Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Italiano English Português Dutch Српски

sole-nasa1Un fresco perfume a rosas mezclado con incienso se expande dentro de nuestra casa que además es la redacción de Palermo. Los estigmas en las manos, en los pies y en el costado aún sangrantes, Giorgio contiene la respiración para controlar ese dolor que lacera su carne. Lentamente, con gran esfuerzo se levanta del lecho de la pasión que muestra las marcas de la nueva crucifixión. Junta todas sus fuerzas para ir más allá de ese lancinante dolor y estar listo una vez más para Su Señor, pero la cabeza le da vueltas, la energía baja, de repente las piernas ceden y Giorgio cae al suelo apoyándose sobre una rodilla... se me contrae el corazón, en un segundo imágenes indelebles sin tiempo se interponen frente a mi... un hombre de semblante viril envuelto en una túnica color púrpura empapada de sangre sube con mucho esfuerzo hacia un lugar llamado “Gólgota” rodeado por mucha gente y por aquellos que luego serán Sus mismos verdugos. Las mujeres lloran en la calle donde los pasos del hombre apenas se arrastran... una jovencita le seca el rostro bañado en sangre y sudor. Lo veo caer bajo el peso de esa gran cruz de madera mientras Su Madre acude en Su socorro y a quien los soldados romanos no le permiten pasar “Madre, Yo hago nuevas todas las cosas” susurra dulcemente el joven nazareno preparándose para el feroz martirio que le espera y que liberará a los hombres... Giorgio me mira y su mirada rebosante de amor traspasa mi corazón... sonríe dulcemente mientras intenta levantarse con dificultad “Tengo que ir” dice despacio, “hay mucha gente que me está esperando”. El día anterior había ocurrido el mismo prodigio instantes antes de ir a una reunión con una “persona clave, útil para la búsqueda de la Verdad sobre los atentados de Italia. Como en un mosaico todas las piezas se unen mostrándonos un cuadro cada vez más claro de la transcendencia que reviste la obra Antimafia llevada adelante por Giorgio Bongiovanni en Palermo, que lo lleva inexorablemente cada vez más cerca del anticristo. Mientras tanto, afuera la gente busca frenéticamente algo que no encuentra. Es una carrera contra el tiempo bajo el yugo del dios dinero que mantiene prisioneros a los hombres, a quienes les ha sido robado el pensamiento. Hombres solos, mendigos de amor. El egoísmo les ha robado la llama sagrada. Porque Amor significa dar sin recibir. Amor significa ofrecer sin pretender. Ya que únicamente dando se recibe, únicamente perdonando uno es perdonado, únicamente muriendo se resucita en la vida eterna. En la oscuridad más absoluta las almas, extraviadas, van... se mueven confusas en un mundo que ha perdido la propia identidad, en un mundo sin ideales ni puntos de referencia en el que todo se ha convertido en relativo y dramáticamente “normal” y es en esta amoral normalidad que está resbalando hacia el abismo de la muerte sin darse cuenta.

Queridos amigos y hermanos, entonces hemos llegado al tan esperado año 2012, hemos transcurrido juntos estos años vividos entre lágrimas y sonrisas, hemos superado momentos difíciles que la vida ha puesto frente a nosotros, y hemos vivido momentos inolvidables que guardamos cuidadosamente en nuestros corazones. Son estos momentos eternos los que nos dan la fuerza para seguir adelante y para recordarnos que no estamos solos. “Ningún lugar está lejos. Si quieres estar cerca de alguien a quien amas ¿no estás ya allí?”, con esta frase de Richard Bach quiero abrazaros a todos, uno por uno, recordándoos la importancia que cada uno de vosotros reviste en esta Santa Obra Celeste. Cada uno de vosotros representa una pequeña parte de ese gran puzzle que diseña y prepara el regreso del Mesías a la Tierra, un escudo fuerte y orgulloso que en este tiempo sostiene y protege al precursor que con su lengua de fuego quema la máscara del dragón, herido de muerte, y dando sus pasos sagrados para desenmascararlo.

