

junio1

El sábado la troupe entrevistó a Antonio sobre su experiencia de contacto extraterrestre y él les mostró los mejores videos filmados a partir del año 2004 hasta el día de hoy. Le hicieron muchas preguntas: ¿quiénes son?, ¿de dónde vienen y qué es lo que quieren?, ¿cuál es la relacion que tienen con las deidades de las tradiciones religiosas como Buda, Krishna, Alá y Cristo? El director estaba especialmente interesado, demostrando una gran apertura mental a pesar de su cultura sintoísta en la cual sus divinidades son espiritus naturales y presencias espirituales. La entrevista duró más de 3 horas, abarcando toda la experiencia de Antonio y los significativos conceptos de la ciencia del Espíritu. Urzi habló además de nuestro amado Giorgio Bongiovanni, del significado de su misión y de sus estigmas, haciendo hincapié además en cuán importante es la relación que tienen ambos.

junio2

Los integrantes de la televisora quedaron muy entusiasmados por lo que escucharon y vieron y le pidieron a Antonio si podía organizar para el día siguiente un encuentro de Skywatching para intentar filmar alguna nave y su respuesta fue más que positiva: “¡Claro que si! Estoy cien por ciento seguro de que mañana os mostraré una de las naves de nuestros queridos Hermanos Cósmicos, en directo, de esa forma podréis hacerla ver a todo el pueblo japones, al igual que he hecho con todas las Naciones y Estados a los que he ido y en los que me han entrevistado.

junio3

El domingo 10 de Junio de 2018 tuvo lugar el Skywatching junto a la televisora japonesa. Eran las 10 de la mañana y el sol calentaba la ciudad que aún dormía. Un parque ubicado en la llanura hizo de anfitrión. Verdes árboles, algún que otro banco y el perfume de la naturaleza me entraba en la nariz haciéndome sentir como en casa.

Voy llegando despacio, disfrutando del espectáculo que me ofrecía en ese momento la naturaleza, mientras me relajaba. Poco después, en ese magnífico lugar inmerso entre los árboles, me encontraría con los hermanos del grupo Contato Massivo y con otros hermanos llegados desde Japón: los enviados del programa “Utsuccyatta Eizo Great Prize”, transmitido por la televisora japonesa Fuji Television, venidos especialmente para conocer la vida de Antonio Urzi y de Simona Sibilla, así como las actividades del grupo Contatto Massivo.

Es algo hermoso saber que desde países lejanos se unen con un objetivo en común, o bien, que todos intentamos comprender el conocimiento de los hermanos cósmicos. Miré hacia el cielo y un impulso emotivo llenó mis ojos de lágrimas. Qué lindo sería poder abrazarlos algún día... pensé. Me puse a observar la curiosidad, la espontaneidad y la solidaridad en el rostro de los hermanos japoneses, acompañados por su simpática traductora. En ellos no veía una mirada rehacia ni desconfiada sino un ferviente deseo de saber, de captar las emociones que transmite el rostro de Antonio.

Es un juego de emociones que contagia a todos los presentes que vinieron desde lejos, en gran cantidad para asistir a la tan esperada comunión con los hermanos del cielo. Inmediátamente los miemberos de la televisora se pusieron a filmar la llegada de Antonio, quien los saludó cordialmente y abrazó a los primeros hermanos que ya habían llegado. Entre ellos se encontraba también Giuseppe Garofalo, quien nos transmitió su experiencia, su sabiduría y su profesionalidad. Ni bien ubicaron las cámaras de video comenzaron a hacerle una entrevista a Urzi.

junio4

En el rostro de Antonio se veía una mezcla de exitación y de ansiedad.

Supongo que no debe ser fácil para él estar debajo de los reflectores y al mismo tiempo entrar en contacto con los Hermanos Cósmicos.

