Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

claudiorojas1Por Claudio Rojas G.

A veces, en la medida que corre el tiempo, y no sé si avanzamos, pero tenemos un poco más de conocimiento o entendimiento del significado y profundidad de la Obra de Cristo que seguimos tras y junto al Estigmatizado de Fátima, nos o me siento cada día más pequeño, a veces tengo miedo; pero no miedo de las catástrofes, las que a veces erróneamente a lo mejor,  añoramos porque estamos cansados de esto, vale decir de tanto mal junto; ni siquiera miedo del demonio que me pueda gobernar; sino miedo al Padre Dios, de no tener la fe y la fuerza suficiente para llegar a cumplir.

Cuando creemos que estamos entendiendo algo y que el Señor nos pide dejar todo, por ahora no podemos dejar nuestro trabajo; pero sí que todo lo que haga fuera de mi trabajo tiene que estar y ser exclusivamente pensando y sintiendo la Obra de Cristo, si no, no tiene sentido para mí; ya no puedo pensar en cosas o proyectos mundanos, no tengo ni el tiempo ni las ganas, es más me parece despreciable casi todo lo de este mundo.  A veces me cuestiono todo lo que hago, y pienso que está mal, me da miedo equivocarme justo ahora en este tiempo cuando ya no hay tiempo; a veces me siento muy cansado y pienso podría quedarme unos minutos en cama, pero luego digo…no puedo!!...cuántos mueren mientras yo descanso o doy pie a la flojera?.   Entonces busco consuelo, si no estoy haciendo la obra en ese momento siempre estoy preparando programas e investigando, por pasión, por búsqueda de consuelo, por miedo o simplemente porque me gusta; es así que descubrí algo que no puedo dejar pasar porque siento que de alguna manera nos sirve a todos.

Se trata de:

Algunos trozos de mensajes dados por la Santísima Virgen al sacerdote Stefano Gobbi el año 1989:

“Hijos predilectos, contemplad hoy el candor inmaculado de vuestra Madre Celeste.

Soy la Inmaculada Concepción.

Por eso mi designio se inserta en el misterio mismo de vuestra salvación.

Al principio soy anunciada como la enemiga de satanás, la que obtendrá sobre él la completa victoria.

“Pondré enemistades entre ti y la Mujer, entre tu descendencia y la suya; Ella te aplastará la cabeza, mientras tú tratarás de morder su talón”.(Gen 3:15)

(08.12.1989) Al final soy vista como la Mujer vestida del Sol, que tiene la misión de combatir contra el Dragón Rojo y su poderoso ejército, para vencerlo, ligarlo y arrojarlo a su reino de muerte, para que en el mundo pueda reinar solamente Cristo.

Heme aquí entonces presentada por la Sagrada Escritura con el fulgor de mi maternal realeza: “y apareció en el Cielo otra señal: una Mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”.(Apoc. 12:1)

En torno a mi cabeza hay, pues, una corona de doce estrellas.

La corona es el signo de la realeza.

La misma está compuesta por doce estrellas, porque se convierte en el símbolo de mi materna y real presencia en el corazón mismo del pueblo de Dios.

Las doce estrellas indican las doce tribus de Israel, que componen el pueblo elegido, escogido y llamado por el Señor para preparar la venida al mundo del Hijo de Dios y del Redentor.

Entonces, las estrellas en torno a mi cabeza indican a aquellos que se consagran a mi Corazón Inmaculado, forman parte de mi ejército victorioso, se dejan guiar por Mí para combatir esta batalla y para obtener al final nuestra mayor victoria.

Así, todos mis predilectos y los hijos consagrados a mi Corazón Inmaculado, llamados a ser hoy los apóstoles de los últimos tiempos, son las estrellas más luminosas de mi real corona.

Las doce estrellas, que forman la luminosa corona de mi materna realeza, están constituidas por las doce tribus de Israel, por los Apóstoles y por los Apóstoles de estos vuestros últimos tiempos.

(06.05.1989) De este modo Yo puedo ejercer, en estos vuestros tiempos, el gran poder que me ha sido dado por la Santísima Trinidad, para volver inofensivo el ataque que mi Adversario, el Dragón Rojo, ha desencadenado contra Mí, vomitando de su boca un río de aguas para sumergirme.

claudiorojas2El río de aguas está formado por el conjunto de todas las nuevas doctrinas teológicas que han tratado de oscurecer la figura de vuestra Madre Celeste, de negar mis privilegios, de redimensionar la devoción para Conmigo, de ridiculizar a todos mis devotos.

A causa de estos ataques del Dragón, en estos años la piedad hacia Mí ha ido disminuyendo en muchos fieles y, en algunos lugares, ha desaparecido por completo.

Pero han acudido en auxilio de vuestra Madre Celeste las dos alas de la gran águila.

La gran águila es la Palabra de Dios, sobre todo la Palabra contenida en el Evangelio de mi Hijo Jesús.

Entre los cuatro Evangelios, el águila indica el de San Juan, porque él vuela más alto que todos, entra en el corazón mismo de la Santísima Trinidad, afirmando con fuerza la divinidad, la eternidad y la consubstancialidad del Verbo y la divinidad de Jesucristo.

https://forosdelavirgen.org/47767/maria-explica-el-apocalipsis-al-padre-gobbi-mensajes-de-1989/

Otro gran mensaje a tener en cuenta:

“Hermosos diálogos para la Humanidad dados por Jesús a María del Getsemaní-Diálogo 6 de fecha 31 de Agosto de 2012”-Via Crucis de los últimos tiempos

Jesús me acompañó en el rezo del vía crucis: me dijo que esto lo anotara: La Tercera caída fue la más dolorosa y lo fue por ésta generación de los últimos Tiempos. Que ahí vio la imagen de como su Sangre Sagrada sería derramada en vano por la gran mayoría, que por eso esa caída fue tan fuerte, que no se hubiera podido poner de pie de no ser porque en ese instante vinieron a su Sacratísimo Corazón sus amigos de estos tiempos: Sus “Juanes” y sus “ Marías”

Cómo voy a quedar inmune a esto, si los mensajes se refieren al Evangelio de Juan y de cierta forma a la tribu de Juan que acompañará a la Santísima Madre en la parte final del final, es decir probablemente después del Gran Milagro y antes del desencadenamiento a gran escala de la Gran Tribulación- es decir la destrucción de la civilización de Homínidos (clasificación taxonómica a nivel de orden, luego viene género Homo y especie sapiens) porque no los puedo llamar “humanos”.  

Justo mensajes dados en el año 1989, se refieren a la tribu de Juan.     Entonces, me consuelo, me siento privilegiado y todos debemos sentirlo, por el papel que cumplimos, aunque secundario los mayores y primario de nuestros jóvenes, pero, todos protagonistas al fin de tan importante capítulo de la evolución del Planeta y nosotros mismos.

¡¡¡SOMOS BENDITOS…Y NO LO ATESORAMOS!!!

Claudio Rojas G.

02.05.2019

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139