La verdad es simple y se posa delicadamente en el corazón de los humildes y de los simples, se expresa en el valor de los justos, habla por la boca de un mensajero de Dios. “El 2012 es el año de la elección: estar de la parte del bien o de la parte del mal. Se trata de una elección interior” dice Giorgio Bongiovanni dirigiéndose a la platea que lo escucha atentamente. Un centenar de personas entre amigos y simpatizantes que desde hace tiempo lo esperaban en esta ciudad desde el punto de vista espiritual. “Por lo tanto si elijo el bien” continúa Giorgio dando ejemplos elementales “yo quiero seguir todas esas cosas buenas que hay en la ciudad de Palermo y quiero hacerlo dando la cara. Cuando haya elecciones de intendente, cuando haya manifestaciones antimafia, ayudando a los niños, sacando a los mafiosos de las calles, dando la cara, acusando al poderoso que se corrompe, participando en manifestaciones positivas. Si en cambio creo que sólo con la oración me salvaré, el 2012 me castigará. Éste es un año decisivo, para algunos habrá un despertar para otros la muerte interior.”

La sala está llena en el hotel Addaura de Mondello, localidad turístico-balnearia de Palermo, junto a la cual se encuentra la pequeña aldea marinera de l'Addaura (de la cual toma el nombre el hotel en el que realizamos la conferencia) donde tuvo lugar el fallido atentado contra el juez de instrucción palermitano Giovanni Falcone, el 21 de junio de 1989 en las cercanías de la villa que el magistrado había alquilado por el período veraniego.