Tiene que estar a disposición de todos y fue allí, en ese momento, cuando comprendí el enorme desgaste de energía que vive un contactado. Alrededor de las 11:00 de la mañana ya se habían posicionado las demás cámaras de video de muchos de los hermanos de Contatto Massivo, todas dirigidas hacia el cielo a la espera de poder filmar y fotografiar las manifestaciones tan esperadas. A lo lejos vi que había un pequeño grupo de personas que intentaban pasar el calor del día a la sombra de un gran abeto. En sus caras se veía tristeza y melancolía. Instintivamente advertí el desaliento de sus vidas y para ellos éste era un día como otros.

Me di cuenta de cuán grande es la suerte que tenemos.

Si tuviera que contarle mi vida a alguien éste podría afirmar exactamente lo contrario y condiderar que estamos locos. ¡Pero en realidad creo que somos realmente afortunados porque no nos dejamos arrastrar por la vida sino que la vivimos!

¡Buscar la verdad, cueste lo que cueste, porque solo si la descubrimos nos sentimos vivos!

Y al observar los rostros de los chicos del grupo se puede ver la misma vitalidad que yo tengo.

Estábamos sentados, uno al lado del otro, con los ojos apuntados hacia el cielo, esperando y con la conciencia de que los Hermanos Cósmicos no se harán esperar.

El abrazo de cada uno de ellos me catapultaba inmediátamente a otro mundo. Era como si en un instante desapareciera el egoísmo, la maldad, los celos y toda la energía que se encuentra alrededor se transforma en una indescriptible paz en el corazón.

Instintivamente me pregunté ¿sigo estando en la Tierra?

Y así es, nuestra energía puede modificar, aunque sea por un breve instante, la energía del mundo que nos rodea.

¿Acaso esto es el nuevo mundo? ¿Es ese el nuevo de los Hermanos Cósmicos? Los pensamientos revoloteaban en mi mente, siendo consciente de que por un momento estaba viviendo un mundo de amor, de paz y de hermandad.

Sentí una música muy suave en mis oídos y era una melodía conocida, la de nuestra casa universal.

Nuestros rostros eran luminosos, nuestras bocas sonreían, los abrazos eran espontáneos y era como estar al lado de los Hermanos Cósmicos, que desde lo alto saboreaban con felicidad lo que estaba ocurriendo entre nosotros. Los veía sonreír, se miraban entre ellos, no era necesario hablar, era suficiente con mirarse a los ojos y saber todo del otro.

Creo que venir a socorrernos no debe ser algo tan placentero para sus corazones.

Gracias a su ciencia pueden ver y sentir cada uno de nuestros pensamientos y cada una de nuestras emociones. Perciben nuestras fragilidades, nuestro encierro en nosotros mismos, nuestro egoísmo, todas nuestras debilidades humanas.

¡Pero cada uno de nosotros ese día era un regalo para sí mismo, para el hermano y para ellos, nuestros Hermanos del Espacio! Me aparté un momento del grupo y sentí una presencia energética de un gran árbol, una magnífica Magnolia, no es una casualidad que se trate de un árbol típicamente oriental. Instintivamente me abracé a él y le di las gracias por estar allí en ese preciso instante.

Mientras todo eso ocurría la troupe televisiva seguía haciéndole preguntas a Antonio. Eran las 12:00 y Urzi le pidió a los entrevistadores que pospusieran para más tarde las preguntas y que le permitieran concentrarse. No pasaron más de 15 minutos y él nos avisó, junto a otros integrantes del grupo, que había una gran esfera blanca en la posición del zenit que se trasladaba velozmente y se estaba escondiendo detrás de una nube, de la cual no salió.

Antonio dijo que se trataba de una señal muy importante, la llamó “la esfera de advertencia”, nos querían dar a entender que filmaríamos. Incluso se permitió dar un horario: “si no vienen a las 13:00 podéis estar seguros de que alrededor de las 17:00 se presentarán”. ¡Y así fue!

junio5

junio6

Eran aproximadamente las 17:00 hs. y alguien del grupo gritó. ¡Instintivamente me di vuelta y allí estaban! Nuestros Hermanos Cósmicos habían llegado, la manifestación duró unos pocos instantes, era un Objeto orgánico que cambiaba de forma y de color, pasando del color azul al plateado brillante. Los hermanos nos dicen que están aquí, para consolarnos, pero nosotros conocemos perfectamente cuál es el verdadero motivo de su visita, las intenciones que tienen en cuanto a la humanidad, y que nosotros intentamos difundir.