El historiador Flavio Ciucani abrió la reunión con una profunda e interesante exposición guiando al público hacia la comprensión de las señales que están siendo enviadas al hombre en este tiempo, señales que hablan a la gente de todas las religiones, señales que tocan a creyentes y no creyentes y que preparan a la humanidad para el regreso de los Avatares. Argumento que retomó el investigador Pier Giorgio Caria quien con una sucesión de imágenes mostró evidencias fílmicas de la presencia de seres procedentes de otros mundos que visitan en este tiempo a nuestra humanidad. Hermanos cósmicos que se comunican con los hombres de la Tierra a través de imágenes, enviándoles advertencias, profecías y anuncios que preparan el gran regreso del Maestro de los maestros Jesucristo. Uniendo luego de manera magistral estas señales divinas a la presencia en la Tierra de la señal viviente que habla y opera en este tiempo en el planeta: Giorgio Bongiovanni. “Es importante comprender que la lucha en contra de la mafia no es una lucha religiosa, sino que es una lucha humana y todos tenemos que reunirnos en contra de este cáncer” continúa Giorgio “Para desenmascarar el rostro del anticristo me he dedicado a la lucha en contra de la mafia que representa un brazo de éste. Prometí a Jesús que vendría a esta tierra de Sicilia, donde creo que terminarán mis días, que me dedicaría a mi tierra, a nuestra tierra, que ha sido señalada por una profecía junto a los demás pueblos latinos, ha sido señalada por una profecía que la pone en el centro de apariciones divinas, milagros, señales para toda la humanidad, es por ello que me encuentro aquí, para iniciar este último trayecto de la anunciación. Vuestros ojos verán grandes señales en nuestra tierra siciliana. Señales que os ayudarán a entender mejor el mensaje del cual soy portador y sobre todo las denuncias contra el mal. Pronto se desencadenarán grandes acontecimientos, señales que se equilibrarán entre ellas, entre catástrofes, guerras, apariciones, lagrimaciones, señales sagradas... para que no perdáis la fe porque en el mundo ocurrirán cosas, creedme, realmente sobrecogedoras... la gran crisis del Vaticano ha apenas iniciado... de hecho la iglesia será liberada del mal y devuelta a los verdaderos misioneros que son santos.” La voz de Giorgio se vuelve intensa y profunda: “Yo soy un mensajero y no el mensajero” dice “y también vosotros podéis ser mensajeros y juntos podemos unirnos. Es lo que más le importa a Cristo, que estemos juntos en la Verdad, que no vendamos nuestra alma. Cristo nos dice: -Os podrán perseguir, os podrán encarcelar, hasta incluso os podrán matar, es decir que al máximo os podrán quitar la vida-, entendéis cómo Él nos considera inmortales? -pero-, nos dice con severidad, -no vendáis vuestra alma- ¿Y cuándo vendemos el alma? Vendemos el alma cuando aceptamos el compromiso del mafioso, vendemos el alma si nos corrompemos, nos convertimos en soldados de Satanás si apoyamos la guerra o a los criminales. Por lo tanto tenemos que permanecer íntegros. Él sabe que somos pecadores y comprende nuestros pecados si nos esforzamos en mejorar y Lo seguimos, pero si nos corrompemos interiormente perdemos el alma. -El que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón nunca-, dice el Señor, los pecados contra el Espíritu Santo son los pecados contra la vida, contra los niños, contra Él”. La gente escucha atentamente, las preguntas se suceden, el deseo de comprender estimula una profunda conversación que toca varios temas de naturaleza social y espiritual. La crisis mundial, la urgencia de cambiar nuestro estilo de vida, la grave culpa de la información sometida al poder. “¡Los poderosos tienen que decir la verdad!” continúa Giorgio “Si dijeran la verdad ese ya sería el primer paso hacia el cambio, pero es algo que jamás ocurrirá por lo tanto iremos inexorablemente hacia la autodestrucción. Nuestros hijos no tienen ningún futuro” continúa desesperadamente “estamos viviendo la mayor crisis de la historia de la humanidad, ambiental, energética, económica, hemos destruido nuestro ecosistema, no hay desarrollo. ¡Es toda una mentira lo que os cuentan, el único desarrollo temporal que durará algunos años podrá garantizarlo únicamente la armamentística, es decir, las guerras! Están llevando a cabo un plan diabólico anticristico, a través del cual los poderosos y los ricos se acapararán los recursos del planeta, dejando que la población mundial vaya hacia una muerte segura. Con el simple hecho de que hicieran una repartición ecuánime se resolverían la mitad de los problemas. A ésto lo llamo el diablo”. Entonces Giorgio se detiene en la importancia de alimentar la propia fe con las obras. “Tenemos que alimentar la fe pero no solo tenemos que creer y quedarnos sentados en la silla, tenemos que actuar, ser fructíferos, llevar adelante o apoyar pequeñas batallas sociales en nuestras ciudades, no apoyar a quienes son apoyados por la mafia, apoyar a los justos. Si los cristianos amamos realmente a Cristo tenemos que inculcar el sentido de la justicia en el corazón de los hombres, porque si nosotros inculcamos que Dios siempre perdona, el mafioso seguirá matando, el pedófilo seguirá violando a los niños, en cambio nosotros tenemos que decir: 'Si no te arrepientes y cambias irás al infierno'. Yo soy como el Bautista que dice a los poderosos: '¡Arrepentíos! ¡Ay de vosotros!'” Giorgio lee uno de los últimos mensajes recibidos recientemente de Jesús, una grave advertencia dirigida a los pastores de Su iglesia: -Los príncipes de mi iglesia han blasfemado contra el Espíritu Santo y por lo tanto no se librarán de mi Santa Ira...- En la sentencia definitiva de casación sobre el homicidio Calvi” continúa “se ha comprobado que la mafia lavó el dinero en el banco del Vaticano, sin embargo nadie dice nada, parece estar todo bien. Es cierto que el Señor dijo: -Perdonad setenta veces siete- pero dijo además -El que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón nunca- es decir que Dios no es misericordia infinita si así lo fuera perdonaría siempre, y es ésto lo que nos tiene que hacer sentir el temor a Dios. Si nuestro arrepentimiento es sincero atraemos la misericordia de Dios, pero si no lo es desencadenamos Su Santa Ira. Y nosotros la estamos desencadenando porque continuamente pedimos perdón y continuamente perseveramos en el error.”

Un hombre pregunta amablemente a Giorgio si su creencia y su experiencia podría ser incluso el fruto de su imaginación. “Puede ser” responde “que todo lo que me ocurre es el fruto de mi imaginación, o que mi cerebro logra reproducir efectos paranormales, me hace ver a este Cristo que se me aparece y me habla, que me presenta a estos seres extraterrestres que me hablan, pero en cambio existen pruebas que me hacen pensar que todo es real. ¿Y dónde veo estas pruebas? Las veo en las personas que se han sanado, las veo en la sonrisa de mi hija, las veo en todas aquellas personas que dan la vida por luchar contra el mal, contra la mafia, las veo en muchas señales claras e inequívocas que me permiten comprender que esa imaginación o ese deseo de amor infinito, cristico, lo encarnan personas que han dado el ejemplo y entonces me digo: 'Giorgio no eres un enfermo mental, mira ese justo, observa las obras de ese mártir, Señor existes realmente porque te has manifestado a través de esas personas'.” Un fuerte aplauso recibe las palabras de Giorgio que con profunda humildad demuestra la veracidad de sus palabras y de su divina experiencia. Por lo tanto existen la luz, la paz, el equilibrio, la armonía, el bien supremo que mantiene y regula la vida de los mundos infinitos en el ilimitado universo y existen las tinieblas, el caos, el tormento, el mal que el Padre Solar aprovecha para estimular la fuerza del bien para expandir su belleza inconmensurable. La batalla de Armagedon se combate entre Cielo y Tierra. El pasaje de nuestro sistema solar a una dimensión superior llama a los seres que lo habitan a un salto evolutivo. “La lucha entre bien y mal está en curso para conquistar las almas. Las entidades demoníacas espirituales y angélicas espirituales luchan entre ellas para conquistar el tesoro. El tesoro somos nosotros. Es por ello que están en guerra, es por ello que en el Apocalipsis se habla de la batalla que ocurre entre Cielo y Tierra, la gran batalla en la que los seres positivos y los seres negativos tratan de influenciarnos para conquistar nuestras almas. El ángel y el demonio luchan para entrar en nosotros, ésta es la batalla. Somos nosotros quienes al final decidimos por quién dejarnos personificar. Ellos intentan acercarse a nosotros pero luego nosotros con nuestras elecciones decidimos a cuál de los dos dejar entrar. Pero Aquel que empuja al ángel y al demonio para tentarnos es Dios que quiere que desarrollemos nuestra fe, que evolucionemos. Entonces nos envía el consuelo por las elecciones justas que hacemos y la tentación porque tenemos que ser probados cuando realizamos elecciones equivocadas. Lo que nos tiene que interesar es la fuente. ¿Quién es el que mueve todo? Dios. -No nos dejes caer en la tentación- dice el Maestro dirigiéndose a Su Padre en la oración que nos ha dejado. Dentro de nosotros somos medio ángeles y medio demonios está en nosotros el desarrollar la angelicidad y por lo tanto heredar el Reino de Dios.”

 

Desde Palermo en espera de la gran conferencia espiritual pública que presentará a un amigo del Hijo del Hombre, Jesús, en la ciudad de la antigua profecía.

ANIVERSARIO DEL HOMICIDIO VOLUNTARIO COMETIDO POR LA SANTA INQUISICIÓN DEL VATICANO CONTRA EL FILÓSOFO GIORDANO BRUNO QUEMADO VIVO EN EL ALBA DEL 17 DE FEBRERO DE 1600 EN EL CAMPO DE LAS FLORES EN ROMA.

 

Con profunda devoción
Vuestra
Sonia Alea
 
Palermo, Viernes 17 de Febrero de 2012

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139