La emoción crecía en todos nosotros y nos hacía sentir unidos.

No todos han tenido la suerte de ver este tipo de manifestaciones. Lamentablemente duró poco. Fue una Señal.

En cambio alrededor de las 17:10 hs. llegó la manifestación más importante: una nave que apareció en el cielo alternando momentos de inmobilidad y otros en los cuales se desplazaba de forma muy inteligente.

A simple vista la nave parecía ser un pequeño Objeto discoidal, por momentos era luminoso y a veces casi invisible. Quedaba claro que quería que todos la vieran, al punto tal que se acercaba a partes de nubes que todos podían reconocer perfectamente.

Los enviados de la televisora japonesa estaban tan agitados y emocionados que Antonio los ayudó a apuntar sus cámaras de video profesionales hasta enfocar la nave, mientras ellos manifestaban estupor y sorpresa. Observándola a través de los equipos profesionales, incluido el de Urzi, se podía ver que el velívolo era mucho más complejo de lo pensado, tenía tres grandes anillos formados por muchas esferas de plasma, o de luz, que giraban en forma de remolino, creando casi una única estructura.

¡Fue algo maravilloso! La sensación que nos daba su presencia en el cielo era de paz, de amor, de hermandad y unión con el Cosmos y con todos los presentes. Incluso para algunos era la primera vez que durante tanto tiempo (casi 50 minutos) tenían la oportunidad de ver una nave en vivo tan hermosa.

Claro está que filmamos el fenómeno y que las pruebas son contundentes.

Yo no contaba con un binocular así que entrecerré los ojos y traté de ver el Objeto que todos veían, menos yo. Me puse a pensar en la disminución visual que me afecta desde mi nacimiento y comprendí la dificultad de mis ojos, pero en mi interior me moría por las ganas de verlos, aunque así fuera por un instante.

Estaba segura de su presencia pero lograr tener un contacto visual me permitiría sentirme aún más unida a ellos. ¡Instintivamente traté de hacer un contacto telepático con ellos y de repente allí estaban! ¡Los veía! Levanté la mano saludándolos con la palma de la mano levantada hacia el cielo y traté de sentir su energía, por un momento, buscaba un contacto físico, casi desesperadamente, durante una fracción de segundo permanecí en esa posición mientras desaparecían detrás de una suave nube blanca. Mientras intentaba encontrarlos nuevamente con la mirada la nube tomó forma, parecía un ángel sonriente, como si ella reflejara además nuestra alegría terrenal en ese instante. La nave luminosa danzaba en el cielo hechizándonos a todos.

La mirada de Antonio seguía siendo relajada y feliz por el maravilloso regalo que el Cielo nos acababa de hacer. Pensé en cuán unidos podemos estar simplemente con pensar en los Hermanos del Espacio.

Sentí una emoción muy fuerte en mi interior y algunas palabras retumbaban en mi cabeza: buscad el camino más simple: el amor por cada uno de los hermanos, el respeto por la Madre Tierra, la capacidad de ver y de sentir a Dios en cada una de las situaciones, en cada hombre, en cada ser... Y así veréis...

Gracias Hermanos Cósmicos, os abrazo en unión con el Amor Universal. Amor incondicional que ha creado todo y que nos ama infinitamente a pesar de nuestros errores, de nuestras caídas y de nuestras fragilidades.

Busquemos siempre la Verdad y vivámosla con amor, sabiendo que cada gesto amoroso es una oración que llega directo al corazón de Dios, nuestro Padre.

Escrito por: Sante Pagano, Gabriele Pappalardo, Gabriele Gnani y Domenica Baronio.

12 de Junio de 2018

junio7

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139